El blog de Antonio Piñero

Sedición antirromana en tiempos de Jesús. Jesús y la resistencia antirromana (XIX)

26.01.17 | 08:56. Archivado en Jesús histórico,

Escribe Antonio Piñero

Escribimos ayer que “en Judea y Galilea hubo movimientos antirromanos durante los meses o años (¿?) que duró la vida pública de Jesús”. No hubo tanta paz como sugiere la famosa frase del historiador Tácito “Sub Tiberio quies” (“En tiempos de Tiberio hubo paz en Israel”) = Historias V 9,2. Desde luego, esta frase que debe ser bien entendida, no justifica de ningún modo –como hay que confesar que se ha dicho– que Israel fuera en esos momentos un hervidero de revueltas antirromanas, o el escenario de una gran agitación política como se ha sostenido a veces por historiadores un tanto exagerados. Ciertamente no fue así. Pero tampoco vale negar esta perspectiva absolutamente.

Sostiene F. Bermejo con toda razón que “Tácito se refiere solamente a rebeliones que hicieran necesaria la intervención directa del legado romano en Siria”, quien no solo tenía tres legiones en esa provincia sino además “el respaldo tres o cuatro legiones” más del ejército romano desplegado cerca del río Éufrates. Estaban desplegadas allí para contener ciertamente a los partos, pero en caso necesario podrían enviar refuerzos a Siria a o a Israel. Que hubo paz (= latín “quies”) “significa que los gobernantes de Palestina podrían manejar cualquier problema, incluidos aquellos que ellos mismos habían creado”. Por tanto, entender que había una paz tranquila y absoluta es una interpretación también exagerada de lo que dijo Tácito.

Pero también deseamos subrayar que tal tranquilidad era solamente “relativa”, es decir si se la compara con los dos mil crucificados de la época del legado de Siria Quintilio Varo, tras la muerte de Herodes el Grande, o con las revueltas de Teudas (y luego el llamado Profeta egipcio) de los años 40 del siglo I, es decir, poco tiempo después de la muerte de Jesús, a la que alude el rabino Gamaliel en los Hechos de los Apóstoles 5,36.

En tiempos estrictos de Jesús debemos enumerar los siguientes casos de agitación política antirromana:

1. El antecesor de Poncio Pilato (26-36 d. C.) Valerio Grato (25-36) depuso a cuatro sumos sacerdotes. Esto es un hecho extraordinario. El gobierno teocrático de Judea debía –según la disposición de los romanos– mantener el orden público. No sabemos casi nada concreto de lo que ocurrió porque el historiador Flavio Josefo (Antigüedades de los judíos XVIII 33-35) solo da este simple dato. Pero podemos concluir con probabilidad que el ambiente de orden público en Judea no era ni mucho menos como deseaba Roma.

2 El asesinato de Juan Bautista por parte de Herodes Antipas en Galilea. Ya henos comentado en ocasiones anteriores que el Bautista enardecía a las masas y que Antipas lo degolló, anticipándose astutamente a los acontecimientos por miedo a que el Bautista suscitara una revuelta. Y también sabemos que al pueblo le sentó muy mal este asesinato de un profeta, y se alegró de que el ejército de Antipas –las tropas de su propia tierra– fuera derrotado por el rey Aretas IV…, el nabateo. Muy enfadado tenían que estar las gentes para alegrase de un fracaso nacional ante los árabes, y tan estrepitoso y dañino.

3. Pilato asesinó también a una serie de galileos quizás en el templo de Jerusalén o en las cercanías, si exprimimos bien el contenido de la noticia que nos da Lc 13,1-3: “En aquel mismo momento llegaron algunos que le contaron lo de los galileos, cuya sangre había mezclado Pilato con la de sus sacrificios. Les respondió Jesús: «¿Pensáis que esos galileos eran más pecadores que todos los demás galileos, porque han padecido estas cosas? No, os lo aseguro; y si no os convertís, todos pereceréis del mismo modo”.

Parece evidente que el enfrentamiento con Poncio Pilato por parte de unos peregrinos (¡galileos!) al Templo no era por motivos puramente religiosos, sino por sus derivaciones de orden público o meramente políticas. Y es evidente que el Prefecto no se andaba con chiquitas y regó las losas del Santuario con la sangre de los peregrinos. Este hecho ocurrió probablemente en el 28-29 d. C., es decir, inmediatamente antes del comienzo de la vida pública de Jesús.

4. En Mc 15,7 leemos a propósito de la liberación de Barrabás: “Había un preso, llamado Barrabás, que estaba encarcelado con aquellos sediciosos (griego “lestaí”) que en el motín habían cometido un asesinato”. El pasaje es bien claro: en tiempos mismos de Jesús hubo un motín contra el poder de Roma con el resultado de un muerto. Y el mismo evangelista confirma que Barrabás era un “sedicioso”, es decir, esa acción sediciosa era totalmente antirromana.

