El blog de Antonio Piñero

El patrón de recurrencia quizás más perturbador: Jesús y el Imperio Romano (I)

31.12.16 | 08:20. Archivado en Jesús histórico,

Escribe Antonio Piñero

Como escribía ayer voy a poner un solo ejemplo por ahora de un patrón de recurrencia, el de las relaciones de Jesús con el Imperio, que puede ser perturbador porque sitúa al personaje en una luz insólita para algunos acostumbrados desde pequeñitos a un Jesús manso y humilde de corazón (Mt 11,29 y 21,5) dibujado ante todo por Mateo y Lucas: el de un Jesús interesado por la situación política y social del Israel de su tiempo.

Y no podía ser menos, ya que en el mundo judío de la época religión y política y sociología iban íntimamente unidas (tal como ahora ocurre con el islam, que al fin y al cabo es una religión abrahámica nacida en la Arabia Félix como heredera de un cristianismo basado en los evangelios y tradiciones apócrifas y en un judaísmo un tanto elemental y un poco barbarizado): el predicador de la inmediata venida del reino de Dios en la tierra de Israel era necesariamente, por la fuerza de los hechos y de las circunstancias del país y tiempo en el que vivía, un Jesús sedicioso desde el punto de vista del Imperio Romano.

El patrón, o cadena de textos y alusiones desperdigadas en los evangelios que voy a presentar está sacado de dos ensayos, uno mío y otro de F. Bermejo. El primero es “Jesús y la política de su tiempo”, apéndice/ensayo que iba acompañando una novela de Emilio Ruiz Barrachina, que dio origen a la película “El Discípulo”, y que una mala propaganda editorial de Ediciones B dejó bastante en la sombra: Barcelona, 2010, pp. 217-311. ISBN: 978-84-666-4326-9. Y el de F. Bermejo es un artículo en inglés titulado “Jesus and the Anti-Roman Resistance A Reassessment of the Arguments”, publicado en “Journal for the Study of the Historical Jesus” 12 (2014) 1-105, del que no hay versión castellana, pero que es totalmente accesible en Academia.edu.

Se trata, pues, de unir en una cadena textos evangélicos canónicos que apuntan en la dirección señalada por el título de los dos ensayos. El marco de mi propuesta en mi trabajo arriba mencionado es que la predicación de Jesús del reino de Dios en la tierra de Israel, con sus típicas características de bienes materiales y espirituales que la divinidad habría de conceder en esos tiempos, supone un cambio tal de la situación política y social del país que no podría conseguirse sin una acción armada, bien fuera milagrosa, de parte de Dios –que enviaría por ejemplo doce legiones de ángeles a expulsar a los malvados (Mt 26,53)–, bien por mano humana pero con la ayuda igualmente de la divinidad. En cualquiera de los dos casos los romanos tenían que ser expulsados de la tierra de Israel, propiedad sólo divina, lo que naturalmente no ocurriría sin violencia.

1. Lc 22,35-38: “Y les dijo: «Cuando os envié sin bolsa, sin alforja y sin sandalias, ¿os faltó algo?» Ellos dijeron: «Nada». Les dijo: «Pues ahora, el que tenga bolsa que la tome y lo mismo alforja, y el que no tenga que venda su manto y compre una espada; porque os digo que es necesario que se cumpla en mí esto que está escrito: “Ha sido contado entre los malhechores”. Porque lo mío toca a su fin». Ellos dijeron: «Señor, aquí hay dos espadas». El les dijo: «Basta»”.

2. Mc 3,18; Mt 10,4; Lc 6,15; Hch 1,13: Jesús tenía entre sus discípulos un celota al menos, Simón el “cananeo”, como discípulo íntimo. Es muy improbable que lo hubiera elegido sin comulgar con su ideología. El apelativo “cananeo” significa “celote” (arameo qanna’), no un “individuo que procede de la ciudad de Caná”.

3. Cierto “ruido de sables”, cuyos restos son perceptibles: Mt 10,34: “No vine (al mundo) a poner paz, sino espada...”; igualmente Mt 11,12: “El reino de Dios padece violencia y los violentos lo toman por la fuerza”, dicho que aparece también en Lc 16,16.

