El blog de Antonio Piñero

A propósito del libro-homenaje “In Mari Via Tua”. Bibliografía brevemente comentada de los últimos libros del Profesor Antonio Piñero (I)

11.12.16 | 07:58. Archivado en , CRISTIANISMO

Al final del Libro/Homenaje, mayo 2016, que presenté ayer hay un breve artículo de la Prof. Dra. Carmen Padilla, de la Universidad de Córdoba que creo puede ser de interés para los lectores ya que ofrece una visión general de mi obra más reciente. Y como es engorroso para el autor cumplir este cometido, mas por otro lado le interesa difundir su obra como ocurre con todo el que escribe, me ha parecido bien transcribir el siguiente artículo que aparece en las pp. 727-742 de este homenaje. Lo divido en partes.

Hoy escribe Carmen Padilla. Universidad de Córdoba

Siempre se ha dicho en el ámbito universitario que la docencia y la investigación deben ir inseparablemente unidas. Si a estas dos condiciones les sumamos una excelente capacidad de comunicación, nos encontramos con la persona a la que hoy rendimos homenaje, Antonio Piñero. Incansable trabajador, para quien la jubilación obligada en razón del tiempo solo ha supuesto, muy a su pesar, la renuncia a la docencia reglada. En efecto, su investigación continúa, plasmada además en una prolífica producción literaria; e igualmente prosigue su docencia, trasladando sus muchos conocimientos adquiridos a lo largo de tantos y tantos años de estudio a través de innumerables cursos, conferencias, redes sociales, medios radiofónicos y televisivos, colaboraciones, etc.


A la hora de plantearme mi modesta colaboración a este más que merecido homenaje en forma de libro, pensé que estaría bien hacer una especie de compendio de su obra literaria. Hago dos salvedades: la primera, que no es mi pretensión componer una reseña erudita de cada uno de sus libros, porque ya existen y han salido de la mano de personas más calificadas que quien esto escribe; la segunda, que en razón del espacio del que dispongo, no voy a abarcar toda su obra. Solamente me ceñiré, por consiguiente, a los libros aparecidos en los últimos años, desde 2007 aproximadamente hasta hoy, un período que comienza antes de su jubilación y que no ha dejado de intensificarse. Me consta que el Dr. Piñero sigue trabajando incansablemente, porque, como él mismo ha afirmado en más de una ocasión, “hace lo que le gusta y le gusta lo que hace”, y en ese sentido se considera afortunado. Me atrevería a decir que su trabajo es su mayor pasión.

Pero antes de hablar de los libros me parece importante esbozar el entorno general del pensamiento de Antonio Piñero, las coordenadas en las que se mueve y que se manifiestan en todas sus obras y que, por tanto, pueden constituir un elemento básico para saber qué podemos esperar de ellas.

1. El autor es un filólogo y un historiador de la Antigüedad, no un teólogo. Desde esa perspectiva aborda los textos. Se confiesa agnóstico respetuoso, es decir, no escribe desde la perspectiva de la fe, pero nunca se muestra irónico, sarcástico o incomprensivo con los creyentes.

2. A lo anterior hay que unir el carácter riguroso y científico de sus obras, basadas en una profunda y asidua investigación de los textos. Deja hablar a los textos y evita siempre la eiségesis, o sea, introducir en los propios textos interpretaciones externas.

3. Antonio Piñero se muestra profundamente honesto en sus planteamientos y conclusiones. No tiene ningún impedimento en reconocer ante determinadas preguntas de los lectores que hay aspectos y temas a los que no sabe responder ya que escapan al ámbito de su investigación. No es dogmático. Utiliza con frecuencia expresiones tales como “es probable”, “no es seguro”, “según la mayoría de los investigadores” y similares.

4. Sus obras no son divulgativas, es decir, no se dedica a repetir y aclarar en resúmenos más o menos bien hechos las ideas de los demás, sino científicas –producto de una investigación personal y en contacto con las ideas de otros investigadores de primer rango– aunque escritas con un claro afán didáctico y en las que se evitan los excesivos tecnicismos, para que cualquier lector con un nivel cultural medio las pueda comprender.

5. Dado que Antonio Piñero es especialista (aunque a él no le gusta esta palabra) en lengua y literatura del cristianismo primitivo su investigación y, en consecuencia, sus libros se circunscriben, con alguna excepción, a un determinado período histórico, especialmente al siglo I de nuestra era.

6. Inevitablemente en el centro de su obra está la figura de Jesús de Nazaret, “un hombre fascinante y el que más ha influido en la Historia de Occidente”. Pero su investigación versa sobre el Jesús histórico, despojándolo – en la medida de lo posible – del Jesús celestial, es decir, el que se reinterpreta y reconstruye a partir del hecho de la resurrección en lo “que un historiador no puede opinar porque no es empíricamente demostrable”.

