El blog de Antonio Piñero

La parte inaplicable de la ética de Jesús de Nazaret en una sociedad organizada. Jesús de Nazaret y “El mal y la conciencia moral” (II).

29.04.16 | 08:36. Archivado en

Escribe Antonio Piñero

Comentamos hoy, como anunciamos, lo afecta de este libro a Jesús de Nazaret

Sostiene R. Armengol, en el libro cuya ficha presenté ayer:

La doctrina moral de Buda y la de Jesús son buenas. Anteriormente me he referido a la Inquisición. En lo relativo a la ideología moral es pertinente preguntarse, ¿cómo es posible que la Iglesia que dice hacer suyo el mensaje de Jesús pudiera organizar aquella bárbara institución? Algunos dirán que la predicación de Jesús fue buena, pero sus ideas no se pueden aplicar. De cualquier modo que sea debe poder observarse que la doctrina que justificaba la Inquisición no era la de Jesús que se hubiera horrorizado de lo que hicieron los que hablaban en su nombre.


Mi comentario: La ética de Jesús tiene dos partes generales: una la tomada del Antiguo Testamento y del judaísmo helenístico, que puede aplicarse totalmente. Otra, la ética “interina” destinada para los momentos inmediatamente anteriores a la venida del reino de Dios según Jesús que no puede aplicarse. Y dentro de la primera tiene sin duda unos desarrollos peculiares, como el “amor a los enemigos”, que deben estudiarse de modo particular.

Para mi breve comentario tomo notas de mi exposición al respecto en el libro conjunto “Fuentes del cristianismo. Tradiciones primitivas sobre Jesús”, que edité hace ya tiempo. Ediciones El Almendro 1993, con múltiples reediciones, páginas 294-296

Los rasgos de la ética, que desde A. Schweitzer se llamó “interina”, es decir, para los momentos inmediatamente anteriores a la venida del reino de Dios son los siguientes:

1. En primer lugar el desprecio de Jesús casi absoluto por la riqueza y los bienes de este mundo:

Esta postura se expresa con claridad en los ataques de Jesús contra los ricos (Lc 16,19-31: parábola del pobre Lázaro y el rico epulón; Lc 18,22-25 y el paralelo de Mt 19,21; las bienaventuranzas: Lc 6,20-21; los ayes contra los ricos de Lc 6,24-26) y el desprecio por las riquezas denotan algo más que un aviso contra los bienes de este mundo como impedimento espiritual (ausencia de disponibilidad) para la recepción del Reino.

Cierto que Jesús debió de considerarlos así, también, pero a la vez su alegato contra los ricos y su defensa de los pobres implican una cierta hostilidad contra la dominación social de las clases elevadas sobre las inferiores, desequilibrio que debía ser corregido por Dios cuando implantara su Reino. Recordemos de nuevo el iluminador programa que Lucas pone en labios del futuro Salvador: "Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los que son soberbios en su propio corazón. Derribó a los potentados de sus tronos y exaltó a los humildes. A los hambrientos colmó de bienes y a los ricos despidió sin nada", como canta María en su Magnificat (Lc 1,51-53). La riqueza es opresión para los demás, y Dios vendrá a "juzgar", es decir a liberar a los desvalidos y condenar a los opresores. Es éste, en realidad, un programa revolucionario para las condiciones sociales que debía reinar en la Palestina en la que vivió Jesús, dominada por la bota de Roma. Por si esta consideración fuera poco, el desprecio absoluto de los bienes de este mundo (¡venta!) sólo se entiende en un momento final en el que éstos no son necesarios. Jesús así lo proclama, convencido del inminente final.

