El blog de Antonio Piñero

Otros detalles de la Pasión encajan muy bien con la hipótesis de un Jesús sedicioso. Jesús y la resistencia antirromana (XXXV)

12.02.17 | 08:32. Archivado en Jesús histórico,

Escribe Antonio Piñero

El artículo que estamos comentando de F. Bermejo se detiene aquí en la aclaración de indicios relativamente menores de la última semana de Jesús en Jerusalén que se explican también, según él, con suficiente claridad, si se admite la hipótesis del Jesús sedicioso contra los romanos.

El primero es la extraña frase de Mc 11,11:

“Y entró en Jerusalén, en el Templo, y después de observar todo a su alrededor, siendo ya tarde, salió con los Doce para Betania”

Después de su “entrada” triunfal, que debió de ser mínima, que tuvo lugar fuera de las murallas (en realidad no entra en la ciudad triunfalmente), Jesús pasa las puertas de la ciudad y penetra en el Templo, lo observa todo detenidamente y se va. Al día siguiente, v. 15, tiene lugar la denominada purificación del Templo: “Llegan a Jerusalén; y entrando en el Templo, comenzó a echar fuera a los que vendían y a los que compraban en el Templo; volcó las mesas de los cambistas y los puestos de los vendedores de palomas”.

Esta acción doble puede interpretarse de dos maneras:

1. Jesús entre en Jerusalén tranquilamente y visita el Templo como una acto de piedad. Se hace tarde y se retira a Betania. Es decir, todo es normal y no hay constancia alguna de lo que va a ocurrir al día siguiente.

2. Después de la entrada en Jerusalén, Jesús se dirige al Templo, “lo observa todo detenidamente y se va”. El acto de observarlo todo con precisión es un reconocimiento del terreno por parte de Jesús, para preparar lo que él sabe que va a ocurrir al día siguiente. La purificación será un acto peligroso y hay que prepararlo todo, por ejemplo, el modo de huida cuando se produzca el tremendo alboroto producido por la acción de volcar las mesas de los cambistas y abrir las jaulas de los animales. La observación previa y en secreto denota un plan premeditado y el miedo a las autoridades. Jesús sabe que su acción va en contra del orden constituido.

El segundo es la manera de actuar el grupo en Jerusalén tanto en la entrada triunfal como en la Última cena: en los dos se respira en los Evangelios una especie de atmósfera secreta, preventiva, con contraseñas, que podría aclararse con el supuesto de que el grupo de Jesús tuviera que mantener en secreto sus actividades ante la policía o las autoridades. Leemos en Mc 14,13-17:

“Entonces, envía a dos de sus discípulos y les dice: «Id a la ciudad; os saldrá al encuentro un hombre llevando un cántaro de agua; seguidle 14 y allí donde entre, decid al dueño de la casa: “El Maestro dice: ¿Dónde está mi sala, donde pueda comer la Pascua con mis discípulos?” 15 El os enseñará en el piso superior una sala grande, ya dispuesta y preparada; haced allí los preparativos para nosotros.» 16 Los discípulos salieron, llegaron a la ciudad, lo encontraron tal como les había dicho, y prepararon la Pascua”.

Obsérvese:

· Jesús queda oculto. Da los discípulos ciertas indicaciones. Siguen a un hombre que les lleva al dueño de la casa. Este conoce a Jesús y basta con decirle “El Maestro”, sin más indicación. Los discípulos cumplen el mandato de Jesús y encuentran todo tal como Jesús había predicho.

Lo ocurrido puede interpretarse de dos maneras:

1. Jesús es un profeta, y por iluminación divina conoce el futuro. O él mismo es Dios, y sabe naturalmente lo que va a pasar.

2. Todo responde a un plan previamente convenido donde hay ciertas contraseñas previas; el dueño sabe perfectamente de qué se trata, pues conoce bien a Jesús, y le presta una sala para celebrar una cena. Marcos la presenta como la Pascua, pero en ausencia de todo detalle de cena pascual en su misma narración, da la impresión de ser una cena de despedida de los discípulos o de preparación para un acto solmene que va a suceder.

El lector escoja entre las dos interpretaciones. Pero el historiador, por preceptiva del oficio, no puede aceptar la explicación sobrenatural.

