El blog de Antonio Piñero

¿Afirmó Jesús que era el rey de Israel? Jesús y la resistencia antirromana (XV)

22.01.17 | 09:44. Archivado en Jesús histórico,

Escribe Antonio Piñero

Sostiene F. Bermejo, en el artículo tantas veces citado (véase la postal de ayer) que la simplificación / eliminación de detalles importantes para la determinación del alcance político-social de los dichos y acciones de Jesús afectan en la redacción de los Evangelios no solo en temas mínimos, sino a veces en secciones enteras. Un asunto importante en nuestra cuestión actual, la pregunta sobre la posición de Jesús respecto al Imperio Romano, es si Jesús mismo se declaró, o no, al menos al final de su vida “rey de Israel”. Ahora bien, no lo tenemos fácil, porque allá donde parece afirmarse claramente que sí lo hizo, los evangelistas añaden elementos que hacen que esa realeza sea entendida de un modo espiritual, aséptico, no político, inmaterial o metafóricamente.

Sí pues, no encontramos en los Evangelios la serie de informaciones complementarias que nos pudieran llevar a pensar que Jesús pretendió ser el rey de Israel. Por ejemplo, es inútil buscar: no hallamos un anuncio formal de Jesús de cómo iba a disponer los asuntos del Reino, cuál sería, por ejemplo, la función de cargos importantes en él, salvo el anuncio –muy interesante en verdad– de que sus discípulos se sentarían al modo antiguo sobre doce tronos (asientos relevantes), para actuar de “jueces de las doce tribus de Israel” (Mt 19,28 Y Lc 22,30). Pero ya es bastante, porque se observa cómo esta manifestación de la existencia de “jueces”, como altos cargos, traslada al lector a tiempos antiguos y gloriosos del Israel de las doce tribus. Estamos, pues, en plena teología de la restauración futura de Israel en el siglo I a pesar del dominio de los romanos.

Los testimonios de que Jesús aspiró, al menos al final de su vida y quizás impulsado por sus discípulos, a ser el rey de Israel me parece abrumadora:

1. La entrada mesiánica en Israel en donde acepta el título de hijo de David (Mt 21,9; anteriormente las mismas gentes se habían preguntado si Jesús no sería el mesías que estaban esperando, a saber aquel que le liberaría del yugo romano: “Entonces le fue presentado un endemoniado ciego y mudo. Y le curó, de suerte que el mudo hablaba y veía. Y toda la gente atónita decía: «¿No será éste el Hijo de David?»”: Mt 12,23)

2. El título de la cruz: Mc 15,26 y paralelos (en Marcos simplemente el “Rey de Israel”)

3. La acusación (no contradicha específicamente por Lucas) de que se había proclamado rey de Israel (Lc 23,2: “Hemos encontrado a éste alborotando a nuestro pueblo, prohibiendo pagar tributos al César y diciendo que él es Cristo Rey”)

4. La referencia de Jesús a “mi reino" (Lc 22,29-30: “Yo, por mi parte, dispongo un Reino para vosotros, como mi Padre lo dispuso para mí, para que comáis y bebáis a mi mesa en mi Reino y os sentéis sobre tronos para juzgar a las doce tribus de Israel.”)

5. La aparición del título de rey (de los judíos) en el interrogatorio de Pilato tanto en el Evangelio de Juan como en el de Marcos (15,2.9.12.18.26; JN 18,3.37-39.; 19,3.1; confirmado por Mt 27,11 y Lc 23,3)

La respuesta ambivalente a Pilato: " Tú lo has dicho " (Mc 15,2) parece un arreglo de Marcos

6. La burla de Jesús de los soldados en la que visten a Jesús con emblemas e insignias de rey (Mc 15,16-20; Jn 19,1-5 + Mc 15,32).

7. La petición de Santiago y Juan a Jesús (Mc 10,35-40), presuponiendo que Jesús será entronizado como rey de la nueva era: “«Concédenos que nos sentemos en tu gloria, uno a tu derecha y otro a tu izquierda»; la “gloria es igual al reino futuro de Israel.

