El blog de Antonio Piñero

La infancia de Jesús (III). Situación actual de la investigación: ¿pura leyenda?, ¿algún atisbo de historia?

21.07.16 | 11:18. Archivado en Jesús histórico,

Escribe Antonio Piñero

La situación actual de la investigación respecto a los problemas críticos suscitados por el análisis de los “Evangelios de la infancia” de Mateo y Lucas es la siguiente:

• Críticos radicales: todo es puramente legendario. No podemos obtener casi nada histórico de estos capítulos, salvo los nombres de los padres de Jesús. Ni siquiera es seguro cómo se denominaba a Jesús ni tampoco su lugar ni fecha exacta de nacimiento.

• Críticos moderados, normalmente “confesionales”. El texto de los dos capítulos es legendario, pero los autores están voluntariamente haciendo “historia teológica”. Bajo este sintagma se entiende que los autores de estos cuatro capítulos toman consciente o inconscientemente temas del Antiguo Testamento (por ejemplo el oráculo de Balaán de Números 22-24) para vehicular un mensaje teológico “cristiano”, cuya síntesis podría ser la siguiente: Jesús de Nazaret, nacido en Belén, es el mesías; su nacimiento fue prodigioso, más que el de otros héroes de los paganos; es el mesías pero no solo de Israel, sino del universo entero.

• Esos cuatro capítulos son en realidad parábolas sin historicidad alguna pero con grn carga de teología: (Marcus J. Borg y Jean Dominique Crossan) en una obra editada por Verbo divino, que lleva el título “La primera Navidad”. Recordarán los lectores que allí comentaba cómo se entiende este La parábola es una forma de discurso, lo mismo que la poesía. Es una forma de utilizar el lenguaje” (p. 37).

El modelo es el corpus de parábolas de Jesús. Nadie se preocupa si los acontecimientos relatados en las parábolas son objetivos o no. Lo que importa es el significado, el mensaje que se transmite, no la objetividad. Ello –según los autores- no significa renunciar a la ciencia de la historia, sino darle un nuevo significado. Al situar las narraciones parabólicas en el contexto del siglo I, en el Israel y en el Imperio de la época de los evangelistas –opinan-, se cae en la cuenta que también para los lectores de esa época lo que importaba no era el significado literal, sino “lo supraliteral, lo suparaobjetivo, el plus de significado”. “¿Tuvieron realmente lugar esos acontecimientos, y en especial los más espectaculares como la anunciación o la concepción virginal? Este debate no sólo es estéril, sino una distracción, pues aparta la atención de lo verdaderamente importante: ¿qué significan esos relatos? Dejando de lado que sucedieran o no, ¿cuál fue, y cuál es hoy su significado?

Esta interpretación es una variante de la segunda, más precisa si se quiere y camina por el sendero de interpretar todo lo que de mito y leyenda puede tener la religión cristiana como un mero símbolo. Este sistema obvia la dura realidad dogmática = hay que creer en los dogmas como verdades objetivas, y los interpreta todos como símbolos. He escrito también que esta es la línea si no iniciada, sí oficializada y con espaldarazo teológico, del escrito programático de Roger Haight, “Jesús, símbolo de Dios” editado en España por Trotta, y traducido por mí. Y he señalado además que es este un camino que se irá imponiendo poco a poco y que es la única solución para que las nuevas generaciones, alérgica a los mitos tradicionales (no los nuevos) puedan aceptar la religión cristiana.

Mi posición al respecto. Por un lado me acerco a la crítica radical: las “historias” de Mateo y Lucas son leyendas, pero ellos –los autores y sus comunidades– se lo creían plenamente. Y son dos leyendas diferentes, de origen radicalmente diferente. Por tanto, el historiador debe adoptar un escepticismo más o menos radical. No sabemos nada seguro. Pero, por otro lado, intento obtener algún dato histórico de estas leyendas: aceptar algo de aquello en lo que coinciden Mateo y Lucas, a saber, los padres de Jesús se llamaban Jesús y María. Pero no sabemos más. Todo lo de los hijos de José, aportado al matrimonio etc. es una tradición apócrifa. Acepto que Jesús nació en la época de Herodes el Grande y que al menos vivió en Nazaret. El que ese pueblecillo no haya dejado rastro en el Antiguo Testamento y en la historia en general no lo creo motivo suficiente para negar su existencia en el siglo I. Hay miles de pueblos nombrados en la historia antigua que no han dejado ni siquiera ni un solo rastro documental, más que una única mención.

