El blog de Antonio Piñero

Conclusiones (F). Se acabó. Platón es un buen amigo. Pero el mejor amigo es la verdad. “Jesús y la resistencia antirromana” (LXXV)

21.04.17 | 09:22. Archivado en Jesús histórico,

Foto: James Crossley y Philip Davies citados en esta larga serie. Crossley tiene un blog sobre Jesús, además de escribir sesudos artículos científicos.

Hoy escribe Antonio Piñero

Hemos ya llegado al final del largo artículo de F, Bermejo, que con mis apostillas y comentarios ha dado para 75 postales!!!. Decíamos que el rechazo absoluto por parte de la investigación apologética de la existencia de la violencia en palabras y hechos de Jesús lleva a cabo a su vez una especie de violencia propia en el ámbito hermenéutico. Es así porque el investigador se ve obligado a interpretar de una manera –al menos muy rara, forzada y extraña—un buen monto de textos evangélicos. Cedo la palabra de nuevo a F. Bermejo:

“La tendenciosidad y el sesgo de los Evangelios son, por supuesto, reconocidos en el ámbito académico, pero estas limitaciones de nuestras fuentes –por lo demás usuales en todas las “biografías” de la época-- son demasiado a menudo reducidas al mínimo o prácticamente olvidados… cuando se trata de la reconstrucción de la vida y las actitudes de Jesús.

“Este tipo de violencia que afecta al texto de los Evangelios es la que se hace perceptible en las contradicciones e inconsistencias académicas que hemos ido señalando a lo largo de este ensayo. La generalización de este tipo de inconsistencias, y a veces contradicciones, en la investigación moderna no es nada divertida sino trágica, y debe dar mucho que pensar.

“Por último, pero no menos importante, la no aceptación constante de la hipótesis de un Jesús sedicioso, al menos al final de su vida (y decíamos que compatible con otros momentos de su vida en el que se muestra muy distinto de otros agentes mesiánicos de la época que eran en verdad caudillos militares), durante siglos podría contribuir a hacernos comprender de manera más clara la historia de la investigación sobre Jesús.

“Hay un ejemplo claro y muy efectivo: la idea de las tres búsquedas, las tres etapas de la investigación sobre Jesús es rotundamente falsa y sesgada. No solo lo he demostrado yo mismo en un artículo en español (“Historiografía, exégesis e ideología. La ficción contemporánea de las ‘tres búsquedas’ del Jesús histórico (1ª parte)”, Revista Catalana de Teología XXX/2 (2005), pp. 349-406. “Historiografía, exégesis e ideología. La ficción contemporánea de las ‘tres búsquedas’ del Jesús histórico (2ª parte)”, Revista Catalana de Teología XXXI/1 (2006), pp. 53-106) y otro en inglés (‘The Fiction of the “Three Quests”: An Argument for Dismantling a Dubious Historiographical Paradigm’, jshj 7 (2009), pp. 211–53..), sino otros investigadores como S.E. Porter, The Criteria for Authenticity in Historical-Jesus Research: Previous Discussion and New Proposals (Sheffield: Sheffield Academic Press, 2000), pp. 28–62; D.C. Allison, ‘Secularizing Jesus’, en idem, Resurrecting Jesus: The Earliest Christian Tradition and its Interpreters (New York: T&T Clark, 2005), pp. 1–26.

“Hace cuarenta años, Samuel Brandon pensó que se había logrado un notable avance, ya que era generalmente reconocido por la mayoría de los críticos que los testimonios existentes en relación con los orígenes cristianos son de tal naturaleza que se pueden extraer legítimamente otras interpretaciones históricas además de la tradicional. (‘Jesus and the Zealots: Aftermath’, Bulletin of the John Rylands Library Manchester 54.1 (1971), pp. 47–66, at p. 51.) Me temo que este gran erudito era demasiado optimista. La historia de la investigación sobre Jesús demuestra que sin lugar a dudas el destino tristemente previsible de cualquier noción de Jesús que se aparte significativamente de la concepción convencional será reprimida tanto cuanto sea posible (junto con sus corolarios) en la corriente principal de la investigación. James Crossley ha argumentado recientemente que la fuerte predominio de puntos de vista confesionales en el campo Nuevo Testamento ha evitado el que hagan importantes avances en el estudio histórico de los orígenes cristianos: ‘Jesus and the Zealots: Aftermath’, Bulletin of the John Rylands Library Manchester 54.1 (1971), pp. 47–66, at p. 51.

