El blog de Antonio Piñero

R. A. Horsley y el Jesús revolucionario. Logros y deficiencias. Jesús y la resistencia antirromana (XLVIII)

26.02.17 | 10:54. Archivado en Jesús histórico,

Escribe Antonio Piñero

Como prometí ayer resumo la crítica de F. Bermejo a la obra de R. A. Horsley. Este estudioso acepta,

· Que la proclama del reino de Dios por parte de Jesús suponía una revolución social y política, lo cual llevaba a exigir la retirada de los romanos del suelo de Israel. Que Jesús estaba convencido de que Dios iba a intervenir de modo inmediato en la historia para juzgar a las instituciones que impedían el triunfo de sus designios divinos sobre Israel.

· Que Jesús puede compararse a otros dirigentes, en Galilea (Judas de Gamala o el Galileo) o en Judea (“El profeta egipcio” o Teudas) que buscaban la independencia política de Israel del poder romano.

· Que en la cuestión del “tributo al César” (Mc 12,13-17) Horsley está de acuerdo con que Jesús afirmó que no se debía pagar en absoluto…; lo hizo con astucia, pero con suficiente claridad.

· Que las acciones de Jesús envueltas de un cierto secretismo (la preparación de la entrada triunfal o la de la Última Cena, de las que dijimos que suponían encuentros previos con partidarios de Jesús en Jerusalén y el uso de contraseñas) se debieron al comportamiento usual –estudiado hoy día por la sociología moderna– por parte de los revolucionarios de disimular sus actos punibles por los que mantenían la ley y el orden; que las actividades subversivas se procuran “disfrazar” siempre, de modo que las autoridades no caigan en la cuenta de nada. Jesús, por tanto, merece el calificativo de “revolucionario” porque estuvo implicado en ese tipo de acciones.

· Que en la tradición evangélica hay suficientes indicios como para sospechar que Jesús no solo practicó una resistencia pasiva frente a los romanos, sino que se vio envuelto junto con sus discípulos en alguna revuelta grave, que desde el punto de vista romano, era una subversión del orden establecido.

· Que la crítica a los ricos y a los estamentos superiores de la sociedad religiosa-civil de Israel significaba algo más que una mera protesta pacífica.

· Que el conjunto de la crítica de Horsley supone una estimación negativa de la pintura de Jesús como pacifista dibujada por los evangelistas.

Pero a la vez señala Bermejo las deficiencias de la evaluación global de Jesús por parte de Horsley:

· Sostiene este estudioso que no hay pruebas en los evangelios de que “Jesús defendiera, y mucho menos organizara, el tipo de rebelión armada que habría sido necesario para liberar a la sociedad de la potencia político-militar del imperio romano”.

Y replica: Naturalmente, esto es cierto. Pero se puede responder que la ausencia de organización de un ejército (por lo demás imposible, ya que Jesús era pobre y además sin base fija, un predicador itinerante) no supone que él rechazara totalmente la violencia de algún tipo. No hay ninguna condena expresa de la violencia por parte de Jesús en los Evangelios que merezca el calificativo de “histórica”. Es muy probable que Jesús mantuviera una postura parecida a los que escribieron o guardaron los Rollos del Mar Muerto: estaban dispuestos a colaborar con Dios en cuanto él iniciara la liberación de Israel. Hacia la misma actitud apuntan los textos ya comentados de Mc 14,47 y paralelos (“Uno de los presentes, sacando la espada, hirió al siervo del Sumo Sacerdote, y le llevó la oreja”), Lc 22,36-38 (vender el manto y comprar una espada; al menos el grupo tenía dos) y Lc 22,49 (“Viendo los que estaban con él lo que iba a suceder, dijeron: «Señor, ¿herimos a espada?”).

· Que no se puede afirmar a la vez dos cosas contradictorias entre sí. Por un lado “Que incluso los evangelistas pintan a un Jesús que estuvo implicado en acciones con algún tipo de violencia, como la purificación del Templo, y a la vez “Que Jesús no preconizaba o no estaba implicado en acciones violentas” (sic). O bien sostener que Jesús afirmaba sus reivindicaciones socio-políticas estaban apoyadas por Dios, pero a la vez que sus acciones no implicaban revuelta alguna de importancia.

En síntesis: de la obra de Horsley puede deducirse que el movimiento de renovación y resistencia generada por Jesús no era “tan visible ni tan perjudicial” como los movimientos dirigidos por Teudas u otros profetas que arrastraban al pueblo. Y que, a pesar de que la renovación de Israel pensada por Jesús era claramente opuesta a los gobernantes del momento en Israel, y que tal renovación amenazaba a la orden imperial romano, las fuentes no ofrecen indicación alguna de que Jesús fuera un “bandido”, es decir, un revolucionario.

