El blog de Antonio Piñero

El Jesús del Apocalipsis es totalmente guerrero. Jesús y la resistencia antirromana (X)

16.01.17 | 08:50. Archivado en Jesús histórico,

Escribe Antonio Piñero

Transcribo aquí los últimos indicios evangélicos sobre la posición religiosa-social-política de Jesús, que ya sabemos iban indisolublemente unidas, tal como las ha descrito F. Bermejo en su artículo tantas veces citado. A estos hay que añadir los que yo mismo había señalado en mi ensayo “Jesús y la política de su tiempo”, que publiqué en primer lugar, y que resumí también aquí:

26. «La tradición demuestra que los discípulos tenían profundos temores de ser detenidos y presuntamente ejecutados (tanto en la huida narrada en el relato de la pasión, y en la historia de las tres negaciones de Pedro).

27. «Mc 15,7 y Lc 23,19 mencionan una insurrección conocida en Jerusalén (griego: stásis), supuestamente poco antes de la detención de Jesús, en la que los rebeldes (griego hoy stasiastaí) había causado al menos una víctima mortal».

28. «El libro del Apocalipsis ha conservado el recuerdo de una concepción de Cristo como el feroz guerrero por excelencia: que va a luchar con los santos que van a vivir con él al final de la historia humana, y está " vestido con una ropa teñida en sangre».

Ap 19,11-19:

11 Entonces vi el cielo abierto, y había un caballo blanco: el que lo monta se llama «Fiel» y «Veraz»; y juzga y combate con justicia. 12 Sus ojos, llama de fuego; sobre su cabeza, muchas diademas; lleva escrito un nombre que sólo él conoce; 13 viste un manto empapado en sangre y su nombre es: La Palabra de Dios. 14 Y los ejércitos del cielo, vestidos de lino blanco puro, le seguían sobre caballos blancos. 15 De su boca sale una espada afilada para herir con ella a los paganos; él los regirá con cetro de hierro; él pisa el lagar del vino de la furiosa cólera de Dios, el Todopoderoso. 16 Lleva escrito un nombre en su manto y en su muslo: Rey de Reyes y Señor de Señores. 17 Luego vi a un Ángel de pie sobre el sol que gritaba con fuerte voz a todas las aves que volaban por lo alto del cielo: «Venid, reuníos para el gran banquete de Dios, 18 para que comáis carne de reyes, carne de tribunos y carne de valientes, carne de caballos y de sus jinetes, y carne de toda clase de gente, libres y esclavos, pequeños y grandes.» 19 Vi entonces a la Bestia y a los reyes de la tierra con sus ejércitos reunidos para entablar combate contra el que iba montado en el caballo y contra su ejército.

Así es el tono general del Apocalipsis. El desconocido autor del libro muestra un odio espectacular hacia el Imperio Romano, que para él es la Segunda Bestia que amenaza a los seguidores de Jesús hasta la muerte. Jesús, el Mesías, le retribuye con lo mismo.

Ap 14,20:

14 Y seguí viendo. Había una nube blanca, y sobre la nube sentado uno como Hijo de hombre , que llevaba en la cabeza una corona de oro y en la mano una hoz afilada. 15 Luego salió del Santuario otro Ángel gritando con fuerte voz al que estaba sentado en la nube: «Mete tu hoz y siega, porque ha llegado la hora de segar; la mies de la tierra está madura.» 16 Y el que estaba sentado en la nube metió su hoz en la tierra y se quedó segada la tierra. 17 Otro Ángel salió entonces del Santuario que hay en el cielo; tenía también una hoz afilada. 18 Y salió del altar otro Ángel, el que tiene poder sobre el fuego, y gritó con fuerte voz al que tenía la hoz afilada: «Mete tu hoz afilada y vendimia los racimos de la viña de la tierra, porque están en sazón sus uvas.» 19 El Ángel metió su hoz en la tierra y vendimió la viña de la tierra y lo echó todo en el gran lagar del furor de Dios. 20 Y el lagar fue pisado fuera de la ciudad y brotó sangre del lagar hasta la altura de los frenos de los caballos en una extensión de 1.600 estadios. 21 Los demás fueron exterminados por la espada que sale de la boca del que monta el caballo, y todas las aves se hartaron de sus carnes.»

En esta obra la espada es el símbolo del Mesías triunfante

Ap 1,16: “Tenía en su mano derecha siete estrellas, y de su boca salía una espada aguda de dos filos; y su rostro, como el sol cuando brilla con toda su fuerza”

Ap 2,12.16: “Al Ángel de la Iglesia de Pérgamo escribe: Esto dice el que tiene la espada aguda de dos filos”. “Arrepiéntete, pues; si no, iré pronto donde ti y lucharé contra ésos con la espada de mi boca”.

