El blog de Antonio Piñero

¿Quién fue el culpable en última instancia de la muerte de Jesús? Jesús y la resistencia antirromana (XXXVI)

13.02.17 | 08:34. Archivado en Jesús histórico,

Escribe Antonio Piñero

Otra de las preguntas que suelen formularse a propósito de la crucifixión de Jesús es “¿Quién fue en último término el causante de su muerte?”. La investigación confesional más antigua solía echar la culpa por entero a las autoridades judías y prestaban absoluta fe a lo que se desprende de la lectura rápida de los Evangelios: fueron los jefes de los judíos. Los romanos y su prefecto –que no habían intervenido en la purificación del Templo– actuaron como meros comparsas y no fueron culpables en el fondo. Pilato, aun persuadido de la inocencia de Jesús, lo condenó a muerte por complacer a las autoridades judías y al pueblo. Ni siquiera es lícito hablar de soborno, sino de una mera cesión por parte del Prefecto a las presiones de los judíos.

Este punto de vista es simplemente inverosímil. No cuadra con el modo de ser de Pilato tal como lo describen Flavio Josefo y Filón: sus actuaciones cuando provocó a los judíos introduciendo estandartes de las legiones con el busto del emperador; de su enfrentamiento con el sacerdocio y el pueblo por el empleo de dinero del tesoro del pueblo para construir un acueducto para Jerusalén; de su asesinato de miles de samaritanos al final de su mandato, por el cual fue destituido por Vitelio, y aprobado por Tiberio.

No parece posible que Pilato permaneciera impasible cuando los judíos mismos acusaban a Jesús de alteraciones de orden público y de hacerse su rey mesiánico, figura antirromana por excelencia. Como la crucifixión fue colectiva, y los judíos no pudieron ser responsables de la muerte en cruz de los dos bandoleros, parece evidente que los romanos actuaron como acusadores de esos dos personajes y los condenaron a muerte. ¿Es creíble que en ese caso colocaran a Jesús en medio de ellos, aun considerándolo inocente? No parece plausible.

Es inverosímil que los sumos sacerdotes hubieran actuado solo por pura envidia contra Jesús (Mc 15,10: Pilato “se daba cuenta de que los sumos sacerdotes le habían entregado por envidia”). ¿Cómo se inventaron igualmente los jefes religiosos de los judíos de las acusaciones contra Jesús que recoge Lucas 23,1-2 (“Y levantándose todos ellos, le llevaron ante Pilato. Comenzaron a acusarle diciendo: «Hemos encontrado a éste alborotando a nuestro pueblo, prohibiendo pagar tributos al César y diciendo que él es Cristo Rey»), si es que eran una estricta mentira? Es sencillamente inverosímil. E igualmente lo es, como afirma el Cuarto Evangelio, que ante todo el pueblo judío gritaran contra Jesús «No tenemos más rey que el César» (Jn 19,15).

Por el contrario, sí es verosímil la versión de este evangelio cuando pinta la escena de la deliberación del Sanedrín en casa de Caifás donde se pensó que lo mejor era eliminar a Jesús:

“Los sumos sacerdotes y los fariseos convocaron consejo y decían: «¿Qué hacemos? Porque este hombre realiza muchas señales. 48 Si le dejamos que siga así, todos creerán en él y vendrán los romanos y destruirán nuestro Lugar Santo y nuestra nación.» 49 Pero uno de ellos, Caifás, que era el Sumo Sacerdote de aquel año, les dijo: «Vosotros no sabéis nada, 50 ni caéis en la cuenta que os conviene que muera uno solo por el pueblo y no perezca toda la nación»” (Jn 11,47-50).

Esta versión es sumamente verosímil: hubo una actuación de consuno entre las autoridades judías y las romanas para quitar de en medio a Jesús por razones puramente políticas y de orden público…, en absoluto por razones de envidia, blasfemia contra Dios y otras acciones de Jesús contra la religión judía.

De ello se deduce que el prendimiento de Jesús fue probablemente una acción conjunta de la policía del Templo y de los romanos (Jn 18, 3: Judas llega al monte de los Olivos “con la cohorte y los guardias enviados por los sumos sacerdotes y fariseos, con linternas, antorchas y armas”). Incluso, si se me apura, parece inverosímil la presencia de guardias judíos contra Jesús, ya que iba en contra de las costumbres romanas de actuar solos y con disciplina militar estricta. Es más verosímil incluso que fueran los romanos solo lo que decidieron el prendimiento de Jesús y que –en todo caso– que se unieran a su grupo (cohorte) algunos acompañantes de Judas del entorno de los sumos sacerdotes. La decisión de prender a Jesús debió de partir en concreto de los romanos, por el interés que ellos mismos tenían. En todo caso podemos hablar también de una conjunción de intereses políticos (y económicos) por parte de las autoridades del Templo con los intereses puramente políticos y de orden público de los romanos.

