El blog de Antonio Piñero

¿El amor a los enemigos? La ética de Jesús según R. Armengol (631)

06.05.16 | 09:06. Archivado en Jesús histórico,

Escribe Antonio Piñero

Seguimos comentando brevemente algunos aspectos del libro de R. Armengol, El mal y la conciencia moral. La fuerza de las ideologías, el respeto, el amor, el odio. Editorial Comte d’Aure, Barcelona 2014, cuya ficha completa ofrecí en el nº 625 del Blog.

Tenemos que complementar lo dicho hasta ahora sobre la figura de Jesús, en el aspecto comentado, a saber que según Armengol “Se hace evidente que una doctrina violenta no es la de Jesús”. Al respecto me quedan por comentar algunos puntos que son la actitud de Jesús respecto al reino y el amor a los enemigos.
Y para finalizar mi comentario/serie comentaré –cuando terminemos con los temas de ética y en entregas futuras– un párrafo de la p. 17 del libro de Armengol que dice así:

“El Maestro del Evangelio, como le llamaba Kant, fue un profeta que quiso reformar la teología y la ética judía y las hizo más humanas al acercarse siempre, en nombre de un Dios amoroso, a los pobres, desvalidos y dolidos. Luego Pablo, quizá sin proponérselo, fundó una nueva religión”.

1. La actitud exigida por la espera inminente de la llegada del reino de Dios

Comenzamos con la actitud que determina toda la ética o mejor quizás todo el comportamiento que Jesús exige de sus seguidores, comportamiento que está dominado por su actitud hacia la espera del reino de Dios. En líneas generales puede afirmarse que la proclama del Reino de Dios pide obediencia absoluta: la exigencia del seguimiento a lo que predica Jesús es radical y total: "El que echa mano al arado y sigue con la vista atrás no vale para el Reino de Dios" (Lc 9,62; cf. 12,46). El reconocimiento de la validez de la predicación de Jesús y la respuesta adecuada a ella constituyen la moral del Reino: la base es la Ley; lo específico, la moral del seguimiento a lo proclamado para prepararse a la venida de aquel.

Esta actitud no debe ser angustiosa y triste: la imagen de los niños que juegan en el mercado (Mt 11,16-19) lo ejemplifica. De Mc 10,23, "Qué difícil será que los que tienen riquezas entren en el reino de los cielos... más fácil es que un camello pase por el ojo de una aguja..." se deduce la necesidad del desprendimiento de las riquezas de este mundo; Lc 9,60 ("Deja que los muertos entierren a sus muertos...") exige una respuesta total al llamado del Reino. Y pocos son capaces de ofrecerla: Lc 13,24 ("Esforzaos por entrar por la puerta estrecha..."). Prepararse para cumplir las normas del Reino significa también controlar las fuerzas con las que cuenta cada uno (Lc 14,28-32: la construcción de la torre); la conversión sincera, incluso de última hora (el Reino de Dios es un regalo: los trabajadores en la viña, Mt 20,1-16), faculta a los pecadores (Mt 21,28-32) para entrar en el Reino antes que los que se proclaman justos, como los escribas y fariseos (Lc 18,9-14: el fariseo y el publicano); de nada vale el orgullo: el que se ensalza a sí mismo, será humillado (Lc 14,11); la recepción del Reino supone la inocencia de un niño, quien tiene en Dios una confianza y obediencia ingenuas y totales (Mc 10,15). Hay que orar: si se escucha a un amigo inoportuno, ¡cuánto más prestará Dios atención a los suyos! (Lc 11,5-8; Lc 18,1-8: el juez inicuo).

