El blog de Antonio Piñero

Según el evangelista Lucas, Jesús es un estricto nacionalista judío. “Jesús y la resistencia antirromana” (VIII)

13.01.17 | 07:48. Archivado en Jesús histórico,

Escribe Antonio Piñero

22. «Lc 1– 2 abunda fuertemente en anhelos nacionalistas que contemplan el sometimiento y la humillación de los gentiles (especialmente 1,32 - 33 y 1,51 - 55, donde la virgen María habla como los Macabeos, en un ambiente de guerra). Del mismo modo Zacarías, en Lc. 1,68-74 (véase también Lc 2,38.).

He aquí los textos, que requieren poco comentarios. Obsérvese que el lenguaje empleado por María es idéntico a las proclamas nacionalistas que podemos encontrar en tiempos de los Macabeos. De hecho, se ha formulado la hipótesis de que Lucas ha utilizado para este capítulo fuentes baptistas (e de seguidores de Juan Bautista), quienes a su vez habían compuesto en honor de éste, a quien consideraban el mesías, salmos que no desdicen en nada el ambiente de guerra nacionalista, unido al espíritu de restauración de la gloria y del poderío de Israel prometido por Dios a su pueblo elegido, sobre todo en Isaías 56-66.

Recalco solo las frases que creo más significativas:

Lc 1,30-: El ángel le dijo: «No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; 31 vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. 32 El será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; 33 reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin» .

1. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre
2. Reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin

· Lc 1,41: Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María (…) dijo: 45 ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!»

· Lc 1, 46-55: “Y dijo María: «Engrandece mi alma al Señor 47 y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador (…) Ha hecho en mi favor maravillas el Poderoso, Santo es su nombre 50 y su misericordia alcanza de generación en generación a los que le temen. 51 Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los que son soberbios en su propio corazón. 52 Derribó a los potentados de sus tronos y exaltó a los humildes. 53 A los hambrientos colmó de bienes y despidió a los ricos sin nada. 54 Acogió a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia 55 –como había anunciado a nuestros padres– en favor de Abrahán y de su linaje por los siglos».

Para caer en la cuenta bien del ambiente nacionalista judío ayuda mucho destacar las frases separadamente:

1. Desplegó la fuerza de su brazo,

2. Dispersó a los que son soberbios en su propio corazón.

3. Derribó a los potentados de sus tronos y exaltó a los humildes.

4. A los hambrientos colmó de bienes y despidió a los ricos sin nada.

5. Acogió a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia

6. Como había anunciado a nuestros padres, en favor de Abrahán y de su linaje por los siglos».

La frase 1. indica que es Dios el que con su fuerza poderosa instaurará el Reino (¿con doce legiones de ángeles? (Mt 26,53)
Las frases 2. 3. 4. indican la revolución social que implica la instauración del reino de Dios, tal como se anuncia de Jesús, y que él efectivamente hace el centro de su predicación.

La frase 5 se concentra en el objeto del reino de Dios: Israel y no la universalidad del género humano. Con cuerda con una expresión clara de Jesús: “A estos doce envió Jesús, después de darles estas instrucciones: «No toméis camino de gentiles ni entréis en ciudad de samaritanos; dirigíos más bien a las ovejas perdidas de la casa de Israel (Mt 10,5-6).

· Lc 1,67-74:

“Zacarías, su padre, quedó lleno de Espíritu Santo, y profetizó diciendo: 68 «Bendito el Señor Dios de Israel porque ha visitado y redimido a su pueblo. 69 y nos ha suscitado una fuerza salvadora en la casa de David, su siervo, 70 como había prometido desde tiempos antiguos, por boca de sus santos profetas, 71 que nos salvaría de nuestros enemigos y de las manos de todos los que nos odiaban 72 haciendo misericordia a nuestros padres y recordando su santa alianza 73 y el juramento que juró a Abrahán nuestro padre, de concedernos 74 que, libres de manos enemigas, podamos servirle sin temor 75 en santidad y justicia delante de él todos nuestros días”.

Lo que voy a destacar, simplemente fragmentándolo, pertenece, según Lucas, a lo que el padre de Juan Bautista desea para su hijo. Pero me parece absolutamente claro que Jesús solo se entiende bien si se enmarcan sus inicios en la estela del Bautista, como señalan Marcos y Mateo (sobre todo este último) haciendo que Jesús repita palabra por palabra en sus inicios la predicación del Bautista. Y no olvidemos que según ya la teología cristiana primitiva, Juan Bautista es el precursor de Jesús. Nadie puede ser el precursor de nadie si tiene un pensamiento absolutamente distinto.