4. “"Si alguien quiere ir tras de mí, niéguese sí mismo y coja su cruz y sígame” (Mc 8,34 y sus paralelos en Mt 10,38 y 16,24) no significa lo que entiende normalmente un piadoso cristiano, a saber una incitación al sacrificio en el marco del discipulado de Jesús, en el cual el vocablo “cruz” es entendido metafóricamente. Por el contrario, estas palabras deben entenderse en su significado más real, como la pena que imponían usualmente los romanos a quienes prendieran como sospechoso de rebelión contra el Imperio, los celotas. Jesús afirmaría entonces: “El que desee seguirme debe atenerse a las consecuencias. Si los romanos lo capturan, puede acabar en la cruz”. Ello indicaría que las acciones y dichos de Jesús podrían, al menos en ocasiones, situarse en el ámbito de una acción políticamente peligrosa desde el punto de vista romano.

5. Lc 22,49: «Señor, ¿herimos a espada?»”. Este pasaje muestra que los discípulos iban armados. Únase al texto de Lc 22,38: “Ellos, los discípulos, dijeron: «Señor, aquí hay dos espadas»”, citado al completo en 1.

Seguiremos hasta aproximadamente 35 textos evangélicos, lo cual es un buen número para una cadena o patrón.

Saludos cordiales de Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
www.antoniopinero.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por J.P. 06.01.17 | 00:12


    David Mo: Montserrat no solo habla de la cohorte (El galielo armado, Edaf, 2007, pp. 109-110, aunque especifica que quizás en vez de cohorte haya que entender un destacamento de la cohorte) sino de auténtica batalla contra al menos un centenar de zelotes jesuánicos y ejecuciones in situ (pp. 137ss).

    Y si utiliza el buscador de este blog (arriba a la derecha, debajo de la foto del.profesor), introduzca speira y le saldrán las postales por doquier

    P.e.: "el evangelista Juan, por el contrario, destaca la importancia del enfrentamiento, pues señala que por parte de los romanos participaron en el prendimiento de Jesús como mínimo un centenar de soldados (una cohorte de 500 o 600 hombres, griego speíra, quizá no completa)".

    En “El Jesús antirromano. Ulteriores precisiones” (540 Segunda y última parte)

    http://bit.ly/2hXS82o


  • Comentario por David Mo 05.01.17 | 08:36

    Ya, pero tomarse al pie de la letra a Juan es más que peligroso. El interrogante era porque Montserrat no habla de cohortes o yo no lo he encontrado.
    A mí siempre me cayó mejor Yul Brinner que el cejijunto de Charlton Heston. Más humano, para bien y para mal.

  • Comentario por J.P. 03.01.17 | 11:28


    No, David, no digo que la información sea fiable sino que circulaba. Si ocurre algo serio, se sabe, aunque se magnifique o se tergiversen.

    En cuanto a la cohorte, ya sabe que siguiendo a Jn los partidarios del Jesús sedicioso nos recuerdan que en Jn acuden un tribuno (chiliarkos) y su cohorte (speira) a detener a Jesús, con lo que la captura no solo fue cosa de los romanos sino que si movilizó semejante contingente... Pues eso. Tenemos el.testimonio de Josefo de que estos términos también se aplicaban a tropas judías y yo pienso que es exageración de Jn para enaltecer a Jesús: no le va a detener solo el guardia de la porra. Y así tiene más impacto que rueden por el suelo al ritmo de "yo soy".
    Pero...


  • Comentario por David Mo 03.01.17 | 09:26

    Lo de la cohorte (?) y la "batalla" de Montserrat me parece muy montserratino, pero poco fundado ("debería ser", "no es lógico", "menos de cien es impensable"...(p. 140). El mismo Montserrar reconoce que hace especulaciones, al principio de su libro sobre el galileo armado. Pero lo que pasó, si pasó, debió de ser tan poco importante que Josefo no lo recoge ni en su versión cpn retoques.
    Los judíos de la diáspora recibían las noticias y las leyendas y se las creían de acuerdo con sus ganas de creérselas y las adornaban según sus ganas de adornarlas. Pensar que la información que corría entre la población del imperio era objetiva es una ingenuidad. No lo es ni la de ahora, que presume de serlo y se basa en "fuentes" seguras e inmediatas. El mismo Josefo es una fuente de exageraciones y noticias sesgadas, cuando no invenciones. Y eso que se dirigía a la clase culta.
    ¿También existieron los varios Nerones que circulaban en las habladurías de la plebe?

