El blog de Antonio Piñero

Sobre la no credibilidad absoluta de los Evangelios. Jesús y la resistencia antirromana (LIX)

17.03.17 | 11:52. Archivado en Jesús histórico,

Foto: David Friedrich Strauss, con su obra Das Leben Jesu kritish bearbeitet (“La vida de Jesús reelaborada críticamente”, C. F. Osiander, Tubinga 1835) fue el primero en presentar la vida de Jesús desde un punto de vista crítico.

Escribe Antonio Piñero

Seguimos respondiendo a la objeción del método, “caduco” según algunos, sobre todo porque –se afirma– elegimos unos textos y desechamos otros porque no convienen a nuestro propósito previo. Y la respuesta sencilla es: no teníamos muy al principio –ni Bermejo ni yo– la menor idea de que Jesús había sido un sedicioso desde el punto de vista del Imperio. Sino que al leer bibliografía clásica sobre Jesús, sobre todo sobre la parte final de su vida, nos encontramos con esa tesis y seguimos investigando por esa senda. No había, por tanto, ningún pre-juicio, sino curiosidad intelectual y ponderación de argumentos e interpretaciones sobre los textos.

Lo que hay que defender ante todo es por qué se rechazan algunos textos como secundarios, como reflejantes de la teología de los evangelistas y no del pensamiento del Jesús histórico, a la vez que se admiten otros. Y aquí la respuesta es: porque del análisis de los evangelios mismos (y es una gran fortuna que tengamos cuatro y no uno solo) podemos deducir que no podemos leer los Evangelios sin crítica; que cada uno de ellos tiene una idea de Jesús que trata de demostrar y que en conjunto se contradicen a veces entre sí, por lo que hay que escoger lo que es más verosímil, siempre teniendo en cuenta lo que conocemos del Israel del siglo I, es decir, del ambiente de Jesús. Por ello afirmamos que tal como están “No podemos sin más fiarnos de los Evangelios”.

Que nadie diga que los que nos consideramos investigadores independientes tenemos a priori algo contra los evangelios mismos porque son un venero de piedad. No es así; Nada hay contra los evangelios canónicos en sí. Hemos luchado constantemente por desvelar la frágil posición intelectual de quienes se fían más de datos de los Evangelios apócrifos, o bien de especulaciones acerca de noticias inverosímiles acerca de Jesús, cómo que no murió, que vivió oculto en Egipto donde aprendió magia, que viajó a la India y que murió allí, o bien que, con su mujer, María Magdalena, escapó vivo de la cruz y se fue a Francia donde su descendencia fundó la dinastía carolingia. Hemos batallado sin cesar para defender que todo eso son mitos sin valor científico alguno.

Pero a la vez tenemos en cuenta algunas observaciones imprescindibles acerca del valor histórico de los textos que aceptamos como base, los evangelios canónicos. Así Fernando Bermejo ha observado en diversas ocasiones que:
A. Los Evangelios son obras histórico-encomiásticas (una “biografía de época helenístico-romana”) destinadas a ensalzar a un personaje. Eso lleva a que cada evangelio adopte su tono laudatorio de Jesús. Basta con ver cómo Mateo y Lucas, que toman como fuente a Marcos, la modifican, a veces sin piedad alguna, para destacar un aspecto de la figura de Jesús.

B. Aceptar sin más todo el contenido de los evangelios llevaría al investigador del siglo XXI a admitir un contenido claramente mítico, en especial si se lee el Cuarto Evangelio. Pongo un ejemplo: la resurrección de Lázaro en Jn 11. La exégesis de la Iglesia desde la época primitiva hasta hoy afirma que el autor del Cuarto Evangelio transmite una historia auténtica, algo que aconteció realmente. La crítica racional piensa que esta exégesis es insostenible. Esa resurrección no ocurrió realmente nunca ni es comprobable por la historia. La crítica racional, al comprender la lógica interna de la formación de esa historia evangélica, llega a la conclusión de que la “historia” de la “resurrección” –plasmada por el autor del Cuarto Evangelio– significa sólo que la presencia de Jesús hace que el alma viva realmente una vida espiritual verdadera.

Alguien me podrá decir: “Hoy casi toda la crítica acepta que el Cuarto Evangelio es un texto místico y alegórico y que no vale para reconstruir al Jesús de la historia”. Sí, pero –replico– es un evangelio canónico, en el que, además, hay algunos datos históricos importantes (por ejemplo, hubo un tiempo, antes de formar plenamente Jesús su grupo en el que Jesús y Juan Bautista compitieron predicando y bautizando a la vez; o bien la fecha de la muerte de Jesús no en el día en el que por la tarde comenzaba la Pascua, sino en la víspera, etc.). Y si se admite que se puede seleccionar unos datos y rechazar otros por inverosímiles en el Cuarto Evangelio, ¿por qué –empleando la misma crítica– no voy a poder hacerlo en los otros tres, sobre todo teniendo la consciencia de que Mateo y Lucas cambian a Marcos para elevar e idealizar claramente a Jesús? ¿Dónde poner los límites a la crítica, una vez que se acepta su validez en uno de los textos canónicos, el Cuarto Evangelio? ¿No sería posible que tras el freno a al crítica latiera la idea de la inerrancia básica de la Escritura considerada como sagrada durante siglos?

