El blog de Antonio Piñero

La perplejidad del investigador. Límites de los criterios de autenticidad (III)

28.12.16 | 11:02. Archivado en Jesús histórico,

Escribe Antonio Piñero

En el artículo del Prof. Bermejo, que estoy comentando, hay varios ejemplos de casos –de pasajes de los evangelios– en los que el investigador se queda perplejo al aplicar los criterios de autenticidad…, pues no puede llegar a conclusión fiable alguna. Al leer a otros estudiosos y sus comentarios, y al entresacar los argumentos en pro y en contra de un texto, parece que las opiniones quedan empatadas: ¿auténtico, retrotraíble a Jesús? ¿No auténtico? No puede saberse. De entre esos ejemplos tomo uno para intentar una aclaración. Es el caso de Mc 15,34b / Mt 27,46. He aquí el texto:

Marcos: “A la hora nona gritó Jesús con fuerte voz: «Eloí, Eloí, ¿lema sabactaní?», -- que quiere decir -- «¡Dios mío, Dios mío! ¿por qué me has abandonado?»”.

Mateo: “Y alrededor de la hora nona clamó Jesús con fuerte voz: «¡Elí, Elí! ¿lemá sabactaní?», esto es: «¡Dios mío, Dios mío! ¿por qué me has abandonado?» ”

Ciertamente esta frase final de Jesús en la cruz es la única que goza de “atestiguación múltiple” (por lo tanto, en principio, es atendible como auténtica). Pero el argumento es deficiente, no vale, ya que Mateo “se inspira” claramente en Marcos. Por tanto, la atestiguación es única.

En pro de la autenticidad:

· El resultado de la aplicación del criterio de dificultad: parece impensable que la comunidad primitiva hay podido inventar esta frase, pues presenta a un Jesús desesperado, que ha perdido la confianza en su Padre, un Jesús fracasado y que, según algunos, reniega en el fondo del Dios en quien había confiado plenamente. Toda su idea del reino de Dios parece irse al traste.

· El resultado del criterio del trasfondo arameo: las frases reproducidas en arameo / hebreo (aquí muy parecidos) atestiguan una tradición firme y sólida, lo que lleva a pensar que se retrotrae a un recuerdo firme de Jesús.

· El resultado del criterio de plausibilidad: esa frase se corresponde bien con lo que podría esperarse de un condenado al severísimo tormento de la cruz.

· El que en ese momento Jesús –un experto en las Escrituras– recordara el texto del Salmo 22 es sumamente verosímil.

En contra de la autenticidad:

· Lo dicho más arriba sobre la verdadera falta de atestiguación múltiple.

· Las citas y alusiones a las Escrituras son muy numerosas en la historia de la pasión, tantas (se calcula que en torno a 80) que puede pensarse que allá donde aparece una alusión, o más una cita explícita, la realidad histórica ha sido acomodada para que se vea que ocurrió según estaba predicho por las Escrituras.

· El criterio del trasfondo arameo no es del todo convincente, porque la historia de la pasión es probablemente la fuente o fragmento preevangélico más importante compuesto cuando había muchos judeocristianos cuya lengua materna era el arameo. Si se trataba de presentar a Jesús como un justo piadoso que al morir cita las Escrituras, no era difícil añadir –o sencillamente fingir– un texto sagrado en esa lengua.

· Una cita del Salmo 22 no tiene por qué ser una prueba de un estado de desesperación de Jesús. Es sabido que en su época se podía citar un solo versículo de un pasaje con la intención de que el oyente o el hablante lo completara por su cuenta. Es así que el Salmo 22 termina con exclamaciones e esperanza y confianza en Dios (véase: “«Los que a Yahveh teméis, dadle alabanza, raza toda de Jacob, glorificadle, temedle, raza toda de Israel». Porque no ha despreciado ni ha desdeñado la miseria del mísero; no le ocultó su rostro, mas cuando le invocaba le escuchó” (vv. 23.24). Por tanto, el profeta cristiano atribuyó estas palabras a Jesús, o en cuyo nombre habló, puedo pensar que no era un grito de desesperación, sino de esperanza. Y si es así, desaparece el problema planteado por el criterio de dificultad.

· Por último: si los otros evangelistas, Lucas y Juan, atribuyen al último momento de Jesús sentencias diferentes (Lucas: Jesús, dando un fuerte grito, dijo: «Padre, = en tus manos pongo mi espíritu» = y, dicho esto, expiró: 23,46; Juan: “Cuando tomó Jesús el vinagre, dijo: «Todo está cumplido.» E inclinando la cabeza entregó el espíritu” (19,30), ¿por qué vamos a prestar más crédito a Marcos?