Por último: en general se suele explicar el silencio de Jesús ante Pilato (sobre todo) como un acto de majestad y autocontención, o bien como una decisión interna de aceptar el designio divino de su muerte en cruz con vistas a la redención de toda la humanidad. Pero, aparte de que una redención por toda la humanidad no encaja en absoluto con el perfil religioso de un judío a carta cabal como Jesús, el silencio de este, en especial ante Pilato (la escena de Jesús ante Herodes Antipas relatada solo por Lucas tiene muchas dificultades históricas), se explica mucho mejor si se tiene en cuenta el hecho de que un reo acusado de sedición puede temer verosímilmente que cualquier palabra que pronuncie ante la autoridad puede ser utilizada en contra suya y de su causa.

En conjunto creo válido el resumen de la situación qua hace F. Bermejo en el artículo sobre “Jesús y la resistencia antirromana” que estamos comentando:

“La responsabilidad de la crucifixión de Jesús corresponde a Pilato, que tenía el imperium (el único con capacidad de ordenar una condena a muerte en la Judea del momento)… Debe quedar claro que Jesús podría haber sido arrestado y crucificado por el prefecto romano sin la intervención de los jefes de los sacerdotes, porque la predicación de Jesús, las pretensiones y las actividades eran extremadamente contrarias al dominio de Roma… El que fueron los sacerdotes los que persuadieron a Pilato para hacer el trabajo… los presuntos motivos (odio, la envidia, hostilidad mortal... ) son casi increíbles y son todos probablemente invenciones cristianas…

“Pero a la vez la idea de que las autoridades judías jugaron un papel en el destino de Jesús no deja de ser razonable... Si el Evangelio habla de la responsabilidad de las autoridades judías en detención de Jesús conserva probablemente un núcleo duro de la memoria histórica. El comportamiento de los judíos –que implicaba la dura decisión de entregar a un compañero judío (o un grupo de judíos) a los romanos para su ejecución – se explica mejor si Jesús, efectivamente, había actuado como un sedicioso: con el tiempo se habían alarmado sumamente las autoridades por la gravedad del peligro político que constituía Jesús y su grupo, puesto que ello podría conducir fácilmente a la muerte de muchas personas inocentes por los romanos. Las autoridades judías tenían la responsabilidad de mantener el orden público y la paz en Judea y, por lo tanto, la obligación de cooperar en el mantenimiento del gobierno romano en su tierra.

Así pues, si tomaron parte los judíos en el prendimiento de Jesús, su intervención debió de haber sido de acuerdo con un escenario como el contenido en Jn 11,47-50 (citado arriba), pasaje que va en contra de la perspectiva del propio evangelista. Este texto es realista en la medida en que supone la existencia de actitudes profundamente contradictorios hacia Jesús dentro de las autoridades…, Los vv. 49-50 transmiten claramente la existencia de una discusión áspera entre las autoridades judías respecto a Jesús y, por lo tanto, parecen apuntar a la probabilidad de que al menos algunos de ellos tenían la intención de que se le permitiera a Jesús predicar y actuar sin perturbaciones ( " Si le dejamos ir de esta manera ... " : v. 48). La presuposición de la existencia de actitudes profundamente contradictorias hacia Jesús niega radicalmente la tendencia de los Evangelios a presentar a las autoridades judías en su totalidad como hostil a él”.

Saludos cordiales de Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
www.ciudadanojesus.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por acs 17.02.17 | 20:36

    Si sus gestos proféticos le situaron en la mira de los sacerdotes y tras el suceso del templo lo detuvieron y le interrogaron y le consideraron blasfemo por hablar de sí mismo como el mesías daniélico, de modo que lo presentaron ante el resto del sanedrín como un falso mesías, es comprensible que se lo quitaran de encima entregándolo a Pilato y que este lo crucificara sin más.
    La cuestión es que después de crucificado lo consideraron resucitado y oraban con constancia: "Ven Señor Jesús" - los mismos que lo habían conocido antes. Evolución teológica dentro del judaíso que conduce a considerarlo sabiduría divina encarnada a fines del siglo I.
    Nadie esta diciendo que nadie tenga q creer lo mismo que sus discípulos sino que tendrán que reconocer q los datos q tenemos, sí que nos dicen que sus discípulos creían esto.