8. Jn 19,12 (“Desde entonces Pilato trataba de librarle. Pero los judíos gritaron: «Si sueltas a ése, no eres amigo del César; todo el que se hace rey se enfrenta al César»”) y Hechos 17, 7 (Pablo está en Tesalónica y los judíos lo acusan ante las autoridades: “Pero los judíos, llenos de envidia, reunieron a gente maleante de la calle, armaron tumultos y alborotaron la ciudad. Se presentaron en casa de Jasón buscándolos para llevarlos ante el pueblo. Al no encontrarlos, arrastraron a Jasón y a algunos hermanos ante los magistrados de la ciudad gritando: «Esos que han revolucionado todo el mundo se han presentado también aquí, y Jasón les ha hospedado. Además todos ellos van contra los decretos del César y afirman que hay otro rey, Jesús.» Al oír esto, el pueblo y los magistrados de la ciudad se alborotaron. que también hacen alusión a la naturaleza intrínsecamente sediciosa a los ojos de los romanos de que Jesús era el rey de Israel”.

9. La precisión de las autoridades judías es iluminadora, según el Evangelio de Juan: “Los sumos sacerdotes de los judíos dijeron a Pilato: «No escribas: “El Rey de los judíos”, sino: “Este ha dicho: Yo soy Rey de los judíos”»; véase de nuevo Lc 22,29-30: “Yo dispongo un reino para vosotros…”

La conclusión de que Jesús hizo afirmaciones regias es, pues, inevitable... , al menos al final de su vida. ¿Vale como contraposición la afirmación de que Jesús, según el Evangelio de Juan rechazara ser rey (Jn 6,15) y que luego afirmara que “Su reino no es de ese mundo? (Jn 18,36)? No parece esto probable a los ojos de un historiador independiente. Las afirmaciones evangélicas en contrario parecen más bien arreglos de la teología posterior.

Por parte de Lucas, cuya tendencia prorromana es bien clara sobre todo en los Hechos de apóstoles (si es que se trata del mismo autor, como sostiene la mayoría de los investigadores) debido a que el evangelista veía muy claro que pretender ser el rey de Israel era un acto de rebelión contra el poder del Imperio romano.

Y por parte del Cuarto Evangelio porque su autor (o más bien autores) tienen una teología espiritualista que rechaza cualquier implicación de Jesús en este mundo. Un notable número de investigadores independientes opina que en los Evangelios estos datos arriba reunidos se presentan, sí, pero entendiéndolos metafóricamente o afirmando implícita o claramente que son un malentendido, o bien que eran un deseo calumnioso expreso de las autoridades judías, una calumnia carente de toda veracidad destinada a lograr que los romanos –no ellos– mataran a Jesús injustamente.

A partir de que la teología de los evangelistas no puede aceptar que Jesús fue condenado a la cruz por sedición, y que este es un hecho embarazosísimo, encuentran los autores evangélicos subterfugios teológicos para evitar que el lector perciba la realidad. Nadie puede negar que analizando bien los Evangelios se ve que en este tema son estos unos escritos ambiguos que presentan una serie de testimonios, pero que luego no los interpretan convenientemente. Los evangelios son sin duda confusos y, creo, que a propósito puesto que están enfocando los hechos desde una teología paulina, posterior.

Seguiremos.

Saludos cordiales de Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
www.ciudadanojesus.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por David Mo 25.01.17 | 09:16

    "David Mo: mire, paso de explicarme". Ya me parecía a mí. ¿Para qué explicarse en un debate si el contrario siempre acaba pidiendo razones de lo que uno dice? Es que es ridículo.

    No he entendido a que se refiere con "unas cuántas". No puedo responder a quienes mientan mi nombre si lo que dicen es una banalidad o ya está respondido, pero si alguna le preocupa especialmente, me lo dice, si no le molesta demasiado.

    "Si a usted no le parece que Mc escribe desde su fe....". Me parece que Marcos escribe "desde su fe". ¿Y qué? Estamos hablando de la interpretación de una frase del texto y no sé qué tiene que ver la interpretación de esa frase concreta con que el autor tenga o no tenga fe. Pero no se preocupe que no le voy a pedir que me aclare lo que dice, que luego siempre acabamos igual.