  • Comentario por J.P. 02.01.17 | 21:11


    Corcho, parezco Ramsés-Brynner.

    So it shall be written. So it shall be done.

  • Comentario por J.P. 02.01.17 | 17:02


    A fin de cuentas, un acontecimiento menor a los que he descrito, como el incidente del águila en el Templo, aunque fuese entonces Herodes, se castigó con toda dureza y fue registrado.

  • Comentario por J.P. 02.01.17 | 16:56

    David Mo: precisamente, los que vivían en Jerusalén y sabían lo que había ocurrido allí.

    O los que vivían en Galilea, u otras partes del imperio, que las noticias se extienden y se saben; basta con que alguno de los miles de viajeros que estaban allí durante la Pascua diesen el queo.

    De pocas proporciones... Mucha o poca, si como se nos quiere hacer creer se movilizó toda una cohorte (o, según Monserrat, toda una batalla), eso ya es más que suficiente para que quede registrado.

    Olvidamos el lugar y el momento.

    Claro que se habría enterado hasta el último gato, sobre todo de la administración romana, y sin necesidad de esperar a leerlo en El Mundo o en El País.

  • Comentario por David Mo 02.01.17 | 16:10

    ...¿qué contemporáneos? ¿Los que vivían en Roma y escuchaban a un predicador itinerante que recitaba a su manera lo que otros le habían contado y él añadía? ¿Los que vivían en Palestina pero no sabían ni leer ni escribir? ¿Qué escriba camuflado transcribió los hechos y dichos de la pasión? ¿Los evangelistas? ¿Dónde estaban los cronistas y en qué monasterio medieval se copiaron sus manuscritos desaparecidos? No me estará hablando de Flavio Josefo, espero.
    En resumen, el problema de la literatura neotestamentaria es que no tenemos voces independientes que puedan corroborarla ni comprensión de otro contexto que el que sus narradores quieren darnos. Y eso es terreno abonado para cualquier tipo de especulación acerca de lo que sabían o pensaban "los contemporáneos". Por no hablar lo que le dijo la Virgen a San José cuando lavaba los pañales (tema navideño que sólo Galetel puede certificar por lógica aplastante).

    Feliz año, ya que estamos. Por desear nada se pierde.

  • Comentario por David Mo 02.01.17 | 16:00

    JP: Salvo que el alboroto de Jesús, si existió, parece ser de proporciones bastante más reducidas que los que Ud. cita y que, con frecuencia, había bastante gente que escapaba a las crucifixiones, o bien haciéndose matar de otras formas o bien escaqueándose (como Pedro y los demás discípulos).
    Claro que hay que preguntarse continuamente cómo sabemos las cosas. Y dado el carácter ideológico-literario de los relatos de la pasión, por supuesto que hay que preguntarse que hacía Jesús junto con los "otros" ladrones, que dijo una vez un alumno de Bachillerato. Puede ser que fuera para escenificar el bonito cuento del ladrón bueno y el malo. O puede ser que Jesús hubiera sido crucificado con alguno más de su banda.
    Con todo esto no sacamos nada en limpio de lo que pasó realmente, pero tenemos una perspectiva de qué historias corrían en siglo I acerca del tal Jesús. Y eso es lo importante. O tal me parece.
    Sobre "lo que sabían los contemporáneos" ...