“Es cierto que después de dos siglos y medio, es difícil de llevar a cabo plantear un rechazo de dicha de participación de Jesús en la política de su tiempo. Desgraciadamente algunos lo intentan una y otra vez haciendo oídos absolutamente sordos a toda clase de argumentos puramente históricos. Por ello, no nos vamos engañar. A lo sumo, se acepta a regañadientes un respaldo parcial a la hipótesis del Jesús sedicioso. Así como Jesús es considerado como ‘judío, pero no ese tipo de judío sedicioso’; ‘Jesús era un apocalíptico, pero no ese tipo de apocalíptico' , a fortiori se considera todo lo más que Jesús fue ‘revolucionario, pero no ese tipo de revolucionario’, que tiene mucho de político aunque sea indirectamente y por implicación. Parece que hay límites que no deben traspasarse, por ejemplo, el reconocimiento de la presencia de la violencia, las espadas y la sangre en la tradición sobre Jesús.

“En estas circunstancias, no hay que ser especialmente optimistas acerca el progreso futuro en los estudios de Jesús. Al igual que hasta ahora, la hipótesis será objeto de represión…, consciente o inconsciente, total o parcial. La buena historiografía busca la verdad, independientemente de la forma en la que nos sintamos emocionalmente al contemplarla, pero son demasiados en el ámbito de los estudios sobre Jesús que parecen ser absolutamente propensos a oponerse a toda costa a las ideas embarazosas, incluso a costa de la coherencia y plausibilidad.

“Pero la minoría de historiadores seculares e independientes en este gremio, se sonrojan ante la visión triste y al mismo tiempo descorazonadora de un ámbito de estudio plagado de personajes que cometen a veces errores garrafales de método, pero que no se avergüenzan en lo mínimo de negar los resultados más convincentes de siglos de investigación sobre esta materia. Incluso si uno siente una profunda simpatía tanto por Jesús como por sus más sinceros seguidores de hoy día, hay que actuar de acuerdo con el lema latino, magis amica veritas: el mejor amigo es la verdad.

Saludos cordiales de Fernando Bermejo y Antonio Piñero


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Mc 07.05.17 | 21:09

    Impecable argumentación de Galetel.
    Si los judeocristianos cumplían rigurosamente la ley, tal como afirman otros comentaristas, razón de más para que la única acusación posible fuera la de blasfemia por considerar a Jesús un mesías daniélico participante de la divinidad en el sentido de que se le atribuía la misión divina de llevar el reino a su plenitud.
    Poco importa que le tuvieran manía por las razones que fueran, para lapidarle utilizaron esa excusa para hacerlo de acuerdo con la ley.
    El ser protectores de los pobres y quejarse de los ricos sí que no sirve como excusa para lapidarlo, por mal que les cayeran. Así que el motivo oficial tuvo que ser otro y no se nos ocurre nada a nadie aparte de lo que señala Galetel que es muy verosimil.
    Sería absurdo que le acusaran de orgías como manifestaba otro comentarista anteriormente si según dice otro comentarista ahora era un fiel cumplidor de a ley. Por algo le llamaban Santiago el justo.

  • Comentario por GIORDANO BRUNO 01.05.17 | 18:56

    A mi me gustaría que algunos deberían leer, (si no lo han hecho ya) un libro que se titula "La Biblia desenterrada" del arqueólogo israelita Israel Finkelstein, y por Neil Asher Silberman escritor. Y para completar el tema tambien el libro del italiano Mario Liverani, "Más allá de la Biblia". Sólo se me ocurre pensar,que después de haber leído, hasta la saciedad al inefable Saulo, el visonario y fundador real del cristianismo "Para que se cumplan, se cumplieran o cumpliesen las Sagradas Escrituras" esto ha sido y sigue siendo una tomadura de pelo. Escritas no en el año en que reinaba Ramses II donde se coloca el archifamoso Exodo siglo XII antes de Cristo, y si a la vuelta de Babilonía de Josías, su sumo sacerdote Helcías, y su escribano Safán, año 622 antes de Cristo, Y recorrido dicho éxodo entre las muchas torres de vigilantes egipciós sin ser vistos.....En el lº libro, prólogo de Gonzalo Puente Ojea, y agradecimiento al Profesor de la UAB Don Fernando Bermejo Rubio.

  • Comentario por Manuel 27.04.17 | 17:34

    Ninguno, Galetel. Sólo pudo cometer el que a Vd se le ocurra. Y sólo falta que se intevente uno que lo sea. Bueno, y retocar a Josefo para decir que él lo dijo...