La tercera escena que se explica perfectamente por la hipótesis propuesta –y en la que no hay que extenderse mucho– es la del prendimiento de Jesús en el huerto de Getsemaní. Comenta F. Bermejo:

“Lo que Jesús estaba haciendo allí, por la noche, rodeado de un séquito de hombres armados, es una cuestión que nunca se ha explicado de forma convincente entre la normalidad de los estudiosos. Sin embargo, si estaba preparando su grupo para la manifestación escatológica inminente de Dios (es decir, el inicio inmediato del Reino, que ya hemos explicado que según Zacarías 14 iba a comenzar en el Monte de los Olivos), la escena se vuelve significativa. El consejo de Jesús a sus discípulos de permanecer despiertos también se hace inteligible: habían sido asignados para montar guardia. Aunque el episodio de la detención sigue siendo enigmático, ya que ha sido manipulado con toda probabilidad, es claro que los seguidores estaban colectivamente listos para (y participar en) la resistencia armada, como se desprende de Lc 22, 49-50”:

“Viendo los que estaban con él lo que iba a suceder, dijeron: «Señor, ¿herimos a espada?»; y uno de ellos hirió al siervo del Sumo Sacerdote y le llevó la oreja derecha”.

Y puede añadirse que la historia de la traición de Judas –que los conduce a donde estaban congregados Jesús y sus discípulos– tiene más sentido aún, si todo lo que ocurrió allí es el resultado de un plan previamente preparado para los últimos eventos de la inminente llegada del Reino divino. Judas no tenía más que conducir a la turba y a los soldados romanos, al sitio indicado por el profeta Zacarías para el inicio de la acción de Dios. Es de suponer que tanto las autoridades judías como romanas conocían muy bien al grupo de Jesús, y que este no era un grupo desarmado e inofensivo: la resistencia era previsible.

Da la impresión, pues, de que todo va encajando bien dentro del marco de la hipótesis propuesta de “Jesús como sedicioso desde el punto de vista de las autoridades romanas”.

Saludos cordiales de Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
www.ciudadanojesus.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Moisés 17.02.17 | 14:55

    Pues, MANUEL (15.02.17/20:08), si sólo quería decir que el Ebro pasa por Zaragoza, haberlo dicho. Todos lo hubiéramos entendido. Aparte de que también pasa por otros muchos puntos y ciudades desde Reinosa hasta el Mediterráneo, por ejemplo, Logroño, tierra de buen vino entre otras muchas cosas, además de una abuela mía... según CREO, por lo que me han contado.

    Y quizá sea cierto que no responda a la verdad lo "de un Jesús bondadoso, centrado en un mensaje espiritual y netamente pacífico y universal" y podría ocurrir que hubiera sido en realidad un guerrillero o bandolero con muy mala leche que apareció en el mundo para fastidiar a los científicos cariñosos. O, simplemente, que no existió.

    Yo NO LO SÉ, pero me parece creíble lo que CREO, después de pensar y vivir o, al revés, vivir y pensar. En cualquier caso, las dos cosas.

    Y libre... dentro de lo que cabe. Nunca me he sentido obligado, forzado, intimidado... ¿un bicho raro?

  • Comentario por acs 16.02.17 | 11:28

    Parece ignorar Manuel que los evangelistas recogieron tradiciones orales sobre Jesús recogidas oralmente como es propio de una cultura oral, por sus discípulos , como es lógico, los que le escuchaban y conservaban sus enseñanzas.

  • Comentario por Manuel 15.02.17 | 20:08

    Pues se me escapa del todo lo que suponía Vd.
    Yo sólo quería decir que el Ebro pasa por Zaragoza

    En cualquier caso, ¿podemos analizar a Jesús? ¿Fallan los profesores A. Piñero y F. Bermejo al situar a Jesús en su contexto, teniendo en cuenta sus palabras y actividades? Yo pienso que no. De hecho estas postales nos dan un buen número de dificultades o contradicciones con la imagen idealizada de un Jesús bondadoso, centrado en un mensaje espiritual y netamente pacífico y universal. Y resuelven lo que la investigación histórica ha llegado a deducir. Contradecir esas conclusiones requiere conocimiento, razones suficientes, argumentación sosegada, etc.

