El blog de Antonio Piñero

La batalla final. La participación humana. Jesús y la resistencia antirromana (XXVIII)

06.02.17 | 08:39. Archivado en Jesús histórico,

Escribe Antonio Piñero

Decíamos ayer que lo decisivo en la instauración del reino de Dios, según Jesús, era la intervención divina. Pero esto no suponía que él y sus discípulos pensaran que debían permanecer absolutamente inactivos a la espera de esa acción de Dios. No parece que sea esa la “atmósfera” que se deduce de la lectura de la lectura de los Evangelios. Al igual que los esenios que dibuja el “Rollo de la Guerra” de Qumrán (los piadosos colaborarían en la batalla final contra los Kittim –los romanos– junto con los ángeles), Jesús pensaría muy probablemente que la colaboración humana era necesaria para tal intervención. Y no solo la colaboración espiritual, la penitencia, el arrepentimiento, el llevar una vida de acuerdo con la ley de Moisés, sino también acciones materiales de preparación para la venida del Reino.

En qué grado esta colaboración suponía el uso de las armas contra quienes estaban impidiendo con su actitud la intervención divina no podemos saberlo con seguridad. Pero lo que sí es seguro que Jesús advirtió a sus discípulos de que ciertas acciones suyas podían acabar en la cruz (“Tome su cruz…”: Mc 8,34). Por tanto, a los ojos de las autoridades romanas esas acciones serían subversivas, en nada leves.

Un Jesús embebido en las Escrituras sagradas tendría muy en cuenta que ciertos profetas habían hablado de una batalla final. Véase, por ejemplo, el profeta Joel (que era tenido muy en cuenta por el judeocristianismo primitivo, ciado en Hch 2,17: “Sucederá en los últimos días, dice Dios: «Derramaré mi Espíritu sobre toda carne…”):

“Pregonad esto entre las gentes, proclamad la guerra santa, despertad a los valientes, acérquense y suban todos a la guerra. Forjad espadas de vuestros azadones; lanzas, de vuestras hoces… Haz bajar allí, oh Yahvé a tus valientes. Que se alcen y suban las gentes al valle de Josafat porque allí me sentaré yo a juzgar a todas las gentes de en derredor. Meted la hoz que ya está madura la mies. Venid, pisad que está lleno el lagar… porque es mucha su maldad… Muchedumbre, muchedumbres en el valle del Juicio. El sol y la luna se oscurecen y las estrella pierden su brillo…” (4,9-10).

Este pasaje es impresionante porque está describiendo la batalla final antes del Juicio también final. Es un ambiente de guerra santa contra la maldad encarnada en los enemigos de Yahvé, una batalla promovida por la divinidad misma y en la que ella ayuda y participa. El judeocristianismo primitivo tenía también muy presente este texto ya que sus ideas se perciben claramente en el Apocalipsis:
“14 Y vi, mira, una nube blanca, y sobre la nube, a uno sentado semejante a un hijo de hombre que tenía sobre su cabeza una corona de oro y en su mano, una hoz afilada. 15 Y salió otro ángel del templo, gritando con gran voz al que estaba sentado sobre la nube: «¡Mete tu hoz y siega, porque ha llegado la hora de segar, porque ha madurado la cosecha de la tierra!». 16 Y lanzó el que estaba sentado sobre la nube su hoz sobre la tierra, y la tierra quedó segada. 17 Y otro ángel salió del templo que está en el cielo, llevando también una hoz afilada. 18 Y salió del altar otro ángel, que tenía poder sobre el fuego, y gritó con gran voz al que tenía la hoz afilada diciendo: «¡Mete tu hoz afilada y vendimia los racimos de la viña de la tierra, porque han madurado sus uvas! 19 Y lanzó el ángel su hoz a la tierra y vendimió la viña de la tierra, y la arrojó en el gran lagar del furor de Dios. 20 Y el lagar fue pisado fuera de la ciudad, y salió sangre del lagar hasta las bridas de los caballos en un espacio de mil seiscientos estadios” (14,14-20).