Ap 19,15. 21 (texto citado arriba).

Y concluyo repitiendo la observación final de F. Bermejo:

«No es posible que un historiador objetivo para descartar todos las referencias militares relacionadas con las enseñanzas de Jesús o de algún modo relacionas con él. La simple enumeración de estos elementos muestra que los textos a nuestra disposición no son pocos. Si los evangelios y el Nuevo Testamento contuvieran sólo unos escasos elementos, se podría fácilmente cuestionar o minimizar su importancia, pero la convergencia de tantos elementos diferentes y estrechamente relacionados constituyen un “patrón” de elementos interrelacionados que requiere una explicación.

Todos estos elementos se derivan de las fuentes canónicas (los evangelios sinópticos, Juan, Hechos, y algunos otros libros del Nuevo Testamento), y aparecen en diferentes tipos de formas literarias: dichos de Jesús, palabras asignadas a otros personajes (tanto seguidores como adversarios), resúmenes kerigmáticos (es decir, de la proclamación de la fe cristiana), relatos de exorcismo, historias, y así sucesivamente. Al mismo tiempo, este material (cumple con el criterio de dificultad) pues está en desacuerdo con la impresión de conjunto producida por los evangelistas, según la cual Jesús fue un maestro espiritual que nada tenía que ver con los turbios asuntos de la política en la Judea del siglo I controlada por los romanos».

Saludos cordiales de Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
www.antoniopinero.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por David Mo 20.01.17 | 09:17

    JP: No sé de donde viene la inverosimilitud. Hay sectas religiosas o filosóficas de la Antigüedad de las que sólo queda el nombre y nada más. Con mucho más motivo cuando hablamos de tendencias dentro de un movimiento naciente compuesto por un puñado de hombres y alguna mujer. Note Ud. que a generalmente tiene más interés rebatir una doctrina opuesta que dejarla expandirse a su aire. Es más bien lo primero lo que es la norma.

    Ud. trata de espantar fantasmas con el manido expediente de lo inverosímil.

  • Comentario por J.P. 19.01.17 | 10:06

    ¿?

    A ver, aquí nadie atribuye nada. Leemos los posts y opinamos sobre ello.

    Que hay una tradición de un Jesús armado es lo que se está discutiendo si es reaemte histórica o si se.debe s otra causa.

    Se señalan las.dificultades y punto. Que pueden haber varias sectas, nos han arremolachao, como si no se supiese.

    Pero que no es verosímil que esa tradición del Jesús armado haya pasado inadvertida por todos mientras se difundía y que se haya reflejado en los evangelios POR IMPOSICIÓN precisamente de quienes no hablan de ese Jesús y más interés tienen en omitirla y que tampoco lo es que esa tradición una vez transcrita en los evangelios no tuviese ningún eco (lo que puede decir que pudo haber sido leída de otra manera: retórica, lugares comunes, género literario, etc.)... Eso es lo que se lleva afirmando día tras día.

    Que a usted le parece verosímil, pues a usted. A otros no.

  • Comentario por David Mo 19.01.17 | 09:02

    Los saltos hacia delante producen este tipo de cosas. Véase los diferentes seguidores de Marx poco después de su muerte. Y eso que tenían los textos del fundador de sus respectivas e irreconciliables tendencias y cauces de debate públicos. Y ni aún así. Tengan en cuenta que, de creer a los propios evangelios, la muerte de Jesús produjo un desbaratamiento de sus seguidores y una fuerte sensación de desamparo y sinsentido. No hay manera de saber como en los años siguientes hasta la aparición de Pablo, primeros documentos, (y fijar fechas me parece imposible) se reconstruyó el movimiento y sobre qué bases. No tenemos ni idea de si aparecieron nuevos seguidores que, como Pablo, se atribuyeron un contacto inmediato con el líder ni que composición tenía el nuevo grupo de cristianos que fue tratando de reconstituir su fe. Sobre todo esto no se puede más que especular y especular, en plan "salvaje" como Galetel o en plan "sutil" como los historiadores del "Jesús histórico".

