El blog de Antonio Piñero

La recuperación del Jesús histórico queda en peligro: ¿Era Jesús un pésimo pedagogo? “Jesús y la resistencia antirromana” (LXXIII)

18.04.17 | 12:16. Archivado en Jesús histórico,

Foto: William Klassen, que compuso un ácido artículo en el que contrapuso la opción celota y el pensamiento de Jesús Canadian Journal of Theology 16 (1970), 12-21.

Escribe Antinio Piñero

Continúa Fernando Bermejo con sus conclusiones. Por mi parte, no tengo otra necesidad que apostillar y ampliar las citas y la argumentación:

«Si se niega la hipótesis de un Jesús sedicioso nos topamos con una primera implicación: queda dañada la imagen recuperable del mismo Jesús. En efecto, hay muchas personas que parecen pensar que mantener a Jesús totalmente lejos de las reivindicaciones rebeldes contra Roma de gran parte de los judíos de su época es el único medio de salvaguardar una estimación más elevada de Jesús desde una perspectiva moral y espiritual.

»Pero, desde el punto de vista científico, esto no es, para empezar, en absoluto sensato. Piénsese que desde el punto de vista de un judío del siglo I, de un judío que no fuera un traidor a su Ley, al espíritu de los profetas, a la tradición religiosa del país por lo menos desde los Macabeos, no había nada moralmente censurable en la actividad de aquellos que trataban de librar a su país de la hegemonía romana. Todo lo contrario. Un judío que contemplase con unos ojos la dominación de los paganos sobre la tierra de Israel era un verdadero traidor a los ideales del fariseísmo, una de las formas más puras de vivir la ley de Dios. Esto suponía proclamar indirectamente que Yahvé no era el único rey de Israel, era poner en duda la soberanía de Dios y la elección de Israel desde Abrahán.

»Pero hay algo mucho más preocupante. Como se ha comentado, la erudición corriente, que es fuertemente confesional, plantea sin caer en la cuenta la existencia de una enorme brecha entre los anhelos y esperanzas de Jesús (totalmente pacifista; un mesías sufriente) y los de sus seguidores y discípulos (todo lo contrario: así Pedro en Mc 8,31 donde un supuesto Jesús lo denomina Satanás; y los discípulos de Emaús (Lc 24,) que esperaban la liberación de Israel (“Nosotros esperábamos que sería él el que iba a librar a Israel) por mano de Jesús. Y no digamos en el día mismo de la Ascensión: todos los discípulos preguntaron a Jesús si había llegado el momento de restaurar la soberanía de Israel (Hch 1,6: “Señor, ¿es en este momento cuando vas a restablecer el Reino de Israel?”). Por tanto, a menudo se sostiene que Jesús fue completamente mal entendido en un sentido político-religioso.

»Otro ejemplo: la afirmación de que el significado del abrupto final de la escena sobre las espadas (Lc. 22,38b: “Ellos dijeron: «Señor, aquí hay dos espadas.» El les dijo: «Basta»”) es que Jesús interrumpió voluntariamente el diálogo, porque los discípulos estaban desbarrando. Ahora bien, esto implica que él no explicó a sus discípulos su verdadero pensamiento, lo que dio lugar a todo tipo de confusión y acciones comprometidas.

»Lo mismo podría decirse de la entrada triunfal en Jerusalén: “Hosanna al hijo de David. Bendito el que viene en nombre del Señor” (Mt 21,9); “¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Bendito el reino que viene, de nuestro padre David! (Mc 11,9-10); “«Bendito el Rey que viene en nombre del Señor!” (Lc 19,38) y Jn 12,13: “«¡ Hosanna! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor, y el Rey de Israel!»”. Y el episodio con la multitud en Juan 6 en el que la multitud quiere hacerlo rey, y así sucesivamente.

»El corolario inevitable de todo esto es no sólo que Jesús era un maestro muy incompetente rodeado de discípulos muy incompetentes (una idea perturbadora de hecho), sino también que aumentó unas esperanzas que no esperaba satisfacer. Jesús entonces –en este supuesto– fue en realidad un engañador, ya que permitió a la gente caer en un error invencible. H. Maccoby observa críticamente que, según la opinión predominante de la exégesis confesional, es que el Nazareno estaba alimentando y haciendo crecer unas esperanzas políticas que él no tenía intención de satisfacer. En realidad estaba induciendo a su discípulos y a la gente de Galilea y de Jerusalén que participara en actos políticos por los que tendrían que sufrir una pena severísima severas” (Revolution in Judaea, p. 174).

