El blog de Antonio Piñero

El mesías como rey ante todo. La infancia de Jesús. Revisión crítica (X): Jesús como “Hijo de David”. Prenotandos (II) (658)

24.08.16 | 10:47. Archivado en Jesús histórico, , Judaísmo

Escribe Antonio Piñero

Como vimos por la lectura de un fragmento del salmo 17 de los Salmos de Salomón, la idea de un mesianismo, liberador sobre todo de las penurias sociales, económicas y religiosas (no poder cumplir la Ley por la presencia a veces ominosa de extranjeros) se había extendido por Israel firmemente en el siglo I.

Una prueba de que el mesianismo era entendido por la mayoría de las gentes en aquella época está en los “targumes”, traducciones parafrásticas al arameo (lengua popular) de los pasajes de la Biblia hebrea que se leían en esa lengua (culta) los sábados en la sinagoga. Creo que he citado alguna vez en tiempos pasados los textos que ahora voy a transcribir. Pero vendrá bien refrescar la memoria y aplicarlo claramente a la idea de cómo se entendía en el siglo I lo que iba a ser el Hijo de David.

El targum llamado “Neófiti”, quizás del s. I de nuestra era, o un poco posterior (hay discusión entre los estudiosos) pinta así al mesías como rey y la era mesiánica:

Cuán hermosos son
los ojos del Rey Mesías.
Son como el vino puro.
Sus dientes, más blancos
que la leche.
Se tornarán rojos los montes
por las cepas
y sus lagares por el vino,
y blanquearán los collados
por la abundancia de trigo
y por los rebaños de ovejas.

Pero antes este mesías rey habrá destruido sin piedad al enemigo:

Cuán hermoso es
el Rey Mesías
que ha de surgir
de entre los de la casa de Judá.
Ciñe los lomos
y sale a la guerra contra los enemigos
y mata a reyes con príncipes.
Enrojece los montes
con la sangre de sus muertos
y blanquea los collados
con la grasa de sus guerreros.
Sus vestidos están envueltos en sangre:
se parece al que pisa racimos de uva.

Otro de los temas mesiánicos a los que he aludido ayer antes, la espera de un mesías “sacerdotal” (sobre todo con la idea de que tiene que saber muchísimo de la ley de Moisés, se la explica al pueblo y pone los medios socio-políticos para que se cumpla en Israel), aparece en una obra muy importante compuesta en su forma básica en torno a la época que consideramos, el siglo I d.C.: la obra llamada Testamentos de los XII Patriarcas. El Testamento de Leví anuncia claramente la venida de un mesías “sacerdotal”. Dice así:

Después de que el Señor haya tomado venganza, se interrumpirá el sacerdocio. Entonces suscitará el Señor un sacerdote nuevo, a quien serán reveladas todas las palabras del Señor. Él juzgará rectamente en la tierra muchos días. Su estrella se levantará en el cielo como un rey, brillando como luz del conocimiento, al igual que el sol durante el día, y será ensalzado en el mundo hasta su recepción… Brillará como el sol y eliminará todas las tinieblas bajo el cielo y habrá paz en todo el mundo (18,1-4).

Este mesías será, pues, un nuevo sacerdote que abrirá las puertas del paraíso a los justos, a los santos dará de comer del árbol de la vida, impartirá el conocimiento de la ley de Moisés, encadenará al Diablo e inaugurará una era de felicidad poniendo fin al pecado y derramando como agua sobre la tierra el conocimiento de Dios. Este conocimiento perfecto será la base del buen funcionamiento del mundo futuro. Para las gentes que contemplan la posibilidad de dos mesías y no uno; y este sacerdotal será superior al mesías guerrero, que le obedecerá. Así ocurre con algunos de los esenios. Lo más interesante de la aportación de los Manuscritos del Mar Muerto para dibujar la imagen del mesías son los textos que hablan claramente de esta figura con tintes de personaje celestial, y otros pasajes que anuncian no uno, sino dos mesías; pero esto quede para otro día.

Los gérmenes de la concepción de un mesías como profeta (como vimos en la postal anterior) no se desarrollan plenamente nunca. Los judíos esperaban en el Año 1 la venida de un profeta definitivo, “el profeta” por antonomasia, pero no se le consideraba un mesías estricto, sino su precursor. Este profeta será una encarnación de Elías, y actuará sobre todo como predicador de la penitencia previa que ha de preparar el camino al mesías propiamente tal y a la venida del reino de Dios.

