El blog de Antonio Piñero

“Sinagoga - Iglesia. La ruptura del siglo II. La división religiosa entre el judaísmo y el cristianismo en el siglo II”. Un libro de Mario J. Saban (704. 26-10-16)

26.10.16 | 07:37. Archivado en , CRISTIANISMO, Judaísmo

Escribe Antonio Piñero

Sigue mi análisis y mi crítica. Repito que el autor tiene esta página a su disposición para precisar mis opiniones.

Igualmente debo mostrar mi desacuerdo sobre la falta de actitud crítica de nuestro autor respecto a lo que cuenta el autor de Hch 15 (¿Lucas? Hoy se sigue discutiendo y refinando los argumentos en pro y en contra). En las pp. 37ss, acepta M. Saban la versión del “Decreto Apostólico” tal cual aparece en Hechos sin crítica alguna (en contra del parecer de Pablo “Nada me impusieron”: Gal 2,6: “En todo caso, los notables de Jerusalén [Cefas, Santiago el hermano del Señor y Juan el apóstol] nada nuevo me impusieron). Esta posición no crítica se muestra también en el texto siguiente:

“Pablo en su Carta a los Gálatas tiene muy claro que cada grupo (judeocristianos y paganocristianos) debía funcionar según la legislación de la Torá, los judíos que continuaran con la observancia de la Torá y los gentiles que observaran los mandamientos de Noé (como proclamará el Concilio de Jerusalén del año 50) porque los mandamientos de Noé son las leyes de extranjería contenidas en la misma Torá” (p. 262).

Por mi parte, en ningún momento doy tan por hecho como M. Saban que ya existían hacia el año 49 d.C. las siete leyes de Noé (primera aparición histórica, o primera lista completa de ellas en el Talmud b Sanhedrin 59ª, texto de los siglos V al VII d.C.); Hechos no hace jamás mención de leyes “noáquicas”; Pablo tampoco, y la noción como tal es desconocida en el Nuevo Testamento. En la Biblia hebrea, el Antiguo Testamento de los cristianos, hay ciertamente leyes de extranjería, pero no se califican como “noáquicas”, salvo error por mi parte. No conozco tan ampliamente, ni mucho menos, la literatura judía de la época como M. Saban, pero desde el punto de vista judeocristiano (incluidas las Pseudoclementinas que sí conozco bien) no hay ninguna mención a la “Leyes de Noé”; no me queda claro que los judíos de la Diáspora tuvieran la intención expresa de incorporar directamente a Israel a los “prosélitos de la Puerta” (temerosos de Dios) por el medio expreso de una simple observancia de tales leyes. Sospecho, meramente sospecho, que hay aquí una retroproyección al siglo I de por parte de nuestro autor de una mentalidad posterior. Que la idea fuera de Pablo podría ser posible (tampoco lo creo), pero no del judaísmo en general de su tiempo, ni siquiera en la Diáspora, antes de la Guerra del 66 d.C. con Roma.

Igualmente me parece anómala la tajante afirmación que transcribo en seguida, y que se fundamenta en el hecho de que en el pontificado de Eleuterio I (175-189) se llega ya a la imposibilidad de convivencia entre judíos y cristianos –al menos en la zona de Roma y de su influencia– ya que derogó las leyes alimentarias del judaísmo. El comentario de nuestro autor a esta noticia es el siguiente:

“Esto nos lleva a la conclusión que todos los judíos mesiánicos del siglo I y los judeocristianos y los cristianos provenientes de la gentilidad del siglo II hasta el año 180 aproximadamente observaban la prohibición (sic) judía del Kashrut (leyes de la pureza de los alimentos) y diferenciaban entre comidas puras e impuras” (p. 334).

Me cuesta aceptar esta solemne afirmación. En primer lugar, no tengo la cita de la fuente y no puedo contrastar el rigor de tal prohibición. Y en segundo, me es difícil entender la afirmación –especialmente en su segunda parte– si se tiene en cuenta el relato de Hch 10-11: Pedro tiene, según este relato una visión divina que le explica tres veces, para que no haya dudas, que todos los alimentos son puros. Esta visión ciertamente legendaria, para nada histórica, rompe la idea matriz de la pureza/impureza de ciertos alimentos por voluntad divina e indica con claridad que los paganocristianos buscaban ya (hacia el 110¿?) respaldo en Pedro, y no solo en Pablo, para su costumbre de no practicar el kahsrut.

