El blog de Antonio Piñero

“Para algunos cristianos primitivos Felipe era el portavoz, no Pedro”. Los discípulos de Jesús (III) (889)

04.08.17 | 12:29. Archivado en Jesús histórico,

Escribe Antonio Piñero

Seguimos con el tema “Los discípulos de Jesús”. Cuestiones en torno a su existencia histórica y su actuación como grupo. Y comentamos el texto del Evangelio de Juan 1,36-51

El caso de Felipe es curioso en el Cuarto Evangelio porque es un personaje mínimo en los evangelios sinópticos y sin embargo aparece como portavoz de los discípulos en el Cuarto Evangelio. Felipe tiene un nombre muy griego (“Amante de los caballos”) era de Betsaida y probablemente hablaba griego bien por lo que veremos a continuación.

En Jn 6,5-9:

“Al levantar Jesús los ojos y ver que venía hacia él mucha gente, dice a Felipe: «¿Dónde vamos a comprar panes para que coman éstos?». Se lo decía para probarle, porque él sabía lo que iba a hacer. Felipe le contestó: «Doscientos denarios de pan no bastan para que cada uno tome un poco». Le dice uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro: «Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos peces; pero ¿qué es eso para tantos?»,

Felipe aparece como figura principal entre los discípulos y su portavoz. Pedro queda silenciado. Obsérvese también el papel de Andrés, que igualmente es una figura mínima en los evangelios sinópticos. Que Pedro es importante se destaca solo indirectamente, ya que Andrés es nombrado por referencia a su hermano, Pedro.

Jn 12,20-23:

“Había algunos griegos de los que subían a adorar en la fiesta. Estos se dirigieron a Felipe, el de Betsaida de Galilea, y le rogaron: «Señor, queremos ver a Jesús». Felipe fue a decírselo a Andrés; Andrés y Felipe fueron a decírselo a Jesús. Jesús les respondió: «Ha llegado la hora de que sea glorificado el Hijo de hombre.

Dejando aparte la frase de Jesús, al final del texto, que es pura teología del Evangelista, es claro que los griegos que quieren ver al Maestro no se dirigen a Simón Pedro, sino a Felipe, y este tiene como colaborador a Andrés. Felipe es de nuevo el portavoz del grupo.

Jn 14,7-9:

“Dice Jesús: Si me conocéis a mí, conoceréis también a mi Padre; desde ahora lo conocéis y lo habéis visto.» Le dice Felipe: «Señor, muéstranos al Padre y nos basta.» Le dice Jesús: «¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros y no me conoces Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: “Muéstranos al Padre?”.

Jesús como el Gran Revelador es la característica principal del héroe de la historia, el Mesías, en el Cuarto Evangelio. El que dirige la pregunta trascendental a Jesús tampoco es Simón Pedro, sino Felipe.

De aquí se ha deducido por parte de la investigación actual que las fuentes documentales de las que dispone el Evangelio de Juan para contar una historia básica de Jesús (parecida en principio a la de los evangelios sinópticos: aparición pública en Judea y Galilea; fracaso de Jesús y enemistad con los judíos; estancia final en Jerusalén, muerte, resurrección y apariciones–, historia que tiene algunos detalles particulares sobre la vida del Mesías que no aparecen en otros evangelios, como por ejemplo la afirmación de que la tarde del viernes en la murió Jesús no era la víspera inmediata de la Pascua, sino de la preparación de la Pascua), tiene como fuente no a Pedro, sino a otros discípulos en concreto Felipe.

Por tanto la fuente principal del Cuarto Evangelio, según esta tradición no es Pedro, sino que es doble: el misterioso Discípulo amado (que probablemente no es Juan hijo del Zebedeo, sino un discípulo ideal cuyo nombre no sabemos) y Felipe. Decididamente el Evangelio de Juan se aparta de la tradición de Pedro.

Por eso, el último y desconocido, redactor del Cuarto Evangelio añade un apéndice, que es el capítulo 21, al texto principal del evangelio, en el que busca conciliar su punto de vista con el de los otros evangelistas (Mateo, Marcos y Lucas) que sostienen la primacía de Pedro, con el suyo (primacía de Felipe y Andrés). Y, finalmente, tanto los Sinópticos, como el Cuarto Evangelio (que tiene concepciones de fondo igualmente paulinas sobre el sentido de la muerte y resurrección de Jesús) buscan unir esas concepciones con el recuerdo histórico de Jesús. ¿Por qué? Para que la reinterpretación de Jesús por parte de Pablo no quede en el aire de la mera especulación teológica, sino que empalme con los recuerdos históricos de los verdadero seguidores del Nazareno, tan judíos palestinos como él, y que formaban la Iglesia de Jerusalén.

