El blog de Antonio Piñero

La infancia de Jesús. Revisión crítica (VIII): ¿Qué podemos saber de los padres de Jesús? (656)

17.08.16 | 08:23. Archivado en Jesús histórico, Biblia/Evangelios,

Escribe Antonio Piñero

En esta revisión crítico histórica no caben, ni discutimos, los elementos maravillosos que rodean el nacimiento de Jesús como son la anunciación de Gabriel a María, la concepción y nacimiento virginal y los acontecimientos maravillosos que rodaron su nacimiento. Todo ello pertenece al ámbito de la leyenda piadosa y de la hagiografía popular, de las cuales la historia no puede obtener nada.

El origen de tales leyendas hay que buscarlo en los textos proféticos de Israel que anuncian el nacimiento de aquel que regirá en el futuro los destinos maravillosos del pueblo elegido, en los mitos populares y cuentos del folklore de la zona israelita y sobre todo grecorromana. En este ambiente nacen ya los evangelios apócrifos neotestamentarios. Con otras palabras: si estos dos capítulos de Mateo y Lucas, que son tardías, quizás de inicios del siglo II, hubiera que juzgarlos desde el punto de vista crítico habría que considerarlos parte de la literatura apócrifa, al estilo menos ampuloso que el Protoevangelio de Santiago, pero muy parecido.

Los nombres de los padres de Jesús son María y José. Y no creo que haya elementos de duda razonable. Los textos de apoyo son –aparte de Mt 1-2 Lc 1-2:

Jn 1,45: “Felipe se encuentra con Natanael y le dice: «Ese del que escribió Moisés en la Ley, y también los profetas, lo hemos encontrado: Jesús el hijo de José, el de Nazaret»”.

Jn 6,42: “Los judíos murmuraban de él, porque había dicho: «Yo soy el pan que ha bajado del cielo». Y decían: «¿No es éste Jesús, hijo de José, cuyo padre y madre conocemos? ¿Cómo puede decir ahora: He bajado del cielo?»”.

A. Respecto a José puede haber alguna duda porque Marcos no lo nombra: ¿había muerto ya? Probablemente. Pero no sabemos nada.

¿Era José carpintero de oficio? Los textos pertinentes son:

Mc 6,3: “¿No es éste el carpintero, el hijo de María y hermano de Santiago, Joset, Judas y Simón? ¿Y no están sus hermanas aquí entre nosotros?» Y se escandalizaban a causa de él.”

Mt 13,55: ¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos Santiago, José, Simón y Judas?

Lc 4,21-22: “Comenzó, pues, a decirles: «Esta Escritura, que acabáis de oír, se ha cumplido hoy». Y todos daban testimonio de él y estaban admirados de las palabras llenas de gracia que salían de su boca. Y decían: «¿No es éste el hijo de José?»

La base es sin duda Marcos. Pero no el Marcos que nosotros tenemos, sino probablemente –a tenor de la opinión de algunos críticos– un texto (¿1ª edición de Marcos?) que rezaba así:

“¿No es éste el hijo del carpintero, el hijo de María…”

Ahora bien, en arameo “hijo del carpintero” podría ser el modo de decir simplemente “carpintero, del mismo modo que “hijo de la iniquidad” equivale a inicuo, e “hijo de hombre” es igual a hombre. Entonces, es posible que el Marcos actual al ponerlo en mejor griego escribiera simplemente “carpintero”; pero Mateo, que lee en su edición de Marcos “hijo del carpintero”, mantiene la frase tal cual en griego.

Y si esta suposición se acerca a la verdad, los textos dicen nada más que el carpintero era Jesús, sin hablar para nada de José. Pero no es en absoluto inverosímil que José lo fuera también y hubiera transmitido el oficio a su hijo.

