El blog de Antonio Piñero

“Dios proveerá para la victoria”. Jesús y la resistencia antirromana (XXX)

08.02.17 | 08:05. Archivado en Jesús histórico,

Escribe Antonio Piñero:

Sigo con el tema de ayer en torno a la mentalidad de Jesús respecto a la batalla final que debía de constituir los momentos previos al Juicio y a la instauración del reino de Dios.

· Corroboro la idea ya expresada anteriormente: no andamos lejos de la verdad si pensamos que Jesús podría tener unas ideas muy parecidas sobre la ayuda decisiva de Dios. Escribe Hyam Maccoby en su obra “Revolución en Judea”:

“Probablemente Jesús tenía en mente el ejemplo de Gedeón... La salvación tendría un aspecto ciertamente militar pero los fieles no sería meros espectadores del milagro divino. (Colaborarían con él), pero la gloria de la victoria sería principalmente de Dios (p. 158). "Jesús... era un profeta apocalíptico convencido, que consideraba que la lucha contra Roma se ganaría en gran medida por un medio milagroso. Por ello no tuvo que hacer serios preparativos militares. Solamente sería necesaria en todo caso una mínima. Jesús no tenía la mentalidad de un Judas Macabeo, es decir que pretendiera expulsar a los romanos por la fuerza de las armas, como Judas había expulsado a los griegos. Este no sería su propósito ya que tal empresa conduciría a la fundación de una dinastía real pero terrena. Lo que pretendía Jesús era que se inaugurara el reino de Dios, lo que suponía una nueva época en la historia del mundo. Pero esta posición jesuánica que suponía un desprecio del militarismo fue convertida por la iglesia paganocristiana en una suerte de doctrina pacifista (pp. 172. -73). Estoy de acuerdo con esta posición.

· El punto anterior lleva a la conclusión de que no es un argumento serio concluir que Jesús era totalmente pacifista porque su grupo poseía pocas armas, espadas en concreto. Argumentar así significa desconocer la mentalidad religiosa del siglo I, tanto en Judea como en el mundo grecorromano, a saber, la posibilidad real de que la divinidad interviniera continuamente en los asuntos humanos. Las ideas al respecto de Jesús eran, pues, como las de Gedeón y las de otros héroes de la historia de Israel. En el artículo, tantas veces citado de F. Bermejo, y que estamos comentando, este investigador trae a colación varios textos de los libros de los Macabeos que sirven de ilustración sobre cómo podría ser la mentalidad de Jesús:

“Al ver éstos el ejército que se les venía encima, dijeron a Judas: «¿Cómo podremos combatir, siendo tan pocos, con una multitud tan poderosa? Además estamos extenuados por no haber comido hoy en todo el día.» 18 Judas respondió: «Es fácil que una multitud caiga en manos de unos pocos. Al Cielo le da lo mismo salvar con muchos que con pocos; 19 que en la guerra no depende la victoria de la muchedumbre del ejército, sino de la fuerza que viene del Cielo. 20 Ellos vienen contra nosotros rebosando insolencia e impiedad con intención de destruirnos a nosotros, a nuestras mujeres y a nuestros hijos, y hacerse con nuestros despojos; 21 nosotros, en cambio, combatimos por nuestras vidas y nuestras leyes; 22 El les quebrantará ante nosotros; no les temáis» (1 Macabeos 3,17-22)

“Entonces Judas Macabeo, al observar la presencia de las tropas, la variedad de las armas preparadas y el fiero aspecto de los elefantes, extendió las manos al cielo e invocó al Señor que hace prodigios, pues bien sabía que, no por medio de las armas, sino según su decisión, concede él la victoria a los que la merecen. 22 Decía su invocación de la siguiente forma: «Tú, Soberano, enviaste tu ángel a Ezequías, rey de Judá, que dio muerte a cerca de 185.000 hombres del ejército de Senaquerib; 23 ahora también, Señor de los cielos, envía un ángel bueno delante de nosotros para infundir el temor y el espanto. 24 ¡Que el poder de tu brazo hiera a los que han venido blasfemando a atacar a tu pueblo santo!» Así terminó sus palabras” (2 Macabeos 15,21-24).

Y presento un último texto de 1 Samuel 14,6 en donde se ve que esta confianza absoluta en Yahvé para la victoria ante los enemigos de Israel era muy antigua en Israel. El que habla es Jonatán, hijo del rey Saúl, y amigo de David:

“Jonatán dijo a su escudero: «Ven, crucemos hasta la avanzadilla de esos incircuncisos. Acaso Yahveh haga algo por nosotros, porque nada impide a Yahveh dar la victoria con pocos o con muchos”.

Esta, creo, podría ser la mentalidad de Jesús: para Dios era igual conceder la victoria con pocos hombres o con muchos. Lo único que importa es la ayuda divina. Hagamos por nuestra parte lo que podamos, porque Dios proveerá para la victoria.

