El blog de Antonio Piñero

Las contradicciones en la obra de Paul Winter “El juicio de Jesús”. Jesús y la resistencia antirromana (XLVII)

25.02.17 | 09:22. Archivado en Jesús histórico,

Escribe Antonio Piñero

Hablábamos el día anterior de las contradicciones en las que incide la investigación cuando, por una parte, no tiene más remedio que aceptar los datos que le impone la tradición misma sobre Jesús, pero a la vez no desea sacar las consecuencias porque van en contra de una tradición interpretativa de siglos. En este sentido se ha llegado a decir –en contra de toda verosimilitud– que Jesús, al rechazar las tentaciones de un mesianismo judío tradicional que en su época iba casi consustancialmente con la religión judía en sí, “se adelantó a su tiempo y distinguió netamente entre religión y política”. Ahora bien, esta propuesta nos parece imposible cuando se considera el monto total de los datos. En cuanto al concepto de reino de Dios, según lo que puede deducirse del conjunto de su predicación, Jesús no distinguió entre religión y política…, ni podía hacerlo, pues –como diremos a continuación– el reino de Dios proclamado por el Nazareno no podía implantarse sin violencia.


En su artículo, F. Bermejo se detiene a considerar el caso de Paul Winter, investigador judío que se hizo famoso por su obra The Trial of Jesus (“El juicio de Jesús), en la que pone de relieve cómo Jesús era un judío religioso-nacionalista, pero cómo los evangelistas interpretaron todo el juicio dándole un sesgo antijudío dadas las circunstancias en las que compusieron sus obras. Después del levantamiento judío del 66-73, sintieron la necesidad de que el Imperio distinguiera bien entre los judíos revoltosos y los judeocristianos, los seguidores de Jesús, totalmente pacíficos…, con lo que manipularon, o sesgaron, la tradición.

Paul Winter, afirma Bermejo, fue uno de los que cayó en la cuenta de que las palabras de Caifás recogidas por Jn 11, 47-53 (en especial el v. 48: “Si lo dejamos que siga así, todos creerán en él y vendrán los romanos y destruirán nuestro Lugar Santo y nuestra nación”) eran extremadamente importantes para situar a Jesús: arrastraba a las gentes por su predicación del reino de Dios y, naturalmente, los romanos lo prenderían y organizarían una gran matanza de judíos.

P. Winter insistió en que los evangelistas habían reelaborado las tradiciones pero que no logran ocultar a los ojos críticos que Jesús fue condenado a muerte por los romanos por razones políticas, e incluso formuló frases contundentes interpretando la tradición evangélica en sentido acertado. F. Bermejo recoge, por ejemplo, las siguientes: Winter sostuvo que “el movimiento que inició Jesús poseía sin duda un contenido político aunque fuera por implicación”, que ”Jesús fue crucificado sobre la base de una acusación por tumulto y sedición”, que “es evidente que Jesús tenía relación con personas que pertenecían a sectores revolucionarios de la población”, que “el pequeño grupo que se reunía alrededor de Jesús tenía claramente tendencias político-revolucionarias” , y que la “descripción de la entrada triunfal en cada uno de los cuatro Evangelios tiene las características de una manifestación política " (pp. 193, 194, 196, 198 de la edición inglesa). E incluso hace una interpretación novedosa del porqué los discípulos portaban palmas en esa entrada triunfal, a saber porque estaban manifestando, o celebrando por adelantado el triunfo sobe el opresor extranjero (p. 199).

Pero, a la vez, Winter termina afirmando inconsecuentemente que los testimonios, que existen ciertamente, acerca del sentido real de la actuación de Jesús son tan fragmentarios, que no ofrecen una base sólida para sostener que Jesús estaba comprometido en actividades políticas de carácter subversivo, o que Jesús no planteo nunca reivindicaciones políticas.

El lector se queda perplejo. Parece evidente, dado el carácter religioso de la predicación de Jesús, que él no planteó directa y solamente “reivindicaciones políticas”; pero parece evidente también que él era totalmente consciente de que el reino de Dios no podía implantarse en Israel sin la expulsión –que sería necesariamente violenta– de los romanos. Pues esto es lo que afirmamos; este hecho implica sedición desde el punto de vista de los invasores/opresores romanos, y Jesús no podía ignorarlo.

Bermejo analiza luego la obra de R. A. Horsley, Jesus and Empire: The Kingdom of God and the New World Disorder (“Jesús y el Imperio: El Reino de Dios y el nuevo desorden mundial”), Minneapolis, MN: Fortress Press, 2003, que veremos mañana.

Saludos cordiales de Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
www.ciudadanojesus.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Moisés 26.02.17 | 14:48

    Muy interesantes y llenos de buen sentido varios (la mayoría) de los comentarios. Para ser breve señalaré como resumen-clave los de acs (25.2.17/21:42) y GALETEL (25.02.17/22:07).