  • Comentario por acs 17.02.17 | 20:24

    Así que claro que defendemos que Jesús fue considerado por sus seguidores un maestro, sanador (taumaturgo, para ellos), profeta del reino, y mesías resucitado - según sus enseñanzas con palabras y obras, denunciando los poderes de este mundo y su maldad y opresión y exhortando a la conversión como medio para que el reinado de Dios, ya presente en sus palabras y obras, según él mismo, creciera imparable hasta que Dios lo llevara a su plenitud.
    Esas son sus enseñanzas sobre el reino, sus parábolas que todo el mundo considera auténticas, sus ideas, no las del constructo inventado para la ocasion a base de lo que debía pensar todo judío -judío los había para todos los gustos y las palabras de Jesús dejan claro lo que pensaba él mismo, deducciones sesgadas de los inventores del galileo armado por tanto están de más.

  • Comentario por acs 17.02.17 | 20:10

    Manuel parece ignorar que Jesús vivía en una cultura de tradición oral, que sus parábolas, sus enseñanzas fueron recogidas por sus seguidores, por los que le escuchaban y transmitidas con todo el cuidado e interés que tienen aquellos que le consideran auténtico mesías resucitado, reivindicado por Dios, participante de su divinidad como hijo de Daniel que vendría a llevar el reino a su plenitud. Claro que guardaron con reverencia las enseñanzas sobre el Reino de Jesús, como es lógico. Y claro que eran judíos, empezando por su hermano Santiago, el que fue lapidado por las autoridades judías por blasfemo. Judíos todos, Incluso Pablo el q persiguió el cristianismo que ya existía antes de su conversión, como narra en sus cartas de mitad del siglo I pocos años después de los hechos.
    Así que más le vale esclarecerse a sí mismo en vez de afirmar falsedades una tras otra, supongamos que no por mala fe, sino por ignorancia sesgada insuperable. O x lo q sea. Da igual.

  • Comentario por acs 17.02.17 | 19:57

    El nick "esclarecedor" aparte de inventar un comentarista de paja, pues nadie ha dicho lo que él inventa a las 14:45, no tiene además ni idea de historia pues la inventa al aire de su sesgo propio.
    Como ya dije, eran judíos los que le aplicaron a Jesús los pasajes judíos de Daniel, Isaías, Jeremías, salmos etc para explicar por qué lo consideraban el mesías a pesar de su aparente fracaso.
    Nada de otra filosofía ni otra religión. Los que decían "Ven Señor Jesús" eran los mismos que lo conocieron.
    Pero no sé por qué hay quien necesita empeñarse en que, ya que la primera opción de que Jesús no existió no parece válida al cincuenta por ciento, como sostenía anteriormente, resulta que no eran judíos sus seguidores los que decían que había resucitado e iba a volver con gloria trayendo el Reinado de Dios.
    Opine de ellos lo que quiera, pero no les niegue su lugar de nacimiento, su religión etc.

  • Comentario por Manuel 17.02.17 | 14:45

    ¿Por ejemplo...?

    Porque sólo se está defendiendo aquí que Jesús fue -entre otras muchas cosas: rabí, galileo, hombre religioso, judío- un rebelde anti-romano en la línea popular de su tiempo.
    Por el contrario, estaba respondiendo a un comentarista que consideraba que los evangelios son testimonios de verdad y que -no sé por qué- considera importante creer en d/Dios para entender mejor al Jesús histórico. Un comentarista al que previamente había esclarecido que los evangelistas no eran testigos directos de la vida de Jesús, ni judíos, ni seguidores en vida del maestro, ni coetáneos suyos, ni pusieron gran celo en reproducir lo que aquél dijo. Que son otros los que nos aclaran qué pudo decir y qué no figura en los textos manuscritos del siglo III. (En cuanto a sus seguidores directos, no dejaron de ser judíos, que sepamos.)
    Dejemos para otro día lo del argumento de autoridad. Ciencia y crítica histórica.
    Si Vd cree que he defendido no sé qué cosa rara No pr...

  • Comentario por Moisés 17.02.17 | 14:44

    ./. Lo que no quita para que todo (o parte, o lo que Vd. quiera) de lo escrito por Lucas (o quien lo escribiera) fuera falso y un invento mentiroso del evangelista. Pero él lo cuenta para comunicarnos que ES VERDAD. Aunque sea mentira.

    La comparación, pues, entre el Quijote y los evangelios es realmente absurda. Unos nos dicen que lo que cuentan es verdad (aunque sea mentira) y el otro nos dice que lo que nos cuenta no es real, sino un "invento" suyo.

    Aclarado, supongo, para siempre jamás.

  • Comentario por Moisés 17.02.17 | 14:38

    Aprovecho lo que ME dice MANUEL (16.02.17/20:08): "Lo demás, comprenda que ni fu ni fa. No me dice nada. Ya somos 2", para decirLE exactamente lo mismo. De acuerdo, pues.

    ...