Argumenta F. Bermejo: ¿Por qué se va a aceptar como histórico que a la muerte de Jesús se rasgó el velo del Templo y que resucitaron muchos cuerpos (Mt 27,51-54; Lc 23,45)?; ¿Por qué se va a admitir como histórico que Satanás entró en Judas Iscariote (Lc 22,3; Jn 13,27)?; y ¿qué decir de la escena del ángel que conforta a Jesús (Lc 22,43)?, o ¿de la curación milagrosa de una oreja cortada (Lc 22,51)?. Y ¿cómo admitir el que los miembros de la partida que a va a prender a Jesús caigan al suelo ante la mera presencia de este, que responde a su requisitoria (Jn 18,6: “Cuando les dijo: «Yo soy», retrocedieron y cayeron en tierra”)?.

Que nadie diga que el rechazo de este tipo de material depende de criterios a priori de tipo positivista o naturalista. No es así. Depende de fundados razonamientos. Además sabemos por la historia de la religiones que el esquema de un comportamiento laudatorio y ensalzatorio de la figura de Jesús por parte de los escritores evangélicos se repite en montones de biografías se hombres ilustres de la antigüedad, por lo que se debe estar alerta. Es un fenómeno claro, y por ello la crítica acepta unas cosas y otras no.

Otro caso: ¿cómo van a aceptarse todo lo que se cuenta en los Evangelios de la Infancia acerca de la concepción, nacimiento y juventud de Jesús, cunado luego su propia madre nada sabe de ello durante la vida pública de su hijo, y se demuestra su incomprensión acerca del comportamiento de Jesús con una actitud crítica que llega a denominarlo casi como un loco (Mc 3,20)? Por tanto, no se pueden minimizar los problemas históricos de los Evangelios canónicos; no es posible y otorgar una carta casi blanca de credibilidad a los Evangelios.

Otro argumento: los estudiosos del Nuevo Testamento admiten hoy como evidente que la fe de los autores de los Evangelios fundió en sus obras nociones del culto “postpascual” a Jesús (es decir, después de que se creía firmemente que éste había resucitado) con la memoria histórica de la vida de éste. G. Theissen apunta (en su obra El Jesús histórico 1999, Sígueme, Salamanca, 120) entre otros los siguientes ejemplos:

· El episodio de la pesca milagrosa aparece en Jn 21,1-14… como un relato pascual, y en Lc 5,1ss como un relato de vocación (de los discípulos en vida de Jesús).

· En una aparición pascual de Jesús los discípulos temen estar “viendo un fantasma” (Lc 24,36-43). Mc ofrece el mismo tema cuando narra el milagro de Jesús caminando por el lago, episodio que en sus orígenes fue quizás una aparición de pascua (Mc 6,45-52).

· Hch 13,33 cita Sal 2,7 (“Mi hijo eres tú, yo te he engendrado hoy”) como prueba (por parte de un texto del Antiguo Testamento) de la resurrección de Jesús. En Mt 11,27 el Jesús terreno se presenta ya como el Hijo de Dios a quien el Padre ha entregado todo.

· Según Jn 20,23 la facultad para perdonar los pecados es otorgada a los discípulos por Jesús resucitado; según Mt 18,18 por el Jesús terreno.

· El envío de los discípulos es obra del Resucitado, según Jn 20,21, pero una sentencia de contenido similar aparece en Mt 10,40; Mc 9,37 y Lc 10,16 en boca del Jesús terreno.

Y finalmente, por hoy: el relato de la pasión de Jesús aparece salpicado continuamente por citas del Antiguo Testamento. Este hecho obliga a sospechar razonablemente que algunos aconteci¬mientos de la pasión más que acontecimientos reales puedan ser remodelaciones o incluso construcciones por parte de los evangelistas de sucesos que quizá ocurrieron, pero probablemente de otro modo. La remodelación se hizo para acomodar los hechos a las profecías disponibles: se interpreta cristológicamente los últimos momentos de Jesús por medio de las Escrituras. Es una hipótesis aceptable hoy que el texto de la Pasión es más bien un relato litúrgico, quizás una “liturgia cristológica” surgida en la comunidad de Jerusalén, la más cercana a los hechos, que comprime dramáticamente en pocos días lo que en realidad sucedió durante meses (probablemente de septiembre a abril).

Seguiremos argumentando.

Saludos cordiales de Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
www.ciudadanojesus.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por acs 23.03.17 | 22:43

    Estupendo, ahora Kira nos confiesa su extraña dieta vegetariana a base de chuletones y nos explica que la ranciedad suya procede de los vegetales de su huerto.
    Está bien que hable de lo que ella entiende en vez de dedicarse a dogmatizar sobre lo que creen o dejan de creer las personas que no comparten sus rancias creencias.