»Incluso aunque supusiéramos que nuestras fuentes no pintan a Jesús como el mejor pedagogo de la Antigüedad, no tenemos motivo alguno para pensar –también de acuerdo con la fuentes– que Jesús fuera tan inepto como para dejar que sus discípulos, y el pueblo, no lo comprendieran al menos durante meses y meses. No podemos caracterizar a Jesús como un inepto semejante. Por tanto, algo falla en la interpretación de que Jesús era un absoluto y claro pacifista.

»Si las expectativas políticas y esperanzas fueron motivadas por Jesús mismo, pero se apartó totalmente de ellas a continuación, debería explicarse bien porque sufría de un grado de falta de realismo lindando con el autismo, o –- lo que es aún peor –- que la decepción había sido provocada conscientemente por Jesús y que él era una especie de impostor sin escrúpulos. Aunque no tenemos razones para pensar que esto fuera así, esta es la deducción inevitable que debe extraerse de las reivindicaciones imperantes en la exégesis confesional acerca de un Jesús totalmente pacífico.

No es posible, pues, mantener esta última tesis, pues pinta de muy mala manera a un Jesús que era un pésimo maestro y un irresponsable que engañó a todo el mundo».
Saludos cordiales de Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
www.ciudadanojesus.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por santiago 29.04.17 | 17:03

    ¿No se da cuenta?
    "Esto no era blasfemia, sin embargo los judíos rigoristas pensaron que era divinizar a Jesús"
    Y eso sí era blasfemia
    Luego utilizan ese pretexto de la supuesta blasfemia de divinizar a Jesús, tuvieran los motivos reales que tuvieran, que eso es lo de menos. Lo de más es cuál fue el pretexto por el que oficialmente fue condenado, y no resulta fácil encontrar otro pretexto legal para condenar a Santiago, tratándose de un judío tan ejemplar, o así era considerado este judeocristiano.

  • Comentario por Manuel 24.04.17 | 10:05

    ¿No se da cuenta?
    No era blasfemia. De acuerdo. ¿Entonces?
    Supongamos que para alguien lo fuese. Si suponemos tal cosa, ese podría haber sido el motivo. Un supuesto error que habría servido de pretexto para deshacerse de un rival...
    No, no se da cuenta.
    No lo sabe.
    Lo importante es que era un rival de alto nivel cara al sacerdocio, un ejemplo para muchos judíos que lo tenían por santo, una amenaza para los ricos y saduceos en que se apoyaba el poder del templo y el propio sanedrín (por entonces objetivo común de saduceos, de sectores fariseos críticos con el papel de marionetas de los anteriores y con su orientación político-religiosa, y revolucionarios nacionalista-religiosos: zelotes y puristas del partido profético).
    Que Pablo iba por otro lado y ése sí que fue considerado blasfemo por los judíos en general y por los propios seguidores se Santiago en particular (que tenían como modelo a Juan el Bautista), lo sabemos incluso por fuentes protocristi...

  • Comentario por galetel 21.04.17 | 18:56

    Los primeros cristianos, uno de los cuales fue Santiago, NO deificaron a Jesús, sino proclamaron que Jesús era el Mesías daniélico, esto es, un hombre verdadero que venía con poder divino desde junto a Dios. Esto no era blasfemia, sin embargo los judíos rigoristas pensaron que era divinizar a Jesús; no había tal, sino la "jesuficación de Dios". Dios estaba en Jesús, su Mesías, reconciliando al mundo consigo sin imputar las transgresiones. Y esto era ser un judío cabal de doxia, fiel a los profetas, a la Shemá y a la vocación de Israel. Esto fue Santiago, quien estuvo de acuerdo con Pablo según Gál 2,9, aunque Pablo sacó las consecuencias pluralistas y Santiago, no. Le valió a Santiago el ser respetado por los no-rigoristas y por los romanos, quienes en cambio perseguían a los pluralistas paulinos. Pero cuando los rigoristas pudieron... Ya lo he explicado profusamente en otras ocasiones. Pues eso.

