El blog de Antonio Piñero

Lucas y la predicación de Jesús en Nazaret. Una imagen muy discutible y al menos dudosa. Jesús y la resistencia antirromana (LVII)

13.03.17 | 08:46. Archivado en Jesús histórico,

Foto: Gonzalo Puente Ojea fue el primero, en 1974, que en España discutió los fundamentos de la interpretación tradicional de Jesús. Se basó sobre todo en la “Historia de las Formas” de R. Bultmann y seguidores. Todo el mundo criticó a R. Bultmann y su método, y todo el mundo, hasta hoy, sigue utilizándolo y citándolo.

Escribe Antonio Piñero

En nuestro discurrir sobre el método empleado al analizar un material aparentemente difícil, porque va contra intelecciones de siglos y contra una imagen arraigada de Jesús, hemos llegado a la idea de que los evangelios difieren entre sí bastante. Hemos observado hasta el momento pequeñas divergencias, pero que indican una manera diferente de entender a Jesús y a su situación. Si ahondáramos en esas pequeñas divergencias, observaríamos que los evangelios posteriores corrigen más de lo que parece a los anteriores, que reelaboran las tradiciones a su manera, en suma que ellos mismos no aceptan lo que han dicho su o sus predecesores.

Si examinamos a fondo, por ejemplo, la primera predicación de Jesús en Nazaret, Mc 6,1-6, y la comparamos con la reelaboración de Lc 4,16-30, veremos que Lucas está mezclando y reelaborando diversas tradiciones. El v. 22 (“Y todos daban testimonio de él y estaban admirados de las palabras llenas de gracia que salían de su boca”) es muy lucano, pero el v. 23 (“Él les dijo: «Seguramente me vais a decir el refrán: Médico, cúrate a ti mismo. Todo lo que hemos oído que ha sucedido en Cafarnaúm, hazlo también aquí en tu patria”) nada tiene que ver con su modelo, Marcos, pues en este nada aparece de ese proverbio; es más bien una deducción dramática de Lucas. Los vv. 25-27 (“Os digo de verdad: Muchas viudas había en Israel en los días de Elías…”) es otra “tradición” de la que ignoramos su procedencia: ¿de dónde ha salido? ¿Por qué interpreta Lucas a Jesús utilizando el modelo de Elías? Ciertamente, esta interpretación lucana no goza ya de atestiguación múltiple; por tanto ignoramos todo acerca de su historicidad.

El rechazo de Jesús es también original de Lucas (v. 28: “Levantándose, le arrojaron fuera de la ciudad, y le llevaron a una altura escarpada del monte sobre el cual estaba edificada su ciudad, para despeñarlo”). Bien examinado concluimos que es un invento de Lucas, y un invento absoluto, porque en Nazaret no hay montaña ni barranco por donde echarlo abajo.

Es claro que Lucas ha compuesto el episodio dramático de 4,16-30 como le ha parecido bien, probablemente apoyándose en la Fuente Q, también en Mc 1,14-15 y 6,1-6, pero añadiéndole gran imaginación y buenas dosis de reinterpretación. Es posible que basándose en un elemento de la Fuente Q (“Id y contad a Juan lo que habéis visto y oído: Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen, los muertos resucitan, se anuncia a los pobres la Buena Nueva” = Lc 7,23 y Mt 11,4-6) y leyendo a Isaías 61,1-2 haya rehehco el relato según sus ideas. He aquí el texto de Isaías:

“El espíritu del Señor Yahvé está sobre mí, por cuanto que me ha ungido Yahvé. A anunciar la buena nueva a los pobres me ha enviado, a vendar los corazones rotos; a pregonar a los cautivos la liberación, y a los reclusos la libertad; El espíritu del Señor Yahvé está sobre mí, por cuanto que me ha ungido Yahvé. A anunciar la buena nueva a los pobres me ha enviado, a vendar los corazones rotos; a pregonar a los cautivos la liberación, y a los reclusos la libertad; a pregonar año de gracia de Yahvé, día de venganza de nuestro Dios; para consolar a todos los que lloran”,

Obsérvese que Lucas ha eliminado de Isaías la parte negativa que podría molestar la imagen de Jesús como predicador del amor y de la gracia, omitiendo la parte de juicio y castigo (“día de venganza de nuestro Dios”), y cómo ha rehecho todo la acción con el trasfondo de que Jesús, como profeta, tiene que tener un final trágico, y además en Jerusalén, pues así está predicho en las Escrituras.