    Y le acararé un concepto, cuando atribuyo una intención a algún forista es porque se desprende directamente de lo que ha dicho y porque np pretendo estar haciendo hi...

  • Comentario por J.P. 24.01.17 | 16:47

    De todas maneras añadiré que usted está muy rapidoy en la exigencia de explicaciones pero muy lento, en realidad se escurre, en dar las que se le.piden.

    Ahí abajo tiene unas cuantas.

    Podría empezar de una santa vez y dejarse de exigencias y presuposiciones sobre los contertulios (esas presuposiciones que luego rechaza que tengan otros sobre las motivaciones de Pablo, p.e.).

    Pero si no quiere, me da igual.

    Yo ya veo que aquí no se trata de discutir, sino de quedar por encima como el aceite.

    Escéptico... Sí, por las narices.

  • Comentario por J.P. 24.01.17 | 16:44

    David Mo: mire, paso de explicarme porque con usted acabo siempre igual. No, no es muletilla, es la típica reacción de estos blogs contra mí en cuanto digo algo que no le gusta a ciertas personas, usted incluida. Que eso es mi fe, etc. cuando jamás me he declarado de ninguna forma, ni he hecho confesión de fe ni nada por el estilo. Y últimamente llevamos semanas con este juego delmñerro y el gato (también usted se quejaba de mala interpretación).

    Sencillamente, él irá a Galiela, allí le veréis. Mc comienza geográficamente en Galilea. Vamos, enrevesado y confesional a tope. Una simple sugerencia y aquí se convierte en un casus belli; en el que se ha embarcado desde el principio usted frente a todo el que ose decir que no ve tan claro el Jesús violento. La fe del redactor... Si a usted no le parece que Mc escribe desde su fe.... Su evangelio no busca demostrar, sino mostrar.

    Esto es ridículo a más no poder.

  • Comentario por David Mo 24.01.17 | 08:55

    JP: Déjese de la muletilla de las malinterpretaciones. Si le he malinterpretado me lo explica y se acabó. Ud. ha hecho una interpretación que me parece que no tiene fundamento. Le he hecho una pregunta: No veo ninguna referencia a modos de lectura del libro. Ud. encuentra sugerente la explicación mitopoética de quién sea. Explique dónde ve Ud. esa alusión. Y que tiene que ver la fe del redactor con la interpretación de este texto. Espero respuesta, no divagaciones generales y ataques.
    Sus palabras: "Pero id a decir a sus discípulos y a Pedro que irá delante de vosotros a Galilea; allí le veréis, como os dijo". Sería un aviso al lector: vuelve al comienzo del texto, a Galilea, y lee ahora a la luz de la Pasión y Resurreci de Jesús, y entenderás".

    acs: que ese no es el problema. Que nadie niega que el redactor tuviera (o no) fe.Pero eso no aclara el contenido de este pasaje.

  • Comentario por acs 23.01.17 | 22:17

    Vamos a ver, el que uno no tenga fe no le incapacita para reconocer que los evangelios son documentos que produjo la fe de los seguidores de Jesús y no biografías.
    Los que le creyeron muerto y resucitado, recogieron sus enseñanzas y sus recuerdos y escribieron una catequesis, no una biografía.
    Qué se le va a hacer si ellos tenían fe y actuaron de acuerdo con esa fe. Por muy escéptico que pueda ser quien los lea hoy, debería poder admitir que esos escritos son productos no del escepticismo sino de la fe.
    Es lo que hay.

  • Comentario por J.P. 23.01.17 | 20:57

    David Mo: no. Aquí el único asunto personal es el suyo tergiversándome completamente.

    Yo solo he dicho que los evangelios me parecen una pregunta y una respuesta, no tanto una biografía histórica. Un escrito de fe, que ahora usted parece negar (sin explicarlo a pesar de que se le ha pedido). Por supuesto, una pregunta y su respuesta de fe. Si esto piensa que me lo tengo que echar a la.espalda solo porque haya dicho (y recalcado) que la sugerencia de Goodacre me parece atractiva (que no hay un final mutilado sino que el corto podría entenderse de esa forma) va de mal en peor. El muñeco de paja que está haciendo se ha convertido en una división.