  • Comentario por David Mo 19.01.17 | 08:52

    El problema de la discusión que tenemos es que Uds. dos me atribuyen un montón de suposiciones que yo no hago. Dejando aparte la fundamental: si la tradición del Jesús beligerante viene del propio Jesús, que no lo sé. Suposiciones acerca de cuántos fueron los que podrían formar la "banda" de Jesús, si esos eran Pedro y Santiago, si eran muy sanguinarios o sólo un poco, etc., etc. La mera hipótesis que presento es que hay una tradición de un Jesús armado que fue crucificado por ello y que los evangelios guardan trazas de ello. Que es plausible que ese Jesús armado existiera. Algunas aclaraciones posteriores:
    En sentido general, los evangelios son paulinos en cuanto que adoptan la visión universalista y anti-nacionalista de éste y enfatizan los aspectos espiritualistas sobre los terrenales del Reino. Que haya diferencias sobre otros aspectos es normal.
    NO hay ninguna contradicción en el hecho de que dos sectas diferentes sean originadas por un mismo profeta.

  • Comentario por antonioL 19.01.17 | 00:46

    Ahora bien si consideramos la disputa Pablo-Pedro y Santiago, nunca se discute el status o mensaje de Jesús, sino las aplicacciones de la Ley, en especial la parte de los llamados mandamientos de Noe (no comer carne con sangre), y en realidad el problema era la circuncisión, elemento que jamas mencionan los evangelios con respecto a la controversia Jesús -fariseos-saduceo.

    Es muy raro, en poner a Jesús como un nacionalista -por más que citen textos como "Sólo vine por la Casa de Israel" y no hay una concecuencia en el actuar de Pedro, Santiago Juan. Creo que exegeticamente no hay solución. Más si consideramos que Santiago "el hermano del Señor" que era el más Judío y ferviente religioso, al grado de intimidar a Pedro, hay sido justiciado por el Sanedrín, por transgredir la Ley -al parecer blasfemia, proclamar a Jesús como Dios.

  • Comentario por antonioL 19.01.17 | 00:39

    a que Jesús se le rendía culto, pero desprovisto de un contexto histórico social, de ahí la pronta herejía gnóstica. Si hacemos caso a Lucas, que recoge la fuente Q y otras tradiciones, su recopilación es notoriamente Judía-Aramea, considerando que Lucas fue el más cercano al pensamiento paulino, no se ve que contradiga las más primitivas tradiciones sobre Jesús. Bautismo, Parabolas, Ultima Cena, crucifixión etc. Por lo cual gran parte del material evangélico, incluyendo Juan, es de sustrato Galileo Jerusalén.

    Piñero en su obra mejor escrita a mi parecer, Guia...... del Nuevo Testamento, Intenta ligar prontamente la reinterpretación del mensaje de Jesús al anteponer la comunidad de Jerusalén, con los proselitos como Esteban, pero el problema de esa interpretación es que desaparece a Pedro Santiago y Juan.

  • Comentario por antonioL 19.01.17 | 00:31

    Una respuesta determinista o concluyente creo nadie la puede dar, pero hay elementos a considerar para tratar dar una respuesta, y tiene que ver con la crítica a David Mo, un encadenamiento lógico con axiomas para una reconstrucción histórica es imposible, pero el punto clave es intentar explicar cómo es que ya cuando Pablo escribe su primera Carta, en torno al año 50-57, hay un reconocimiento explicito de la Iglesia Madre de Jerusalén, esto no es menor, además que nos ayuda a abrir una linea de conexión entre lo que los historiadores divididen entre el Jesús histórico y el cristianismo primitivo, más aún permite considerar otra línea -no excluyente- con la pronta divinización de Jesús (Véase Himno a los Filipenses), sin duda, creo que los evangelios recogen una tradición obviamente de Galielea y de Juda, que muy pronto se expandió por toda Asia Menor y Samaria. Más bien los evangelios parece ser una respuesta

  • Comentario por miguel 18.01.17 | 22:33

    antonioL:
    Lo que a continuación comento, no viene a éste foro, pero es muy interesante, por lo menos para mi.
    Uds. indica " Usted pone a priori, al igual que Piñero, que los evangelios son paulinos."
    Sería lo ideal, es decir, que no fueran paulinos, ni petrinos, ni de nadie, pero, según los que saben, no fueron objetivos por varia razones, y posiblemente, la mas importante sea que los evangelios no son "cronicas" biográficas o parecidos, sino que se escriben con un carácter kerigmático desde comunidades.
    Sin ánimo de entrar en este debate, la pregunta que me he hecho varias veces es: ¿Si no son paulinos, de que corriente cristiana podrían ser?

  • Comentario por J.P. 18.01.17 | 22:12

    "con un grupo armado a su cargo de los cuales unos cuantos (¿por qué limitarlo solo a dos?) " fueron ejecutados con su capitán

    (¿Por qué se me habrá borrado esa parte? Estoy gagá.)