1. «Bendito el Señor Dios de Israel porque ha visitado y redimido a su pueblo.
2. Nos ha suscitado una fuerza salvadora en la casa de David, su siervo,
3. Como había prometido desde tiempos antiguos, por boca de sus santos profetas,
4. Nos salvaría de nuestros enemigos y de las manos de todos los que nos odiaban
5. Haciendo misericordia a nuestros padres y recordando su santa alianza
6. El juramento que juró a Abrahán nuestro padre, de concedernos que
7. Libres de manos enemigas, podamos servirle sin temor, en santidad y justicia delante de él todos nuestros días”.

Estas siete frases pertenecen de nuevo a la teología de la restauración de Israel. Se trata del dominio físico y terreno de Israel, el pueblo elegido, sobre todas las naciones de la tierra, gracias al brazo de Yahvé. No hay en los pronunciamientos que pueden considerarse auténticos de Jesús –y que son estimados así por el consenso de los investigadores– ningún pasaje expreso de Jesús que contradiga formalmente este ambiente teológico de la restauración de Israel, o que lo extienda formal y expresamente a los paganos.

Ya falta poco para terminar la enumeración de las piezas de este “patrón de recurrencia” en los textos evangélicos.

Saludos cordiales de Antonio Piñero


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por galetel 18.01.17 | 22:25

    O sea, el anhelo humano de justicia no puede ser, y lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible.

    Pero lo más plausible, según los datos, es que Jesús resucitó. ¿Puede lo plausible hacer posible lo imposible?

  • Comentario por Manuel 18.01.17 | 20:30

    O sea: Vd. cree en A, por lo que deduce B. Y una vez que considera justificada su creencia en B, pasa a deducir que A debe ser cierta, porque de lo contrario B carecería de existencia y de sentido para Vd.
    Para mí A es una mera creencia como tantas otras. Y B no tiene la más mínima razón de ser.

    Y con todo, aunque las víctimas no tengan (o tengamos) "salvación eterna", Vd puede tratar de darle el máximo sentido posible a su vida, asumiéndola como es y sacándole rosas, juego, amor y alegría, además de los inevitables dolores y situaciones frustrantes.
    saludos

  • Comentario por galetel 18.01.17 | 10:04

    En mi opinión, Vd. se apunta a aceptar una muerte sin remedio; pero la Parusía es Resurrección. Si no ocurre en un futuro, todas las víctimas del pasado quedarán sin ser rehabilitadas y eso es inaceptable para el anhelo humano de justicia. Pero esperar la Parusía no es un puro buen deseo sin fundamento, porque tenemos datos plausibles acerca de que, de hecho, fue revelado que Jesús resucitó, en especial por el cambio extremo de actitud de su hermano Santiago.

  • Comentario por Manuel 18.01.17 | 09:39

    Su equivocación me parece un hecho.
    No podemos apostar sobre algo que se gana o pierde después de morir... porque ya no estaremos vivos...
    Me apunto a sus buenas intenciones, a la buena disposición personal, a la evolución y cuanto constituya aceptar la realidad -el mundo como es, las cosas como son- y tratar de mejorar lo mejorable y posible de mejorar.
    Sin esperar nada de un espíritu santo que resida fuera de nosotros mismos
    Saludos

  • Comentario por galetel 18.01.17 | 05:54

    No, Manuel. No se equivocaron. Porque la Parusía del Señor Mesías daniélico es inminente en nuestro tiempo personal, ya que pronto moriremos, aunque sea todavía muy remota en tiempo público. Apuesto a que la veremos al final de nuestras vidas efímeras. Habrá quienes queden vivos cuando acabe el proceso creativo; pero no creo que seamos nosotros. Mientras tanto, debemos colaborar preparando la base de la Parusía, que es un mundo lo más justo y pacífico que podamos, con el auxilio del Espíritu Santo.

  • Comentario por Manuel 18.01.17 | 00:39

    Galetel: ya sé que no se corresponden con su fe cristiana. Comprenda que no es mi problema, Me interesa la verdad. El personaje histórico real, lo sucedido en la realidad, en su ambiente, etc. El personaje construido desde la fe sufrió varapalos desde mediado el siglo XVIII, y desde entonces se ha ido definiendo como más y más humano, limitado, coherente, falible, etc. Pero ha emergido al menos un personaje creíble, al que podría seguirse o no. A diferencia de un dios/Dios.
    Jesús fue crucificado por los romanos. Como rebelde judío.
    Santiago por un gobernante religioso títere (del que Jesús, el Bautista, Judas el Galileo y Santiago eran enemigos)
    Si Vd entiende que esperaba el advenimiento de un mesías daniélico, ello no lo convierte en hereje, ni blasfemo, como tampoco el rey teocrático esperado (por la gracia de Dios) se convierte en dios o semidiós. De todos modos "no vino". Se equivocaron todos. Aunque fueron atacados por su militancia revolucionaria. Salvo Pablo