Seguiremos.

Saludos cordiales de Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
www.antoniopinero.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Safnatí 23.07.16 | 01:44

    ante los cobradores de impuestos: «...ve al mar, echa el anzuelo, toma el primer pez que saques, y al abrirle la boca, hallarás un estáter; tómalo, y dáselo por mí y por ti (Pedro)» (moneda griega de plata, con la que a veces se denominó al tetradracma; equivalía al salario de 4 días y al impuesto al Templo por dos personas según la Ley de Moisés; al ser destruido en año 70 se trasladó este impuesto al templo de Júpiter en Roma). No se relata si se ejecutó la indicación, pero práctica e irónicamente están deseando deshacerse de los cobradores pues si esa sucesión imposible ocurriese, cobrarían y además les saldría gratis. La yuxtaposición y superposición de ideas opuestas es otro sistema literario: bueno-malo, listo-torpe, muerto-vivo, enfermo-sano, rico-pobre, perdido-salvado, como elementos puramente humanos para enfatizar lo óptimo y aliarse inconscientemente con el protagonista, que “casualmente” siempre triunfa, conoce, sana, beneficia y se permite hablar en parábolas adivinatoria...

  • Comentario por Safnatí 23.07.16 | 01:42

    no todos estuvieran de acuerdo con él o se produjeran influencias de otras mentalidades más libres respecto a las costumbres religiosas, como las griegas o las romanas. Tampoco resulta extraño ―y esto ha sucedido siempre― que ante un culto único y estricto hayan aparecido individuos que no están de acuerdo con el sistema, dando lugar al concepto de secta. Crean sus nuevos postulados tomando parte de lo anterior, parte del ideario emergente, y así van evolucionando con el tiempo pues aparecen otros intereses como los políticos o de poder, otros puntos de vista filosóficos o teológicos, etc. Los textos, de la forma mejor acomodada y respetable son imprescindibles. Quedan para los siguientes. Las demostraciones, no.

    6º-El protagonista deber resplandecer como el más cualificado en la actividad de su entorno. Incluso con sutilezas, exagerando o adivinando para un fin global. El índice de sucesiones improbables en Mt 17,27 es elocuente ante los cobradores de impuesto...

  • Comentario por Safnatí 23.07.16 | 01:41

    como herramienta documental en el comercio o en la administración. La región del papiro que desde Egipto se comercializaba por toda la zona hasta Grecia. El pergamino era más caro, pero se usó. Mesopotamia empleó la materia prima del barro, llegándose a inventar el cilindro como matriz para reproducir textos. El oficio de escriba tenía tradición. Inferir en textos aludiendo a divinidades, héroes o protagonistas mistéricos fue el siguiente paso lógico, una mezcla más avanzada o más artística literariamente. Los siguientes textos que hoy llamamos apócrifos, los midrásticos y los talmúdicos se sucedieron para analizar o glosar los anteriores.
    B― Mientras que en las naciones del entorno la adoración a las divinidades o la imploración a los numerosos dioses se dejó más al libre albedrío, en Palestina se impuso un culto único, el yavista, que tabuló decenas de mandamientos y costumbres. Sin llegar a denominarlo opresivo, no resultaría nada extraño que no todos estuvieran de acuer...

  • Comentario por Safnatí 23.07.16 | 01:40

    Flavio Josefo señala que se dejó de usar en el s. II aC), pero usa al ángel (204 menciones en Biblia) como “intermediario” más literario, misterioso o efectivo a sus deseos.

    4º-Introduce el valor moral de la virginidad de la progenitora. No estaba allí, es un elemento íntimo de alguien que solo ella puede saber, y que no siempre se ha exigido para un matrimonio pues puede haber otro tipo de intereses para ello, más prioritarios que lo primero. El origen del protagonista debe ser superlativo, con ese hecho y el de su genealogía. Luego le tienen que suceder, y realizar, cosas también extremas para que el relato tenga interés. La vida de cualquier galileo normal no interesa, sería estéril y cualquiera la conocía.

    5º-Desde otro punto de vista analítico, ¿por qué se produce en ese territorio ese tipo de literatura tan abundante? ¿Por qué no sucedió igual en Hispania o en Galia?
    A― Es la zona del nacimiento de la escritura usada como herramienta document...