    -----------

    AntonioL: quizás por eso empieza a haber cada vez más movimiento hacia los estudios de la memoria social, ¿no? LeDonne, Rodríguez, Keith... De todas maneras, yo empiezo a ser cada vez más pesimista sobre los estudios del Jesús histórico. A la postre, parece que da igual el método que se use. Pongamos como ejemplo esta tesis del Jesús antirromano; o la del profeta apocalíptico, Si acaban siempre surgiendo a lo largo de las décadas, sin importar el método, o la ausencia de método, ¿no será que habrá que reconocer por fin que el problema que tenemos con estos textos es irresoluble?

  • Comentario por J.P. 18.01.17 | 21:54

    Pues bien, si nos dice D.Antonio en su Guía para entender el NT, 2008, pp- 516ss,el Jesús real era claramente antagonista del estado romano, que esa actitud la mantiene la comunidad judeocristiana primitiva y que el autor del Ap también se inserta en esta tradición; si cambiamos ese antagonismo, que podría ser antisitema como dice Xabier, por lo que se nos ha ido desgranando aquí, tenemos un serio problema.

    Que es lo que he venido manteniendo a lo largo de todos estos días. Ya no es una tradición que se suaviza sino comunidades que es imposible que estén de acuerdo en algo. Y si en vez de la fecha que uindica Xabier nos llevamos el Ap hasta la época de Domiciano, salvo que aceptemos que Juan de Patmos es un meteorito caído del cielo, la situación perdura mucho en el tiempo. y el problema no se soluciona con que alguien ponga una frase amortiguadora.

  • Comentario por antonioL 18.01.17 | 21:52

    Y como sabemos, los dos Santiagos fueron ejecutados por sus propios conacionales por trasgedir la Ley -Blasfemia-.

    Totalmente de acuerdo con usted JP. El método histórico crítico tiene deficiencias evidentes. En lo personal me he enfocado más en la sociología de la religión, me parece que es una buena opción.

    "Max weber y la crisis de las ciencias sociales" de Pedro Piedras Monroy es clave.

  • Comentario por antonioL 18.01.17 | 21:47

    Nos podremos percatar, sin usar una exégesis ni una filología muy sofisticada, que Pablo desde su primer Carta hace mención a la Iglesia Madre de Jerusalén, preguntemosnos ¿por qué las comunidades de corintio, Tesalonica, Filipo, Galacia, Antioquia conocían a Pedro, Santiago y juan? Qúé acaso Pablo impuso su punto de vista sobre Santiago, Pedro y Juan, como unos verdaderos monigotes. Imposible, pues una vez exaltado Jesús se hubiesen radicalizado más en una postura nacionalista y no abrirse a la Roma Pagana, alguien dirá lo hicieron para acelerar la venida de Jesús. Pero eso rompe con el esquema de un Jesús apocalíptico nacionalista. Sí Jesús fue judío escatológico, por lo menos Pedro -con tintes zelotas-, Juan y Santiago tuvierón que ser escatológicos como Jesús. Pero como toda buena formula aleatoria que biene a rellenar la incertidumbre y la incapacidad de los historiadores ponen como variable estadistica al Buen Pablito.

  • Comentario por J.P. 18.01.17 | 21:45

    La cuestión es que, si hablamos de verosimilitudes, no lo parece excesivamente que sobre un Jesús belicoso, violento, implicado hasta las cachas en la resistencia antirromana, con un grupo armado a su cargo de los cuales unos cuantos (¿por qué limitarlo solo a dos?) se convierta en un Salvador Universal, tanto para judíos como para los "marditoh roedore" de los romanos. En cuanto a las tradiciones más antiguas y menos antiguas, y que las primeras esconden al Jesús guerrero, tiene la dificultad de que quienes le conocieron se supone que algo tendrían que decir. Recuerdo la escena de la película del discípulo en la que Lc le dicta a su secretario, Jn, y un desconcertado Pedro acaba rindiéndose sin pelear diciendo algo así como "ya no sé lo que pensar". Bueno, para una película, puede funcionar.

  • Comentario por antonioL 18.01.17 | 21:39

    Gracias por su comentario David Mo, pero eso de las dos redacciones, si bien, es un recurso metodológico para aplicar criterios de continuidad, recurrencia etc. Para llegar a un analísi crítico del Texto no explica lo que debe de explicar. J. Klausner fue de los primeros en decir que intentaba estudiar no el humo (el cristianismo) sino al que provocaba ese humo (Jesús de Galilea), intentando encontrar una causa. Sanders siguió dicha idea y dio una visión bastante completa del Jesús y el judaísmo. Sin embargo, lo que no explican, es cómo fue esa supuesta desconexión. No me refiero a la divinización de Jesús como Hijo de Dios. Usted pone a priori, al igual que Piñero, que los evangelios son paulinos. Deja y se lo digo de una buena vez, está equivocado, y no citaré el famoso himno a los filipenses -como nuestro amigo galetel suele hacerlo-. Si lemos bien las cartas paulinas y los Hechos de los Apostoles.