  • Comentario por Manuel 21.04.17 | 17:56

    Ni Vd. claro está.
    Se puede saber que no se sabe. También averiguar lo que resulta harto improbable, e inventar sin venir a cuento. Podemos incluso jugar a decir -con base racional y espíritu crítico- que hay cosas inventadas mejores que otras y cuáles son muy poco probables.
    Ahora bien, si Vd quiere decir, contra todo lo que se sabe, que un judío del siglo I deificó a su hermano (ni más ni menos!) y que se mantuvo como judío ejemplar durante 30 años, que tuvo que ser juzgado y ejecutado apresuradamente en un vacío de poder y que tamaña blasfemia fue resumida y despachada por Flavio Josefo con un "acusado de infringir la Ley", tras lo cual aquel judío tan tremendamente hereje, no obstante ser ejemplar, santo, con voto de nazoreato, y con acceso privilegiado al Sancta Santorum, tuvo vengadores y seguidores netamente judíos durante décadas, pues le diré que Vd se inventa cosas y elude las dificultades que contradicen sus invenciones.

  • Comentario por galetel 21.04.17 | 13:59

    Todos los que me lean, hasta Vd., Manuel, saben perfectamente que no me lo estoy inventando sin base: eso es lo que muy probablemente han dictaminado los jueces del Sanedrín según el criterio de ellos (no el de Vd., ni el mío, claro). Decir que yo lo invento, es simplemente un modo descarado de defender los prejuicios propios, a menos que se pueda dar razón de otra explicación más plausible. Pero Vd. no puede.

  • Comentario por Manuel 21.04.17 | 12:15

    Pues a mí no me parece en absoluto plausible lo que Vd dé en inventarse, galetel.
    Ni Santiago deificó a Jesús, ni cometió -que sepamos- herejía alguna contra el monoteísmo, ni tenemos la menor prueba de que lo que Vd suponga -contra toda evidencia- fuera -después de 30 años! que no impidió su estatus crecientemente virtuoso dentro del judaísmo convencional- el motivo pretextado para su ejecución (por parte de enemigos políticos evidentes), en su momento vengada (por parte de los afines a Santiago u opositores de los enemigos de Santiago).

  • Comentario por galetel 21.04.17 | 10:10

    No interesan sus dictámenes, Manuel; lo que interesa es si Vd. puede o no fundamentar que hubo un delito penado con lapidación cometido por esos judeocristianos, y cuál fue. Veo que Vd. no lo sabe o no puede fundamentarlo objetivamente, y no me extraña. No niegue entonces lo más plausible.

  • Comentario por Manuel 21.04.17 | 09:48

    Galetel: Vd se pasa cuando acusa a otros de no hacer su esfuerzo de calzador o apela a tesis por conveniencia (¿a santo de qué me iba a mí convenir que Santiago muera ejecutado correcta o incorrectamente, de acuerdo con una ley judía superretrógada, represiva, inquisitorial, etc.?). Lo más plausible no es lo que Vd prefiera.
    Lo de venir como mesías celestial no convierte a hombre alguno en Dios. Y suponer que viene un arcángel, o un hombre santificado, no es blasfemo ni antimonoteísta. Sólo peligroso para los enemigos de la esperanza mesiánica.
    En cuanto al grupo de lapidados siendo judíos, ejemplares, admirados entre los judíos, con derechos especiales en el templo, con votos judíos, sólo hay uno. Santiago.
    Los demás eran considerados herejes o sospechosos de incumplir, en efecto, la Ley.
    Si Vd no quiere ver una hostilidad política que hace secundaria la apelación a la Ley, pues vale. El sanedrín sólo podía ejecutar por causas extremas y limitadas a ir contra l...

  • Comentario por galetel 20.04.17 | 18:38

    Ya veo, Manuel, que usted no quiere hacer el esfuerzo de hallar lo más plausible, porque lo más plausible no le conviene. Esas otras “posibilidades” que usted menciona: “Santiago faltó a su voto de nazoreato ingiriendo vino en el aniversario de la muerte de su padre o de su hermano (…) si yació con mujer habiendo prometido lo contrario, si comió carne de lo que sea, etc.” no son plausibles, aunque no sea más que porque no se refieren a todo el grupo de los lapidados. En cambio, el creer y proclamar que un hombre concreto –Jesús, el hermano de Santiago- era el Mesías descrito por la profecía de Dan 7, 13-14, que viene entre las nubes (símbolo de divinidad), SÍ que era considerado blasfemia (aunque en realidad no lo fuese, pero esto no podían saberlo esos sanedritas) y estaba penado con lapidación. Todo el grupo probablemente cometió ese "delito", es lo más plausible.

  • Comentario por Manuel 20.04.17 | 17:42

    Galetel: es que no lo sé.