    Por otro lado sobre lo que escribió Vd. el 16.02.17/19:20 respecto a la absurda comparación del Quijote con los evangelios, quiero REMACHAR que son absolutamente incomparables:

    - Cervantes dice que El Quijote es "hijo del entendimiento" (del suyo, del de don Miguel) y que él "lo "engendró" en una cárcel. De modo que nadie (en su juicio, por escaso que sea) puede decir que Cervantes nos quiera narrar una historia que haya sucedido. Es una novela por él engendrada.

    - Los evangelios (por ejemplo Lucas) dicen que pretenden escribir "la historia de lo SUCEDIDO entre nosotros, según que nos ha sido transmitido por los que, desde el principio, fueron TESTIGOS OCULARES (...) y lo escribe "después de INFORMARME EXACTAMENTE de todo desde los orígenes".

    Lo que...

  • Comentario por acs 16.02.17 | 22:31

    Acabo de descubrir un patrón recurrente de falacias de pelota sesgado de confesionalidad inconfesable, a las 19:10, las 19:20, las 20:08.
    Haberlos, haylos.

  • Comentario por J.P. 16.02.17 | 21:19

    Manuel: usted desprecia a quienes no dicen lo que usted quiere oír.

    Repito: "Estudiosos de tanta o mayor competencia profesional argumentan, razonan y llegan a conclusiones que no son las que aquí se presentan. Por ejemplo."

    Así que no me hable ahora de sesgos. ¿Ok?

  • Comentario por Manuel 16.02.17 | 20:08

    J.P.: El argumento de autoridad desprecia la verdad (los datos + la propia razón que puede argumentar) en beneficio de que lo dice "alguien que manda" o un texto infalible. Si cree que es el caso, allá Vd.
    Lo que la ciencia sabe y descubre no es propiamente un argumento de autoridad.

    Cuanto se ha deducido de la historia judía, de Jesús, de la naturaleza física o biológica, etc., se ha deducido por especialistas científicos dedicados a ello. Sí, "la Academia" (que no es confesional. ¿Serlo aleja del sesgo de la autoridad o más bien lo asegura?).
    ¿Deben equipararse con quienes exponen sus creencias particulares y probablemetal con los correspondientes prejuicios?
    --------
    Sí, Moisés: todos somos falibles.
    Lo demás, comprenda que ni fu ni fa. No me dice nada. Ya somos 2.

  • Comentario por Moisés 16.02.17 | 19:32

    Tiene mucha razón MANUEL (para él). Y seguro que DAVID MO sabe lo que dice. No sospechaba lo contrario.

    "Cualquier hombre es falible..." Luego MANUEL, DAVID MO, modestamente yo, somos falibles. ¡No me lo puedo creer!

    "No debe partirse...." me dice MANUEL. Pues no parta.

    "NO SE CREE que Lucas...". Pues bueno. ¡A mí qué me cuenta!

    Y yo no tengo (ni aspiro, por supuesto) que explicarle por qué creo "semejante cosa". Si le interesa, ahí tiene a Moisés (el original) y a los Profetas que dicen que decía Jesucristo.

    Y que en el Quijote haya verdad o no ¿qué tiene que ver? Cervantes dice que hace una novela. Él sabrá.

    No hay que mezclar las cosas. Bueno: si quiere mézclelas. Pero a mí no me va.

    Otro año, más.

  • Comentario por J.P. 16.02.17 | 19:29

    Manuel: está recurriendo al argumento de autoridad de.la.peor especie.

    "Lo que aquí se nos cuenta y razona, por estudiosos de alto nivel,"

    Este argumento está en contra de lo que es la academia. Estudiosos de tanta o mayor competencia profesional argumentan, razonan y llegan a conclusiones que no son las que aquí se presentan. Por ejemplo.

    Y luego, los demás, cada uno en la medida que puede, argumentamos en pro o en contra.

    Fíjese en la crítica de David Mo, que no siempre ha aparecido en esta larga discusión, y en la que sí le reconozco: "en nombre de una Ciencia que no existe (llámese criterios de autenticidad o patrones de recurrencia)".

    Es una enmienda a la totalidad,. Luego vendrá la opinión personal, más o.enos razonada o argumentada, que si le parece a uno más verosímil, o preferible, el guerrero, el profeta apocalíptico, el rabino o el Jesús divino, pero ya caemos en la "cáunada".

    Todos.

  • Comentario por Manuel 16.02.17 | 19:20

    logrando que el personaje encaje en su contexto histórico-social e ideológico.