Con otras palabras: había que unir a toda costa el profundo paulinismo dominante con el petrinismo (de al menos una buena parte de los judeocristianos; no todos eran seguidores de Santiago, el “hermano del Señor”…) de modo que lo que quedaba del judeocristianismo entorno a los años 75-100 d. C. no se apartara de la comunión de la “Gran Iglesia” –paulina naturalmente–, que pretendía unir lazos con la otra gran rama del cristianismo primitivo, el judeocristianismo. Y esta fue la labor sobre todo del autor de los Hechos de apóstoles, fuera Lucas u otro desconocido personaje, pero cercano al pensamiento del tercer evangelio. Los Hechos tratan de fusionar el paulinismo con los restos del judeocristianismo.

Seguiremos con el tema de los discípulos que da todavía para algunas postales más
Saludos cordiales de Antonio Piñero
www.ciudadanojesus.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por sofía 09.08.17 | 00:53

    Efectivamente, Fernando P.
    Está clara la referencia a Santiago como hermano, con muy pocas dudas sobre su significado. Y desde luego no veo por qué Josefo iba a hablar de una hermandad simbólica.
    Que salga otro con otra grieta a ver si por ahí mete su cuña publicitaria no es sorprendente aunque no venga al caso.

  • Comentario por Manuel 08.08.17 | 10:06

    Grieta abierta para George Albert Wells, Sr FernandoP.
    El resultado no es la demostración de nada, sino la denuncia de la endeblez. Si Wells estuviera en lo cierto, el "mitismo" (negacionismo) no pasaría a de ser la opción más probable (ver*), pero Pablo quedaría bastante desligado del personaje que nos interesa, siendo otras las fuentes pertinentes que nos llevan al mismo. A saber, Documento Q + Relato premarcano de la pasión. La primera construcción sintética (sin Q, aunque con material propio -o Mc- y cierta labor de inserción de marcos geográficos y elementos biográficos) sería el primer evangelio canónico: Marcos. En realidad Pablo es un buen puente para el gnosticismo, pero también para la síntesis evangélica (paulino-marquiana-Q) de los 3 últimos evangelios canónicos, crecientemente insertadores del Cristo (sobre todo el 4º).

    * Hay indicios suficientes para postular la existencia de un rabí que protagonice al menos una de las dos mitades del relato (Q, PMc)

  • Comentario por FERNANDOP 08.08.17 | 09:28

    Esa es la etimología que manejó tradicionalmente la Iglesia y que ahora usted rescata. Es descartada por los estudiosos actuales. Grieta cerrada.

  • Comentario por David Mo 07.08.17 | 12:23

    Fernando: Pues que el término "hermano"tiene una marcada ambigüedad en la literatura paulina y evangélica y "hermanos del Señor" podría designar una categoría especial entre los cristianos. Santiago no estaría incluído entre los apóstoles en el "no vi a otro salvo". Creo que hay otra ocasión en la que Pablo habla de tener mujer y sugiere que "los hermanos del Señor" pueden ir con sus mujeres. No casa con carnal. (NO me haga buscar las citas que voy con prisas ahora. Galatas 1:18? para la primera, que esta si estoy seguro). Si "hermano" no se refiere aquí a hermano carnal, Pablo no estaría refiriéndose a una persona íntimamente unida al Mesías y no podría establecerse un "según la carne". Este puede ser un argumento no concluyente y podemos encontrarlo más o menos débil, pero es una grieta que algunos mitistas explotan.

    Moisés: A mi no me ha "sentado mal" lo que dice Rawandi -ni nadie-. No soy sectario. No sé de qué edificio habla. Las brumas no son ladrillos.

  • Comentario por Moisés 06.08.17 | 16:29

    Aparece el "brumoso" DAVID MO y se agrieta el asunto (para él). Le ha sentado mal lo que dice RAWANDI que, en resumen, es lo que dice FERNANDOP (14:36). Pero eso no lo pueden aceptar: se derrumba su endeble y fantasioso "edificio". Y por eso, quizá, las grietas viéndolo entre brumas.

