El blog de Antonio Piñero

Criterio de coherencia y de “rechazo-ejecución”. ¿Son válidos hoy día los criterios de autenticidad para investigar los hechos y dichos de Jesús? (III)

02.12.16 | 07:55. Archivado en Jesús histórico,

Escribe Antonio Piñero

El cuarto criterio o herramienta intelectual utilizada por los críticos para investigar si un dicho o hecho puede adscribirse al Jesús histórico es denominado “criterio de coherencia o consistencia:

“Se puede aceptar como material auténtico de Jesús todo aquello que es coherente o consecuente con lo establecido como auténtico por los otros tres criterios anteriores, de disimilitud, diferencia y atestiguación múltiple”.

Ejemplos:

· A partir del uso de “abbá” por parte de Jesús, considerado como muy probable auténtico y adscribible a él y las diversas menciones a sus ratos de oración en los Evangelios se puede deducir que Jesús predicaba la cercanía de Dios al ser humano, justo. Es admisible la deducción que lo que Jesús pensaba de su relación con la divinidad era igualmente predicable de cualquier otro ser humano, israelita justo principalmente.

· A partir del núcleo de la predicación de Jesús “sobre la venida e instauración del Reino mesiánico en la tierra de Israel”, son verosímilmente históricas –al menos en el núcleo que puede estimarse primitivo–, las parábolas, las Bienaventuranzas y el Padrenuestro, por ejemplo.

Dificultades:

· Puede ser un criterio subjetivo: depende de la fiabilidad de una imagen de Jesús obtenida por el investigador previamente a su aplicación. Ante todo, solo puede situar un dicho o historia de Jesús a la luz de otros, y determinar por tanto si podría haber sido dicho o hecho, pero no sirve para concluir si efectivamente lo fue; máxime, si se tiene en cuenta que es plausible que quienes crearon la nueva tradición sobre Jesús habrían procurado ajustarla a la imagen ya transmitida de este.

· En segundo lugar, podría resaltarse su carácter de subjetividad, pues donde unos lectores perciben inconsistencia entre dos dichos o elementos, otros declaran compatibilidad y armonía.

El quinto criterio es peculiar de John P. Meier el autor de “Un judío marginal” (Editorial Verbo Divino, varios volúmenes y aún inconcusa), pero puede generalizarse. Este investigador lo denomina Criterio de “rechazo y ejecución”.

Puede definirse así: “Partiendo del rechazo que padeció Jesús por parte de importantes sectores de sus contemporáneos y que acabó en el final cruento de la cruz, se buscan gestos o palabras de Jesús que pueden explicarlo: algo hizo o dijo Jesús para provocar un final tan radical y expeditivo”.

Ejemplos:

· El “título” puesto sobre la cruz podía ser un indicio y uno de los hechos certificados como auténticos por el uso de este criterio. Que se denomine a Jesús “rey de Israel” es evidentemente una explicación razonable del porqué el Imperio tenía que quitarlo de en medio. Pues nombrarse, o aceptar que otros lo nombraran, rey (davídico) de Israel con toda su carga nacionalista y antiextranjera no podía ser aceptado por Poncio Pilato

· El Jesús manso y humilde de corazón, narrador de parábolas estéticamente hermosas, defensor de los habituales perdedores sociales, no podía levantar iras y sospechas si a estas actitudes no añadía otra clase de reivindicaciones de índole “revolucionaria”.

Concluye Meier:

“El Jesús histórico amenazó, molestó, irritó a mucha gente: desde los intérpretes de la Ley hasta la aristocracia sacerdotal, pasando por el prefecto romano, que finalmente lo procesó y crucificó. El punto básico de partida para reconstruir al Jesús de la historia es el suceso incontrovertido que es la muerte violenta de Jesús en la cruz”.

Saludos cordiales de Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
www.antoniopinero.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por J.P. 03.12.16 | 14:28

    David Mo: creo que hacia allá apuntan los historiadores que recurren a la así llamada memoria. La pregunta que se hacen, o quizás deberían hacerse, es ¿cómo fue recordado y por qué fue recordado así?

    Lo malo es que es una pregunta demasiado ambigua y amplia que puede admitir multitud de respuestas (aparte que podría aceptarse que hay una petición de principio, la existencia de un predicador judío, pero que en realidad no debería suponer mayor problema, en mi opinión. Predicadores judíos, llámense Jesús o Juan, los hubo).