Saludos cordiales de Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
www.ciudadanojesus.com

:::::::::::::::::::::::

Por si a alguien le interesa, aquí va un enlace radiof´pnico de una entrevista que me hicieron para World Press:

Enigmas de Jesús y del Cristianismo primitivo, con Antonio Piñero EDLR 1x3 04/02/2017 Ecos de lo Remoto

http://www.ivoox.com/16826706


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por fermión 09.02.17 | 00:37

    Jesús se dedicó a anunciar la llegada del reino de los cielos...pero pocos lo entendieron en su época antes de su muerte, ni muchos de los eruditos actuales: el reino se va infiltrando poco a poco en las conciencias de los individuos y en la moral de las sociedades. No es un reino territorial aun en este mundo, ni por tanto antirromano; porque aun no ha desembarcado en el planeta, pero es un reino ya con ciudadanos y paisanos en todos los paises desde centurias. Cuando llegara la cosecha, serían los ángeles los que separarían a los elegidos. Dentro de una misma familia, o de un mismo trabajo, unos sí , otros, no. No hay nada de antirromano en ello, cuando la «acción violenta» podria ser incluso intrafamiliar...al final de los tiempos. Es lo que tiene ser un profeta apocalíptico de una invasión no terrestre, precedida de catastrofes cósmicas, que pocos lo creen salvo que hayan sufrido experiencias alucinantes, que no alucinatorias. Preguntense por Pablo ...y por los 153 peces.

  • Comentario por galetel 08.02.17 | 23:32

    Y es curioso constatar que la colaboración moral del Mesías daniélico corresponde de alguna manera a la supuesta colaboración militar del mesías davídico, descrita por Piñero. Sólo que aquella pertenece a otro plano, muchísimo más amplio, que esta. Es que aquí es donde empieza a notarse el funcionamiento del “pantógrafo de Dios”.

  • Comentario por galetel 08.02.17 | 23:05

    Pienso que tienes razón, acs, pero añado que creo imprescindible que Jesús asumiera el papel de Mesías daniélico, según las Escrituras. Porque sin esto, todo lo demás habría sido poco para que culminara el Reino de Dios para bien del universo entero. Me parece que la Parusía de Jesucristo es lo esencial, sobre todo por el mal físico, pero también por la mayor parte del mal moral. Y el seguimiento de su ejemplo es la colaboración consecuente para anunciarla y prepararla, consciente o inconscientemente, solicitada a quien quiera, muy necesaria aunque muy insuficiente.

  • Comentario por acs 08.02.17 | 21:26

    En mi opinión, Jesús fue un profeta del Reino, no un mesías, durante toda su vida pública. Y para él, el Reino no era una cuestión de poder político ni religioso ni mucho menos militar, sino, SEGÚN SUS ENSEÑANZAS y especialmente sus parábolas sobre el Reino, este crecería por la conversión personal de todos y cada uno a los valores del reino, y su actuación como levadura en la masa, luz del mundo, sal de la tierra. Sus sanaciones las consideraba signos de q el Reino de Dios estaba ya en germen, creciendo, esperando su desarrollo en plenitud.
    Esa era la predicación de Jesús sobre el Reino. No creía en el mesías davídico si por ese se entiende un jefe militar q es proclamado rey para participar en una lucha por el poder político: no cree en el poder sino en el servicio. Y cuando acepta, al final, el papel de mesías es porque asume la figura del mesías daniélico y seguramente la de siervo sufriente de Isaías. Nada en sus enseñanzas cuadra con el otro mesías.

  • Comentario por Elias 08.02.17 | 16:44

    problemas:
    ?Por que( con acento) no logro expresarJesus mejor su mesianismo danielico y dejo que todo el mundo lo interpretara hasta el final como davidico. ?
    Porque no sacar de su error a seguidores y familiares.?Esto lo hace encajar mejor la hipotesis de Piñero
    ¿Pudo realmente huir,lo creo poco creible.(o como se dice renuncio previamente a ello)..? O forma parte de la escenografia de los evangelios?. Lo mismo para la foto del apresamiento... ¿se puede entender que fuera pacifica.. ?Recuerdese que todavia si pensamos en la tesis ortodoxa los discipulos eran todavia muy davidicos.
    Se agradece el ultimo me oarece... pues en realidad no tenemos ni idea..

  • Comentario por galetel 08.02.17 | 15:14

    ¿Se equivocó Jesús? ¿Fue todo una equivocación?
    -Yo creo que no, entre otras cosas porque pienso que Santiago, el hermano de Jesús, llegó a creer en ello hasta al coste de su vida a manos de las autoridades judías. Y me parece que sólo Dios pudo haberlo convencido así.