  • Comentario por Xabier 18.01.17 | 19:57

    David Mo:

    La cuestión está en qué entendemos por beligerante. Yo tengo claro que Jesús era un antisistema, como también lo fueron, salvando las distancias y omitiendo matices, Luther King, Gandhi, Mandela, Suu Kyi, etc.

    Ahora bien, el que Jesús fuese un antisistema, no quiere decir que fuese belicoso o violento. Quizás podríamos ponernos la mayoría de acuerdo simplemente matizando el significado de las palabras.

  • Comentario por J.P. 18.01.17 | 19:42

    Ok, Xabier. Gracias!

  • Comentario por David Mo 18.01.17 | 16:48

    Manuel_H: La palabra "disimular" es incorrecta. Si los indicios de un Jesús beligerante son ciertos, es decir, remiten a una capa de redacción original, las sucesivas redacciones que los corrigieron no tienen por qué ser intentos malintencionados de encubrir lo que se está haciendo. Con mayor probabilidad son creencias de que ese Jesús beligerante no era el verdadero Jesús, asumidas por los sucesivos redactores. En la construcción de una ideología intervienen múltiples factores entre los que el engaño y la manipulación consciente no tienen por qué ser los dominantes.

  • Comentario por Manuel_RH 18.01.17 | 11:27

    Consignas de guerra: Bienaventurados lo pobres...los mansos...los que lloran..los que tienen hambre de justicia...los misericordiosos...los limpios de corazón... Ah, claro, que esto lo escribieron para disimular. Pues es extraño un lider tan belicoso con unos seguidores tan pacatos ¿?

    La guerra de Jesús es contra el mal, contra todo lo que esclaviza al ser humano impidiéndole servir a Dios libremente; levanta al hijo contra el padre y a la nuera contra la suegra, habrá guerra entre los que se opongan a su seguimiento; pero es una guerra incruentá. Aquí la sangre la pone él y los que por él dieron ( y dan ) su vida víctimas del martirio.

  • Comentario por Xabier 18.01.17 | 09:51

    Leyendo el Apocalipsis se ve que existía el culto imperial en Asia Menor, pero habría que ver desde cuándo existía.

    Sobre las iglesias de Asia, el Apocalipsis menciona 7. Cuando Pablo estaba en Éfeso había más de una, porque en 1 Corintios alude a las iglesias de Asia en plural. ¿Cuántas eran exactamente cuando escribió esa carta? Imposible saberlo.

  • Comentario por David Mo 18.01.17 | 08:33

    Me cuesta un poco reconocer que los aires guerreros del libro de la Revelación vengan directamente de un Jesús armado. Aunque no lo veo imposible, me tendrían que dar alguna razón convincente de que no tengan su origen en otras fuentes posteriores a la destrucción del Templo. Claro que, en buena medida, la dificultad viene de la datación comúnmente aceptada de los textos del primer cristianismo que, como casi todo esto, pende de un hilo: el del análisis interno de los textos y la discutible interpretación del sentido de algunos pasajes que, estrictamente, cada cuál puede leer como quiera. Un Apocalipsis más próximo a los inicios justificaría la versión de un Jesús guerrero.
    Ya digo, todo muy inestable. Sobre este punto.

  • Comentario por David Mo 18.01.17 | 08:25

    AntonioL: Comprenda que su objeción sobre la otra mejilla no tiene peso. La tesis de los defensores del Jesús armado es que hay dos niveles de redacción en los evangelios. Uno, combatido por los redactores finales, que es el de un Jesús mesiánico con todas las consecuencias (es decir, guerrero) y otra la del Jesús pacífico, que era una forma de paulinismo.
    Además, note la curiosidad de que ambas corrientes acaban en lo mismo: amar al próximo y poner la mejilla a los del grupo y combatir con la espada a los enemigos de fuera. La visión de un Jesús puro Amor y Sumisión, nunca ha sido muy bien vista por los poderes post-constantinianos ni por los que se oponen activamente a esos poderes. Lógico, porque es puramente utópica.

  • Comentario por J.P. 17.01.17 | 23:09

    Reevaluaciones, perdón.

  • Comentario por J.P. 17.01.17 | 22:45

    AntonioL: ninguno de los tres citados esconden el libro de Brandon. Bermejo le dedicó, creo recordar, un par de posts hace 7 años y D.Antonio recomienda su lectura.