Es bien conocido que la idea del mesías ante todo como rey se había extendido entre el pueblo israelita desde hacía siglos por la influencia de dos profecías:

1ª: 2 Samuel 7, 12-17:

“12 Y cuando tus días se hayan cumplido y te acuestes con tus padres, afirmaré después de ti la descendencia que saldrá de tus entrañas, y consolidaré el trono de su realeza. 13 (El constituirá una casa para mi Nombre y yo consolidaré el trono de su realeza para siempre.) 14 Yo seré para él padre y él será para mí hijo. Si hace mal, le castigaré con vara de hombres y con golpes de hombres, 15 pero no apartaré de él mi amor, como lo aparté de Saúl a quien quité de delante de mí. 16 Tu casa y tu reino permanecerán para siempre ante mí; tu trono estará firme, eternamente.» 17 Natán habló a David según todas estas palabras y esta visión”.

2ª: Miqueas 5,1 en donde se habla de Belén como lugar de donde procede David y su descendiente: el mesías:

“Mas tú, Belén de Efratá, aunque eres la menor entre las familias de Judá, de ti me ha de salir aquel que ha de dominar en Israel, y cuyos orígenes son de antigüedad, desde los días de antaño”.

Con este transfondo, pasamos ahora a considerar los textos del Nuevo Testamento, directos o indirectos, en los que la idea del mesías como descendiente directo de David es clara, lo que excluye sin duda alguna la concepción virginal de Jesús, al menos que se hagan piruetas intelectuales.

Comenzamos por Pablo de Tarso que es el autor de las obras (cartas) más antiguas recogidas en el Antiguo Testamento, cuyo pensamiento se interpone entre Jesús de Nazaret o el Nazoreo y los evangelistas –a los que influencia en mayor o menor medida– en unos momentos en los que las consecuencias de la Primera Guerra (dos o tres según se considere) de los judíos contra Roma con la consecuencia devastadora que los judeocristianos –a quienes los romanos distinguían muy mal de los judíos, digamos, “normales”– fueron aniquilados en gran parte. Naturalmente no desaparecieron del mapa ni mucho menos (de lo contrario no se explicarían los restos que tenemos de evangelios apócrifos judeocristianos y sobre todo la literatura Pseudo Clementina que es muy judeocristiana, compuesta en su base entre el 230 y 250 d.C. con la asunción de escritos anteriores como el “Kerigma de Pedro”), pero la influencia de sus comunidades se vio tremendamente mermada a partir del año 70 d.C. Desde luego desapareció por completo la comunidad madre de Jerusalén y con ella su influencia, muy perceptible aún en Pablo.

Como veremos en la próxima postal, Pablo de Tarso acepta que el mesías Jesús era un mero hombre, pero sometido por Dios mismo a un “proceso” de “divinización”. Por ello Pablo, aunque considere que Jesús era un mero ser humano (Gal 4,4 y Rom 1,4), en realidad es considerado por él solo desde el punto de vista del final de ese “proceso”, como el Resucitado y el Exaltado. Y esto tiene sus consecuencias, porque –de una manera consciente o semiconsciente– proyectará sobra la vida humana del mesías terreno rasgos que solo pertenecen al mesías cuando ya ha resucitado.

Seguiremos el próximo día.

Saludos cordiales de Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
www.antoniopinero.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por sofía 25.08.16 | 17:23

    Ya apareció el del monotema obsesivo en plena crisis alucinatoria. Tranquilo Elías, eso que dice de que oye gritar a las piedras que está usted como un cencerro, no me lo cuente a mí, dígaselo a su psiquiatra.
    Y mientras tanto pruebe a dejar de declararse a las piedras: "os abandono a vuestra pobre constitución, a la intemperancia...entrañas, humores, bilis etc" Ya se dará cuenta de que la pepsi y la disentería son cosa suya, de usted, no de las piedras.
    Así que hará muy bien en abandonarlas.
    Y deje de trastornarse por el supuesto cafeterismo ajeno, a los que estamos en nuestro sano juicio y no padecemos disentería una tacita de café en la sobremesa no nos hace daño.
    Cuídese usted.
    Salud2

  • Comentario por Moisés 25.08.16 | 16:52

    Pues sí, DAVID MO (16:45): no sé por qué teme que se me escape algún punto destacado, interesante e inteligente de Vd.... si es que existe... cuando exista. Pero tanto como una lástima...