  • Comentario por Kira 23.03.17 | 19:36

    acs:"Yo soy vegetariana pero como chuletones ,pq hoy día comer vegetales es de vegetarianos rancios y ya no se lleva".

  • Comentario por acs 23.03.17 | 18:04

    PS
    Respire, pero no transpire.

  • Comentario por acs 23.03.17 | 18:03

    Larguita de cortedad, vd, q al parecer ni se da cuenta de que está dejando clarito en cada comentario lo que para vd significa el catolicismo y la iglesia -"la que tenemos", dice en un rapto de "iluminación"- yo especifico que eso será para ustedes los ultrarrancios, esos extremos que siempre se tocan y que no representan a la Iglesia en absoluto, por mucho que se empeñen vds.
    Sigue dejando sus ideas rancias y negándolo al mismo tiempo y eso q le importa un bledo -pues por mí no se moleste.

  • Comentario por Kira 23.03.17 | 17:17

    Cortita usted, no he hablado en ningún momento sobre lo que para mí significa ser o no católico ni me importa si Galetel o algún otro lo es o no más allá de lo que Galetel declara sobre él mismo . Sobre los grados de catolicismo rancio, semi rancio, ultras y demás sólo se han pronunciado usted y Galetel, no yo.
    ¿Mi idea de lo que es ser católico?,búsquela ,no la encontrará.Y si lee correctamente mis comentarios (sé que su mala baba se lo pone difícil, pero inténtelo) verá que hablo de censura por parte de la Iglesia (la que tenemos, no la que usted supone de forma iluminada) sobre todo aquel que se aparte de las dogmáticas lindes. De no ser así, no veo de qué forma Galetel, como católico, debería hacer autocritica.
    Ea, respire profundo.

  • Comentario por acs 23.03.17 | 15:37

    Y se lo vuelvo a explicar más claro: su idea de lo que es ser católico no tiene nada que ver ni con Galetel ni con Mello, y además lo que piense vd sobre el catolicismo o los católicos concretos, me importa un bledo, lo mismo que a vd, que también afirma q le importa un bledo -ya somos dos.
    Así q no veo el objeto de esta conversación.

  • Comentario por acs 23.03.17 | 15:14

    Es vd cortita, naturalmente que un cristiano-católico puede autodeclararse cristiano católico si le da la gana. Para algo habla de sí mismo y de sus ideas.
    Vd misma se puede declarar lo q más le guste y hablar de ello.
    Lo que no tiene ningún sentido es que sin ser católica hable del catolicismo el no catolicismo de los demás. Y menos aún si según dice le importa un bledo -no se sienta obligada a meterse en lo q no le importa. Opine sobre lo suyo -sea lo q sea- y deje de opinar, sin ton ni son y equivocadamente, sobre lo q supone q creen o q deben creer los demás.

  • Comentario por Kira 23.03.17 | 14:37

    Comentario por galetel 21.03.17 | 07:30
    "Los cristianos-católicos hemos llegado a comprender ..."
    ¿Nosotros declaramos la catolicidad?.Pues va a ser que no. Si el tema no es ese, dígaselo a Galetel que persiste en declararlo aún a costa de un imaginario "escarnio "inexistente.
    Copie, copie.

  • Comentario por acs 23.03.17 | 12:33

    PSS
    Lo más gracioso de todo es que parece que su mensaje permanente es declarar la catolicidad o no catolicidad de personas e ideas -y eso q les importa un bledo.
    Pues bien, el tema no es ese.
    Y descuiden q como seguirán su costumbre de mentir respecto a lo q se ha dicho, copio los comentarios para volver a ponerlos como ya he tenido que hacer en alguna ocasión demostrando que mentían respecto a lo que me atribuían.
    Tranqui troncos.

  • Comentario por acs 23.03.17 | 12:24

    PS
    Me alegro mucho de que le importe un bledo lo que sea Mello, de paso le debería importar un bledo también si otros son católicos o dejan de serlo. Lo absurdo es que conteste inadecuadamente con un texto de uno a lo que dice el otro, mostrando no haber entendido para nada ni lo que dice Mello ni lo que dice Galetel.
    Y al otro, yo no he destapado nada, he avisado de lo que ocurre aquí en cuanto uno se descuida: la permanente tergiversación de vds a la menor de cambio.
    Resumiendo.
    Los comentarios sobre historia de Galetel son rigurosos y exactos -nada q ver con las tergiversaciones q hacen vds.
    Los comentarios sobre teología también son exactos, la única pega es que aquí es dar margaritas a los cerdos, pues vds malentienden las cosas como les place.
    No son capaces de comprender q cuando alguien nombra la Asunción, por ejemplo, no está diciendo nada de lo q vds asocian erróneamente con un "dogma" -desde Galetel a Mello pasando por Jüng.