    Y tampoco se sabe. Se supone que fue una acusación-excusa para deshacerse de un enemigo molesto. Tenemos la acusación que se usó contra Sócrates y el pretexto que se adujo para matar a Julio César. Son incluso comprensibles. En cuanto a inventar motivos, no voy a incurrir en su error imaginándome que Santiago faltó a su voto de nazoreato ingiriendo vino en el aniversario de la muerte de su padre o de su hermano, porque no tenemos datos (aunque eso sería realmente más blasfemo que creer en un mesías celestial en modo alguno deificado, una creencia que no atentaría contra el monoteísmo). Tampoco lo tenemos sobre si yació con mujer habiendo prometido lo contrario, si comió carne de lo que sea, etc. De modo que -siguiendo a Josefo- se aprovechó un momento de vacío para acusarlo genéricamente de aquello que era obligado para poder ejecutarlo de acuerdo con el poder del sanedrín (Dt 13).

    Sabemos lo que

  • Comentario por galetel 20.04.17 | 17:22

    Bueno, Manuel, entonces... ¿cuál fue -según usted- el delito que sirvió de pretexto para que el Sanedrín apoyara la lapidación de Santiago y los otros? ¿Qué infracción de la Ley pudieron cometer que estuviera penada con lapidación?
    No me diga que no lo sabe. Haga el esfuerzo de hallar lo más plausible.

  • Comentario por Manuel 20.04.17 | 17:13

    Galetel:
    No considero que sea blasfemo. Tampoco creo que nadie considerara blasfema la creencia en el Mesías, ni en el Mesías celestial, ni en otro tipo de mesías. No atenta en absoluto contra el monoteísmo (ya sólo faltaba poner en duda que Santiago siguió siendo monoteísta del todo). Tampoco considero que el mesías de Daniel fuera pacifista, ni que el Reino soñado por los profetas haya venido alguna vez, ni que Jesús personalice nada profetizado por Daniel. Otra cosa es que coja una frase y considere que debía venir del cielo, entre las nubes, como esperara Pablo (cosa llamativamente ingenua que podía creer alguien de entonces y de allí) pero soslaye los otros ingredientes: "Un varón vestido de lino, y ceñidos sus lomos de oro de Ufaz. Su cuerpo era como de berilo, y su rostro parecía un relámpago, y sus ojos como antorchas de fuego, y sus brazos y sus pies como de color de bronce bruñido, y el sonido de sus palabras como el estruendo de una multitud...".

  • Comentario por galetel 20.04.17 | 09:19

    atentaba contra el monoteísmo. Y usted parece estar de acuerdo con ellos. Yo, no.

  • Comentario por galetel 20.04.17 | 09:17

    Manuel:
    Para contradecir y rechazar que Santiago haya sido lapidado por blasfemo, alega usted que era un judío cabal. Este es su error. Esperar en un MESÍAS DAVÍDICO, que instaurara eso que usted llama “el Reino Judío”, no era considerado blasfemo, es cierto. Y eso es lo que probablemente pensaba Santiago ANTES de la muerte de su hermano. Por no serlo al parecer, a juzgar por sus métodos, Santiago lo había reputado “fuera de sí”, y no había querido ser su discípulo. Pero DESPUÉS de la muerte de Jesús, Santiago había cambiado radicalmente de opinión. Ahora creía que su hermano había sido el MESÍAS DANIÉLICO, aplicándole la profecía de Daniel 7, 13-14 en la línea de los antiguos profetas judíos (Isaías, p.e.) y de la Shemá correctamente interpretada. Esto era ser cristiano, porque continuaba la enseñanza de Jesús y reconocía la auténtica identidad de Jesús, como Jesucristo. Sin embargo, los judíos rigoristas estimaron que afirmar eso era blasfemia, porque atentaba contra el monoteí...

  • Comentario por Manuel 20.04.17 | 08:50

    Jesús ni a ningún candidato mesiánico, ni siquiera a una interpretación a posteriori de cualquiera que lo haya sido:
    "Un varón vestido de lino, y ceñidos sus lomos de oro de Ufaz. Su cuerpo era como de berilo, y su rostro parecía un relámpago, y sus ojos como antorchas de fuego, y sus brazos y sus pies como de color de bronce bruñido, y el sonido de sus palabras como el estruendo de una multitud..."
    Me parece más a un Golem o a una imagen de lo que se esperaba como semidiós o ángel guerrero que otra cosa. Y si sigue leyendo, verá que combate y destruye enemigos y ejércitos de varios países.

    Aprovecho para decirle que tampoco es exacto que Santiago aceptara la muerte por lapidación. Fue eliminado como enemigo por quienes los consideraron tales, cuyo jefe fue eliminado por los de santiago, en justa venganza. La hipótesis del Santiago netamente judío que espera el advenimiento de un mesías celestial, sea o no su hermano resucitado, no incluye a otros familiares. ...

