El blog de Antonio Piñero

Conclusiones (F). Se acabó. Platón es un buen amigo. Pero el mejor amigo es la verdad. “Jesús y la resistencia antirromana” (LXXV)

21.04.17 | 09:22. Archivado en Jesús histórico,

Foto: James Crossley y Philip Davies citados en esta larga serie. Crossley tiene un blog sobre Jesús, además de escribir sesudos artículos científicos.

Hoy escribe Antonio Piñero

Hemos ya llegado al final del largo artículo de F, Bermejo, que con mis apostillas y comentarios ha dado para 75 postales!!!. Decíamos que el rechazo absoluto por parte de la investigación apologética de la existencia de la violencia en palabras y hechos de Jesús lleva a cabo a su vez una especie de violencia propia en el ámbito hermenéutico. Es así porque el investigador se ve obligado a interpretar de una manera –al menos muy rara, forzada y extraña—un buen monto de textos evangélicos. Cedo la palabra de nuevo a F. Bermejo:

“La tendenciosidad y el sesgo de los Evangelios son, por supuesto, reconocidos en el ámbito académico, pero estas limitaciones de nuestras fuentes –por lo demás usuales en todas las “biografías” de la época-- son demasiado a menudo reducidas al mínimo o prácticamente olvidados… cuando se trata de la reconstrucción de la vida y las actitudes de Jesús.

“Este tipo de violencia que afecta al texto de los Evangelios es la que se hace perceptible en las contradicciones e inconsistencias académicas que hemos ido señalando a lo largo de este ensayo. La generalización de este tipo de inconsistencias, y a veces contradicciones, en la investigación moderna no es nada divertida sino trágica, y debe dar mucho que pensar.

“Por último, pero no menos importante, la no aceptación constante de la hipótesis de un Jesús sedicioso, al menos al final de su vida (y decíamos que compatible con otros momentos de su vida en el que se muestra muy distinto de otros agentes mesiánicos de la época que eran en verdad caudillos militares), durante siglos podría contribuir a hacernos comprender de manera más clara la historia de la investigación sobre Jesús.

“Hay un ejemplo claro y muy efectivo: la idea de las tres búsquedas, las tres etapas de la investigación sobre Jesús es rotundamente falsa y sesgada. No solo lo he demostrado yo mismo en un artículo en español (“Historiografía, exégesis e ideología. La ficción contemporánea de las ‘tres búsquedas’ del Jesús histórico (1ª parte)”, Revista Catalana de Teología XXX/2 (2005), pp. 349-406. “Historiografía, exégesis e ideología. La ficción contemporánea de las ‘tres búsquedas’ del Jesús histórico (2ª parte)”, Revista Catalana de Teología XXXI/1 (2006), pp. 53-106) y otro en inglés (‘The Fiction of the “Three Quests”: An Argument for Dismantling a Dubious Historiographical Paradigm’, jshj 7 (2009), pp. 211–53..), sino otros investigadores como S.E. Porter, The Criteria for Authenticity in Historical-Jesus Research: Previous Discussion and New Proposals (Sheffield: Sheffield Academic Press, 2000), pp. 28–62; D.C. Allison, ‘Secularizing Jesus’, en idem, Resurrecting Jesus: The Earliest Christian Tradition and its Interpreters (New York: T&T Clark, 2005), pp. 1–26.

“Hace cuarenta años, Samuel Brandon pensó que se había logrado un notable avance, ya que era generalmente reconocido por la mayoría de los críticos que los testimonios existentes en relación con los orígenes cristianos son de tal naturaleza que se pueden extraer legítimamente otras interpretaciones históricas además de la tradicional. (‘Jesus and the Zealots: Aftermath’, Bulletin of the John Rylands Library Manchester 54.1 (1971), pp. 47–66, at p. 51.) Me temo que este gran erudito era demasiado optimista. La historia de la investigación sobre Jesús demuestra que sin lugar a dudas el destino tristemente previsible de cualquier noción de Jesús que se aparte significativamente de la concepción convencional será reprimida tanto cuanto sea posible (junto con sus corolarios) en la corriente principal de la investigación. James Crossley ha argumentado recientemente que la fuerte predominio de puntos de vista confesionales en el campo Nuevo Testamento ha evitado el que hagan importantes avances en el estudio histórico de los orígenes cristianos: ‘Jesus and the Zealots: Aftermath’, Bulletin of the John Rylands Library Manchester 54.1 (1971), pp. 47–66, at p. 51.