  • Comentario por acs 23.03.17 | 11:50

    Y usted y Elías piensan con el sic. No se preocupen que nadie les discute el liderazgo de torpes de entendederas contradictorios repartidores de estopa vía boomerang.

  • Comentario por Kira 23.03.17 | 11:29

    La Sra. acs repartiendo estopa a diestro y siniestro, nada nuevo.Personalmente me importa un bledo si de Mello es católico, budista o pastafari.Es acs la que muestra interés en dejar claro que era católico y ella sabrá pq, yo me limito a responderle que será todo lo católico que ella desee, pero que sus escritos, según la IGLESIA, son incompatibles con la fe católica.
    Sobre los dogmas trasnochados de la Iglesia y su mal uso habló Galetel, yo me limité a responder sobre el tema y acs a reprocharle, advertirle y ahora a traducirle...vaya, en su tónica, (eso no le impide achacar a los demás la falta de entendederas de la que ella hace gala).
    La idiosincrasia es como el culo, cada uno tiene el suyo, es lo que hay.

  • Comentario por Elías 23.03.17 | 10:33

    El rigor del análisis del sr. galetel es cuanto menos discutible , y sigo pensando que esto es secundario al plan apologético y de conversión de las" facciones hostiles "a sus conclusiones teológicas.
    Se enmaraña Vd. misma una vez más sra acs , tanto más cuanto Vd ha destapado hace unos comentarios el juego de galetel (que podrá ser un estudioso y sabio , y cuando hace reflexiones descontaminadas de prejuicios , se le reconocen, pero denominarle "normal y de mentalidad abierta , ....creo que está en las antípodas de eso).
    Las preocupaciones de los dogmas y su autocrítica de la Iglesia Católica , son las de galetel ,que nos habla de su "desultraradicalización" via " sublimación" (por registros de tradiciones populares incluidas) y que es otra de sus píldoras teológicas que nos quiere hacer tragar.
    Hace tiempo que sospechamos que lidera Vd. ese grupo que menciona de los torpes de entendederas y aficionados a la tergiversación (su idiosincrasia).

  • Comentario por acs 23.03.17 | 00:07

    La mentalidad que tienen kira y cía sobre lo que es un dogma la proyectan sin tener por qué sobre Galetel.
    Como los extremos siguen tocándose todo lo que le importa a kira y cía es si una idea es un dogma o lo deja de ser -irrefutable, dice. ¿A quién le importa si alguien considera que un dogma es irrefutable o deja de serlo? Las personas normales de mentalidad abierta, como Galetel por ejemplo, examinan las ideas en sí mismas y las comprenden en profundidad -y si le da la gana acepta la idea y si no le da la gana la rechaza. Como le encuentra una razón de ser y lo explica en términos actuales no tiene por qué rechazar una idea por ser un dogma -en esto de los dogmas, como en el caso de Mello, opinamos sobre las ideas por nosotros mismos, sin importarnos poco ni mucho las definiciones de otros.
    No me explico la preocupación de Kira y cía sobre los dogmas de la iglesia católica y la supuesta heterodoxia -según los rancios- de Mello o de Galetel.
    Su idiosincrasia.

  • Comentario por acs 22.03.17 | 23:48

    Los comentarios de Galetel son absolutamente rigurosos diferenciando perfectamente entre hipótesis probables y diferentes posibilidades sobre las que se puede especular. Su único error es creer que está entre personas normales y no contar con los torpes de entendederas aficionados a la tergiversación siempre buscando tres pies al gato.
    En cuanto a la idiosincrasia de Kira es tan clara como su falta de endenderas. Ahora resulta que le importa mucho que perico el de los palotes llame a Toni de Mello lo que le dé la gana. Católico es y no relativista ni gnóstico ni panteísta. Lo mismo digo respecto a la opinión que pudieran tener de sus libros determinadas personas. En las librerías de libros católicos de salesianos y del obispado compré yo desde su primer libro hasta el último sin ningún problema ni ninguna pega. Otra cosa es q como los extremos se tocan a Kira le dé por excomulgar católicos -lo suyo es lo más rancio de infocatólica.
    Y Galetel es + actual q Mello.

  • Comentario por Kira 22.03.17 | 22:20

    Yo no dudo que a Galetel le interese la historia de los primeros cristianos, de hecho lo demuestra constantemente. Lo del rigor se aceptaría de modo absoluto si su interpretación de los hechos no estuviera salpicada de confesiones de María a sus amigas respecto a su estado de gravidez, del convencimiento de que las palomas del Templo volvieron a sus jaulas sin mayor trastorno ,de su seguridad sobre la conversión de Santiago por vía divina directa...
    Respecto a las tergiversaciones sobre la teología personal de Galetel, no existen a mi modo de ver. El relato de Anthony de Mello ,autor católico (definido por católicos de todo, excepto de católico :relativista, gnóstico,panteísta,egocéntrico),cuyos escritos fueron censurados por la jerarquía católica por ser contrarios a la doctrina de la fe ,son precisamente una autocritica sobre lo que Galetel denomina sublimaciones teológicas y acabaron siendo dogmas de fe irrefutables.
    Y menos drama sobre drama, que aquí no hay escarnio a...