  • Comentario por galetel 17.01.17 | 21:12

    de su comentario. Sobre las diferencias con Pablo en cuanto a ser tolerado por las sinagogas, ya le he dicho que pienso que se debió a que Pablo era pluralista, y Santiago no. Pero eso no impidió que Santiago fuese lapidado por el poder judío cuando este tuvo oportunidad, y no por el poder romano que detentaba el control del sistema.
    El Mesías daniélico NO era un mero mesías davídico resucitado para cambiar el orden político social en Israel; era muchísimo más que eso, según la profecía de Daniel y el desarrollo apocalíptico consiguiente; por eso, aplicarlo concretamente al crucificado Jesús, era considerado blasfemo, aunque equivocadamente. Para darse cuenta de la equivocación hay que hacer un análisis teológico muy fino; hágalo, Manuel.

  • Comentario por galetel 17.01.17 | 21:09

    Manuel:
    Sus frases muestran un gran desconocimiento de lo que es la fe cristiana, a mi juicio. Dice Vd. que Santiago “no lo deificó (su hermano nació cuando lo hizo, de su madre, murió, etc.), aunque esperara (huelga decir que inútilmente, que en vano) su retorno triunfal, ya esperara que éste se hiciera desde el cielo o fuera resucitado por Dios en la Tierra”. Estos conceptos suyos, Manuel, no se corresponden para nada con mi fe cristiana. Que Jesús fuese la encarnación de Dios-Hijo no significa eso que Vd. supone, ni exige eso de Santiago. Me confirma Vd. que algunos siguen pensando –puede ser que por su pasada educación infantil- que los católicos son todos ultracatólicos que exigen de Santiago esa misma fe. Pero Santiago no fue un ultracatólico, sino un judío, un auténtico judío del siglo I, que creyó, hasta al coste de su vida, que su hermano Jesús era/es el Mesías daniélico con todo lo que significa, que no es lo que Vd. supone.
    Ahora leo las continuaciones de su com...

  • Comentario por Manuel 17.01.17 | 20:51

    anti-ley sí.

  • Comentario por Manuel 17.01.17 | 20:50

    Y no era ninguna blasfemia esperar que un profeta o maestro se convierta en mesías. No dejaba de ser un hombre cuya resurrección podía ser esperada por un sector del que los saduceos se reirían. Pero no era blasfemia, al menos más allá de la parte que hacía a asegurar que se conocía la voluntad o intenciones de Dios y que ésta era derrocar a los poderes religioso y civil en aquel momento vigentes.
    Dios iba a enviar a un mesías que tendría éxito en la misión de acabar con el dominio romano, la dinastía herodiana, el sumo sacerdocio títere, etc.
    Si le parece que el poder -político, militar, social, religioso, económico- consentiría algo semejante -incluso profetizar un cambio de dinastía siempre ha estado penado por las leyes de cualquier país y gobierno- es algo inocuo, padece un sesgo analítico mayor del esperado.
    El orden sería invertido hasta un punto inimaginable. Habría crujir de dientes entre los rico, los mansos poseerían la Tierra.
    Blasfemo no, pero anti-...

  • Comentario por Manuel 17.01.17 | 20:44

    ¿Aquellos judíos mesianistas o jesusitas tenían la misma fe que los cristianos de Pablo? Parece ser que no. Pese a lo que diga una carta, y a lo que se diga en Hechos (muy comentado críticamente por los especialistas, que hallan una intención de falsear la realidad para hacer aparecer una continuidad con la doctrina del Jesús histórico y sus seguidores judíos y nacionalistas), el caso es que todos los indicios (desde el silenciamiento que Hechos hace del supuesto líder -durante 30 años- en beneficio de un predicador advenedizo de una rama de cristianos de la que saldrá -tras otro giro importante- la finalmente considerada ortodoxa) conducen a lo contrario. Santiago fue dejado en paz 30 años, incluso considerado un judío ejemplar. Pablo fue perseguido por los judíos ejemplares. Y "los de Santiago" consideraron a Pablo un traidor a la patria y un blasfemo digno de ser perseguido y ejecutado. Probablemente los de Santiago estaban de acuerdo en todo ello.

