El blog de Antonio Piñero

Hay que salir de la perplejidad. El sistema de los patrones de recurrencia (IV)

29.12.16 | 08:14. Archivado en Jesús histórico,

Escribe Antonio Piñero

Sin duda alguna, hay mucho material evangélico sobre el que no es posible dictaminar con seguridad si pertenece al estrato histórico más cercano a Jesús o bien es un producto de una reelaboración posterior de la primitiva tradición o bien de los evangelistas mismos. Y si no se tiene un material sólido es difícil, o mejor imposible, construir una “vida” de Jesús sobre ellos. Por este motivo diversos investigadores han vuelto su mirada hacia otro sistema, y en concreto los “patrones de recurrencia”.

Creo que ya los he definido en alguna postal anterior, pero lo hago ahora de nuevo, brevemente. Según el Prof. Bermejo, que recoge ideas iniciadas ya por investigadores de principios del siglo XX, un patrón de recurrencia” son textos de los evangelios que apuntan hacia una misma dirección, pasajes o sentencias que tomados todos juntos producen una visión de conjunto transmiten una impresión sólida de una actitud, un hecho o de una manera de ser de Jesús. Y pone el ejemplo siguiente: si se leen bien los evangelios, hay suficientes pasajes o alusiones breves que apuntan a la idea de que Jesús tuvo una elevada conciencia de sí mismo y de su misión. No siempre es posible tener garantías de autenticidad sobre cada texto en particular, pero la presencia recurrente de una misma idea en las fuentes permite alcanzar una cierta seguridad al investigador.


F. Bermejo acoge con entusiasmo este método y yo estoy de acuerdo con él en que es muy provechoso. Y me voy a permitir de nuevo citarlo porque este sistema de investigar sobre Jesús es más añejo de lo que parece y ha sido utilizado sin darle el nombre actual por investigadores de una tendencia más bien confesional, a los que se les profesa respeto, pero que son poco atendidos en ocasiones por los investigadores independientes. Es el caso de C. H. Dodd, cuyas ideas sobre el Cuarto Evangelio ––al que concede una historicidad de conjunto que otros estudiosos niegan–– son siempre interesantes.

El ejemplo es este: si se forma un grupo, un racimo de los siguientes pasajes, se puede llegar a la conclusión muy verosímilmente histórica que Jesús tuvo una actitud abierta hacia los marginados de la sociedad en la que vivía y que les prestó mucha atención como candidatos posibles a entrar en el reino de Dios cuya venida él predicaba:

· La llamada de Leví al apostolado: Mc 2,14;

· La fiesta con publicanos y pecadores: Mc 2,15-17;

· El episodio de Zaqueo: Lc 19,2-10;

· L a pecadora en casa de Simón: Lc 7,36-48;

· El caso de la adúltera: Jn 7,53–8,11;

· La parábola de la oveja perdida: Lc 15,4-7; Mt 18,12-13;

· La parábola del fariseo y el publicano: Lc 18,10-14;

· La parábola de los niños en el mercado Mt 11,16-19; Lc 7,31-35

· E l dicho sobre publicanos y prostitutas que entran en el Reino Mt 21,32.

Comenta Bermejo: “Tenemos aquí material extraído de gran variedad de fuentes y formas. Aunque los incidentes individuales no suelen repetirse, sí lo hace el motivo general. Y esto permite concluir a C. H. Dodd que la idea de que Jesús mostró una actitud abierta con los marginados corresponde a la realidad histórica”.

Me sumo yo también a esta propuesta, y pienso que es un buen sistema para construir “marcos” en los que encuadrar a Jesús con cierta certeza. Y una vez construido un marco sólido de interpretación, pueden añadírsele otros materiales dudosos por el criterio de coherencia.