En síntesis: la aparición de Jesús en la sinagoga de su pueblo no es tanto una realidad que nosotros, los críticos, podamos imaginaros así, sino más bien un constructo lucano destinado a que se vea que todo ha ocurrido para que se cumplan las Escrituras. Es decir, estamos ante una narración de Jesús con la idea preconcebida de que es una entidad semidivina que es gobernado –y él lo acepta– por un designio también divino que procede desde siempre, desde todos los siglos. La conclusión es clara –y la hago extensiva al conjunto del Evangelio de Lucas, pues el análisis de muchísimos más pasajes solo me llevaría a confirmar mi idea– nuestro evangelista no está describiendo solo historia, sino un relato muy cargado de teología.

Y ese talante de narrador + teólogo nos lleva a la pregunta clave: ¿podemos aceptar sin más las interpretaciones de los hechos y dichos de Jesús –que sin duda podemos extraer de los evangelios– tal como lo presentan los evangelistas? ¿No hay que ver en ellos además de relato de hechos o dichos un sesgo teológico? ¿No conviene captar ese sesgo y luego, si es posible, separarlo de los dichos y hechos más o menos desnudos que tenemos que contemplar a la luz de todo lo que sabemos del Israel del siglo I?

Con otras palabras: ¿podemos fiarnos de los evangelistas al cien por cien? Me parece que se va pergeñando la respuesta. No es posible. Hay que leerlos entre líneas, compararlos entre sí, ver su trasfondo de la Escritura y las ideas que han sacado de ellas…; hay que examinarlos a fondo, y no centrarnos con una primera lectura, superficial, porque puede conducirnos a conclusiones erróneas sobre su presentación de Jesús.

En lo que seguirá quiero centrarme en dos ideas:

1. ¿Podemos fiarnos objetivamente de los Evangelios? ¿Aceptar tal cual todo lo que leemos?
2. ¿Es posible que los evangelios estén gobernados por alguna, o algunas, ideas rectoras en su reinterpretación de Jesús que proceda de alguna fuente discernible?

Y aquí propongo la vieja idea –pero estimo que imposible de rebatir– que la imagen que gobierna la reinterpretación de la vida de Jesús que ofrecen los evangelistas depende de las nociones generales que tiene sobre la imagen, figura y misión de Jesús el gran teólogo que les ha precedido y cuyo pensamiento conocen bien: Pablo de Tarso. Con otras palabras, es una sospecha casi rayana en la certeza que la imagen de un Jesús pacífico, alejado de la política y de los afanes del Israel de su tiempo, procede de la imagen paulina de Jesús que tenía que ser así necesariamente, que tenía que ofrecerse así en el ámbito religioso del Mediterráneo oriental si quería cumplir con la misión que él creía que se le había encomendado: llevar al seno de Israel, de injertarlos en Israel, por medio de la fe en su Mesías, al número mayor posible de gentiles. Pablo no podía presentar un mesías judío sin más, sino que tenía que “retocarlo” para hacerlo aceptable

Y luego tendremos que examinar si la influencia de Pablo en la teología de Marcos es verdadera o no. Y posteriormente (tras aceptar como trasfondo que Marcos es el modelo admitido por Mateo y por Lucas) si la imagen marcana de Jesús es paulina y si esta es válida para los demás evangelistas.