2. El precepto del amor

El precepto fundamental característico del "evangelio" de Jesús es el mandamiento del amor. Los textos claves se hallan en el Sermón de la Montaña Mt 5,38-48 ("Habéis oído que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente. Pero yo os digo que no resistáis al mal; antes bien al que te abofetee en la mejilla derecha, preséntale también la otra... el que te obligue a andar una milla vete con él dos... Habéis oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo, pero yo os digo: amad a vuestros enemigos y rogad por los que os persiguen... si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis?), con su paralelo en el Sermón del Llano de Lucas (6,27-35). En uno de sus libros arguye G. Puente Ojea (Fe cristiana, Iglesia, poder, Madrid 1991, pp. 89-94) que

"La ética de Jesús, en cuanto ética de crisis, es bifronte, pero perfectamente articulada en el contexto de la dinámica mesiánica del primer siglo de nuestra era. Jesús predicó una ética de amor incondicionado hacia dentro, para la conducta en el seno de la comunidad mesiánica, y una ética de lucha sólo hacia fuera, para la conducta con los adversarios políticos del Dios de Israel, los paganos de las naciones. Es decir, perdón y amor al inimicus, el enemigo privado; lucha y hostilidad frente la enemigo público, el hostis, categoría en la que también entraban los cómplices judíos del poder romano, especialmente muchos miembros del estamento sacerdotal" (en concreto, pp. 89-90).

Esta tesis es original entre los lectores de lengua castellana, aunque la distinción es ya antigua, como veremos enseguida, me parece totalmente verosímil si se atiende a todo el contexto en el que se desarrolla el "evangelio", es decir, el mensaje de Jesús. Sin embargo, encuentra algunas dificultades en los textos sinópticos tal como nos los han transmitido la tradición, que conviene aclarar. En efecto, siguiendo a Carl Schmitt Escritos políticos. Trad. esp. Madrid 1941, 117, postula G. Puente que el texto evangélico, redactado en una lengua, el griego, que distingue claramente, como el latín, entre enemigo privado (griego echthrós, latí inimicus) y enemigo público (griego polémios; latín hostis) jamás menciona el vocablo polémios, sino ekhthrós, con lo cual en los pasajes sinópticos mencionados habría que traducirlos al latín como diligite inimicos vestros, y nunca como diligite hostes vestros.

Con otras palabras, Jesús mandó amar a los enemigos privados, personales, con los únicos con los que tiene sentido un acto de amor por diferencias de tipo relacional, y no a los enemigos políticos, adversarios también de Dios. Respecto a éstos Jesús habría mantenido y postulado una ética de hostilidad y oposición. Ciertamente, en los Sinópticos "no aparece una instrucción literal de odiar, pero no por ello la posición de inconciliable hostilidad de Jesús frente a estos enemigos públicos es menos patente" (Fe cristiana, p. 111); "Es irrelevante la discusión sobre si Jesús ordenó odiar a los enemigos públicos, porque [...] Jesús deslindaba claramente las líneas del combate y los sentimientos contra los enemigos de esta empresa no necesitaban definición psicológica ni concreción especial" (Fe cristiana, p. 108). En realidad, la actitud de Jesús es la misma que la albergada por los autores de la Regla de la Comunidad de Qumrán, Manuscritos del Mar Muerto ("odiar a los hijos de las tinieblas": 1QS I 4). En este sentido, Jesús nunca pudo mandar el amor hacia los romanos, enemigos del Reino de Dios, o los judíos de las clases elevadas que colaboraban con los dominadores, como colectivo.

Seguiremos reflexionando sobre esta tesis, que debemos matizar.

Saludos cordiales de Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
www.antoniopinero.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por sofía 08.05.16 | 19:44

    A Xocupo, ¿de verdad no es usted capaz de captar la ironía del comentario de FernandoP? No hace más que imitar las críticas de ustedes.
    Mi ironía sobre las distinciones de los griegos en enemigos públicos y privados -es a ellos a quien debería aplicarse no a un galileo- sin embargo encierra una verdadera pregunta sobre si hace esa distinción Platón griego él. A sócrates no sé si debe nombrarlo teniendo en cuenta que lo que sabemos de él es por otros y esta es la pega que le ponen a los evangelios ustedes como fuente de las palabras de Jesús.
    Ahora, si Jesús era galileo la diferenciación entre enemigos privados y públicos no tiene razón de ser. Que escribieran los evangelios en griego no tiene nada que ver con el hecho de que él no se expresaría en griego normalmente y sus enseñanzas fueron recogidas oralmente antes de recogerse en textos escritos.
    Con más motivo sabremos de Jesús que de Socrates -aunque yo a Sócrates no le pongo pegas.