    No sé qué le ha pasado pero empiezo a pensar que le han robado el nick.

  • Comentario por David Mo 23.01.17 | 16:26

    JP: "Pero id, decid a sus discípulos, y a Pedro, que él va delante de vosotros a Galilea; allí le veréis, como os dijo." Lo único que veo aquí es una cita: que él va a estar en tal sitio; que ya lo había dicho y que se lo digan a los otros. No veo ninguna referencia a un libro ni al orden de lectura. Si Ud. la ve, me lo podría explicar mejor, por favor.
    Tenga en cuenta que esta referencia se refuerza con la secuencia apariciones selectivas-apariciones generales de otros evangelios y no parece que tenga más misterio, ni referencias a la fe ni nada por el estilo. Si con lo de la fe quiere decir que Ud. la tiene y, por tanto, se cree legitimado para entender los textos como le de la gana, en eso no me meto. Es asunto personal suyo. ¿Era eso?

  • Comentario por GIORDANO BRUNO 23.01.17 | 14:36

    Y es fundamental distinguir lo que Yeshúa= Jesús repite sin cesar, SEGUIDME, y en eso está configurada su palabra, pero no sólo, sino SU VIDA. Porque lo facil, es adorarle. Lo dificil es SEGUIRLE, porque entraña una con-version, o sea con una versión nueva de conducta, un seguimiento VOLUNTARIO, LIBRE. Aquí la libertad esta protegida. . En el culto al cristo hemos visto todo lo contrario: Es el con VENCIMIENTO, no por convicción, sino por sumisión, de sometimiento. Y esa es la clave de la diferencia entre el Yeshúa=Jesús histórico, y el Cristo de la fe, lo cual se justifica por un hecho mágico, su venida al mundo desde el cielo del PADRE. con una madre cuya genética es exclusiva del mismo, aunque desviando toda sospecha sexual convirtiéndose en "Espíritu Santo".Lo cual es un mentís a su propia creación, que podemos, SIN MAGIA ALGUNA hacer a Yeshùa= Jesus UN HOMBRE, como todos, eso sí, excepcional juntamente con su madre, como todas. ¡¡¡Qué alivio!! Y que real.

  • Comentario por GIORDANO BRUNO 23.01.17 | 14:00

    ¡¡¡Cuanto ganarían dejando de una vez la magia a un lado!!!. Jeshúa era su nombre. y en pura lógica sus seguidores deberían haberse llamado "yesuánicos" Pero ahí se cruza el fanático Saulo, Pablo y su visión. Y a través del adjetivo, cristo=ungido= untado con aceite de oliva, ceremonial, le convierte en Sumo sacerdote o rey (ceremonia ritual en el tercer cielo).El mismo Saulo afirma que es en Antioquía (cosa suya), donde empiezan a llamarse cristianos, donde funda iglesias por doquier.Con Américo -vespucci ocurriría algo parecido, con la diferencia que proviene de un nombre, no de un adjetivo.No se traduce cristo por "UNGIDO" Ni ekklesia por "ASAMBLEA".Y es que ni una cosa ni la otra son reales, pero dan lugar a CAMBIOS TRILEROS, es decir, NADA INOCENTES. Un cristo, debe ser adorado, un Yeshúa, él lo dice, seguido. Con ekklesia nace la JERARQUIA ¡¡¡Básico!!!. Con Asamblea no hay tal.Con cristo nacen, los LEGIONARIOS, o GUERRILLEROS. Con Yeshúa= Jesus eso suena fatal. ¿Por qué?.

  • Comentario por J.P. 23.01.17 | 12:12

    David Mo: todos decimos (o eso pensaba hasta ahora) que los evangelios, más que textos históricos, son textos de fe. Eso es lo que he dicho. Si usted piensa que no tengo base para afirmarlo, Espero que lo demuestre de una vez. Porque tan pronto somos radicalmente escépticos como cambiamos elnchip ya acñetamos una tesis basada en criterios que no sólo están puestos en duda sino que usted mismo ha cuestionado, y ya no digamos el.patrón de recurrencia que al comienzo de esta serie también estaba por la labor de rechazarlo.