Un ejemplo: si el análisis de los textos que relacionan a Juan Bautista con Jesús (prescindiendo del espinoso caso de si el Bautista fue maestro de Jesús o simplemente su precursor) y la observación de que partes de la predicación del Bautista es recogida y repetida por Jesús en los tres evangelios sinópticos (Marcos, Mateo y Lucas), podemos concluir con cierta seguridad que, al menos al principio de su ministerio, el marco mental del Nazareno y de su predicación era el del pensamiento judío apocalíptico ya tradicional en su tiempo. Y por el criterio de coherencia, y aunque algunos de los textos sean dudosos en sí en cuanto a su atribución a Jesús y no a sus discípulos o a un evangelista, podemos suponer que el material apocalíptico del gran discurso escatológico de Marcos 13 ––insisto: aunque no pueda retrotraerse a Jesús en todas sus partes–– sí correspondía en general a su tono y marco mental: Jesús era un profeta apocalíptico judío. El método tiene consecuencias notables, pues irá apuntando a un Jesús fundamentalmente judío que no rompió los marcos mentales de su religión. Será inverosímil según las probabilidades históricas que Jesús haya superado al judaísmo, dejándolo obsoleto.

Saludos cordiales de Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
www.antoniopinero.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por galetel 30.12.16 | 12:17

    No hay "patrón de recurrencia" más claro que el de que Jesús hizo curaciones asombrosas. Hasta Flavio Josefo lo recoge. Eso no significa que fuera divino, ni siquiera a ojos de sus espectadores en esa época. Pero es un patrón innegable salvo por un escéptico absoluto.
    Eso sí, hay que aclarar que un creyente de cualquier clase, en la actualidad, no tiene por qué sentirse obligado a aceptar sin más lo que su razón rechace.

  • Comentario por David Mo 30.12.16 | 11:43

    ... carácter excepcional y la universalidad de la prédica de Jesús y unos cuántos marana thas. En suma, comulgar con ruedas de molino más o menos grandes. En ese sentido, los prejuicios de los historiadores ateos o agnósticos me parecen más acordes con una investigación "objetiva" -dentro de lo que cabe- que las conclusiones semiteológicas que los creyentes ponen y encuentran tras el matorral del "Jesús histórico".
    La cuestión no es creer o no creer en los milagros, sino tratar de imponer la idea de que Jesús hizo "cosas asombrosas" como a priori camuflado. Eso no es historia. El difamado escéptico radical que quiere hechos y nada más que hechos, puede tener criterios estrechos y discutibles, pero sí hace historia.
    Yo seguiré buscando a ver si algún defensor de las "recurrencias" me convence. Por el momento, Piñero y Bermejo, con todo el respeto que les tengo, no lo han hecho.

  • Comentario por David Mo 30.12.16 | 11:35

    El caso es que con "criterios de autenticidad" y con "patrones de recurrencia" todos los historiadores confesionales acaban en el mismo sitio en que empezaron. A lo sumo se desvían un poco, pero lo suficiente como para que no lo miren mal los de su parroquia, secta o congregación. ¿Que les pasa lo mismo a los no confesionales? Puede ser. Pero un historiador digamos ateo tiene un abanico de posibilidades más amplio que uno confesional: puede admitir o no admitir que Jesús existió, puede admitir o no admitir algunos eventos digamos "terrenales" de la vida de Jesús. Incluso, puestos a admitir, puede admitir que fuera un sanador para gente crédula. El confesional tiene un campo más estrecho: debe admitir que Jesús existió y que era divino de alguna manera. Aunque sea con sugerencias camufladas (los famosos "hechos asombrosos" de Meier, que, por cierto dice haber visto un milagro, aunque no lo cuenta) lo milagroso y divino debe aparecer por algún lado. Debe admitir el...

  • Comentario por J.P. 30.12.16 | 11:29

    Elías: si vamos a elevar ahora a método el argumentum ex silentio... Y más aún cuando los silencios no son tales...

  • Comentario por Manuel_RH 30.12.16 | 10:52

    Aunque nos topáramos con el mismo Jesucristo en persona y asistiéramos a sus dichos y hechos, si no tuviéramos fe en él no nos serviría absolutamente para nada. Para tratar con él hay un factor fundamental sin el cual nada tiene sentido, como nada tenía sentido para sus discípulos durante su vida.

    El NT es un escrito desde la fe, por hombres de fe y para hombres de fe. Es historia desde, por y para la fe.

    Quien no tenga fe solo encontrará argumentos para no creer, y quien tenga fe podrá consolidar y afianzar su camino de fe.

    Y a unos y otros les da un tema inagotable para escribir y vender libros. Y medrar a costa de él con el único ultraje que no le pudimos dar en vida.