5. La crucifixión de Jesús fue colectiva. Fueron tres, y no uno, los crucificados; además cerca de la fiesta de Pascua; por tanto, se trató de una ejecución amenazadora y ejemplarizante. F. Bermejo se ha quejado repetidas veces de que la investigación ha prestado muy poca atención a este hecho tan significativo. Es claro que el caso apunta al castigo de tres insurrectos, que se habían levantado contra la majestad del Emperador y del Imperio. La investigación independiente opina que como Jesús fue crucificado en medio de los otros dos, él era el jefe de los insurrectos. Con otras palabras: que los famosos dos bandidos eran seguidores de Jesús. Esta opinión no es totalmente segura, pero si probable.

Naturalmente no podemos esperar que la tradición evangélica recogida unos cuarenta años después de la muerte de Jesús y con vistas a la propaganda religiosa paganos, que podían convertirse a la fe en el mesías Jesús, no iba a proclamar a las claras que aquellos dos crucificados con Jesús y que este mismo eran insurrectos desde el punto de vista del Imperio. Pero la investigación sí puede afirmarlo como muy probable.

6. Puede añadirse como complemento que, después de la muerte de Jesús, en el año 35, las tropas de Poncio Pilato atacaron violentísimamente a unos peregrinos samaritanos, al parecer pacíficos, que se habían reunido en el Monte Garizim por motivos en apariencia puramente religiosos: ser testigos de cómo Dios hacía que reaparecieran milagrosamente los instrumentos del templo de Jerusalén, que fueron escondidos por el profeta Jeremías antes del asedio de Nabucodonosor a Jerusalén que acabó con la ciudad y con el templo en el 589 a. C. El ataque de las Pablo tropas de Pilato fue tan brutal que causó miles de muertos entre gentes la mayoría desarmadas. Tiberio destituyó y exilió a Pilato por este hecho a petición de una delegación del pueblo samaritano que se trasladó a Roma.

En conclusión y parafraseando a F. Bermejo la frase “En tiempos de Tiberio hubo paz en Judea” ha de entenderse de modo muy relativo: es una generalización retórica; no es una descripción lo bastante precisa y sí se entiende sesgadamente lo único que se logra es “minimizar todo lo posible los rastros de resistencia antirromana lo que entraña un considerable error de interpretación”.

La atmósfera que respiraba Jesús y la que generaba él mismo con su predicación exclusivamente a Israel del futuro reino de Dios conllevaba una exclusión de los romanos del Reino, y sobre todo suponía una resistencia implícita a que el país de Israel fuera gobernado por los extranjeros romanos. Era para Poncio Pilato un caso claro de sedición anti imperial, y era un grave peligro de orden público. Lo mismo que para Herodes Antipas lo fue la figura en apariencia puramente religiosa de Juan Bautista.

Saludos cordiales de Antonio Piñero

http://www.pineroandhudgins.com/


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por J.P. 27.01.17 | 10:32

    From Siquem:

    Nadie dice nada de las Galias.

    Josefo recoge que Pilato fue enviado a Roma pero que Tiberio murió mientras estaba en camino. Y luego... Luego, Pilato desaparece de la historia (AJ, 18:88-89).


  • Comentario por From Siquem..., witn love 27.01.17 | 10:19


    Eso de la convocatoria a Roma y posterior destierro a las Galias que -según Josefo- aconteció tanto a Pilato como Herodes Antipas no cuadra bien con la Historia real; en su tiempo, se desterraba a una isla yerma del Egeo: por ejemplo, a Gyaros.

  • Comentario por J.P. 27.01.17 | 09:19

    Lo curioso del caso es:

    1) Una muchedumbre armada se concentra para ir al Monte Garizim y es exterminada en una auténtica batalla con participación de infantería y caballería.

    2) Se presenta una protesta a Vitelino, quien depone a Pilato y lo envía a Roma.

    3) En el post se nos dice "peregrinos samaritanos, al parecer pacíficos, que se habían reunido en el Monte Garizim por motivos en apariencia puramente religiosos".

    ¡Y, sin embargo, el peligroso es Jesús y sus muchachos y la que liamos por una oreja cortada en Getsemaní!

    Pues algo no casa.

  • Comentario por From Siquem... 27.01.17 | 08:24


    ...sacerdotales y regios".

    Precisión: "hoploi" relacionados...

  • Comentario por From Siquem´s Yacob Fountain, with love 27.01.17 | 08:21


    Los referidos samaritanos "desentierran simbólicamente los vasos sagrados de Moisés". Quiere decir que pretendían "dar un giro sustancial" al judaísmo sacerdotal fariseo de corte tradicional". Esto parece incuestionable, como debería de ser incotrovertido que les guiaban motivos religiosos. J.P. se pregunta si llevaban o no armas, invocando la voz "hoploi" relaciona -como es obvio- con los hoplitas, guerreros armados.