En conclusión: el intérprete no puede tomar una decisión satisfactoria sobre si esta última frase de Jesús que le atribuyen Marcos y Mateo es históricamente segura o no lo es.

Y así puede ocurrir en muchos otros casos si, tomando papel y pluma, recorremos los comentarios especializados y vamos apuntando los argumentos en pro y en contra de la autenticidad de muchas sentencias de Jesús.

Este hecho abrirá el camino para –al menos- construir un marco histórico de diversas situaciones de Jesús (o un marco general de interpretación de Jesús del que puedan derivarse posibilidades de que una sentencia concreta sea verosímilmente histórica) por medio de los patrones de recurrencia, que ya hemos definido y de los que debemos poner algún ejemplo.

Continuaremos

Saludos cordiales de Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
www.antoniopinero.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por galetel 28.12.16 | 23:51

    Si se busca la verdad suponiéndola conocida a priori... es bajar por no subir.

  • Comentario por Ignacio 28.12.16 | 23:24

    Buscar la verdad no es bajar un escalón.
    Simplemente.

    saludos.



  • Comentario por galetel 28.12.16 | 22:49

    no eran necesarios los criterios de autenticidad, que en cambio sí son necesarios según la mentalidad actual.

    Por eso, utilizar estos métodos es conveniente para entender correctamente los textos; pero basarse en ellos para quedarse con lo que corresponda (supuestamente) al “Jesús histórico” desechando lo que se le atribuya como “Cristo de le fe”, es traicionar el propósito de los autores. Debemos subir un escalón de comprensión, no bajarlo.

  • Comentario por galetel 28.12.16 | 22:46

    Lo que pretendían los evangelistas canónicos no era engañar inventando una realidad falsa, sino enseñar a los lectores lo que ellos (los autores) creían firmemente que era la verdad: que el “Jesús histórico” había sido realmente el “Cristo de la fe” en que ellos mismos y sus lectores creían, pero unos con más fundamento que los otros.

    Los fundamentos eran en parte históricos y en su mayor parte teológicos, desarrollados a partir de los históricos. El hecho escueto de la muerte en cruz, y las revelaciones consiguientes, muy escuetas, de la resurrección, eran para ellos hechos históricos, por mencionar los más importantes;

    pero los relatos de estos y otros hechos relacionados más indirectamente, estaban llenos de profusos adornos y añadidos teológicos, adecuados para explicar las ideas trascendentes involucradas (p. ej. la acción de ángeles y muchos dichos de los personajes).

    Para saber esto y diferenciar, según la mentalidad de esa época, no eran...

  • Comentario por Ignacio 28.12.16 | 22:28

    Se me olvidaba.
    Los evangelistas son lo que les dé la gana a ellos, no son estafadores, ni mentirosos, son libres de escribir lo que quieran.
    El problema no son ellos, somos nosotros que:
    1)si creemos todo lo que nos cuentan como borregos.
    2)si lo que no creemos racionalmente, por fé si lo creemos.
    3)si solo creemos cierto lo que creemos que es plausible.
    4)si solo creemos cierto lo que otros creen o que es plausible.
    5)si no creemos nada pero nos interesan éstos temas
    6)si no creemos ni nos interesa nada de ésto pero nos gusta el debate
    7)..
    8)..
    .
    .
    .
    saludos.




  • Comentario por Ignacio 28.12.16 | 21:46

    Entiendo que 30 o 40 años después de haber muerto el protagonista, es complicado, y más en aquella época, y además con influencias dogmáticas en una comunidad concreta, y otros muchos asuntos que uds. sabéis más que yo, es cierto que no es fácil ser objetivo.
    Bueno, todo eso lo compro, pero si gracias a éstos criterios de autenticidad se descubren mentiras descaradas, o añadidos descarados como pueda ser -si es que lo son que no lo sé - los relatos de la infancia, Mt28.19, asuntos de los procesos muerte y resurrección ect., -, si con éstos criterios se llega a la verdad, a mi me parece bién.
    No me gusta que me engañen, todo lo más, me dejaría engañar o no, según me coja.
    saludos.