  • Comentario por Manuel 20.04.17 | 08:43

    Pero Galatel... Si es Vd quien se imagina la razón y quien considera incompatible la causa de la lapidación de Santiago que Vd mismo se inventa... ¿Por qué me pregunta a mí? Yo no considero para nada blasfemo el que un judío en plena fiebre mesiánica crea que tal o cual persona es el mesías (el rey prometido por Yahvéh). No fueron precisamente herejes ni blasfemos los miles de seguidores judíos que siguieron a diversos mesías concretos, ni los profetas ni predicadores que, como Juan el Bautista, prometían su advenimiento inminente.
    Santiago -y que sepamos ningún familiar más- pudo esperar que a su hermano fallecido le fuera dado volver (en lo cual se equivocó tanto como John Frum y su predicación de la inminente llegada del cargo. Ya señaló Marvin Harris la similitud entre creencias tipo cultos cargo y mesianistas).
    En cuanto a su curiosa distinción entre dos tipos de mesías, le diré que es arbitraria y que caben más. No veo que el mesías de Daniel se parezca en nada a

  • Comentario por galetel 20.04.17 | 00:03

    Manuel:
    Me queda una curiosidad que preguntar: ¿Por que piensa Vd. que el hecho de ser un judío cabal y ejemplar sería incompatible con creer que Jesús era el Mesías daniélico? ¿Está Vd. de acuerdo con los rigoristas saduceos?

  • Comentario por galetel 19.04.17 | 23:50

    Manuel:
    Si Vd. no está de acuerdo con la explicación más plausible que acabo de comentar, dénos otra explicación que sea más plausible. ¡Pero no diga que no la sabe!

  • Comentario por galetel 19.04.17 | 23:27

    OJO: La creencia cristiana de Santiago, puesto que seguía siendo exclusivista, no pluralista como Pablo, no les parecía incompatible con el judaísmo a los judíos no-rigoristas, y los romanos no se metían en un tema tan teológico. Por eso no hubo problemas, al contrario, hasta que los romanos no estuvieron ya cerca, y los rigoristas saduceos pudieron aprovecharse. Claro que los romanos llegarían después, y habría consecuencias.

  • Comentario por galetel 19.04.17 | 23:09

    proclamó, con otros, que su hermano, su propio hermano, era el Mesías daniélico cuya Venida divina esperaban.

    ¿Cómo se convenció Santiago? –No pudo ser por un –inverosímil- influjo paulino, ni por “contagio” de los discípulos/as con quienes antes no tenía comunicación; Santiago, y los demás familiares, ni siquiera estarían en Jerusalén poco después de la muerte de Jesús; sólo más tarde acudirían allí.

    Además –y esto es muy importante, quizá lo más importante- Santiago había sido HERMANO de Jesús, y aun así había llegado a creerlo el Mesías daniélico. ¿Por qué? ¿Cómo? ¿Qué convenció a Santiago, y de qué, hasta aceptar él la muerte por lapidación por sostenerlo y proclamarlo?

  • Comentario por galetel 19.04.17 | 23:05

    ¿Por qué lo oculta, Manuel? -Tal vez porque se da cuenta de la importancia fundamental de cuál sea la explicación más plausible. En efecto, puede ser la prueba más contundente de la posible resurrección/exaltación de Jesús.

    Sí, porque está bastante documentada la posición de los familiares de Jesús durante su ministerio; pensaban que estaba “fuera de sí”, no por creerse un mesías davídico sino por no actuar como se esperaba de un mesías davídico. Santiago no fue la excepción; no quiso ser su discípulo. Temían que ocurriera lo que, precisamente, ocurrió.

    ¡Y entonces cambiaron de opinión a creer que Jesús había sido el Mesias daniélico en realidad, no el davídico que ellos habían supuesto y deseado! Puede discutirse de los demás familiares, pero de Santiago lo sabemos con mucho mayor fundamento.

    Fue líder de la Iglesia judeocristiana de Jerusalén, respetado como “Justo” y “hermano del Señor”. Y -si la explicación más plausible es la que yo doy- p...

  • Comentario por galetel 19.04.17 | 22:21

    Manuel:
    Sigo considerando que mi explicación es la más plausible, y NO me la invento de la nada; todos sabemos lo que era estimado blasfemo en esa época y circunstancia. Mientras estuvieron cerca los romanos, los judíos rigoristas tuvieron que aguantarse; a los romanos no les importaba. Pero cuando hubo un vacío de poder romano... los rigoristas se aprovecharon. No eran los romanos quienes perseguían a muerte a los judeocristianos; eran los judíos rigoristas. Y creo que Vd. lo sabe perfectamente, pero lo oculta.