    Que los evangelios no son una biografía objetiva, ni reproducen las palabras de Jesús muchas de las veces que se aseguran tales, está demostrado. Que varias alusiones -a Pilatos, a Antipas, a Teudas, etc.- e incidentes protagonizados por Jesús -prédica por aldeas, condena romana y muerte por crucifixión, etc.- tenga un fondo muy probable de verdad, parece admitido por una clara mayoría de las personas. Claro está que también en el Quijote hay verdad, y en el Julio César shakespiriano hay unas cuantas mentiras (no aprenderíamos la historia real y a partir de las palabras pronunciadas por los personajes en los diálogos del drama)...
    No se cree que Lucas haya sido muy respetuoso con la realidad. Ni conoció al personaje del que habla, ni habla sino desde la fe de un ramal que no es judío ni tiene la fe, la lengua, ni la filosofía ni ideas políticas de Jesús. Dos generaciones después y en un ra...

  • Comentario por Manuel 16.02.17 | 19:10

    Moisés:
    Considero que David_Mo sabe lo que dice (está bien informado, razona a partir de los datos disponibles, pone en duda lo que es dudoso) y habla con honestidad sobre el tema (esto es, con la máxima objetividad y sinceridad que puede).
    No considero pertinente el considerar divino a un hombre para entender mejor su papel, personalidad o relevancia.
    Cualquier hombre es falible, perfectible, limitado, con alguna contradicción.

    (No digamos ya si lo consideráramos Dios: entonces nuestra exigencia de perfección, poder, ominisciencia, bondad e infalibilidad serían enormemente mayores. Y los "fallos" del ideal obigarían a cambiar ya nuestro enfoque de la moral, ya nuestra idea de la infalibilidad -filosófica, moral, etc.- de Dios.)

    No debe partirse de que alguien sea Dios; más bien debería Vd intentar explicar por qué cree semejante cosa (harto difícil de creer) a pesar de lo que aquí se nos cuenta y razona, por estudiosos de alto nivel, logrand...

  • Comentario por acs 16.02.17 | 18:36

    No había visto hasta ahora la contestación de Galetel. Sí, estoy de acuerdo. Yo también me inclino a pensar que las cosas fueron así, porque encajan unos datos con otros.

  • Comentario por Moisés 16.02.17 | 18:28

    DAVID MO (09:21): la cosa se alarga y ya la han comentado en el blog durante mucho tiempo muchas personas. Sólo quiero señalar:

    dice Vd. que "los evangelios no son testimonios de verdad". Según y cómo. Muchas cosas se han podido comprobar, incluso físicamente, que se ajustan a la realidad. Otras, no. Las más, algunos (los creyentes) las aceptamos a lo menos en lo sustancial y "espiritual". Otros muchos, como no aceptan a priori que Jesús sea Dios -muchos ni que Dios exista- hacen lo que pueden (y más) para "inhabilitar" los evangelios.

    Y "Lucas" no dice "recoger lo que se ha dicho antes... a su manera", sino "me ha parecido también a mí, DESPUÉS DE INFORMARME EXACTAMENTE DE TODO DESDE LOS ORÍGENES, escribirte..." Que puede ser mentira, pero que es verdad que lo dice.

    Y, naturalmente, Vd. CREA lo que le parezca y considere porque como no estuvo allí cuando entonces... Y yo tampoco. Creencias... más o menos fundadas.

  • Comentario por J.P. 16.02.17 | 14:50

    David Mo: pero usted sabe tan bien como yo que las crónicas medievales se usan también para el estudio de la historia a lo largo de todo el s. XX. Y sí, también en el s. XXI.

  • Comentario por David Mo 16.02.17 | 09:34

    Esto se hace desde fuera del método histórico, por el recurso exaltado de la fe o de la ciega confianza en la letra escrita.Y además atribuirse un método certero para realizar las propias interpretaciones y retoques de los textos, borrando y sumando, como si uno fuera un cronista medieval, pero en nombre de una Ciencia que no existe (llámese criterios de autenticidad o patrones de recurrencia). Pero ambas cosas son ajenas al oficio del historiador (que diría Bloch). Corresponden a una forma vetusta de hacer historia que no se practica en las modernas escuelas desde el siglo XX.
    Véase por ej. la polémica entre Finley y Davis a propósito de "El regreso de Martin Guerre" , en la que los palos que se dan no son acerca de si el hecho ocurrió así o asá, sino sobre la base de que lo que analizan son mentalidades y no certezas fácticas. Y eso que tenían un documento imparcial del que partir.
    Si a Ud. esto le parece hojarasca es que no sabe lo que es la historia.