“Es cierto que después de dos siglos y medio, es difícil de llevar a cabo plantear un rechazo de dicha de participación de Jesús en la política de su tiempo. Desgraciadamente algunos lo intentan una y otra vez haciendo oídos absolutamente sordos a toda clase de argumentos puramente históricos. Por ello, no nos vamos engañar. A lo sumo, se acepta a regañadientes un respaldo parcial a la hipótesis del Jesús sedicioso. Así como Jesús es considerado como ‘judío, pero no ese tipo de judío sedicioso’; ‘Jesús era un apocalíptico, pero no ese tipo de apocalíptico' , a fortiori se considera todo lo más que Jesús fue ‘revolucionario, pero no ese tipo de revolucionario’, que tiene mucho de político aunque sea indirectamente y por implicación. Parece que hay límites que no deben traspasarse, por ejemplo, el reconocimiento de la presencia de la violencia, las espadas y la sangre en la tradición sobre Jesús.

“En estas circunstancias, no hay que ser especialmente optimistas acerca el progreso futuro en los estudios de Jesús. Al igual que hasta ahora, la hipótesis será objeto de represión…, consciente o inconsciente, total o parcial. La buena historiografía busca la verdad, independientemente de la forma en la que nos sintamos emocionalmente al contemplarla, pero son demasiados en el ámbito de los estudios sobre Jesús que parecen ser absolutamente propensos a oponerse a toda costa a las ideas embarazosas, incluso a costa de la coherencia y plausibilidad.

“Pero la minoría de historiadores seculares e independientes en este gremio, se sonrojan ante la visión triste y al mismo tiempo descorazonadora de un ámbito de estudio plagado de personajes que cometen a veces errores garrafales de método, pero que no se avergüenzan en lo mínimo de negar los resultados más convincentes de siglos de investigación sobre esta materia. Incluso si uno siente una profunda simpatía tanto por Jesús como por sus más sinceros seguidores de hoy día, hay que actuar de acuerdo con el lema latino, magis amica veritas: el mejor amigo es la verdad.

Saludos cordiales de Fernando Bermejo y Antonio Piñero


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por galetel 24.04.17 | 20:03

    Manuel:
    Vd. no sabe distinguir entre puntos de vista. Interpreta las frases como si se dijeran en términos absolutos. Hay un punto de vista privilegiado, sin duda, a mi parecer, pero no podemos saber cuál es, por ahora. Yo sólo afirmo que el mío me parece el más plausible, apelando a cierta lógica común, si la hubiera.

  • Comentario por galetel 24.04.17 | 19:45

    Santiago y los judeocristianos que fueron lapidados con él, fueron "malditos de la Ley", a juicio del Sanedrín. Porque los jueces del Sanedrín eran los "hombres principales entre los judíos". No tuvieron que recurrir a la autoridad romana, que estaba ausente.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 24.04.17 | 19:40

    Manuel,el problema suyo y de tantos otros es,lo digo con sinceridad,pues así lo considero,y le aseguro que sin agresividad ninguna ni ninguna intención ofensiva, la incapacidad y/o incomprensión a la hora de abordar el discurso cristiano.Repito lo tantas veces dicho,no se trata de compartirlo pero sí de la obligación,si se lo comenta y juzga,de entenderlo. Y en el entendimiento de lo que Pablo pretende transmitir la muerte de Jesús como " maldito de la Ley" representa un elemento clave de su argumentario,si ésto no se percibe o no se tiene en cuenta ,se estará sencillamente procediendo a una lectura espuria y falsa de Pablo,una lectura equivocada por entero. Lo digo,repito, sin intención agresiva o combativa,sencillamente por puro compromiso con la verdad,no ya la Verdad absoluta e incuestionable, en este caso simplemente la verdad de lo que unos textos dicen,pretenden decir..