  • Comentario por J.P. 28.12.16 | 20:47

    Ignacio: según el criterio que maneja, Tucídides es un estafador de la.peor especie.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 28.12.16 | 20:20

    Y algo así le restaría el punto de radicalidad que la crucifixión implica y que atañe no solamente al individuo Jesús sinosino,como bien etenderá Pablo,a algo tan esencial para el judaísmo, y para el modo de entender vivir el régimen de la relación entre Dios y el ser humano,como la Ley. La importancia, la cuestión clave, no residiría ,pues,tanto en la desesperación o la esperanza del hombre Jesús a la hora de morir como en aquéllo que esta muerte representa y que al individuo Jesús tranciende.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 28.12.16 | 20:10

    .....en algun comentario a la postal anterior conel tema que ha surgido a raíz de la presente postal,bien que de hecho Piñero lo haya utilizado en principio meramente a título de ejemplo ilustrativo y sin entrar en otras implicaciones.

    Hablaré ahora desde un punto de vista más propio de creyente,aunque en coherencia con lo expresado anteriormente.Resulta difícil dilucidar cómo el personaje Jesús afrontó su propia muerte en la cruz ,las palabras llamémosle esperanzadas que los evangelistas consignan en,por ejemplo,el episodio previo de la llamada Última Cena pueden responder a ua determinada "ingeniería" doctrinal más que a los propio hechos. Puede corresponder más o menos a la realidad esta perspectiva esperanzada,propa de quién todo lo fió a Dios,pero a la vez se da la paradoja de que ello supopdría una cierta manera de rebajar lo terrible e implacable de la crucifixión,casi como reduciéndola a una especie de mal trago con final feliz ya previsto.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 28.12.16 | 19:56

    No soy musulmán ni budista, por ejemplo,pero intento entender en la medida en que me sea posible no solamente quiénes fueon Muhammad o Siddartha como individuos sino lo que representan y así pues en tanto que individuos los transciende.Cosidero que tal es la posición precisa e imprescindible a la hora de encarar los personajes y hechos religiosos.

    Ésto me parece particularmente pertinente en el caso del Cristo,lo he expuesto en un reciente comentaro anterior. Sirve igual esta reflexión para creyentes cuanto para no creyentes, por ello resulta simplificador en extremo equiparar mitificaciones de personajes tipo Robin Hood o similares a las que no tengo incoveniente en seguir denominando mitificaciones elaboradas a partir de personajes de fuerte,y decisiva, significación religiosa.Estamos,aun cuando se dieran similitudes,jugando en terreno diferente,no caer en la cuenta de ello es errar el tiro.

    Conecto ésto,que tiene más que ver con lo expresado por David Mo......

  • Comentario por galetel 28.12.16 | 15:28

    Buen analista histórico-crítico sería este literalista Ignacio. No le harían falta criterios ni patrones. Lo dijo o no lo dijo, yastá.

  • Comentario por Ignacio 28.12.16 | 14:26

    Pero por favor.
    si no dijo nada:es un fraude, no mentira piadosa, fraude en toda regla.
    si lo dijo: Es correcto
    si dijo algo parecido:bueno podría valer, habría que analizarlo.
    no podemos dejarnos llevar por reinterpretaciones,fervores, y similares.
    El llegar al fondo de las cuestiones no es un pecado, de eso es lo que trata es bloc, no?
    Otra cosa es hacer de avestruz.
    que por otro lado es como más feliz se vive, si comeduras de coco.

    saludos.






  • Comentario por sofía 28.12.16 | 12:05

    podian atestiguara

  • Comentario por sofía 28.12.16 | 12:04

    Parece razonable lo que dice Galetel. Aunque tampoco descarto la posibilidad de que lo dijera. Podías no estar tan lejos las que supuestamente miraban desde lejos o haber alguien más cerca que luego lo atesiguara. Naturalmente la lectura es esperanzadora, no veo ningún criterio de dificultad.

  • Comentario por galetel 28.12.16 | 11:38

    De este ejemplo, me convencen mucho más los argumentos en contra que a favor. Pienso que un crucificado a punto de morir no está en condiciones de pronunciar una frase de modo inteligible y audible, salvo quizá por espectadores afines muy muy cercanos que la hayan recogido con fervor para transmitirla después. Pero, por otros textos de los evangelios, sabemos que no había espectadores así al lado de la cruz; de entre los futuros cristianos, sólo había unas mujeres “mirando desde lejos”.

    Pero para admitir que esa frase representa efectivamente el probable sentimiento de “esperanza contra toda esperanza” que corresponde al salmo 22, entero (y no solo a su antífona), me sirven otros argumentos sobre la fe cristiana de los seguidores de Jesús y los evangelistas, como dice el artículo.

Miércoles, 21 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930