    Pues nada, quedo a la espera de:

    - Más que textos de fe, los evangelios son biografías históricas;

    - Son aceptables los criterios de autenticidad usados hasta la fecha y cuestionados por una parte de la investigación;

    - Los patrones de recurrencia son válidos SIEMPRE (claro no empecemos a rechazarlos cuando nos llevaba otras conclusiones. Ej.: las autoridades judías tienen la iniciativa en la caída de Jesús).

  • Comentario por David Mo 23.01.17 | 08:42

    JP: interpretación bastante mitopoética la suya de Marcos. Luego se quejan de la falta de base de los que suponen un Jesús guerrero.
    Manuel: "pero que setenta años más tarde le reivindican unos tarados mentales que para ser creíbles tienen que camuflar la verdad de los hechos ". ¿Camuflar la verdad de los hechos para ser creíbles? ¿Tarados? ¿Podría explicarse mejor? NO entiendo de qué está hablando o Ud. no entiende lo que se ha dicho antes.

  • Comentario por Manuel_RH 22.01.17 | 20:29

    Claro J.P.; pero para releer a la luz de la resurrección hay que haber creído en ella. Por eso no se entienden los evangelios, porque para empezar hay que creer en Dios, si no nada tiene sentido. Tiene mucho más sentido el sin-sentido del montaje de un extrañísimo y único Jesús guerrero que muere triturado y abandonado por los suyos pero que setenta años más tarde le reivindican unos tarados mentales que para ser creíbles tienen que camuflar la verdad de los hechos ¿? declarando una versión que solo les acarrea serias dificultades, cuando no la muerte, y cuyo reconocimiento oficial solo se verá cuatrocientos años más tarde.

    Si el evangelio no resulta histórico para muchos, la reconstrucción del Sr. Bermejo-Piñero sí que tiene guasa.

  • Comentario por Moisés 22.01.17 | 17:41

    Sugerente, además de acertado, parece lo que dice J.P. (15:26) y de permanente actualidad personal su última frase.

    Y después de respondernos (cada uno de los que estén interesados en el asunto) actuar en consecuencia.

    Claves las dos cosas.


  • Comentario por J.P. 22.01.17 | 15:26

    Y añadiré: para mí, los evangelios, más que una biografía (por más que historiadores clásicos como Millar, dejando apaete a historiadores y exegetas neotestamentarios, afirmasen que lo son), son una pregunta (y una respuesta) a la pregunta ¿y vosotros quién decís que soy yo? (Mc 8:27-29 y, con variantes, Mt 16:13-15; Lc 9:18-20). Por eso me parece tan atractiva la sugerencia (recalco sugerencia) de Goodacre de que Mc podría haber acabado su evangelio justo con Mc 16:7 retumbando en elcerebor del lector: "Pero id a decir a sus discípulos y a Pedro que irá delante de vosotros a Galilea; allí le veréis, como os dijo". Sería un aviso al lector: vuelve al comienzo del texto, a Galilea, y lee ahora a la luz de la Pasión y Resurreci de Jesús, y entenderás.

  • Comentario por J.P. 22.01.17 | 14:51

    Procestoc: que no tenemos en los evangelios una declaración puesta en boca de Jesús que él es el rey de los judíos.

  • Comentario por procestoc 22.01.17 | 13:56

    J.P., no entiendo la afirmación de "solo tenemos lo que otros dicen, no lo que dijo Jesús, si es que dijo algo."
    ¿Se refiere a que no tenemos nada escrito directamente por él? Esto es algo común en la mayoría de personajes de la antigüedad y eso no quita para que la historia tenga retratos de ellos de una fiabilidad muy alta.
    ¿Se refiere a que no tenemos un relato dónde expresamente se proclama rey y sólo lo dicen otros de él?