  • Comentario por Manuel 24.04.17 | 19:11

    Antolín:
    Eso de muerto como un maldito de la Ley es una falacia que he desmentido varias veces.
    Lo esclarezco una vez más. Un "maldito de la Ley" es un infractor de la Ley judía que muere condenado como blasfemo (hereje, brujo, malversor del nombre de Dios) o cometedor de graves pecados (asesinato de judíos, traición). Lo juzga y condena el sanedrín por ello y lo somete a lapidación (apedreamiento) o a ser despeñado desde un barranco, tras lo cual se cuelga su cuerpo para escarnio y ejemplarización hasta la caída de la noche. Esa es la ejecución de un maldito de la Ley.
    Pablo pudo tener in mente -en su mitología particular- algo así al hablar de cordero Pascual y decir colgado de un madero, pero el caso es que esto no es aplicable al Jesús histórico que registrarían los evangelios.
    El Jesús histórico muere por ejecución romana, ejecución, como rebelde candidato al trono mesiánico, lo que en modo alguno lo convierte en maldito. Sí en héroe para unos, fraude para ...

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 24.04.17 | 19:11

    ...frente a cualquier tipo de componendas y facilidades,me inventaré neologismos que expresan mejor lo que pretendo decir,facilonades,facilismos,religiosos.Permite afrontar la cuestión de Dios y de la relación entre lo divino y lo humano sin concesiones ni componendas,"a tumba abierta",con la entera radicalidad que esta cuestión exige y plantea.La radicalidad como vía de lucidez,de luz y ,en suma,de plenitud de amor no "enturbiada" por componenda ninguna.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 24.04.17 | 19:01

    Aquéllo que representa aspecto central en el argumentario paulino de la muerte de Jesús como "maldito de la Ley",y que los Sinópticos concretarán en la imputación de blasfemia por parte del Sumo Sacerdote o que el Ev de Juan recogerá como patrón de recurrencia a lo largo del texto de este Evangelio considero significa un a cuestión clave en lo relativo al discurso cristiano.

    Por una parte rehúye cualquier esquematización "sedicionista" tan cara a la simplificación y banalización de la figura de Jesús en la que Bermejo,Piñero and company están empeñados" ,resulta de todo punto inconcebible el que unos judíos pretendieran "vender" a "su" Mesías bajo este presupuesto,de ahí mi apelación al criterio hermeneútico de dificultad,el más relevante de cuantos se puedan aplicar pero tan "convenientemente" eludido en este caso.

    Por otra parte ofrece una lectura del que denomino hecho Cristo enormemente enriquecedora y abierta, radical e "insumisa" frente a cualquier...

  • Comentario por galetel 24.04.17 | 12:42

    ¿Y por qué Santiago, y esos otros judeocristianos, NO lo consideraban blasfemo?

  • Comentario por galetel 24.04.17 | 12:30

    ¿Creer que su HERMANO, a quien antes había considerado un "fuera de sí", había sido ahora resucitado y exaltado a ser el Mesías daniélico que vendría "entre las nubes del cielo" a traer la salvación? ¿No es esto "jesuficar" a Dios? ¿No iba a ser considerado blasfemo por unos judíos rigoristas?

  • Comentario por Manuel 24.04.17 | 12:02

    Llama la atención del mismo modo que la llama el cómo llegaron los neoguineanos a esperar el cargo. Hubo profetas del cargo, reinterpretaciones, etc.
    Curiosamente, tampoco parece que los antepasados lograran darles todo aquel regalo. Recuerda mucho al caso judío (ver Marvin Harris: Vacas, cerdos, guerras y brujas)

  • Comentario por Manuel 24.04.17 | 12:01

    Esperar un mesías no era considerado blasfemo.
    Esperar cualquier tipo de mesías (incluso el suprahumano de Daniel, incluso el mesías celestial) no era considerado blasfemo. No atentaba contra el monoteísmo. Santiago no deificó a hombre alguno.
    Está dicho y admitido por Vd hasta la saciedad.
    Fue acusado de ello como pretexto, por sus enemigos políticos dentro del marco político-religioso (facción saducea y colaboracionista de Herodes, capitalinos ricos y pro-romanos), sin que Santiago dejara de ser considerado por los judíos general, un hombre judío, justo, seguidor de la Ley incluso con voto extremo de seguirla más allá de lo exigido.
    ¿Qué cómo llegaron a creer que vendría un mesías? ¿El mesías celestial? ¿Que tal o cual otra persona era el mesías? ¿Que debía venir de nuevo Elías? ¿Que el mesías sería un readvenimiento de Josué, de Noé, de Elías...? Sí, es interesante... Llama la atención del mismo modo que la llama el cómo llegaron los neoguineanos a esperar el...