Una vez establecidas las coordenadas anteriores, es el momento de hablar de sus últimos libros. Deseo insistir: no se trata de hacer un recuento y comentario de todo lo que ha escrito hasta el día de hoy desde sus comienzos, sino de esta última etapa en la que ha sido especialmente prolífico. Así, los volúmenes publicados por A. Piñero desde 2007 hasta el día de hoy pueden agruparse en los siguientes apartados:

1. Cristianismo primitivo

· Los Cristianismos derrotados (premio Finis Terrae de ensayo), ed. Edaf, Madrid 2007. Este libro lleva como subtítulo ¿Cuál fue el pensamiento de los primeros cristianos heréticos y heterodoxos?

El autor empieza por afirmar que, aunque estamos acostumbrados a hablar de “cristianismo” en singular, sería más correcto el término “cristianismos” tanto para nuestros días como para la Antigüedad –en menor medida entonces. Describe nueve tipos de cristianismos diferentes (ebionitas, nazarenos, montanistas, gnósticos, docetas, marcionitas, fibionitas, carpocracianos y algunos más) que difieren entre sí en conceptos fundamentales. Estos diferentes cristianismos no se consideraban todavía “herejes”, porque aún no se habían establecido con nitidez las líneas de la ortodoxia. Esta diversidad de cristianismos continuará hasta bien entrado el siglo V y se apaga un tanto en la Edad Media, volviendo a resurgir con la Reforma protestante.

Lo que me parece más interesante de este libro –además de la magnífica descripción y estudio de los variados tipos de cristianismos, causados por las diversas interpretaciones de la figura de Jesús desde los primeros momentos y por cómo se entendió su relación con Dios–, es la explicación pausada de cómo poco a poco se va imponiendo el cristianismo paulino, lo que implicaba, al tiempo, un consenso definitivo sobre el canon, sin llegar a convertirse en el arma definitiva para frenar la heterodoxia, ni entonces ni ahora. Incluye además los movimientos heterodoxos más significativos hasta el siglo XIV (cátaros, bodomilos, valdenses, etc.) con cuadros sinópticos a modo de síntesis al final de cada capítulo, en los que se recogen las diferencias entre “vencidos” y “vencedores” en cada caso, facilitando enormemente la comprensión de un tema complejo.

Concluye el libro con la siguiente idea interesante: tras el Cisma de Oriente (la escisión de la cristiandad en católicos occidentales y ortodoxos orientales) y de la Reforma protestante, a comienzos del siglo XVI, la pluralidad del cristianismo se hizo de nuevo imparable hasta el día de hoy, con más de quinientas confesiones cristianas diferentes. Según se desprende del estudio previo, esa diversidad polimórfica pertenece a la esencia del cristianismo desde su mismo nacimiento.

Por último: de gran utilidad, sin duda, es el “Breve sumario alfabético de las heterodoxias de los siglos II al XII”, al final del libro, y una reducida pero selecta bibliografía sobre el tema.

Saludos cordiales de Carmen Padilla


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por J.P. 13.12.16 | 01:13


    Y luego vamos por esos blogs diciendonque si los otros...

  • Comentario por Ignacio 12.12.16 | 22:30

    Se le fué la olla

  • Comentario por galetel 12.12.16 | 14:31

    1 Corintios 15, 7:
    Luego se apareció a Santiago; más tarde, a todos los apóstoles.

    Gálatas 1, 19:
    Y no vi a ningún otro apóstol, y sí a Santiago, el hermano del Señor.

    Gálatas 2, 9:
    y reconociendo la gracia que me había sido concedida, Santiago, Cefas y Juan, que eran considerados como columnas, nos tendieron la mano en señal de comunión a mí y a Bernabé.

    Flavio Josefo, Antigüedades XX, 200-3:
    Anano consideró que tenía una oportunidad favorable porque Festo había muerto y Albino se encontraba aún de camino. De manera que convenció a los jueces del Sanedrín y condujo ante ellos a uno llamado Santiago, hermano de Jesús el llamado Mesías y a algunos otros. Los acusó de haber transgredido la Ley y ordenó que fueran lapidados.

  • Comentario por galetel 12.12.16 | 14:29

    Algunas referencias sobre Santiago-el-hermano-del-Señor:

    Marcos 6, 3:
    ¿No es éste el carpintero, el hijo de María y hermano de Santiago, José, Judas y Simón? ¿Y no están sus hermanas aquí entre nosotros?» Y se escandalizaban a causa de él.

    Marcos 3, 21:
    Y los suyos, oyéndolo, salieron para apoderarse de él por la fuerza, pues decían: “¡Está fuera de sí!”.

    Marcos 3, 31-35:
    Llegaron su madre y sus hermanos y, quedándose fuera, mandaron llamarle. Había mucha gente sentada a su alrededor. Le dijeron: «¡Oye!, tu madre, tus hermanos y tus hermanas están fuera y te buscan.» Él les respondió:«¿Quién es mi madre y mis hermanos?» Y, mirando a los que estaban sentados en corro, a su alrededor, dijo: «Éstos son mi madre y mis hermanos, pues quien cumpla la voluntad de Dios, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre.»

    Juan 7, 5:
    Es que ni siquiera sus hermanos creían en él.