  • Comentario por David Mo 16.02.17 | 09:28

    Aquí hay unos cuántos que se empeñan en que yo estoy haciendo una especie de acusación de fraude colectivo contra los escritores del primer cristianismo. Tómenselo como le de la gana. Pero la actividad de "falsarios" era la norma en los cronistas medievales, quienes no sólo inventaban historias sino que se dedicaban a retocar, borrar e interpolar las antiguas sin el menor empacho ni mala conciencia. Pues lo mismo que uno no puede ir a investigar lo que hay de verdad o mentira en los hechos narrados por un cronista medieval, a no ser que pueda contrastar fuentes alternativas y documentación material, que no es el caso de los evangelios, porque esto es imposible, es imposible saber lo que hay de verdad o mentira en los hechos y dichos atribuidos a Jesús. Salvo aquellos que de puro disparate son directamente rechazables.
    PAra hacer una historia de los eventos en estas condiciones hay que investir de autoridad casi sacra textos que o la tienen.

  • Comentario por David Mo 16.02.17 | 09:21

    Moisés: Creo haberlo dicho varias veces. Los evangelios no son testimonios de verdad, sino recolección de diversas interpretaciones que compiten entre sí. Eso se llama escritura polifónica y es normal en las novelas y otros tipos de narración. El resultado es un discurso complejo, a veces contradictorio y en donde prima una visión fundamental que, a trompicones, trata de imponerse a las otras. No hay que pedir coherencia a los evangelios, porque no pretenden serlo, sino, como dice el llamado "Lucas", recoger lo que se ha dicho antes... a su manera. Es claro que las numerosas contradicciones y los restos de visiones diferentes de Jesús se pueden rastrear en ellos, aunque, y en esto me diferencio de Beermejo y Piñero, yo no creo que haya ninguna claramente "histórica". Esto es lo que ocurre durante toda la Antigüedad y la Edad Media (Véase mis referencias a Finley, Collingwood y Bloch, tres pesos pesados de la historia antigua y medieval).

  • Comentario por J.P. 16.02.17 | 07:14

    Kira: la sucesión lógica no la conocemos; ni siquiera qué sucesos debemos ordenar. Parémonos en la cronología que sugirió D.Antonio. Sugiere que la compresión en una semana podría responder a un artificio literario (unidad de tiempo, espacio y lugar). Si aceptamos una cronología larga, tenemos que pararnos a pensar cómo pudo Jesús sobrevivir a su entrada mesiánica, aclamada por todo el pueblo, y cuándo ocurrió el episodio del Templo (que puedo aceptar como histórico porque en el Templo "pasaban cosas" y sirve bien como detonante de los últinos acontecimientos), qué alcance real tuvo y cuánto tiempo pasó desde ese momento hasta su captura y ejecución.

    Todo tiene sus problemas.

    Como dice D.Antonio (atento, Elías ;) ), juega en nuestra contra la altísima teologización del relato.


  • Comentario por galetel 15.02.17 | 23:21

    Concuerdo, acs. Pero además, a mí me parece muy importante que haya sido Jesús mismo quien descubriera y aceptara y proclamara su papel de Mesías daniélico, y eso, considerado como blasfemia (sin serlo realmente), le haya acarreado la no-oposición a ser entregado a Pilato con la acusación de sedicioso. ¿Estás de acuerdo?

  • Comentario por acs 15.02.17 | 22:48

    Y aunque los relatos sean teológicos creo que algunos les ven más contradicciones de la cuenta. No me parece tan raro que una muchedumbre aclame a una persona un día y la abuchee al siguiente. He visto eso un día sí y otro también.
    Por eso creo que aunque JP tiene razón en que la entrada en Jerusalén podría ser un relato puramente teológico, me parece normal que ocurriera un suceso menor que se pudiera narrar así, aunque no fueran muchedumbres sino un grupo pequeño de seguidores. Creo que sí Jesús había asumido finalmente la misión de mesías pudo hacer ese gesto profético. Una cosa es que los evangelistas agranden el grupo para convertirlo en una muchedumbre y otra cosa que los supuestos historiadores recurrentes les quieran poner armas. Eso sí que resultaría imposible de todo punto que hubiera ocurrido. Pequeño grupo sí. Lo mismo respecto al templo, pequeño incidente ligeramente magnificado en la narración. Y las autoridades del templo toman nota del mensaje.

  • Comentario por acs 15.02.17 | 22:40

    La intencionalidad la están poniendo otros. No había ninguna recomendación para nadie por parte de nadie sobre cómo quieran leer el AT, sino el recordatorio de que puesto que los cristianos desde sus orígenes leen el AT a la luz del NT no se puede entender el cristianismo sin tenerlo en cuenta. Eso es todo lo que se ha dicho.
    No viene al caso discutir sobre mormones ni masones, se autodenominen ellos como quieran, porque no tienen nada que ver con el origen del cristianismo y cómo interpretaban el AT y el NT los primeros cristianos.
    Y desde su p d v Jesús tomaba el lugar de su pueblo y se convertía en el siervo sufriente de Isaías para acabar siendo el hijo del hombre de Daniel.
    Eso es lo q pensaban esos judíos q creían en Jesús como mesías resucitado y no fracasado. No hay por qué estar de acuerdo, pero sí reconocer que pensaban así y que no eran personas de lugares lejanos con otras religiones, sino judíos q evolucionaron así.