  • Comentario por Elías 30.12.16 | 10:49

    Entonces patrones de recurrencia también serían los silencios ¿no? P. ej. los silencios de Pablo sobre el Jesús histórico
    O los silencios sobre ese Jesús nacionalista, sedicioso , antirromano y destructor de puestos de colombofilia...

  • Comentario por ERNANDOP 30.12.16 | 10:05

    Comparto el criterio. Me parece muy interesante.

  • Comentario por J.P. 30.12.16 | 08:19

    Luis Enrique: patrón de recurrencia "la muertedel Mesías en la cruz y por la decisiva intervención en ella del Templo"

    Y

    Comentario por Luis Enrique Antolín 30.12.16 | 05:07

    Breve y exacto.

    ¿En estos casos, criterios alla riscossa?

    Pues para este viaje...

  • Comentario por Pedro 30.12.16 | 07:25

    Antonio:
    Creo que es muy interesante el modelo de “patrones de recurrencia” que desarrolla Fernando Bermejo, porque son excelentes “patrones de alusión histórico-cultural”, están aludiendo a los históricos que construyeron literariamente los evangelios con los modelos literarios de aquella cultura, tales como Homero, Virgilio, Esquilo, Eurípides, etc., que indudablemente muestran que el ser humano de aquella época tiene como el personaje del evangelio, Jesús, una elevada conciencia de sí mismo y de su misión (así Odiseo, así Eneas, así todos los y las protagonistras de las tragedias griegas), una actitud abierta hacia los marginados de la sociedad (Popularis frente a los Optimates), etc.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 30.12.16 | 05:07

    ....unas decisivas onsecuencias,un decisivo giro. Para entender de verdad el NT no le vendría mal al historiador tener en cuenta determinadas concepciones teológicas pues que en definitiva de teología el NT está impregnado.

    Coda final,pensando en particular en Bermejo,aunque también en Piñero. Hablar de un patrón de no recurrencia,el de la falta bien notoria,salvo algunos pasajes "de pasada" y traídos por los pelos a efectos argumentativos,de referencias que presenten a Jesús como un nacionalista violento y sedicioso antirromano.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 30.12.16 | 04:51

    ....deducirse de cómo nos "cuela" al final de la postal y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid su no precisamente novedosa visión de Jesús como un profeta apocalíptico más que, "consecuencias notables que el método irá apuntando" ,resultará ya sin duda demostrado como alguien "fundamentalmente judío que no rompió los marcos mentales de su religión". Es cuestión para tratar en extenso, algo que no viene a cuento hacer en este comentario,decir,en todo caso,que no se trataría de una afirmación incierta pero sí inexacta.

    Inexacta por reduccionista,por olvidar tanto las "salidas de tono" respecto a lo religiosamente correcto de su momento, al menos así se consignan en los Evangelios (un patrón de recurrencia en ellos precisamente) como,sobre todo,por olvidar que todo el NT se halla recorrido,valga la redundancia,por el gran patrón d recurrencia de la muertedel Mesías en la cruz y por la decisiva intervención en ella del Templo, lo cual deriva unas....

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 30.12.16 | 04:12

    No entraré en el tema en sí, ya suficientemente tratado, de los patrones de recurrencia como propuesta epistemológica, sí me interesaría remarcar un par de aspectos.Uno,el de la explicitación por parte de Piñero de la dificultad de establecer con exactitud en términos puramente historiográficos quién fuera en verdad Jesús,cuál su hacer y decir. No es la primera vez que lo reconoce pero tampoco es frecuete que lo haga,teniendo por tabú cualquiervconsideraciónn de la palabra "enigma" respecto al personaje y expresando su interpretación de él con un tono y autoridad de cuasi certeza.

    El otro aspecto,conectado con éste.Da la impresión de que lo de los patrones de recurrencia supusieran para Piñero,y parece que también para Bermejo,una especie de "¡eureka !" metodológico en virtud del cual por fin asentar mayores seguridades. Mayores seguridades para apuntalar lo ya previamente establecido y definido en su entendimiento del personaje, al menos así cabe deducirse....