  • Comentario por FERNANDOP 06.08.17 | 14:36

    Rawandi escribe

    Pablo no puede ser el inventor del mito de Jesucristo, ya que los judeocristianos a los que había perseguido Pablo antes de convertirse él mismo en judeocristiano sin duda ya creían en el mítico personaje Jesucristo.

    Nos vamos ya antes de la muerte misma del maestro, o a la muerte misma, o a la muerte y resurección.

  • Comentario por FERNANDOP 06.08.17 | 14:28

    ¿qué grietas?

  • Comentario por David Mo 06.08.17 | 08:23

    Rawandi: Yo diría que todo lo que rodea la conversión de Pablo y sus andanzas (especialmente las previas) hay que tomarlo con cierta circunspección porque hay cosas sospechosas (no digamos en Hechos). El alcance de la "persecución", el papel de Pablo en ella y, sobre todo, los motivos quedan entre brumas. Así que no veo manera de sacar conclusiones. El punto fuerte antimitista es que Pablo dice haber hablado con un tal Santiago, "el hermano del Señor". Pero incluso a esto se le puede encontrar grietas. Demasiadas manos tocando y retocando los textos.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 05.08.17 | 20:26

    ....y unas perspectivas ya implícitas en lo que otros le transmitieron y que él es capaz de desarrollar y abrir,tal otoos no fueron capaces de hacerlo,sin que ello suponga ni falseamiento ni traición de lo recibido,siendo así que acaso y precisamente por la brillantez y pertinencia del discurso paulino éste acabe por erigirse en discurso principal y mayormente aceptado respecto na lo que denomino el hecho Cristo.

    Por supuesto,un punto de vita como éste no se toma en absoluto en consideración por parte de esa línea historiográfica citada al principio, no encaja ni conviene con sus expectativas e intereses de "normalizar" el hecho Cristo y de reducirlo al ámbito que ella puede manejar, controlar y dominar. No se le ocurra al tal Jesús no dejarse "domesticar" y encuasdrar,encajonar,en los preceptivos esquemas que dicta la justa y adecuada razón,la propia de lasusodicha corriente historiográfica,la única,por decreto,admisible y en verdad razonable.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 05.08.17 | 20:08

    Prece,y sin duda lo es,una necesidad de determinada corriente historiográfica,que se declara racionalista y científica,en clave positivista,el responsabilizar aPabo,y sus adláteres,del "alto" del Jesús de la historia al Cristo de la fe,salto supuestamente espurio y falsario.

    Pablo,y sus adláters,como en cierta medida "chivo expiatorio" de este supuestamente falsario "salto", el que emborrona la auténtica figura y significación,de hecho insignificante, del Nazareno y sobre quién hay que incidir y a quién hay que "desenmascarar" en cuanto de una interpretación y y difusión engañosas del personaje Jesús,un personaje a quién la recta,científica y positivista razón se encargarán,por supuesto,de poner en su lugar y dimensión,mínima,reales.

    Bien,un punto de vista,desde luego aprorístico e interesado.Cabe otro,el de que el tal Pablo,y adláters,recibe y recoge una tradición ny un discurso ya previos a los que acierta a conferirles una dimensión y unas perspectivas...

  • Comentario por Moisés 05.08.17 | 16:35

    RAWANDI (04.08.17/19:03) dice que "Pablo NO PUEDE SER el inventor del mito de Jesucristo": como se enteren algunos...

    Y llega al inicio del comienzo del principio: como debe ser.

    Saludos GALETEL: ahí le tiene.

  • Comentario por Rawandi 04.08.17 | 19:03

    Pablo no puede ser el inventor del mito de Jesucristo, ya que los judeocristianos a los que había perseguido Pablo antes de convertirse él mismo en judeocristiano sin duda ya creían en el mítico personaje Jesucristo.

  • Comentario por galetel 04.08.17 | 17:36

    Hubo también ecumenistas que destacaron a otros portavoces: Felipe, Andrés y el Discípulo Amado; pero lo importante era la búsqueda de unidad en torno al único fundamento original: Jesús, al que los judeocristianos habían conocido y al que rezaban todos “marana tha”. Pedro resultó ser el más útil, simplemente, para aglutinar a todos en torno a Jesús, sin dejar de lado a Pablo y los demás. Entonces, ¿cómo puede afirmarse que Jesucristo es simplemente un “teologuema paulino”?

Viernes, 18 de agosto

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Agosto 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031