  • Comentario por Manuel 17.01.17 | 20:37

    Galatel:
    No creo que Santiago lo considerara fuera de sí ("se ha vuelto loco") como maestro, sino como candidato a Mesías (la predicación parece ir más allá de una mera misión moral de índole pacifista o religiosa exenta de nacionalismo).
    Si consideramos (como hace la mayoría) que ese mismo Santiago pasó a ser el líder de la comunidad de Jerusalén, el segundo paso es tratar de entender en qué creían exactamente: qué esperaban. Y le he resumido lo que creen los especialistas. Que siguieron siendo judíos, respetados como tales. Santiago fue un líder judío. Puede que esperara la venida del mesías celeste, fuera o no su hermano (se cree que sí), pero no lo deificó (su hermano nació cuando lo hizo, de su madre, murió, etc.), aunque esperara (huelga decir que inútilmente, que en vano) su retorno triunfal, ya esperara que éste se hiciera desde el cielo o fuera resucitado por Dios en la Tierra (recuerde que el evangelio de Marción empezaba con un Jesús qu aparecía adulto, predicand...

  • Comentario por galetel 17.01.17 | 20:19

    ¿Cómo llegó a creer que su propio hermano era el Mesías daniélico?
    ¿Por qué transgresión de la Ley fue lapidado, con otros, por la autoridad legal judía?
    Lo más plausible es pensar que tuvo una experiencia extraordinaria que lo convenció para el resto de su vida, que le reveló que su hermano era/es el Mesías daniélico, y que la autoridad judía consideró (equivocadamente) que proclamar eso de su hermano era una blasfemia, y lo ejecutó legalmente apenas pudo aprovechando el vacío momentáneo de poder romano.

  • Comentario por galetel 17.01.17 | 20:18

    Manuel:
    Tenemos que creer y afirmar cosas en base a los datos más plausibles. Según ellos, Santiago había estimado que su hermano Jesús estaba “fuera de sí” durante su ministerio público y se opuso a ser su discípulo, pero cambió radicalmente de opinión después de saberlo muerto crucificado, y llegó a ser líder de la comunidad judeocristiana de Jerusalén.

    Estos judíos fueron después llamados “cristianos”, además de judíos, porque creían que Jesús, el hermano de Santiago, era el llamado posteriormente “Cristo de la fe”, esto es, el Mesías daniélico. Santiago era líder precisamente por ser hermano de Jesús y sostener ejemplarmente esta creencia, además de por sus cualidades personales. Por eso estuvo de acuerdo con Pablo en lo esencial, aunque discreparan en las consecuencias pastorales. Todo esto está fundado en los datos más plausibles contenidos en las únicas fuentes disponibles.

    ¿Por qué cambió de opinión de esa manera tan extrema?
    ¿Cómo llegó a...

  • Comentario por Manuel 17.01.17 | 18:31

    ...de los propios seguidores de Santiago... quise decir. (No es que lo otro me parezca inexacto, pero sí más especulativo, por lo menos desde el punto de vista del común de los especialistas)

  • Comentario por Manuel 17.01.17 | 18:15

    Y, como ya le dije, "no se sabe". Motivo por el cual se especula poco y se deduce a partir de lo que sí se sabe: los seguidores de Santiago veían fatal la labor de Pablo. Y tenían otra religión, además de otro ideal político, otra concepción del Reino, del mesianismo, etc.

    El resto de sus suposiciones me quedan aún más lejos... Quédese con que Daniel no blasfemó, ni los que esperaban el retorno de Elías, ni rezaban (o aun "adoraban") a Moisés o José (no exactamente como dioses, sino como "santos" o ideales nacional-religiosos o proféticos: también a Eliseo).

    Lo de estimarlo un "fuera de sí" parece más histórico que la "esperanza" concreta que le supongamos, ¿no cree?
    Lo de creerlo Dios preexistente a su nacimiento, etc., es algo que difícilmente alguien puede defender sin anteponer su propia fe a los datos disponibles, que incluyen el bandazo de Hechos y la posición anti-cristiana (anti-paulina) de los propios seguidores de Jesús, por no hablar de la com...

  • Comentario por Manuel 17.01.17 | 18:09

    Galetel:
    No sabemos lo que defendía exactamente Santiago. Los especialistas suelen entender que llegó a creer que Yahvé le daría al mesías fallido llamado "Jesús" -por lo demás escasísimamente conocido por los historiadores en general- la dicha de resucitar para presidir la revuelta final e instaurar el Reino.
    Lo del mesías celestial es una hipótesis sobre otra previa (mucho más compartida), pero plausible.
    Que compartiera o no la idea de que el mesías resucitado debería venir del cielo, al fin y al cabo para hacer en la Tierra lo que todos intentaron en ella en vida, es una hipótesis sobre otra que a su vez especula sobre la plausible.
    Que además se lo imaginara como mesías daniélico con las propiedades sobrehumanas o angelicales del "hombre" de Daniel -yendo más allá de serle dado, por Yahvé, poder y potestad para regir el mundo (que es la parte concreta del ideal mesiánico) es algo que ya sería una hipótesis adicional sobre las otras.
    Y ya le dije que ...