  • Comentario por acs 22.03.17 | 20:31

    Pues no, Elías. No estoy de acuerdo con su análisis. A Galetel la historia de los primeros cristianos no sólo le interesa sino que sabe analizarla con rigor. Y no pretende convencerles a ustedes de nada . Su error es creer que aquí puede entenderse su teología que no va dirigida a ustedes sino a una cierta teología desfasada que confunde las ideas con la forma de exponerlas. Yo lo que pienso es que aquí solo sirve para que quienes no lo entienden tergiversen lo que dice y no presten atención a sus bien fundamentados comentarios sobre historia.

  • Comentario por Elías 22.03.17 | 10:08

    Como a Pablo la figura del Jesús histórico no le interesa especialmente al sr. galetel la historia de los primeros cristianos le trae el pairo. A él sólo le interesa convencernos, a los " malos y recalcitrantes" de sus píldoras teológicas , como queda claro en su afirmación: "para que a la larga nos crean el (su) Evangelio."
    Y Vd sra acs que ha sido testigo durante años de esto , que venga a enterarse ahora ,, en fin.(y por una disputa absurda).Hasta ahora era Vd la primera en defenderlo y sin venir a cuento ,como ahora vemos.
    A otros nos parecen en cambio hostiles las afirmaciones apocalípticas y gratuitas(por no calificarlas de payasadas , como el hace tb a menudo) del sr galetel pero no tratamos de convencerle de nada y menos de que crea o no en el Evangelio.
    Se puede discrepar sobre Mt,Hf, Acuerdo gálatas ,Santiago ,pero querer hacernos comulgar con sus conclusiones teológicas (actuales , no las de los 1ºs cristianos) sobre ello, está demás en el debate .

  • Comentario por acs 22.03.17 | 01:06

    Como que yo quizás me he referido a la autocrítica, galetel.... Obviamente me he referido a tu lanzamiento de píldoras comprimidas teológicas que no vienen al caso. Estamos estudiando los aspectos históricos del evangelio y sobre todo discutiendo una versión falsa que pretende ignorar las enseñanzas de Jesús y reducirlo a un celota. Lo que pienses personalmente tú sobre teología no viene al caso. Una cosa es que propongas cuando corresponda unas ciertas interpretaciones teológicas de lo que sea y otra que eso tenga algo que ver con el estudio histórico de nada. Aquí tendremos que estudiar la teología de los primeros cristianos, pero proyectar tus propias ideas sobre ellos no es la mejor solución.
    Pero es obvio que el ataque es a tu teología, no por ser crítica, sino por ser teología en vez de historia. Y no pienses que quien no esté de acuerdo contigo es porque no es crítico -a lo mejor es porque te critica también a ti.
    Buenas noches

  • Comentario por galetel 21.03.17 | 23:50

    No importa ser objeto de payasadas y escarnios por ser cristiano autocrítico. Los cristianos tenemos que ser autocríticos, especialmente en ambientes hostiles, para que a la larga nos crean el Evangelio. El no ser autocríticos sí que ha sido ser “abogados del diablo”. Pero actualmente sí somos autocríticos, ya no somos “abogados del diablo” que se apoyen en una valoración absoluta de los Evangelios; desde el papa Francisco “para abajo”, ya no lo somos; porque somos capaces de autocrítica.

  • Comentario por acs 21.03.17 | 20:51

    Excelente autor católico Anthony de Mello.
    Respecto al efecto de tu discurso, Galetel, juzga tú mismo si este es el lugar indicado y si crees que alguien que no comprenda de antemano lo que quieres decir va a comprender algo, pienso que te equivocas y que solo se produce un descentramiento del tema y una invitación a la tergiversación de lo que en realidad dices.
    Ya me dirás por qué alguien cree que te tiene que contestar con ese comentario de Toni de Mello. Aunque bienvenido el texto del canto del pájaro, es triste q crean q se puede aplicar a lo q tú has dicho.
    Y el otro comentario, comprendo q no te molestes en contestar, pero no comprendo q des pie a q te tergiversen de ese modo.
    Pero tú mismo.

  • Comentario por Kira 21.03.17 | 16:39

    Sublimaciones =dogmas irrefutables.
    "Cuando,cada tarde, se sentaba el guru para las prácticas del culto, siempre andaba por allí el gato del ashram distrayendo a los fieles. De manera que ordenó el guru que ataran al gato durante el culto de la tarde.
    Mucho después de haber muerto el guru, seguían atando al gato durante el referido culto. Y cuando el gato murió, llevaron otro gato al ashram para poder atarlo durante el culto vespertino.
    Siglos más tarde, los discípulos del guru escribieron doctos tratados acerca del importante papel que desempeña el gato en la realización de un culto como es debido

    Anthony de Mello (El canto del pájaro).

