El blog de Antonio Piñero

“Sinagoga - Iglesia. La ruptura del siglo II. La división religiosa entre el judaísmo y el cristianismo en el siglo II”. Un libro de Mario J. Saban (703. 25-10-16) (III)

25.10.16 | 07:36. Archivado en , CRISTIANISMO, Judaísmo

Escribe Antonio Piñero

Sigo con la reseña y el desgranamiento de los puntos en este libro que son cuanto menos discutibles.

En efecto, debo mostrar mi desacuerdo no con la tesis defendida por el autor sino con la confusión insólita –en mi opinión– de personas y designaciones. A este Santiago jerusalemita de la reunión de Jerusalén (que aparece de improviso, sin explicación alguna, en Hch 15,13 como codirigente de esa iglesia al menos con Pedro), no se le suele denominar hijo de Alfeo (pp. 108. 109. 120), sino “El hermano –carnal– del Señor”, al que se refiere Gálatas 1,19: “Y no vi a ningún otro apóstol (salvo a Cefas), y sí a Santiago, el hermano del Señor” y 2,9: “Y reconociendo la gracia que me había sido concedida, Santiago, Cefas y Juan, que eran considerados como columnas, nos tendieron la mano en señal de comunión a mí y a Bernabé: nosotros nos iríamos a los gentiles y ellos a los circuncisos”.

Hay además en este libro otros casos muy claros de actitud acrítica. Ofrezco algún ejemplo. El primero: “Policarpo de Esmirna (70-155) era un anciano cristiano que había conocido en su juventud (hacia 90-100) a Juan Evangelista (se supone que es el mismo autor que el del Apocalipsis) y este mismo lo había consagrado” (p. 333).

Otro ejemplo: “Hacia finales del siglo I todas las autoridades del judaísmo nazareno son judías, podemos encontrar a san Simeón (el primo judío de Jesús) (62-107) como la autoridad del grupo ebionita (judeo-cristianos) que solo aceptaban el Evangelio de Mateo y no aceptaron jamás las cartas de Pablo, en Roma el hijo de un judío Clemente ben Yehudá (90-99), el joven judío Timoteo, circuncidado por Pablo, será el jefe de la congregación de Éfeso (50-97) y el anciano Yohanán (el último discípulo vivo de Jesús) escribiendo entre los años 90-100 su Apocalipsis, una obra influenciada por el “Maasé Merkabá” (el carro de fuego del profeta Ezequiel)” (p. 444).

Lo que acabo de transcribir supone una actitud demasiado crédula y no conciliable con el rigor histórico respeto al caso de Policarpo y Juan evangelista. El que conozca mínimamente la historia de la composición del Cuarto Evangelio –en el que intervienen por lo menos tres o cuatro manos–, se asombrará de su adscripción a Juan Evangelista, discípulo directo de Jesús. Tal adscripción es solo un producto de una tradición del siglo II, preocupada únicamente por dar nombres ilustres a composiciones tan importantes para el cristianismo naciente como los evangelios, pero que en realidad son anónimas.

Otro caso similar: las afirmaciones del autor sobre la literatura Pseudo Clementina no me parecen acertadas. El tal “Clemente” es aquí una figura totalmente legendaria. La crítica se inclina a señalar con cierta precisión la fecha final de la puesta por escrito de la versión griega, las “Homilías Pseudo Clementinas”: entre el 230-250, ya que cita a Bardesanes. No podemos saber con exactitud la fecha de composición de algunos de los elementos antiguos de estas Homilías como el denominado Kerygma Petri. Pero probablemente es una obra de mediados del siglo II y no de finales del siglo I.

De ese Clemente legendario afirma nuestro autor con toda seguridad (p. 257) que fue obispo de Roma durante el 90-99, pero ese hecho es también muy inseguro. Sostiene además que el mismo personaje que redactó las obras Pseudo Clementinas (Homilías y Recognitiones en su versión latina), que aún no conoce el pensamiento joánico del Verbo, escribió también las dos Cartas de Clemente recogidas en las ediciones de los “Padres Apostólicos” (p. 257).

