El blog de Antonio Piñero

El entorno de Jesús y el mundo del Nuevo Testamento. Bibliografía comentada de los últimos libros del Profesor Antonio Piñero (IV)

14.12.16 | 08:39. Archivado en , CRISTIANISMO

Hoy escribe Carmen Padilla

Comienzo este apartado con dos libros que surgieron a partir de sendos cursos organizados en la Universidad Popular de Logroño por el profesor Eugenio Gómez Segura. Él y Antonio Piñero son los editores y coautores de ambos:

1. La Verdadera Historia de la Pasión, según la investigación y el estudio histórico, editorial EDAF, Madrid 2008,

2. El Juicio Final, editorial EDAF, Madrid 2010.

A. Las ideas directrices del primero son, por un lado, la intención de dar a conocer la importancia de la historia de la pasión de Jesús para la comprensión del desarrollo de los Evangelios y de la constitución de la teología cristiana; por otro, la certeza de que no es posible entender a fondo la historia de la pasión si no se la sitúa en su contexto adecuado, es decir, en las culturas religiosas del entorno (Egipto y Grecia sobre todo) y en el mundo judío del siglo I.

Me parece una de las cosas más significativas del libro la síntesis que se recoge en la p. 227, que responde a la siguiente pregunta: ¿Qué consideramos históricamente posible de los relatos acerca de la Pasión de Jesús? La respuesta a esta cuestión resulta novedosa y bien argumentada, explicando que las acciones y dichos recogidos por los evangelistas como históricamente sucedidos en una semana debieron durar mucho más tiempo: en opinión de A. Piñero, desde la fiesta de los Tabernáculos (septiembre) hasta la de Pascua (abril). Asimismo, aquellos episodios en los que coinciden los dos testimonios más representativos de Marcos y Juan, si bien despojados de lo que puede ser un cierto embellecimiento posterior, pueden considerarse razonablemente históricos en su núcleo (p. 232). En un Anexo, a continuación, se destacan también aquellos episodios cuya historicidad es al menos dudosa, por ejemplo, el episodio de Barrabás, la presencia de mujeres junto a la cruz, los eventos en torno a la muerte de Jesús, y otros muchos. Completa el libro un interesante Apéndice sobre la pasión de Jesús en el cine contemporáneo y una cuidada bibliografía.

B. El Juicio Final, en el Cristianismo primitivo y las religiones de su entorno, ed. Edaf, Madrid 2010, parte de la afirmación de que la creencia apocalíptica es una de las ideas religiosas más extendidas en todas las culturas. Al igual que en el libro anterior, se hace un repaso de cómo las sucesivas religiones, en especial la egipcia y la irania –las dos que más han influido en la mentalidad judía e, indirectamente por tanto en el cristianismo– han ido configurando un corpus en torno al motivo del juicio final, para luego centrarse en el cristianismo y judaísmo antiguo.

Así, se analiza en profundidad cómo se refleja este tema en los evangelios, tanto en los sinópticos como en el cuarto evangelio, en Pablo de Tarso y en el Apocalipsis, para concluir igualmente con un Apéndice sobre el tratamiento que el juicio divino y el juicio final han merecido en el cine contemporáneo. La conclusión es clara, la creencia en un Juicio final implica necesariamente la creencia también en la resurrección o, al menos, en una cierta forma de vida más allá de la muerte. En resumen, se ofrece al lector una perspectiva de la historia de las religiones en este punto y cómo esta ideología subyacente desemboca e influye en las nociones cristianas.

3. Año I. Israel y su mundo cuando nació Jesús, ed. Laberinto, Alcorcón (Madrid) 12008 (en cartoné), 2º edición de 2014 (en rústica). Es este un delicioso y ameno libro, eminentemente pedagógico, que nos sitúa durante el año I en Israel, en el nacimiento de Jesús, personaje trascendental en el desarrollo de Occidente. La idea del autor es que no basta con conocer solamente ese pequeño rincón del mundo mediterráneo, sino que es imprescindible ampliar la perspectiva y enmarcar el hecho en su contexto histórico, religioso y social.