  • Comentario por galetel 27.04.17 | 13:58

    Pero si es muy fácil, Manuel. Dígame qué otro delito pudo ser el que detectó el Sanedrín, que mereciera lapidación según la Ley, y que pudieran haber cometido verosímilmente Santiago y esos otros. No diga que no lo sabe; piense qué es lo más plausible.

  • Comentario por galetel 27.04.17 | 13:47

    Gracias, Manuel, pero no me interesa su manual. Me interesan sus argumentos, y no los veo.

  • Comentario por Manuel 27.04.17 | 13:29

    No sé si recalcarle...:
    - Que Vd no obtiene su conclusión de Josefo, ni mucho menos.
    - Que Santiago no era menos rigorista que cualquier otro, o que los saduceos concretos que eran sus enemigos: todo lo contrario.
    - Que ningún especialista que yo sepa ha supuesto jamás que Santiago haya deificado a Dios. Esa confusión entre judíos devotos no cabe ni por asomo. El mesías de Daniel (que no es nada anti-davídico) podía ser incluso un ángel que viniera del cielo. Otros esperaban un 2º Elías, etc. Otros precisaron que venía un mesías tal o cual (lo de El Mesías en mayúsculas es de finales del siglo 1). No tenían problemas de acusación de blasfemia con tribunal alguno. Sus problemas eran de otra laya: eran revolucionarios, antisistema, anti-ricos, anti-saduceos, anti-autoridad pro-romana en el Templo...

    No sé si resumirle lo que opina sobre Santiago un católico de pro (Santiago Guijarro, cuya obra admiro mucho, y no es el único) en su Relato pre-marcano de la P...

  • Comentario por galetel 27.04.17 | 11:13

    [Manuel:] “lo hace contra toda lógica, porque esperar la venida de un mesías no va contra la Ley”.

    Pero Manuel, si ya se lo he explicado, no se trata de esperar a “un mesías”, se trata de que un hombre normal, Jesús el hermano de Santiago, fuera proclamado el Mesías daniélico, de acuerdo a Dan (7, 13-14). Esto era considerado blasfemia por los rigoristas, porque pensaban (erróneamente, en mi opinión) que significaba deificar a Jesús.

  • Comentario por Manuel 27.04.17 | 10:38

    Supongo que sencillamente Vd no entiende lo que hace, ni lo que le digo. Nada de ello puede deducirse de lo que cuenta Josefo.
    Claro que tuvo que ser acusado de algo que fuera una infracción de la Ley.
    Pero Vd deduce de otra parte, no de Josefo, lo que Vd considera que pudo ser delito o infracción de la Ley.
    Y lo hace contra toda lógica, porque esperar la venida de un mesías no va contra la Ley.
    De hecho, ninguno de los muchos predicadores mesiánicos, profetas mesianistas, seguidores de mesías ni autoproclamados mesías fue acusado por el sanedrín de blasfemia, ni de considerarse Dios, ni de ser diteísta o politeísta, etc.
    Yendo más allá, sin que haga falta alguna hacerlo, porque sólo denunciaba que Josefo no explicita nada y que su alegato incluye un razonamiento especulativo a partir de otras fuentes no flavianas cuya 2ª parte asegura que el sanedrín debió hallar una base real, podría asegurar (ya con fuentes explícitas y claras) que Sócrates corrompió ...

  • Comentario por galetel 26.04.17 | 23:29

    El delito tenía que cumplir estos requisitos:
    -Estar contemplado en la Ley judía y penado con lapidación.
    -Poder ser cometido verosímilmente por Santiago y esos otros, sin que pudieran negarlo.

    La supuesta blasfemia de proclamar a Jesús, el hermano de Santiago, como el Mesías daniélico, cumple ambos requisitos. (Los sanedritas rigoristas no podían entenderlo de otro modo).

  • Comentario por galetel 26.04.17 | 20:34

    Disculpen. Tengo que dejar el debate por un rato. Hasta pronto.

  • Comentario por galetel 26.04.17 | 20:30

    Manuel:
    Josefo dice que Ananías convocó al Sanedrín para que ratificara y justificara su orden. El Sanedrín tenía que sentenciar en base a la Ley, hallando un delito que fuera verosímilmente aplicable al caso.