  • Comentario por Manuel 19.04.17 | 21:03

    Antolín, corrijo lo dicho:
    Menahem era bisnieto de Ezequías (e hijo de Judas el galileo) y bisabuelo de Jonathan-ben-Menahem, intendente general de Simeón-ben-Koseba, el jefe de la última revolución en el año 132, bajo Adriano. Esto es, no directamente de Bar Koseba, sino de su general.
    Con todo, una larga dinastía candidata al trono hasta el final.

  • Comentario por Manuel 19.04.17 | 21:00

    Galetel: no hay, pues, explicación aceptable. La suya no lo es. ¿Motivos? 1) Se la inventa a partir de nada. 2) Sabemos que Santiago fue durante 25 a 30 años después de la muerte de Jesús un judío ejemplar que no tuvo problemas relacionados con su judaísmo (también podríamos decir lo mismo de Julio César con su servicio al pueblo o de Sócrates con su honestidad filosófica y moral, a pesar de lo cual fueron acusados y ejecutados, el 2 formalmente y por un tribunal serio de 501 miembros). 3) Siguió siendo judío toda su vida. Tenía acceso al Sancta Sanctorum del templo, cosa permitida a pocos judíos muy fieles. Era nazoreo. Un probable candidato al sumo sacerdocio. Sus seguidores siguieron defendiendo su memoria (y la de Juan el Bautista), al tiempo que consideraban a Pablo un blasfemo y traidor digno de muerte.
    Repito lo dicho para Julio César y sobre todo para Sócrates. Aunque no le parezcan a Vd explicaciones aceptables.

  • Comentario por galetel 19.04.17 | 20:34

    [Manuel:] "no se sabe cuál fue el pretexto para matar a Santiago".

    Aunque Vd. lo repita cientos de veces, eso no es explicación aceptable. No le pregunto por lo que "se sabe" sino por lo "más plausible". Y lo más plausible es lo que he indicado, sin duda. El Sanedrín tenía que atenerse a la Ley, al menos en apariencia, aunque hubiera otros motivos ocultos. El "pretexto" es lo importante para nosotros, pues muestra que Santiago (Jacobo) creía -hasta la muerte- que su propio hermano era el Mesías daniélico; y lo mismo los demás judeocristianos que fueron lapidados con él. Esto es lo importante, no lo que usted alegue, sobre lo que no me pronuncio.

  • Comentario por Manuel 19.04.17 | 19:59

    Galetel:
    Ya le he dicho varias veces que no se sabe cuál fue el pretexto para matar a Santiago. Que los saduceos en general eran enemigos suyos, parece claro. Que Ananías en particular lo era, se deduce de la propia frase de Josefo, de la que no se deduce nada más. Los jueces del sanedrín eran por entonces mayoritariamente saduceos y pudieron decidir por mayoría -aprovechando un vacío de poder, según Josefo- la condena de Santiago. En su tiempo, hubo suficientes senadores que consideraron justificado y hasta necesario por el bien de la nación el apuñalamiento de Julio César. Más difícil es explicar cómo una mayoría del jurado (360) decidió la muerte de Sócrates; y no vaya a creer que el resto abogaba por su libre absolución: los otros 141 defendían el pago de una cuantiosa multa de 3.000 dracmas (Sócrates había alegado no poder afrontar una multa superior a las 100).
    Cuando no se tienen explicaciones, más allá de animadversiones, envidias y luchas de poder, pues no se tiene...

  • Comentario por galetel 19.04.17 | 19:20

    Totalmente de acuerdo con Vd., Antolín.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 19.04.17 | 19:12

    Galetel,un auténtico patrón de recurrencia que en este caso SÍ aparece patentemente en los Evangelios,en Hechos,y que el mismo Pablo reconoce en testimonio en primera persona cuando habla de haber perseguido a los cristianos,es la hostilidad de la autoridad religiosa judía hacia Jesús,como asimismo elemento central del discurso cristiano lo constituye,con todas las importantísimas consecuencias teológicas que ello conlleva, el rechazo por su Pueblo, y Pueblo de Dios,del por Dios Ungido.

    Para entender cabalmente los textos neotestamentarios éste representa un factor clave a la hora de su comprensión.Factor clave que Bermejo-Piñero dejan de lado prácticamente por completo(recordar la calificación de,literalmente;"cuento chino" en cuanto a la intervención decisiva del Templo en la condena de Jesús por parte de Bermejo) o sólo lo consideran de manera y en plano muy secundarios. A cosas como ésta me refiero cuando hablo de no captar el sentido real de los textos.