    Por mi parte no hallo una contradicción semejante en la vida de Sócrates -incluso como soldado ateniense- y su propia filosofía. No en el sentido que denunciaba hallarla entre la imagen que se tenía de Jesús como divinidad u hombre idealizado y el que los especialistas han ido deduciendo desde el siglo XVIII ha...

  • Comentario por Moisés 15.02.17 | 14:38

    Supone mal, MANUEL: yo no quería (ni quiero) defender a Sócrates ni a nadie. Ni atacar. Sólo pretendía aclarar. Y que San Agustín no siempre fue santo, lo dice él mismo. Y de la sabiduría ni universalismo de Sócrates no he hecho la mínima mención. No hay que mezclar las cosas... y menos para diluir u oscurecer. Yendo un poco a la broma recuerdo aquello que dijo Felipe González cuando era Presidente del Gobierno español a unos alumnos extremeños: "yo no siempre he sido sabio". Y critique todo lo que le parezca ¡sólo faltaba!


  • Comentario por Manuel 14.02.17 | 19:25

    Supongo que lo que Vd quería defender es que el Sócrates filósofo (el ya maduro) no pudo ser un hombre pacífico, sabio, universalista, etc., en su madurez porque en su juventud (y algo más tarde) fue soldado ateniense... Un argumento que debería valer para contradecir la santidad, sabiduria, etc., de san Agustín, entre otros varios personajes de renombre.
    No, no me vale. Criticaría a Sócrates (de hecho, lo hago) por lo que pueda hallar -tanto de sabio, como de erróneo o mejorable- en el hombre al que critico (en este caso, el que llegó a grande, no aquel otro joven. Y lo mismo diría para Agustín).

  • Comentario por Moisés 14.02.17 | 14:35

    Yo también soy seguidor de Jesús... aunque a distancia (en todos los sentidos).

    Y lo que se entiende comúnmente no lo tengo en cuenta... aunque yo soy del común, irremediablemente. Sócrates fue soldado y actuó tal y no fue obligado por nadie que se sepa.

    Y tampoco tiene que ver conmigo lo de que Vd. crea que Jesucristo merece su crítica negativa. Sus motivos tendrá.

  • Comentario por Manuel 14.02.17 | 12:55

    Moisés: los evangelistas no fueron sus seguidores (no en vida: no lo conocieron).
    Jesús no era un guerrero, ni Judas Macabeo, ni Judas el Galileo, ni Aquiba, ni Zadoq, ni Simón de Perea, ni Simón el zelote, etc.
    Lo de pacifista de tipo socrático, evidentemente iba en el sentido que se entiende conmúnmente. Lo poco que sabemos del pensamiento de Sócrates va en el sentido de universalismo, moral de muy alto nivel y confluente con el conocimiento y el entendimiento, pacifismo, constructivismo, humanismo, etc. A Jesús se le podría analizar igualmente, claro. Sólo que su prédica libre y autónoma incluye lo que incluye y no un pasado como soldado -no importa si convencido cuando joven- por obligación social. Si Jesús fuera un sabio universalista y pacifista, humanista, tolerante, etc., pues ¿qué le iba a decir yo contra su filosofía; por qué iba a merecer alguna crítica negativa o simplemente "crítica"? Saludos

  • Comentario por Manuel 14.02.17 | 12:48

    J.P.: Lo leí antes de responderle en mi anterior comentario. O sea, es mi opinión después de leerlo. Lo que quiere decir que sigo opinando, coincidiendo en ello con la práctica totalidad de "los que saben", sean especialistas o divulgadores de los mismos, que nunca estuvo permitido portar armas a quien no fuera soldado (en este caso ocupante) ni guardia legal (incluida la del templo, la herodiana y la del sumo sacerdote). Y no lo estuvo ni lo está en lugar alguno, por mucho que comprendamos que los viajeros expuestos a ser atracados lleven consigo algún arma o una navaja suiza pretextando que es para cortar el pan.

