El blog de Antonio Piñero

“Tomar la cruz y seguir” a Jesús era un fórmula celota. Jesús y la resistencia antirromana (XVI)

23.01.17 | 08:02. Archivado en Jesús histórico,

Escribe Antonio Piñero

Si los lectores vuelven la vista atrás y recuerdan los treinta y tantos puntos/pasajes de los Evangelios que enumeramos al principio de esta serie y que forman un conjunto/patrón recurrente, observarán –como apunta Fernando Bermejo– que tienen al menos tres puntos en común:

A. “Se refieren a acciones o dichos que implican una participación de Jesús (o su entorno) en la violencia o actividades sediciosas” desde el punto de vista del Imperio Romano;

B. “En ellos se describen ciertos acontecimientos cruciales que afectan al destino de Jesús, su muerte, acontecimientos que tienen lugar durante los últimos días de este en Jerusalén”;

C. “Muchos de ellos, una vez analizados, resultan faltos de sentido, muestras ausencias de detalles importantes y en conjunto resultan poco comprensibles”.


De estas tres observaciones puede deducirse que muy posiblemente el material ha sido estilizado o retocado por la tradición o especialmente por los evangelistas, acción que condujo a ocultar al lector la naturaleza política-social de ellos, que no era meramente religiosa. Pero a la vez “su opacidad por lo general presenta una forma coherente”. “Esto indica que mucho material que los evangelistas tenían a su disposición era realmente embarazoso”, pero que incluso ahora, una vez reunido, forma un conjunto que tiene en sí un sentido claro. Y si bien se transmiten en los escritos evangélicos, podemos pensar con los ojos de hoy que fueron minimizados, y en algunos casos alterados, porque eran contrarios al sentir general cristiano y a su teología en el momento en que pasaron a formar parte de una historia sobre Jesús.

Dijimos anteriormente que este material reunido en bloque pasa muy bien la prueba del criterio de dificultad. Es más, supera con creces el tamiz del criterio denominado “plausibilidad contextual” o “plausibilidad histórica”. Este criterio señala, que –salvo contadas ocasiones en las que se puede comprobar una originalidad absoluta de Jesús– cualquier retrato de este ”ha de encajar bien con el conjunto del Israel del siglo I de nuestra era”, sobre todo con el ambiente galileo que por múltiples detalles formaba el entorno de Jesús. Este entorno era o bien el régimen de Herodes Antipas que había dado muerte al mentor de Jesús, Juan Bautista, y que deseaba eliminar igualmente a su “discípulo” (entiéndase como se entienda) Jesús, o al entorno de Judea nítida y directamente controlado por el Imperio.

El material que hemos estudiado encaja muy bien, en efecto, en el contexto judío en el que vivió el judío Jesús de Nazaret. En efecto, comenta F. Bermejo: “Si es verdad el dicho de que 'cuanto mejor se inscriba una tradición en el contexto judío concreto de la Galilea Israel, tanto más resalta su autenticidad’, entonces es importante que el material que hemos estudiado corresponda a la situación concreta sociopolítica que existía en realidad en toda la vida de Jesús, la de un Israel bajo control romano”.

“La íntima relación entre religión y política, visible en el pensamiento de Jesús no sólo es típica por completo del judaísmo, sino especialmente de los grupos de la resistencia antirromana, cuyos miembros se inspiraron a menudo en una verdadera piedad y devoción dentro de la religión judía tradicional, al igual que sus prototipos históricos: las acciones de los Macabeos para liberar a Israel del yugo del Imperio seléucida. Jesús comparte tanto con Judas el galileo y con los rebeldes de la Guerra de los judíos (66-73 d. C.) una seriedad teocrática radical, que admite sólo a Dios como el señor de toda la humanidad verdadero y justo. Todos ellos buscaban ayuda divina para restaurar el reino de Israel”.

En muchas ocasiones he insistido por mi parte en que la base de esta piedad teocrática era el lema que tanto el fariseo Sadoc como el mismo Judas el galileo habían manifestado: “No estaremos sujetos ni a los romanos, ni a ninguna otra persona, sino sólo a Dios, porque sólo él es el verdadero y legítimo señor de los hombres, (en concreto de su pueblo elegido, Israel)”. Esta frase está recogida expresamente por Flavio Josefo en su Guerra de los judíos VII 323.