  • Comentario por galetel 19.04.17 | 18:51

    A mi me parece que hay interés en OCULTAR que, de acuerdo al dato de Josefo, lo más plausible es que Jacobo, con otros judeocristianos de Jerusalén, fueron condenados legalmente a la pena de lapidación estipulada por la Ley para castigar la (supuesta) blasfemia de proclamar públicamente que Jesús, el hermano de Jacobo que había sido crucificado hace tiempo a instigación de los sumos sacerdotes, era el Mesías daniélico que vendría como Señor a instaurar el culmen del reino de Dios.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 19.04.17 | 18:46

    Manuel,de sobra sé que en estos veinte siglos,atención,me refiero a estos dos mil años de historia desde el principio de nuestra era,no me limito al siglo I, han surgido variados pretendientes mesiánicos,si cito a estos dos es porque,ya lo digo en el comentario,son los que vehiculan y representan los dos movimientos mesiánicos de mayor repercusión y transcendencia en la historia judía..
    En cuanto a lo demás, me remito a lo expresado en mis comentarios anteriores,Si he traído a colación a bar Kochbá es para poner de relieve cómo el fracaso no generaba precisamente un proceso de mitificación del personaje,en el mejor de los casos,la memoria de un intento fracasado cuya antorcha recogerían sus descendientes que habrían de reintentarlo nuevamente,pero jamás de los jamases lo que de hecho fracasó vendría a transformarse en mitificado triunfo.

    Por cierto,no tenía noticia de que barKochbá descendiera de Menahem,cíteme,por favor,la fuente donde ésto se asevera.

  • Comentario por galetel 19.04.17 | 18:25

    Si no le importa, Manuel, ¿podría decirme si había algún delito que podrían haber cometido esos judeocristianos, que estuviera penado con lapidación por la Ley, por el que pudieron ser condenados legalmente, aunque hubiese otros motivos ocultos? ¿Qué delito sería ese? ¿Podría ser el de proclamar que Jesús, el hermano de Jacobo, era el Mesías que vendría a traer la Salvación, según la profecía de Daniel?

  • Comentario por galete 19.04.17 | 18:12

    [Manuel:] “Por supuesto que no, Galetel…. Jacobo fue ejecutado aprovechando un vacío de poder por un enemigo suyo… fue asesinado por una facción enemiga, pro-saducea, afín al sumo sacerdocio vendido pro-romano y pro-herodiano.”

    ¡Ah! ¿O sea que Josefo se equivoca cuando escribe que Ananías: “convocó a los jueces del Sanedrín y condujo ante ellos a uno llamado Santiago, hermano de Jesús el llamado Mesías y a algunos otros”?, o es que todo ese sanedrín estaba vendido a favor de los intereses del Sumo Sacerdote, y dispuesto a lapidar, no solo a Jacobo, sino además a esos otros judeocristianos inocentes con él? ¿Y por qué Josefo no cuenta que se defendieron ante el tribunal?
    ¿No será más bien que Vd. hace demasiado caso a su manual y poco a lo que dice Josefo, por algún interés suyo particular?

  • Comentario por Manuel 19.04.17 | 17:25

    Por supuesto que no, Galetel.
    Por cierto que lo de Sócrates tampoco
    Es más, relea lo dicho (por 5ª vez creo): Jacobo fue ejecutado aprovechando un vacío de poder por un enemigo suyo. Si tiene la bondad... "fue asesinado por una facción enemiga, pro-saducea, afín al sumo sacerdocio vendido pro-romano y pro-herodiano." Y su asesino Ananías fue ejecutado -es de suponer que en veganza del asesinato de Jacobo, y por los amigos o seguidores de éste- en una acción que se considera dio comienzo a la Guerra romano-judía.
    En cuanto a sus suposiciones sobre que toda la familia de Jesús cambió su enfoque previo (de considerar una locura la carrera mesiánica de su hijo) está por ver. Sobre todo después de que aquélla acabara del peor modo que pudiera temerse. Otra cosa es que un hermano suyo y algunos otros pudieran esperar -huelga decir que en vano- su retorno (huelga decir que por aquellos tiempos y no con 2000 o 3000 años de retraso).
    Pablo es de otra facción (hereje, par...