Trataré de dar consistencia a la idea examinando en primer lugar las pruebas irrefutables sobre la respuesta a la pregunta “¿Podemos fiarnos sin más de los Evangelios?” Si la respuesta fuere positiva, no habría más que hablar. Todo estaría resuelto y la imagen tradicional de Jesús sería la válida. Pero si la respuesta fuere negativa, ¿por qué no podemos fiarnos?

Saludos cordiales de Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
www.ciudadanojesus.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por galetel 15.03.17 | 07:39

    Por otra parte, si alguien piensa que basta con que los seguidores de Jesús pongan en práctica sus enseñanzas y sigan su ejemplo, para construir la plenitud del reino de Dios que él había predicado, está desestimando la verdadera magnitud del Mal. No es suficiente con eso. Dios tiene que vencer completamente al Mal, tanto físico como moral, y rehabilitar a todas las víctimas del pasado. Eso quiere hacerlo con nosotros, y con quienes quieran colaborar con él siguiendo las enseñanzas y el ejemplo de Jesucristo; pero no basta: Dios tiene que completarlo, consumarlo, culminarlo a partir de lo que aportemos, con su obra redentora cumplida en Jesucristo para todos los tiempos y lugares de la Historia. Con su Parusía, al fin del proceso creativo, en el fin del mundo. Si no es así, no hay salvación cristiana.

  • Comentario por galetel 15.03.17 | 00:38

    Entiéndaseme bien. Digo a 'Un poco de seriedad' y a Celestión que Piñero-Bermejo pretenden dar gato por liebre, de ese modo penoso o vergonzoso.

  • Comentario por galetel 15.03.17 | 00:33

    Así es, 'Un poco de seriedad' y Celestión: pretenden dar gato por liebre: negar el Maranatha, ignorar el Himno prepaulino de Flp, convertir el Acuerdo en Confabulación, y no saber por qué fue lapidado Santiago.
    De pena, o de vergüenza.

  • Comentario por Celestión 15.03.17 | 00:18

    ...Y es que el origen del cristianismo es inexplicable sin la irrupción de "la maravilla" en Pentecostés y en el camino a Damasco por ejemplo.
    Y eso es lo que no les entra en la cabeza a Piñero y a Bermejo. Eso es lo que desdeñan e ignoran.
    Amén del concepto del Reino de los Cielos, es decir, de los cielos, o sea, de los cielos, del Mesías celeste que regresará al fin de este mundo. Eso es lo que creían tras las experiencias postpascuales, pero los Piñero-Bermejo se empeñan en ignorarlo.

  • Comentario por galetel 15.03.17 | 00:03

    Es que ellos experimentaron que Dios había refrendado lo que Jesús había querido transmitirles pero no le habían creído: que él era el Mesías daniélico triunfante a pesar -y porque- había aceptado ser un mesías davídico derrotado. Esta experiencia fue la causa del cristianismo.

  • Comentario por Un poco de seriedad 14.03.17 | 23:45

    Efectivamente, lo que narran los evangelios básicamente es que nadie entendió a Jesucristo en vida. Y cuando lo crucificaron todos huyeron o se escondieron por miedo a correr la misma suerte. Todo seguía el camino del fracaso más absoluto y rotundo. Todo tendría que haber pasado pronto al olvido. Los discípulos de Emaús volvían tristes y defraudados, y ese debería haber sido el camino de aquel "movimiento" si se le podía llamar así; pero...algo pasó, algo muy gordo que quienes lo vivieron no lo pudieron callar a pesar de las amenazas, a pesar de la carcel y del martirio. Algo que fue el principio de una historia aunque algunos lo pretendan ignorar. Historia, por cierto, que creció y se afianzó en medio de una atroz persecución.
    ¡ Que paradoja ! El triunfo del derrotado. ¡¡ El guerrillero antiromano dueño del imperio romano !!

  • Comentario por galetel 14.03.17 | 23:42

    No es posible que alguien sensato crea de veras que un mesías davídico derrotado, muerto crucificado, sea capaz de cumplir las bienaventuranzas que había prometido.