  • Comentario por galetel 24.04.17 | 10:35

    Habrá otros participantes de este foro que se interesen más por los motivos reales de Ananías, están en su derecho, pero para los que nos interesamos más por el origen del cristianismo, es decir, cómo llegaron esos judeocristianos, en particular Santiago-el-hermano, a creer hasta ese punto esa enormidad acerca del rabí (aparentemente) fracasado Jesús, que tanto habían conocido, lo más importante, lo esencial, es esto.

  • Comentario por galetel 24.04.17 | 10:06

    Unos judíos cabales como ellos, en particular Santiago “el Justo”, comprendían que así NO transgredían la Ley, muy al contrario. Pero los judíos rigoristas del Sanedrín, no lo entendían.

  • Comentario por galetel 24.04.17 | 09:51

    Los datos esenciales, para nosotros, son estos: "convocó a los jueces del Sanedrín y condujo ante ellos a uno llamado Santiago, hermano de Jesús el llamado Mesías y a algunos otros. Los acusó de haber transgredido la Ley y ordenó que fueran lapidados." El papel del Sanedrín era, obviamente, respaldar y justificar la orden de lapidación, en base a la Ley judía. ¿Qué había estipulado en la Ley que pudiera servir para eso? Esto es lo que nos interesa, porque podría mostrar que esos judeocristianos proclamaban que Jesús, el hermano de Santiago, era el Mesías daniélico, y que el propio Santiago, ¡el HERMANO!, lo hacía. Por eso eran "cristianos", siendo judíos.

  • Comentario por Manuel 24.04.17 | 09:35

    Pueden refutar la presentada sin base alguna como supuestamente más plausible. Y lo hacen, además de poner el dedo en la llaga del problema político y los bandos enfrentados, y de los verdaderos datos esenciales que la hipótesis especulativa soslayaba

  • Comentario por galetel 24.04.17 | 08:50

    David Mo:
    Es que me parece que la única forma de “saber” estas cosas es utilizando la lógica para hallar la explicación más plausible conforme a los datos disponibles. Claro que uno puede equivocarse, pero para eso se pide que los demás aporten otras explicaciones que sean más plausibles. Ahora bien, si no pueden…

  • Comentario por David Mo 24.04.17 | 07:37

    Vale, Galetel. Ahora no sólo sabe lo que pensaban los primos de Jesús; ahora no sólo sabe la razón de la sentencia hipotética de Santiago, sino que también conoce cuál fue el motivo para que Anás se saltara no sólo la ley romana, sino también la propia.
    No se enfade, pero prefiero la versión de Y-ehuda. Es igualmente inventada, pero más colorista.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 24.04.17 | 03:51

    ....de la curación del paralítico Jesús le dice en primer lugar que sus pecados le son perdonados,añadiéndose a continuación,que algunos escribas pensaron para sí que estaba blasfemando ,sería así en cuanto que el perdón de los pecados correspondería en exclusiva a Dios.

    En el Ev de Juan,donde ya aparece del todo explícita la identidad entre Jesús y el Padre, no se detalla la comparecencia de Jesús ante laautoridad religiosa judía tal se hace en los Sinópticos,pero la imputación de blasfemia ya directa y explícita, formulada por su parte de algunos de quienes le escuchan,ya no " pensada para sí"como en el caso de los antecitados escribas,aparece, a modo éste sí de patrón de recurrencia, en detrerminadas ocasiones.

    No es tema facil en absoluto,bien al contrario,de ahí mi insistencia en que ni de lejos a nada corresponde con mayor propiedad la aplicación del criterio hermenéutico de dificultad en lo que hace a otorgarle o no gran importancia y veracidad.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 24.04.17 | 03:21

    Sobre la blasfemia.Ésta tiene como característica primera y principal no la de tomar el Nombre de Dios en vano,aunque por derivación ell pueda imputarse de blasfemia,sino la de arrogarse de un modo u otro un ser humano. Condición divina es lo que al cabo los cristianos adjudicaron a Jesús,de ahí que para el estricto monoteísmo judío o islámico,heredero de aquél en este sentido,la proclamación cristiana que llega hasta la actualidad de la condición humana cuanto divina del hombre Jesús constituyera y siga constituyendo una blasfemia.