  • Comentario por galetel 08.02.17 | 14:19

    antes de ser apresado, pero no lo hizo, y rechazó defenderse con violencia. Ya tenía la actitud que revelaba esa consciencia daniélica que manifestaría luego a los sumos sacerdotes. Pero eso era demasiado para sus discípulos y sus familiares. En mi opinión, jamás pudieron imaginarse que Jesús era ese Señor universal que cantaría el Himno de Filipenses, compuesto y desarrollado en ambiente judío por los judeocristianos helenistas a partir del Maranatha de los arameos, en la línea de Dan 7, 13-14.

    Y el Maranatha había surgido de los arameos impulsado en ellos por una experiencia extraordinaria, no pudo ser de otro modo. Los discípulos y los familiares eran gente demasiado sencilla para haberlo deducido del simple recuerdo de las palabras que antes no habían entendido; necesitaron un impulso externo extraordinario para ponerse a reflexionar en base a las Escrituras y al recuerdo de Jesús, y que sus conversos llegaran a los sublimes conceptos judíos expresados en el Himno.

  • Comentario por galetel 08.02.17 | 14:16

    Por sus dichos y hechos según los evangelios, podemos deducir que Jesús fue descubriendo que era el Mesías daniélico poco a poco, carismáticamente, de las Escrituras. Si creemos a los evangelios, Jesús ya lo pensaba cuando les preguntó a sus discípulos quién creían que era, porque les replicó que tendría que padecer y morir a manos de sus enemigos, lo que era impensable de un mesías davídico.

    Los discípulos lo habían seguido ilusionados por sus carismas de mesías davídico exitoso, pero empezaron a decepcionarse de él, y lo siguieron con miedo a Jerusalén, asustados por su temeridad. A la entrada de la ciudad, ya repuestos de su decepción, lo aclamaron todavía como a un mesías davídico, no le habían entendido. Tampoco lo entendieron cuando Jesús intentó explicarles en la Última Cena que su muerte sería para renovar la Alianza y disfrutar en seguida del Reino, porque después se escandalizaron de él y huyeron.

    Jesús pudo haber huido también, antes de ser apresa...

  • Comentario por Elías 08.02.17 | 10:33

    Mire por donde aquí creo que tiene algo de razón..-Vd. es cristiano, como fueron poco después sus discípulos y familiares, cree que la obtuvo; si Vd. no es cristiano, cree que fue un loco.(O muy optimista..)
    El problema es, creo´:
    Se consideró Jesús a si mismo mesías davídico,... cuando?
    Sus discípulos parece que así lo creyeron , por eso sus familiares pudieron pensar que estaba loco (donde vas con esa panda exaltados con dos espadas y un celote despistado.. a derribar el sistema...)
    ¿Cuándo cambió el chip a mesías daniélico? ..Cuando les preguntó a sus discípulos quien creían ellos quien era... lo tenía ya claro? o les dejó pensar todavía en davídico'..
    Fue cuando le atraparon ... y sus posibilidades de "davídico" se fueron al garete ,cuando mutó en daniélico?( ahora no pero cuando vuelva os vais a enterar...)
    Desde luego pospascualmente las posibilidades davídicas se hicieron nulas y se aferrarían a las daniélicas..

  • Comentario por galetel 08.02.17 | 10:01

    Escucha (Shemá), ¿crees de verdad que nuestro Dios es el único de todos los pueblos de todas las épocas, incluso de nuestros enemigos, y que con su Mesías israelita quiere redimir de todos los males, tanto de los físicos como de los morales, al Universo entero?

  • Comentario por galetel 08.02.17 | 09:24

    Años más tarde, los discípulos de los primeros cristianos escribieron que Jesús preguntó:
    ¿Quién decís vosotros que soy yo? –El Mesías, claro, pero ¿qué tipo de Mesías?

  • Comentario por galetel 08.02.17 | 09:10

    La mentalidad de los familiares y de los discípulos había sido davídica, en efecto; lo estimaron “fuera de sí” y no lo acompañaron. Pero después de saberlo muerto como maldito de la Ley abandonado por Dios, cambiaron de mentalidad hacia la daniélica (marana tha). Para que cambiaran así, ALGO sumamente extraordinario tuvieron que experimentar.

  • Comentario por galetel 08.02.17 | 08:33

    Esta mentalidad habría conducido a Jesús al fracaso davídico total. Pero la mentalidad de Jesús NO era esa, a juzgar por sus dichos y hechos según las fuentes: su mentalidad era daniélica. La ayuda que esperaba recibir de Dios, su Padre, NO era militar sino de otro tipo. Si Vd. es cristiano, como fueron poco después sus discípulos y familiares, cree que la obtuvo; si Vd. no es cristiano, cree que fue un loco.

Martes, 18 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Los más recientes

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930