El blog de Antonio Piñero

29.11.16 | 11:27. Archivado en Jesús histórico,

Escribe Antonio Piñero

Esta es la pregunta que se hacen Gonzalo del Cerro y Fernando Bermejo. El primero en el capítulo del libro “¿Existió Jesús realmente? El Jesús de la historia a debate”, Editorial “Raíces”, Madrid 2008, sobre los “Criterios de historicidad para la reconstrucción de la figura del Jesús histórico. Algunas reflexiones sobre su valor”, donde trata de las fases de la crítica histórica de los Evangelios, del estado actual de la cuestión en torno a los criterios de historicidad y hace unas reflexiones sobre los principales criterios de historicidad. El segundo en un artículo publicado en la revista “Estudios Bíblicos”, titulado “La figura histórica de Jesús los patrones de recurrencia Por qué los límites de los criterios de autenticidad no abocan al escepticismo”.

Escribe Gonzalo del Cerro en el capítulo arriba citado:

Hay un convencimiento de salida de que una certeza absoluta es difícilmente alcanzable. Así lo reconoce J. P. Meier, que ilustra su afirmación con el caso de Poncio Pilato. Que fue gobernador romano de Judea en los años 28 al 30 d. C. consta no solamente por los cuatro Evangelios y los Hechos de los Apóstoles, sino también por Josefo, Filón, Tácito y la inscripción fragmentaria de Cesarea descubierta en el 1961. Siempre es posible que Josefo se confundiera, que el texto de Filón pudiera ser una interpolación cristiana y hasta que la inscripción de Cesarea fuera un fraude. Pero como todas estas suposiciones son poco o nada probables, la presencia de Poncio Pilato en Judea esos años como gobernador goza de un alto grado de probabilidad. De no reconocerlo así, tendríamos que renunciar a todo conocimiento de la historia.
Desde que comenzó la investigación histórica sobre Jesús con Hermann Samuel Reimarus (1768), el historiador aplica una serie de reglas o criterios para discernir lo antiguo (perteneciente al Jesús histórico) de lo más moderno (interpretaciones, retoques o añadiduras de las comunidades cristianas) en la figura de Jesús presentada por los Evangelios. Esos “criterios” son como normas u orientaciones filológicas a las que debe atenerse todo investigador, pues le ayudan a ir construyendo un conjunto seguro.

1. Criterio de desemejanza o disimilitud:

2. Criterio de dificultad.

3. Criterio de atestiguación múltiple:
Un subcriterio importante es el siguiente: Patrones de recurrencia

4. Criterio de coherencia o consistencia:

5. Criterio de “rechazo y ejecución”

6. La inserción de Jesús en las coordenadas de su momento histórico.

7. Criterio del estilo de Jesús

8. Criterio de huellas del arameo

9. Criterio de las tendencias evolutivas de la tradición sinóptica

Haré un resumen del pensamiento de G. del Cerro en este capítulo del libro arriba citado en las postales siguientes.

Comienzo por el primer criterio:

1. Criterio de desemejanza o disimilitud:

“Ciertos dichos y hechos de Jesús pueden considerarse auténticos si se demuestra que no pueden derivarse de, o son contrarios a concepciones o intereses del judaísmo antiguo o del cristianismo primitivo”. Por eso, hay autores que etiquetan el criterio como de “originalidad”. Se trataría de algo inesperado, nuevo, desconocido, único. Es la uniqueness como la denominan los anglosajones.

· Un ejemplo puede ser el uso de Abba (arameo, “Padre”, en tono familiar) por parte de Jesús (Mc 14,36; cf. Gál 4,6 y Rom 8,15). En la época en la que Jesús vivió este modo de dirigirse a Dios era absolutamente raro. Solían utilizarse otras expresiones como “Nuestro Padre celestial”, etc., que guardaban una mayor deferencia y distancia respecto a Dios. En Mt 6,9 (“Padre nuestro que estás en los cielos…”) se recoge la expresión más usual. Puede sospecharse por tanto que este uso peculiar de Jesús, que va en contra de lo normal del judaísmo de la época, y que no tiene otra razón de haberse transmitido salvo el que Jesús se expresara así, es histórico.

· El uso del Amén de valor afirmativo con légo, “decir”;
· La sorprendente y desconocida llamada de los discípulos por parte del Maestro.

Dificultades:

A. La fuerza de este criterio se basa en dar por ciertos unos conocimientos de los que carecemos en realidad, pues ignoramos muchos aspectos del judaísmo del siglo I y de la iglesia primitiva.
B. El criterio disimilaridad, disimilitud o desemejanza sigue funcionando en arenas movedizas, pues no parece lógico que para caracterizar a un personaje o un suceso se tenga que extraerlo del contexto histórico, que suele ser el que lo hace comprensible.

Deshistoriza a Jesús, eliminando de su enseñanza los múltiples aspectos en que este concordaba con su propia religión, el judaísmo– y con las creencias de quienes se remiten a él –la comunidad cristiana primitiva.
Corre el riesgo de confundir lo específico con lo característico; condiciona las conclusiones que pueden obtenerse, pues presupone la singularidad de Jesús.