  • Comentario por David Mo 25.08.16 | 16:45

    Moisés: también espero que sepa saborear el jugo que rezuman las ironías. No sé por qué me temo que se le escapa y es una lástima.

  • Comentario por Elias 25.08.16 | 16:01

    !Ah !las obsesiones primeras son como las intuiciones ,no suelen fallar.Que esta Vd. como un cencerro lo gritan hasta las piedras sofia.Pero vengo a declararos que os abandono a vuestra pobre constitucion,a la intemperancia de vuestras entrañas,a la corrupcion de vuestra sangre.,a la acidez de vuestra bilis y vuestros humores.Caereis en la bradispepsia ...en la disenteria y en la extincion que es donde os habra llevado vuestra locura.
    El sr. Moises esta mas agudo (angulo) y no cae en el cateterismo de la trastornada sofia.(que va por libre, "cuidiao")

  • Comentario por Moisés 25.08.16 | 15:09

    Pues mi regocijo es grande al comunicarme DAVID MO (09:00) su regocijo. Y no se preocupe: no me tomo como ofensa nada de estas cuestiones y mucho menos si vienen de Vd.

    ELÍAS (ayer 17:36) nos preanuncia la evolución geométrica respecto a los casos de aplicación del teorema de Pitágoras que yo proponía como comparación. El problema es que con lo de los escalenos se hace presente algún obtuso... ángulo, por supuesto.

  • Comentario por Sofía 25.08.16 | 13:08

    Parece que como los catetos van de dos en dos un comentarista se da por aludido y considera que el monotema obsesivo del cateto que se colocó en fuera de juego - el exhibicionista de síntomas que solo sabe hablar de su medicación- es teología pura para su colega y defensor . Pues nada elitias el profeta que lo mismo se declara falto de oxígeno que de litio (véanse posts precedentes) es además
    teólogo y compañero de hipotenusa del apóstol del "buen rollito"
    Los demás vamos por libre.

  • Comentario por Manuel 25.08.16 | 10:55

    "Monotema obsesivo" :-)
    Hace ya años que cabe catalogar así las cotidianas e insistentes intervenciones monotemáticas de cierto teólogo que se quisiera historiador objetivo; pero no está bien calificar para descalificar genéricamente a una persona, aunque sólo sea para evitar que parezca -sin llegar a serlo- una descalificación personal (aunque sólo lo sea actitudinal).
    Saluditos y buen rollo.
    ¿Se puede suponer todo? No es lo mismo inventar, jugar a suponer o creerse una versión de Hechos y de Eusebio que nadie cree desde que existe la revisión histórico-crítica, que enfocar los sucesos históricos en su contexto. Por ejemplo, en el Israel del siglo I se podía ser santo, puritano, entregado a Dios, y asesinar sin pestañear a un enemigo de la fe, del Reino, del propio partido religioso-filosófico-político: a un traidor a la Causa del Reino que, recuérdese, pretendía un Imperio Judío totalitario o/y teocrático, que significaría el dominio imperial y represor de los conv...

  • Comentario por sofía 25.08.16 | 10:23

    Moisés, habrá adivinado que David se refiere a sí mismo, modestamente, pues el facundio imaginativo parece ser hijo de David, con esa capacidad de transformar, no ya unas citas del NT, sino el mismo "testimonio flaviano" en un recibo del butanero.
    Por lo demás no parece extraño que en un blog que trata sobre el cristianismo primitivo se citen con frecuencia los textos del NT siempre que haga falta.
    Más rarita es la obsesión de otro comentarista por darnos su parte médico un post sí y otro también. Ya aparecerá hablando de su medicación, como suele. Al tiempo.

  • Comentario por David Mo 25.08.16 | 09:09

    "Fecunda", claro. Aunque Facunda, también quizás.

  • Comentario por David Mo 25.08.16 | 09:08

    "Es lógico pensar que junto a Santiago se encontraran también en esa iglesia la madre y los demás hermanos y hermanas de Jesús (o por lo menos algunos)..." Y los primos y alguna tía, sin contar con el repartidor del butano y algunos que pasaban por allí y acudieron al tumulto. Imaginación facunda, si señor. (Y adivine ahora a qué señor me estoy refiriendo).