Por ello, F. Bermejo sostiene que la obra de R. A. Horsley da una de cal y otra de arena y que a la postre “resulta un experimento fallido”: no acaba de ser una interpretación correcta de todo el conjunto de la documentación que poseemos.

Que el lector juzgue.

Seguiremos.

Saludos cordiales de Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
www.ciudadanojesus.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por acs 27.02.17 | 08:57

    Gracias por las pistas sobre Horsley de AntonioL y Xabier. Aunque parecen no estar de acuerdo respecto a su valoración, apuntan cosas interesantes, así que, en la línea de JP y Procestoc, optaré por leer a Horsley en vivo y en directo. Realmente ya lo estaría leyendo si su último libro lo tuvieran en formato digital. El tema es el mismo, pero es una obra posterior a la que se cita aquí.
    Me alegra siempre leer a Procestoc, a ver si de nuevo se recuperan aquí las formas, como cuando antiguamente disentíamos sobre el Jesús histórico sin convetir esto en un remedo de otro blog.
    Saludos cordiales a todos y hasta otra.

  • Comentario por Xabier 27.02.17 | 08:08

    Estoy seguro de haber leído alguna vez a Horsley, pero no recuerdo qué obra. Creo recordar que algo relativo a Hechos o a cartas paulinas. Es un autor serio y, la impresión que me dio, acaso equivocada, es que es cristiano o, por lo menos, alguien muy respetuoso con el Cristianismo. Conviene leerlo.

    Sobre lo de que Jesús pensaba que Dios intervendría pronto en favor de Israel, ¿acaso el apocalipsis sinóptico (Mc. 13, Mt. 24 y Lc. 21) no habla de una guerra tras la cual tendría lugar una liberación? ¿Y no se dice que no pasaría esa generación sin que todo eso ocurriera? ¿No se parece ese apocalipsis -especialmente la versión de Lucas- al último capítulo de Zacarías?



  • Comentario por Luis Enrique Antolín 27.02.17 | 01:15

    Pues sí,antonioL,otravez más de lo mismo, seguimos en el círculo vicioso-recurrente-reiterativo-obsesivo-compulsivo del Jesús sedicioso.....¡por narices!.Sin duda,la machaconería del tándem Bermejo-Piñero no resulta un experimento fallido y Bermejo sí que tiene la clave de una interpretación correcta de todo el conjunto de la documentación que poseemos.Laudatus sit.

  • Comentario por antonioL 27.02.17 | 01:06

    Aunque el merito de Richar H. es anteponerse a las lecturas liberales de los protestantes norteamericanos que justifican el imperialismo. Creo que no es el tratamiento más fino de los textos evangélicos, ciertamente hace malabarismos con los textos.

  • Comentario por antonioL 27.02.17 | 00:53

    Como no se sale del mismo argumento y perspectiva, es decir no hay novedad, y empieza hacer tedioso, me limito a señalar que hay un libro que me parece más interesante, pues hace un señalamiento en el sentido de como fue la revolución del mensaje de Jesús, me refiero al libro de Halvor Moxnes "Poner a Jesús en su lugar Una visión radical del grupo familiar y el Reino de Dios". me parece un tratamiento magnifico que hace de las parabolas de Jesús en aspectos muy significativos, que nunca había visto.

  • Comentario por galetel 26.02.17 | 23:30

    ¿Dijo Jesús -o no- los siguientes textos (más o menos, claro)?:

    “Los que lleguen a ser dignos de tener parte en aquel mundo y en la resurrección de entre los muertos, ni ellos tomarán mujer ni ellas marido; ni pueden ya morir, porque son como ángeles, y son hijos de Dios por ser hijos de la resurrección. Y que los muertos resucitan lo ha indicado también Moisés en lo de la zarza, cuando llama al Señor el Dios de Abrahán, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob. No es un Dios de muertos, sino de vivos, porque para él todos viven.” (Lucas 20, 35-38)

    “Vendrán muchos de oriente y occidente a sentarse con Abrahán, Isaac y Jacob en el reino de Dios” (Mateo 8, 11-12 // Lucas 13, 28-29)

    Si alguno de Vds. afirma que Jesús los dijo, ¿podría explicar cómo cuadran con ese tipo de reino de Dios que Piñero, Bermejo y Horsley achacan a la predicación de Jesús?
    Y si afirma que Jesús no los dijo, ¿podría explicar cómo lo sabe?

  • Comentario por acs 26.02.17 | 21:55

    Elías, hágase mirar esa obsesión, que tanto desequilibrio no es bueno. Váyase a confesar su confesionabilidad al loquero y de paso le pide q le eche una de esas broncas con las que sueña.