  • Comentario por galetel 17.01.17 | 17:54

    Que Santiago-el-hermano, el principal conocedor del “Jesús histórico”, afirme al costo de su vida que Jesús es el Mesías daniélico… ¿no equivale a decir Santiago que Jesús es realmente el “Cristo de la fe”, ese constructo que Piñero atribuye a la teología paulina?

  • Comentario por galetel 17.01.17 | 17:16

    No sé si lo entiendo, Manuel. Parece que ahora afirma Vd. que Santiago sí que pudo proclamar que su hermano Jesús era el Mesías daniélico, que “está sentado a la diestra de Dios y viene en las nubes con poder divino”, y que no hay blasfemia en creerlo así y proclamarlo porque, según Vd., ese Mesías daniélico no es Dios, ni Hijo divino de Dios, ni preexistente a su nacimiento. ¿Es esto lo que Vd. dice? ¿Y por qué tendría un hermano de Santiago ese poder tan enorme? ¿Y cómo lo sabía ahora Santiago, si antes de la muerte de Jesús lo había estimado un “fuera de sí”?

  • Comentario por Manuel 17.01.17 | 15:06

    Como ya sabe:
    No hubo blasfemia. Después de 30 años dirigiendo un grupo de judíos devotos que esperan a un mesías celestial, no es blasfemo predicar la esperanza de su inminencia. Revolucionario sí que lo es. El mesianismo lo es, desde el punto de vista de los romanos y de quienes secundaban el Imperio (de los kittim o Hijos de las Tinieblas).
    Sí que hubo un grupo pietista-nacionalista cuya esperanza era revolucionaria, aunque investida de religiosidad -en los sentidos de depuración del sumo sacerdocio, purificación del templo e interpretación de la voluntad de Yahvé, los sentidos de que provocaría un cambio crucial que incluiría una rebelión (con dolores de parto, destrucción, aflicción, padres luchando contra hijos y hermanos contra hermanos, etc.) que instauraría un nuevo gobierno: el reino o imperio judío teocrático-yavista.
    Acusar a alguien de infringir la ley puede ser veraz o excusa para deshacerse de un enemigo (caso Sócrates). Pero después de 30 años suena a ...

  • Comentario por Manuel 17.01.17 | 14:54

    Si esperar al mesías celestial fuera blasfemia, entonces todo un grupo de judíos debería haber sido ejecutado por blasfemo. Pero nada induce a pensar que la cosa fuera más allá de una controversia, quizzá tan encendida como la de la resurrección. Recuerde que los saduceos ni siquiera creían en un alma inmortal que viviría una nueva vida (una supervivencia digna de este nombre, en lugar de un mero sueño eterno) en el más allá. Tampoco creían en ángeles, demonios ni demás añadidos de religiones ajenas al primer yavismo (al yavismo preexilar). Y pese a su purismo, eran los aliados naturales de los ocupantes...
    En aquella lucha, "los ricos" -junto a los funcionarios herodianos y colaboradores de la realeza impopular, incluido el sacerdocio títere- eran los enemigos del pueblo. Y éste esperaba un liberador prometido por Dios. Los profetas lo presentaban como caudillo invencible, como ser angelical, como guerrero imponente, como rey humilde que entraría montado en un asno, etc.

  • Comentario por Manuel 17.01.17 | 14:49

    Galetel:
    El mesías de Daniel no es un dios. No es Dios. No es Hijo divino de Dios. Etc. Cabe en el mundo judío de los devotos, como caben el ángel exterminador, los jinetes del Apocalipsis y el Golem de los judíos medievales revivido en Praga en los siglos XVI y XX (Segunda Guerra Mundial). Era "la esperanza" frente al ejército ocupante invencible.
    No hay diteísmo.
    El profesor a veces habla de "divinización" en un sentido en que entenderíamos como seres divinos a nuestros santos (mucha gente se los imagina oyendo sus oraciones, viviendo junto a Dios, pidiéndole a Dios por su salud, su prosperidad económica, sus familiares enfermos o pobres, etc.). Y así podemos entender las "divinizaciones" propias del mundo helenístico (grecorromanos, egipcios, sirios...). En cierto modo, y el profesor lo recuera bien, se habrían cuasi "divinizado" a personajes como Elías, José, Eliseo, Moisés, Abrahán, Noé... Pero a nadie se le ocurre pensar que fueran preexistentes a su nacimiento.