  • Comentario por J.P. 02.01.17 | 14:58


    Aplicando la mismo regla de Bermejo y otros (es decir, la regla por la que Jesús tuvo que ser exactamente igual que el resto de mesías y rebeldes judíos), ¿dónde están los registros de las ejecuciones sumarias tras la muerte de Jesús? ¿No se ve la dificultad de que aun cuando aceptemos que los copistas cristianos eliminaron a sabiendas todo registro de las crónicas (que ya hay que echarle imaginación a una conspiración que dure siglos para eliminar todo rastro de Jesús el sanguinario), los contemporáneos sí sabían que ese Jesús no era sino un vulgar asesino y no dejarían que prosperase su culto?

    La dificultad está presente y no se puede sortear convirtiendo a dos bandidos en un ejército de seguidores de Jesús. Eso es una huida, no una explicación.

  • Comentario por J.P. 02.01.17 | 14:53

    David Mo: pero si preguntamos ¿cómo sabe? estamos en las mismas. Aplicando esta regla.hermenéutica no llegamos a nada. Todo deja de ser "más verosímil" para ser igual de probable y ya no se hable más (los lestai... ¿Cómo lo sabemos? No se nos dice que sean discípulos. Ah, que pudieron serlo. Quizás tampoco eran ladrones sino unos vates con peor vos que Asuranceturix y los liquidaron por atentado estético). ¿Cómo sabe que esos indicios de los que habla son reales, históricos?

    Cuando Roma aplastó los alzamientos de Judas el Galielo, de Teudas, del Egipcio, etc. ¿no se lanzó a una orgía de sangre? ¿O no arrasó Varo a los rebelde en Judea? Fuera de aquí, ¿qué pasó al aplastar la revuelta de Espartaco? ¿Qué hicieron César y Pompeyo con los piratas? ¿O Augusto/Agripa, y otros antes, en Hispanos?

    ¿Que si Roma masacraba? Sí, y a base de bien. Una máquina de picar carne.


  • Comentario por David Mo 02.01.17 | 09:28

    Pido disculpas: Doughty y no "Daughty", como había escrito dos veces. Es que todavía no me he recuperado de la Nochevieja.

  • Comentario por David Mo 02.01.17 | 09:25

    Referencia completa del artículo que citaba antes: Daughty, Darrell J.: "Pauline Paradigms and Pauline Atuthenticity", Journal of Higher Criticism, 1 (Fall 1994), pp. 95-128.

  • Comentario por David Mo 02.01.17 | 09:15

    Por cierto, ¿cuál es su fuente para afirmar que los romanos crucificaban a todos los seguidores de las bandas de revoltosos? ¿Cómo sabe el número de seguidores de Jesús que fueron crucificados con él? ¿Es plausible que los dos ladrones fueran seguidores de Jesús?
    ¿Indicios? Claro. Como los contrarios.

  • Comentario por David Mo 02.01.17 | 09:12

    AntonioL: A mi no me incluya entre esa "mayoría de lectores" -de la que se ha autoatribuido la representación- que consideran "inaceptable" el Jesús "armado". Me parece plausible porque los fragmentos que apunta Piñero son lo suficientemente ambiguos como para sugerir esa interpretación, modificada a veces por los intentos de hacerla anodina. Pero tampoco me parece rechazable la contraria. El otro día hablé de coktails diferentes. Es mi manera de hablar. Si me pongo más formal yo hablaría de modelos o paradigmas diferentes de interpretación que, como en este caso, al menos dos no pueden resultar definitivamente rechazados. Aunque se refiere a Pablo, encuentro muy interesante la aplicación de la categoría kuhiniana (por el historiador de la ciencia Thomas S. Kuhn) de paradigma: "Pauline Paradigms and Pauline Atuthenticity" de Darrell J. Daughty. Personalmente me inclino por un Jesús "resistente", pero reconozco que no tengo evidencias sino indicios.