  • Comentario por galetel 14.03.17 | 23:04

    [acs:] "sea vd cristiano o ateo o agnóstico o hindú o budista o lo que quiera, debería ser capaz de reconocer al Jesús de los evangelios con su personalidad característica que es imposible que sea invento de nadie concreto porque se ve en todas las versiones de los evangelios a pesar de sus diferentes enfoques y matices".

    De acuerdo, pero eso no sería suficiente para explicar el cristianismo. Los evangelios pretenden sobre todo mostrar que ese hombre, Jesús, era el Cristo de la fe cristiana, el Redentor del mundo. Y de ese modo no se llega a entender esto.

  • Comentario por FERNANDOP 14.03.17 | 21:00

    acs:
    Sus comentarios me parece que dan de lleno en el quid de la cuestión.

  • Comentario por acs 14.03.17 | 20:52

    Yo, como Moisés, también estoy de acuerdo con el comentario de Luis Enrique Antolín 14.03.17 | 18:19, pero antes de eso, estoy de acuerdo con los comentarios de Fernando P, que son perfectamente compatibles con los de vds, porque son la base que después vds pueden completar con reflexiones postpascuales teológicas.
    No digo que esas reflexiones no tengan una base lógica, y estoy de acuerdo con los comentarios de Galetel al respecto, lo que digo es que, previamente, lo menos q se puede hacer es reconocer al verdadero personaje, sea vd cristiano o ateo o agnóstico o hindú o budista o lo que quiera, debería ser capaz de reconocer al Jesús de los evangelios con su personalidad característica que es imposible que sea invento de nadie concreto porque se ve en todas las versiones de los evangelios a pesar de sus diferentes enfoques y matices.

  • Comentario por acs 14.03.17 | 20:41

    Antolín, no es que yo esté despreciando a Pablo ni que diga que Pablo no tiene en cuenta a Jesús, lo que digo es que salta a la vista que Jesús es Jesús y Pablo es Pablo y el Jesús de los evangelios no pudo ser en la vida un invento de Pablo -ni de nadie, pues sus enseñanzas con palabras y obras tienen un sello característico.
    Y además me parece oportuno señalar que por delante de la teología está la existencia de este personaje cuyas enseñanzas y su vida, se crea o no se crea en Dios, son dignas de tenerse en cuenta y no tiene explicación que las ignoren y se empeñen en sustituirlas x lo q supuestamente pensaría un judío medio de su tiempo q sufriera de monomanía antirromana y de ahí no saliera -una caricatura q nada tiene q ver con el personaje Jesús de los evangelios. Con toda la racionalidad y todo el positivismo del mundo aplicado a Jesús, el personaje sigue siendo el de los evangelios y entre él y sus seguidores, incluido Pablo, no hay color.

  • Comentario por galetel 14.03.17 | 19:53

    en Marcos y Mateo, otras frases en Marcos y en Juan, etc. Quien, como Piñero, quiera sostener que no hubo este conflicto entre Jesús y sus paisanos y familiares, tiene que poner en cuestión esos datos; bien para mostrar que no hubo conflicto en realidad, pues sería una invención interesada de los evangelistas, o bien para asegurar que el conflicto se debió más plausiblemente a otros motivos (¿cuáles?). Adelante, espero sus explicaciones, y que no sean un simple “no se sabe” por favor.

  • Comentario por galetel 14.03.17 | 19:51

    En efecto, me parece que Piñero tiene razón al sostener que los paisanos de Nazaret tenían “una mesianología profundamente judía… un mesías netamente judío, restringidamente judío y desde luego para nada el mesías sufriente y pacífico, el predicador universalista que se nos presenta luego”. Pero no la tiene al suponer que Jesús compartió y pretendió realizar ese mismo concepto mesiánico. Según Piñero, Jesús no habría sido como lo pintan los demás escritos del NT, pues habría tenido los rasgos que le adjudicaban sus familiares, “probablemente los que se puede reconstruir de Jesús de Nazaret, el Jesús de la historia, pero de ningún modo del Jesús del conjunto de los evangelistas, basado en la interpretación paulina, cuyo dibujo es el que expusimos al principio, un mesías ante todo manso y humilde de corazón, absolutamente alejado de la política de su tiempo”.