  • Comentario por Un poco de seriedad 26.02.17 | 10:19

    No se si es histórica la frase : el que tenga oidos que oiga....muchas veces es tanta la autocomplacencia y la autosuficiencia que no deja comprender nada.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 26.02.17 | 04:09

    .....y su "galileo armado".

    Bastante menos extremo,desde luego,pero un buen ejemplo de la entrada a saco en los textos y de su utilización a antojo y conveniencia lo representaría precisamente ese texto tan citado en las postales de Jn,11,47-53,al que se le concede particular importancia,y es de suponer que historicidad,por cuanto corroboraría el peligro de intervención violenta de las tropas romanas,ergo,el carácter sedicioso de Jesús.Pues bien,si algo se desprende de su lectura es justamente la decisión de Caifás y sus acólitos de acabar con la vida de Jesús, lo que si nos mantenemos en su verosimilitud histórica,corroboraría asimismo la intervención DECISIVA de la autoridad religiosa judía en la muerte del Nazareno, tal narran los relatos evangélicos o tal reseña Josefo, ni cristiano ni evangelista,acerca de que Pilato lo condenó a la cruz "frente a la denuncia de aquellos que son los principales entre nosotros".

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 26.02.17 | 03:43

    En efecto,Galetel.Mucho he insistido yo mismo en ésto, para intentar comprender lo que un texto quiere decir hay que situarse en la intención y perspectiva de quién lo redacta, independientemente de que se comparta o no lo que el texto aduce. Diré que el filósofo al que más he leído es a Nieztsche, con el que no comulgo precisamente pero sí me ha interesado en cuanto que plantea un ateísmo serio y de peso,y no de pacotilla como en tantos otros casos sucede,trar a colación de nuevo la inconcebible metáfora de Bertrand Russell comparando la creencia en Dios con la creencia en una tetera voladora girando en torno a la Tierra, inconcebible metáfora para alguien de su inteligencia.

    Historiadores como Bermejo y Piñero,o similares,parecen olvidarlo y así sucede que entran a saco en losvtextos religiosos como si se tratara de textos que están ahí a su disposición y antojo y,tal no podía ser menos,acaban por desbarrar,ejemplo paradigmático el de Montserrat y su "galileo...

  • Comentario por galetel 25.02.17 | 22:07

    No se trata de creer UNO en lo sobrenatural, o no creer; se trata de tener en cuenta que ELLOS, los personajes estudiados, sí que creían; esto es lo que importa aquí. Punto.

  • Comentario por J.P. 25.02.17 | 21:50

    Acs: ¿cómo hará el comentarista anterior para decidir entre lo que dicen unos y otros, sin ser cristianos todos ellos, y concluyendonde forma diferente a Bermejo?

    ¿Por ideología?

  • Comentario por J.P. 25.02.17 | 21:47

    Pues repitiendo mantras de nombres, será que Ehrman, Casey o Vermes no saben.

    Ah, criptocristianos, seguro; olvidéme.


  • Comentario por acs 25.02.17 | 21:42

    Ud Sí que sabe o viva el recurso a la "autoridad".
    Lo que yo he dicho no requiere creer en nada. Basta que sepa leer y razone con lógica. Y ya que Ud es de los que se basan en el recurso a la autoridad, sepa que el mundo está lleno de gente que sabe y que sin embargo no opinan como bermejo, por mucho que vd deposite toda su fe en eél.

  • Comentario por JJQS 25.02.17 | 21:20

    En realidad, todo se reduce en creer o no creer en lo sobrenatural. Si consideras lo sobrenatural como una posibilidad, puedes creerte cualquier cosa, hasta lo que cuentan los evangelios. Si te basas en la razón, te tienes que atener a lo que los que saben deducen de lo que cuentan los evangelios. Y Fernando Bermejo es una persona que sabe.
    ¡Saludos!
    lentoassai.wordpress.com

  • Comentario por galetel 25.02.17 | 19:02

    y al resto de los judíos, y al resto del mundo de todos los tiempos! Así se rehabilitarían todos los “lázaros” de la Historia, para participar de la nueva Alianza banqueteando y bebiendo el vino nuevo de la Vida eterna, justificados –todos los que quisieran- por Jesús.

  • Comentario por galetel 25.02.17 | 19:00

    De acuerdo, Antolín. Está muy claro.

    Seguramente Jn aplicó una tradición que se remontaba a un dicho histórico de los saduceos, cuando se confabularon para acabar con Jesús. Probablemente los saduceos lo decidieron como reacción a las increpaciones de Jesús en el Templo. Hubo discrepancias entre ellos sobre qué hacer con ese Jesús, que podía ser peligroso al proclamarse mesías davídico ante la gente durante las fiestas nacionalistas. Temieron que provocara disturbios que serían reprimidos violentamente por los romanos; pero sobre todo temieron por sus intereses oligárquicos, sin duda.