  • Comentario por Safnatí 23.07.16 | 01:39

    Se limita a relatar sin pensar que alguien le va a pedir demostraciones. Haciendo algo, a nadie perjudica su derecho (agendo nemo causam suam facit deteriorem).

    3º-Introduce un elemento extraño a la realidad como es el “ángel, mensajero” (ángelos, ἄγγελος) (posible derivado de ἄγω ágo, conducir, guiar, o figuradamente inducir). La añadidura de dicho personaje, “en apariencia superior en conocimiento” pues conoce el futuro y así lo anuncia y sucede, es un truco literario casi infantil: el autor prevé lo que va a relatar y lo comunica, lo hilvana, a través de dicha figura para enfatizar a modo de “profecía”, con las que tan acostumbrados estaban en la época. Podía haber relatado que alguien usara cualquier tipo de adivinación inductiva, oráculo, mancia, o el “Urim y Tumim” (ותמים אורים literalmente “luces y perfecciones?”) (Ex 28,30; Lev 8,8. Flavio Josefo señala q...

  • Comentario por Safnatí 23.07.16 | 01:38

    Una comparación, sin tratar de interferir lo presente: este mismo tipo de análisis se puede trasladar a otros pasajes como los 40 días en el desierto y las insinuaciones del demonio en lo alto del monte y del templo, con algunas apreciaciones similares.

    1º-El narrador no estuvo presente, pero parece alardear subliminalmente de conocimiento extremo o del don de la ubicuidad para tal fin. Y posteriormente otras generaciones subliminizan los textos unilateralmente, a su modo.

    2º-El narrador no aporta ningún tipo de demostraciones. Para sus fines no las necesita y si alguien las pidiera sería su problema. A quien afirma le corresponde probar (affirmanti incumbit probatio). La carga de la prueba incumbe siempre a la parte que afirma, describe o cree la existencia de un hecho no claro o que pudiera ser controvertido; nunca a la parte contraria. El narrador no tiene conciencia de esta última fase futura ―actual―. Se limita a relatar sin pensar que alguien...

  • Comentario por David Mo 22.07.16 | 16:35

    Si su observación se refería a que he pedido una cita de los evangelios en que se diga que Jesús era primogénito es porque es el punto de partida para una especulación al respecto. Si ni siquiera existe tal cita (como creo que es el caso) lo demás sobra. Si existe, podemos discutir el grado de verosimilitud, contexto, etc.
    En mi opinión, modesta, lo que los evangelios dicen es que Jesús tenía hermanos que acompañaban a su madre. Punto. Pablo tiene una referencia a que uno de ellos fue jerarquía en la comunidad de Jerusalén. Punto. Parece más bien improbable que esta persona fuera citada por los evangelistas como un seguidor de Jesús en sus años de peregrinaje. Pero como las citas sobre los discípulos son contradictorias y los nombres de los judíos se repetían bastante, me parece que hay que mantenerse al pairo sobre esta cuestión. Que por otra parte, no me parece de vital trascendencia para un historiador independiente.

  • Comentario por David Mo 22.07.16 | 16:28

    Fernando: Creo haber explicado esto varias veces. Me interesan los evangelios como fenómeno ideológico (que se decía antes), tanto en sus orígenes como en su desarrollo y aceptación posterior. No los creo documentos históricos y, como cualquier leyenda, pueden tener una base real indiscernible de su elaboración ideológica. Piñero, Bermejo, Montserrat y otros no creyentes o no empeñados en una interpretación ad hoc, creen posible separar algunos elementos históricos de los que no lo son. Me muestro bastante escéptico al respecto. Cuando pido que se me aporte algún tipo de prueba (incluso en sentido débil) de afirmaciones que se dan por altamente probables o ciertas, me encuentro casi siempre con discursos como respuesta. Lo siento. Pero como mi escepticismo es cauteloso, es muy probable que alguna vez me hagan cambiar de opinión sobre algún punto concreto. No con discursos o sermones, desde luego. Y con reproches o ataques personales, todavía menos.