Obsérvese que el que interviene en esta destrucción final de los enemigos es el Hijo del Hombre, según el autor del Apocalipsis. Jesús mismo estaría pensando en el texto de Joel cuando predice algunos fenómenos celestes que preceden al Juicio:

“«Mas por esos días, después de aquella tribulación, el sol se oscurecerá, la luna no dará su resplandor, las estrellas irán cayendo del cielo, y las fuerzas que están en los cielos serán sacudidas” (Mc 13,24-25).

Otros textos de profetas famosos, que estaban en la mente de todos los judíos piadosos del siglo I, son de los profetas Jeremías y Zacarías. Así Jr 6,3, quien declara la guerra santa contra una Jerusalén impía (para Jesús la gobernada por un sacerdocio corrupto y colaboracionista con los romanos:

“¡Declaradle la guerra santa! ¡En pie y subamos contra ella a mediodía!... ¡Ay de nosotros, que el día va cayendo, y se alargan las sombras de la tarde…«Talad sus árboles y alzad contra Jerusalén un terraplén… Aprende, Jerusalén, no sea que se despegue mi alma de ti, no sea que te convierta en desolación, en tierra despoblada”.

Es claro en este texto que también los judíos impíos serán presa de la ira divina en los tiempos finales, y que en ella habrá una guerra.

El profeta Zacarías es también elocuente. He aquí un texto muy conocido en el que el opresor es la ciudad pagana de Tiro:

“Se ha construido Tiro una fortaleza, ha amontonado plata como polvo y oro como barro de las calles… He aquí que el Señor va a apoderarse de ello: hundirá en el mar su poderío, y ella misma será devorada por el fuego… Yo truncaré el orgullo de los filisteos; quitaré su sangre de su boca, y sus abominaciones de sus dientes…” (9,3.6-7)

Y luego viene el triunfo final de Jerusalén, la implantación del reino de Dios en la tierra de Israel el dominio de este sobre todas las naciones y luego el reino de Dios en paz sobre toda la tierra:

“¡Exulta sin freno, hija de Sión, grita de alegría, hija de Jerusalén! He aquí que viene a ti tu rey: justo él y victorioso, humilde y montado en un asno, en un pollino, cría de asna. El suprimirá los cuernos de Efraím y los caballos de Jerusalén; será suprimido el arco de combate, y él proclamará la paz a las naciones. Su dominio irá de mar a mar y desde el Río hasta los confines de la tierra (9,9-10).

Y recordemos que según este mismo profeta, el reino de Dios comienza a desarrollarse a partir de la venida de Yahvé al Monte de los Olivos:

“1 He aquí que viene el Día de Yahveh en que serán repartidos tus despojos en medio de ti. 2 Yo reuniré a todas las naciones en batalla contra Jerusalén. Será tomada la ciudad…3 Saldrá entonces Yahveh y combatirá contra esas naciones como el día en que él combate, el día de la batalla. 4 Se plantarán sus pies aquel día en el monte de los Olivos que está enfrente de Jerusalén, al oriente, y el monte de los Olivos se hendirá por el medio de oriente a occidente haciéndose un enorme valle: la mitad del monte se retirará al norte y la otra mitad al sur… 7 Un día único será - conocido sólo de Yahveh -: no habrá día y luego noche, sino que a la hora de la tarde habrá luz. 8 Sucederá aquel día que saldrán de Jerusalén aguas vivas, mitad hacia el mar oriental, mitad hacia el mar occidental: las habrá tanto en verano como en invierno. 9 Y será Yahveh rey sobre toda la tierra: ¡el día aquel será único Yahveh y único su nombre!

Habrá una batalla final. Yahvé parte en defensa de Jerusalén contra las tropas invasoras… se producirá una derrota total de estas y finalmente se establecerá el reino de Dios sobre la tierra de Israel y sobre el mundo entero.

Pienso que a partir de estos textos hay que reconstruir como posible la mentalidad de Jesús respecto al fin del mundo, la batalla final y es establecimiento del reino de Dios. Él tenía estos textos a su disposición y los conocía –me parece seguro– de memoria.

Seguiremos.

Saludos cordiales de Antonio Piñero

www.ciudadanojesus.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Luis Enrique Antolín 08.02.17 | 05:29

    ....en sí misma constituye una alienación y un engaño, y en elcaso concreto español,los "ofendidos" por el nacionalcatolicismo y demás van a adherirse a cuanta teoría ponga en cuestión el digamos discurso cristiano establecido, justificándose con mayor razón en cuanto que tal o tales teorías se presenten bajo el marchamo de lo científico y bajo el prestigio de lo crítico.

