El blog de Antonio Piñero

¿Un Jesús colaboracionista? Jesús y la resistencia antirromana (XI)

19.01.17 | 08:12. Archivado en Jesús histórico,

Escribe Antonio Piñero

Creo que es una buena labor por parte de F. Bermejo, y también mía en menor grado ciertamente, el haber puesto de relieve este patrón de recurrencia. Son muchos puntos indicando una interpretación posible. Pero, como ocurre en la investigación del Nuevo Testamento, no hay ni un solo punto de esos más o menos treinta y cinco indicios que no haya sido cuestionado en cuanto a su autenticidad por algún autor de cierto peso. En general solo se acepta como rigurosamente histórico el que Jesús murió en la cruz. Todo lo demás se discute, y la gente piensa sobre uno o de otro punto de los enumerados en días anteriores que ha sido creado por la Iglesia primitiva por diversos motivos.

Así es la historia antigua, siempre en todo dubitante, y en lo que respecta a Jesús hasta lo que parece evidente es discutido. Pero lo que tratamos aquí es: ¿se puede uno formar una idea correcta y generalizante de un aspecto de la personalidad de Jesús que sirva para encuadrarlo en general en el espacio religioso de su tiempo? Se trata de obtener marcos, insisto, generales de interpretación. Y una vez asegurado uno, por el criterio de coherencia podemos ir formándonos una idea sobre cómo era Jesús, aspecto por aspecto estudiando otros patrones de recurrencia.

A partir de los pequeños detalles se pueden formar cuadros o imágenes o conceptos generales de comprensión. Naturalmente este, o estos marcos, solo puede formarse si se tienen en cuenta también los conjuntos generales de información acerca del Israel del siglo I: religión, política, sociología… datos arqueológicos, todo lo que pueda ayudar a comprender en suma ese siglo en ese lugar del mediterráneo oriental. Con otras palabras: no basta con crear un marco de comprensión de un aspecto de Jesús, sino que este debe encajar plausiblemente con lo que sabemos del Israel del siglo I.

Insistí anteriormente que lo importante de estos patrones de recurrencia es que aparecen, como indicios, por todas partes en los evangelios y en todas las formas literarias de ellos. Eso, a priori, no puede ser casual, sino que se debe a la memoria en general sobre el personaje, en este caso Jesús, que se ha transmitido por una gran diversidad de canales. Pero aquí unos estudiosos argumentan que no se puede uno fiar de la memoria de los pueblos, mientras que otros sostienen que las impresiones generales sobre un personaje, que se han ido mantenido en un par o tres de generaciones, son fiables. Naturalmente alguien puede objetar: también se ha mantenido la idea de que Jesús es “manso y humilde de corazón” y que “no tuvo arte ni parte en la política de su tiempo”.

Pero este argumento no vale: se nota en ese caso la mano, o las manos redaccionales de los evangelistas (se han hecho innumerables estudios sobre el sesgo de cada autor evangélico), y se ve claramente que son ideas que se pretenden imponer al lector, mientras que los patrones de recurrencia –en este caso “Jesús y la resistencia antirromana”– son indicios sueltos aquí y allá, recogidos a veces sin pretenderlo, que chocan contra lo que es claramente una construcción teológica, y unos indicios se ven favorecidos por el criterio de dificultad: no es posible que tantos cabos sueltos se hayan conservado cuando la teología cristiana del siglo II apuntaba a lo contrario, un Jesús que o bien no le interesaban los problemas que afectaban al Imperio Romano, o que era todo un colaboracionista ya que –se dice– afirmó que había que pagar el tributo al César y que era manso y humilde de corazón.

Y aquí está el quid de la cuestión: ¿cómo iban a matar los romanos–y los judíos colaboracionistas de la Jerusalén de esos momentos– a un judío también colaboracionista, que ordenaba pagar el tributo al César, que era manso y humilde de corazón, y al que no le interesa ni lo mínimo la política de su tiempo? No parece posible. Hay que buscar por otro lado.

Saludos cordiales de Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
www.antoniopinero.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Jorge 13.02.17 | 22:03

    El personaje que conocemos como Jesús de Nazaret, no era ni una cosa no la otra, pues nunca nació.