  • Comentario por pepeman 01.01.17 | 14:08

    Punto 1: Pues si con solo 2 espadas, Jesús dijo "Basta", menudo ejército de sediciosos que pretendía montar.
    Punto 2: Irrelevante. También tenía un publicano entre sus discípulos. ¿Era entonces "colaboracionista"?
    Punto 3. Primera cita, sospechosamente incompleta, y claramente metafórico el uso de "espada" (¿entre familiares?). Segunda cita, habla de "violentos" en tercera persona, no incluyéndose, pues, entre ellos.
    Punto 4. De nuevo uso metafórico de "cruz". ¿Habrá reparado Piñero tras tantos años, que Jesús gustaba de usar metáforas y parábolas?
    Punto5. En el Oeste americano, casi todos iban armados, y no porque quisieran rebelarse contra el sheriff de turno, sino porque era peligroso recorrer los caminos. Como en el punto 1, lograron reunir 2!! espadas.
    En fin, Piñero, el abducido por Bermejo, debería razonar un poquito más en estos puntos.

  • Comentario por antonioL 31.12.16 | 23:11

    ----los levantamientos Judios siempre fueron aplastados por los romanos, no sólo a sus iniciadores, sino también a sus seguidores, cosa que no sucedió con el movimiento de Jesús (argumento que ya señaló Antolin).

    Mientras Bermejo y Piñero no aclaren ese hecho crucial, seguiran por la vía del Dr. Frankenstein.

  • Comentario por antonioL 31.12.16 | 23:07

    Feliz Año nuevo desde México -ya en unas horas lo será- jaj que graciosos los comentarios de felicitación de sofia e Ignacio se agradecen.

    Respecto al tema, claro está que la mayoria de los lectores -sino es que todos- consideramos inaceptable la tessi de Jesús "el galileo armado" habría que tener la imaginación, fascinación y cierta inclinación mórbida como el Dr. frankenstein precisamente para hacer de un corpus de textos un verdadero corte y pega y una fuerza inconcebible para darles vida en un texto inhumano que toma fuerza de lo humano.

    Finalmente las aclaraciones que hace galetel y Luis son muy certeras. Curiosamente Piñero considera histórico el dicho de Jesús sobre la legión de Angeles, pero considera no histórico -redacción cristiana- Mi reino no es de este Mundo, lo anterior es simple ejemplo.
    Pero viendo los hechos y sin considerar los evangelios, recurriendo a Josefo, es evidente que los levantamientos

  • Comentario por galetel 31.12.16 | 22:48

    Feliz Año Nuevo.
    A todos los contertulios sin excepción, aunque no crean en el calendario.
    Un abrazo.

  • Comentario por J.P. 31.12.16 | 21:40


    Feliz Año Nuevo.

    Que disfruten todos ustedes de una espléndida velada.

    Un abrazo.


  • Comentario por sofía 31.12.16 | 21:19

    ¡Feliz Año Nuevo!
    A todas las personas "humanas" sin precedencias ni preferencias :)
    Si no es usted un robot, introduzca los números en orden ascendente: &¬€%$=@| y reciba mi felicitación más cordial y 12 uvas (buenas) y si lo es, reciba la felicitación sin más preámbulos.

  • Comentario por Ignacio 31.12.16 | 20:54

    Feliz 2017 a todos.
    Capillitas, profetas, apologetas, ensayistas frustrados, multilinguistas, ateos, Piñero y mujeres.
    Primeramente a las mujeres, después al resto.

    De corazón Ignacio.



  • Comentario por J.P. 31.12.16 | 19:41


    Luis Enrique: ya sabe, convertimos a los lestai en zelotes; después en seguidores de Jesús; y, por último, en vez de dos, doscientos, en versión laica de la multiplicación de los peces, y ya está ;)

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 31.12.16 | 19:24

    .....ciertamente histórico,el que los seguidores inmediatos de Jesús no sufrieran persecución por parte de Roma y se movieran por la Siria-Palestina como,por así decir,Pedro ppr su casa. La lógica impone deducir que los seguidores de un sedicioso ajusticiado que llegan al extremo fanatismo de proclamar su resurrección y su inminente regreso,es de suponer que para degollar a romanos a diestro y siniestro al frente de sus legiones angélicas, no resultarían ni indiferentes ni inanes locuelos a ojos del poder romano. Otra,la falta de referencia ninguna a la participación de judeocristianos en la Primera Gran Guerra judía,la del 66-70, en tiempos al fin y al cabo no tan lejanos de la vida y muerte de Jesús.