    En fin,lo dejaremos aquí por ahora.Terminaré con el único momento que para Nieztsche, así lo dice en "El Anticristo",resulta salvable de todo el NT,el del Ev. de Juan en que Pilato,en réplica a Jesús,le pregunta :"¿qué es la verdad?".

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 08.02.17 | 05:11

    ....sino determinado doctrinalmente aunque sabemos también que refleja datos y hechos propiamente históricos.

    Entreverados lo doctrinal y lo estrictamente histórico,no resulta fácil dilucidar ente lo uno y lo otro,acaso en definitiva resulte después de todo indecidible. La historiografía que calificaremos como científico-positivista se niega para ser fiel a sí misma a admitir tal indecibilidad última, y ello es comprensible,pero a la vez ello le lleva indefectiblemente a intentar ajustar,cabe incluso hablar de forzar,al que, para contemplarlo más globalmente, me gusta denominar hecho Cristo a sus esquemas y parámetros, lo que comporta no pocas veces y de manera más o menos espuria el usar-abusar del contratexto, el recurrir a cargar en Pablo cual chivo expiatorio una supuesta invención del cristianismo o el recurrir a obviar o a declarar como mentira aquéllo que no encaja con los dichos esquemas y parámetros.

    Quienes dan por hecho que la religión en sí misma.....

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 08.02.17 | 04:46

    Acerca de Jesús sólo podemos especular e intentar dilucidar a través de los textos. Tenemos unos textos de carácter no religioso,de Flavio Josefo,de Tácito y,más indeterminadamente,de Suetonio. Todos ellos juntos no ocupan ni el espacio de un folio y de nada sirven para confirmar o refutar quién fuera en verdad Jesús,sólo para de alguna forma constatar su historicidad.

    Fuera del NT ,los textos de carácter religioso que tenemos son los llamados evangelios apócrifos y los gnósticos.Los primeros,compuestos ya muy tardíamente,no son considerados "de recibo" por los historiadores,a los segundos,por ejemplo el evangelio de Tomás,el pincipal valor que se les atribuye es el de corroborar en algun caso la tradición recogida en los textos del NT. De hecho y al fin es a éste al que los historiadores se remiten como única fuente de la que extraer unas u otras conclusiones.

    Sabemos que el NT está compuesto no a modo de crónica histórica estricta sino determinado doctrinalm...

  • Comentario por acs 07.02.17 | 23:02

    Es decir, viene al caso ese comentario. En cuanto a las ocasiones en que se ha estado hablando meramente de teología, ya saben tanto él como Antolín como el resto de comentaristas cuál es mi opinión al respecto: yo soy partidaria de explicar la historia de la teología cristiana desde sus orígenes, no de discutir lo que cree o no cree cada cual. Sin embargo, yo misma he estado respondiendo a las divagaciones escatológicas de ustedes en temas anteriores, de modo que tampoco voy a insistir en que hablen todos ustedes de historia, si no les da la gana de hacerlo. Pero repito que no es el caso de Galetel cuando explica lo q pensaban los primeros cristianos, que en esos casos se está ateniendo al tema.
    En cuanto al comentario de "Un poco de seriedad", pues es su opinión. Yo me atengo al propósito inicial del blog que es tratar de la historia de los orígenes del cristianismo y supongo que trata de eso mientras que no se demuestre lo contrario.

  • Comentario por acs 07.02.17 | 22:51

    Kira, ya supongo que a usted no le interesa más q la apologética, pero no es mi caso. Si alguna vez le sigo la corriente a los chistecitos de uds o explico amablemente en qué se equivocan respecto a creencias ajenas, es porque uds sacan el tema, no yo, pero no me entusiasman sus divagaciones sobre otros temas.
    Respecto a lo q opine usted sobre los comentarios de otros, diríjase a ellos, no a mí. Yo ya les he dado mi opinión al respecto alguna vez como se la estoy dando a ud ahora sobre los suyos, xq viene al caso según el comentario q vd me dirige.
    Yo he dicho exactamente: acs 07.02.17 | 20:51: "Y desde el punto de vista histórico que se plantea cómo sugió el cristianismo, es absolutamente lógico lo que dice galetel 07.02.17 | 14:35"
    Pero ya q se refiere vd a otro comentario, en ese está respondiendo a una observación teológica con otra observación teológica aportando datos del NT, q es el q se supone q sostiene el cristianismo cuyos orígenes estudiamos aquí.