Es cierto que el desconocido autor de las Homilías Pseudoclementinas defiende un monoteísmo a ultranza, que desconoce la Trinidad y no admite ninguna distinción entre posibles personas divinas. Pero nuestro autor ignora que en las Recognitiones latinas el autor –o quizás el traductor, Rufino de Aquilea– hace un encendida defensa de la Trinidad en 1,69 (véase la Patrología de Johannes Quasten, BAC 1968, I 70).

Del mismo modo, lo que afirma sobre una unidad de autor entre la Primera Carta de Clemente y la Segunda no es defendido hoy por nadie, que yo sepa. Respecto a su alusión al cargo de Timoteo como obispo de Éfeso, hay que decir que es una mera tradición altísimamente insegura, y también es muy improbable que el autor del Apocalipsis sea el mismo “presbítero” (el “anciano” Yohanán) que conocemos por la segunda y tercera Epístola de Juan. En mi opinión, y con el debido respeto, tales afirmaciones suponen no estar al tanto de –o no estar de acuerdo con– los resultados más seguros de la investigación del Nuevo Testamento, y sí estarlo con los “datos” de una tradición inverosímil.

Saludos cordiales de Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
www.antoniopinero.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por galetel 26.10.16 | 11:24

    Los discípulos y los familiares de Jesús eran galileos toscos y sencillos. No pudieron sacar la idea de que el Jesús que habían conocido tan de cerca era ese “Cristo celestial divino”, el Señor al modo del “hijo de hombre de Daniel”, de unas simples elucubraciones teológicas propias; tuvieron que ir precedidas, para ellos, por unas experiencias sumamente extraordinarias que los impulsaron a tener esa fe notable, tan ajena a sus expectativas judías, con tanta extrema firmeza y poder de convicción.

  • Comentario por galetel 26.10.16 | 08:28

    La idea de que Jesús, el “Jesús histórico”, después de morir crucificado había sido exaltado a ser el “Cristo celestial de la fe”, se le ocurrió también a Pablo a pesar de que había perseguido a quienes la proclamaban antes, y, después de meditarla durante tres años, la confirmó consultando a Pedro (Cefas) y Santiago (Jacobo-el-hermano-del-Señor) ca. 35. Después de predicarla entre los gentiles, y sus consecuencias, durante catorce años, volvió a confirmarla en Jerusalén ca. 49-50 con los líderes judeocristianos, de los cuales el principal era ese Jacobo-el-hermano-del-Señor, para comprobar que “no había corrido en vano”. Estuvieron de acuerdo; no discreparon sobre la idea fundamental sino luego, sobre las consecuencias que sacaba Pablo para incorporar a los gentiles.
    Esto es lo que se deduce de los datos más plausibles.

  • Comentario por Ignacio 26.10.16 | 01:04

    Que mal me explico verdad?. Es que es ya es hora de dormir.
    Solo he indicado las diferencias entre la comunidad de Jerusalen y la iglesias paulinas, cosa de sobra conocida.
    Para éstas dos comunidades Jesús no fracasó, sino que resucito y lo creyeron como mesias.
    Para el resto de los judios y no judíos, que no hayan o hayamos creido en ésto, por supuesto que fué un fracaso.
    Mis argumentos son válidos, están basados en la simple lectura de los textos canónicos, y un poquito de sentido común.

    Por cierto, las personas cambian de parecer cantidad en todo (hasta en el sexo), menos en el futbol.
    Rectificar creo que es de sabios.



  • Comentario por galetel 26.10.16 | 00:15

    ¿Cómo es posible que un hermano de Jesús, que lo había estimado "fuera de sí", haya llegado a creerlo exaltado a ser "el Cristo celeste de la fe", después de saberlo muerto crucificado? ¿Cómo pudo coincidir con el advenedizo Pablo?

  • Comentario por galetel 26.10.16 | 00:10

    [Rawandi:] “Esta idea del "Cristo de la fe" la inventó en Jerusalén un grupito de los seguidores originales de Jesús entre los cuales no estaban ni Pablo ni Santiago.”