En efecto, Israel formaba parte del Imperio Romano y tenemos diversas fuentes que pueden ayudar a su mejor conocimiento. Fundamentalmente, además de la arqueología, la epigrafía y la numismática, valiosas ayudas para descubrir el mundo antiguo, están los textos: Flavio Josefo y Filón de Alejandría sobre todo, pero también una gran cantidad de escritos religiosos judíos (Apócrifos del Antiguo Testamento), los Manuscritos del Mar Muerto, la Misná y la literatura cristiana primitiva, el Nuevo Testamento, especialmente los Evangelios.

El libro nos proporciona una excelente información sobre el Imperio Romano y sus fronteras del momento, la historia y vicisitudes de organización del propio Israel dentro del Imperio, la economía, las clases sociales, las religiones del entorno y las creencias básicas del pueblo judío, la Ley, el Templo, los sacrificios, las sectas dentro del judaísmo y, en general, todos los aspectos que se deben tener en cuenta para obtener una visión completa de la tierra que vio nacer a Jesús y en la que desarrolló su vida.

Entre las conclusiones que se derivan de este estudio, destacamos la siguiente: Conocer el año I, año en que nació Jesús, nos ayuda a comprender hoy nuestro pasado religioso, y nos ayuda también a comprender a Occidente que de algún modo vive ese legado. El judaísmo –y cristianismo que nace de él— se hallan a caballo entre dos mundos: el grecorromano y la herencia propia judía.

Saludos cordiales de Carmen Padilla

Añado como postdata dos enlaces que me parecen interesantes:

http://www.pineroandhudgins.com/2016/12/making-jesus-into-god-four-reviews-part.html

http://www.pineroandhudgins.com/2016/12/making-jesus-into-god-four-reviews-part_13.html


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Pedro 15.12.16 | 07:43

    Antonio (sigue)
    A su vez, este desmesurado ceremonial performativo entre Pilato y la multitud judía frente a Jesús, hace alusión a la historia bizantina, de donde pudo ser copiada, pues se asemeja al juicio del Emperador Bizantino contra el hereje ante todo el pueblo de Bizancio en el Hipódromo, atestiguado como tradición por Ana Comnena en la Alexiada , esta performatividad polémica del “nosotros contra el otro” que, proveniente del Imperio Bizantino, se traslada al imperio Carolingio y se asienta en Roma desde el siglo XIII, el día de Jueves Santo, en la ceremonia de la excomunión, donde el Obispo y los doce sacerdotes que le rodeaban, después de la lectura de los nombres de los excomulgados, procedían a tirar a tierra y apagar las luminarias que llevaban, diciendo ante la multitud “predictos omnes excomunicamus”, al tiempo que todas campanas sonaban sin cadencia convocatoria, sino todas a la vez, para expulsar a los infieles.

  • Comentario por Pedro 15.12.16 | 07:41

    Antonio: (sigue)
    Esta misma escena es deconstruida por Fernando Bermejo Rubio, al desvelar la inconsistencia de las autoridades de Jerusalén que presentan a Jesús como un sujeto sedicioso que merece ser crucificado ante el praefectus y pontifex máximus Pilato (Jn 19, 12), explicándole lo que debe hacer y amenazándole con acusarle de deslealtad hacia el emperador si no ejecuta a un correligionario suyo, con evidente falta de fiabilidad en la alusión histórica y, por tanto, en la reconstrucción de los hechos. No hay alusión histórica, sino literaria cuando Pilato presenta a las multitudes al Jesús azotado y coronado de espinas diciendo “He aquí al Hombre”, remedando la escena final y últimas palabras del corifeo de la tragedia “Edipo Rey” de Sófocles, “He aquí Edipo” .

  • Comentario por Pedro 15.12.16 | 07:40

    Antonio:
    Una de las mayores preocupaciones de los investigadores es la alusión histórica, la cual proyecta una nueva luz sobre los relatos de la pasión, evidenciando su construcción literario-teatral, por ejemplo, en la escena del juicio de Jesús ante Pilato, el único personaje histórico que aparece en el Credo de Constantinopla (381) que no el de Nicea (326) . La arqueóloga Joan Taylor ha demostrado que Pilato era un praefectus que, en sus monedas, acuñaba el simpulum y el lituus de pontifex máximus del emperador Tiberio, expresión de su misión de puente entre las religiones y vicario del Emperador en la región, por lo cual no podía ignorar ni la religión ni al líder religioso o político que juzgaba.