  • Comentario por J.P. 29.12.16 | 23:00

    Resumiendo, estoy enteramente de acuerdo con la siguiente afirmación de David Mo: "Que los "patrones de recurrencia" sean una alternativa, no lo veo por ningún lado. En mi modesta opinión, son más de lo mismo, aunque difuminado", como escribí ayer.

  • Comentario por J.P. 29.12.16 | 22:55

    Las críticas que ha recibido el método histórico crítico son de tan calado que estimo difícil, por no decir imposible (nada hay imposible) sortearlas recurriendo a la recurrencia ;), y menos aún como decía Rawandi elevándolo a método científico racionalista al 100%. No lo veo así.

    El problema es, en mi opinión, el que decía antes: no es tanto el método (repito: son las preguntas que cualquier historiador se hace al leer textos que típicamente son objetos de la investigación histórica), sino la.propia naturaleza de los textos evangélicos. Al final, acabamos en el esqueleto: un predicador judío, ejecutado por a saber quién (los romanos en cooperación/impulsados con los o algunos notables judíos) y que despertó entre sus seguidores una esperanza y acabaría siendo el núcleo fundamental, ontológico de una nueva fe.

    ---

    Por cierto, corrijo lo que dije más abajo, que me lié: (Charles H.) Dodd, no (Eric R.) Dodds

  • Comentario por J.P. 29.12.16 | 22:41

    La cuestión verdaderamente importante es que, a la larga, los patrones de recurrencia pueden contradecir lo se nos indican los criterios de historicidad; que pueden abrir puertas que hasta ahora permanecían cerradas; y que si unos deben apoyarse en los otros, al final lo único que hemos hecho es poner un criterio más en la lista.

    Es decir, que para este viaje no hacen falta alforjas.

    ----

    Xocupo: el escepticismo radical es donde nos aboca este tipo de discusiones. Todo tiene un límite, pero como explica Bermejo en su artículo, los diferentes investigadores pueden tener diferentes límites y diferentes jerarquizaciones. Lo acabamos de ver: ah, no, el patrón de recurrencia en el caso de los eventos sobrenaturales y entonces entran los criterios. Y puede ser en este caso, mañana en el otro y pasado en un tercero diferente. El asunto es mucho mas complejo que simplemente añadir un criterio más.

  • Comentario por galetel 29.12.16 | 22:36

    Todos creen en sus sesgos. Vd. también. El peor sesgo es creerse libre de todo sesgo.

  • Comentario por J.P. 29.12.16 | 22:34

    Estoy de acuerdo por completo, Moisés.

    ----

    Vamos a ver: actitud racionalista, como todos los -istas, me pone los pelos de punta. Segundo, que un historiador, un ser humano, acepte que pueda haber un unicum, no por ello le descalifica. Solo está descalificado para quienes no comparten su cosmovisión, insisto. La ventaja de los criterios de toda la vida era que los eventos sobrenaturales quedaban en suspenso. Con los patrones de recurrencia los metemos de cabeza en la discusión si los elevamos a la categoría de método. Allison y Dodds son, o era en el caso del último, creyentes, por cierto. Con ello no les acudo de nada; antes bien, pienso que son de una honestidad intelectual acrisolada. Lo que quiero decir es que a ver quién tiene el cuajo de descalificarles, a ellos y a titanes como Sanders, p.e.

    Pero están discutiendo sobre lo accesorio.

  • Comentario por Rawandi 29.12.16 | 22:22

    "No existen historiadores no creyentes."

    Claro que los hay. Algunos historiadores de la religión creen en una supuesta revelación divina mientras que otros no creen en ninguna. Los primeros se denominan creyentes; los segundos, no creyentes. No neguemos la evidencia, por favor.


  • Comentario por galetel 29.12.16 | 21:48

    No existen historiadores no creyentes. Todos creen en sus sesgos, como Piñero; pero deben ser capaces de superarlos en lo posible, que no es poco.

  • Comentario por Rawandi 29.12.16 | 21:26

    Ignacio, me parece que subestima usted la capacidad humana para tolerar la disonancia cognitiva. El Prof. Piñero ha comentado con frecuencia que las tesis que él defiende acerca del Jesús histórico coinciden en gran medida con las que se enseñan actualmente en las universidades católicas.