    De hecho, D.Antonio ha dicho aquí varias veces que esta tesis lleva casi dos siglos de trayectoria; por ejemplo, en su artículo publicado con la novela El discípulo que recordaba sanas atrás.

    Sí, quizás lo novedoso sea el patrón de recurrencia como salida al atolladero en el que está el método histórico-crítico tradicional, de ahí que Bermejo titulase su artículo, comentado en esta larga serie de posta, Jesus and the Anti-Roman Resistance. A Reassessment of the Arguments.

    En realidad, en este campo del Jesús histórico casi todo está ya tratado y las nuevas, que no novedosas, investigaciones no son sino de evaluaciones.

  • Comentario por antonioL 17.01.17 | 22:33

    Aunque tengo que hacer una aclaración sobre los artículos de Ellacuria, él le da un peso mayor a que muchos de sus discípulos eran zelotes, sin sacar las consecuencias, de que los apostoles hubieran sido asesinados y el evangelio sería más explicito en dicho sentido


  • Comentario por antonioL 17.01.17 | 22:02

    Ahora quien haya leído a S.G.F Brandon Jesús y los zelotas, se percatará que la Tesís de Piñero, Bermejo y Monserrat, no tienen nada de novedad, solo tal vez que incluyen una palabrita "patrón de recurrencia"

    Ignacio Ellacuria -el marti del Salvador escribo en su tiempo dos interesantes artículos que desmienten la tesis de Jesús Guerrero

    Dimensión Política del Mesianismo de Jesús:
    http://www.mercaba.org/FICHAS/Teologia_latina/dimension_politica_mesianismo.htm
    Por qué muere Jesús y por qué le matan:http://servicioskoinonia.org/relat/125.htm

  • Comentario por antonioL 17.01.17 | 21:57

    Continua Piñero y la novela fantasiosa, que para ser buena, tiene que tener ciertos elementos que tilden de "verdaderos" (distorsionar y malabarear, con los datos y el texto) Si el argumento principal de Piñero, es el patrón de recurrencia tiene que mutilar o hacer caso omiso a todos los textos evangélicos que hablan de Poner la otra mejilla. Qué valor tiene dicha hermenéutica del Profeso Piñero, me parece que ninguna, sólo el afán de dar entretenimiento a unos cuantos lectores para apaciguar sus ansias de falsa erudición (además de atentar contra la razón).

    Una aclaración, el libro del Apocalipsis empieza con un título nada Guerrero, "El cordero de Dios", qué repercusiones tiene para la tesis de Piñero.

  • Comentario por J.P. 17.01.17 | 21:30

    Xabier: sí, es una posibilidad que está volviendo a tenerse en cuenta. De hecho, hay quien intenta reconciliar las dos fechas posibles proponiendo un primer texto escrito ca. 68 d.C. como apuntas tú y una reedición acompañada de una introducción epistolar elaborada hacia época de Domiciano. Las soluciones de compromiso no me.suelen convencer.

    Yo le veo dos dificultades a la fecha temprana: una, que por lo que parece (p.e. 13:4, 15-16; 16:2, etc.) el culto imperial ya estaba bastante desarrollado. Aunque el "dominus et deus" de Domiciano pueda ser espurio, podría encajar mejor una fecha más tardía. En esa misma dirección parece apuntar la referencia a las siete iglesias.

    ¿Qué opinas?

  • Comentario por Xabier 17.01.17 | 08:52

    Yo pienso que el Apocalipsis se escribió entre junio del 68 y abril del 69, siendo más probable entre enero y abril del 69.

    De todas formas, aunque se escribiese en esa fecha cercana, el Apocalipsis no aporta nada del Jesús histórico.

  • Comentario por From Patmos, astonished 17.01.17 | 08:21



    El Apocalipsis (o Revelación) se escribió en la isla turca de Patmos en el año 95, por Juan un judeo-cristiano culto que se escondía allí de la persecución de Domiciano contra determinados conspiradores contra su régimen, todos ellos de inspiración cristiana; no en vano, unos años antes, Domiciano había inaugurado el Templo de los Flavios en Éfeso, capital de la religiosidad mundial en dicho memento. Juan de Patmos anuncia un inminente complot contra Domiciano, que acabará en magnicidio. Las imágenes, metáforas, alegorías y otras figuras retóricas que itiliza Juan de Patmos se apoyan en Jesús de Nazareth, polemarco de la insurgencia zelota, sin perjuicio de que la auténtica trama de la que habla Juan de Patmos no fuera de índole armada sino más bien una intriga palaciega como las que antes habían acabado con Calígula, Claudio, Nerón o Tito.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 17.01.17 | 03:10

    Ignacio,pues bueno,a lo mejor en efecto no es mi día.Lo único indudable es que el día suyo no es ninguno. ¿Es usted de verdad o es una máquina?,¿o un ectoplasma o algo así?.Desde luego,fantasma sí que lo es,sí.Por mi parte, sólo enviarle un saludo,eso de multiplíquese por cero. En lo que a mí respecta,ya está usted multiplicado,no volveré de aquí en adelante a gastar ni un segundo más en responder a "entidades" como usted,evacúen lo que evacúen por ese ¿cerebro?.