    En el relato de la Pasión de los Sinópticos la respuesta del Jesús hasta ese momento silencioso a la pregunta directa del Sumo Sacerdote,combinando Dan 7,13, con Salmo 110,1, se presenta como un modo de arrogarse condición divina, no ya de tomar el Nombre de Dios en vano.Por otra parte recordar,por ejemplo,cuando Jesús se arroga la condición de Señor del sábado o muy particularmente cuando,citemos Mt,9,2-3,en el episodio de la...

  • Comentario por Y 23.04.17 | 22:47

    "la hipótesis del Jesús rebelde"

    Fernando Bermejo no ha dicho que Jesús fuera un "rebelde", sino que ha dicho que el tal Jesus era un "sedicioso" que o (1) acumulaba escudos, cascos, lanzas, javalinas, arcos y flechas (como Eleazar, un aristócrata saduceo) o (2) el tal Jesus era un galaunita que quería colgar de un árbol a todo el que se casara con una aramea, y además para chiste era un galaunita bien raro, único e inaudito: quería degollar romanos pero no le hacía ilusión degollar saduceos y (3) el tal Jesus quería lanzar contra los romanos su pequeño grupo de guardaespaldas (en vez de usar su pequeño grupo de guardaespaldas para degollar a los aliados locales de los romanos)

    Fernando Bermejo ha escrito un burdo panfleto, ha escrito una tonta Apología de Anás el viejo pensando en el actual imperio romano/norteamericano, de hecho en estas mismas páginas le escuchamos bramar a favor de desencadenar el caos en Siria

  • Comentario por Y 23.04.17 | 21:10

    ¿Por qué Anás el joven lapidó a Jacobo el Justo "y otros más" de su "escuela/corriente" y hermandad/cofradía

    Estos exaltados melenudos a los que Herodes Agripa I "ordenó que se cortaran el pelo" y degolló a uno de ellos, Jacobo el hijo del Trueno ... Estos melenudos que surgen tras la muerte del rabí de galilea ... decían que el Masiá de los cielos ... "lo veréis venir" "con gran poder" (leer Marcos 13,26 y 14,62) ...

    ... "veréis" como viene ... y veréis como viene muy muy muy cabreado y con intención de cortarle el cuello a los jefes saduceos (Marcos 12,9) ... "arrepentíos"

    El "(primitivo) evangelio" es bien sencillo

  • Comentario por Y 23.04.17 | 20:26

    Jacobo el Justo era uno de los dirigentes de "la escuela/corriente de los nazarenos", una rama del judaísmo apocalíptico que nace tras la muerte de un rabí de galilea, una tumba vacía y el desembarco de las legiones de Calígula para "alzar/instalar" (Marcos = Daniel) el Ba'al [señor/dios/jefe] de los Romanos "donde no debe" (Marcos 13,14) [el texto usa con exactitud el verbo griego para "alzar" estatuas, en este caso es la Estatua de Calígula]

    Esta corriente del judaísmo apocalíptico esperaba la pronta venida del Masiá de los cielos, y decían que "el elegido" era el tal rabí que había sido crucificado como esclavo rebelde. El tal rabí también esperaba la venida del Masiá de los cielos, y por eso predicaba que no había que seguir a ningún masiá: -"¿cómo dicen los escribas que el masiá es hijo de David?" (Mc 12,35) "si os dicen que (el masiá) está aquí o allí no lo creáis", vendrá "sobre las nubes del cielo" o bajará de los cielos "como un rayo"

  • Comentario por Y 23.04.17 | 19:58

    Es imposible

    Es imposible recuperar este tema para la Historia Imperial

    Es imposible, por ejemplo el profesor Montserrat en su libro la sinagoga cristiana escribe "Los de Madrid (es decir los españoles)" al citar Hechos 13,27 y el rabí Pikaza y el minador Piñero ... los tres están de acuerdo con esa melonada, es más el zapador Piñero dice que "es un acertijo" (sin darse cuenta que está proyectando la maldita leyenda cristiana sobre su mismísimo origen textual)

    Y para rematar la faena aparece Fernando Bermejo el saduceo enamorado del sionismo

    Es imposible hacer Historia Académica sobre este tema, yo me rindo y tiro la toalla

  • Comentario por Y 23.04.17 | 19:46

    "Simon el cananeo" (Mc = Mt)