    Para decidir, hay que atender a los datos. Los datos son los que son: Este pasaje de Lucas, con sus paralelos en Marc...

  • Comentario por Moisés 14.03.17 | 19:45

    Muy de acuerdo LUIS ENRIQUE ANTOLÍN (18:19) en su comentario que podríamos decir que es un buen resumen de lo sustancial.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 14.03.17 | 18:19

    ....muy rica y enriquecedora,algo que otros hasta él quizá no habían acertado a conseguir.

    Entre el Jesús que vivió en las tierras de Israel y elCristo que proclama Pablo no hay incompatibilidad o contradicción alguna, así les interesa presentarlo a Piñero,Bermejo y compañía,lo que sí hay es el antes y el después de la cruz que supone la no implantación del Reino, un giro radical( no exactamente una discontinuidad contradictoria) en cuanto a las expectativas primeras,y del que los seguidores de Jesús se ven obligados a dar razón. Pablo acierta a darla muy bien.

  • Comentario por Moisés 14.03.17 | 18:09

    Estupendos comentarios todos los comentarios anteriores: claros, sencillos, razonables, lógicos... Por brevedad, sólo destacaré el de acs (13.03.17/21:51).

    Afortunadamente, para que brillen más con la comparación "intelectual", también ha escrito el "chamuscado" GIORDANO BRUNO. Gracias por evidenciar el contraste.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 14.03.17 | 18:08

    ....como referente dialéctico básico e imprescindible para su desarrollo algo tan específicamente judío como la Ley,está más que suficientemente fundamentado en razones,y muy buenas razones,para justificar con toda propiedad tal llamamiento a los gentiles, o sea,que con toda propiedad podría igualmente considerrarse que intensa dedicación a lo que tiene por su misión tiene por antecedente su entendimiento de lo que el hecho Jesús implica y no a la inversa,una elaboración "a posteriori" y "ad hoc" para retocarle convenientemente a ojos de los gentiles.

    Respecto a lo dicho por otros comentaristas,mi desacuerdo.Los Evangelios presentan el obrar y decir concretos del Jesús que vive en la tierra de Israel,un Jes´ñus del que Pablo ciertamente apenas se ocupa porque el 2quid" de su reflexión lo centra en un hecho determinante y digamos traumático para los seguidores del Nazareno como es la cruz,al que Pablo acierta a dotar de una significación plena y teológicamente...

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 14.03.17 | 17:48

    En mi comentario de ayer sólo cité a Pablo de pasada,no traté lo que la postal apunta sobre él pues consideré que estema que va a estar presente en las siguientes postales y que en su momento sería ocasión de entrar en ello.

    Unas no extensas puntualizaciones,de momento. Cundo Piñero habla de que Pablo había de "retocar" a Jesús para que fuera aceptado,no puedo dejar de esbozar una irónica sonrisa,pues que si de retoques hablamos,qué decir de los retoques, revestidos so capa de método hermenéutico científico de patrones de recurrencia, que acerca de Jesús e están llevando a cabo en estas postales,con empeño casi compulsivo,para dejar establecida la imagen de un Jesús sedicioso,para que quede aceptado y amoldado a los axiomas y presupuestos de una mentalidad racionalista-positivista.

    Por otra parte señalar que Pablo para nada elabora argumentos oportunistas y "ad hoc" para propiciar el llamamiento a los gentiles sino que su argumentario,que tiene como referente....