  • Comentario por galetel 03.12.16 | 14:22

    como Señor salvador, después de muerto derrotado.
    3. Que los que por esas fechas perseguían a muerte a los judeocristianos eran las autoridades judías, no las romanas.

  • Comentario por galetel 03.12.16 | 14:21

    En la ciencia histórica, es evidente, no se puede pretender hallar la objetividad con certeza, pero sí consenso en la objetividad plausible, para lo cual se establecen los criterios de autenticidad de que hablamos.
    Por ejemplo, como he dicho, tengo entendido que casi ningún historiador serio duda de que Flavio Josefo escribiera en Antigüedades XX, 200-3:

    “Anano consideró que tenía una oportunidad favorable porque Festo había muerto y Albino se encontraba aún de camino. De manera que convenció a los jueces del Sanedrín y condujo ante ellos a uno llamado Santiago, hermano de Jesús el llamado Mesías y a algunos otros. Los acusó de haber transgredido la Ley y ordenó que fueran lapidados.”

    Y esto hace plausible, a mi juicio, que los estudiosos –creyentes o no- deduzcan tres afirmaciones plausibles:
    1. Que Jesús existió históricamente y fue creído Mesías.
    2. Que su hermano Santiago, y otros, creyeron a Jesús exaltado junto a Dios como Señor salva...

  • Comentario por David Mo 03.12.16 | 11:49

    La historia del "Jesús Histórico", como la de multitud de personajes de la época, especialmente cuando se trataba de profetas y hombres sabios que no han dejado registros arqueológicos o documentales independientes (no el "independiente" de pega de Meier), es altamente conjetural y objeto de novelas históricas disfrazadas de estudios teóricos. Bucear en el Poema de Gilgamesh o el de Beowulf, la Iliada o los evangelios a ver si se puede conjeturar algo con cierta probabilidad es algo apasionante (el que esté libre de esa pasión, que tire la primera piedra), pero sus resultados no pueden ser tomados como biografías a costa de perder el sentido de la mesura.

  • Comentario por David Mo 03.12.16 | 11:40

    Estaba esperando un comentario general de Antonio Piñero. Como se retrasa un poco y tengo unos minutos, voy a hacer el mio.
    Los criterios de "autenticidad" que han sido publicitados por Meier y otros son totalmente subjetivos. Esto es reconocido explicitamente en muchas introducciones o debates con historiadores escépticos, pero olvidado cuando la boca se calienta y se sigue adelante con cuestiones que tienen su importancia emocional para los exégetas. Tomados en sentido estricto dejan pelados a los evangelios, en sentido laxo todo vale.
    Pero, sobre todo, aún admitido un dicho o hecho como "auténtico", esto lo único que significa es que es originario de una tradición anterior a la redacción neotestamentaria. Fuertes tradiciones primarias pueden haber impuesto un pasaje, sin necesidad de que fuera remitido exactamente al fundador. Distinguir tradiciones primarias de eventos originales es imposible, dadas las características de los textos.

  • Comentario por galetel 03.12.16 | 10:49

    Para creer que el "Jesús recordado" es radicalmente distinto al "Jesús histórico", hay que creer que "todos los que lo recuerdan son de la propia condición".

  • Comentario por J.P. 03.12.16 | 09:35

    En el blog de LeDonne y Keith, The Jesus Blog, el primero da noticia de una discusión entre Zimmerman y Meier a propósito de los criterios de historicidad y del estudio basado en la memoria durante la reunión anula de la AAR/SBL en San Antonio.

    http://historicaljesusresearch.blogspot.com.es/2016/11/meier-vs-zimmermann.html?m=1

    En concreto: " He reminded us that (according to Meier) only four parables can be determined to be authentic using the criteria method. In short, "the historical Jesus only spoke four parables" whereas "the remembered Jesus spoke 104 parables." Zimmermann's point: the fact that Meier is only able to judge four parables as authentic exposes the failure of his method"



  • Comentario por beheaded 02.12.16 | 11:18

    Un estudioso judío, en un programa de televisión que hablaba sobre Jesús, apuntó, desde el absoluto respeto, que al lado de Jesús no había amanuenses que dejaran por escrito tamaña epopeya.

  • Comentario por galetel 02.12.16 | 10:50

    Sin más, Pilato ordenó que fuera ejecutado como enemigo de Estado.” (Ehrman)

    Lo que pusieron en el famoso “titulus” de la cruz era la traducción, en términos gentiles, de lo que pretendía ser Jesús pacíficamente: el verdadero Mesías de Israel, manso y humilde, no violento de hecho sino de dicho, contra el Mal.