    Ya le respondí sobre los esenios y sobre los de la 3ª filosofía (todos los cuales participaron en la Guerra, apoyados por algún que otro rabí): que no, que no eran temas moralmente antitéticos, sino todo lo contrario; aunque otros -de nuevo tirando en pro de sus convicciones y/o intereses- se creyeran con derecho a aniquilar a aquellos oponentes tan peligrosos

  • Comentario por Moisés 13.02.17 | 15:39

    La cosa (la sustancia de la cosa) está clara: Jesús era un guerrero... con látigo. Y los seguidores (especialmente los evangelistas que no debían, por tanto, ser tan tontos, previeron siglos antes lo que podrían achacarle/nos) para ocultarlo inventaron una serie de doctrinas, parábolas, mansedumbre, etc. ¡Y menudo lío se armó... y sigue armándose! Y todo por una taimada ocultación.

    Por cierto, MANUEL (09:50), eso de "pacifista de tipo socrático"... no se ajusta muy bien a lo que creemos realidad biográfica: Sócrates fue soldado en varias batallas. Soldado de verdad, no de látigo ni sospecha.

    RAWANDI (12.02.17 / 20:07). Donde pone "Rawandi" léase "augusto". ¡Toc, toc...! ¿Se puede? ¡Adelante!




  • Comentario por J.P. 13.02.17 | 14:24

    Otra cosa: no es mi chisme sino el programador del engendro este que no quiere que pase nada en inglés, de ahí los puntos.

    Vayan a los enlaces que allí está todo legible.

    Y no, los evangelistas no se embrillan. Nos embrollamos nosotros buscando tres pies al gato.

    Que si esoadas, que si no...

    Tenemos el pasaje de Mc en el que alguien hace uso de la fuerza, Jesús le para y a partir de ahí... ¡Mi madre la que liamos porqie Lc inteoduce el comprsr espadas, el tener dos e incluir el será contado entre malhechores!

    ¡¡Y luego vemos que porque Pilato usa su ejército contra una muchedumbre samaritana armada y cuyo número crecía y crecía le cuesta el puesto y es enviado a Roma a rendir cuentas y esto no nos asombra!

    Que el jaleo son las dos espadas lucanas y la.cohorte de Jn.

    Pues lo siento, pero llega el momento en el que me caigo de espaldas de la risa.


  • Comentario por J.P. 13.02.17 | 13:06

    Pues eso mismo.

    Sacar conclusiones de los relatos de la Pasión es casi imposible. Máxime de un único dicho que lo qie introduce es una explicación teológica.

    Y lo de que fyesen armados como cosa corfiente, es una falacia. Que podrían ir armados y que eso no implique que fuese un grupo terrorista es más ajustado a lo que auí se está diciendo.

    Pero no dejemos que la razón y la comprensión lectora se imponga a la ideología.

  • Comentario por David Mo 13.02.17 | 12:56

    Entonces, ¿para que dice Jesús que hay que comprarse armas en lugar de mantos? Si ya tenían. Bueno, dos. ¿Ah pero no iban armados todos como cosa corriente? Ya, pero sólo uno de los dos la emprende a sablazos. ¿Y no lo trincan allí mismo? Pues no. Al parecer estaban ocupados persiguiendo a uno que iba en pelotas por el monte.
    ¡Vaya galimatías! Exacto.

    Los episodios que hacen mención de una actitud violenta son de los embrollados. ¿Por qué se embrollaban los evangelistas en cuanto tocaban el tema de la violencia? Esta es la cuestión que preguntaría Collingwood. Y Bloch respondería: porque están tratando de ocultar o maquillar algo. Ellos o sus informantes.
    Pero claro, estos es que eran "quejicas", "infantiles" y radicales escépticos. Collingwood y Bloch. Todo el mundo lo sabe.

    ¡Por Dios JP, abandone toda pretensión de escribir en inglés con su chisme que nos va a volver locos!

  • Comentario por J.P. 13.02.17 | 12:35

    El genio que ha ñrogramado esto no me deja poner nada más en inglés. Pounds remite a
    R. Bau.ma.nn, Cri.me an.d Pu.nis.hment i.n An.cient Ro.me, 39; J. Har.ries, La.w and Cri.me i.n th.e Ro.man Wo.rld, 113; O. F. Robi.ns.on, T.he Cri.minal La.w o.f An.cient Ro.me, 42, 45.

    Mi enhorabuena al programador de esto.

    No me hagan reprpducir las páginas citadas por Pounds. Prefiero no hacerlo por la dificultad de escribir aquí en inglés y para evitar más quejas.