  • Comentario por galetel 17.01.17 | 12:26

    Desde el punto de vista de los respectivos sanedrines, Jesús y Santiago blasfemaron al proclamar a Jesús como Mesías daniélico; pero desde el punto de vista de los cristianos -de todos los cristianos-, NO blasfemaron, ninguno de los dos.

  • Comentario por galetel 17.01.17 | 12:10

    Pero si se entiende por "deificación" el atribuir a Jesús la trascendencia que corresponde solo a Dios, está claro que nadie ha pretendido eso, que sería blasfemo. Jesús y el Padre son Uno porque están unificados por el Amor, pero el uno es Dios-Hijo (encarnado) y el otro Dios-Padre (trascendente). Esto es el monoteísmo binitario, que NO es diteísmo. Los primeros cristianos, todos, arameos o hebreos o helenistas, creyeron esto a partir de la Experiencia que les reveló a Jesús como Mesías daniélico, porque "jesuficaron" a Yahvé, como se ve en el himno prepaulino de Filipenses, y en los desarrollos posteriores hechos por Pablo y los paulinos y demás cristianos. Las diferencias, durante el siglo I, fueron por temas pastorales, no por temas cristológicos.

  • Comentario por galetel 17.01.17 | 09:38

    Los sanedritas que habían entregado a Jesús, en particular los sanedritas nacionalistas que habían decidido no oponerse al considerarlo un blasfemo, tampoco lo habían entendido.
    Pero los primeros cristianos acabaron entendiéndolo gracias a su experiencia pascual extraordinaria; incluidos Santiago y todos los judeocristianos. Sólo así podían ser considerados y llamados “cristianos”.

  • Comentario por galetel 17.01.17 | 09:00

    [Piñero:] « no hay propiamente divinización: “Jesús no se convirtió en un Dios. Antes bien le tributaron una devoción que expresaba el reconocimiento típicamente cristiano de que Jesús era el emisario exclusivo de Dios en quien se reflejaba de forma singular la gloria del Dios uno y para quien Dios Padre exigía entonces una veneración total como para un Dios”.
    Este monoteísmo binitario cabe, también según Hurtado y otros muchos investigadores, en el pensamiento judío de esta época, porque no rompe estrictamente con el Dios único exigido radicalmente por la fe israelita. El diteísmo sería idolatría blasfema. »

  • Comentario por galetel 17.01.17 | 08:44

    Manuel:
    He entendido perfectamente que Vd. sostiene que Santiago no deificó a su hermano ni a nadie. Por lo tanto, según Vd., la acusación contra él era falsa, y escondía otro propósito; el Sanedrín no habría aplicado bien la Ley a Santiago y los otros lapidados. Este es su punto, a mi parecer.

    Pero, si efectivamente Santiago y los suyos creían y proclamaban que Jesús-el-hermano-de-Santiago era el Mesías daniélico, eso NO era deificar a Jesús. No había en ello diteísmo blasfemo; era monoteísmo binitario, algo totalmente judío según las profecías; no era protognosticismo ni diteísmo de ninguna clase. Lo ha defendido incluso Piñero, en este foro. Pero Vd. no lo suscribe porque no lo entiende, como no lo entendían Anano ni el Sanedrín, ni los judíos no-cristianos hasta el día de hoy.

  • Comentario por Manuel 17.01.17 | 07:44

    incluido un mesías celestial, un ser angelical, un superhombre. En situaciones en que se considera una victoria difícil ante un ocupante muy poderoso parecen surgir esas fantasías. Repase lo referente al Golem, y también los cultos del cargo.
    Pero un ser angelical (en la que creían los judíos postexilares) no es un dios, ni un semidiós. No es Dios. Ni el hijo de Dios con una mujer humana. Le diré, aunque no venga al caso, un evangelio presentaba a Jesús viniendo al mundo en forma adulta. Los mitos a veces son previos a las historias finalmente aderezadas