  • Comentario por galetel 02.12.16 | 10:49

    “¿Por qué ordenó Pilato la ejecución de Jesús? Porque el sumo sacerdote se la recomendó y le ofreció una eficaz acusación: Jesús creía ser el rey de los judíos. Pilato entendió que Jesús era un aspirante a rey sin ejército, y, por tanto, no hizo ningún esfuerzo en capturar y ejecutar a los seguidores de Jesús. Probablemente, lo consideró un fanático religioso, cuyo fanatismo había llegado a ser tan extremo que suponía una amenaza para el orden público. (…) Con toda probabilidad, Pilato recibió la acusación de Caifás, hizo flagelar a Jesús y lo interrogó brevemente, y, cuando sus respuestas no fueron completamente satisfactorias, lo envió a la cruz sin pensárselo dos veces.” (Sanders)

    “Poncio Pilato, tras oir las informaciones de los sumos sacerdotes judíos según las cuales Jesús afirmaba ser el Mesías (= “rey” en este contexto), preguntó al mismo Jesús acerca de ello. Éste admitió la acusación o no hizo casi nada o nada para defenderse contra ella. (...) Sin más, Pilato or...

  • Comentario por galetel 02.12.16 | 10:48

    “Veamos si sus palabras son verdaderas,
    examinemos lo que pasará en su tránsito.
    Si el justo es hijo de Dios, él le asistirá,
    le librará de las manos de sus enemigos.
    Sometámosle al ultraje y al tormento
    para conocer su temple y probar su entereza.
    Condenémosle a una muerte afrentosa;
    pues, según él, Dios le visitará.”
    (Sabiduría 2, 17-20)

    Jesús había predicado y actuado en zonas rurales de la Galilea herodiana; y luego en Jerusalén, había evitado hábilmente que los romanos lo interpretaran como contrario a su dominio. Pilato se enteró de la peligrosidad de Jesús sólo cuando los sumos sacerdotes se lo entregaron y lo acusaron de sedicioso antirromano. Pero la violencia de Jesús había sido verbal únicamente y dirigida contra las autoridades judías. Sin embargo, Pilato decidió condenarlo para evitar disturbios durante las fiestas y para no contrariar a los líderes saduceos con quienes se llevaba bien.

    “¿Por qué or...

  • Comentario por galetel 02.12.16 | 10:46

    Se gloría de poseer el conocimiento de Dios
    y se llama a sí mismo hijo del Señor.
    Es un reproche de nuestros criterios,
    su sola presencia nos es insufrible,
    lleva una vida distinta de todas
    y sigue caminos extraños.
    Nos tiene por bastardos,
    se aparta de nuestros caminos como de impurezas;
    proclama dichosa la suerte final de los justos
    y se ufana de tener a Dios por padre.”
    (Sabiduría 2, 12-16)

    Les enfurecía que aludiera al reino davídico atribuyéndose su cumplimiento, pero sin actuar contra los enemigos de Israel sino contra las autoridades de Israel. La “entrada triunfal” les hizo temer que su objetivo fuera entronizarse en Jerusalén apelando al populismo; y la “purificación del templo” les confirmó que Jesús pretendía acabar con su poder increpándolos con alusiones a Isaías, Zacarías y Jeremías. Sabían en el fondo que Jesús era el Justo de las Escrituras, pero no querían reconocerlo, querían eliminarlo.
    <...

  • Comentario por galetel 02.12.16 | 10:45

    Las parábolas, bienaventuranzas, padrenuestro, etc., NO carecen de carga controversial, en absoluto. Todas estas enseñanzas de Jesús son “revolucionarias”, al menos potencialmente. Era “manso y humilde” desde su nacimiento “en la forma de esclavo”, y su actitud era pacífica, pero, no obstante, se enfrentaba a los abusadores y reprochaba enérgicamente a los injustos, con su autoridad personal carismática y recurriendo a los profetas antiguos.

    Suscitó tanto rechazo precisamente porque aquellos que eran objeto de sus críticas se sentían culpados en términos de su propia Ley judía, que ellos pretendían cumplir pero no lo hacían en lo esencial sino sólo en lo secundario. Les causaba furia que ese insignificante galileo, sin ningún título formal, se atreviera a cuestionar su poder en nombre de Dios, nada menos.

    “nos fastidia, se enfrenta a nuestro modo de obrar,
    nos echa en cara faltas contra la Ley
    y nos culpa de faltas contra nuestra educación.
    ...

Martes, 18 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Los más recientes

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930