  • Comentario por Elías 21.03.17 | 11:48

    galetel: " sí corresponden a su interpretación teológica revelada a los evangelistas por el Espíritu Santo. Es una teología revelada más a los sencillos que a los sabios y entendidos. "
    Es por esto que preferimos el sesgo simplista ( y el admitir que no se sabe) desde el pvhistorico . al confesional confesable, porque su lógica prefiere saber que a Santiago le convenció Dios y a los lerdos evangelistas los inspiró el Espiritu Santo(o Santa que es femenina) -a pesar que Vd no se cansa de repetir que la divinidad no interfiere en asuntos terrenos,salvo lo de los susurros ,supongo.-Y a Vd . sin embargo como sabio y estudioso no le habrá sido revelado nada (esto creo que ya lo discutió Celso en su momento), a lo mejor lo de la Parusía en tiempo Inminente lo ha entendido mal. Tb habría que ver que entiende Vd por tradición popular (desde el s I...)
    Y por desgracia dentro de la Iglesia católica aún quedan facciones "ultra" muy potentes, que siguen "haciéndose oir"

  • Comentario por galetel 21.03.17 | 07:32

    se han cometido por no hacer un ejercicio continuo de coherencia entre estas cosas y los datos históricos evangélicos y pre-evangélicos. Cuando consigue la indispensable coherencia rechazando lo contradictorio, y lo manifiesta en una práctica evangélica consecuente, la Iglesia cristiana está en camino de hacerse verdaderamente católica (universal), inclusivista y pluralista como Dios quiere.

  • Comentario por galetel 21.03.17 | 07:30

    Los cristianos-católicos hemos llegado a comprender -actualmente en gran medida gracias a los análisis críticos- que hay muchas cosas en los Evangelios que, aunque no corresponden a los hechos históricos estrictos, sí corresponden a su interpretación teológica revelada a los evangelistas por el Espíritu Santo. Es una teología revelada más a los sencillos que a los sabios y entendidos.

    Por ejemplo, el papel de María, la madre de Jesús, en la Concepción y en la Pasión de su hijo. También muchas cosas referentes a las parábolas del Reino, que no fueron dichas tal cual por el Jesús prepascual, pero sí inspiradas por el Jesús pospascual resucitado. Han quedado recogidas en la tradición popular, y son sublimaciones necesarias del mensaje cristiano, que culmina, no tan solo en la Parusía a secas, sino también en la Asunción que realiza al Fin en ella la Inmaculada Concepción.

    El problema es que hay que saber diferenciarlo de los terribles abusos que se han cometido...

  • Comentario por acs 20.03.17 | 12:15

    Muy bien, pero a quien creen resucitado es a Jesús, su maestro, del cual conservan las enseñanzas, como discípulos que son. Y con mayor motivo si piensan que ha sido reivindicado, resucitado y ha aasumido la misión divina de llevar el reino de Dios que él predicaba a la plenitud.

  • Comentario por galetel 20.03.17 | 09:28

    En mi opinión, esto no ha sido “discutir por discutir” sino, muy al contrario, intercambiar opiniones sobre un tema muy importante que está en el fondo de lo planteado en el post. Ni los primeros cristianos ni nosotros, sus herederos, nos basamos en primer término en los Evangelios para tener nuestra fe; no; es al revés: esos Evangelios se escribieron para transmitir la fe que nació antes de ellos, en la Experiencia Pascual, en continuidad con lo prepascual aunque incomprendida. Debemos leer los Evangelios desde ahí, interpretándolos con concordancia total, para comprender.

  • Comentario por acs 19.03.17 | 19:06

    Aunque tengo poco tiempo, he releído y veo que se trasluce mi "irritación" por lo que me parecía una pérdida de tiempo en discutir por discutir. Mis disculpas si el tono no es el adecuado.
    Por lo demás, ya sabemos que las alegorías no tienen el mismo sello que las parábolas de Jesús -que nunca son alegóricas. Pero insisto en que nada de eso va en contra de lo que yo he dicho, sino todo lo contrario. Está clarísimo cuáles son las enseñanzas de Jesús respecto al reinado de Dios y sus valores y cómo predicaba la conversión personal para que fueran como levadura en la masa y no la toma de poder ni la imposición violenta de esos valores -algo que sería imposible.
    No tengo tiempo de hablar más de esto ni creo que conduzca a nada. Espero q esté claro q no pretendía ofender y retiro lo de la perra gorda que además de vulgar puede ser un tanto ofensivo.
    Y eso es todo.
    Despedida cordial.
    PS
    No voy a discutir nada más porque tengo mucho que hacer.

  • Comentario por acs 19.03.17 | 15:44

    PS
    Y después de leer ahora los últimos comentarios repito con más razón aún lo que he dicho anteriormente.
    Que te sea leve.