  • Comentario por FERNANDOP 22.07.16 | 16:03

    David Mo: no se porque utiliza a los evangelios de referencia si para usted son meramente simbólicos, parece que no se aclara

  • Comentario por Elias 22.07.16 | 15:50

    Hay mas variantes y todas posibles...
    que Jose tuviera mas hijos de matrimonio anterior
    que Maria tuvo mas de un hijo no solo Jesus y luego fueran adoptados por otros familiares ante la hipotetica muerte de Jose
    que en realidad fueran hermanos de sangre como mantienen muchas confesiones...etc..
    La version suya galetel ,disculpe, es la que casa con su sesgo pero no la hace mas plausible

  • Comentario por galetel 22.07.16 | 10:29

    Jesús sería el primogénito, y aun el unigénito, de María-la-de-José, sin serlo de María-la-de-Clopás. Y Santiago y los demás llamados “hermanos y hermanas” de Jesús, serían hijos de María-la-de-Clopás, sin serlo de María-la-de-José; quizá algunos mayores que Jesús y otros menores. Por su larga y estrecha convivencia, eran más que simples primos.

  • Comentario por David Mo 22.07.16 | 10:00

    Antonio: ¿Cómo que no se puede poner en duda que Jesús fuera el primogénito? Yo lo pongo en duda. No conozco ningún pasaje evangélico (salvo los de la infancia, claro) que lo diga. ¿Me equivoco?

  • Comentario por David Mo 22.07.16 | 09:47

    Es curioso que se acepte sin dificultades que los relatos de la infancia son meramente simbólicos y no se aplique el mismo rasero al resto de relatos evangélicos. Aquí es donde los historiadores-exegetas (Meier incluido) se espantan de sí mismos y comienzan a racionalizar sus creencias a toda costa. Algo hay que salvar, claro.

  • Comentario por galetel 22.07.16 | 08:51

    AntonioL:
    No me parece apropiado entrar aquí en el tema de los hermanos y hermanas de Jesús, porque es altamente especulativo en base a leves indicios que no se encuentran en los relatos de la Infancia. Pero diré algo que ya mencioné en posts anteriores de este blog. Me parece plausible que los llamados “hermanos y hermanas” de Jesús hayan sido hijos de un hermano de José llamado Clopás, y de su mujer María-la-de-Clopás, quienes habrían acogido a María-la-de-José y a su hijo pequeño Jesús cuando murió José. Habrían pues convivido largos años, estos primos y estas concuñadas, siendo considerados más que eso, como “hermanos y hermanas”, en el ambiente de Nazaret.

  • Comentario por antonioL 22.07.16 | 03:02

    Ese simple dato, si que rompe con todo lo establecido por la reconstrucción histórica al respecto.

  • Comentario por antonioL 22.07.16 | 03:01

    Hay otro dato más controversial, que no desarrollaré, pero vale la pena mencionarlo, por qué Santiago el "hermano" de Jesús -del Señor- (según se use la fuente, neotestamental o a Flavio Josefo) de ser abierto el rechazo a su supuesto "hermano" termina siendo cabeza de la Iglesia de Jerusalén. Si ni siquiera fue Apóstol.

    Meier, sólo usa la critica textual, pero atomiza el contexto, la mentalidad, otros aspectos y hechos. Lo cual la controversia está lejos de ser concluyente por parte de los "radicales y liberales".

    Simplonamente se podrá decir, pasó a ser Cabeza de Jerusalén, porque fue su hermano de sangre, menor y le sucedía, pero ese mismo argumento se puede decir, que era su "hermano" ,primo hermano mayor, rango de clan.

  • Comentario por antonioL 22.07.16 | 02:47

    Esto no significa que Todo LC y Mt 1 y2 sean históricos, pero podemos decir que se basan en tradiciones legitimas e incomodas para la crítica radical y "liberal". Por lo menos.

  • Comentario por antonioL 22.07.16 | 02:41

    Lo cual lo convertiría en un ser excepcional dentro del Judaísmo, cosa que incomoda a los historiadores, el hecho de hablar de extraordinario, rompió con el judaismo etc. Sin embargo lo anterior no responde el por qué del desprecio de los parientes de Jesús, en todo caso son connotaciones de su ministerio y no de su rol familiar.

    Hablando filologicamente, muchos creen que Meier, ha puesto fin a la discusión del uso del termino primo y hermano, controversia que desde Jeronimo representaba a la ortodoxia.