    Con o sin patrones de recurrencia,se agradecería alguna explicación satisfactoria y coherente por parte de los "sediciosistas".

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 31.12.16 | 19:09

    Mal empezamos si lohacemos trayendo a colación aquélproyecto combinadode novela-película de "El discípulo", achacando su fracaso a una mala publicidad.No he leído la novela,ni intención tengo de hacerlo y menos tras sí haber visto la película.Cabe hablar,entérminos puramente cinematográficos,de su pésima realización y puesta en escena,en términos de contenido argumental lode pésimonole va a la zaga,casi produce vergüenza ajena,inclusohasta una cierta compasión.Sin duda,una de las principales candidatas para engrosar la lista de las peores películas del cine español desde la época del mudo.

    Comentaristas de mi capillita,tal diría el graciosillo de Ignacio,tan solvente él a la hora de argumentar, ya han expuestos solventes reflexiones que me limitaré a suscribir puesto que lo que por mi parte pudiera exponer no vendría sino a redundar en ellas.Añadiré un par de consideraciones,éstas extraneotestamentarias.

    Una,la de cómo dar cuenta de lo que parece ciertamente.....

  • Comentario por galetel 31.12.16 | 18:43

    Pero… a fin de cuentas… ¿qué había hecho Jesús para merecer esto?
    Este insignificante galileo se había atrevido a encararse con las autoridades del Templo para gritarles lo siguiente:

    “Yo les traeré a mi monte santo y les alegraré en mi Casa de oración. Sus holocaustos y sacrificios serán gratos sobre mi altar. Porque mi Casa será llamada Casa de oración para todos los pueblos.”
    (Isaías 56, 7).

    “Luego venís y os paráis ante mí en esta Casa llamada por mi Nombre y decís: ¡Estamos seguros!, para seguir haciendo todas esas abominaciones. ¿En cueva de bandidos se ha convertido a vuestros ojos esta Casa que se llama por mi Nombre? ¡Que bien visto lo tengo! - oráculo de Yahveh -.” (Jeremías 7, 10-11).

    Era un sedicioso, en efecto, pero no solo contra el imperio romano. Los romanos no se daban cuenta.

  • Comentario por Manuel_RH 31.12.16 | 15:59

    No hallo culpa en este hombre...Caiga su sangre sobre vosotros y sobre vuestros hijos....Claro, Pilato es que era idiota y no solamente era incapaz de detectar a los sediciosos sino que al que le entregan lo queria justificar.
    Los romanos ponian a los idiotas al frente de sus territorios.

    Menos mal que Piñero se ha dado cuenta...Piñero el astuto...

  • Comentario por sofía 31.12.16 | 12:14

    Tomemos nota.

  • Comentario por galetel 31.12.16 | 11:39

    Juicio y Prudencia, Libertad y Sabiduría. Indispensables para abordar el tema de los "patrones recurrentes". Gracias.

  • Comentario por sofía 31.12.16 | 11:24

    Muy de acuerdo con Libertad. Los patrones recurrentes son un recurso que puede llevar a sostener cualquier cosa. Está claro desde su planteamiento inicial que consiste en la intención confesada de buscar todo lo que cuadre con el patrón previo que uno ha dibujado en su mente y hacerlo encajar en él.


  • Comentario por J.P. 31.12.16 | 11:23


    Sobre el libro de Barrachina (la reseña de Fernando Bermejo, aquí: http://bit.ly/2is2A33 )no sé si se trata de una mala publicidad únicamente. Cuando m compré el libro, exclusivamente por el artículo de D.Antonio, un comentarista al que tenía mucho aprecio (y que ya no aparece por aquí desde hace años, pero por si nos lee, le mando un saludo) ya me dijo que la novela era un tanto así. Confieso que no pude leerla.

  • Comentario por galetel 31.12.16 | 11:16

    ¡Pero si Josefo tenía claro por qué lo mató Pilato: "a causa de una acusación hecha por los hombres principales entre nosotros"! Desechemos ese sesgo inverso que les hace preparar un cóctel intragable e invendible.