“La perspectiva de sufrimiento e incluso la disposición ansiosa para perder su vida por Dios tiene el mismo espíritu que los rebeldes galileos” que efectivamente perdieron su vida en el 6 d. C. en su revolución contra la imposición de un censo a Judea, nueva provincia romana, con vistas a la imposición de los tributos. No en vano, el dicho referido a “llevar cada uno su propia cruz” ha sido considerado que tiene su origen en los movimientos de la resistencia antirromana, que implicaba también a Herodes Antipas. Un exegeta protestante, bastante cercano a posiciones católicas en muchos puntos y nada sospechoso de atribuir a Jesús actitudes sediciosas respecto al Imperio, como Martin Hengel, ya fallecido, ha llegado a afirmar que la fórmula del seguimiento a las ideas de Jesús, “tomar su cruz” (Mc 8,34 y sus paralelos Mt 16,24 y Lc 9,23) está claramente inspirada en el espíritu de los celotas, y que de ahí había pasado a la vida diaria de aquellos que, llenos de sentimiento religioso, estaban dispuestos a dar sus vidas (en la cruz), ya que su ideal religioso era rechazado por los romanos por sus implicaciones políticas y sociales.

Saludos cordiales de Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
www.ciudadanojesus.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por David Mo 25.01.17 | 08:56

    Con respecto al Jesús Histórico no podemos conocer nada con certeza. Con cierto grado de probabilidad que fue crucificado por los romanos. Con algo menos de probabilidad que predicaba la llegada inminente del Reino del Padre (Yahveh). Y así vamos descendiendo.
    Lo que sabemos con certeza es lo que creían algunos de sus discípulos en el siglo I: cartas de Pablo y evangelios, quizás incúyendo el de Tomás.
    Lo demás, conforme se aparta de esto, va creciendo en suposiciones hasta ser pura imaginación.
    Me alegro de saber que los cristianos fervorosos encuentren en la "grandeza" de los evangelios una prueba de no sé qué historicidad. Por supuesto, esto no tiene nada que ver con la historia.

  • Comentario por J.P. 24.01.17 | 21:50


    Yo creo que la única certeza (conocimiento seguro y claro de algo) es la última frase.

    Lo demás, podemos pensar que es razonablemente verosímil.



  • Comentario por procestoc 24.01.17 | 19:12

    Un seguidor de Juan el Bautista reúne a un grupo de personas. Deambulan por Galilea mientras anuncia la inminente llegada del Reino de Dios y realiza "prodigios". Finalmente se dirigen a Jerusalén dónde algunos le aclaman como hijo de David, se ve involucrado en algún altercado y es crucificado. Algún tiempo después algunos de sus seguidores creen que ha resucitado y que volverá para cumplir lo anunciado.

    Yo creo que como mínimo podemos tener esta certeza. ¿No?

  • Comentario por J.P. 24.01.17 | 16:34

    "Entre mentir y decir la verdad hay toda una gama de posibilidades"

    "Lo que se puede saber con certeza"

    ¿Y qué se sabe con certeza?

  • Comentario por David Mo 24.01.17 | 16:06

    Galetel: no hay por qué suponer que se inventara las reuniones, que a lo mejor sí. Podría estar interpretando y recordando a su manera discusiones o declaraciones que no fueran claras o que a él no se lo parecieran. Podría pensar que adornando a su manera lo que se había dicho o no dicho cumplía mejor el mandato que Jesús le había dado en sus visiones. Entre mentir y decir la verdad hay toda una gama de posibilidades. Así que, en lugar de atribuir intenciones a individuos de los que tan poco sabemos, lo mejor es dejarse de novelas y acudir a lo que se puede saber con cierta certeza. Claro que eso restringe el campo de las especulaciones, y eso molesta a los que quieren construir su proyecto sobre verdades ilusorias.

  • Comentario por David Mo 24.01.17 | 15:58

    ¿Y de qué motivos quiere Ud. hablar que otros no queramos, Manuel? ¿De los que tenía Pablo para hacer lo que hizo y decir lo que dijo? Pues ni idea. Explíqueme como los conoce Ud. El cómo, insisto.

  • Comentario por galetel 24.01.17 | 12:10

    Pablo dijo que había perseguido a la Iglesia cristiana antes de cambiar de opinión, y dijo además que luego había dialogado con Pedro durante quince días y con Santiago-el-hermano, y que catorce años después había vuelto a comprobar si sus ideas seguían siendo aceptables para los líderes judeocristianos, Santiago, Pedro y Juan, obteniendo su calurosa aprobación. Sería mucho inventar, para que todo eso fuera mentira de buena fe.