  • Comentario por galetel 08.05.16 | 17:59

    6 y eran bautizados por él en el río Jordán, tras confesar sus pecados.
    7 Pero, cuando vio venir a muchos fariseos y saduceos a su bautismo, les dijo: «¡Raza de víboras!, ¿quién os ha enseñado a huir de la ira inminente?

  • Comentario por galetel 08.05.16 | 17:54

    Isaías 9,
    1 Mirad, no es demasiado corta la mano de Yahvé para salvar, ni es duro su oído para oír;
    2 son precisamente vuestras faltas las que os separan de vuestro Dios; vuestros pecados le obligaron a ocultar su rostro para no oíros.
    3 La sangre contamina vuestras manos y la culpa, vuestros dedos; vuestros labios hablan falsedad y vuestra lengua destila perfidia.
    4 No hay quien recurra a la justicia ni quien pleitee con lealtad. Confían en naderías y dicen mentiras,
    conciben malicia y paren iniquidad.
    5 Incuban huevos de víbora y tejen telas de araña; el que come de sus huevos muere, si son aplastados, sale una víbora.

    Mateo 3,
    4 Juan llevaba un vestido hecho de pelos de camello, con un cinturón de cuero a su cintura, y se alimentaba de langostas y miel silvestre.
    5 Acudía entonces a él gente de Jerusalén, de toda Judea y de toda la región del Jordán,
    6 y eran bautizados por él en el río Jordán, tras confesar sus p...

  • Comentario por David Mo 08.05.16 | 16:48

    David Montero soy yo, obviamente. Es mi seudónimo. /Aquí viene un emoticón/
    Firmado: David Mo.

  • Comentario por David Montero 08.05.16 | 16:37

    ¿"Las palabras auténticas"? Yo no conozco más palabras de Jesús que las del evangélico y ahí está dicho lo de los terribles castigos para aquellos que se atreven a no escucharle. "Por tanto os digo que en el día del juicio, será más tolerable el castigo para la tierra de Sodoma, que para ti [Cafarnaúm]". " !!Serpientes, generación de víboras! ¿Cómo escaparéis de la condenación del infierno? [fariseos]". Palabras de amor y de perdón no son, desde luego. Será que éstas no son "auténticas".

    ¿A quién le guía el odio y el prejuicio"?, estimado Fernando. Yo no digo cosas de esas ni se las deseo a mis peores enemigos. (Entre otras cosas, porque no creo en la pena de muerte y mucho menos voy a creer en el Infierno).

  • Comentario por galetel 08.05.16 | 14:56

    Cualquier otra liberación es demasiado relativa, minúscula y parcial. El único poder verdadero es el de Dios, el Dios que -en Jesús- ama a todos, incluso a sus enemigos.

  • Comentario por galetel 08.05.16 | 14:52

    Desde luego, realizar los ideales éticos que han formulado las grandes conciencias rectas, es muy difícil y lleva mucho tiempo. Claro, porque existe el Mal en el mundo -físico y moral-, que no es posible erradicar de golpe. El ideal ético de igualdad estaba en germen a principios del cristianismo: “ya no hay judío y griego, ni varón y mujer, ni libre y esclavo”, pero ha costado una lucha histórica tremenda llevarlo a la práctica, y todavía está lejos de lograrse como debiera, debido al Mal. Y mientras la condición humana sea tan precaria como es, el ser humano seguirá padeciendo esclavitud en gran medida, hasta que se realice del todo lo que está anunciado desde el comienzo en el HF: la liberación total, como efecto de que Dios mismo ha asumido la condición humana de esclavo, hasta el extremo, por lo cual ha sido y será exaltado nuevamente a la condición divina junto con todos los esclavos con quienes se solidarizó, con la colaboración de quienes quieran. Cualquier otra liberación es d

  • Comentario por Xocupo 08.05.16 | 14:00

    A FERNANDOP: su crítica a Sócrates y Platón como malvados y justificadores de la esclavitud parece muy simple. ¿Donde consta que Jesús o Pablo lucharan contra la esclavitud, cuando en las mismas parábolas aparece la relación "doúlos- kýrios" y la carta a Filemón es recomendación a un esclavo. A Pablo y a Jesús sólo le interesaba la esclavitud del pecado, no la social, a diferencia del crucificado Escartaco, que sí luchó contra la esclavitud. ¿Y acaso Jesús, con prejuicio etnocéntrico judío, no desprecia a los paganos comparándolos con perros? Olvida Vd, que la democracia ateniense, con Solón y Pericles, con todos sus defectos, fue un invento genial pre-cristiano, del que aun vivimos, mientras que Jesús y Pablo defienden la teocracia. Y aun hoy el Vaticano, única monarquía absolutista en Europa, se define como teocracia, pues, como afirmó Pablo en Rom 13, "non est potestas nisi a deo". Es anacronismo juzgar el mundo antiguo con valores y criterios liberales modernos.