    Los referidos samaritanos portaban armas como antes las habían portado Juan Bautista, Jesús de Nazareth y sus correligionarios zelotas, llamados a la sazón cananeos e iscariotes.

    Pilato no ajusticiaba sin ton ni son sino ajustando sus resoluciones al Derecho Romano, fundamento de la civilización occidental. Los referidos zelotas recibieron su merecido; ésta es la única interpretación posible del texto de Josefo; los referidos samaritanos, Juan Bautista y Jesús de Nazareth tenían una común raíz mesiánica común, mezclando aspectos sacerdota...

  • Comentario por J.P. 26.01.17 | 21:28

    Bond ya advierte lo que está, creo, en mente de muchos: si acudieron con armas y aceptaban a cuantos se les unían, los samaritanos podrían tener intenciones "más siniestras" (sic) una vez recuperados los vasos (Pont.ius Pil.ate in hist.ory and inter.pretation, CUP, 1998, p. 72), pero Josefo nos narra que después de esto, y seguramente no solo por esto como dice Bond, Pilato es depuesto y enviado a Roma por Vitelio.

    Así, repito, todo depende de ese "hoplois".

  • Comentario por J.P. 26.01.17 | 21:21

    Luis Enrique: «la matanza del monte Garizim no resulta achacable a una revuelta celota o similar,Piñero habla de "peregrinos samaritanos,al parecer pacíficos"»

    Pues pienso que todo depende en gran medida de una palabra: hoplon. Los peregrinos samaritanos habían sido convocados por un iluminado diciéndoles que les mostraría los vasos sagrados que Moisés enterró allí. Josefo dice que los peregrinos acudieron con... hoplois. Esta palabra se puede entender como armas (así p.e. la traducen Whiston o Feldman, cuya traducción sigue Bond en su libro sobre Pilato) o herramientas (vid. http://bit.ly/2juo1QI ¿para desenterrar los vasos y resturarlos?). Dependiendo de uno u otro, la actuación de Pilato podría mirarse desde dos ópticas diferentes.

    Ahora, los samaritanos adujeron que si se habían congregado allí fue para huir de la persecución de Pilato, no como rebeldes a Roma.

  • Comentario por galetel 26.01.17 | 20:54

    Juanma:
    El problema no está en que Piñero no sea un genial expositor de sus ideas, que sí lo es. El problema es que no responde a unas cuestiones fundamentales que le planteamos una y otra vez, basadas en datos innegables. Si Piñero respondiera con acierto a esas preguntas, sería otra cosa; pero si sigue sin responderlas, a unos comentaristas de su propio blog, está demostrando que NO es un investigador serio e independiente de verdad.

  • Comentario por acs 26.01.17 | 18:55

    Pues sí, L.E. Antolín. No tiene ni pies ni cabeza nada de lo que dice Bermejo. Y está claro que Piñero no es ya ni sombra del que era, pues parece contradecir múltiples declaraciones hechas por él en los tiempos de antes de "el discípulo". Que se sigue expresando muy bien, como dicen abajo, claro que sí. Que se sabe vender, sin duda. Pero del profesor comedido que sopesaba los datos con la intención de obtener el máximo de objetividad poco queda después del abermejamiento y la apuesta por vender el patrón (recurrente) del traje nuevo del emperador.
    Será cosa de que hay que buscar nuevos mercados tal vez?

  • Comentario por J.P. 26.01.17 | 18:53

    Juanma: ¿supone usted que no hay muchos estudiosos del Jesús histórico que no comparten este perfil que se está dando y que son profesores universitarios que publican artículos, libros, etc. con sus investigaciones a la vez que también hacen divulgación de sus resultados por todos los medios?

    D.Antonio hace una labor encomiable de divulgación, pero no piense que es el único ni que todos piensan igual del Jesús histórico.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 26.01.17 | 18:18

    ....a los redactores evangélicos a dejarse "colar" treinta y pico goles en forma de asertos que les contradicen,les permite en cambio "colar" nada menos que la transformación de aquellos seguidores de Jesús crucificados con él y ha de suponerse que convenientemente honrados y venerados por ello en la memoria de sus seguidores, en lestai, malhechores o como se haya de traducir. Improbable salir del asombro.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 26.01.17 | 18:11

    Tácito puede exagerar en cuanto a la paz,quietud,en el Israel de tiempos de Tiberio,pero sí parece claro,el mismo Piñero lo corrobora,que no hubo levantamientos de envergadura semejante a los acaecidos en años anteriores o posterires, en todo caso lo que llamaríamos incidentes aislados con consecuencias sangrientas pero no de especial relevancia; aquello de mayor relevancia de que la postal nos habla,la matanza del monte Garizim no resulta achacable a una revuelta celota o similar,Piñero habla de "peregrinos samaritanos,al parecer pacíficos".