Así pues, podemos aceptar con dudas que se llamaba José y que era carpintero. En realidad importa poco para su figura. Lo importante es que la familia de Jesús era muy probablemente de hombres libres y de clase media baja, de condición más o menos humilde. Pero de José nada sabemos si era de la familia de David porque las genealogías no son de fiar. Es dudosísimo, por ejemplo, que se hay transmitido correctamente el nombre del padre de José. El nombre del abuelo paterno de Jesús, según Mt 1,16, tenía por nombre Jacob; según Lc 3,23: se llamaba “Helí”.

B. María. No tenemos por qué dudar de que su nombre fuera este ya que era corriente muy corriente en Israel. Estudios de antroponimia (inscripciones en osarios o tumbas) aseguran que el 25% de las mujeres israelitas del siglo I se llamaba María.

No sabemos dada seguro de su ascendencia familiar. No sé de dónde se sacan algunos comentaristas que también María era descendiente de David. Y he afirmado que lo que en todo caso aarónica, si fuere digno de fiar lo que afirma Lucas de su parienta Isabel que procedía de una familia descendiente de Aarón (Lc 1,5). Y si fuera de la familia de David, naturalmente no importaría par considera a Jesús, el Mesías, “hijo de David”, dado su nacimiento virginal.

Tampoco sabemos nada seguro de ella durante la vida pública de Jesús, salvo las posibles malas relaciones, o al menos tensas, con su hijo (Mc 3,20; 3,31-35; véase “Jesús y las mujeres”, Trotta, Madrid, 22014). Ni son fiables en absoluto la noticias del Evangelio de Juan que presentan a María Magdalena, el Discípulo amado y a María al pie de la cruz (19,25-26).

Después de la muerte de Jesús tampoco sabemos nada seguro, pues la tradición de Hch 1,12-14 es poco fiable:

“Entonces se volvieron a Jerusalén desde el monte llamado de los Olivos, que dista poco de Jerusalén, el espacio de un camino sabático.Y cuando llegaron subieron a la estancia superior, donde vivían, Pedro, Juan, Santiago y Andrés; Felipe y Tomás; Bartolomé y Mateo; Santiago de Alfeo, Simón el Zelotes y Judas de Santiago. Todos ellos perseveraban en la oración, con un mismo espíritu en compañía de algunas mujeres, de María, la madre de Jesús, y de sus hermanos”.

Esta tradición es legendaria ya que en la práctica:

• Ignora la huida de los discípulos y las apariciones en Galilea, de las es fiador el Evangelio de Juan 21. Si es así, considerando las apariciones como fenómenos subjetivos, pero ciertamente vividos, es inverosímil que volvieran tan pronto a Jerusalén.

• Es contradictoria con las apariciones en Galilea anunciadas en Mateo: una en un monte no nominado: Mt 28,16-17).

• No hay mariología (ciencia teológica sobre María como “madre de Dios”) hasta el siglo V (Concilio de Calcedonia y más tarde la presunta herejía de Nestorio) y sobre todo a partir del siglo VII.

La ausencia de noticias sobre José y María podría explicarse porque en el proceso de divinización de Jesús desde el siglo I al V había dos tendencias contrarias a hablar demasiado de la infancia de Jesús o buscar noticias sobre ella.

A. La primera, la tensa espera del fin del mundo y la consecuente parusía de Jesús

B. La segunda: cuanto más se supiera de la familia terrena de Jesús, más se lo alejaba del ámbito celestial, que era lo que importaba en este proceso continuo de divinización de Jesús que había comenzado ya desde Pablo, quien había escrito expresamente que él en el fondo no quería saber más que de Cristo crucificado y resucitado. En 1 Cor 1,23 escribe: “Nosotros predicamos a un Cristo crucificado: escándalo para los judíos, necedad para los gentiles”; y en 2 Cor 5, 16 “Así que, en adelante, ya no conocemos a nadie según la carne. Y si conocimos a Cristo según la carne, ya no le conocemos así”.

En síntesis: lo que sabemos con seguridad histórica sobre los padres de Jesús se reduce a muy poco: sus nombres; quizás el oficio de José; que vivían en Galilea y que eran de familia media- baja, humilde.