  • Comentario por Manuel_RH 24.01.17 | 11:52

    Pues precisamente en esos motivos está el meollo de la cuestion,ahi en lo que se saltan continuamente y no quieren entrar. Cuales fueron sus motivos...o de lo contrario es que fueron...somos...idiotas.

  • Comentario por David Mo 24.01.17 | 11:09

    Y si Pablo creía lo que estaba inventando? ¿Y si creía realmente que estaba llamado a predicar el verdadero evangelio que había de llevarle al cielo de cabeza en alma y cuerpo espiritual? ¿Y si tenía sed de martirio?

    Una vez más: la categoría "mentira" no es un concepto de la historia, sino de la psicología. El historiador puede decir si lo que dice un testigo es verdadero o falso, todo lo más, pero no entrar en los entresijos de la personalidad humana y los motivos particulares, que son bastante más complejos de lo que en este foro se supone.

  • Comentario por Manuel_RH 24.01.17 | 09:32

    Dejemoslo en lectura interesada...
    Pero todavia nadie explica que beneficio obtuvo Pablo y el resto en proclamar un mesias exitoso partiendo de un ajusticiado abandonado,salvo la carcel,la persecución y el martirio. Supongo que alguna vez habrán de explicarlo, ya que lo exlican todo....

  • Comentario por galetel 24.01.17 | 09:29

    Sin aceptar como más plausibles los datos pospascuales prepaulinos, por ejemplo los referidos en 21.01.17 | 13:43-13:46, no puede haber una exégesis verdaderamente independiente, sino un mero paripé.

  • Comentario por David Mo 24.01.17 | 08:43

    "...Si todo su campo de estudio y todo lo que alegan se basa en imputar de mentirosos a los redactores de los textos" (no hay manera; no se entera)"...en la estela de la más elemental y primaria exégesis atea del Siglo de las Luces"... Acabáramos. Ahí le duele. Cuando uno no hace exégesis confesional es que está haciendo "exégesis atea". No se diga más.

  • Comentario por Pasabaporaquí 24.01.17 | 01:45

    Pero Jesús ¿resucitó o no resucitó?. ¿se apareció o no, después de morir? ¿Subió al cielo delante de sus discípulos o no?¿Habló con San Pablo en el tercer cielo tras deslumbrarlo cuando iba a caballo o no? Si los Evangelistas así lo cuentan, ¿es que son unos mentirosos?
    Y sin embargo, si fuese verdad eso explicaría el cambio radical de actitud y la fe proselitista de todos. Y hasta la muerte de Santiago.
    ¿Qué otra explicación da Piñero? ¿Un caudillo armado ajusticiado puede provocar esos cambios desde su inerte cuerpo en la tumba?


  • Comentario por galetel 24.01.17 | 01:03

    El mesías Jesús de las primeras comunidades cristianas NO era ya el mesías davidico que había sido derrotado, sino el Mesías daniélico triunfante que el propio Jesús había predicho y que había sido revelado en la Experiencia Pascual. Lo único que tuvo que hacer Pablo fue adherir a ello, contrastarlo con los líderes judeocristianos para saber que "no corría en vano", predicarlo y desarrollarlo aun más teológicamente y sacar las consecuencias prácticas para su circunstancia particular, iniciando lo que continuarían los paulinos y los evangelistas.

  • Comentario por Ignacio 23.01.17 | 22:57

    "Tan grande y alargada es la sombra de Pablo y sus acólitos, que logran determinar decisivamente los escritos posteriores sobre el pobre celota crucificado y hacer de él Mesías y Señor."
    Francamente, no lo veo tan imposible.
    Pablo se encuentra a un Jesús ya elevado a mesias por las primeras comunidades. Es el paso más difícil y se lo encuentra hecho. Ahora ya solo queda reinterpretar el judaismo de la restauración, olvidarse del Jesús hombre y seguir con el proceso de exaltación.
    Por favor no insultarme.

  • Comentario por acs 23.01.17 | 22:10

    cuestión de marketing, no le den más vueltas al patrón del traje nuevo del emperador -recurrente of course.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 23.01.17 | 19:38

    crucificados con el celótico líder como lestai. Todo revestido de impecable lógica e históricamente muy plausible.En fin,señores Bermejo,Piñero y otros, ¿creen de veras que sus razonabílisimas explicaciones satisfacen en realidad las exigencias de dar cuenta razonable del fenómeno Cristo? Si todo su campo de estudio y todo lo que alegan se basa en imputar de mentirosos a los redactores de los textos,en la estela de la más elemental y primaria exégesis atea del Siglo de las Luces,y en la estela asimismo de los autores de literatura barata que tienen a gala "hacer temblar los cimientos del cristianismo" con sus novelerías, pues es cosa de preguntarse en qué medida de hecho están ustedes enfrascados en una investigación seria o en una investigación,sin ninguna duda prejuiciada, que al din se centra,como no puede ser menos,no en el núcleo,no en la pulpa,sino en la mera cáscara de las cosas,tal taxativamente afirmo, sucede.