Supone que una idea o expresión “única” no podría proceder de un transmisor o un oráculo profético cristiano.
Y en el fondo implica asunciones contradictorias, pues para ser aceptable como genuino, un dicho debería diferir del judaísmo contemporáneo, pero al mismo tiempo usar sus categorías y encajar en él.

En síntesis:

Admitir sólo como histórico aquello que no se parezca en nada a la herencia judía de Jesús o al pensamiento sobre él de la Iglesia posterior es inaceptable, porque supondría perder en la imagen de Jesús todo lo que éste tuvo en común con el judaísmo de su tiempo y todo lo que las comunidades cristianas posteriores compartieron con él.

La pintura de Jesús deducible de este criterio resultaría distorsionada y sería a todas luces falsa. Hay que complementarlo con otra regla que dé razón de lo que Jesús compartía con su tiempo, pues es hoy comúnmente admitido que Jesús sólo puede entenderse dentro de las coordenadas, sociales, políticas, económicas y religiosas del Israel/Pales­tina de su tiempo.

Seguiremos.

Saludos cordiales de Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
www.antoniopinero.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por galetel 29.11.16 | 17:19

    A mi juicio, y al de muchos estudiosos -creyentes o no-, este texto de Josefo que acabo de citar hace PLAUSIBLES tres afirmaciones importantísimas:

    1. Que Jesús existió históricamente y fue creído Mesías.
    2. Que su hermano Santiago, y otros, creyeron a Jesús exaltado junto a Dios como Señor salvador, después de muerto derrotado.
    3. Que los que por esas fechas perseguían a muerte a los judeocristianos eran las autoridades judías, no las romanas.

  • Comentario por galetel 29.11.16 | 16:42

    ¿no es mucho más PLAUSIBLE lo contrario?

  • Comentario por galetel 29.11.16 | 16:41

    Recapitulando pues, según el “criterio de plausibilidad” podemos afirmar:

    -Que Jesús plausiblemente existió y fue considerado mesías, porque Flavio Josefo escribió, en Antigüedades XX, 200-3: “Anano consideró que tenía una oportunidad favorable porque Festo había muerto y Albino se encontraba aún de camino. De manera que convenció a los jueces del Sanedrín y condujo ante ellos a uno llamado Santiago, hermano de Jesús el llamado Mesías y a algunos otros. Los acusó de haber transgredido la Ley y ordenó que fueran lapidados.”

    -Que Santiago creyó firmemente y proclamó que su hermano Jesús era el Mesías celestial que vendría como Señor a redimir, porque esta fue plausiblemente la transgresión que le mereció la pena de lapidación. Podemos fechar aproximadamente el hecho conociendo el año en que murió Festo y la fecha en que llegó Albino a sustituirlo.

    Claro que Flavio Josefo pudo equivocarse o ser interpolado también en esto, pero, ¿no es mucho más PLAU...

  • Comentario por galetel 29.11.16 | 12:57

    Como he señalado en otras ocasiones, me parece que conviene pensar en Santiago-el-hermano-del-Señor (Jacobo el Justo). Existió probablemente, según Flavio Josefo, y fue lapidado por su fe cristiana. Perteneció a la influyente comunidad cristiana arameohablante de Jerusalén, de la cual fue líder, según la carta de Pablo a los gálatas. Y según esa misma carta, compartió la cristología esencial de Pablo. ¿No resulta plausible que Santiago rezara a Jesús esa oración aramea que luego recogió Pablo?

    Claro que Josefo pudo estar equivocado a haber sido interpolado también en esto, o la carta de Pablo a los gálatas no ser auténtica o ser manipulada, o Pablo haber mentido o exagerado, o Santiago no haber llegado a tanto… Claro. Pero, ¿no es mucho más plausible lo contrario?

  • Comentario por galetel 29.11.16 | 12:20

    Lo NOTABLE es que sus discípulos y sus familiares pasaran a creerlo exaltado como el “Hijo del Hombre” divino de Daniel (maranatha), después de saberlo aparentemente derrotado en su (supuesta) pretensión de ser el “hijo de David”. ALGO sumamente extraordinario les tuvo que ocurrir para que dieran ese notabilísimo salto mental totalmente contrario a su marco de esperanza judío. ¿Qué criterio de historicidad podemos aplicar aquí?

    Claro que la primera carta de Pablo a los corintios pudo no ser auténtica o ser manipulada para que contuviera esa expresión: “maranatha”. O esa expresión no haber sido un eslogan que se originó en una comunidad cristiana arameohablante de especial influencia. O los discípulos y los familiares de Jesús no haber pertenecido –ninguno- a esa comunidad. O el significado de esa expresión (“¡Señor nuestro, ven!”) no corresponder a la exaltación divina de Jesús en el sentido daniélico-apocalíptico… Claro. Pero, ¿no es mucho más PLAUSIBLE lo contrario?

Jueves, 19 de julio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Julio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031