    Se puede pensar que aquellos judios que habían caído en la "esclavitud cananea" y vivían bajo "esclavitud cananea" estuvieran muy cabreados y fueran vistos desde el "pueblo (de los señores)" como "fanáticos" (qannaim) juego de palabras entre "cananeos" y "qannaim" que incluso resuena en castellano: fanático fenicio

    Esteban el liberto, "de la sinagoga de los libertos" (Hch 6,9) -que seguramente había padecido la "esclavitud cananea"- le devuelve el piropo a los saduceos (fanáticos fenicios, Hch 7,43) y con este piropo Esteban el liberto firmó su sentencia de muerte (Hch 7,54) delante del sumo sacerdote (Hch 7,1)

    Simon el "cananeo" seguramente era

    (1) tendero, vendedor ambulante y liberto

    un tendero, un lvendedor ambulante liberto que se unió a la itinerante troupe del nazareno, o quizá era del norte de galilea y por eso le llamaban "el fenicio"

  • Comentario por galetel 23.04.17 | 19:44

    David Mo:
    Repito para Vd.:
    Los primeros cristianos, uno de los cuales fue Santiago, NO deificaron a Jesús, sino proclamaron que Jesús era el Mesías daniélico, esto es, un hombre verdadero que venía con poder divino desde junto a Dios. Esto no era blasfemia, sin embargo los judíos rigoristas pensaron que era divinizar a Jesús; no había tal, sino la "jesuficación de Dios". Dios estaba en Jesús, su Mesías, reconciliando al mundo consigo sin imputar las transgresiones.

    Tanto los que condenaron a Santiago, como los que condenaron a Jesús, eran judíos rigoristas, que no habían leído a Dunn ni a Vermes, ni esa cita de Pablo.

  • Comentario por Y 23.04.17 | 19:29

    "Simon el cananeo" (Marcos = Mateo) y 2

    Fernando Bermejo el saduceo y el zapador minador Antonio Piñero juegan con las palabras aprovechándose de la ingenuidad del público: Simon "el cananeo" ...

    (2) ¿ Era un aristócrata saduceo muy "celoso" de "las leyes viejas", los fueros persas de Jerusalem, como por ejemplo Eleazar, comandante del Templo y nieto de Anás el viejo que le declaró la guerra a los romanos

    (2) ¿ Era un "celoso" galaunita de las montañas -"Oh fanático galileo"- que quería degollar romanos, degollar arameos y degollar saduceos, como por ejemplo Menahem que degolló a Anás el joven hijo de Anás el viejo

    (3) ¿ Era amigo de "un joven llamado Saulo" muy "celoso de las leyes patrias" (Hch 22,3) que participó en la lapidación de Esteban el liberto ?

    Fernando Bermejo y Antonio Piñero juegan con las palabras

  • Comentario por David Mo 23.04.17 | 19:16

    Con todos los respetos la teoría se cae por sí sola: la blasfemia sólo era usar en vano el nombre de Dios, cosa que no iba incluida en afirmar que una persona es Mesías davídico o Hijo del Hombre daniélico. Cf. Dunn y Vermes. Ese es, como señalan los autores citados, una de las incongruencias de los relatos de la pasión. Sólo falta que la extiendan también a la supuesta lapidación de Santiago.

  • Comentario por cs 23.04.17 | 17:49

    La problemática no existe puesto que existen dos buenas razones para que Santiago el justo fuera perseguido por las autoridades judías: ante todo y lo absolutamente seguro, él creía que Jesús era el mesías daniélico -esto solo por sí mismo podía constituir una acusación de blasfemia, pues ya lo fue en el caso de Jesús mismo. Y si alguien quiere insinuar que se trató de un asunto de incumplimiento de la ley, la razón estaría basada en el acuerdo con Pablo, pues Pablo fue perseguido por su actitud ante la ley. En cambio ese asunto de las orgías y tal es una acusación absurda contra alguien considerado "el justo" por la población.
    Así que negar que Santiago fue lapidado por su "cristianismo" es decir por su seguimiento de Jesús como Cristo (mesías daniélico) es absurdo cuando sabemos que este hecho ofrecía un buen motivo y que había precedentes de persecución por esta causa y no se es capaz de aportar ninguna otra.
    Y sí, es un "cristiano" judío. Y Pablo también.