  • Comentario por Manuel 26.04.17 | 20:23

    Galetel: un grupo de saduceos se deshizo de un enemigo en un momento propicio pretextando lo único que podía pretextarse para ejecutar a alguien en ese tribunal: "infracción de la Ley".
    Si se le ocurre un afirmación más vaga o una forma más genérica de aludir a una falta, me la dice por favor

  • Comentario por galetel 26.04.17 | 20:23

    No, Kira. No es teología. Es simplemente lo que dice Daniel (7, 13-14).

  • Comentario por galetel 26.04.17 | 20:20

    [Manuel:] "Lo deduce Vd de otro lugar, y podemos compartirlo o no: hay diversidad de opiniones. De Josefo, en absoluto."

    Pues le aseguro que yo lo deduzco de Josefo, así: El Sanedrín aplicó una sentencia por un delito que estaba penado con lapidación en la Ley; lo más plausible es que fuera por blasfemia, considerando así (erróneamente en mi opinión) al hecho no negado de que Santiago y los otros proclamaban que Jesús era el Mesías daniélico.

    Lo demás que dice Manuel aquí, no merece ser replicado, a mi parecer. Es cuestión de puntos de vista.

  • Comentario por Kira 26.04.17 | 20:07

    Comentario por galetel 26.04.17 | 00:10
    "Si, como se deduce de lo que cuenta Josefo, el Jesús de Santiago era el Mesías daniélico, esto es, un hombre que venía entre las nubes con poder divino a traer la salvación de Yahvé para instaurar su reino eterno sobre todas las naciones y lenguas..."

    Del breve comentario de Josefo respecto a una desconocida transgresión de la ley, usted, Galetel extrae un tratado de teología completo. Está usted en su derecho de ver ésta interpretación como la más plausible, pero reconozca que rellena demasiados huecos por lo que respecta a éste pasaje.


  • Comentario por Manuel 26.04.17 | 19:54

    - Relea su primera frase: 26.04.17 | 00:10 "Si, como se deduce de lo que cuenta Josefo..."
    Es falsa. Lo deduce Vd de otro lugar, y podemos compartirlo o no: hay diversidad de opiniones. De Josefo, en absoluto.
    - No era un problema de rigorismo o no. Los enemigos de Santiago no eran más rigoristas que él.
    - ¿No hemos tenido tiempo de comprobar alguna profecía sobre el fin del mundo que haya cumplido varios centenares de años y hasta casi un par de miles? ¿Ni siquiera cuando se asegura que el tiempo ya está aquí, que es inminente, como creían Jesús y se supone que Santiago, o que muchos de quienes oyen el mensaje seguirán vivos, como aseguraba Pablo? Puede que tengan razón los TJ después de todo...

  • Comentario por galetel 26.04.17 | 19:04

    [Manuel:] “es completamente falso que lo deduzcamos de Josefo”.

    ¡Pero si es la explicación más plausible de la sentencia del Sanedrín, que narra Josefo!

    “en tanto Santiago fue considerado un judío modélico por judíos auténticos y dejado en paz por sus enemigos judíos -saduceos sobre todo- durante 30 años. Los seguidores de Santiago consideraban a Pablo un hereje y un traidor.”

    ¡Pero si Santiago no asumió el pluralismo de Pablo, y por eso gozó del respeto de judíos no-rigoristas y romanos hasta que los rigoristas tuvieron ocasión de aprovecharse del vacío de poder romano!

    “"probablemente Santiago esperaba que viniera el Mesías, quizá el mesías celestial, quizá algún mesías fallido, incluso Jesús". Y no diría que acertó, ni mucho menos: en absoluto.”

    ¡Pero si Vd. no ha tenido tiempo de comprobarlo, todavía! No se preocupe, nos falta poco.

  • Comentario por Manuel 26.04.17 | 18:46

    Galetel:
    - Aunque estemos de acuerdo en que Santiago pudiera ser mesianista y tener esperanzas curiosas, es completamente falso que lo deduzcamos de Josefo.
    - Deben existir diferencias (le he transmitido unas cuantas) en tanto Santiago fue considerado un judío modélico por judíos auténticos y dejado en paz por sus enemigos judíos -saduceos sobre todo- durante 30 años. Los seguidores de Santiago consideraban a Pablo un hereje y un traidor. Hasta se podría decir (debiéndose matizar mucho) que la de Pablo es una religión helenística o judio-pagana, con su misticismo mistérico y sus ritos propios (eucaristía), también judeo-gnóstica.
    - Sus conjeturas sobre lo que pudo suceder yo las resumo en "probablemente Santiago esperaba que viniera el Mesías, quizá el mesías celestial, quizá algún mesías fallido, incluso Jesús". Y no diría que acertó, ni mucho menos: en absoluto. Pablo aún menos (predijo cosas muy concretas y no dio ni una). O sea, como los cultos del cargo