    Así pues,que Jesús resultaría ser,de acuerdo a Bermejo,un celota menor,sujeto y promotor de incidentes de poca relevancia, aun cuando la muerte,que por entonces tenía poco precio,aconteciera. Muerte en el caso de este celota de segunda división,Jesús,acompañada de la de dos de sus discípulos. Asombro de asombros,el enorme peso de la tradición, expresión de Bermejo en una postal anterior,que "obliga" a los redactores....

  • Comentario por J.P. 26.01.17 | 17:55

    Sobre Pilato, su visita a Jerusalén y el assize:

    Pikate assize and the timing of Jesus trial, Tyndale Bulletin 42.2 (Nov. 1991) 282-295.

    Del mismo autor: Jesus' Entry Into Jerusalem: In the Context of Lukan Theology and the Politics of His Days, Brill, 1995, pp. 175ss.


  • Comentario por J.P. 26.01.17 | 17:44

    Sobre la ejecución ejemplarizante: sí, pero no.

    Todas las ejecuciones hasta hace muy poco eran públicas porque todas tenían carácter ejemplarizante intimidatorio y hasta propagandístico. El hecho de que haya tres crucificados juntos no significa por sí mizmo que los crímenes por los que están condenados tengan que ser el mismo. Pilato había girado su visita a Jerusalén y, como se ha dicho más de una vez, tomaría para sí los casos judiciales y procedería a administrar justicia (estaba en su "assize". Y de esto hay evidencias. Pasaré más adelante alguna referencia bibliográfica). Y las ejecuciones no solían demorarse. Tenemos, además, suficiente evidencia de que los romanos procedían con ejecuciones colectivas en fechas señaladas mezclando presos sin relación entre ellos.

    En cuanto a la palabra lestai, ya la he discutido hasta la saciedad. Ni siquiera en Josefo es univoca, salvo que aceptemos que los esenios temían a los zelotas.

  • Comentario por Un poco de seriedad 26.01.17 | 15:31

    Estupendo. Pues que cada cual haga la "historia" que más le acomode....dos mil años despues; o que cuente los cuentos que más le gusten. Pero en estos térmimos no se puede establecer una verdad historica irrefutable, o sea, algo que pueda tomarse como serio, cientificamente hablando.

  • Comentario por Juanma 26.01.17 | 14:24

    Genial exposición de Piñero (si alguien la sabe hacer mejor, ya sabe, que "ocupe" el puesto del catedrático; escriba libros como él, de conferencias, aparezca en la radio, en la televisión, como él, todo ello con una genialidad expositiva fuera de toda duda). Y ciertamente, la historia antigua no tiene certezas absolutas (aún de discute si Nerón quemó Roma, por ejemplo).

  • Comentario por Un poco de seriedad 26.01.17 | 12:26

    "Esta opinión no es totalmente segura, pero si probable...."
    " la investigación sí puede afirmarlo como muy probable...."

    Pero es que se puede reconstruir la historia con aseveraciones de este tipo ?
    A mi no me parece que así se pueda llegar a conclusiones fiables; si acaso son meras opiniones siempre discutibles.

  • Comentario por acs 26.01.17 | 10:59

    El abermejamiento de piñero es indudable.
    Bonito patrón recurrente para el traje nuevo del emperador.

  • Comentario por galetel 26.01.17 | 09:44

    Entonces,
    ¿por qué todas las fuentes dicen que los apresadores llevaron a Jesús primero ante los sumos sacerdotes?,
    ¿por qué dice Josefo que: "a causa de una acusación de los hombres principales entre nosotros, Pilato lo condenó"?
    ¿por qué no hay menciones de acciones violentas de Jesús en el libro de Josefo? y
    ¿por qué no se detuvo además a los principales seguidores de Jesús y se los ejecutó, por los romanos, y sí por las autoridades judías?

    Si no se puede dar cuenta de estos datos, no importa que hubiera sediciones.

  • Comentario por J.P. 26.01.17 | 09:43

    Sin meterme en honduras (ni en El Salvador ;) ), debe demostrarse la historicidad de los dos eventos en Lc y en Mc. Marcus, decía días atrás, sugería que la stasis de Mc podría ser alguno de los episodios que Josefo relata continuadamente con el TF (la construcción del acueducto y los escudos de oro), pero no podemos estar seguros, es solo una conjetura. Y Lc puede estar refiriéndose al episodio de Barrabás, o no, o a saber a qué.

    Tenemos tantos motivos para aceptar estos sucesos como para rechazarlos.

Domingo, 18 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930