  • Comentario por Kira 07.02.17 | 22:08

    ¿Desde el punto de vista histórico son lógicas las afirmaciones de galetel 06.02.17 | 10: 04 ? (por referirme sólo a éste post).Me parece, acs,que no tiene muy clara la definición de apologética pues, de tenerla, no incluiría en esa definición según que comentarios ni excluiría otros.
    Galetel hace apologética cada vez que le da la gana sin prejuicio alguno, no se preocupe por él. Ese ansia que demuestra por explicarle dice más de sus propios prejuicios que de los que achaca a otros.
    Según vaya ascendiendo etérealmente al cielo, pida perdón por su dramática y pertinaz tendencia a abstraerse o a "cargar las tintas "según le conviene .No sea que "plomizamente" caiga hacia abajo .

  • Comentario por Un poco de seriedad 07.02.17 | 22:06

    Perdone, acs; a mí me parece que aquí lo que se pretende no es comprender el origen del cristianismo sino desmontarlo desde su origen, debido precisamente a las preocupaciones escatológicas de quienes necesitan que no exista el mismo y aplicando criterios historicistas a una época en que no existía la historia ni los historiadores. Menudo arte !

  • Comentario por acs 07.02.17 | 20:51

    Y desde el punto de vista histórico que se plantea cómo sugió el cristianismo, es absolutamente lógico lo que dice galetel 07.02.17 | 14:35

  • Comentario por acs 07.02.17 | 20:46

    Elías y Milton no están hablando de los orígenes del cristianismo, sino aparentemente haciendo apologética y pretendiendo que la hagan los demás.
    Pero independientemente de q vd sea cristiano o sea anticristiano o le importe un bledo el cristianismo, desde sus orígenes los cristianos leyeron el AT desde el NT y aplicaron a Jesús las profecías según lo veían ellos. Y esta afirmación es absolutamente neutral y no implica juicios de valor sobre si hicieron bien o mal o tendrían que haber hecho cualquier otra cosa. De hecho eso es lo que hicieron y el cristianismo no se puede comprender sin tenerlo en cuenta, y me temo que lo que se intenta aquí es comprender cómo sugió el cristianismo, independientemente de las preocupaciones y necesidades personales escatológicas de Elías y cía.

  • Comentario por acs 07.02.17 | 20:34

    En estos posts se está hablando de los orígenes del cristianismo, tema elegido x el blogger, y a este tema corresponde la explicación d q los cristianos interpretan el AT a la luz del NT.
    Elías-Miss Palmer (nicks elegidos x él para sí mismo) no se entera de nada y x lo visto cree q la elección de este tema implica confesionalidad.
    El caso es q el tema lo ha elegido el blogger, y puesto q se está describiendo el origen del cristianismo, se recuerda q en el cristianismo, efectivamente, desde sus orígenes, leen el AT desde el NT y aplican las profecías de ese modo, tb, desde luego ¿Y? así era y así se lo contamos (mera descripción de los hechos q no implica q Elías no pueda leer el AT como le dé la gana sin q eso cambie la historia de los orígenes del cristianismo y los datos)
    Como Elías suele introducir sus propias preocupaciones ajenas a la historia, a veces se le sigue la corriente y se le aclara algo para su tranquilidad. Amable q es 1.

  • Comentario por Milton 07.02.17 | 15:39

    Publique articulos que alimenten el alma no que hagan perder la fe de los cuales tendrá que dar cuenta en el juicio.
    Se trata se salvar el alma no de decir barbaridades de Cristo

  • Comentario por galetel 07.02.17 | 14:35

    verdaderamente independiente… sus conclusiones serían otras, acertadas.

    Para intentar deducir el pensamiento de Jesús hay que partir del NT, de sus dichos recogidos allí, que sean coherentes y verosímiles por otros motivos, no por ajustarse a los supuestos de Piñero aunque se apoyen en su visión del AT.