  • Comentario por FERNANDOP 13.03.17 | 23:57

    Como ha venido sucediendo secularmente lo que Jesús dice no vale, sino lo que las mentes privilegiadas creen que debió decir. Jesús sigue siendo un personaje molesto. No se como nadie se extraña de que fuera ejecutado

  • Comentario por FERNANDOP 13.03.17 | 23:54

    Por otro lado y complementando el hilo argumental del profesor, no siempre se sufre una distorsión o reedición desde Marcos hacia el resto en una progresiva pérdida de autenticidad. Quizá sea Marcos el evangelista mas dado a dibujar cuadros exagerados con pinceladas fantásticas que debieron ayudar a captar la atención de los oyentes de su comunidad. Y, como apunta acs, Lucas y, en los aspectos no discursivos Juan, pudieron manejar otras fuentes no menos veraces que Marcos, porque la sobriedad no es sinónimo de mayor historicidad.

  • Comentario por FERNANDOP 13.03.17 | 23:50

    acierta de pleno y da en la diana acs. Pretender que los dichos, sentencias y hechos de Jesús emanan del autor de las epístolas atribuidas a Pablo de Tarso es como arguir que Arturo Pérez Reverte es el autor de Cien Años de Soledad. La diferencia de pensamiento es evidente y salta a la vista del lector menos avisado. Tamaño dislate solo se puede perdonar teniendo en cuenta que, desde el camino laico e incluso con pretensiones científicas, se sigue cometiendo el error secular en el que han incurrido, también, las mentes mas preclaras de la Iglesia; hablar mucho de Jesús pero sin tener en cuenta a Jesús, ignorándole.

  • Comentario por acs 13.03.17 | 22:09

    Lucas puede haber recabado información por otros medios que no vengan directamente de Marcos y de Q sino de otras tradiciones. Pudo haber existido ese discurso de Jesús sobre Isaías. Y el hecho de que no citara las últimas palabras de Isaías sobre la venganza es algo que cuadra con todas las enseñanzas de Jesús, de modo que incluso si se tratara de una interpretación de Lucas se ajustaría al modo de pensar general que manifiesta Jesús.
    En cuanto a mutilar textos parece ser una actividad normal para Jesús, como demuestra cuando al tener que hablar de la indisolubilidad del matrimonio y tener que citar por eso el final de Gn2, prescinde del resto de Gn 2 y lo sustituye por Gn 1. Jesús selecciona con sus criterios propios, interpretando las leyes de Moisés y lo que se tercie. En cambio Pablo -como observó el Piñero profesor de ayer, era menos igualatorio y sí hablaba de costillas.
    Cuando cita los mandamientos, también los selecciona.
    Recurrimos recurrentemente.

  • Comentario por acs 13.03.17 | 21:51

    Entre Jesús y Pablo no hay color. Nada q ver. Hace falta ser cegato para creer que Jesús puede ser un invento de Pablo a ningún nivel. Si lee uno los evangelios y lee las cartas, la diferencia abismal salta a la vista.

  • Comentario por J.P. 13.03.17 | 21:20

    Caramba.

    The core of old Nazareth is situated in a long, bowl-like valley surrounded by several hills. Newer buildings and dense neighborhoods cover the hillsides above the old city, the elevation of which is approximately 1,200 feet (400 meters) above sea level.

    http://bit.ly/2nmURmD

    Otra cosa es dónde está la ciudad, claro.

  • Comentario por GIORDANO BRUNO 13.03.17 | 20:13

    Estoy casi al ciento por ciento de su idea Profesor Piñero. El fenómeno Saulo ha hecho estragos en la figura de Jesús de Nazaret. Lo ha hecho irreconocible. En cuanto a la transformación de Jesús en Cristo o Jesucristo, ya está hablando de una figura fantasmagórica propia de su visión o de su caída. Y manejando los textos escriturarios del Antíguo Testamento a su modo y manera da lugar a una religión que en nada tiene que ver con Jesús.lº. No hay base en un pecado original, inexistente.2º La muerte tiene un caracter natural de toda la naturaleza. 3ºLa "salvación" se engancha por tanto en un clavo inexistente.Queda pues una sangre sacrificial innecesaria, ni como dios, ni como hombre.Por tanto esa doctrina paulina del: un hombre condenó a la humanidad y un hombre-dios la salvó.Ni hay un pueblo "elegido" ni "gracias" particulares.Jesús es libre, no un títere que viene con un guión que cumplir. El mundo es autónomo. Sólo los mediadores de lo divino enseñan lo contrario.Pro domo sua.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 13.03.17 | 18:30

    ......tal las cartas paulinas o los propios Evangelios.