  • Comentario por galetel 26.04.17 | 12:26

    Es natural que te parezca increíble que tu propio hermano, con quien has convivido, sea nada menos que ¡el Mesías daniélico! y que eso no constituya blasfemia. Si te lo dice alguien a quien no admires y en quien no confíes por sobre todo, no lo creerás, y mucho menos con la firmeza del que se mantiene en esa fe durante unos 30 años hasta ser condenado a muerte por proclamarla.
    A Santiago, no pudo convencerlo el advenedizo Pablo ni ningún paulino, esto es evidente. Tampoco Pedro, ni María Magdalena, ni ninguno de los que habían sido ilusos discípulos de ese hermano suyo que él había hallado loco. ¡Y para remate, estaba esa derrota atroz a manos de los paganos, a instigación de las autoridades de la Ley judía!
    ¿Quién o qué convenció a Santiago? –¡Una respuesta plausible, por favor!

  • Comentario por galetel 26.04.17 | 11:57

    Es curioso que esta alusión indirecta de Josefo a Jesús, pasando por Santiago, sea quizá la prueba más contundente de que ese Jesús, el hermano de Santiago llamado el Cristo, fuese creído resucitado y exaltado por Yahvé a ser el Mesías daniélico, incluso ¡POR SU PROPIO HERMANO! Y, sin embargo, de este Santiago tenemos datos de que había rechazado a Jesús por creerlo “fuera de sí” antes de su muerte, sin querer ser su discípulo. ¿Cómo es que Santiago cambió de opinión de esta manera, sin dejar de ser un judío cabal? ¿Quién o qué lo convenció tanto como para ello?

  • Comentario por galetel 26.04.17 | 01:05

    El problema era, como lo había sido para el propio Jesús, que los judíos rigoristas comprendieran que no había blasfemia en nada de ello, al contrario, era la voluntad de Yahvé que habían anunciado los profetas como resturación de Israel, para realizar la verdadera vocación de Israel, que estaba al servicio del Dios único universal, NO a la inversa. Que un hombre verdadero, como Jesús, fuera el Mesías verdadero, que el Mesías verdadero fuera daniélico y no davídico, y que Yahvé y la Ley tenían que ser “jesuficados” para eterna gloria del Padre, por obra de su Espíritu actuante en Jesucristo, para reconciliar al mundo consigo sin imputar las transgresiones, NO ERA BLASFEMIA. Desgraciadamente, no lo entendían los rigoristas… todavía.

  • Comentario por galetel 26.04.17 | 00:40

    Santiago era HERMANO de Jesús, pero ahora -seguramente por algo que le ocurrió- no veía ya contradicción alguna entre el Jesús que había conocido en vida y este que había sido resucitado y exaltado a ser el Mesías daniélico después de haber muerto fracasado como supuesto mesías davídico. El comportamiento de Jesús había sido, en efecto, una locura para aspirar a davídico, tal como había supuesto Santiago, pero había sido el comportamiento justo para que Yahvé lo exaltara a daniélico, y así salvar a todos al fin y al cabo, no sólo a unos cuantos israelitas. Ahora, por fin, Santiago lo veía claro, igual que Pablo. Pero a Santiago le faltaba entender que también la Ley había sido renovada para hacerla totalmente fiel a su concepción original, y ya no se podía aplicar en la misma forma de antes.

  • Comentario por galetel 26.04.17 | 00:10

    Si, como se deduce de lo que cuenta Josefo, el Jesús de Santiago era el Mesías daniélico, esto es, un hombre que venía entre las nubes con poder divino a traer la salvación de Yahvé para instaurar su reino eterno sobre todas las naciones y lenguas, ¿qué diferencia hay con el Cristo paulino? –A mi entender, ninguna; por eso estuvieron ambos de acuerdo según Gál 2, 9. Las discrepancias no eran sobre eso, sino sobre las consecuencias pastorales de eso (exclusivismo o pluralismo). Santiago no asumió el pluralismo paulino; es todo.

  • Comentario por Manuel 25.04.17 | 19:14

    Y claro que los evangelios incluyen parcialmente al Cristo paulino (más Juan que Marcos, ciertamente). Es lo contrario lo incierto: el Jesús histórico que consideramos preside buena parte de los evangelios está prácticamente ausente en las cartas de Pablo.