    1 Corintios 15, 7:
    Luego se apa...

  • Comentario por Elías 12.12.16 | 14:12

    Pero ese es un problema para un teólogo (cristiano además) .No para un historiador. Cómo creyeron a Josep Smith sus seguidores y familiares... (muchos de ellos llegaron a tener visiones del Angel Moroni y de Jesús...)quien también recibió la visión de Juan bautista, Pedro ,Santiago (supongo el Mayor) y Juan.
    Smith y Cowdery ,su seguidor se bautizaron mutuamente en el río Susquehanna
    Llegó a creer Santiago (el Justo y hermano) en la palabra de p. ej. Pedro de que había visto a Jesús..?. Tuvo él dudas sobre su fracaso (de Jesús), pero a pesar de todo tuvo visiones de su hermano y esto le convenció? Se llego a creer que era Dios o como El ?-me parece difícil-
    Qué papel tuvo este Santiago en la comunidad judía antes de la ejecución de su "hermano"?
    No creo que lleguemos a saber esto ( a falta de nueva documentación),.. pero qué sabe un payaso (eso sí nos tomamos la risa muy en serio)-Está claro que mejor lo explique Piñero (o alguna de sus "malas compañías del desi...

  • Comentario por galetel 12.12.16 | 07:17

    Me alegro de volver a leerlo, estimado Antolín; tiene Vd. toda la razón. El Prof. Piñero debería plantearse el problema de cómo Santiago, el hermano de Jesús, llegó a creer que su hermano era el Señor celestial que vendría a redimir con poder divino aunque hubiera sido muerto derrotado, hasta el punto de ser lapidado por la autoridad legal judía aprovechando el vacío de poder romano, como cuenta Josefo. Que Piñero lo explique.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 12.12.16 | 04:02

    .....Cieto también que elfondo de su planteamiento se equipara,las lógicas discrepancias (nunca de fondo) al de aquéllas. Formulada de manera más o menos explícita,queda bien y taxativamente establecido su su pensar y opinar acerca de la resurrección, en absoluto cabe admitir ni la sombra de una duda acerca de que algo fuera de lo común pudiera haber acontecido en torno a este galileo, uno más entre otros aspirantes mesiánicos de aquel lugar y época y respecto al cual ni siquiera cabe predicar ningún tipo de enigma.

    No se trata,pues,de ceñirse en las aseveraciones acerca de Jesús a lo empíricamente demostrable, se trata de considerar que sólo lo empíricamente demostrable existe y nada fuera de ello puede (lo tiene tajantemente prohibido) acontecer.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 12.12.16 | 03:39

    Muy acertadala inclusión de Piñero en el mismo grupo o línea que Bermejo,Puente Ojea y Momtserrat.Por cierto,extraño "deserto" el de su "vox clamantis", no hay sino que leer lo que Carmen Posada dice acerca de sus innumerales(sic) cursos,conferencias e intervenciones en las redes sociales,radio,televisión,etc.En el punto 6 de sus consideraciones preliminares,Posada se refiere a cómo la investigación de Piñero "versa sobre el Jesús histórico,despojándolo-en la medida de lo posible- del Jesús celestial, el que se reinterpreta y reconstruye a partir del hecho de la resurrección", del que, terminando el párrafo con un entrecomillado se supone que cita del mismo Piñero,"un historiador no puede opinar porque no es empíricamente demostrable".

    Cierto, a un historiador le compete lo empíricamente demostrable, no cierto el que Piñero no opine. Cierto que menos radical y/o agresivo y más matizado en modos y formas que las antedichas "voces clamantes en el desierto"...


  • Comentario por Xocupo 11.12.16 | 18:19

    Creo que Carmen Padilla ha descrito muy bien la personalidad de D. Antonio Piñero: rigor científico, excelente comunicación didáctica, honestidad intelectual, enorme pasión por su trabajo, defensor de una epistemología de la incertidumbre y un gran respeto a las personas creyentes. Yo quisiera añadir, desde mi modesta opinión, su gran "humanitas" en el sentido que le daba Cicerón. Hablo con conocimiento de causa, pues, aparte de la lectura y estudio de sus obras desde hace unos diez años, me une a él una gran amistad y cercanía en el trato personal. Además, tengo la suerte y el privilegio (regalo de los dioses) de participar en el seminario "Investigación sobre Jesús de Nazaret" (C. Padilla no lo cita), que imparte todos los lunes desde Febrero. La mayoría de postales desde entonces proceden de ese seminario. Antonio Piñero, como investigador bíblico independiente, es "vox clamantis in deserto", junto a otras voces, como F. Bermejo, G. Puente Ojea o J. Monserrat. Laus tibi, Magister!

  • Comentario por Ignacio 11.12.16 | 10:36

    Enhorabuena por los reconocimientos y sobre todo gracias por intentar poner al alcance de todos, estos temas
    El primer libro que me regalaron tuyo fué "Fuentes....", después compré "Orígenes....", después "La sinagoga C...", hace de eso mucho tiempo.
    Tengo varios tuyos - los mejores -, y a ver si mis hijos me compran para reyes "La guiía..", aunque casi la he leído ya.
    En fin agradecido como todos los foreros.
    Salud

Viernes, 21 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Los más recientes

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930