    Por supuesto, como se puede ver, yo he hablado del contenido de un documento cristiano del siglo I y de mi desacuerdo respecto a como se interpreta en un punto concreto. Además estoy de acuerdo con JP y Procestoc en que lo mejor es leer a Horsley de primera mano. Y eso es todo.

    PS
    Por mí, puede seguir haciéndose el autorretrato con sus salidas de tono.

  • Comentario por Elias 26.02.17 | 21:39

    Afortunadamente Piñero no dice como actuo Dios en ningun caso..ni atraves de Bermjo ni Horsley y se entiende muy bien porque no es la materia del blog sino el cristianismo primitivo p.v. historico.. como( casi nunca )nos recuerda la confesional confesable sra acs que echa broncazos por eso..
    Y su hipotetico efecto sera inminente para nosotros o no. Veremos o no.

  • Comentario por galetel 26.02.17 | 16:43

    Sí, Procestoc. A mi entender, es cierto que Dios actuó de modo inmediato en la historia, pero no como dice Piñero que dice Bermejo que dice Horsley y les entiende Vd., porque Dios respeta la autonomía de la Naturaleza y la libertad del Hombre. Si Dios hubiera intervenido como Piñero, Bermejo, Horsley y Vd. parecen haber entendido a Jesús (sin entender Vds. las Escrituras ni el poder de Dios), entonces no existiríamos ni Vd. ni yo; pero gracias a que Dios lo hizo y hace a SU modo, existimos, y el efecto es inminente para nosotros.

  • Comentario por procestoc 26.02.17 | 14:52

    Dice Piñero que dice Bermejo que dice Horsley:

    "Que Jesús estaba convencido de que Dios iba a intervenir de modo inmediato en la historia para juzgar a las instituciones que impedían el triunfo de sus designios divinos sobre Israel."

    Este es el punto crucial del tema. El punto de inflexión entre un "sedicioso" y alguien inofensivo.

    Intervención de modo inmediato en la historia.
    Eliminación de los impedimentos al Dios de Israel.

    Pues habrá que leer a Horsley.

    Un saludo.

  • Comentario por acs 26.02.17 | 11:58

    Tomo nota del buen consejo de JP. Lo primero será leer a Horsley.
    Más aún teniendo en cuenta los ocurrentes patrones de recurrencia con los que nos obsequian bermejopiñero de un tiempo a esta parte, que hacen aconsejable leer toda la información a la que se refieran de primera mano, sin haber sido previamente pasada por el corsé del dogma de las espadas recurrentes.

  • Comentario por acs 26.02.17 | 11:54

    En su caso se trata de una revolución de valores, de una conversión al reinado de Dios, que cuando llegara a su plenitud tendría consecuencias universales y no habria lugar para los poderosos, ni romanos ni judios. Su predicación va contra la falta de verdadera ética de los judíos en primer lugar.
    Que no era partidario de pagar el tributo al césar no me parece la interpretación correcta, es aún más radical: que el imperio se quede sus monedas con sus efigies de los q pasamos, es el mensaje.
    Pero aunque tuviera unas repercusiones políticas, que a los objetores de conciencia en la dictadura franquista los trataran como si fueran subversivos violentos no quiere decir que lo fueran, que personas demócatas quisieran un cambio de regimen no las convierte en terroristas ni en "españolitos armados", por muy clandestinamente que tuvieran q manejarse para no ser detenidos y acusados de "violentos comunistas" q pretendían amenazar la paz -sino como mucho quedar en "tontos útiles".

  • Comentario por J.P. 26.02.17 | 11:48

    Para que el lector juzgue, lo que primero debe hacer es leer a Horsley.

  • Comentario por acs 26.02.17 | 11:40

    Claro que la predicación de Jesús era un revulsivo para el status quo, pero si bien "la proclama del reino de Dios por parte de Jesús suponía una revolución social y política" Pero en todas las enseñanzas de Jesús queda claro que es una proclamación de una revolución en los valores de las personas que se traduciría en unas relaciones humanas diferentes.
    Los conversos a los valores del reinado de Dios, tienen que ser, según él, sal de la tierra, levadura en la masa, crecimiendo del reinado de Dios hasta llegar a su plenitud, el poder se sustituye por el servicio, el acaparar por el compartir...
    Comparte comidas con publicanos y prostitutas, con pecadores y con fariseos, con marginados y con gente rica, y a todos ellos lo que les pide es una conversión a los valores del reinado de Dios.
    En ningún momento predica la violencia contra otros y la lucha armada, sino la llamada a la conversión personal que es la que hará posible q Dios lleve su reinado a la plenitud.

  • Comentario por galetel 26.02.17 | 11:09

    Sres. Piñero, Bermejo y Horsley:
    “¿No creéis que estáis en un error, precisamente por no entender las Escrituras ni el poder de Dios?”
    (Mc 12, 24)

Lunes, 12 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Los más recientes

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930