  • Comentario por Manuel 25.04.17 | 19:00

    Pues Galetel, permítame que disienta. Las especulaciones en el asunto Santiago son todas suyas. Si encuentra una sola mía, me la cuenta.

    Antolín: me conozco de sobra esa historia. Falla en explicar que Pablo tenga esa cosmogonía y que de Pablo derive un ramal gnóstico del cristianismo, etc. Y recuerde que las cartas de Pablo (incluidas las verdaderas y algunas falsas) no aparecen hasta el segundo tercio del siglo II.
    En efecto, Pablo estuvo del lado de los perseguidores de los cristianos helenísticos (que ya eran herejes para los judíos), antes de convertirse en un líder de éstos. No fue cuando los perseguía cuando podría llamarse protognóstico, precisamente. Después, sí. Después la Ley para él es secundaria, el nacionalismo es relativo, lo que importa es la creencia en su esperanza salvadora y celestial: el Cristo. Lo demás podía ser su filosofía anterior: los ricos y los pobres le parecen igual de dignos, las mujeres parece que no, la sumisión al poder un deber...

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 25.04.17 | 18:06

    ....lo he dicho y mil y una lo iré.El referente dialéctico básico del discurso paulino lo constituye algo tan genuinamente judío como la Ley,sin este referente su discurso resultaría tan incomprensible como lo resultaría,por ejemplo y salvando las distancias,el discurso marxista sin el del capitalismo.

    Señalar,en fin,una contradicción. Habla usted de que el Jesús de Pablo no se corresponde al que registran los Evangelios....¿Pero no se ha repetido constantemente, en las postales de este blog sin ir más lejos,que los Evangelios están redactados bajo influencia paulina?.

    En cuanto a su insistencia en el "cargo". Bueno,mejor me abstengo de opinar,no merece la pena cuando se confunde la velocidad con el tocino.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 25.04.17 | 17:44

    Manuel,por supuesto en total desacuerdo con usted.Algunas precisiones,Pablo es incluso contemporáneo de Jesús aunque no llegó a conocerle en persona, se relaciona y no de pasada con gentes que sí lo conocieron personalmente ,lo que no parece le permitiera inventarse un Jesús sin raíz ninguna en el personaje histórico.

    Podrá Pablo ser todo lo protognóstico y demás que usted quiera,el caso es que él declara de sí mismo haber sido celoso de la Ley y haber perseguido a la secta cristiana, es de suponer que comisionado por la autoridad religiosa judía,lo que implica el que estaba vinculado al sistema del Templo y gozaba de la confianza de éste. No resulta muy propio para aplicárselo a un protognóstico mistérico o algo semejante. Por cierto ,y al margen,interesante pregunta nunca suficientemente respondida por "sedicionistas" y "protognosticistas" la del por qué de tal persecución cuando la mera pretensión mesiánica no la fundamentaría de por sí.

    Mil veces lo he....

  • Comentario por galetel 25.04.17 | 13:08

    [Manuel:] “¿Quiénes fueron esos judeocristianos lapidados con Santiago?”.

    Bueno, Josefo no lo dice, y no sé de dónde sacar la respuesta. Sin embargo, para algo tenemos la cabeza, y en ella la lógica. Pienso que es posible que junto a Santiago se hubiesen trasladado a vivir en Jerusalén otros familiares cercanos de Jesús; quizá hasta María-la-de-José, su madre, y María-la-de-Clopás también; ¿por qué no? Pero es especular demasiado, supongo. Aunque Vd. no se queda corto en especulaciones, pero no quiero seguirlo en eso.

  • Comentario por Manuel 25.04.17 | 12:32

    davídico.

    Es interesante estudiar historia, psicología de las creencias, cómo éstas pueden ser mecanismos de aglutinación o supervivencia, cómo pueden ser creativas o alambicadas, cómo evolucionan y especialmente cómo el fallo de una profecía aboca a una huída hacia adelante, aumentando la predicación y haciendo nuevos conversos para probar que la fe es correcta. Hay caldos de cultivo social: mesianismo, cargo, gnosticismo

    Le puse el ejemplo de los cultos del cargo. Podría decir eso mismo: "pero ellos, los seguidores del profeta Yali siguieron creyendo en sus palabras, en su regreso y en el próximo advenimiento" de barcos cargados con el cargo. No importa que el profeta Yali no diera una, la gente siguió teniéndole fe. Tampoco que su precursor Yaliwan Mathias distara de dar una... Ni que Pablo no haya dado ni una. Ni que uno tras otro mesías fracasaran, que no se ganara la guerra, que ningún profeta acertara en cuanto al Reino Judío prometido por Yahvé, etc.