  • Comentario por FERNANDOP 08.05.16 | 11:18

    La religión cristiana, como la budista plantean un amor incondicional. Pero como esto es muy difícil de digerir para nuestras mentes se habla, bien de un karma inmisericorde y cruel, bien de un juicio para acceder al reino. Pero eso implilca precisamente que EN ESTA VIDA, la paz y el amor deben ser el estandarte de nuestra conducta, con el refuerzo de la recompensa futura a nuestras buenas acciones Ustedes tratan de confundir y, de algo complejo hacen una interpretación burda y absurda, lo que les desprestigia intelectualmente.

    Respecto a la confusión público privado vendría a ser algo así como "odia el delito y compadece al delicuente" ¿no?, ¿o habría sido mejor para ustedes un Jesús inocuo al poder y cómplice ante las injusticias?

    Pero es inútil, cuando a alguien le guía el odio y el prejuicio hay poco que hacer


  • Comentario por galetel 08.05.16 | 08:57

    David Mo:
    Jesús con sus palabras auténticas, no amenaza, sino advierte de las consecuencias de no querer cambiar.

    Esperaba en el Padre, SÍ, pero NO en "sus legiones"; no tergiverse Vd.

    Increpar a los enemigos por su bien, al riesgo y coste de la propia vida, fue amarlos.

  • Comentario por David Mo 08.05.16 | 08:39

    Que Jesús, el evangélico, no amaba demasiado a sus enemigos está claramente demostrado por la cantidad de veces que amenaza con el fuego eterno, incluyendo ciudades en masa (eso sería considerado genocidio hoy en día).
    Por cierto, los evangelios, que es lo único que tenemos, están escritos en griego, donde la distinción entre enemigos y perseguidores dentro de la tribu y los de fuera es pertinente. Si Uds. quieren inventarse los dichos de Jesús en arameo, es su problema.
    Como siempre, hay un doble Jesús en los evangelios: el que predica el amor y el que amenaza con odio. Elijan uno, si quieren, pero no pretendan que los que no somos creyentes comulguemos con sus ruedas de molino.
    Otra cuestión es si Jesús predicaba la yihad judía (valga la contradicción). Asunto debatible y nunca resuelto a gusto de todas. Creo que de nuevo hay dos Jesús: el que espera que el Padre y sus legiones resuelvan la papeleta y el que pide espadas.

  • Comentario por FERNANDOP 08.05.16 | 00:49

    ¿amar a los enemigos para Platón?

    Si pero Socrates y Platón eran malvados:justificaban la esclavitud (tenía 5 esclavos)y, como buenos griegos, despreciarían con total seguridad al resto del mundo como bárbaros, por no decir de su injusto sistema social previsto en la República, así como su talante antidemocrático....bla,bla,bla

    ¿ve usted, puestos a tirar por tierra (INJUSTAMENTE) al personaje aparecen bastante mas que 2 espadas y un chiringuito.

  • Comentario por Markitos 07.05.16 | 23:49

    ¡Muy bien visto, Xocupo!

    Sumamente ilustrativo traer a este blog a Píndaro, a Esquilo, a Sócrates y a Platón. Días atrás el Dr. Bermejo traía a colación a Eurípides y su influencia en Hechos de los Apóstoles.

    No pudiendo olvidar el mundo griego, dado que Marcos Evangelista escribe en griego, no conviene desdeñar la tradición hebrea; en tal sentido, recordaré a Hillel y su "no quieras para otro lo que no deseas para ti".