  • Comentario por Ignacio 29.12.16 | 19:59

    Para la historia del Cristianismo primitivo, creo que un historiador objetivo, no puede ser creyente.
    Es una pena, pero es así.

    Mejor que se dedique a otras historias.

    Y espero no ser in genocida intelectual, igual lo soy.


    saludos.

  • Comentario por Rawandi 29.12.16 | 19:52

    "al final depende de la cosmovisión personal del investigador. Salvo que esté usted abogando por eliminar a todo aquel investigador que tenga un mínimo de creencia religiosa"

    J.P., ya he señalado que para hacer historia digna de ese nombre se requiere una actitud racionalista básica, de la cual se colige que la carga de la prueba recae siempre en el que hace una afirmación extraordinaria, nunca en el que la niega.

    Por supuesto que hay investigadores creyentes que comparten esa actitud racionalista y en consecuencia son capaces de guardarse sus mitos para sí mismos de tal modo que no interfieren con su labor científica. Ahora bien, los investigadores creyentes que ponen sus mitos por delante como si fueran verdades evidentes no pueden hacer historia; como mucho harán teología sobrenatural, es decir, pseudohistoria.

  • Comentario por Moisés 29.12.16 | 19:45

    Muy interesantes y ajustados los comentarios de J.P., pero quiero destacar los de las 18:28 y 18:32, que son definitivos para aclarar la base de partida necesaria para enjuiciar correctamente los asuntos. Abundando en ese concepto, copio una frase del gran historiador Arnold J. Toynbee: "El historiador honesto no es el que proclama no tener ningún prejuicio, sino el que dice cual cree que es su prejuicio".

  • Comentario por Xocupo 29.12.16 | 19:30

    D.Antonio y D. Fernando entienden el "patrón de recurrencia" como subcriterio de la "atestiguación múltiple". Ambos defienden los límites de todos los criterios, pero son escépticos con el escepticismo absoluto, que es parálisis del conocimiento y que a veces se usa como instrumento apologético, junto con el relativismo subjetivista ("tot veritates, quot opiniones"). Tampoco es cuestión de todo o nada. La cientificidad se da en grados, lo mismo que la objetividad y la subjetividad, que forman un continuum entre un máximo y un mínimo (también hay más o menos fe según el grado de duda). En cambio, la diferencia entre ciencia genuina y pseudociencia es de clase, no de grado. Unas divisas tienen más valor que otras, pero una moneda (o marca) falsificada es falsa. Creo que ambos autores, pese al estilo, practican una epistemología de la incertidumbre y de la verosimilitud, desde la investigación crítica: hay hipótesis que pueden aproximarnos más a la verdad, meta ideal difícil de alcanzar.

  • Comentario por J.P. 29.12.16 | 18:32

    Por ello, hijo mío, decía antes que primero.tiene que haber unos.principios básicos para aplicar los criterios.

    Y por ello, hijo mío, los patrones de recurrencia también acaban adoleciendo de subjetividad.

    No son garantía de nada.

  • Comentario por J.P. 29.12.16 | 18:28


    Rawandi: dependerá de lo que usted considere.libre de.pecado y si este exige una situación sobrenatural.. Eso no parece que se desprenda de lo se sabemos de Juan.

    Y no, hijo, no. La carga de la.prueba en una discusión con un historiador creyente para el que la aceptación de un unicum no suponga ningún problema la tendrá usted. Tan sólido es para usted una reconstrucción histórica sin ello como para el cristiano la.presencia de ese evento. Así que sí, hijo, sí, al final depende de la cosmovisión personal del investigador. Salvo que esté usted abogando por eliminar a todo aquel investigador que tenga un mínimo de creencia religiosa. Esta suerte de genocidio intelectual tiene un nombre.

    Qué cosas, hijo, qué cosa.

  • Comentario por Rawandi 29.12.16 | 17:35

    "ser superior a Juan y no haber pecado para no necesitar un bautismo, ¿es sobrenatural? Va a ser que no"

    J.P., va a ser que sí: estar libre de todo pecado parece algo sobrenatural. Las personas reales (incluyendo a Jesús, Mahoma, etc.) son imperfectas.