  • Comentario por Manuel 17.01.17 | 07:41

    El Dios es Uno no tiene corrección en el judaísmo. Desde el punto de vista judío el gnosticismo es una contaminación pagana (blasfema, hereje). Pero no parece que Santiago incurriera en ella: habría dejado de ser un judío ejemplar, con voto de nazoreato, al que se permitía entrar en la zona sagrada del templo (muy restringida a pocos practicantes judíos) y nadie defendería que era un probable candidato al sumo sacerdocio. Los mismos que supuestamente le permitieron ser -supuestamente- el jefe de un grupo mesiánico, dejándolo en paz durante 30 años, hicieron promesa de matar a Pablo. Y el sanedrín lo juzgó con ese mismo fin. Los romanos lo salvaron. Justo lo contrario que en el caso de Jesús. Y solemos entender que Santiago era próximo a Jesús.
    Aprovecho para recordarle la diferencia entre deificar y santificar. Los judíos se hicieron muchas ideas acerca del Mesías que liberaría a su país y haría de Jerusalén la metrópoli de un Imperio teocrático idealizado. Incluido un mesías cel...

  • Comentario por Manuel 17.01.17 | 07:34

    Galetel: yo no he defendido nunca que Santiago haya deificado a su hermano ni a hombre alguno.
    Justo lo contrario: que no lo hizo. Ni lo hizo ningún judío de Palestina. Deificar es cosa de otra cultura. Y el segundo Dios -el Dios Hijo, el Verbo, el Demiurgo, etc.- es cosa de los gnósticos. Los dioses que tienen hijos con mujeres humanas son del ámbito extrajudío. Etc. Puede ue muchos judíos asimilaran otros conceptos y practicaran un credo sincrético, de hecho el gnosticismo lo es greco-judío, pero ni idea de que Santiago ni algún discípulo directo de Jesús se hiciera gnóstico. (Pablo sí.)
    No sabemos de qué fue acusado Santiago (qué supuesta infracción). Y suena a componenda para deshacerse de un rival o enemigo ideológico, pero nada de hereje por deificar a un hermano... Algo semejante sería noticia destacada y tiene en contra todos los datos de los que Vd no responde ni quiere ver o considerar. Su hipótesis deja muchas dificultades sobrevenidas por explicar

  • Comentario por galetel 17.01.17 | 01:37

    ¿no son profecía judía aplicable a Jesús?
    Y la relación entre ambos… ¿no es la relación entre el Abbá y Jesús?

    Con la idea judía de Dios, NO hay en esto diteísmo blasfemo; hay un monoteísmo binitario judío, totalmente judío, que fue compartido por todos los judíos cristianos. Jesús era el Mesías daniélico tanto para Santiago como para Pablo, aunque difirieran en las consecuencias.
    Los judíos no-cristianos no lo comprendieron, lo consideraron blasfemia diteísta; pero era judaísmo binitario monoteísta, que se remontaba a una profecía judía auténtica.

  • Comentario por galetel 17.01.17 | 01:34

    Pensándolo bien, ¿por qué tiene que ser diteísmo blasfemo el creer que Jesús es el Mesías daniélico? ¿No se trata de una profecía judía, continuada en un desarrollo apocalíptico judío?

    Dan 7, 13-14: “en las nubes del cielo venía como un Hijo de hombre. Se dirigió hacia el Anciano y fue llevado a su presencia. A él se le dio imperio, honor y reino, y todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieron. Su imperio es un imperio eterno, que nunca pasará, y su reino no será destruido jamás.”

    ‘En las nubes’… ¿no es la característica de la manifestación de lo divino según el judaísmo?
    ‘Un hijo de hombre’… ¿no significa “un ser humano” y al mismo tiempo se usaba como auto-referencia?
    ‘El Anciano’… ¿no es una manera de aludir respetuosamente a Dios, el Dios judío?
    ‘El imperio eterno’, que es el ‘reino del Hijo del hombre’… ¿no es el Reino otorgado por el Anciano?

    El Anciano/Dios y el Hijo-del-hombre/Mesías-daniélico… ¿no son profecía jud...

  • Comentario por galetel 16.01.17 | 23:14

    Es decir, Manuel, que -si no lo entiendo mal- según Vd., Anano presentó al Sanedrín una acusación falsa contra Santiago: la de haber deificado a su hermano, y el Sanedrín la aceptó sin más, y Santiago no se defendió de tamaña mentira o no consiguió convencer a los jueces de su inocencia.
    ¿Y los demás lapidados? ¿Qué pasó con ellos? ¿Lo mismo?

  • Comentario por Manuel 16.01.17 | 22:29

    Y la infracción de la ley que fue usada como subterfugio para lapidar a Santiago (o arrojarlo desde la torre, según otra versión) es... ¡haber deificado a su propio hermano! Estaba clarísimo. Debido a ello, sin que nadie lo explicite jamás, habría cambiado por completo de religión... Habría adoptado un credo cristiano-paulino... Y los cristianos que lo apoyaban ¿no serían los causantes de la muerte de Anano que precipitara la 1ª Guerra? Ya puestos a disparatar...