  • Comentario por Ignacio 16.01.17 | 22:55

    Uds. como siempre, aportando:
    JP:nos hace un poco de historia de la iglesia,(hoy no tiene ganas de comerse el coco), gracias hermano.
    Manuel:repite frases entrecomilladas porque está aburrido.
    Luis enrique: Se harta de escribir cosas que no vienen a éste tema, y de camino nos cuenta en cuatro párrafos el libro del Apocalipsis, tampoco es su día.
    Moises: éste si que tiene buenos argumentos.
    Pero mi querido galetel, modosito donde los haya, por favor que uds. es más inteligente que todos éstos, no se deje llevar.
    Y sofia porque hoy está de día libre que sino aplaudiría a los anteriores."Muy acertado vuestros comentarios..."
    en fin otro día será
    sois patéticos, no valéis ni para estar en lo alto de un púlpito.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 16.01.17 | 21:26

    prmcipal aunque no único pues aun despues e la destrucción de la Gran Ramera quedan por destruir la bestia y el falso profeta,tras lo cual se intaura el milenio del reinado de Cristo transcurrido el cualtendrá lugar la ahora sí batalla definitiva previa a los cielos y la tierra nuevos.

    Claro queda que el redactor del libro y los miembros del grupo al que él perteneciera no amaban precisamente a Roma,pero a la vez claro queda que aun tratándose de un escrito de plena inspiración judía,el Cristo celestial vencedor de la muerte al que presenta adquiere una dimensión universal que nada tiene ya que ver con ese Jesús mesiánico-davídico presentado por Bermejo-Piñero que tendría por objetivo instaurar el Reino terrenal en el tierrotorio de Israel y cumplir el previo requisito de expulsar violentamente a los incircuncisos que lo hollaban.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 16.01.17 | 21:07

    .....aceptado y que su admisión última no lo fué sin reservas ni dificultades.

    Es el más tardío de lOs libros del NT,entre el año 100 aproximadamente y el 120 se sitúa su redacción,algunos estudiosos incluso la sitúan más tarde.Por entonces los cristianos ya reciben el nombre de tal,forman comunidades en diversos lugares del Imperio y parece que no están bien vistos por Roma,se habla incluso,aunque no existe certeza, de una persecución parcial promovida por Domiciano.

    La primera parte del lbro la componen la visión del Resucitado y las admoniciones dirigidas a las siete iglesias del Asia Menor,posteriormente el visionario será trasladado a los cielos y a partir de ahí se le revelarán las etapas de la lucha final contra los poderes opuestos a Dios, para finalmente concluir en el surgimiento de un cielo y una tierra nuevos. Estalucha final habrá sido implacable,descritacon imágenes sangrientas y terribles y en ella Babilonia-Roma ocupará el papel de enemigo....

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 16.01.17 | 20:36

    Vaya,veo que por ero he redactado en esta postal comentarios concebidos para la postal manterior.Con todo,tampoco vienen a desmano.

    El que en esta postal se recurra al Apocalipsis como refrendo de la tesis sediciositas-zelotistad de Bermejo ya resulta "de traca",bueno,acorde eso sí con la traca de ruido y de furia que el libro contiene.La palabra "Apocalipsis" significa no más que "revelación" pero ha llegado a autonomizarse y a dar nombre a todo un género de literatura religiosa judía incluso previa a Jesús,lo cual indica que es dentro de este género y desde sus peculiaridaes cómo hay que abordar su lectura. Esto es un " para cualquiera,estudioso o no,pero mira por dónde el tándem Bermejo-Piñero parecen haber "olvidado" este "abc" ; no,si va a resultar que todavía acaban derivando en lecturas literalistas al modo de los Testigos de Jehová.

    Es bien sabido que el Apocalipsis encontró sus reticencias entre algunos de los llamados Padres de la Iglesia para ser .....