    Esto no es lo que afirma Piñero. ¿En qué se basa Vd.? Y además ha sostenido Vd. que “tanto Santiago como Pablo creían en el "Cristo de la fe"”, es decir que ambos acabaron abrazando esa fe y coincidiendo pues en la reunión de ca. 49-50. ¿Cuándo la abrazaron? Vd. sostiene lo que quiere, sin fundamentarlo. No tiene lógica.

    [Ignacio:] Sus argumentos son de puro capricho, sin base. “Yo me quedo con el mayor que pa eso está enterrao en España.” “Todos creían más o menos lo mismo con algunas diferencias "de forma"”.

    Así pues, nadie tenía en cuenta el tremendo fracaso de Jesús, como “maldito de la Torá abandonado por Yahvé”, que hacía tan sumamente difícil y notable deducir un triunfo, y mucho menos una glorificación divina. Pero Vd. no le da importancia a nada de eso. No tiene lógica.

  • Comentario por Ignacio 25.10.16 | 23:36

    1) No os podéis fiar de la cronología de Lucas en los hechos. Además, el relato de la muerte de Santiago - el mayor - , tiene mala pinta, parece rarito. La repercusión de Santiago - el justo -solo aparece en los apócrifos, y en los primeros padres de la iglesia, no en el canon. Yo me quedo con el mayor que pa eso está enterrao en España.

    2) Todos creían más o menos lo mismo con algunas diferencias "de forma":
    Los de Jerusalen:
    - creían en la torá y sus ritos.
    - en la venida inminente del Reino (es lo que habían mamao con Jesús)
    - y la con salvación de los gentiles tenían sus dudas.
    mientras que Pablo:
    - Anula la Torá y con la circuncisión de los corazones vale.
    - el reino va a esperar, ya veremos.
    - Y los gentiles , todos para adentro.
    Lo que se dice un crack.



  • Comentario por Rawandi 25.10.16 | 23:32

    Pablo no inventa la secta judía cristiana sino que se adhiere a ella después de haberla perseguido. Las sectas religiosas no pueden surgir apoyándose únicamente en hechos históricos, como por ejemplo el "Jesús histórico" (un hombre de carne y hueso pero fracasado). Las sectas religiosas, por definición, necesitan postular elementos fantasiosos, es decir, sobrenaturales. En concreto, la secta judía cristiana original se basaba en la idea de que Jesús era el Cristo (Mesías) y que tras su crucifixión había ascendido hasta situarse al lado de Yavé. Esta idea del "Cristo de la fe" la inventó en Jerusalén un grupito de los seguidores originales de Jesús entre los cuales no estaban ni Pablo ni Santiago.

  • Comentario por galetel 25.10.16 | 22:23

    Por lo que sabemos, Santiago (Jacobo) de Zebedeo murió decapitado ca. 43 por Agripa I. La carta de Pablo alude a una reunión que habría ocurrido ca. 49-50.

  • Comentario por galetel 25.10.16 | 22:11

    Ignacio: Puede afirmar lo que quiera sin fundamentarlo. El "capitán trueno" no sirve aquí.

    Rawandi: El Prof. Piñero ha afirmado en muchas ocasiones que el "Cristo celeste de la fe" es un "teologuema paulino". ¿Por qué iban los principales conocedores del "Jesús histórico" a coincidir con un advenedizo Pablo que no conoció a Jesús? Pero si el DATO es que sí coincidieron... entonces el Profesor tiene que revisar su hipótesis. Los hechos son porfiados.

  • Comentario por Rawandi 25.10.16 | 21:53

    "¿cómo es posible que Santiago haya estado de acuerdo con Pablo, quien, según Piñero, habría tenido una concepción distinta y contradictoria, la del “Cristo de la fe”?"

    Galetel, me parece que estás malinterpretando al profesor Piñero. Tanto Santiago como Pablo creían en el "Cristo de la fe", ya que en caso contrario ninguno de los dos hubiera podido pertenecer a la primitiva secta judía de los cristianos. Y además ambos concebían seguramente de forma similar al "Cristo de la fe", a saber: como un hombre (cuya madre no era virgen) que había muerto, resucitado y que se encontraba ya en el cielo junto a Yavé.