    Aplicando el que ni siquiera denominaré de modo pomposamente académico "criterio" sino simple sentido común, habrá de siquiera plantearse el porqué de ésto.Ninguna respuesta concluyente y definitiva cabe,el quedarse con que se trata de una idealización "post mortem" o de invenciones de un tal Saulo de Tarso desde luego distan muy mucho de poder presentarse como respuestas definitivas y, asimismo,como respuestas acordes al simple sentido común.

  • Comentario por Alonso 13.03.17 | 18:26

    Sr. Piñero. Estoy en Nazaret. No tiene idea de cómo es. Es montañoso y lleno de escarpados y cortés en el terreno. Sus teorías son producto de biblioteca pero alejadas de la realidad.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 13.03.17 | 18:17

    ....inherente a una determinada manera de abordar la historiografía acerca de Jesús y fenómeno en torno a él generado.Parece casi como si se la estuviera abordando,por más que conociendo de sobra la no literalidad de los textos evangélicos, bajo parámetros de literalidad, cual si un tipo de historiografía de índole racionalista-positivista fuera incapaz al cabo de "manejarse" sin atenerse a ellos, cual si fuera incapaz de penetrar en el sentido y en los porqués más allá de una perspectiva sólo atenida a lo inmediato y visible en la superficie.

    Superficialidad,encubierta de erudición,eso sí,y elementalidad resultarían términos aplicables al cómo de operar dicha historiografía, que viene a "tomar el rábano por las hojas" y de hecho se hurta y nos hurta de la cuestión clave,el porqué un iluminado pretendiente mesiánico que finalmente recibe su "merecido" por parte de Roma viene a dar lugar a escritos de muy alto y relevante valor teológico tal las cartas....


  • Comentario por Luis Enrique Antolín 13.03.17 | 17:49

    Hay cosas que francamente resulta difícil entender.Que un se supone estudioso y experto en cristianismo primitivo venga a "descubrir el Mediterráneo" de que los Evangelios están redactados conforme a una que repetidamente ven este blog he denominado " ingeniería literario-doctrinal o teológica".Por supuesto que aunque conlleven contenido histórico no son crónicas históricas "strictu sensu" y que cada redactor evangélico ofrece su propio enfoque,no necesariamente contradictorio en absoluto con el enfoque único y unívoco que informa todo el NT, Jesús el Ungido ha sido tras su muerte en cruz resucitado y exaltado a la diestra del Padre y recibe el nombre de Señor.

    Se da por consabido que Piñero y los lectores del blog conocemos este presupuesto de la "ingeniería literario-teológica", de dónde ,pues,el plantear la puerilidad de si los Evangelios han de tomarse al pie de la letra. Quizá ello es en el fondo signo claro de otra puerilidad o elementalidad inherente.....

  • Comentario por galetel 13.03.17 | 13:14

    esa misma idea de sus paisanos y que se la aplicó a sí mismo desde el principio y la mantuvo hasta el final. Al contrario. Los datos muestran un conflicto entre Jesús y sus paisanos y familiares, que puede muy plausiblemente ser histórico. Jesús habría interpretado su mesianismo en otro sentido profético judío, más amplio, menos justiciero, más justificante, moralizante, pacífico, increpante y denunciante con fuerza verbal, pero paciente, que contrastaba con el deseado por sus familiares; por eso, probablemente, estos lo estimaron “fuera de sí” como dice Marcos y lo rechazaron como pinta Lucas. Mucho más contrastante todavía sería la evolución del mesianismo que se atribuyó posteriormente a sí mismo el propio Jesús, en términos daniélicos universalistas. Lo curioso es que sus familiares, al menos Santiago, cambiaron de opinión después de la atroz muerte de Jesús, para creerlo el Mesías daniélico hasta al coste de su vida.