  • Comentario por sofía 07.05.16 | 23:43

    No sé qué le dirá Puente Ojea a Xocupo sobre los inimicus y los hostis de Platón y Sócrates, pues la distinción es una cuestión griega, no aramea. En todo caso el cristianismo se basa en unos textos que dan por sentado que el amor de Dios llega a todas las conciencias que no se oponen al Espíritu incluso aunque no sepan que se trata del amor de Dios. No hay ningún premio a la originalidad con denominación de origen -que se sepa.

  • Comentario por galetel 07.05.16 | 20:11

    Xocupo:
    Yo pienso que la ética tiene su base en la consciencia natural, que conocemos como la característica más específicamente humana. Por eso, no me extraña que las consciencias rectas hayan llegado a las mismas conclusiones, entre las que descuella esta –la más sublime- de “amar a los enemigos”. Pero el problema está en creer que la ética humana está respaldada por un supremo Artífice de la realidad universal, y que se manifiesta –o se manifestará- como salvación definitiva de todas las víctimas del proceso creativo, incluso de los “ingratos y perversos”. Aquí estriba, a mi parecer, la originalidad y superioridad de la ética cristiana: en creer que la ética humana está –o estará- respaldada al nivel máximo de la realidad, a fin de cuentas, por lo que el fenómeno de la consciencia recta no es marginal en el universo, sino primordial, aunque por ahora no lo parezca. La ética cristiana lo basa en Jesucristo, y en la imitación de Jesucristo según sus enseñanzas.

  • Comentario por Xocupo 07.05.16 | 19:25

    Los teólogos cristianos exaltan el amor a los enemigos como el culmen y la marca propia de la moral cristiana, llamando al cristianismo la religión del amor. Yo, sin embargo, constato que Platón en diversas obras, de juventud y de vejez, combate constantemente la moral tradicional, que aparece en Píndaro y en Esquilo: amor a los amigos y odio a los enemigos. En la Carta VIII (352d) cita ese criterio dominante y mayoritario ("toîs polloîs) en su época: "toús mèn polemíous hôs pleîsta kakà exergásetai, toùs dè phílous hôs pleîsta agathá" (hacer el mayor daño posible a los enemigos y el máximo bien a los amigos. Contra este principio moral, Platón afirma que no se debe hacer el mal a nadie en ningún caso. La misma idea aparece en otros textos, puesta en boca de Sócrates, para quien es preferible padecer el mal que practicarlo: Critón (49b, c), Gorgias (456e), República (335-336) etc. ¿Dónde está, pues, la originalidad de la moral cristiana y su supuesta superioridad sobre las demás?

  • Comentario por galetel 07.05.16 | 15:26

    ¿Por qué no quiso intervenir Dios con “doce legiones de ángeles” para impedir la crucifixión de Jesús?

    Es muy clara y lógica la “trisyuntiva”:

    1.- Porque Dios quería que se le ofreciese Jesús A Él, en sacrificio cruento, como expiación vicaria por los pecados humanos, para aplacarlo y satisfacerlo.

    2.- Porque ese Dios no existe.

    3.- Porque Dios ama a sus enemigos, y quería su propio sacrificio, DE Él en Jesús, que tuvo que ser inevitablemente cruento, para redimirlos a todos del Mal haciéndolos partícipes de su necesaria resurrección.

    (Sugerencia: Elige la 3. Hay que superar el eterno y cansino debate entre los de la 1 y los de la 2.
    Para Dios, enemigos-amigos somos TODOS, y como sea tu idea de Dios, así serás tú; según Jesús.)

  • Comentario por FERNANDOP 07.05.16 | 12:44

    Ninguna Pepeman, que como para la escuela moderna no puede ser pues no puede ser, (aunque los textos y las evidencias son tozudas y los intentos de retocerlas algo patéticos).

    El conocimiento, el saber, las verdades profundas, son fruto de occidente ( y su madre Roma), ¿cómo un pueblo fanatizado y oriental como el judio puede producir algo tan bello?,!!! imposible hombre!!!!

    Un caso de etnocentrismo de manual.

  • Comentario por pepeman 07.05.16 | 00:48

    "...Amad a vuestros enemigos y ROGAD por los que os persiguen... "
    Supongo que "los que os persiguen" no son inimicus, sino hostis, ¿no?
    Totalmente coherente con "Padre, PERDÓNALOS porque no saben lo que hacen"

    Todo muy hostil y violento, sí señor.
    (¿Qué diferencia habrá entre inimicus y hostis en arameo?. ¿Alguien puede ilustrarlo?)