    "el creyente afirma que el evento sobrenatural asociado a la presencia del Hijo de Dios es único, irrepetible e irreproducible en un laboratorio. Vd tiene que convencer al cristiano que ese unicum no pudo ocurrir"

    No, hijo, no. El historiador únicamente tiene el deber de proporcionar explicaciones sólidas. Luego, si el creyente quiere ignorar los descubrimientos históricos y prefiere seguir apegado a los mitos bíblicos será problema del creyente y quizá de su psiquiatra, nunca del historiador, que bastante tiene con lo suyo.

  • Comentario por Ignacio 29.12.16 | 16:15

    No os equivoquèis.
    Los criterios de autenticidad es lo mejor que se ha podido inventar para el estudio del Cristianismo desde el método de las formas.
    Los investigadores necesitan esas herramientas.
    El pueblo llano también las puede aplicar, para salir del borreguismo de la fé.
    Son fáciles.

    saludos.

  • Comentario por sofía 29.12.16 | 16:00

    De acuerdo con JP desde el primer comentario de David Mo con el que también estuve de acuerdo.

  • Comentario por J.P. 29.12.16 | 15:49

    Pero, ¿patrones de recurrencia? Sirven para analizar la calidad literaria, pero no convence demasiado como herramienta crítica para decidir sobre la historicidad de nada.

  • Comentario por J.P. 29.12.16 | 15:47

    Un método, el de los criterios, o vale o no vale. No puede ser que sí, si me dice lo que yo quiero y no si me.dice lo contrario. Máxime si el creyente afirma que el vento sobrenatural asociado a la presencia del Hijo de Dios es único, irrepetible e irreproducible en un laboratorio. Vd tiene que convencer al cristiano que ese unicum no pudo ocurrir (soy, en este caso la carga de la prueba la tendría Vd).

    Así que no, no convencen los patrones. Como dije antes, el único método que habría podido garantizar alguna objetividad es el de los criterios siempre que: 1) se sentasen unos principios básicos de aplicación; 2) se hubiese establecido una jerarquía clara y aceptada universalmente; y 3) se aplicasen sistemáticamente, no que de repente aparezcan, de repente se diluyan, se sislayen, etc. Que esto ha ocurrido en la investigación. Y, quizás, auxiliado por los estudios basados en la memoria y la transmisión de la cultura oral.

  • Comentario por sofía 29.12.16 | 15:40

    No me parece que esto de los patrones de recurrencia añada nada nuevo a los criterios de siempre. Cada cual los usará como quiera, igual que ocurría antes con los criterios del método histórico-crítico.

  • Comentario por J.P. 29.12.16 | 15:40

    Rawandi: ser superior a Juan y no haber pecado para no necesitar un bautismo, ¿es sobrenatural? Va a ser que no.

    Lo que pone de manifiesto mi ejemplo, y los otros dos, es que los patrones, lejos de ser un método, es si acaso una muleta, que de servir es para un análisis literario y ya.

    Si al final Vd dice "Los patrones de recurrencia que apuntan a lo sobrenatural son de por sí poco verosímiles. En ese caso es evidente (desde coordenadas racionalistas) que pesa más el criterio de dificultad" entra en flagrante contradicción con " Son método científico (observación racional) al cien por cien."

    No es método: es la nada, y me explico. Si pesa más el criterio de dificultad que el patrón, y el criterio está manchado por la.subjetividad del investigador, tiene una deliciosa pescadilla mordiéndose en la cola, por más que aduzca observación racionalista (¿racional, mejor?). Un argumento circular que derrumba por completo cualquier constructo.

  • Comentario por comprehendeturuntuntun 29.12.16 | 15:35

    A pesar de la afición a los trenes no creo que Xocupo sea un híbrido entre expediente X y Sheldon Cooper. Ahora sí que estoy un poco perplejo.

  • Comentario por Rawandi 29.12.16 | 15:03

    "Los patrones de recurrencia, empero, nos dicen que Jesús era superior al Bautista y sin pecado alguno"

    Los patrones de recurrencia que apuntan a lo sobrenatural son de por sí poco verosímiles. En ese caso es evidente (desde coordenadas racionalistas) que pesa más el criterio de dificultad: Jesús fue bautizado como pecador por Juan Bautista.