  • Comentario por galetel 19.04.17 | 13:51

    [Manuel:] "algunos judíos nacionalista-religiosos esperaran -en Jerusalén- el triunfo póstumo de algún mesías fallido, por ej. Jesús. Tal pudo ser el caso de Santiago el Justo y otros seguidores poco helenizados".

    ¿Y eso era un delito penado con lapidación por la Ley judía, a juicio del Sanedrín?

  • Comentario por Manuel 19.04.17 | 13:14

    y la Judea rural.

    Huelga decir que Jesús defraudó en mucha menor medida que bar Kocheba las esperanzas de los judíos (si esa era su preocupación ante un hecho poco explicable), porque el 2º fue famoso, tuvo éxito, es conocido, citado por todos los historiadores, etc. El 1º es desconocido, apenas citado, etc. Seguramente casi todos sus seguidores terminaron defraudados y volvieron a galilea para participar más tarde -o no- en otros movimientos nacionalistas de corte mesiánico. Puede que muchos de ellos participaran en la 1ª Guerra romano-judía, aquella que comenzara tras el asesinato del asesino de Santiago el Justo por una facción enemiga, pro-saducea, afín al sumo sacerdocio vendido pro-romano y pro-herodiano.
    Y es también bastante probable -según lo visto- que algunos judíos nacionalista-religiosos esperaran -en Jerusalén- el triunfo póstumo de algún mesías fallido, por ej. Jesús. Tal pudo ser el caso de Santiago el Justo y otros seguidores poco helenizados

  • Comentario por Manuel 19.04.17 | 13:05

    Antolín. Su lista de mesías se queda bastante corta. Hubo una docena a lo largo de un siglo y medio en cuyo centro nació Jesús. Hubo más de 100 en tres religiones diferentes entre los siglos I AEC y XX EC. Su ejempo del siglo XVII es sólo uno más.
    La 1ª Guerra fue encabezada por varios candidatos a Mesías, entre ellos Menajen. Hijo de Judas el Galileo y abuelo de Bar Kocheba.
    Entre los años 40 a.C. y 73 d.C., Josefo menciona unos 8 mesías militares judíos (sin incluir a Jesús)
    Judas el Galileo, Simón de Perea, Atrongeo, Teudas, un “canalla” ejecutado por Félix, un “falso profeta” egipcio judío, Menahem...
    Después de la muerte de Jesús, hay 2 grupos mesiánicos activos:
    El de Menájem, el hijo de Judas el galileo que fundara la cuarta filosofía. Es el líder del grupo de los sicarios más activos en los año 50, cuando caen sus hermanos Simón y Santiago.
    El de Simón bar Giora, el jefe supremo en Jerusalén que dispone de todo un ejército que controla Idumea...

  • Comentario por Y 19.04.17 | 13:03

    "Jesús" es un profeta apocalíptico de los años 40-66 que está muy cabreado porque han matado a un rabí de galilea llamado "Jesús"

    Nuevo intento de explicarlo: la palabra "Jesús" designa dos cosas: (1) un rabí de galilea que fue crucificado por el Imperio a instancia del Templo con el visto bueno del Palacio y (2) un personaje literario (como Don Quijote de la Mancha) en concreto es un personaje de la literatura Apocalíptica de "la escuela/corriente de los nazarenos" que nace tras la muerte de ese rabí galileo, una tumba vacia, y las Legiones de Calígula Desembarcando en el Puerto de Ptolemaida, y todo junto crea una segunda versión del Libro de Daniel, segunda versión del Libro de Daniel que es "el (primitivo) evangelio" (Marcos): -"arrepentios", panda de cabrones, "vereis venir" al Masiá de los cielos que os va a cortar el cuello jefes saduceos (Marcos 12,9) y las legiones romanas se despeñarán como manadas de cerdos (Marcos 5)

  • Comentario por galetel 19.04.17 | 11:04

    Para reconciliar al individuo: ama y haz lo que quieras.
    Para reconciliar al mundo, hizo falta algo más, además.

  • Comentario por Golem 19.04.17 | 10:42

    Totalmente de acuerdo, Merche. Yo también aprendo de todos.Así debe ser siempre en la vida. Independientemente de la formación de cada cual, el espíritu de la curiosidad es el que impulsa el progreso no solo material sino también espiritual, que es, a mi modesto parecer, el más importante para la Humanidad y el que Jesús nos quiso transmitir.

  • Comentario por Merche 19.04.17 | 10:35

    Que yo no tengo la verdad absoluta, solo intento razonar. De todos los comentarios aprendo.

Solo se muestran los últimos 40 comentarios

Viernes, 26 de mayo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Mayo 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031