El blog de Antonio Piñero

“Sinagoga - Iglesia. La ruptura del siglo II. La división religiosa entre el judaísmo y el cristianismo en el siglo II”. Un libro de Mario J. Saban (702. 24-10-16)

24.10.16 | 08:55. Archivado en , CRISTIANISMO, Judaísmo

Escribe Antonio Piñero

Seguimos con la exposición de las tesis y la crítica del libro de M. Saban

El libro de Saban es muy curioso, sin duda, y novedoso en ciertos aspectos, y tiene tesis interesantes que aparecen ya en su primera parte. Así desarrolla la idea de que el denominado “concilio” de Jerusalén, al que se refieren Hechos de apóstoles 15,2-32, y Carta a los gálatas 2,1-11, fue una realidad tal como lo cuentan los Hechos, y no como lo presenta Pablo… tal como lo interpreta Saban, quien no ofrece análisis y ni razón alguna de las notables diferencias que hay entre los dos relatos Dios esa asamblea, la de Pablo y la de Hechos.

Así, insiste el autor en que, al tratarse en esa asamblea la cuestión de cómo debían integrarse en el judaísmo los paganos conversos al movimiento mesiánico de Jesús, a ninguno de los participantes se le pasó jamás por la cabeza estar fundando una nueva religión (p. 82). Por ello, la opinión (hasta hoy día) de muchos –sedicentes– historiadores confesionales de la iglesia cristiana del siglo I (y aquí cita M. Saban solo historiadores de la Iglesia de confesión católica y ciertamente muy tradicionales) acerca de que en ese concilio

A. Fue percibida por todos la necesidad de apartarse de la ideología de ciertos fanáticos creyentes en Jesús (fariseos) que exigían la circuncisión de los gentiles para incorporarse plenamente a la fe en el Mesías, y

B. Que por ello se “proclamó abiertamente la libertad cristiana frente a la ley mosaica”
es una tesis indefendible y totalmente ajena a la verdad. Con toda razón argumenta el Prof. Saban que no fue así en absoluto, ya que todos los asistentes, judíos de corazón aunque “mesianistas” –es decir, creyentes que Jesús de Nazaret era el mesías– jamás proclamaron en esa asamblea “libertad cristiana” alguna…, entre otras razones porque eran judíos totalmente observantes y el cristianismo aún no existía.

Igualmente tiene razón M. Saban cuando señala que es erróneo interpretar (y alude así a los mismos historiadores cristianos) que ese “concilio” abolió la circuncisión obligatoria para todos los creyentes en Jesús como mesías, incluidos los judíos.

Por el contrario, lo que hizo en realidad esa asamblea fue “admitir (dentro del grupo mesiánico) a gentiles sin circuncisión, quedando absolutamente claro a la vez que los judíos que aceptaban a Jesús como mesías debían observar las normas del judaísmo de acuerdo con las prescripciones de la Torá” (= la ley de Moisés, p. 96).

Con otras palabras –afirma Saban– esos judeocristianos de Jerusalén, comandados por Cefas y por Santiago el Menor (¿¿?? mañana discutiremos esta denominación) no hacían otra cosa que practicar lo que hacía ya el judaísmo de esa época –ninguna novedad, por tanto–, a saber, admitir a gentiles/paganos en su seno (los llamados por el autor de Hechos de los apóstoles “temerosos de Dios”). Según Saban el judaísmo siempre admitía a gentiles en su seno… pero con ciertas condiciones.

Seguiremos

Saludos cordiales de Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
www.antoniopinero.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por galetel 25.10.16 | 21:12

    Ignacio:
    "El concilio de Jerusalen es una farsa, no te puedes fiar ni de Gál. ni de Hch".
    Fundamente esta afirmación suya, por favor. Me interesa.

  • Comentario por Ignacio 24.10.16 | 22:50

    Los orígenes de todo ésto se encuentran en los que se dispersaron tras la muerte de Esteban, esos son los fundadores.
    El concilio de Jerusalen es una farsa, no te puedes fiar ni de Gál. ni de Hch. y sigo sin entender para que fué Pablo a verlos, ya que para su ministerio,no los necesitaba.


  • Comentario por Ignacio 24.10.16 | 22:48

    Pablo no es un rabino de la Restauración dentro del judaísmo, no.
    Las cartas de Pablo no son especialmente mesiánicas, no tiene nada que ver en ésto con Jesús. El Reino, ni mencionarlo. La Resurrección es el único tema profético que toca.
    Trata de ganarse a los judíos y para ello forma un cipote con la ley impresionante, que los judíos de toda la vida hoy en día alucinan. (Antonio, no le des más vueltas, Pablo es incoherente, duerme tranquilo)
    En definitiva funda una nueva religión que más o menos es la que nos ha llegado en su escencia.
    Que el Dios Padre tiene ahora un Hijo (que también es Dios, puede que un poco menos Dios que el padre. Tampoco sabemos en que momento lo adopta como hijo), que murió por nuestros pecados, que resucitó. y que el que crea ésto se salva.
    Un fariseo de ese nivel, sabe perfectamente que lo que está haciendo va a suponer una nueva "religión", podéis estar seguros.
    Los orígenes de todo ésto se encuentran en los que se disp...

  • Comentario por Ignacio 24.10.16 | 22:46

    Ciertamente lo fácil es seguir los argumentos de Sabán, y otros mesiánicos, es decir que:
    1º En el estadio mesiánico se ha de cumplir la promesa a Abraham referente a todas las naciones.
    2º Que para ello las ovejas perdidas y los gentiles, se han de incorporar al nuevo Israel.
    3º Que en éste tiempo la Ley cambia para favorecer esa apertura, y para ello nos inventamos dos leyes, la Universal y la Torá
    4º Un mesias que ha venido, ha fracasado, pero como no era el momento, se vá y ya volverá - como Mcarthur-
    Pero señores,eso es muy bonito, incluso creible, pero la realidad no es esa.
    El judío cree y creerá siempre en la Torá con su circuncisión por supuesto, en su Mesias victorioso, sus fiestas de guardar, y por supuesto solo para el judío que cumpla todas éstos asuntos.
    Pablo ha dejado de ser judío y lo sabe, ya que torpedea en los pilares del judaísmo: La Torá y el Mesias.
    Pablo no es un rabino de la Restauración dentro del judaísmo, no....

  • Comentario por galetel 24.10.16 | 11:25

    [Piñero:] “el denominado “concilio” de Jerusalén, al que se refieren Hechos de apóstoles 15,2-32, y Carta a los gálatas 2,1-11, fue una realidad tal como lo cuentan los Hechos, y no como lo presenta Pablo… tal como lo interpreta Saban, quien no ofrece análisis y ni razón alguna de las notables diferencias que hay entre los dos relatos”.

    [Comento:]
    Pues entonces, sigo prefiriendo la versión de Gálatas, que estimo más fiable.
    Y me parece que los conversos del paganismo, que habían decidido abrazar la fe en Jesús como Cristo el Señor, no pretendían ser simplemente ese tipo de “temerosos de Dios”, que la mayoría ya lo eran, sino alcanzar una salvación de pleno derecho por Jesucristo, en igualdad con los judíos conversos circuncisos sometidos a toda la Ley. La novedad estaba en que la fe en Jesucristo hacía ya innecesario cumplir la Ley completa (salvo el mandamiento principal), y esto –según Pablo- valía para todos aunque sin imponerlo a nadie.

Miércoles, 19 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31