  • Comentario por Kira 15.02.17 | 20:58

    JP.A mí no me gusta jugar a las 7 diferencias más que a usted sentirse protagonista de la intención de mis comentarios. No le aplico ninguna intencionalidad personal, estoy hablando de los evangelios y de como se altera la lógica de sucesos presumiblemente históricos al pasarlos por el tamiz teológico.

  • Comentario por J.P. 15.02.17 | 19:48

    Moisés: es de suponer que los nuevos estudios basados en la memoria social apunten algo sobre esa pregunta, por qué fue recordado así, aunque aún está por ver. Desde luego, no será Ehrman quien aporte algo, su libro sobre el tema deja mucho que desear.

  • Comentario por J.P. 15.02.17 | 17:56

    Kira: toda la intencionalidsd que me atribiye, al revés,está en usted.

    Yo leo un texto teológico comonlo que es, un texto teológico.

    Ni usted ni yo sabemos qué pasó. En cuanto a la historicidad, lo más que podemos decir es que Jesús fue condenado a muerte y ejecutado por Pilato y que las auyorodades judías tuvieron un papel.

    Llamar sentido común a la.lecrura que hace usted es un tanto así.

    Lo más que puede decir es qué intencióm tenía el evangelista. La contradicción, así, es solo aparente. Usted ñuede encontrar explicaciones ad hoc de por qué hay ese cambio de actitud en las autoridades y en el pueblo, máxime si acepta la cronología propuesta por D.Antonio, a saber, que la entrada mesiánica tuvo lugar durante los Tabernáculos y el juicio y ejecución meses después, durante la Pascua. Tiempo suficiente para que pasen cosas.

    Pero si a usted le gusta jugar a las siete diferencias, adelante.

  • Comentario por Moisés 15.02.17 | 17:27

    Pues quizá no sea extraño pero a mí me lo parece. A la pregunta, me refiero. Lo demás, bien... pero hojarasca a este respecto exclusivamente. Al grano, al grano... ¿Por qué contaron los evangelistas lo que contaron de la forma que lo contaron?

    Gracias por la atención, DAVID MO.

  • Comentario por David Mo 15.02.17 | 17:21

    NAda extraño, querido Moisés, porque lo que ocurre es que el propio concepto de "Jesús histórico" es un arcaísmo que sólo se entiende por la presión exegética y apologética que ejerce la propia delimitación del tema: ¿Pero dónde está Harry?. Siendo así, es un residuo de la historia de los eventos que ha sido sustituida en el siglo XX por diversas escuelas que no se focalizan en los individuos particulares, supuestos artífices de la historia y sus batallas, sino en las mentalidades, estructuras o ideologías que se manifiestan en los relatos y documentos. Así ha sido en la historiografía marxista, la escuela de los Annales, el estructuralismo, la historia de las mentalidades, etc. Cada una da su enfoque, pero ninguna vuelve a la idea de buscar el auténtico Fulanito. Y eso, si nos ponemos a pensar, ocurre desde Burckhardt (finales del XIX), que ya es decir. Yo no me invento nada nuevo, vengo desde otra parte, miro el panorama y descubro con sorpresa lo que hay.

  • Comentario por galetelg 15.02.17 | 16:35

    Kira:
    Pienso que una “profecía”, en el AT, no es una adivinación del futuro. Tiene una aplicación inmediata a la coyuntura histórica en que fue escrita. Pero, si se la cree inspirada por Dios en último término, puede ser aplicada en otro sentido a otra coyuntura histórica, futura, que no pudo ser pensada por su autor humano. Los judíos creían que las profecías del AT eran inspiradas por Dios. Incluso el judío Jesús.
    Para un cristiano, las profecías del AT son inspiradas solo en el sentido en que las interpretó y aplicó Jesús, según una buena exégesis del NT. Y una buena exégesis del NT tiene que recurrir a esto porque interpreta que así lo hizo Jesús.

  • Comentario por Kira 15.02.17 | 15:27

    Es lo que tiene la relectura inversa...

  • Comentario por Kira 15.02.17 | 15:23

    Existen multitud de versículos en los diversos estratos de Isaias que identifican a Israel como siervo, pero no hay uno sólo que identifique al Mesías como siervo. Los propios pecados de Israel han expiado las culpas de Israel (fin del exilio de Babilonia).La REDENCIÓN es la RESTAURACIÓN NACIONAL.



