El blog de Antonio Piñero

Nacimiento e infancia de Jesús (I). Una visión crítica. (649)

19.07.16 | 10:00. Archivado en Jesús histórico,

Escribe Antonio Piñero

Hay estudiosos, incluso católicos, como Joachim Gnilka, que comienzan sus “Vida de Jesús” (un clásico desde nada menos que desde 1972) con el bautismo de Jesús desde su bautismo por Juan. Consideran que todo lo que dicen Mateo 1-2 y Lucas 1-2 es tan absolutamente legendario que no cabe en una “biografía” científica de la vida del rabino galileo, Jesús. Yo opino más o menos igual que Gnilka y muchos otros, pero pienso que sí es necesario detenerse en estos capítulos evangélicos porque de ellos pueden extraerse datos interesantes sobre el carácter de los evangelios mismos y sobre sus autores, más que sobre Jesús.

1. Mi idea general, que debo fundamentar a lo largo de una miniserie, es que Mateo y Lucas reflejan ya el impulso y el principio motriz de lo que luego serán los Evangelios apócrifos: sienten que Marcos y la Fuente Q, en los que abrevan, son incompletos; hay que rellenar con datos legendarios y agradables para los creyentes lo que no se sabe por otros medios, es decir, por datos fiables. Basta echar una ojeada a los dos capítulos que inician Mateo y Lucas para caer en la cuenta de que los primeros pasos –vida oculta– de la vida del héroe de la fe, Jesús, no interesó en absoluto ni a Marcos ni a Juan, primero y cuarto evangelistas.

Marcos probablemente no se sintió interesado sencillamente porque no sabía nada o casi nada de esa “vida oculta”, y en segundo lugar por estar convencido de que la vida de Jesús antes de su bautismo era ininteresante. Jesús era un ser humano relativamente normal, que fue elegido por Dios entre varios posibles candidatos en la plenitud de los tiempos y que fue adoptado como hijo de la divinidad en el bautismo (Mc 1,9-11).

Y Juan, el cuarto y tardío evangelista, porque se centra de tal modo en sus especulaciones sobre la sabiduría divina y su palabra hacia los humanos, que en el fondo le daba igual en qué persona habría de encarnarse en la tierra tal Sabiduría/Logos para realizar el designio de la restauración de la obra de la creación, fallida desde que apareció sobre la tierra Adán (Jn 1,1-14). Por eso no era preciso contar a los lectores de su evangelio absolutamente nada de la vida de esa persona hasta que Dios decide que su presencia en la tierra sea significativa. “No hay” vida oculta, sino que Jesús comienza en verdad para la historia de la redención en verdad cuando un personaje relevante, el Bautista, que arrastraba multitudes (Flavio Josefo Antigüedades XVIII 116-117) y era un peligro público para el orden galileo-romano, proclama que Jesús es nada menos que el elegido como “Cordero” especial, cuya exaltación/muerte liberaría al mundo de los lazos de Satanás y comenzaría el proceso del retorno a los orígenes de la creación (Jn 1,26-29). Jesús es el revelador ante todo de ese proceso.

2. Mateo y Lucas recogen en el entorno de sus respectivas comunidades (¿Siria? y ¿Éfeso?) tradiciones sobre la infancia de Jesús que son en esencia incompatibles entre sí, ya que hablan de dos Jesuses distintos con episodios distintos y no encajables unos con otros.

Mateo, después de la genealogía de Jesús, presenta a un José desconcertado por el embarazo de su prometida, y a una muchachita embarazada, María, de la que no se cuenta absolutamente nada de una posible visita angélica que le explique su “estado de buena esperanza”. Solo José recibe el anuncio angélico que explica algo de lo que está ocurriendo. Y luego dice expresamente Mateo que tras nacer el héroe de la narración, Jesús, tuvieron José y María una vida matrimonial ordinaria y normal, de cuyos frutos no habla hasta el capítulo 13,55-56 (= Mc 6,1-6), donde da hasta sus nombres (Jacobo/ Santiago, Joseto, Judas y Simón más dos hijas innominadas).

El capítulo 2 de Mateo establece que el nacimiento de Jesús fue durante el reinado de Herodes el Grande (que muere en el 4 a.C.) y en Belén, donde residían José y María, no en Nazaret, como a veces se dice. Luego se suceden acciones maravillosas: la estrella que aparece de repente en los cielos, le venida de magos de oriente, para postrarse (prokyneîn de 2,2 no significa necesariamente “adorar”, como suele traducirse puesto que en la narración, por el momento trata solo del mesías rey de los judíos, un ser excepcional pero hombre al fin y al cabo). El engaño de Herodes y su enorme rabia: matanza de los niños inocentes, huida y estancia en Egipto, vuelta a Judea y retirada prudente hacia Galilea. De todo esto nada sabe en absoluto Lucas, aunque Mateo dice expresamente que “toda Jerusalén” (como en español “todo el mundo lo sabe”: Mt 2,3) se conmocionó con la llegada de los magos de Oriente y que se originó un enorme revuelo que por ello.