    La coherencia tiene que basarse en Jesús, desde Jesús según el NT, aunque no se crea en ello, siempre que los exegetas más destacados lo legitimen. Y el dicho de Mt 26, 53-54 bien entendido (sin hacerlo decir lo contrario de lo que dice), junto con el de Mc 14,25 bien situado en su contexto y circunstancia (cuando Jesús estaba a punto de ser detenido y condenado), y el de Lucas 20, 35-38, y el de Mateo 8,11-12 // Lucas 13,28-29, y el de Mc 14, 61-62, son esenciales.

  • Comentario por galetel 07.02.17 | 14:34

    en Jesús.

    La Nueva Alianza se instauraría al precio de su sangre, al coste de su vida; pero, como es Dios, el Señor de la Vida, habría Resurrección a una realidad nueva y distinta, y el Reino culminaría en Parusía triunfal. Así se explica perfectamente el comportamiento de Jesús según los datos evangélicos, sin tergiversarlos.

    Jesús se basó en las Escrituras para su interpretación asombrosa. Él probablemente leía las Escrituras judías con un carisma propio, especial. Jesús no pensaba como los hombres, sino como Dios. Las profecías del AT las entendía desde su carisma nuevo, como metáforas y alegorías de su triunfo daniélico que parecería fracaso davídico. Dios estaba EN él reconciliando al mundo consigo sin imputar las transgresiones.

    Jesús NO resultó defraudado. Piñero es el que está profundamente equivocado, y es una pena, porque podría no estarlo si no tergiversara sesgadamente los datos. Si Piñero fuera un investigador verdaderamente indepen...

  • Comentario por galetel 07.02.17 | 14:33

    (Como el Prof. todavía no "cuelga" su post XXIX que ya está en su facebook, podré aquí mi comentario que destino a allí).

    Piñero utiliza datos acerca de las creencias habituales judías en el entorno y época de Jesús, y del AT, para deducir el pensamiento de Jesús al margen de lo que dice el NT, o situando los dichos recogidos allí en otro contexto y otras circunstancias, para acomodarlos a su interpretación..

    A Piñero le parece que no hay alternativa a pensar que Jesús confiaba que Dios le auxiliaría militarmente pero Dios le falló. Claro, porque ese Dios –Yahvé- no existe, según Piñero. Jesús habría estado profundamente equivocado y resultó frustrado, abandonado.

    Pero yo sostengo, con muchos, que Jesús interpretó que él era el Mesías daniélico, y para eso no necesitaba ayuda militar de Dios sino una ayuda de otro tipo. Dios existe, y es respetuoso de la Autonomía y la Libertad, a todo coste, hasta el extremo de aceptar su propio sacrificio en Jes...

  • Comentario por Elias 07.02.17 | 09:53

    Pero ahi esta el problema de leer el At desde el Nt como hace mucha gente con profecias de toda indole, a posteriori.
    Y no sra. acs .. este creo es un blog aconfesional. .no dirigido especialmente a los cristianos.. si se hace un recomendacion :"Hay que..." explicita para ellos ,que se .. indique.. pero no creo que esta sea la intecion de galatel .. sino fines apologeticos. El prof hace bien en su lectura desde el punto de vista historico.. y no teologico.
    Hace tiempo que Vd . arrebato el titulo de palmera mayor en este y otros blogs creo.
    En cuanto a su eterea subida al cielo.. je, lo que yo decia .. castigo para los otros

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 07.02.17 | 04:14

    Contra mi patrón de recurrencia de largos comentarios,sólo unas pocas líneas. En cuanto a la presencia de los Profetas en los Evangelios,particularmente los Sinópticos,el principal referente,y con diferencia,es el libro de Isaías,al que Piñero ni siquiera cita.La figura misma de Jesús está presentada y construída en la narración bajo el signo e imagen del "Siervo", no digamos ya el paralelismo entre la Pasión y el Cuarto Canto del Siervo.

  • Comentario por galetel 07.02.17 | 01:14

    más de doce legiones de ángeles? Mas, ¿cómo se cumplirían las Escrituras de que así debe suceder?” para hacerlo decir justo lo contrario de lo que dice.