Saludos cordiales de Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
www.antoniopinero.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Sofía 25.08.16 | 09:25

    Sigue Elías en este post con su obsesión compulsiva por su falta de medicación, que es su mejor "argumento". Bien, por lo visto su falta de litio es la causa de su falta de entendederas.
    Nos cuenta primero que le falta oxígeno y luego añade que en su caso es además falta de litio. Como muestra de sus alucinaciones deja afinidades y proveedores, atribuye a otros sus propios problemas y demuestra que no se entera de nada. Solo faltaba que pretendiera dirigir a los demás él, en plena crisis de megalomania y desorientación.

  • Comentario por Elias 19.08.16 | 11:49

    En su caso ,falta de litio... hable con su prooveedor.
    Sigue Vd. sin enterarse de lo que lee (A lo que estamos acostumbrados..)
    Y deberia dirigirse a su afin galetel que es el que afirma o deja entrever lo contrario en galatas.

  • Comentario por sofía 18.08.16 | 23:51

    Lamentable falta de oxígeno la de Elías, que tiene fácil remedio.
    En cuanto a la narración de esa ocasión en la que tomó contacto con Pedro que el primer contacto fuera breve no significa que no fuera provechoso, y la prueba es que el contacto no se pierde. Es más, en Gálatas, Pablo deja claro que por ahí andaba Pedro y que ha tenido una discusión con él ¿por motivos cristológicos? NO, por motivos normativos, cuestión de leyes judías. Porque habiendo estado compartiendo la forma de actuar de Pablo respecto a los gentiles, se pone a disimular cuando llegan los judaizantes de Jerusalén. Pablo está bastante mosqueado con Pedro y con su amigo Bernabé y cita el acuerdo al que habían llegado de no imponer la carga de la ley judía a los gentiles.
    Así que esos son los datos: carta auténtica de Pablo en los primeros años del cristianismo, en la que dice lo que dice y no otra cosa, hablando de asuntos del momento, conocidos por personas vivas y de su entorno.

  • Comentario por Elías 18.08.16 | 10:41

    Es lo que tiene preguntar tantas veces "en el vacío", que uno se suele quedar sin oxígeno ...
    1:18 Tres años más tarde, fui desde allí a Jerusalén para visitar a Pedro, y estuve con él quince días. (con el había buen rollo ..15 días...)
    1:19 No vi a ningún otro Apóstol, sino solamente a Santiago, el hermano del Señor.(no dice que habló con el sólo que le vio...mal rollo... y por supuesto nada de su made Maria ni de sus otros hermanos/as.... En una tradición ´muy apócrifa y super escueta ,Simón ,uno de los hermanos habría comentado a sus amigos íntimos ,...que cuando Pablo estuvo en Jerusalén ,la familia , la madre incluida se habían ido de viaje a Cesarea Marítima a tomas las aguas...)

  • Comentario por Manuel 18.08.16 | 09:59

    Es verosímil:
    - Que Pablo y algunas iglesias (éstas sí: iglesias) griegas -de atmósfera gnóstico-mistérica- adoraran al Cristo celeste, cuya Venida esperaban: incluso que deificaran al Jesús histórico y lo consideraran o identificaran con el "Logos" preexistente, pero nada de esto es aplicable a Santiago ni a María, ni a los seguidores directos de Jesús que, en su práctica totalidad, habrían huído al ser éste prendido (ver Marcos).
    - Que algunos judios, sin dejar de serlo, consideraran a Jesús el Mesías verdadero, en cuyo caso Dios le daría su misión aun después de muerto: volvería para instaurar el Reino. No lo divinizaron, no lo consideraron preexistente, ni hijo de virgen, ni harían de él un dios, ni un liberador de almas ni del pecado de la humanidad.
    - Que María y sus hermanos lamentaran su destino, aunque uno de ellos tal vez esperara su retorno, de ser ésta la voluntad de Yahvé.
    - Que Pablo fuera consideraro un traidor y blasfemo por Santiago y los judíos...