  • Comentario por J.P. 16.01.17 | 20:12

    Tradiciones que llegan, al parecer, a diferentes sitios. Siguiendo los lugares que se han propuesto, sin posibilidad de demostrarse: Roma (Mc), Antioquía y/o Damasco (Mt), Asia Menor o Grecia (Ap y Lc+Hch), Jerusalén, el Egeo (Ap)... Vamos, que corrían como la pólvora. Pues habrá que sacar conclusiones de esto, digo yo.

  • Comentario por J.P. 16.01.17 | 20:10

    Moisés: pues sí, la verdad, yo ya no sé lo que pensar.

    Recuerdo que el comentarista Yehuda escribió, con acierto en mi opinión, que los textos así llamados apocalípticos los escribían autores que volcaban su frustración en esos textos y por así decirlo cobraban venganza psicológica. Así, el Apocalipsis nos dice más del autor y de los lectores a los que va dirigido que del Jesús histórico: "sirve de consuelo a sus lectores cristianos" que viven con angustia en una época de persecución (A. Piñero, Guía para entender el Nuevo Testamento, Trotta, 2008, p. 513).

    Si, efectivamente, el Apocalipsis se escribe hacia la época de Domiciano y conserva el recuerdo de un Jesús guerrero, estamos hablando de tradiciones que perduran mucho en el tiempo. Estas tradiciones también son las que desembocan en los evangelios escritos ca. 80 d.C.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 16.01.17 | 20:04

    ....La vida judía,en particular en lo que a lo religioso respecta,seguía su propia dinámica,recordar incluso que lo religioso no era cuestión que a los romanos preocupara particularmente, los diversos grupos o sectas,en un tiempo en que el judaísmo no había alcanzado a definirse unitariamente tal más o menos,y ni siquiera del todo,sucedería después del siglo II con el predominio del fariseísmo rabínico y de ahí que convivieran diversa corrientes que podían ser contradictorias y opuestas entre sí.Una de ella los zelotes o zelotas pero desde luego para nada todos los judíos,probablemente eran minoritarios,se adscribían a ella; dar por sentado,tal lo hace la tesis de Bermejo,que Jesús se inscribía en ella o al menos se le hallaba cercano, es de todo punto arbitrario, demuestra ignorancia del ambiente socio-cultural de la época y, aun más, de las características específicas del movimiento de Jesús e incluso diría resulta ingenuo,eso sí,interesadamente ingenuo.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 16.01.17 | 19:43

    El protognóstico,visionario,hábil urdidor de inventos religiosos,y etc,.etc.,Pablo, cuyas cartas son los primero escritos cristianos de que haya constancia,y redactados en tiempo no lejano a los hechos,resulta que declara de sí mismo haber sido celoso de la Ley (de hecho el tema de la Ley constituye columna vertebral dialéctica de su argumentario cristiano) y declara asimismo haber en un principio perseguido a esta secta de los nazarenos.Declaración en primera persona,y es de suponer que no para buscar un efecto peliculero melodramático pues personas había que podían refutárselo caso de tratarse de una mentira.

    Ello indica,junto con otros datos,en qué medida el cristianismo,palabra un tanto impropia para aplicarla a aquellos momentos concretos, se presenta ante todo como una cuestión-conflicto intrajudíos, lo cual,por cierto,dominación romana aparte,se corresponde con lo que históricamente conocemos de aquellos tiempos. La vida judía seguía su propia dinámica....

  • Comentario por Manuel_RH 16.01.17 | 19:37

    Y los discipulos de este ardoroso guerrero sufriendo persecución y martirio y mientras predicando el amor al prójimo...será para disimular. O es que no se habian enterado de nada...como no había nacido Piñero.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 16.01.17 | 19:18

    .Por otra parte si se quiere presentar la tesis, ni siquiera hipótesis,de Bermejo como no más que una apertura de nuevas perspectivas que amplíen una supuesta imagen monolítica de Jesús,pues bueno,si se admite pulpo como animal de compañía....La tesis del Bermejo que califica la decisiva intervención de las autoridades judías en la condena de Jesús (algo que, mira por dónde, recogen los únicos textos de referencia de que disponemos y a los que el tándem Bermejo-Piñero se ven obligados a apelar para sostener su tesis) como literalmente un cuento chino con toda claridad resulta exclusiva y excluyente respecto a lo que los textos consignan.Osea,que de apertura y complementariedad con el supuesto monolitismo instituído nada de nada.Tesis alternativa y excluyente,no menos monolítica que aquella que pretende refutar.

    Por añadidura se da la circunstancia de que los hechos históricos extraneotestamentarios de que tengamos noticia van más bien en esta dirección.

Solo se muestran los últimos 40 comentarios

Miércoles, 19 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Los más recientes

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930