  • Comentario por Kira 15.02.17 | 15:17

    Entre leer una narración evangélica como una transcripción notarial (yo lo llamo sentido común) y percibir que, para adaptarse al Deutero-Isaias los evangelistas han montado un cirio contrario a la lógica ,hay un trecho. Ha sido necesario retorcer un texto que se presume histórico hasta el punto de perder toda coherencia.Por lo que se ve, se trata de asumir interpretaciones teológicas forzadas para que todo encaje. Así se eliminan las contradicciones obvias transformándolasi en aparentes.
    Isaias 53 no está colgado en el vacío. El Deutero-Isaias se extiende desde el capítulo 40 al 55, ni siquiera es un texto profético, va dirigido a los judíos deportados de Babilonia en los últimos años del exilio. El siervo no es una persona en particular, es el mismo "siervo" que aparece en gran parte del libro de Isaias, desde el capítulo 41 y se corresponde a Israel o Jacob.Representa el "ideal de Israel",el Israel verdadero, el Israel espiritual.

  • Comentario por Moisés 15.02.17 | 14:27

    Estimadísimo DAVID MO (12:47). Lo que decía Vd. (14.02.17/08:39) es que "seria bueno que empezáramos a preguntarnos ¿POR QUÉ RAZÓN los evangelistas cuentan esta historia como la cuentan?". Y eso es lo que me parece extrañísimo: que exactamente eso no se le haya preguntado Vd. (ni, en su opinión, nadie) antes de ahora.

  • Comentario por J.P. 15.02.17 | 13:49

    Elías: no, esa pregunta huelga, es ociosa y hasta insultante.

    Hablo de y por mí, no de D.Antonio. Cá uno es cá uno. D.Antonio está convencido de que la metodología aplicada es correcta y que seguramente puede salvarse con los patrones de recurrencia que fue el comienzo de esta serie.

    Yo lo dudo enormemente.

    Pero, repito, cá uno es cá uno.

  • Comentario por David Mo 15.02.17 | 12:47

    Pues no, estimado Moisés, no se suele preguntar esta cuestión sino la de cuáles relatos son verdad y cuáles no, en el fantástico supuesto de que podemos diferenciarlos. Lo que hay que preguntarse es por qué los evangelistas se montan el lio que se montan y/o qué pretenden con ello. Esa pregunta es menos frecuente porque se parte de que son fuentes históricas más o menos expurgables. Y si un evangelista dice que Jesús le dijo a Pilato tal cosa, nos ponemos a preguntarnos por qué Jesús dijo tal cosa y no por qué el evangelista pone en boca de Jesús tal cosa. Que son preguntas bastante, pero bastante, diferentes. Y lo mismo digo para espadas, reinos, asnos, higueras y demás maravillas. Es curioso que sólo en los casos en los que el evangelista suelta algún disparate mayúsculo cambiamos de perspectiva, como si fuera la excepción que confirma la regla del testimonio auténtico. Debería ser la norma.

  • Comentario por Elías 15.02.17 | 11:50

    ¿O Vd piensa que Piñero desconoce esta permeabilidad y la reinterpretación que hicieron los seguidores de Jesús del At?

  • Comentario por Elías 15.02.17 | 11:42

    J.P. : Si esto creo que todo el mundo lo entiende y mayormente los autores de este blog como así lo han manifestado reiteradamente.(y así se trasluce en sus escrito) Pero no es esta, a la postre, la intención del sr. Galetel a mi modo de ver (y a Vd creo que tampoco se le escapará) ; pues nos pide que saquemos conclusiones teológicas (tiempo al tiempo...) desde un relectura inversa , respetables(y discutibles) pero ajenas al discurso histórico que se plantea en el blog.

  • Comentario por J.P. 15.02.17 | 07:45

    Elías: como creonque michos aquí saben, mi problema con la "última semana" de Jesús es porque los textos están absolitamente permeados por el AT. Hace unos años ya comenté esto en el blog con D.Fernando y creo recordar que ooco después se publicó un libro en el que se defendía la enorme dependencia de estos textos con respecto al AT. No llegué a leerlo aunque creo que tuvo fuertes críticas, pero no lo recuerdo bien.

    Lo que quiero decir es que si estudia el cristianismo primitivo, el tipo de lectura del que hablan Galetel y acs es el que, a la postre, piden los evangelistas que se haga.

  • Comentario por J.P. 15.02.17 | 07:19

    Kira: usted está leyendo un texto religioso como si fuese una transcripción notarial. Déjese de contradicciones aparentes. Isaías 53, p.e.

Solo se muestran los últimos 40 comentarios

Domingo, 23 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Los más recientes

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930