  • Comentario por galetel 17.08.16 | 20:33

    Como es muy improbable que el Profesor me responda, seguiré preguntando “en el vacío”:

    -¿Cree Vd. que es histórica la carta de Pablo a los gálatas, y fue escrita por Pablo en la fecha en que suele datarse?

    -¿Es verosímil lo que afirma allí Pablo en el capítulo 1, esto es, que en el año de su vocación (ca. 33) había en Jerusalén “apóstoles” que él no contactó, pero que, tres años después (ca. 36), pudo contactar entre ellos con “Cefas”, pero no con los otros apóstoles que había, y conocer también a “Santiago-el-hermano-del-Señor”?

    -¿Es lógico pensar que junto a Santiago se encontraran también en esa iglesia la madre y los demás hermanos y hermanas (o por lo menos algunos), tal como menciona Hechos?

    -¿Descarta Vd. por algún motivo concreto estos datos contenidos en la carta a los gálatas? ¿Cree quizá que todos son meras fantasías de Pablo? ¿Piensa que Pablo tuvo ciertos intereses inconfesables que le impulsaron a arriesgarse a mentir as...

  • Comentario por Manuel 17.08.16 | 19:47

    ¿Hubo una "iglesia" judeocristiana en Jerusalén? Parece ser que una agrupación o secta netamente judía que esperaba el retorno del mesías Jesús, crucificado por pretenderse mesías (rey Judío) precisamente.
    ¿Lo divinizaron? ¿Lo consideraron algo más que un hombre al que Dios designaría para regir el Imperio Judío? Probablemente no.
    Le rezarían a ese hombre fallecido cuyo retorno esperaban. Parece seguro que ni Santiago ni los suyos, ni los de Juan el Bautista, ni... (Ni mucho menos su madre y demás hermanos, de los que no sabemos nada.)
    Creían que Dios le permitiría regresar para encabezar la restitución del Reino Judío, la liberación de Israel, la restauración (y limpieza idelógica) del Templo.
    Los ricos y traidores ("la paja") no tendría perdón. Viene el que es más fuerte que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego. En su mano tiene su bieldo para limpiar su era y allegar el trigo en su granero; mas la paja la quemará con su fuego inextinguible.
    Lo...

  • Comentario por galetel 17.08.16 | 17:04

    ¿Hubo realmente, muy poco tiempo después de la muerte de Jesús, una iglesia judeocristiana en Jerusalén a la que pertenecieron familiares de Jesús, al menos su madre María y su hermano Santiago y otros? ¿Qué creían de Jesús? ¿Le rezaban “marana tha”? ¿Qué sabemos de esto?
    Responda por favor, Profesor Piñero.

  • Comentario por galetel 17.08.16 | 10:28

    junto con los hermanos de Jesús. Lo que además explica que su figura recordada haya sido utilizada –simbólica, modélica, no históricamente- en varios pasajes por los evangelistas.

  • Comentario por galetel 17.08.16 | 10:26

    La frase de Hch (1, 14): “Todos ellos perseveraban en la oración, con un mismo espíritu en compañía de algunas mujeres, de María, la madre de Jesús, y de sus hermanos”, no hay por qué unirla con lo que la precede, en términos de tiempo y lugar. Pudo ocurrir que hubiera antes apariciones en Galilea, a los discípulos y también a los familiares de Jesús incluida María su madre, y un cierto tiempo indeterminado después acudieran todos -juntos o separados- a Jerusalén, donde se reunieran y continuaran experimentando apariciones hasta la última que fue considerada después como “Ascensión”.
    En todo caso, lo importante para el tema es que se mencione -en este contexto pospascual- a María la madre de Jesús como presente. No había por qué mencionarla. Pero seguramente las comunidades cristianas sintieron y conservaron un gran respeto hacia la madre de Jesús, ya muerta hace años cuando se escribieron los evangelios, que formó parte de la primera iglesia judeocristiana en Jerusalén, junto ...

Viernes, 20 de julio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Julio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031