  • Comentario por J.P. 13.02.17 | 12:17

    Pero si da pereza, transcribo (quejicas, abstenerse):

    Bri.an Poun.ds: "Fu.rthermore, the.re is no sour.ce st.ating th.at it was ill.egal–much less cru.cifiable–f.or an individual o.r gro.up of ind.ividuals to ca.rry we.apons in Jerusalem. In fact, Rom.an legal cod.es an.d narr.ative ac.counts fro.m vari.ous periods ofte.n con.vey the rig.ht of indivi.duals to be.ar and use ar.ms for prot.ection, partic.ularly in ca.ses of trav.ellers defe.nding th.emselves agai.nst ba.ndits (e.g. Twelve Tables 8.13; Cicero Mil. 11; Cod. justin. 3.27.1; 9.16.3 Dig. 43.16.3.9; Apuleius Metam. 8.16–18"

  • Comentario por J.P. 13.02.17 | 12:12

    Manuel: si estuviesen prohibidad ni los esenios las habrían llevado ni los caravaneros, ni habrían depuesto a Pilato.

    Lea el enlace, lea.

  • Comentario por Manuel 13.02.17 | 11:46

    JP: Por lo que sabemos, las armas estaban prohibidas para los habitantes de los pueblos conquistados e incluso para los civiles de Roma. No dudo que hubiera viajeros que las llevaran para defenderse de asaltantes (de lestai rebeldes es un poco más complicado, ya que -salvo los sicarios- no actuaban solos).
    Ni allí, ni aquí, ni allá ha sido lícito ir armado (aunque no siempre se nos anden requisando pequeñas navajas, de haber sicarios -como al parecer era Judas- la cosa cambiaría, sin pasar a ser menos legal que antes.
    Lo de llevar espadas, no hay pretexto que valga. Claro que hubo esenios que además de custodiar el libro de la Guerra se preparaban para ella: era santa. Y los romanos los trataron con extrema dureza (llegada la misma).

    El argumento iba más allá: alguien alienta a llevar espadas para encender un fuego (etc.), los suyos le plantean incendiar a dos aldeas reacias, él ve bien que un rey que degüelle a aquellos de sus súbditos que no quisieron verlo r...

  • Comentario por J.P. 13.02.17 | 10:42

    Perdón, que asaltan al samaritano, no. Al "samaritanizado", quise decir.

  • Comentario por J.P. 13.02.17 | 10:37

    Manuel: le he leído a volapié y solo dos cosas:

    1.- Ni usted ni nadie puede saber cuántas personas acudieron a prender a Jesús. No tiene datos fiables, solo uno muy tardío que en los sinópticos no aparece por ningún lado y piede responder al interés teológico de Jn.

    2.- Por Josefo sabemos que los esenios portaban en sus viajes armas ñara defenderse de los lestai. Se conoce que estos lestai debían ser unos zelotes muy raros que atacaban nada menos que a los esenios, como los lestai que asaltan al samaritano en Lc. Pero héte aquí que los samaritanos masacrados en Garizim iban armados si aceñtamos la traducción tradiciinal de hoploi (y no herramientas) y la intervención armada de Pilato le valió ser depuesto y enviado a Roma. Y los profesores nos dicen ¡que los samaritanos eran pacíficos que se movían solo por religión! Ya, que sí, hombre, que sí.

    Y sobre las armas, a despecho de los quejicas:

    http://bit.ly/2kiLaI5

  • Comentario por Manuel 13.02.17 | 09:56

    El caso es que en aquel ambiente revolucionario y mesianista cuadran Juan Bautista, Jesús, los zelotes y los profetas santos que veían en Judas Macabeo y en los designios proféticos la verdadera promesa de Dios; promesa que había que atraerse por méritos propios (el rollo de la Guerra lo deja bien claro, apelando a las fuerzas concretas que serán necesarias; y el propio Apocalipsis da cierta idea del ambiente “judío”). Religión y política iban de la mano. El deber incluía el sacrificio de los traidores y los ocupantes infieles. La moral era hacia el prójimo -siempre otro judío-. Ser santo incluía el deber de ejecutar a los enemigos de Yahvé. Se podía ser zelote o caudillo, o judío fiel: incluso el sumo sacerdote tenía el deber de matar a los enemigos de Yahvé. Rabinos de 1ª apoyaron rebeliones mesiánicas que fueron populares y contaron con la simpatía del pueblo. Los propios profetas conminaban a cumplir con el mandamiento de Yahvé en pro de su Reino prometido