  • Comentario por procestoc 21.01.17 | 11:51

    El episodio no se refiere ni a los pagos cotidianos ni al impuesto del Templo. Habla del Tributo al César que se pagaba con denarios bien fueran de Tiberio o de Augusto.

  • Comentario por From Lebanon, with love 20.01.17 | 08:30


    En tiempos de Jesús, los pagos cotidianos se realizan con unas monedas emitidas por Herodes "el grande", llamadas prutah; apenas había denarios con la efigie de Tiberio; por otra parte, el tributo del medio siclo se satisfacía en el Templo de Jerusalem, a través de una moneda con la efigie del dios fenicio Melqrat (Heracles), que -a la sazón- se acuñaba en la Ceca de Tiro (y que habría de ser un escandalosa -por blasfema- para un judío estricto, aunque no para los sacerdotes saduceos que veían que su pureza en plata -superior al 90%- constituía una magnífica inversión dineraria).

    Dicho lo anterior, tendría sentido colegir que la presunta moneda exhibida a Jesús habría de ser un siclo fenicio procedente de Tiro; mas hay una hipótesis aún más verosímil: que Jesús de Nazareth acuñara monedas (naturalmente, falsas) con las que la insurgencia zelota realizaría sus pagos corrientes. La falsedad e ilegalidad de estas monedas habría sido echado en cara a Jesús.

  • Comentario por acs 19.01.17 | 21:55

    ¿Que afirmó que había que pagar el tributo al césar? Si dijo que a Dios, lo que es de Dios, es decir, todo, y que del césar no quería ni la efigie.

  • Comentario por procestoc 19.01.17 | 21:46

    Si el episodio del tributo es un chascarrillo no veo la necesidad de añadir un detalle tan iluminador como la petición de la moneda. Es un episodio que si no le hizo Jesús bien pudo haberlo echo otro que compartió su ideario y su enfrentamiento al problema del pago al César. Me parece muy difícil que sea un invento muy posterior a los hechos.

  • Comentario por J.P. 19.01.17 | 14:21

    Al revés: si hay se dar a Dios lo que es de Dios, ya sabe, "mi heredad Israel" (Is 19:25).

    No es un pasaje tan conformista como parece a simple vista.

  • Comentario por David Mo 19.01.17 | 12:12

    Si la moraleja es aconsejar someterse sin rechistar a los imperativos fiscales del invasor, sería colaboracionismo. Algunos defienden esa interpretación, que, dado el juego de ambigüedades, no se puede descartar. Pero,ya digo que me parece poco serio tomarse en serio este pasaje.

  • Comentario por galetel 19.01.17 | 09:38

    El ser “manso y humilde de corazón” no impedía, al revés: exigía, hacer increpaciones proféticas con violencia verbal, en nombre de Dios, a las autoridades judías colaboracionistas con el poder opresor de tantas víctimas inermes. Y esas increpaciones tuvieron consecuencias atroces sobre quien había decidido no defenderse, precisamente porque era “manso y humilde de corazón”. Por eso triunfó. Así está dicho todo.

  • Comentario por J.P. 19.01.17 | 09:32

    El episodio del tributo al César hay muchas maneras de entenderlo, pero no creo que ese episodio pueda usarse para hablar de un Jesús colaboracionista. Es que nos vamos a los dos extremos: o antirromano nacionalista con grupo armado o colaboracionista.

    Como sugiere Xabier, si lo acompañamos de otros pasajes (sin entrar en su historicidad pero ya que hablamos del Jesús recordado, p.e. Mt 17:24-27), más bien parece que hablamos de un antisistema. Es decir, que su crítica en realidad es más radical que un simple nacionalista con gente armada dispuesta a todo.

    Y en cuanto a lo que puede hacer Roma con supuestos aliados suyos o supuestos colaboracionistas cuando le son un estorbo...

  • Comentario por David Mo 19.01.17 | 09:12

    Mira por donde, estoy de acuerdo con esta entrada. Salvo que el episodio del denario me parece un mero chascarrillo para demostrar lo listillo que era el profeta. NO me parece que se pueda sacar mucho de él.
    La historia de los hombres célebres de la Antigüedad está llena de estas anécdotas, probablemente falsas en un 90%. Acuérdense del famoso diálogo entre Diógenes y Alejandro.

Martes, 25 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Los más recientes

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930