Lucas presenta un panorama totalmente distinto: en un largo primer capítulo habla de gentes que Mateo no conoce en absoluto, como Zacarías e Isabel, pariente de María, (no “prima” = hallazgo tardío, creo que aparece ya en la traducción de la Vulgata latina al inglés de John Wickliffe y sus colegas hacia 1380 y tantos, interpretación que dura hasta hoy día), con largos cánticos teológico-escriturarios como el Magnificat (todavía hoy los viejos del lugar lo reconocen por su nombre latino: Lc 1,46), y el de Zacarías (1,68, el Benedictus), canticos plenos de una teología sobre el mesías profundamente judía, sin asomo ninguno de arreglos mesiánicos cristianos tal como aparecen luego en el evangelio: aquí hay manos diversas a la del resto del evangelio o absorción de fuentes, sin más). Y el capítulo 2 de Lucas en nada se parece tampoco al 2 de Mateo. El de Lucas comienza con un censo universal ordenado por el emperador (del que nada sabemos por la historia de Augusto), y con una atmósfera de alegría y de aparición de ángeles (los pastores de Belén) totalmente desconocidos por Mateo.

En síntesis: dos narraciones divergentes que presentan al lector dos Jesuses distintos y dos historias diferentes imposibles de casar entre sí. Y ante este panorama la investigación actual, tanto protestante como católica o independiente, mantienen posturas de interpretación encontradas, también incompatibles, de las que hablaremos el próximo día. Estas posturas interpretativas puede reducirse a tres: a) total escepticismo acerca de su historicidad: nula; b) exégesis hermenéutica de estos relatos como “historias” teológicas”, y c) interpretación como simples símbolos y parábolas de cuya historicidad ni los mismos antiguos estaban seguros. Las dos últimas me parecen altamente improbables.

Seguiremos.

Saludos cordiales de Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
www.antoniopinero.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Safnatí 20.07.16 | 04:09

    está en Ge 1,26-27 [1ª creación del hombre; macho y hembra los creó] y es Elohím quien lo crea. Yavhé aparece escrito por primera vez en Ge 2,4 (Yavhé Elohím). Luego, en Ge 2,7, se produce la 2ª creación del hombre por Yavhé Elohím. Ambos “dioses” se mencionan juntos en 20 versículos de la Torá; Yavhé solo hasta en 1364 y Elohím en 263.
    Otra posibilidad es que esas listas escondan algún conocimiento gnóstico, aunque eso sería otra historia. Están hechas a imagen y semejanza de las primeras genealogías del AT.

  • Comentario por Safnatí 20.07.16 | 04:08

    se pierden en la memoria y en el tiempo.
    4º-El evangelista difícilmente pudo hacer indagaciones documentales para asegurar la certeza.
    Marcos se inicia con Abraham, pero Lucas lo sobrepasa y se atreve a llegar hasta Adán y Dios.
    Pero qué Dios, ¿Elohím o Yavhé?, si el griego solo se menciona con el genérico “theos”.
    Dado que toda la lista de nombres hebreos está transliterada al griego, podría haber especificado de la misma forma cuál de ellos “prefería” Lucas.
    El pequeño dilema se dilucidaría a favor de Elohím (אלהים) por ser quien crea al primer hombre:
    1º-El nombre de Yavhé (יהוה) nunca se translitera en el NT. A pesar de ser la divinidad oficial en el s. I desaparece por completo, dando quizá a entender sus escribas que no estaban de acuerdo con su culto o que tenían otro tipo de mentalidad o ideario diferente.
    2º-La mención del primer hombre (אדמ, adám, Adán) está en Ge...

  • Comentario por Safnatí 20.07.16 | 04:07

    Las genealogías en Mateo 1,2-16 (ascendente desde Abraham) y Lucas 3,23-28 (descendente hasta Adán y Dios) resultan también, como mínimo, de una ingenuidad desbordante salvada solo por algún motivo desconocido, que bien pudiera ser la simple creencia de que los personajes del inicio del AT existieran realmente, y cuyos nombres los van escogiendo en 2 ramificaciones diferentes: la davídica y la monárquica respectivamente, adjetivos con los que de forma piadosa se ha pretendido justificar el desacuerdo de ambos escribas.
    Un análisis sin mucho esfuerzo reflejaría:
    1º-La mención a los nombres más antiguos del AT aumenta su imprecisión histórica. Los copian de los escritos conocidos, sin más, por lo que no son fiables.
    2º-No hay constancia de la costumbre de desarrollar gráficos familiares en papiro o pergamino, generación tras generación, con esos elementos ya caros en aquel tiempo.
    3º-Los lazos genealógicos de la cuarta generación anterior (bisabuelos) se pierden e...

  • Comentario por Manuel_RH 19.07.16 | 21:40

    Bah... Y si los evangelios contasen las mismas cosas y coincidieran en todo seguuuuuro que dirían: demasiada coincidencia, se han puesto de acuerdo para contar la misma mentira.

    Puede que la historia que narra el evangelio no sea creíble "científicamente" analizada; pero hay que ver la cantidad de literatura que algunos "científicos" pueden vender a su costa. Menudo filón han encontrado.

  • Comentario por galetel 19.07.16 | 18:35

    De acuerdo. Pero mucho antes de que se escribieran los evangelios ya existieron el HF:

    "Cristo Jesús,
    6 quien, siendo de la forma de Dios,
    no se aferró, para aprovecharse,
    a esto de ser igual a Dios,
    7 sino que, en cambio, se vació de sí mismo,
    tomando la forma de un esclavo,
    asumiendo la semejanza humana."

    y tradiciones populares sobre que los padres de Jesús se habían llamado María y José, que había nacido en tiempos de Herodes del Grande, y que su concepción había sido -de alguna manera- "virginal", es decir, sin intervención de José ni de ningún otro varón.

    Las abundantes discrepancias entre los relatos muestran su a-historicidad, pero unas notables coincidencias muestran algo de su historicidad.

Lunes, 12 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Los más recientes

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930