    Llaménme dogmático,en este caso lo soy.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 23.01.17 | 19:18

    Bien,la cosa sigue en marcha, la tesis de Bermejo tan voceada por Piñero va llegando a su conclusión lógica,estamos a un paso,si no es que ya se ha dao de convertir a Jesús en celota. Un celota con suerte(póstuma) al que le sale al paso(póstumamente) uun Pablo visionario,mistérico-helenístico,protognóstico y etc,.etc.,con una extraordinariacapacidad de inventiva hasta el punto de convertir de un celota normalito y corrientito ,que terminó mal el pobre,en el que se denomina Cristo de la fe.

    Tan grande y alargada es la sombra de Pablo y sus acólitos, que logran determinar decisivamente los escritos posteriores sobre el pobre celota crucificado y hacer de él Mesías y Señor., a costa,claro,de olvidarse de sediciones antirromanas bien que ,a pesar de todo,no pueden evitar que en sus textos se le cuelen furtivamente materiales embarazosos dado el enorme peso de la tradición,que ,eso sí,se saltan a la torera a la hora de presentar a discípulos crucificados con el....

  • Comentario por David Mo 23.01.17 | 17:34

    Prisciliano, claro.
    De todas formas, lo de la tomar la cruz parece más una suposición que un indicio. Quizás Piñero tendría que desarrollar más lo datos o corregir el título que es excesivamente rotundo.

  • Comentario por David Mo 23.01.17 | 17:32

    NO Manuel: Hedillistas diciendo que Franco había tergiversado a José Antonio Primo de Rivera; trotskystas diciendo que Stalin había deformado el pensamiento de Lenin; Priciliano diciendo que la Iglesia había traicionado a Jesús... NO hace falta ninguna imaginación. Es un hecho bastante corriente el que unos acusen a los otros de haber traicionado al líder. Y si una de las fracciones consigue hacer callar a las otras, nada difícil en según que contextos, pues la cosa está montada y tenemos que buscar a los silenciados por los indicios del discurso de los dominantes. No sé qué le resulta tan difícil de "imaginar". Es de lo más corriente.

  • Comentario por Manuel_RH 23.01.17 | 15:53

    ...Marxistas predicando el capitalismo en nombre de Marx....Franquistas predicando el comunismo en nombre de Franco.... ¡¡¡Genial!!!

  • Comentario por Manuel_RH 23.01.17 | 14:11

    O sea Gospel: un caudillo cuyos seguidores hacen todo lo contrario de lo que su lider practicó...y además le siguen proclamando como su lider....Brillante deducción. ¡¡ Bravo !! Nunca lo hubiera imaginado.

  • Comentario por J.P. 23.01.17 | 12:29

    No tengo tiempo para leer todo el post, pero tal y como está el título, no hay razón suficiente para decir que era un dicho zelote.

  • Comentario por galetel 23.01.17 | 08:41

    Jesús no buscó ni esperó ayuda militar de parte de Dios. Fue el único que buscó otro tipo de ayuda, de un Dios judío pero que ama también a sus enemigos, porque es el Dios único universal, como está claro en los textos proféticos. Obtuvo esa ayuda al costo de su vida, “llevando su propia cruz” por tener que respetar la libertad y la autonomía de todos. El reino de Dios se construye desde Israel, pero incluye al universo entero de todos los tiempos y lugares.

  • Comentario por Gospel, from outside 23.01.17 | 08:24


    La lectura cronológicamente correcta de los Evangelios exige:
    1º.- comenzar por la pasión y crucifixión de Jesús, caudillo de la insurgencia zelota;
    2º.- continuar con la predicación, primero en Galilea y, luego, en Judea.

    Sólo así se entiende en Evangelio: se trata de una catarsis; lo evangelistas observan que la lucha armada de Jesús NO es el camino; el camino correcto es justo lo contrario: la paz, la solidaridad y la concordia entre pueblos y naciones, gentiles y hebreos. Y se lanzan a predicar el nuevo mensaje de salvación, que no nace -según decimos- de Jesús sino de sus deudos.

    El Evangelio es, pues, el resultado de una catarsis.

Jueves, 20 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Los más recientes

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930