    Cuando se enteró de su plan, Jesús descubrió en las Escrituras lo que debía hacer: no huir ni defenderse con violencia, sino asumir el papel del Mesías daniélico, para triunfar a pesar de haber fracasado al ser derrotado como mesías davídico. ¡Y ya podían venir los romanos, porque Yahvé los vencería y salvaría a otro nivel, junto a los sumos sacerdotes y al resto de los judíos, ...

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 25.02.17 | 18:56

    .....por añadidura se adjunta una parafrásis, inseparable de la relación de las palabras de Caifás y que, ateniéndonos a una lectura en clave religiosa tal el texto la exige si realmente se pretende sacar algo en claro, ha de ser vista como u factor básico del sentido de todo el pasaje,quizá incluso el que justifica al cabo la mención de tales palabras de Caifás.

    Aquí la parafásis,JN,11,51 52," Esto no lo dijo por su propia cuenta sino que ,como era Sumo Sacerdote,profetizó que Jesús iba a morir por la nación- y no sólo por la nación sino para reunir en uno a los hijos deDios que estaban dispersos-.". Ignorar este aspecto de losescritos evangélicos y entrar a saco en ellos asi por las bravas y con la intención de extraerles la verdad verdadera y la historia históricamente admisible para la Academia,no puede derivar sino en,sin ir más lejos, exégesis y apologéticas compulsivas y cuasi obsesivas de un Jesúscsedicioso tal a las que estamos asistiendo.



  • Comentario por Luis Enrique Antolín 25.02.17 | 18:28

    Nasavnuevo.De nuevo la elementalidad,e incluso puerilidad en los argumentos.De nuevo la incapacidad de comprender en serio y de veras el carácter y condición de los textos en,por y desde lo religioso, quedándose con la mera cáscara y desechando la pulpa, entre otras cosas,por ejemplo,lo fundamental que para un texto religioso,y ello ya está muy presente en el AT,resulta el papel y el obrar de Dios,inaprehensible para el entendimiento humano,al menos de modo inmediato,y en tantas ocasiones paradójico.


    Este obrar paradójico de Dios constituye una de las claves de redacción del NT, y de los Evangelios consiguientemente. De la cita tan aducida aquí de Jn 11,47-53,hablé recientemente. Dije que en el Ev de Jn no da puntada sin hilo,que casi cada frase,incluso cada palabra,está emplazada en su lugar indicando un sentido no evidente a primera vista pero preciso.Conmo dice Galetel,y también señalé yo, este pasaje se sitúatras la resurrección de Lázaro,pero es que por....

  • Comentario por galetel 25.02.17 | 18:24

    Lázaro representa a las víctimas del pasado. Marta y María se quejan de la demora de Jesús: “si hubieras estado aquí, no hubiera muerto nuestro hermano”; en respuesta, Jesús les asegura que su hermano será resucitado por él para participar de su Parusía, porque él es –ya en el presente, aunque todavía no- la resurrección y la vida. Esto es lo que preocupaba más a los de la comunidad joánica que veían morir a sus seres queridos antes de la Parusía. A esta promesa milagrosa de Jesús se refería el cuarto evangelista cuando escribió por boca de los saduceos: “si lo dejamos seguir así, todos creerán en él”.

  • Comentario por galetel 25.02.17 | 18:08

    Muy bien expresado y muy oportuno, acs. Totalmente de acuerdo.
    Pero añado: ¿y qué pasa con las víctimas del PASADO?

  • Comentario por acs 25.02.17 | 17:54

    Y ahora, decir que esas enseñanzas no tienen consecuencias sociales ni políticas, sería absurdo. Claro q la tienen, precisamente pretenden cambiar la situación de injusticia, algo q solo se consigue si se convierten a unos valores éticos diferentes. Pero eso no quiere decir que Jesús fuera un revolucionario violento que creyera que se iba a conseguir el reinado de Dios sustituyendo unos jefes por otros, romanos o judíos, lo mismo da. O que creyera q la paz en el mundo dependiera de que se guardara el sábado. Deja claros cuáles son los principios éticos del reinado de Dios y predica en primer lugar contra los judíos y no exclusivamente contra los publicanos y demás colaboracionistas, sino contra los q en vez de seguir los principios morales q son expresión de la ley del amor, se dedican a la puntillosidad con las leyes y a acusar a los marginados de ser impuros o a los q almacenan riquezas mientras dejan q otros mueran de hambre.