  • Comentario por David Mo 25.08.16 | 09:00

    Moisés: No era protesta, sino expresión de regocijo. Era como si uno pensara, "Ya llega, ya llega..." y ¡zas! hélo aquí. Nunca falla.
    Lo que quiero decir es que el tal maranâ thâ de Filipenses, que es una expresión que puede interpretarse de veinte maneras diferentes, sirve para un roto y un descosido y lo mismo soluciona el milagro de la transubstanciación que el de las bodas de Caná. No se lo tome como ofensa, pero a mí personalmente en persona me hace gracia la muletilla.

  • Comentario por sofía 25.08.16 | 03:20

    ¡Simón Barjona! Y los catetos se multiplican.... empezando por el que decía que estaba fuera de juego -que ahora rematará la faena con su monotema obsesivo recurrente.

  • Comentario por Manuel 25.08.16 | 00:30

    O sea: un hermano de Jesús que no tiene motivo alguno para pensar que lo considerara Dios. De hecho, fue un judío fiel hasta su muerte, tuvo acceso al Templo y hasta a las zonas más privilegiadas del mismo (accesibles al sumo sacerdote y a los nazoreos destacados y en ejercicio de voto). Y los mismos judíos que perseguían a Pablo, que llegaron a lapidarlo una vez (fuera de Palestina) y, los que se afeitaron la cabeza y juraron ayunar hasta darle muerte (en Jerusalén), consideraban a Santiago un judío santo. Y lo dejaron en paz durante más de dos décadas.
    Puede considerar que Pedro-Cefas es el mismo Simón barjona reconvertido en predicador gnóstico-mistérico o cristiano-helenístico al estilo de Pablo sólo que centrado en los judíos (había predicadores de ese tipo, incluso desconocedores de Jesús y según Pablo "falsos apóstoles", predicadores de evangelios falsos.
    No incluya a un 2º hermano de Jesús, ni a un 2º apóstol, ni a su madre en este lote que quisiera deificador

  • Comentario por galetel 24.08.16 | 23:41

    tal como menciona Hechos?

    -En qué, concretamente, estuvieron solemnemente de acuerdo Santiago, Pedro y Juan con Pablo y Bernabé, catorce años después? (No pregunto por el desacuerdo, ojo, sino por el acuerdo que hubo.)

    Dejo estas preguntas para que quien quiera reflexione sobre ellas. Pero no voy a continuar este debate con Ud., porque ya lo hemos agotado hace tiempo.

  • Comentario por galetel 24.08.16 | 23:40

    Manuel:
    No tiene sentido que volvamos a mentener ese debate que ya agotamos. Ud. sabe que, en mi opinión, esos especialistas que Ud. menciona están muy equivocados. No voy a replicar con citas de otros especialistas que yo considero acertados. Solamente voy a repetir unas preguntas que hice hace poco al prof. Piñero; aqui van:

    -¿Cree Vd. que es histórica la carta de Pablo a los gálatas, y fue escrita por Pablo en la fecha en que suele datarse?

    -¿Es verosímil lo que afirma allí Pablo en el capítulo 1, esto es, que en el año de su vocación (ca. 33) había en Jerusalén “apóstoles” que él no contactó, pero que, tres años después (ca. 36), pudo contactar entre ellos con “Cefas”, aunque no con los otros apóstoles, y conocer también a “Santiago-el-hermano-del-Señor”? ¿Por qué lo llamaban así?

    -¿Es lógico pensar que junto a Santiago se encontraran también en esa iglesia la madre y los demás hermanos y hermanas de Jesús (o por lo menos algunos), tal ...

  • Comentario por Manuel 24.08.16 | 22:48

    Galatel, revise bien lo que -por poco que sea- deducen sobre las esperanzas de judeocristianos la generalidad de los especialistas. No dejaron de ser judíos. Apenas se diferenciaban de otras sectas en lo que a judaísmo se refiere. Pablo fue declarado hereje y traidor y sentenciado a muerte por varios grupos de judíos, probablemente incluso por los judeocristianos. Ni éstos ni Santiago tuvieron problema alguno en seguir yendo al templo y éste tenía acceso al lugar privilegiado y pudo ser candidato a la jerarquía; su muerte por un grupo rival precipitó la Guerra. Los seguidores de Santiago consideraban a Juan el Bautista un profeta auténtico, y a Jesús también (en modo alguno un Dios), probablemente esperaban su retorno glorioso para presidir el Reino mesiánico, con ayuda de Dios y quizá de los propios judíos; pero consideraban a Pablo un traidor, blasfemo y embaucador.
    Y de los demás hermanos de Jesús y de María no sabemos nada de nada. Su culto se retrasa varios siglos

  • Comentario por galetel 24.08.16 | 20:10

    según nuestras fuentes.