  • Comentario por Manuel 25.04.17 | 12:15

    Galetel:
    ¿Quiénes fueron esos judeocristianos lapidados con Santiago?

    Estudie más a fondo al mesías paulino. Es un 2º Adán, existente desde el comienzo de la Creación, ha sido descubierto por el propio Pablo, merced a su lectura de las Escrituras, se le ha aparecido a él, le habla, es un Salvador universal, sobre todo de quienes crean en él, de los hermanos en la fe de Pablo, y su promesa incluye, en efecto, un advenimiento celestial (un descenso desde la alturas, y un ascenso de sus seguidores) en aquella misma generación, existiendo testigos de lo que ocurrirá entre sus oyentes directos.

    El de Santiago viene a ser un hombre (no preexistente a su propio nacimiento como ser humano) al que Dios le permite bajar a la tierra para presidir el Reino Judío: el Imperio profetizado por el nacionalismo religioso y mesiánico de corte judío. Mesías (el apellido es secundario, a no ser que el mesías monstruoso de Daniel o celestial sea incompatible con el que llama ...

  • Comentario por Manuel 25.04.17 | 12:08

    Antolín: mi lectura de Pablo poco tiene que ver con nada acerca de Jesús (del personaje histórico que consideramos), sino de una filosofía protognóstica y escatológica que espera el advenimiento de un mediador salvador etc. Ya se lo puse: Pablo pudo tener in mente -en su mitología particular- algo así al hablar de cordero Pascual y decir colgado de un madero, pero el caso es que esto no es aplicable al Jesús histórico que registrarían los evangelios.
    Ahora bien, más que lo pensara Pablo o los futuros deificadores de Jesús o creyentes neoplatónicos en el Hijo, etc., me interesa el personaje Jesús y la evolución de sus seguidores directos. No es que pase de lo demás, pero es por centrar el tema

  • Comentario por galetel 25.04.17 | 12:03

    En términos judíos antiguos, esa fe podía entenderse en la línea del “monoteísmo binitario”, de “los dos poderes en el Cielo”, de “la Sabiduría preexistente”, de “la Palabra creadora”, etc., pero hacía falta llegar a entenderla en línea cristiana, como Jesús mismo el primero, y luego los primeros cristianos y sus conversos, expresada y difundida en su proclamación por obra del Espíritu en ellos.

  • Comentario por galetel 25.04.17 | 11:59

    vendría con poder divino “entre las nubes”. Todos los cristianos auténticos creían esto; por eso fueron llamados (irónicamente) “cristianos”, aunque seguían siendo judíos (salvo que el pluralismo se estime como dejación del judaísmo, con grave error).

    Esta fe cristiana de los conocedores íntimos de Jesús, sus discípulos y sus familiares que pasaron a ser “judeocristianos”, muchos judíos rigoristas la consideraron blasfema. Entre ellos los que componían los sanedrines que condenaron a Jesús y a Santiago, respectivamente. Seguramente la consideraron blasfema porque, de acuerdo a una lógica muy comprensible, pensaron que eso era identificar una figura profética que representaba a Israel y/o a un Salvador escatológico divino, con una persona normal y corriente. Pensaron que entrañaba “deificar” a Jesús.

    Sin embargo, para Jesús y para los cristianos, no es así; no hay tal “deificación” de Jesús, sino la “jesuficación” de Dios. En términos judíos antiguos, esa fe ...

  • Comentario por galetel 25.04.17 | 11:55

    Opino que lo más plausible es que Santiago y los judeocristianos lapidados con él, al igual que todos los cristianos auténticos, incluidos Pablo y los paulinos, creían y proclamaban que Jesús era el Mesías daniélico, esto es, que Jesús estaba resucitado y exaltado a la diestra del Padre y vendría desde allí a completar la redención del mundo. Las diferencias estaban en las consecuencias prácticas que sacaban de ello: Pablo era pluralista de un modo que Santiago no asumía, probablemente, aunque ambos era inclusivistas en Jesucristo.

    El propio Jesús había creído ser el Mesías daniélico, como se deduce de su comportamiento temerario pero pacífico; en caso contrario habría sido un loco, simplemente, que fracasó sin más. Pero los que creyeron que Jesús no fue un loco fracasado, en contra de lo que ellos mismos habían pensado de él antes de su muerte, habían cambiado de opinión: comprendieron, por algún motivo, que Jesús era en efecto el Mesías daniélico triunfante que vendría c...