  • Comentario por FERNANDOP 07.05.16 | 00:03

    Lo de los enemigos privados está en el evangelio. Lo de los enemigos públicos pues es que debería ser así qunque no hay ni un dato, ni una prueba ni siquiera indicios que pasen de elucubraciones porque a fin de cuentas Jesús era judio y los judios eran todos mesiánicos, violentos, intransigentes y fanáticos....pues vale

  • Comentario por galetel 06.05.16 | 20:44

    Totalmente de acuerdo con Antolín. Estos sedicentes "independientes" no lo son, claro que no.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 06.05.16 | 19:37

    ....a su amigo Puente Ojea y cita su conocida distinción entre el "inimicus" y el "hostis", Pues bien,si hay un ejemplo paradigmático de interpretación precondicionad y precocinada es precisamente el de Puente Ojea, quién va a verlo todo y a hacerlo casar segun la perspectiva esquemática y esquematizadora de su ortodoxia marxista. Hay mucho ortodoxo entre los supuestamente crítico-científicos objetivos e indpendientes.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 06.05.16 | 19:27

    .....que se pretenden guardianes y depositarios de la voluntad divina y no son sino sepulcros blanqueados o ciegos que se proclaman guías, que se resalta particularmente a los publicanos como receptores por excelencia del mensaje de perdón y reconciliación de Dios, los publicanos, los colaboracionistas con Roma en explotación de su pueblo y beneficio propio,con tanta razón odiados por este su pueblo, pues nada, todo pura tergiversación.

    El caso es que históricamente resulta que al cabo los seguidores de Jesús serán perseguidos por la autoridad religisa judía y no por la autoridad política romana. Que eso no encaja con un Jesús sedicioso antirromano cuyos seguidores,fanatizados hasta el punto de proclamar su resurrección hubieran,en estricta lógica,auumentado si cabe su hostilidad contra el Imperio, pues nada,peor para los hechos, que los hechos no estropeen una buena y conveniente teoría interpretativa.

    A este propósito,Piñero cita como autoridad a su amigo....

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 06.05.16 | 19:12

    Sí,los textos del NT se redactaron con posterioridad de entre cuarenta y sesenta o setenta años después de los hechos, incluso parece el Apocalipsis podría haber sido redactado unas dos décadas más tarde, la sombra de Pablo es alargada y etc.etc., pero el caso es que sólo tales textos ofrecen el material al que atenernos tanto tirios como troyanos.

    Y los cristianos podrán en efecto obviar determinados cabos sueltos o cuestiones incómodas pero no menos cierto es la recurrencia constante al contratexto por parte de los "científico-críticos". Cuando conviene a su esquemainterpretativo,el texto es indubitable,a veces un gol furtivamente "colado" al redactor, cuando no conviene es pura y simple tergiversación ligada al Gran Tergivesador por antonomasia,Pablo,claro.

    Y así estamos ,contratexto va,contratexto viene. Que en los textos no aparecen diatribas antiimperialistas contra el dominio romano y sí en cambio, y ciertamente no suaves, contra los judíos que se prete...

  • Comentario por sofía 06.05.16 | 18:11

    Pues la verdad es que esta serie de posts se ha convertido en una versión de la canción del verano: "el chiringuito el chiringuito el chiringuito y las dos espaás.

    De acuerdo con Armengol “Se hace evidente que una doctrina violenta no es la de Jesús”

    Y podemos observar una vez más como los ex de la iglesia más rancia conservan su ranciedad a tope y su capacidad distorsionadora del mensaje evangélico.

  • Comentario por galetel 06.05.16 | 15:17

    Pero creo que, aun así, Dios le insistirá: ¡Olvídate de tu chiringuito! ¡Fue necesario derribarlo para prepararte algo infinitamente mejor! ¡Yo te quiero! ¡Hazme caso y alégrate! ¡Seamos felices!
    Dios le insistirá sin descanso. Sin parar. Porque Dios ama a sus enemigos y quiere hacerlos sus amigos.