  • Comentario por Manuel 13.02.17 | 09:50

    al castigo de los que no apoyen la causa, a padres contra hijos y hermanos contra hermanos, a la necesidad de proveerse de espadas.
    En fin, que no se trataba de un maestro netamente pacifista de tipo socrático, al que habrían apresado fácilmente un par de guardias. Una hipótesis es que bastaba con predicar contra “los ricos” para que éstos lo mataran por revolucionario. Pero hay datos que politizan en mayor medida a Jesús y hace que el punto de vista romano (y de la facción judía herodiana, saducea y en general colaboracionista) lo convierta en reo de muerte por delito de lesa majestad. Y no es baladí la tenencia de espadas (delictiva en cualquier número, se pretexte lo que se quiera pretextar: la población civil no podía portar armas, legítimamente hablando) ni que fueran necesarios varios centenares de hombres armados para prenderlo.
    No se trata de convertir a un maestro partícipe de un nacionalismo mesianista-profético-escatológico, en un tipo particularmente violento

  • Comentario por Manuel 13.02.17 | 09:48

    Para mí que el conjunto de datos y razones repasados en estos posts y en el artículo del profesor Bermejo que constituyen su razón de ser son de tal peso que no se cuestionarían de sopesarlos desapasionada y objetivamente.
    Piénsese qué diríamos de Sócrates si -viviendo en plena ocupación de su ciudad o país por una potencia enemiga, y formando parte de una cosmogonía mesiánica, etc-. concitara ese cúmulo de asuntos inexplicables salvo desde una lógica mesiánica propia de los siglos I y II.

    Como he dicho ya, parece claro que Jesús se proclamó mesías, esto rey designado por Yahvé para presidir su Imperio Teocrático proclamado por los profetas. Y que fue aclamado como tal por un grupo de seguidores y fue ejecutado por ese motivo. Además de un "episodio violento" concreto, imposible sin el uso de la fuerza por un grupo bien diferente al que sería propio de un filósofo o maestro pacifista y universalista, hay citas claras que apelan a una lucha, al castigo de los que no a...

  • Comentario por J.P. 13.02.17 | 08:42

    También es típico en este blog el llanto infantil "que no me aceptsn el Jesús yihadista es.porque sin ustedes malos e ideologizados y ni se les.ocurra mencuinar que yo también estoy ideologizado ni argumentarme en contra, malos, que son unos malos novelistas, que la novela que me gusta es otra y yastá"

    Y así vamos haciendo historia de la buena.

  • Comentario por David Mo 13.02.17 | 07:48

    Collingwood: Hay dos tipos de analizar los documentos históricos. Una, de copia-pega, toma las autoridades-textos y las reproduce con cortes y retoques. A lo sumo hace una crítica en base a racionalizaciones y dice cuáles son verdaderas y cuáles no según criterios discutibles. Otra no se pregunta si lo dicho es verdad sino "¿por qué éste dice esto?". La historia que se hacía en el pasado era de copia-pega. También hay mucho copia-pega en las biografías y best-sellers. En el asunto del Jesús histórico forman legión. Y en este sitio, no te digo. Todo es copia-pega.

    La pregunta es: ¿Por qué en este tema los practicantes de métodos caducos son dominantes? Véanse razones teológicas, apologéticas y traumas juveniles. Yo qué sé. Y porque constituyen una rama aislada de un árbol que va por otra parte y crece a su aire.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 13.02.17 | 05:24

    Procestoc,no me ha entendido bien cuando he hablado de tener a Dios no más que como decorado.Me estaba refiriendo a algo en lo que insisto bastante, relacionado con eso de la perspectiva etic y emic de los estudios antropológicos. Para entender bien un texto, cuestión en la que insisto con frecuencia,para analizarlo adecuadamente y extraer de él la mayor cantidad de información posible se requiere leer el texto no sólo "desde fuera" sino también "desde dentro", independientemente de que se concuerde o no con lo que en éste se expresa. Y en una lectura "desde dentro" al Dios que los subyace y alienta según el pensar y sentir de quienes los textos compusieron, no se le puede reducir a mero decorado,a riesgo,cierto y cumplido en el caso sin ir más lejos de estas postales,de incurrir en errores interpretativos,en simplificaciones reduccionistas,e incluso en tergiversaciones,intencionadas o no.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 13.02.17 | 05:07