  • Comentario por Rawandi 29.12.16 | 14:53

    J.P., según el Prof. Piñero, una faceta del Jesús histórico era su actividad milagrera. No es que Jesús hiciera milagros reales sino que tanto él como sus seguidores, llevados por la autosugestión, llegaron a creer que sí se producían. Jesús "curaría" alguna enfermedad psicosomática mediante el efecto placebo en la mente del "paciente", pero nunca resucitó a nadie ni caminó sobre el agua.

    Para hacer historia rigurosa hay que partir de unas mínimas coordenadas racionalistas que son las que permiten aplicar coherentemente los criterios de autenticidad, incluyendo los patrones de recurrencia. De ese modo la subjetividad no se elimina, pero sí se reduce a niveles compatibles con la tarea científica.


  • Comentario por J.P. 29.12.16 | 14:16


    Haré mi objeción de otra manera: Bermejo, en su artículo, indica usando los criterios que crucifixión (y ejecución por los romanos) y bautismo tienen todo el marchamo de la autenticidad. Pero si el método empleado ya se ha dicho previamente que puede fallar, ¿por qué en estos dos casos decimos que no fallan? ¿Qué razón extrínseca y objetiva nos llevan a decir que indudablemente así ocurrió y que los criterios sí funcionan en estos dos casos? Los patrones de recurrencia, empero, nos dicen que Jesús era superior al Bautista y sin pecado alguno; y que los judíos buscaban apiolarlo en cuanto pudiesen.

    ¿Entonces?

  • Comentario por J.P. 29.12.16 | 14:10

    Xocupo: la cuestión es que estos patrones por sí solos valen para poco y nada. Decía en otra postal que si un personaje está bien construido literariamente tendrá patrones de recurrencia a miles (¿citamos patrones de personajes literarios?).

    Y si se tienen que apoyar en los criterios (que, como ya digo antes, son sin embargo la piedra filosofal para aceptar la crucifixión y el bautismo), pero ya hemos visto que nos dejan perplejos... Pues, en fin, que estamos ante un callejón sin salida.

    El problema, en realidad, no está en los criterios sino en su uso asistemático, en no disponer de una jerarquización clara de los mismos y, sobre todo, en la naturaleza de los textos a los que se aplica. Este último es el principal escollo. Los criterios son, después de todo, las preguntas que nos hacemos cuando abordamos el estudio de textos como crónicas, correspondencia, declaraciones, etc.

  • Comentario por J.P. 29.12.16 | 13:58

    Rawandi: díganos qué hacemos con lonque indicaba yo en mi comentario anterior. Al.final usted dirá que no es histórico porque los eventos sobrenaturales no existen. Pues muy bien, pero el patrón de recurrencia es claro, el más claro de todo el material evangélico.

    Así que de método, nada. Será más bien como dice Ignacio y, por desgracia, en absoluto desprovisto de subjetividad (también es recurrente que Jesús es superior al Bautista y Bermejo se empeña en decirnos, au contraire, que si hay algo seguro es Qr Jesús fue bautizado por Juan.).

  • Comentario por Xocupo 29.12.16 | 13:56

    No discuto la agudeza de J.P., que la tiene, pero si D. Antonio o D. Fernando aplicasen el "Leitmotiv" o patrón recurrente (que prioriza, como la Gestalt, el Todo sobre los "disjecta membra") a los eventos sobrenaturales, abandonarían el AVE de la ciencia para subir al tren de los teólogos, trenes paralelos que chocan en ciertas estaciones. Los llamados "sucesos sobrenaturales" pertenecen a la percepción o "conocimiento" sobrenatural (superior!, dicen) de la "lumen fidei", especialidad teológica y cuyo estatus epistemológico habrá que explicar. Los investigadores independientes sólo cuentan con la muy limitada "lumen rationis, seu naturalis". Difícilmente se puede servir a dos señores tan opuestos, a la "exégesis" y a la "eiségesis" para saltar el foso entre Jesús y Cristo, a menos que se propongan modelos híbridos de ciencia y teología, presunta síntesis del enfoque "emic" (tesis) y del enfoque "etic" (antítesis), como la del bosquimano ("ad intra") y la del antropólogo ("ad extra").

Solo se muestran los últimos 40 comentarios

Sábado, 22 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Los más recientes

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930