  • Comentario por galetel 24.08.16 | 20:09

    [Manuel:] “¿Los judeocristianos -y su líder Santiago- rezaban a Jesús? ¿Lo divinizaron, esto es, lo creyeron Dios?
    ¿Si un familiar nuestro resucita, pasamos a creerlo Dios? ¿Le rezamos? ¿Deja de ser nuestro...(primo, hermano, padre)?”

    Pero Santiago y los demás familiares de Jesús (varios de ellos, al menos), sí. Rezaron a Jesús el “marana tha” y otros rezos; lo creyeron exaltado junto a Dios en calidad de Señor, para “venir” con poder divino a culminar su obra redentora. Esto es lo absolutamente sorprendente, que indica que algo sumamente extraordinario tuvieron que experimentar, sobre todo teniendo en cuenta que su predisposición era totalmente adversa porque lo habían estimado “fuera de sí” y esta actitud se habría reforzado al saberlo muerto crucificado, “maldito de la Ley abandonado por Yahvé”.
    No es mera suposición, porque Santiago fue líder principal de los judeocristianos de Jerusalén, donde estaban también la madre y los demás hermanos, según nuestras f...

  • Comentario por Manuel 24.08.16 | 19:48

    En efecto, "por suponer, se puede suponer cualquier cosa"...
    Por ejemplo, que Jesús fue un profeta (versión de años 40-50), que se esperaba su retorno como mesías judío (imperialista) incluso una vez muerto (versión de los años 50-60), que su mesianismo sería universal y religioso, teniendo papel redentor y ultramundano (versión paulina), que resucitó de verdad y para siempre (versión de finales del siglo I); que ascendió al espacio sideral (versión de finales del siglo I), que antes de ello anduvo -si bien "apareciendo y desapareciendo" en distintos lugares y según versiones, testigos y enfoques dispares.
    También que es un dios o Dios mismo (versión que madura entre los siglos II a IV y se mantiene hasta hoy). ¿Los judeocristianos -y su líder Santiago- rezaban a Jesús? ¿Lo divinizaron, esto es, lo creyeron Dios?
    ¿Si un familiar nuestro resucita, pasamos a creerlo Dios? ¿Le rezamos? ¿Deja de ser nuestro...(primo, hermano, padre)? ¿Pasa a tener "razón" política y relig...

  • Comentario por galetel 24.08.16 | 19:24

    Pero esta reacción de Yohann ejemplifica muy bien, a mi juicio, cuál fue probablemente la de los judíos “sinagogales”, y posteriores “rabínicos”, que no estuvieron, ni querían estar, en línea con los discípulos y los familiares de Jesús, ni con Pablo y los paulinos.

  • Comentario por galetel 24.08.16 | 18:50

    [Yohann:] “el Himno a filipenses puede ser perfectamente hacia un ser celestial humanizado por alguna secta herética muy minoritaria que creía que el mesías era el siervo sufriente de Isaías, el nombre Jesús es simbólico del héroe Josué...”
    Por suponer, se puede suponer cualquier cosa, pero... ¿por qué lo citó Pablo ca. 55? También está, por otra parte, el “maranatha”. ¿Por qué los citó Pablo en referencia a Jesús? ¿Lo aprobarían Santiago, Pedro y Juan, con quienes Pablo había querido concordar “para no correr en vano”?

  • Comentario por Yohann 24.08.16 | 18:26

    Desde cuando un par de judíos le darían un papel divino y celestial a su maestro?, no lo hicieron con Moisés, ni con Elías! a lo más son personajes reverenciados pero nunca fueron más allá de eso, en el mundo gentil hubiese sido algo más normal, pero no en el judaísmo y en tan poco tiempo por dios! es tan difícil entender eso?, el Himno a filipenses puede ser perfectamente hacia un ser celestial humanizado por alguna secta herética muy minoritaria que creía que el mesías era el siervo sufriente de Isaías, el nombre Jesús es simbólico del héroe Josué, como la del egipcio anónimo que se amotino en el monte de los olivos que decía que repetiría la misma hazaña de Josué (derribar los muros, en este caso de Jerusalén), vamos, los que leemos y conocemos sabemos el trasfondo de toda religión, no hagan caso de la pirueta y "hermenéutica" de los estafadores y charlatanes de la fe, hasta el judaísmo actual está alejada de supersticiones y fabulas como si las tiene el cristianismo

  • Comentario por Elias 24.08.16 | 17:36

    Mire que va a ser escaleno el triangulo.y resulta que los catetos no entran en juego..