  • Comentario por galetel 23.04.17 | 15:02

    Seguro que esa revelación fue PARA ELLOS una experiencia tan sumamente extraordinaria, clara y portentosa, que no les cupo la menor duda de que provenía directamente de Dios, por obra de su Espíritu (la Ruah), para reivindicar y refrendar a Jesús, el MISMO hombre que ellos habían conocido íntimamente pero no habían sabido comprender. Santiago fue una de estas -más de cien- personas que tuvieron la experiencia, individualmente y en grupo, en distintos lugares. Como eran judíos fervientes, estaban predispuestos a creer en una acción así de parte de Yahvé, el único Dios del Universo. Claro que si no hubiesen sido judíos, sino –por ejemplo- unos ateos del siglo XXI, “ni aunque resucitara un muerto habrían creído” (Lc 16, 31) antes de la Parusía.

  • Comentario por Elias 23.04.17 | 13:28

    Pero sr galetel ese hecho revelatorio sobre algo futuro (que tambien ya son ganas de llamarlo resurreccion ) a uno o a varios sigue siendo un suceso muy poco plausible(por lo de unico,selectivo... etc)Y vd elige quedarse con ello(esta en su derecho..).Aunque fuera posible.
    En cualquier caso hecho revelatorio sobre una resurrecion hipootetica en futuro de Jesus..me suena algo mas claro (creo) que la prosecucion a los procesos de conquista de niveles mas elevados del sentimiento intimo.
    Si. La problematica estaria en saber que tipo creencias tenia el justo pero no seria cristianismo todavia sino judaismo con tintes mesianicos..Los desacuerdos conPablo estan mas claros . Los acuerdos no se saben y aqui hay mas posibliidades que plausibilidades.

  • Comentario por eduar logia constancia cantoria 22.04.17 | 23:35

    Judas Iscariote y Bar Abba (Barrabás) fueron apresados en el asalto al Templo por Jesús los otros once apóstoles huyeron a la casa de Lázaro, luego el miércoles se presentó el iscariote en casa de Lázaro como si nada puesto en libertad para traicionar a Jesús........

  • Comentario por cs 22.04.17 | 21:48

    Si la acusación por la que lapidaron a Santiago el justo no fue blasfemia (la consideración de Jesús como el mesías daniélico con la misión divina de llevar el reino de Dios a su plenitud) Otra posibilidad es que su actitud ante la ley no fuera tan distinta de la de Pablo como se nos quiere hacer creer y por eso cargaron sobre él la acusación de no cumplir la ley. Pero no creo que sus "transgresiones" de la ley, en el caso de existir, fueran tan graves como para lapidarle, pues ya sabemos que él llegó a un acuerdo con Pablo que diferenciaba entre lo que se exigía a los "cristianos" procedentes del judaísmo y a los que procedían de la gentilidad y fue Pablo el encargado de ser apóstol de los gentiles.
    En cualquier caso, esta lapidación fue justificada tomando como motivo -aunque pudiera haber otros intereses- el "cristianismo" de Santiago. Y fue llevada a cabo por la autoridad judía en un vacío de poder romano.

  • Comentario por Merche 22.04.17 | 20:49

    En su sentido integral, la resurrección se presenta en el mensaje neotestamentario bajo dos aspectos: el de aquellos que retoman en cuerpo espiritual y confirman la supervivencia de la vida, y la otra, en que el espíritu se reviste de la materia, a fin de dar prosecución a los procesos de conquista de niveles mas elevados del sentimiento intimo.
    La primera se presenta como resurrección de los muertos, en cuanto que la segunda se manifiesta como resurrección de la carne, mediante el retorno en cuerpo físico, estructuralmente constituido por el Espíritu que lo viste.
    No hace falta irse al S.I, comenta esto el S.XXI en tu entorno mas cercano..

  • Comentario por galetel 22.04.17 | 16:55

    Un hecho de revelación así, único o múltiple, es un hecho histórico que admito como real en esta realidad, en uno o varios momentos y lugares del pasado (Galilea o Judea ca. 30), y adaptado a las capacidades receptoras de sus destinatarios (discípulos o familiares de Jesús) aunque manteniendo fidelidad esencial al hecho futuro de la realidad renovada revelada (la resurrección/exaltación de Jesús). Lo admito porque me parece coherente con los datos del NT y asumible con la mentalidad científica actual.