    El dicho afirma claramente que Jesús entendía que las Escrituras NO preveían un apoyo militar de parte de Dios; pero Piñero lo tergiversa para poder afirmar que Jesús interpretaba las Escrituras en el sentido contrario, como (a Piñero) le parece lógico y natural. Pero el dato muestra que Jesús, con su carisma propio especial, NO pensaba como Piñero supone, no pensaba “como los hombres, sino como Dios” (Mc 8, 33 // Mt 16, 23).

  • Comentario por galetel 07.02.17 | 01:12

    Piñero supone a Jesús “embebido” en los textos apocalípticos de estos profetas: Joel, Jeremías, Zacarías, que Jesús se sabría de memoria y pensaría reproducir en su caso. Dice Piñero: “Así Jr 6,3, quien declara la guerra santa contra una Jerusalén impía (para Jesús la gobernada por un sacerdocio corrupto y colaboracionista con los romanos)”.

    Pero este paralelo, tomado literalmente, NO se dio; solo sirve para demostrar lo equivocado que habría estado Jesús, y que eso habría sido lo que lo condujo al fracaso. Dicho brevemente: que Jesús habría estado loco, porque no tomó las provisiones militares mínimas para emular lo que describían esos profetas, y sin embargo siguió porfiadamente hasta el fin.

    La única “solución” para Piñero, si no quiere afirmar que Jesús estuviera loco, es interpretar torcidamente, y truncadamente, el dicho de Mt 26, 53-54: “¿O piensas que no puedo yo rogar a mi Padre, que pondría al punto a mi disposición más de doce legiones de ángeles?...

  • Comentario por acs 07.02.17 | 00:45

    Es que aquí se está hablando del pensamiento cristiano, por eso "hay que" no se puede referir a otra cosa. Para entender el cristianismo "hay que" partir de esa idea básica. Yo soy más explícita, aunque no debería hacer falta, porque sé que hay quien no se entera de nada ni por esas, pesos pesados de la espesez mental como vd.
    Y me parece estupendo que vd, Elías - Salie la de la lectura inversa, también llamada Miss Palmer la pesada, quiera quedarse en donde sea por motivos de peso. Yo soy etérea y volaré al cielo como un angelito sin necesidad de ponerme a dieta, así que no sufra :)

  • Comentario por Elias 06.02.17 | 23:06

    Pero es que el sr. galetel no dice eso de los cristianos..sino que
    HAY QUE... leer..etc.
    Pero incluso a los cristianos les vendria bien la lectura a la inversa.
    En cuanto al sitio de reposo yo quiero quedarme donde no este la sra acs por pesada..y no tengo claro que vaya a ser el infierno .. o si ..y este seria mi castigo .uff...

  • Comentario por acs 06.02.17 | 19:55

    Tiene toda la razón Galetel en que los cristianos leen el AT a la luz del NT y en el resto de lo que aquí ha dicho.
    Es cierto que a nadie le van a obligar a aceptar ser aceptado por Dios. Por tanto la posibilidad de infierno existe y todo saile quedará en donde se empeñe en quedarse, del derecho o del revés: quedará con soid y en zap, si le mola más.
    Giordano Bruno, no acabo de entender qué tiene que ver lo que ha dicho usted con la conveniencia de leer a Torres Queiruga, ni Torres Queiruga con que le dé las gracias a Juan Luis. ¿O usted es Juan Luis y da las gracias a TQ? O tampoco.

  • Comentario por galetel 06.02.17 | 18:33

    ¿Cómo se puede “llegar a ser digno de tener parte en aquel mundo y en la resurrección de entre los muertos”? Jesús lo explica con sus parábolas: no es cuestión de méritos personales sino de seguir su ejemplo con espíritu bien dispuesto, humilde y contrito, como consecuencia indispensable de haberlo creído -consciente o inconscientemente- “el Señor que viene entre las nubes”, empezando por Israel y de ahí todos los pueblos, hasta los confines de este mundo.