  • Comentario por galetel 13.03.17 | 13:12

    que agregaron estos dos capítulos al evangelio de Lucas no tuvieron en cuenta que el mesías del resto del Evangelio se parece muy poco al que subyace a estos textos de los capítulos 1 y 2. Este es un mesías netamente judío, restringidamente judío y desde luego para nada el mesías sufriente y pacífico, el predicador universalista que se nos presenta luego…, y que a partir de la imagen global de los evangelios pasa a la doctrina general de la Iglesia, a las homilías y a los sermones.

    ¿De dónde han sido tomados estos himnos [Magnificat, Cántico de Zacarías, Cántico de Simeón]? En realidad no lo sabemos. Pero como giran en torno a la figura de Juan Bautista, la hipótesis más o menos general es que han sido tomados de composiciones baptistas, es decir, compuestas entre seguidores del Bautista que estaban convencidos de que él había sido el mesías y que disputaban por ello con los cristianos.”

    Sin embargo, no hay por qué suponer que Jesús tenía esa misma idea de sus...

  • Comentario por galetel 13.03.17 | 13:11

    Los paisanos de Jesús en Nazaret, incluso sus familiares, esperaban que de entre ellos (los “nazoreos”) surgiera un mesías “hijo de David” (es decir, un descendiente de David, brote, retoño, renuevo, del tronco genealógico de Jesé el padre de David) que cumpliría las promesas mesiánicas restaurando el reino de Yahvé en Israel, liberándolos a ellos –los pobres que estaban siendo oprimidos y desposeídos- como ha indicado Piñero en otro post:

    [Piñero:] “Creo que se percibe en estos capítulos [1 y 2 del evangelio de Lucas] una mesianología profundamente judía, cuyo centro, el mesías y el reino de Dios son probablemente los que se puede reconstruir de Jesús de Nazaret, el Jesús de la historia, pero de ningún modo del Jesús del conjunto de los evangelistas, basado en la interpretación paulina, cuyo dibujo es el que expusimos al principio, un mesías ante todo manso y humilde de corazón, absolutamente alejado de la política de su tiempo.

    La mano o manos que agregaron ...

  • Comentario por galetel 13.03.17 | 11:11

    ¿Qué dicen los DATOS fiables acerca de lo que -plausiblemente- creían ELLOS desde antes de Pablo?

  • Comentario por galetel 13.03.17 | 10:52

    [Piñero:] “Pablo no podía presentar un mesías judío sin más, sino que tenía que “retocarlo” para hacerlo aceptable”.

    Pero… ¿es cierto que antes de los supuestos “retoques” de Pablo, los judíos cristianos creían en “un mesías judío sin más”? ¿Era, según ellos, Jesús un mesías davídico fracasado, y quizá un justo que sería resucitado, solamente? ¿En qué tipo de Jesús-mesías creían los judíos cristianos -arameos, hebreos o helenistas- anteriores a las ideas de Pablo: en un mesías davídico fracasado aunque justo o en el Mesías daniélico triunfante ( = "Cristo de la fe")?

  • Comentario por galetel 13.03.17 | 09:34

    ¿Y qué hay de los textos pre-paulinos contenidos en las cartas de Pablo? (MT, HF, Acuerdo Gál)
    ¿Y los datos extra-paulinos en Josefo? (Testimonio Flaviano, Lapidación de Santiago)
    ¿Y las tradiciones pre-evangélicas en los evangelios? (Fuente Q)

Lunes, 29 de mayo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Mayo 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031