  • Comentario por acs 19.03.17 | 15:41

    Bueno, galetel, será que es una novedad que las palabras no se grabaron con magnetofón y hay variantes. ¿Y? ¿Afecta eso en alguna forma a la esencia de lo que dice respecto al reinado de Dios?
    Supongo que no creerás que ignoro estas cuestiones o que las paso por alto. Soy más crítica que tú y desde luego que Jeremías respecto a la posibilidad de considerar algo ipssisíma verba -ni falta q hace.
    Simplemente esas enseñanzas son suyas -e incluso en la mayoría de los casos las variantes serán suyas también, tienen su sello ambas, por ejemplo en la parábola de los talentos. Así que si crees importante que te den la perra gorda, tuya es.
    No suelo hacer de abogada del diablo y no lo voy a hacer ahora por mucho que me esté mordiendo la lengua. Te dejo el papel y que te cunda.

  • Comentario por galetel 19.03.17 | 15:32

    no poder participar en el “Banquete”.

    Las terribles palabras condenatorias para con los invitados que no tengan el comportamiento adecuado -que son de Mateo, no de Jesús- pretenden ser serias advertencias dirigidas a los cristianos de su comunidad, para conseguir de ellos una praxis consecuente; pero se pasan claramente y contradicen a muchas palabras auténticas de Jesús. Han causado posteriormente, a lo largo de siglos, interpretaciones nefastas, negativas, vengativas, que no tienen en cuenta el resto, el sentido global, del Evangelio.

  • Comentario por galetel 19.03.17 | 15:31

    mas pocos escogidos”, que no tenía nada que ver con este final, pues se refería a los judíos que habían sido invitados al principio y no habían hecho caso a Jesús.

    Así quedó cambiada por Mateo -el evangelista más leído- esta parábola de Jesús, para ser malinterpretada después, durante siglos, en el sentido de que Dios es un juez implacable que se propone castigar con tremenda dureza, eternamente, a los cristianos que hayan muerto en pecado. Esta interpretación es completamente falsa, como se ve. Dios no es así; Jesús nunca dijo eso.

    Conclusiones para nosotros hoy:
    Debemos creer en la Redención que culminará en un “Banquete” de vida eterna, y apreciarlo más que cualquier interés material inmediato.
    No hemos sido redimidos por nuestros méritos, sino gratuitamente, a pesar de ser indignos y pecadores. Pero debemos comportarnos similarmente, con esa misma actitud de acogida generosa e indulgente, porque si no, corremos el riesgo de no poder partici...

  • Comentario por galetel 19.03.17 | 15:29

    alegórica de aquellos judíos que habían rechazado a Jesús y lo habían matado. Y puso que “el rey, airado, envió sus tropas, dio muerte a aquellos homicidas y prendió fuego a su ciudad”; aludía seguramente a la destrucción de Jerusalén por los romanos, en castigo a la rebelión judía, en el año 70. (Estas palabras de Mateo servirían de justificación, siglos después, de los ataques de ciertos “cristianos” contra los judíos.)

    Y Mateo añadió también lo del “invitado que había ido sin traje de boda”, como alegoría de los malos cristianos que no cumplían las enseñanzas de Jesús, en la comunidad de sus lectores. Y, con intención moralizante, para disuadir a los cristianos de un comportamiento pecador parecido, puso la terrible reacción castigadora del rey (¡Dios!) para con el culpable: “Átenlo de pies y manos, y échenlo a las tinieblas de fuera; allá será el llanto y el rechinar de dientes”. Y agregó inmediatamente a continuación un refrán: “porque muchos son llamados, mas pocos e...

  • Comentario por galetel 19.03.17 | 15:28

    los publicanos, las prostitutas, los leprosos... Esta parábola les echaba en cara su actitud a los primeros y justificaba ante ellos su actitud acogedora para con los segundos.

    Pero después, unos cincuenta años después, los evangelistas ampliaron esta parábola de Jesús para adaptarla a sus circunstancias. Lucas la conserva casi igual, pero agrega que los recogidos en las calles fueron “los pobres y lisiados, y ciegos y cojos” y añade una segunda recogida, “obligando a entrar” hasta llenar la casa. (Esto se malentendería después como justificación de las conversiones forzosas, por ejemplo de los indios americanos.)

    Mateo hizo más modificaciones. Transformó “el convite de un hombre” en “la invitación de un rey al banquete de bodas de su hijo”, presentándolo como una alegoría de Dios que invita al Reino de los cielos con ocasión de celebrar el matrimonio entre el Hijo de Dios, Jesús, y la Humanidad.
    Presentó a los primeros invitados como una imagen alegóric...

  • Comentario por galetel 19.03.17 | 15:27

    a su ministerio que anunciaba la Buena Noticia de una gran fiesta, un banquete preparado para todos por Dios.
    Y Jesús se quejaba con esta parábola, apenado e indignado, de que todos a los que dirigía su invitación buscaban excusas para rechazarla. No tomaban en serio una invitación tan espléndida; no le creían.

    Porque si creyeran en el banquete maravilloso que les ofrecía, serían capaces de relativizar cualquier ocupación presente, cualquier interés efímero, para acudir felices.
    Pero la incredulidad, y el atender sólo al beneficio inmediato, les perdía. Les hacía perderse la oferta tan magnífica; no se daban cuenta de lo que se perdían; había que hacérselo entender; se trataba de aceptar la salvación eterna, nada menos.