  • Comentario por acs 25.02.17 | 17:37

    denuncia por igual al poder religioso y al político sin distinciones y no es poder lo que quiere sino que busquemos el reinado de Dios y su justicia y lo demás se dará por añadidura.
    Sus enseñanzas dejan muy claro que no acepta la forma de funcionar de los poderosos y que considera que hay que cambiar el poder por el servicio y el acaparar por el compartir. Y no esperaba imponer esto por la fuerza, porque es imposible, sino convertir los corazones y que sus seguidores fueran levadura en la masa, luz del mundo, sal de la tierra. Nada de compartimentos y ellos metidos en un guetto, sino la misión de transformar el mundo según unos valores diferentes. No es nada q se pueda imponer desde el poder ni desde normas externas, sino algo q exige la transformación del interior del hombre, para transformar las relaciones humanas y q la voluntad de Dios se hiciera en la tierra como en el cielo.
    Le podrán considerar un utópico, pero no negar q sus enseñanzas eran esas.

  • Comentario por acs 25.02.17 | 17:28

    ¿Qué contradicción hay en la aceptación de la tradición que existe sobre Jesús desde el principio? Absolutamente ninguna. Lo mataron los poderes de su tiempo, políticos y religiosos: es lo que siempre se ha afirmado y no hay ninguna contradicción. Él quería un nuevo orden de cosas según los valores del reinado de Dios, no arrebatar el poder para ejercerlo él. Se consideraba un profeta del reino, no un mesías según la imaginación del nacionalismo judío. Y solo admitió su misión mesiánica en un sentido daniélico desde las profecías de Isaías y al final de su vida.
    Dice Piñero: "En este sentido se ha llegado a decir –en contra de toda verosimilitud–que Jesús, al rechazar las tentaciones de un mesianismo judío tradicional que en su época iba casi consustancialmente con la religión judía en sí, “se adelantó a su tiempo y distinguió netamente entre religión y política”.
    No sé quién dirá eso, él denuncia por igual al poder religioso y al político y no es poder lo q ambiciona sin...

  • Comentario por gal 25.02.17 | 15:36

    El cuarto evangelista relaciona teológicamente este dicho con el milagro de la resurrección de Lázaro, es decir, el “dejarlo seguir así y todos creerán en él” con la fe cristiana en la Parusía inminente.

  • Comentario por galetel 25.02.17 | 15:11

    Para quien cree -de verdad- lo que reza la Shemá, Dios, el Dios de Israel, YHWH, el Dios Único, ama tanto a los romanos como a los judíos y a todos, pero la salvación viene de los judíos, en Jesús. Hay que creer en Dios como Él quiere… ¡y que vengan los romanos! Pero si no se cree en Él como Dios quiere… ¡que no vengan los romanos!

  • Comentario por J.P. 25.02.17 | 14:41

    Como el iluso pueblo cántabro, el lusitano, el galo, el bátavo y tantos otros que se reblaron contra Roma.

    Sería inebitable la derrota, pero no por ello dejaron de intentarlo tantos y tantos pueblos.

  • Comentario por Rawandi 25.02.17 | 13:28

    “Si lo dejamos que siga así, todos creerán en él y vendrán los romanos y destruirán nuestro Lugar Santo y nuestra nación”

    El pueblo de Israel cometió exactamente el mismo error que cometió Jesús, a saber: dejarse llevar por las fantasías apocalípticas. Inevitablemente, la cosa acabó muy mal en ambos casos: el iluso Jesús fue ajusticiado y el iluso pueblo de Israel fue masacrado en las dos guerras contra Roma.

  • Comentario por galetel 25.02.17 | 11:05

    En realidad, Dios –que es el Señor del tiempo- contaba con que su Alianza sería libremente rechazada por Israel, y así Él la renovaría a un nivel muchísimo más amplio que abarca a la Humanidad entera. Tiene un pantógrafo cuyo pivote es Él mismo crucificado/exaltado en Jesús.

  • Comentario por galetel 25.02.17 | 10:49

    No es que fuese un castigo proveniente de Dios, porque Dios ama a todos incluso a los ingratos y a los perversos y perdona a los que no saben lo que hacen, sino la consecuencia de no haber seguido el camino indicado por Dios en Jesús. Prefirieron a Barrabás. Rechazaron la Alianza con Dios. Pero Dios restableció su Alianza de una manera totalmente nueva que siempre estarán a tiempo de aceptar. A ver si ahora…

  • Comentario por galetel 25.02.17 | 10:01

    “Si lo dejamos que siga así, todos creerán en él y vendrán los romanos y destruirán nuestro Lugar Santo y nuestra nación”. Estas palabras en referencia a Jesús, escritas después de los acontecimientos de los años 66-73, constituyen una gran ironía porque fue justo al contrario. No lo dejaron seguir así, y pasó lo que pasó. “Si hubieran hecho caso a Jesús…” (y no es solo un pensamiento cristiano, porque no solo los cristianos creen en Dios).

Jueves, 19 de julio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Julio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031