    Rawandi,mire por dónde da en el clavo con lo de la escabechina y demás.Un grupo de nacionalistas religiosos judíos cuyo líder predica más o menos eso resulta que llegan, tras la crucifixión de éste ppor sedición, al grado de fanatización de proclamar la resurrección del susodicho líder,ahora ya invulnerable y se supone que con la escabechina asegurada y a la vuelta de la esquina,Tal es la conclusión que en pura lógica se sigue de lo que usted y las postales apuntan,¿no?. Y resulta que ni Pilato,quién los tiene bien identificados y ordenó la ejecución de su líder,ni sus sucesores en el cargo los persiguen y les permiten moverse por aquellos lares como,nunca mejor dicho,Pedro por su casa. Me lo explica.

  • Comentario por Un poco de seriedad 13.02.17 | 01:24

    "El reino predicado por Jesús implicaba una lucha inminente por el poder...." Si, con las dos espadas de Getsemaní. O eran seiscientas? Ya estoy hecho un lío.

  • Comentario por Rawandi 13.02.17 | 00:48

    "el reino no tiene nada que ver con luchas por el poder"

    Eso es una fantasía muy distinta de la fantasía que realmente predicó el Jesús histórico. El reino predicado por Jesús implicaba una lucha inminente por el poder: una lucha sangrienta que muy pronto iba a ganar Dios por medio básicamente de sus ejércitos de ángeles. Los ángeles iban a liquidar a los soldados romanos y a los judíos colaboracionistas con Roma. La escabechina iba a ser formidable: el apocalíptico Jesús estaba convencido de ello.

  • Comentario por acs 12.02.17 | 23:41

    Exacto Galetel. Es evidente que desde ese sesgo y confesionalidad no tienen en cuenta los datos existentes porque no encajan en el cuadro que nos quieren vender.

  • Comentario por acs 12.02.17 | 23:33

    Rawandi, lo de que Roma lo considerara sedicioso, está más que visto de toda la vida, como ya he dicho antes. Y los sacerdotes del templo tampoco lo miraban bien y las autoridades judías lo consideraban un incordio. Ya he indicado de qué iba al reinado de Dios para Jesús. Para las características del reino, le remito a las palabras de Jesús y las del profeta Isaías. Como el reino de Dios es incompatible con la opresión de los poderosos es normal que su mensaje no gustara nada y que acabara como acabó. Pero el reino no tiene nada que ver con luchas por el poder, sino todo lo contrario, con la creación de un mundo nuevo para todos los que acojan sus valores.
    Y si quiere saber algo más, lea el mensaje de primera mano, que para eso se conserva. No me apetece repetir lo mismo q ya he dicho antes por activa y por pasiva, ni tengo tiempo. Buenas noches.

  • Comentario por galetel 12.02.17 | 23:25

    No hablan de que Jesús se creyera el Mesías daniélico aunque fracasara como mesías davídico.

  • Comentario por acs 12.02.17 | 23:21

    Conste que estoy totalmente de acuerdo con lo que dice Luis Enrique Antolín 12.02.17 | 14:19

    "Pues juegan a una especie de confesionalidad a la inversa, la de dar por supuesto e indubitable que Jesús no es sino un personaje más entre otros pretendientes mesiánicos,sin características o peculiaridades de mayor importancia que lo distingan y singularice"
    Lo q pasa es q cuando añade comentarios filosóficos sobre trascendencia, razón etc. les da la excusa para q ignoren su comentario en lo q sí tiene de crítica sobre el modo en q malinterpretan los datos, e incluso los ignoran, pretendiendo q una persona sea una media estadística de su época y carezca por completo de originalidad. Y digo esto de Jesús como persona normal q por muy normal q pudiera ser, era él y no un constructo inventado x los q pretenden ignorar todo lo q hizo y dijo -no hace falta q las curaciones las consideren milagros para q reconozcan q Jesús sí las consideraba signos del reino, x ej.

  • Comentario por J.P. 12.02.17 | 23:15

    Rawandi: El señor de los anillos y El Silmarilion no son simplemente cuentos de hadas.