    Pero, la mentalidad judía es inapelable al respecto, la traducción del hebreo o arameo al griego, no es el un criterio libre de errores, pues como ya se ha demostrado también en Roma bajo el latin y con una cultura y mentalidad muy bien definida en los roles familiares. por su ambito juridico, podría ser. Autores de la talal de cicerón y Ovidio escribieron en Latin usando indistintamente el termino hermano, refiriendose a primo y a medio hermano

  • Comentario por antonioL 22.07.16 | 02:35

    Al contrario, por lo cual la hipótesis de que la muerte de José debió de ocurrir muy pronto, siendo acogida María y Jesús por sus parientes próximos -de José o algún varón por parte de María-, lo cual concuerda con la imagen presentada en los evangelios. Jesús entonces habría convivido con sus primos hermanos. Esos datos son innegables.

    Cuando María y los "hermanos" lo buscan siempre van juntos, por qué, de ser el primogenito, Jesús tendría que haberse hecho cargo de su familia, no increpado por los menores, en dado caso, hubiera sido un desprestigio de Clan. lo único que dicen los presentes ¿qué no es acaso éste hijo de José el carpintero? Entonces o bien aceptamos que fue acogido por sus parientes -siendo éstos mayores, recordando que la mujer no podía andar del todo sin una figura masculina- o Jesús se desentendió de su rol familiar de cabeza, algunos diran que fue lo segundo, pero eso no es propio de la cultura judía.

  • Comentario por antonioL 22.07.16 | 02:26

    Sinceramente, los críticos -incluso Gnilka-han soslayado algunos datos dentro de los propios evangelios y de algunos otros autores de la época.

    Sí leemos tanto en Lucas como en Juan, e incluso en Mateo y Marcos, a Jesús con respecto a sus "hermanos", que cronológicamente son menores que Jesús, pues Jesús es el primogénito -quién lo puede poner en duda, y de ser así es inaceptable-, la relación es de desprecio y de mando por parte de los "hermanos" a Jesús, en especial Juan 6 lo representa muy bien, cuando le increpan a Jesús que suba a la fiesta de Jerusalén, pasaje más que histórico, no haré referencia de escépticos que lo han considerado también histórico. Pero si estamos informados de la Cultura Judía del siglo I, altamente patriarcal y de clan, ley endogamica. El hijo mayor es cabeza de familia después del padre, al morir éste, el hijo mayor es respetado. Por qué los evangelios no presentan dicha figura

  • Comentario por galetel 22.07.16 | 00:54

    Xabier:
    Me gustaría saber si Piñero suscribe esa hipótesis "según la cual Lucas utilizó como fuente el Evangelio de Mateo, además del de Marcos", y en caso contrario, por qué no.

  • Comentario por Xabier 21.07.16 | 21:29

    Estimado Galetel:

    El que Mateo y Lucas coincidan en la concepción virginal y el que un ángel diga a María/José que tendrán un hijo al que pondrán por nombre Jesús, se explica fácilmente con la Hipótesis de Farrer o "Marcos sin Q", según la cual Lucas utilizó como fuente el Evangelio de Mateo, además del de Marcos.

  • Comentario por redheaded 21.07.16 | 21:23

    Lo único que se pueda replicar históricamente es como la familia entera va a pasar la Pascua a Jerusalén, lo que hacían la mayoría de los judíos de Palestina, y que lo perdieron de vista, y tangencialmente, que conocía las Escrituras de manera autodidacta.

  • Comentario por galetel 21.07.16 | 11:40

    Perdón. "... se llamaban JOSÉ y María". Es un error tipográfico de Piñero, en el párrafo que yo copié y pegué.

  • Comentario por galetel 21.07.16 | 11:37

    [Piñero:] "intento obtener algún dato histórico de estas leyendas: aceptar algo de aquello en lo que coinciden Mateo y Lucas, a saber, los padres de Jesús se llamaban Jesús y María. Pero no sabemos más. Todo lo de los hijos de José, aportado al matrimonio etc. es una tradición apócrifa. Acepto que Jesús nació en la época de Herodes el Grande y que al menos vivió en Nazaret."

    De acuerdo. Pero hay algo más: ¿por qué ambos relatos coinciden en la idea de que la concepción de Jesús fue virginal? Meier se lo pregunta y no acierta a responderlo claramente, después de analizar varias posibilidades.

Miércoles, 19 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Los más recientes

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930