  • Comentario por acs 22.01.17 | 13:55

    Ahora va a salir Bermejo con que es material furtivo de los evangelios el hecho "embarazoso" de que Jesús muriera crucificado como mesías. Si precisamente esa es la piedra angular de la que parten los evangelios: los poderes de este mundo crucifican a Jesús, pero Dios lo ha reivindicado como mesías y exaltado a su gloria. Ese es el núcleo en torno al cual se vuelven a juntar sus enseñanzas sobre el reino, sus parábolas, sus dichos, sus sanaciones, como signos del reino etc.
    Pero no se explica la conducta de Jesús tampoco, si no es por una conciencia daniélica y no davídica de su mesianismo.
    Ni sombra de ningún grupo armado que quisiera conquistar el poder y tampoco ninguna persecución posterior de sus seguidores por parte de los romanos.

  • Comentario por J.P. 22.01.17 | 13:07

    Lignum: lo dicho, solo tenemos lo que otros dicen, no lo que dijo Jesús, si es que dijo algo.

  • Comentario por Lignum crucis, from inside 22.01.17 | 12:08


    Así es la rosa; no lo toques más. El titulus crucis es elocuentísimo y Juan Evangelista lo deja claro: “Los sumos sacerdotes de los judíos dijeron a Pilato: «No escribas: “El Rey de los judíos”, sino: “Este ha dicho: Yo soy Rey de los judíos”».

    Jesús de Nazareth se autoproclamó Rey de Galilea y Judea (él conocería qué títulos dinásticos le avalaban), declaración solemnte que Herodes Antipas no podía tolerar; Pillato tampoco; ni Caifás, a quien iba bien el stau-quo vigente.

    Lo demás es parafernalia helenística o, si se prefiere, palabrería barata y sin sentido.


  • Comentario por galetel 22.01.17 | 11:26

    en vez de un mesías davídico fracasado. Probablemente lo que los evangelios muestran es que Jesús llegó poco a poco a tener esa conciencia, y la expresó en los momentos clave de sus últimos días, aunque él mismo no lo tenía del todo claro, porque no era omnisciente.

    Pero tampoco era un loco que no tomó las precauciones mínimas para ser rey, y que se entregó mansamente en manos de sus enemigos sin huir ni defenderse, pues cuando hizo esto fue porque ya iba deduciendo su verdadero rol de las Escrituras.

  • Comentario por galetel 22.01.17 | 11:24

    Tengo que volver a insistir en que los evangelistas eran cristianos. Los evangelios se escribieron para mostrar que Jesús, a pesar de ser creído mesías-rey por muchos, amigos y enemigos, NO había sido un loco fracasado, sino que había triunfado.

    Su triunfo solo se ve desde la fe en el hecho de revelación producido en la Experiencia Pascual. Así se entiende que Jesús NO pretendía ser un mesías davídico, y que su comportamiento fue el adecuado para que Dios lo constituyera Mesías daniélico. Todo lo que se dice en los evangelios está expresamente dispuesto para que el lector entienda y crea esto.

    Pero no se trata de teología paulina, sino de la teología que nació de la Experiencia Pascual cristiana y se expresó en los datos pospascuales prepaulinos que conocemos, y que compartieron todos los cristianos antes de llegar a ser teología paulina.

    La cuestión sería si Jesús tuvo conciencia de que sería el Mesías daniélico triunfante en vez de un mesías d...

  • Comentario por J.P. 22.01.17 | 10:18

    Yo pienso que lo máximo que se puede decir es que la acusación pudo ser esa, no que Jesús se autoproclamase rey de los judíos. No hay ningún pasaje en el que él diga eso expresamente sino solo lo que dicen otros. El "tú lo has dicho" será un arreglo marcano pero también y se nos ha repetido hasta la saciedad que el diálogo y el juicio no se pueden considerar como históricos. Y lo que gritasen en la entrada mesiánica... En fin, primero hay que demostrar que esta sucedió realmente, cosa que no creo que sucediese y menos en la nueva cronología propuesta: si la entrada mesiánica ocurrió en la fiesta de los Tabernáculos, Jesús no habría durado hasta Pascua, salvo imbecilidad romana. Así pues, sólo tenemos el titulus crucis.

Martes, 17 de julio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Julio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031