  • Comentario por Elias 14.12.16 | 22:35

    Pero entonces.... esta informacion la ha recibido Vd. tambien por revelacion.. ....aunque desde luego no parece que las discrepancias entre ambos (Pablo y Santisgo)fueran menores (evangelio de circuncisos y evangelio de incircuncisos) ni entre sus seguidores como ha apuntado Manuel en este blog.

  • Comentario por galetel 14.12.16 | 20:57

    De ninguna manera pudo el advenedizo Pablo convencer a Santiago. Tampoco Pedro ni Juan ni las Marías. A Santiago pudo convencerlo sólo Dios. Pero Santiago ayudó a convencer a Pablo y -catorce años después- acabaron estrechándose las manos en señal de comunión (aunque discrepando todavía en muchas cosas menores, como ahora).

  • Comentario por Elías 14.12.16 | 20:05

    Si es que hasta ahí puede que tenga Vd. razón Desde luego en un entorno fanatizado (antirromano)y apocalíptico las visiones auténticas o no del ejecutado (vivo) pudieron desencadenar muchas acciones (como ocurrió en la secta de los mormones, seguidores y familiares comenzaron a tenerlas y empezaron a disputarse los liderazgos junto al profeta... cuanto mas cercano a él mejor,, amigos ,familiares etc,)
    Pudo estar convencido Santiago de que el fin estaba cerca y empezó a dar crédito a otros seguidores en sus visiones...y tuvo también él una visión del resucitado?(ya sabemos que Pablo dice que así fue) (Quién mejor que él para liderar este movimiento siendo su familiar más cercano y no un simple pescador,)...-No lo sabemos.
    ,Le llego a creer alguien especial como un emisario de la divinidad ?, podría ser, Le llegó a creer Dios ? En su mentalidad judía me parece muy difícil.. seguramente no tanto para Pablo...

  • Comentario por galetel 14.12.16 | 12:53

    de querer ser ‘rey de los judíos’ ( = mesías davídico), en contra de su Ley, no a favor, estaban convencidos, y se burlaban.

    Cuando estuvo ya muerto, maldito aparentemente por la Torá y abandonado aparentemente por Yahvé, ¿quién hubiera imaginado que sería resucitado y exaltado a ser el Salvador del mundo?
    -Nadie, nadie, ni su hermano Santiago, ni sus demás hermanos y hermanas, ni su madre María, ni sus amigas y discípulas, ni sus amigos y discípulos, nadie.
    ¿Por qué iba nadie a atribuirle las características de un héroe o un dios?
    Y sin embargo, poco tiempo después… ¡marana tha!

  • Comentario por galetel 14.12.16 | 12:52

    No hay duda de que Jesús reunía las cualidades carismáticas, taumatúrgicas, y de liderazgo y comunicación, adecuadas para que las gentes de su entorno esperaran de él que fuese un mesías exitoso. Seguramente esperaron que fuese un mesías-rey, davídico, capacitado para derrotar a sus poderosos enemigos: los romanos opresores y los judíos colaboracionistas.

    Pero las fuentes indican que ese entusiasmo extraordinario que despertó, fue aminorándose hasta convertirse en profunda decepción. Primero, entre sus familiares y paisanos, quienes no quisieron seguirlo y en cambio quisieron disuadirlo por estimarlo “fuera de sí”. Luego entre sus discípulos, al verlo dispuesto a ser apresado y derrotado sin oponer resistencia ni huir, con una confianza loca en Dios y nada más. Y a continuación entre sus enemigos, que lo despreciaron por ser un pretendiente arrogante, sin fuerza ni autoridad alguna, enfrentándoseles temerariamente. Decidieron entregarlo a Pilato con la acusación de querer...

Miércoles, 19 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Los más recientes

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930