  • Comentario por galetel 06.02.17 | 18:03

    Pero... ¿cómo lo pensaba el Jesús prepascual, según han detectado los más destacados exegetas? De la manera descrita en los textos siguientes:

    “Los que lleguen a ser dignos de tener parte en aquel mundo y en la resurrección de entre los muertos, ni ellos tomarán mujer ni ellas marido; ni pueden ya morir, porque son como ángeles, y son hijos de Dios por ser hijos de la resurrección. Y que los muertos resucitan lo ha indicado también Moisés en lo de la zarza, cuando llama al Señor el Dios de Abrahán, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob. No es un Dios de muertos, sino de vivos, porque para él todos viven.” (Lucas 20, 35-38)

    “Vendrán muchos de oriente y occidente a sentarse [a la mesa] con Abrahán, Isaac y Jacob en el reino de Dios” (Mateo 8,11-12 // Lucas 13,28-29)

    Naturalmente, más tarde habría una ampliación en el desarrollo pospascual, manteniendo plena coherencia.

  • Comentario por galetel 06.02.17 | 17:06

    Estaba escrito desde antes: "Que toda rodilla se doble y toda lengua proclame, en el Cielo, la Tierra y los Abismos, que Jesús Cristo es el Señor para gloria de Dios Padre", y luego que "Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo sin imputar las transgresiones", y después se recogieron las enseñanzas sobre el perdón y la misericordia sin límites. Pero a nadie se le obligará a salir de los Abismos si no quiere aceptar ser aceptado por Dios gracias a Jesucristo.

  • Comentario por GIORDANO BRUNO 06.02.17 | 14:50

    ¡¡¡¡Se ha desatado la magia al completo¡¡¡¡ Si, se ha desatado la larga trayectoria de la iglesia donde todo era un cuadro completísimo del BOSCO, y de pronto ya no hay mal y esto será un nuevo paraíso y desaparecen por ensalmo el infierno el limbo y el purgatorio. ¿Por qué?. Muy sencillo, por que eso "ya no vende".Entramos en la nueva vía donde todo se dulcifica, pero eso sí: "Todavía hay un Jesucristo (lo mismo me da que me da lo mismo, sigue siendo un teologuema) donde el "ungimiento" sigue siendo un abracadabra oléico, sine qua nom las maravillas no surgen aunque estemos esperando su santo advenimiento. ¡¡¡Y lo más llamativo: nadie es responsable de nada¡¡¡.¿Cómo es eso?.¿Da lo mismo 8 que 80?.Pero no: es La Naturaleza. ¿¿Hay que corregir el cosmos y sus fallos?. Torres Queiruga, ¡¡cuantos necesitan tu libro: "Repensar la creación", pero urgentemente.¿Por qué darle tan poco valor a lo "razonable", sin más añadiduras¡¡¡¡Que ganas de complicarse la vida¡¡¡.Muchas Gracias Juan Luis.

  • Comentario por Elías 06.02.17 | 10:52

    Y según parece leer el NT desde Galetel y no al revés .No gracias.
    Y donde queda el "Soid" malo, málísimo por completo ,el Soid malo con los generosos y justos...?

  • Comentario por galetel 06.02.17 | 10:07

    Y habrá más alegría en el Cielo por un pecador que acepte ser justificado, que por cien justos que no necesitan de justificación.

    Hay que leer el AT desde el NT, no al revés.

  • Comentario por galetel 06.02.17 | 10:04

    La batalla es contra el Mal, no contra los malos. No hay buenos por completo ni malos por completo. Sólo Dios es bueno. Dios es bueno con los ingratos y los perversos. Al final, Dios será Todo en todos. Todos serán limpiados de sus males y potenciados de sus bienes. El Mal es tanto físico como moral. El ser humano no es culpable del Mal físico. La Libertad del ser humano se encuadra en la Autonomía de la Naturaleza. Toda la Naturaleza deberá ser purificada para que en ella sean justificados los malos, transformados en buenos para siempre. Hechos acordes a la Concepción Inmaculada de Dios, que hace llover y salir el sol sobre buenos y malos, sobre justos y pecadores. Los publicanos son acogidos, porque necesitan más del médico los enfermos que los sanos. El Reino culminará en la Parusía en que ocurre la Resurrección universal. Quien quiera colaborar, puede hacerlo desde ya, gracias al Espíritu de Jesucristo enviado por Dios. Jesucristo resucitado descendió a los Abismos.

Jueves, 20 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Los más recientes

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930