  • Comentario por Rawandi 12.02.17 | 23:05

    "Lo que Jesús esperaba era el reino de Dios"

    Pero Jesús afirmaba que el establecimiento del reinado de Dios en Israel era inminente. Y por supuesto dicho reinado sería incompatible con la ocupación romana. O sea, que el Nazareno era un predicador apocalíptico y en consecuencia era también un sedicioso antirromano.

  • Comentario por acs 12.02.17 | 23:04

    Tal como plantea Antolín el asunto se presta a q le acusen de "confesionalidad" los de otras "confesionalidades" ("Confesionalidades" = "ideologías" y "creencias" poco importa q sean cristianas o ateístas o budistas o masónicas).
    Prefiero atenerme a los hechos, hechos a los q no se atienen los de inconfesable confesionalidad anticristiana, q no ven q no hace falta creer en Dios, para admitir q un tal Jesús tenía una serie de ideas q eran suyas, y no las de un constructo inventado llamado "el judío medio" o las del mesías zutanito, sino las q recogieron sus seguidores y conservaron en buen número. Jesús era Jesús y no Judas, ni el galileo armado de Montserrat. Aunque la imaginación sesgada recurrente recurra a multiplicar 2 espadas por las veces q las sacan a colación e ignore al personaje.
    Está perfectamente explicado lo de las 2 espadas, lo del templo, etc. Pero prefieren inventar "historias" x si las venden.
    Y siguen sin explicar los datos q no les cuadran.

  • Comentario por acs 12.02.17 | 22:41

    Lo que Jesús esperaba era el reino de Dios, pero sus características según Jesús están en el mensaje de Jesús y no en otro sitio. Y él no se postuló como mesías davídico en pugna por el poder, él predicó contra toda ambición de poder y dio la vuelta a los "valores" al uso, poniéndolos cabeza abajo. En cambio sus sanaciones sí las consideraba signos de que el Reino de Dios ya había llegado en sus inicios y los que lo buscaban tenían que convertirse a esos valores y ser como levadura en la masa.
    Sí se consideró al final de su vida mesías daniélico - de eso es de lo que hablamos, no de si ustedes creen que lo fuera o no, sino de lo que creían ellos.
    Y el investigador da lo mismo que crea en el mesía daniélico o deje de creer, el caso es que ellos, los primeros cristianos sí creían, q es de lo q trata el estudio.
    No hay un solo dato q pueda convertir a Jesús en un "galileo armado" y sigue estando clarísimo q a Santiago no lo persiguió Roma, lo lapidó Ananías.

  • Comentario por Rawandi 12.02.17 | 22:41

    "nadie se ocupa en escribir rios de tinta sobre los cuentos de hadas"

    ¿No ha oído usted hablar de J. R. R. Tolkien?

  • Comentario por Un poco de seriedad 12.02.17 | 22:31

    Pues nadie se ocupa en escribir rios de tinta sobre los cuentos de hadas. Sin embargo bien que se ocupan algunos por desmontar el cristianismo desde sus cimientos... ¿ por qué será ? si sólo es un cuento....

  • Comentario por Rawandi 12.02.17 | 22:05

    Lo que Jesús esperaba era la llegada inminente a Israel del Reino teocrático de Yavé. Eso era lo que Jesús anunciaba, llegando incluso a prometerles a sus discípulos que ocuparían tronos y gobernarían. Todo resultó ser un castillo de naipes, naturalmente.

  • Comentario por galetel 12.02.17 | 21:40

    Que hablen, pues, del Mesías daniélico como de algo imaginario, pero real en el concepto de Jesús y de los sumos sacerdotes. Y que no hablen del caso de Santiago y otros, a menos que puedan darle una explicación convincente.

  • Comentario por Rawandi 12.02.17 | 20:07

    "juegan a una especie de confesionalidad a la inversa"

    No, Antolín, creer en las hadas y no creer en ellas no constituyen dos "confesionalidades" enfrentadas. Por prescriptiva del oficio, como dice Piñero, un historiador no puede creer en las hadas. Donde pone "hadas" léase Jesucristo-celeste-preexistente.

Solo se muestran los últimos 40 comentarios

Lunes, 12 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Los más recientes

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930