    Tenemos por el contrario datos que contradicen semejante suposición disparatada: Santiago fue judío fiel hasta el final (creyente en el Dios Uno: sin hijos, ni otros dioses, ni "personas" divinas). No cambió de religión. Hizo voto y lo mantuvo. Sus seguidores fueron judíos de pura cepa, y denunciaron a Pablo como hereje y traidor del judaísmo y de la nación. Los cristianos paulinos dejaron obras en las que apenas se hablaba de Santiago, pese a ser un dirigente de la supuesta agrupación "cristiana" de Jerusalén

  • Comentario por galetel 16.01.17 | 22:26

    Manuel:
    No me interesa debatir MI respuesta con Vd. Lo que me interesa ahora es conocer SU respuesta de Vd., que sea concisa y precisa, y bien fundamentada, a la pregunta concreta que planteé, solo a eso, por favor.

  • Comentario por galetel 16.01.17 | 19:55

    Pienso que es evidente que, para responder a mi pregunta, basta considerar qué infracciones estipulaba la Ley judía de esa época que fuesen penadas con lapidación y pudiesen cometer verosímilmente Santiago y sus judeocristianos. Todas esas otras consideraciones que Vd. hace y propone, Manuel, están demás.

  • Comentario por sofía 16.01.17 | 19:42

    Como se puede ver es Manuel el que "argumenta" que no olvidemos que Santiago es judío -el mérito de esa argumentación que Elías considera "destornillada", es toda de Manuel.
    Yo me limito a contestarle a Manuel, recuerdo por recuerdo, que no olvide él que Pablo es judío y que sí, que Santiago es judío pero fue lapidado por cuestiones religiosas y por las autoridades judías, no por los romanos. Tampoco lo olviden porque es fundamental.
    Y eso es todo.
    Quien quiera seguir mejorando a Manuel o a cualquier otro comentarista, que lo haga él mismo.

  • Comentario por Manuel 16.01.17 | 18:51

    Por mi parte le preguntaría si Sócrates fue correctamente ejecutado. Seguro que entiende mejor la primera parte de mi respuesta. Y tenga en cuenta que la segunda no procede porque de éste sí que tenemos datos sobrados. Y sin embargo los estudiosos consideran que tenía enemigos dispuestos a vengarse de su actuación, sin que se pongan de acuerdo en si esos motivos eran sobre todo de envidia moral, de intereses político-económicos, de quitarse de en medio a un predicador molesto o de pura venganza justificada ante alguien que había apoyado a tiranos sangrientos que habían creado el terror entre personas demócratas y de otra cuerda.
    Lo de Santiago muy bien pudo ser parecido. En el siglo V griego eran muchos los que predicaban un universalismo pacifista y cosmopolita, desde los cínicos a los estoicos, pero los judíos no estaban en esa honda y mataron en cuanto pudieron al asesino de Santiago. Y le recuerdo que éste murió siendo judío del todo, fiel y consagrado a Yahvé...

  • Comentario por Manuel 16.01.17 | 18:42

    Galetel: cuesta entender su pregunta.
    Por un lado, no hay motivo alguno -desde un punto de vista moderno, pacifista, universalista, democrático, de derecho- para matar a nadie por un motivo político, ideológico o religioso (incluidos los "de fe" y cualquier infracción de "la ley").
    Por otro, si Vd. cree que podemos juzgar los motivos últimos de la condena de Santiago, y Vd considera que tiene datos suficientes... es cosa de Vd solo.
    Yo lo que veo es un combate entre dos facciones esenciales y una tercera que se llegaría a sumar. Los dos grupos principales son, como Vd sabe, 1) los nacionalistas tradicionalistas y yavistas postexilares; 2) los herodianos, ocupantes, saduceos y colaboracionistas "ricos". Que Jesús, Juan el Bautista y Santiago formaban parte de los segundos, parece claro. Y fueron ejecutados por miembros del 1er grupo. Pablo fue perseguido por los judíos y salvado por los romanos. Distó de ser un nacionalista revolucionario y fue protognóstico y pro-mist...

  • Comentario por Moisés 16.01.17 | 14:42

    ELÍAS (11:08):

    Sospechaba que Vd. no se leía, a veces por lo menos.

    De todos modos, recordando el poema de Gerardo Diego en homenaje a Ataulfo Argenta:

    "¿Sobre un carro de fuego vuelve Elías?..."

    Saludos cordiales

Solo se muestran los últimos 40 comentarios

Viernes, 20 de julio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Julio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031