  • Comentario por Moisés 24.08.16 | 16:16

    DAVID MO (12:06) protesta: "Ya tardaba Filipenses". ¿Y cómo quiere, alma de cántaro, que en estas cuestiones no salga lo que esgrime acertada y adecuadamente GALETEL? Sería como si para calcular la medida de la hipotenusa, en el teorema de Pitágoras, no quiere mencionar a uno de los catetos (sin ánimo de señalar).

  • Comentario por galetel 24.08.16 | 14:31

    [Piñero:] “Comenzamos por Pablo de Tarso que es el autor de las obras (cartas) más antiguas recogidas en el Antiguo Testamento, cuyo pensamiento se interpone entre Jesús de Nazaret o el Nazoreo y los evangelistas –a los que influencia en mayor o menor medida– en unos momentos en los que las consecuencias de la Primera Guerra (dos o tres según se considere) de los judíos contra Roma con la consecuencia devastadora que los judeocristianos –a quienes los romanos distinguían muy mal de los judíos, digamos, “normales”– fueron aniquilados en gran parte.”

    Obsérvese como Piñero evita hablar de Pedro y Santiago (a menos que se reserve para hacerlo cuando se refiera a la carta a los gálatas; así espero). Tampoco alude aquí al “maranatha” ni al HF explícitamente (espero que lo haga cuando trate de las cartas a los corintios y a los filipenses). Y hay otras citas prepaulinas en las cartas de Pablo, que espero que también las tenga en cuenta. Veremos.

  • Comentario por galetel 24.08.16 | 13:08

    [Piñero, en un post de hace algún tiempo:] “los pasajes de las cartas auténticas de Pablo que parecen hablar de la preexistencia de Jesús como Logos/Sabiduría, claves para la divinización, pueden tener otras interpretaciones --textos principales: 1 Corintios 2,8; 10,4; 15,45-49; Filipenses 2,6-11; Romanos 8,3-4; el más difícil es 1 Corintios 10,4, referido a los israelitas que caminaban por el desierto durante el éxodo de Egipto: ‘Y todos bebieron la misma bebida espiritual, pues bebían de la roca espiritual que les seguía; y la roca era Cristo’”.

  • Comentario por David Mo 24.08.16 | 12:06

    Ya tardaba Filipenses.

  • Comentario por galetel 24.08.16 | 12:00

    como el Resucitado y el Exaltado.”
    -No, porque hay diversos pasajes en las cartas de Pablo, aunque sean minoritarios, en los que se ve claramente que Pablo suscribía la preexistencia divina de Jesús, pero con un “vaciamiento” voluntario consiguiente para “convertirse” en un mero ser humano representante pleno de Dios. Por ejemplo, en el himno prepaulino citado por Pablo en Filipenses (2, 6-11).

  • Comentario por galetel 24.08.16 | 11:57

    [Piñero:] “la idea de cómo se entendía en el siglo I lo que iba a ser el Hijo de David”
    -tuvieron que replanteársela a fondo los receptores de la Experiencia Pascual, en particular Pedro y Santiago. Lo que valía de esa idea del AT era lo que se había cumplido en Jesús resucitado o se esperaba que él cumpliese en su Venida.

    “los textos del Nuevo Testamento, directos o indirectos, en los que la idea del mesías como descendiente directo de David es clara, lo que excluye sin duda alguna la concepción virginal de Jesús”.
    -No, porque (como está ya comentado en posts anteriores) esa descendencia de David aludida sería la legal (llamada carnal) por parte de José, no la propiamente carnal por parte de María; solo el padre legal contaba para esa consideración, no la madre.

    “Pablo, aunque considere que Jesús era un mero ser humano (Gal 4,4 y Rom 1,4), en realidad es considerado por él solo desde el punto de vista del final de ese “proceso”, como el Resucit...

Miércoles, 19 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Los más recientes

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930