  • Comentario por galetel 06.05.16 | 14:36

    Perdón otra vez. Es que me he quedado pensando si Elías será capaz de llegar a entenderlo. Quizá alguien incapaz de distinguir las minúsculas de las mayúsculas tampoco sea capaz de entender esto, y se quede llorando y pataleando por su chiringuito durante una eternidad. ¡Mi chiringuito! ¡Mi chiringuito! O quiera irse a la porra con su chiringuito. Espero que no, sinceramente.

  • Comentario por galetel 06.05.16 | 14:00

    Perdón. Se me olvidó una cosa. Decir que a Elías también. Sí, sí, a Elías también. Aunque por ahora le moleste que le derribe su chiringuito, pero tal vez llegue a sentirse orgulloso de ello cuando entienda para qué.

  • Comentario por galetel 06.05.16 | 13:16

    romanos violentos o no, y a los antiguos judíos colaboracionistas o no, y a los cristianos fieles o no, y a los no-cristianos sépanlo o no, y a Piñero&Cía incluso, y a mí.

  • Comentario por galetel 06.05.16 | 13:14

    Si Dios fuese ese Todopoderoso dispuesto a intervenir militarmente con doce legiones de ángeles contra los romanos y los judíos colaboracionistas, como dicen algunos, ¿por qué no lo hizo? Dirán ellos que porque ese Dios no existe. Y yo digo que es cierto: ese dios no existe.

    Yo digo, con Jesús, que no lo hizo porque Dios –el que existe- ama a sus enemigos, aunque sean romanos o judíos colaboracionistas; los ama hasta el punto de respetar su libertad sin intervenir para auxiliar de esa manera ni a su propio representante pleno. Él tiene OTRA manera de hacer el bien, a todos, puesto que es el único Dios de todos, y todos, en alguna medida, somos sus amigos y enemigos a la vez, en distintos grados.

    Dios tiene en cuenta también el mal físico y moral que condiciona la libertad humana. Y está dispuesto a perdonarnos y salvarnos a todos, si queremos. Incluso a los ingratos y perversos, a los que son malos como a los que se creen buenos, y a los antiguos romanos vio...

  • Comentario por Elías 06.05.16 | 13:10

    mmm para hacer el" sumo bien"no tendría que estar vacio de sus "poderes" como ud manifiesta de acuerdo con el himno filipenses. A mi me cuadra más que como humano que sería una persona con sus contradicciones ... como deja entrever el profesor...(los mercaderes a quienes derribó el chiringuito en el templo , no se que pensarían...)

  • Comentario por galetel 06.05.16 | 11:15

    Los amigos de Dios deben amar, de hecho, a los enemigos de Dios, decía Jesús. Porque Dios ama, de hecho, a sus enemigos, como mostró en Jesús. Esto no pueden entenderlo los que tienen otro concepto de Dios.

  • Comentario por galetel 06.05.16 | 10:17

    Los “enemigos” de Jesús fueron todas aquellas personas que actuaban mal con otras personas en cualquier circunstancia, fuesen judíos o romanos o griegos o samaritanos o lo que fuesen; a quienes él hizo el sumo bien sin hacer mal a nadie. Y así lo enseñó: a perdonar siempre, como decía que hacía Dios Padre con todos, incluso los ingratos y los perversos.

  • Comentario por galetel 06.05.16 | 10:13

    A mi entender, está claro que el “amor a los enemigos” no quiere decir tener un sentimiento de afecto ni se refiere a colectivos. Quiere decir practicar el bien a las personas que nos han hecho el mal. Cualquier tipo de mal.

    Y las expresiones utilizadas en los evangelios: “el que te obligue a andar una milla vete con él dos... rogad por los que os persiguen…”, se aplican con toda claridad a los romanos (que tenían ese “derecho” de obligar a andar una milla a los sometidos), y a los judíos (que en época del evangelista eran los que “perseguían” a los cristianos).

    Jesús, al increpar a los poderosos arriesgando su vida por no haber dispuesto previamente una defensa mínima disuasoria, y al aceptar sin huir la muerte atroz que le infligieron sus enemigos humanos por intentar él defender la dignidad humana, fue el paradigma modélico del genuino “amor a los enemigos”.

Viernes, 20 de julio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Julio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031