  • Comentario por Ignacio 25.10.16 | 21:39

    Lo siento pero no son el mismo Jacobo.
    El Jacobo importante es el hijo de Zebedeo.
    El hermano de Jesús, es pura anécdota.

    Eran los hijos del trueno - si el capitán trueno, pudiera venir como dice la canción -


  • Comentario por galetel 25.10.16 | 21:16

    Ignacio:
    Tienen que ver todo, puesto que son alusiones al mismo Jacobo, hechas en la misma carta por el mismo autor.
    ¿O no? Fundamente la afirmación contraria, por favor.

  • Comentario por Ignacio 25.10.16 | 21:12

    Venga hombre.
    ¿Que tendrá que ver Gal 1.19, con Gal 2.9?
    Ese fallo es de primero.


  • Comentario por galetel 25.10.16 | 20:28

    Ignacio:
    ¿¿“Pablo no dice que Jacobo fuera el hermano del Señor”?? ¿Y qué dice en Gálatas (1,19)?:
    "eteron de twn apostolwn ouk eidon ei mh iakwbon ton adelfon tou kuriou" ¿verdad?

  • Comentario por Ignacio 25.10.16 | 19:56

    Tema de Sabán: Éste hombre es un mago de la dialéctica y un extraordinario vendedor de humo. Mucha de sus aseveraciones tienen menos rigor científico que un partido de fútbol. No te puedes fiar.
    Tema de Jacobo: Aquí si tengo que estar con Sabán. Pablo no dice que fuera el hermano del Señor. Tradicionalmente se le ha dado una categoría al éste que puede que sea equivocada. Tener en cuenta que de los 12, solo 3 son los importantes (Pedro, Jacobo y Juán), los demás no valen un pimiento. (Se vé en cantidad de casos pero el más claro es en la transfiguración), éstos son los pilares de la com. de Jerus., y de la aventura de Jesús en éste mundo.
    Tema de los dirigentes judíos: Como yo opino que Pablo rompe con el judaísmo y él lo sabe, y creo que no era tonto, pues digo: ¿como va a poner a pro-judíos en sus asambleas?. si antes fueron o no judíos - como Timoteo -, eso es aparte.

    saludos.

  • Comentario por galetel 25.10.16 | 11:05

    Si la concepción de Jesús que habría tenido ese hermano de Jesús hubiese sido la que supone Piñero del “Jesús histórico”, ¿cómo es posible que Santiago haya estado de acuerdo con Pablo, quien, según Piñero, habría tenido una concepción distinta y contradictoria, la del “Cristo de la fe”? Yo pienso que este acuerdo –inmediatamente posterior a la exposición de Pablo de lo esencial de su predicación durante catorce años- implica que ambos (y Pedro y Juan y Bernabé) coincidían esencialmente en su concepción de Jesús; otra cosa es que después discreparan sobre las consecuencias pastorales de esta fe.

  • Comentario por galetel 25.10.16 | 11:03

    [Piñero:] “confusión insólita –en mi opinión– de personas y designaciones. A este Santiago jerusalemita de la reunión de Jerusalén (que aparece de improviso, sin explicación alguna, en Hch 15,13 como codirigente de esa iglesia al menos con Pedro), no se le suele denominar hijo de Alfeo (pp. 108. 109. 120), sino “El hermano –carnal– del Señor”, al que se refiere Gálatas 1,19: “Y no vi a ningún otro apóstol (salvo a Cefas), y sí a Santiago, el hermano del Señor” y 2,9: “Y reconociendo la gracia que me había sido concedida, Santiago, Cefas y Juan, que eran considerados como columnas, nos tendieron la mano en señal de comunión a mí y a Bernabé: nosotros nos iríamos a los gentiles y ellos a los circuncisos”.”

    [Comento:]
    Estoy completamente de acuerdo con Piñero en este punto, sobre la identidad del Santiago de marras. Pero -como he dicho en varias otras ocasiones en este blog- me gustaría conocer más de la opinión de Piñero respecto de esta famosa reunión. Si la concepció...

Miércoles, 21 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930