  • Comentario por J.P. 31.12.16 | 11:12

    Ignacio: puede decir lo mismo sin necesidad de dar pellizquitos de monja.

  • Comentario por Ignacio 31.12.16 | 11:06

    -Antirromano: Como buen judío está claro que Jesús lo era (no puede ser de otra manera). Eso es indudable incluso para los capillitas de éste foro.
    -Como mesiánico (no mesías), no haría ascos a la violencia contra el romano, ya que es una violencia divina. Idem iem.
    -Golpista, me parece excesivo (por varias razonas), Simpatizante con los golpistas, seguro. Idem idem.
    Resumiendo:
    Que fuera sedicioso: no
    Que lo mataron por presunto sedicioso: si. Franco lo hacía hace 60 años

    saludos.

  • Comentario por comprehenderetunturuntun 31.12.16 | 10:56

    Solo es entonces un estudio de mercado. ..

  • Comentario por J.P. 31.12.16 | 10:23


    Y dejaremos aparte el sentido teológico que el evangelista quiso dar a esos pasajes.

  • Comentario por J.P. 31.12.16 | 10:12

    David Mo: completamente de acuerdo.

    Pero aún hay más: aparte de que pueden explicarse muchos de estos pasajes sin tener que recurrir a un Jesús violento o sedicioso (ya sabemos que los grupos se desplazaban en Palestina armados para defenderse de los bandidos; esos que no existían, que esa es otra, ¡que eran zelotes!), otro patrón de recurrencia es el Jesús que habla en parábolas y metáforas. ¿Cuándo le tomamos la palabra literalmente?

  • Comentario por libertad 31.12.16 | 10:09

    Junto a las frases algún hecho que pegue. Por ejemplo, sacamos del foco a Simón el celote y metemos a Mateo el publicano, y hacemos la observación de que, independientemente de lo que dijera o dejara de decir Jesús -aunque ya dijo lo de que los publicanos nos precederían en el reino de los cielos y puso a un buen publicano frente a un mal fariseo- resulta que era un incondicional del imperio romano, pues elegir a Leví-Mateo, el publicano, implica una cierta simpatía por lo que él hacía (hay que hacer abstracción del resto de lo que dice y hace Jesús en los evangelios, según nos enseña con el ejemplo Piñero). Pues ahora tenemos al Jesús colaboracionista recurrente para quien lo quiera usar, por si vende, que a lo mejor vende solo que hasta ahora ha tenido mala publicidad.

  • Comentario por libertad 31.12.16 | 10:03

    O sea que el método recurrente consiste en coger una frase al azar descontextualizarla y juntarla con otras escogidas por el mismo método. Por ejemplo, "hay que poner la otra mejilla", "el que a hierro mata a hierro muere" etc. y tenemos al Jesús opuesto al Galileo armado y el Discípulo y todas esas vainas que no se han vendido mejor, según dicen, por una mala publicidad por lo que ahora hay que hacerle otra mejor escogiendo las frases publicitarias.

  • Comentario por galetel 31.12.16 | 09:22

    Si Jesús hubiese sido un rebelde antirromano como buscan pintarlo, entonces sus acciones habrían tenido importancia suficiente para ser narradas por Flavio Josefo. Pero, al contrario, las alusiones de Josefo son los mejores argumentos para desechar que el conflicto de Jesús fuera directamente con los romanos y no con las autoridades judías. Citemos una vez más las dos frases decisivas de Josefo:

    1. “Pilato, a causa de una acusación hecha por los hombres principales entre nosotros, lo condenó a la cruz”.
    2. “Anano consideró que tenía una oportunidad favorable porque Festo había muerto y Albino se encontraba aún de camino. De manera que convenció a los jueces del Sanedrín y condujo ante ellos a uno llamado Santiago, hermano de Jesús el llamado Mesías y a algunos otros. Los acusó de haber transgredido la Ley y ordenó que fueran lapidados.”

    Está claro que, según Josefo, los enemigos mortales de Jesús eran las autoridades judías, no las romanas.

Solo se muestran los últimos 40 comentarios

Viernes, 20 de julio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Julio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031