    Los primeros invitados por Jesús habían sido los “buenos”, los cumplidores: los sacerdotes, los escribas y los fariseos. Unos tras otros habían rechazado la oferta de Jesús.
    Entonces Jesús invitaba a los “malos”: los publi...

  • Comentario por galetel 19.03.17 | 15:26

    El sirviente fue entonces donde otro convidado, y le dijo: “Mi Señor te invita.” Y este respondió: “He comprado una propiedad, y tengo que salir a verla durante todo un día. No tengo tiempo.”

    El sirviente fue donde otro y le dijo: “Mi Señor te invita.” Y este dijo: “Un amigo mío se casa, y tengo que prepararle el banquete. No podré ir a la cena. Excúsame por favor.”

    El sirviente fue donde otro y le dijo: “Mi Señor te invita.” Y este dijo: “He comprado un terreno, y tengo que ir a por su renta. No podré ir. Excúsame por favor.”

    El sirviente volvió y dijo a su Señor: “Los convidados a tu cena han pedido ser excusados.” Entonces el Señor dijo a su sirviente, “Sal a las calles y trae a cenar a cualquiera que encuentres.” »

    Estas fueron probablemente las palabras originales de Jesús, conservadas en el evangelio (apócrifo) de Tomás y, con algunas adiciones, en el evangelio de Lucas. Nada más que eso.
    Jesús se refería a su ministe...

  • Comentario por galetel 19.03.17 | 15:24

    Bueno, estimada acs, te pondré un ejemplo que he comentado otras veces, de entre los muchos que podría poner. Ahí va:

    [Parábola de los invitados a la boda]

    La parábola de Jesús está dirigida a quienes lo escuchan, todos ellos sus invitados pero con distinta disposición: unos están dispuestos a aceptar su invitación, otros no. A estos últimos (sumos sacerdotes y fariseos) les reprocha su indiferencia e incredulidad.
    Según los entendidos (me baso mucho en Joachim Jeremias, “Las parábolas de Jesús”), esa parábola tenía la forma original siguiente:

    « Jesús dijo: Un hombre preparaba un convite. Cuando tenía ya dispuesta la cena, envió a un sirviente a invitar a los convidados.

    El sirviente fue donde el primer convidado y le dijo: “Mi Señor te invita.” Y este respondió: “Unos comerciantes me deben dinero y vienen a verme esta noche. Tengo que ir a verles. Por favor, excúsame de asistir a la cena.”

    El sirviente fue enton...

  • Comentario por acs 19.03.17 | 11:40

    Normalmente está perfectamente claro cuáles son sin discusión las enseñanzas -nadie discute que las parábolas del Reino son de Jesús, por ejemplo. O las bienaventuranzas etc. Así que no te empeñes en transformar en normal lo que es excepción. Otra cosa es que se pueda extender eso a todas las palabras que se ponen en boca de Jesús en otros momentos como los relatos de la pasión. En ese caso, en vez de discutirte, por ejemplo, que lo del hijo del hombre no lo dijo Jesús, me limito a indicar que pudo decirlo y que parece cuadrar con el resto de las cosas que hizo. Pero no es de lo que se considera "enseñanzas de Jesús durante su vida pública".
    Ahí os dejo con vuestras tácticas disruptivas sin sentido -yo no le veo el más mínimo sentido, por lo menos.
    Despedida cordial.

  • Comentario por galetel 19.03.17 | 11:29

    [acs:] "Q eran catequistas y junto a las enseñanzas de Jesús encontramos sus interpretaciones ya lo supongo, pero como base las enseñanzas d Jesús."

    A menudo no está claro lo que corresponde con precisión a Jesús; para dilucidar eso se aplican los análisis críticos.

  • Comentario por acs 19.03.17 | 10:57

    Sí se conocen con bastante precisión -ni que pertenecieran vds al tandem Bermejo-piñero. Al resto de lo que dicen no tengo nada que objetar y sí subrayar su reconocimiento de que Pablo recoge una tradición previa.
    Las enseñanzas de Jesús se transmitieron oralmente con toda la precisión que tienen las transmisiones orales en las culturas de transmisión oral y se conservaron con el respeto que tiene un discípulo por su maestro aumentado por el hecho de considerar a su maestro el mesías daniélico que iba a regresar a llevar el reino de Dios a su plenitud -cuestión por la cual sus enseñanzas sobre el reinado de Dios seguían siendo esenciales. Y son esas enseñanzas las q demuestran q Jesús no era un galileo armado con 2 espadas recurrentes en contra del imperio romano -q en este caso es la cuestión de la q se trata.
    El origen del cristianismo está en la fe de sus seguidores en su resurrección. Y sus seguidores no fueron perseguidos por el imperio. Eso son datos.

Solo se muestran los últimos 40 comentarios

Lunes, 25 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Septiembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930