Igualmente dan testimonio de esta situación en tiempos del propio Pablo, las discusiones entre los corintios acerca de la ingestión de carne consagrada a los ídolos y la permisividad de Pablo al respecto bajo ciertas condiciones (1 Cor 10,23-30). Del mismo modo debe entenderse el apotegma paulino en Rom 14,20: “Nada es impuro en sí mismo” dirigido a los judeocristianos y paganocristianos de la comunidad de Roma en el 58, y la escena del Jesús marcano (no el Jesús histórico, que dijo algo parecido, pero en otro contexto y con otro significado un tanto diverso) y el comentario de Marcos mismo afirmando que Jesús declaraba puros todos los alimentos (Mc 7,15: compuesto entre el 72-75)… indicios absolutamente claros de que muchas comunidades de paganocristianos no observaban ya el kashrut en el último tercio del siglo I.

Saludos cordiales de Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
www.antoniopinero.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Ignacio 26.10.16 | 21:28

    Seguimos opinando:
    Si en el 180 se edita éste decreto, digo yo que será por todo lo contrario que dice Sabán, es decir, será porque los cristianos estaban hasta los mismos de aguantar cosas como el Kashrut.
    Habían roto con los ritos del judaísmo desde hacía tiempo.
    Y eso en Roma, en el resto ni se lo planteaban.
    Claro que Sabán dirá que son estrategias para desligarse del judaísmo por motivos económicos, políticos y similares.
    Y judíos mesiánicos solo hubo en Jerusalen.
    En el momento que a un judío le jodes la Torá - como hizo Pablo al con la admisión de los gentiles gratuita - te lo cargas por completo. Eso de que los judíos de la diáspora son más flexible y abiertos,es un camelo. el judío es igual en Israel, Estados Unidos, y España.

    saludos.


    Creo que conocemos poco a los judíos, el viaje que tenéis programado creo que os irá bién.

    saludos.



  • Comentario por J.P. 26.10.16 | 20:01


    El decreto de Eñeiterio parece sacado del Liber Pontificalis, por lo que leo por ahí. He consultado el texto latino (Et hoc iterum firmauit, ut nulla esca a Christianis repudiaretur, maxime fidelibus, quod Deus creauit, quae tamen rationalis et humana est) en The Latin Library y la traducción inglesa de Loomis de 1916 (He also decreed / He also confirmed again the decree that no kind of food in common use should berejected especially by the Christian faithful, in as much as God created it; provided, however, it were rational food and fit for human kind) quien recuerda que se remonta a Pablo y que el autor podría haber tenido en mente entonces a los maniqueos.



  • Comentario por Ignacio 26.10.16 | 16:56

    Sobre el respetar la instrucciones del famoso concilio (supongo que eso del "Kashrut" forma parte de ello). Pablo se lo pasó por el forro. No las respetó nadie. Es pura invención del sr Sabán.
    Pablo sabe que con el pueblo judío tiene poco futuro, y se centra en los gentiles, y para ellos no hay Kashrut ni similares. Ojo, en casos de ser mal ejemplo (o escándalo) a tu prójimo se hace Kashrut y lo que haga falta.
    Pablo recluta a sus fieles en la sinagoga pero trata de no seguir en ella, aunque sea de en diáspora mediterránea.
    Eso de sinagogas cristianas es una fantasía, solo vale para título de un libro francamente bueno.

    Pablo ha roto definitivamente con el judaísmo.

    Pablo ama al su pueblo judío, y le busca - en Romanos sobre todo -una salida honrosa a la Torá, pero él ha dejado de creer en ella.
    Los de Jerusalen y sus hijos, siguieron guardando la Torá, (en el exilio supongo)y así les fué, no se puede andar entre dos aguas, y si una de ...

  • Comentario por Ignacio 26.10.16 | 16:05

    Sr Alberto, la pela es la pela.

  • Comentario por Alberto L. Martin 26.10.16 | 14:37

    Triste es este estilos de escritores, que buscan mas lectores que desarrollar y aclarar puntos críticos sobre posibles hechos históricos. Esto es quedar en un plano conformista y doctrinal. Creo que el Dr. M. Saban comete lamentablemente este error muy seguido, busca mucha exposición sin fuertes fundamento o por lo menos sostenerlos bien. Que pena.

  • Comentario por Ignacio 26.10.16 | 10:41

    No podéis fiaros de Lucas. Tiene un extraordinario follón con las fechas y los eventos.
    No creo que hubiera decreto alguno. Pablo ni se enteró. Creo que es un invento de Lucas, otro mago de la literatura conciliadora (nunca mejor dicho).
    No podéis fiaros de Sabán, como su auditorio es gentil (es decir cristiano), te cuenta unas milongas del diez que no puedes contrastar. Ponlo a discutir con un rabino judío a ver que pasa.
    Por cierto los judíos mesiánicos, es un invento del siglo 19 y 20.

    saludos.

  • Comentario por galetel 26.10.16 | 08:58

    Estoy básicamente de acuerdo con Piñero. Lo que dice Pablo en Gálatas me parece lo más fiable, aunque posteriormente hubiese quienes buscaron matizarlo y avalarlo con el enfoque de Hechos.

Jueves, 14 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031