  • Comentario por galetel 22.04.17 | 16:36

    Una verdadera resurrección, en mi concepto, no ocurre en esta realidad, sino en una realidad renovada que solo tendrá un punto en común con esta en el futuro, en la Parusía. El hecho de que la resurrección de Jesús haya sido REVELADA en el pasado (siglo I), NO significa que haya ocurrido realmente en ese pasado, ni antes. Pero la revelación es de un hecho real, de todos modos.

  • Comentario por Un poco de seriedad 22.04.17 | 16:17

    Si el cometa Halley fuese único en su género y su ciclo fuera, pongamos de cinco mil años en vez de 76, y hubiese sido contemplado por primera vez en el año 1 de nuestra era, ¿ como tendría que contarlo un observador para que fuese creíble dos mil años despues, sin haber casos similares ni comparables y desconociendo si el hecho se volverá a repetir ? Sin duda para nuestro modo de analizar la historia, el hecho sería increíble y el, o los observadores, serían tachados de visionarios.

  • Comentario por Elias 22.04.17 | 15:08

    Pero la contradiccion ,galetel que yo veo en su sistema de plausibilidades es que en el caso de Santiago admite lo mas plausible (blasfemia/lapidacion... hecho basado en datos de otros casos..)dentro de la coherencia en el sentido que Vd propone.(Supongo que otros podran pedir coherencia en otro sentido mas afin a la suya,en fin). Pero en el caso de la resurreccion (con o sin cadaver) Vd esta dispuesto a admitir lo menos plausible ,aunque posible(por evento unico,extraordinario e irrepetible. tb segun Vd)). Configurando esto "su verdad" que le condiciona en el resto de su argumentario.

  • Comentario por galetel 22.04.17 | 13:01

    Cuando se piensa que una hipótesis viola el axioma/dogma de imposibilidad, CUALQUIER otra explicación, por inverosímil que sea, parece más plausible. Pero la hipótesis que yo creo más plausible, respecto -por ejemplo- de lo que proclamaba Santiago y los otros judeocristianos, por lo cual fueron lapidados, NO viola ese axioma/dogma si se la entiende con mentalidad actual. Con la mentalidad del siglo I, podía interpretarse de diversas maneras (como ha explicado Piñero), y la más usual implicaba blasfemia (el Señor que viene desde Dios entre las nubes con poder divino); pero esta era, a mi entender, la manera equivocada, incoherente con el HF (kénosis). Por supuesto, la hipótesis que yo creo la más plausible puede no ser considerada así por muchos; que den otras más plausibles entonces, pero siempre coherentes en el sentido que propongo, por favor.

  • Comentario por galetel 22.04.17 | 12:29

    Pienso que la única manera de entender bien lo que transmiten los Evangelios es -como hicieron los evangelistas y supusieron en sus lectores- desde la fe de los primeros cristianos (Mt->HF). Si no se parte de aquí, me parece mejor no intentarlo. Pero, por supuesto, para llegar a algo que pueda presentarse como “la hipótesis más plausible” es indispensable que los lectores del siglo XXI lo hagamos desde una mentalidad científica actual, abandonando ciertas ideas ingenuas que pudieron sostenerse en siglos anteriores, pero que se han vuelto insostenibles. Eso sí, guardando siempre la coherencia con la fe cristiana original. La verdadera resurrección no necesita de la revivificación del cadáver, según nuestra mentalidad actual, ni siquiera en la Parusía; lo corruptible no puede heredar la incorrupción.

  • Comentario por Elías 22.04.17 | 12:24

    En cuanto a Santiago , si en la tradición judía pudieron inventarse lo del Jesús Ben Pandera para desacreditar el embarazo virginal (con declaración de adulterio)., bien cabria pensar que pudieran inventarse cualquier cosa sobre Santiago y "otros" para desacreditarlos , por otros intereses ( y no digo que haya sido así,...abajo lo digo)

  • Comentario por Elias 22.04.17 | 12:13

    Pero lo que Vd considerare resurreccion ,galetel entraria en el mismo caso de eventos poco plausibles.. (Segun Vd ocurriria sin posibilidad de repeticion ,solo una vez en el devenir historico.. -Bueno a falta de ver lo que ocurriria en su hipotetica Parusia (aqui habria resurrecion con revivificacion de cadaveres?-previa actualizacion gloriosa creo.(con metamorfosis de los hibrido humano/maquinas que estuvieran vivos en ese momento.

Solo se muestran los últimos 40 comentarios

Martes, 25 de abril

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Abril 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930