  • Comentario por galetel 24.04.17 | 20:03

    Manuel:
    Vd. no sabe distinguir entre puntos de vista. Interpreta las frases como si se dijeran en términos absolutos. Hay un punto de vista privilegiado, sin duda, a mi parecer, pero no podemos saber cuál es, por ahora. Yo sólo afirmo que el mío me parece el más plausible, apelando a cierta lógica común, si la hubiera.

  • Comentario por galetel 24.04.17 | 19:45

    Santiago y los judeocristianos que fueron lapidados con él, fueron "malditos de la Ley", a juicio del Sanedrín. Porque los jueces del Sanedrín eran los "hombres principales entre los judíos". No tuvieron que recurrir a la autoridad romana, que estaba ausente.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 24.04.17 | 19:40

    Manuel,el problema suyo y de tantos otros es,lo digo con sinceridad,pues así lo considero,y le aseguro que sin agresividad ninguna ni ninguna intención ofensiva, la incapacidad y/o incomprensión a la hora de abordar el discurso cristiano.Repito lo tantas veces dicho,no se trata de compartirlo pero sí de la obligación,si se lo comenta y juzga,de entenderlo. Y en el entendimiento de lo que Pablo pretende transmitir la muerte de Jesús como " maldito de la Ley" representa un elemento clave de su argumentario,si ésto no se percibe o no se tiene en cuenta ,se estará sencillamente procediendo a una lectura espuria y falsa de Pablo,una lectura equivocada por entero. Lo digo,repito, sin intención agresiva o combativa,sencillamente por puro compromiso con la verdad,no ya la Verdad absoluta e incuestionable, en este caso simplemente la verdad de lo que unos textos dicen,pretenden decir..

  • Comentario por Manuel 24.04.17 | 19:11

    Antolín:
    Eso de muerto como un maldito de la Ley es una falacia que he desmentido varias veces.
    Lo esclarezco una vez más. Un "maldito de la Ley" es un infractor de la Ley judía que muere condenado como blasfemo (hereje, brujo, malversor del nombre de Dios) o cometedor de graves pecados (asesinato de judíos, traición). Lo juzga y condena el sanedrín por ello y lo somete a lapidación (apedreamiento) o a ser despeñado desde un barranco, tras lo cual se cuelga su cuerpo para escarnio y ejemplarización hasta la caída de la noche. Esa es la ejecución de un maldito de la Ley.
    Pablo pudo tener in mente -en su mitología particular- algo así al hablar de cordero Pascual y decir colgado de un madero, pero el caso es que esto no es aplicable al Jesús histórico que registrarían los evangelios.
    El Jesús histórico muere por ejecución romana, ejecución, como rebelde candidato al trono mesiánico, lo que en modo alguno lo convierte en maldito. Sí en héroe para unos, fraude para ...

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 24.04.17 | 19:11

    ...frente a cualquier tipo de componendas y facilidades,me inventaré neologismos que expresan mejor lo que pretendo decir,facilonades,facilismos,religiosos.Permite afrontar la cuestión de Dios y de la relación entre lo divino y lo humano sin concesiones ni componendas,"a tumba abierta",con la entera radicalidad que esta cuestión exige y plantea.La radicalidad como vía de lucidez,de luz y ,en suma,de plenitud de amor no "enturbiada" por componenda ninguna.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 24.04.17 | 19:01

    Aquéllo que representa aspecto central en el argumentario paulino de la muerte de Jesús como "maldito de la Ley",y que los Sinópticos concretarán en la imputación de blasfemia por parte del Sumo Sacerdote o que el Ev de Juan recogerá como patrón de recurrencia a lo largo del texto de este Evangelio considero significa un a cuestión clave en lo relativo al discurso cristiano.

    Por una parte rehúye cualquier esquematización "sedicionista" tan cara a la simplificación y banalización de la figura de Jesús en la que Bermejo,Piñero and company están empeñados" ,resulta de todo punto inconcebible el que unos judíos pretendieran "vender" a "su" Mesías bajo este presupuesto,de ahí mi apelación al criterio hermeneútico de dificultad,el más relevante de cuantos se puedan aplicar pero tan "convenientemente" eludido en este caso.

    Por otra parte ofrece una lectura del que denomino hecho Cristo enormemente enriquecedora y abierta, radical e "insumisa" frente a cualquier...

Solo se muestran los últimos 40 comentarios

Sábado, 16 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031