2. En segundo lugar, el mensaje de Jesús no exalta en absoluto el valor del trabajo como creatividad necesaria en este mundo. La sentencia recogida en Lc 12,22, aparte de un abandono en manos de la Providencia, como es usualmente interpretada, indica también una orientación de la mente hacia los momentos finales: en ellos hay que ocuparse del Reino, no de los menesteres terrenales. "Dijo a sus discípulos: Por eso os digo: No andéis preocupados por vuestra vida, qué comeréis, ni por vuestro cuerpo, con qué os vestiréis [...] fijaos en los cuervos que ni siembran ni cosechan; que no tienen ni bodega ni granero, y Dios los alimenta. ¡Cuánto más valéis vosotros que las aves!". El comunismo de consumo de bienes que practicó la comunidad primitiva jerusalemita, tal como nos lo transmiten los Hechos (2,42-47; 4,32-35), tuvo su fundamento en los dichos de Jesús que basaban la perfección del discípulo en la venta de sus bienes y la entrega de éstos a los pobres (Lc 18,22; Lc 12,33; 14,33; Mc 10,17-26), esperando -sin trabajar, sólo preocupados de la oración- la venida del Juez. Es impensable para una mente corriente, como puede sin violencia deducirse de los textos aportados, que esta doctrina deba ser aplicada como norma ética duradera en la vida ordinaria. Más bien apunta a unos momentos en los que se esperaba un fin del mundo inmediato, y en los que bastaba para la subsistencia en los pocos días que faltaban el producto de bienes anteriores vendidos a los no creyentes.

3. Un tercer rasgo interesante que apuntala esta concepción de la moral jesuánica como interina, es el poco aprecio por los vínculos familiares que muestran ciertos dichos auténticos de Jesús. En Mc 3,31-35, en un marco redaccional que implica una declaración de carácter general, Jesús indica cuál es el verdadero parentesco en los momentos anteriores de la llegada del Reino: "Éstos son mi madre y mis hermanos: quien cumpla la voluntad de Dios, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre". Hemos considerado ya la dura sentencia de que "los muertos deben enterrar a sus muertos" (Lc 9,60), lo que suponía algo insólito en el ambiente palestino del s.I. Dejar a un fallecido sin enterrar representaba un atentado contra la pureza ritual y un verdadero quebrantamiento de los nexos familiares, aunque sin importancia en esos momentos finales: "Tú vete y anuncia el Reino de Dios" (ibid.). El desligamiento de los vínculos familiares en el seguimiento de Jesús está expresado con mayor claridad aún en Lc 14,15: "Caminaba con él mucha gente y volviéndose les dijo: Si alguno viene donde mí y no odia (es decir, "se desprende", "estima en menos") a su padre, a su madre, a su mujer, a sus hijos, a sus hermanos, a sus hermanas y hasta su propia vida no puede ser discípulo mío". Y, por último, en Lc 20,34-35 se deja en claro que en el Reino de Dios el matrimonio es inútil: "Los hijos de este mundo toman mujer o marido; pero los que alcancen a ser dignos de tener parte en el otro mundo y en la resurrección de entre los muertos, ni ellos tomarán mujer ni ellas marido, ni pueden morir, porque son como ángeles y son hijos de Dios, siendo hijos de la resurrección".

Es evidente que esta sentencia jesuánica se refiere a los momentos posteriores al final. Pero la contraposición con los "hijos de este mundo", no dispuestos a aceptar la venida del Reino, no es menos evidente, así como que el ideal sería anticipar lo que será luego. Pablo lo ha entendido así en el cap. 7 de su 1ª carta a los Corintios ("No obstante, digo a los no casados y a las viudas: Bien les está quedarse como yo" (v. 8); "Entiendo que, a causa de la inminente necesidad, lo que conviene es quedarse como cada uno está" (v. 26); "Os digo, pues, hermanos: el tiempo es corto. Por tanto, los que tienen mujer, vivan como si no la tuviesen" (v. 29).

Como el lector puede observar fácilmente, estos preceptos, o consejos -que prescinden de los bienes de la tierra, que no exhortan precisamente al trabajo, que no fomentan los lazos familiares- distan mucho de poder ser cumplidos en un mundo que dura y continúa: están evidentemente pensados para el interim, para esos momentos anteriores a la irrupción del Reino, con su cambio total de valores.

No pocos comentaristas son de la opinión que esta ética de Jesús no es interina, sino "escatológica", en el sentido de que la "situación del hombre dentro del Reino de Dios no tiene un sello de provisionalidad" . Esto nos parece una distinción de razón y negar la evidencia de los textos mismos, ya que, aunque en el Sermón de la Montaña tales imperativos no aparecen nunca motivados expresamente por el fin del mundo inmediato, sí es claro por todo el contexto de la predicación de Jesús - orientada al inmediato advenimiento del Reino- que estos mandamientos se hallan condicionados justamente por esa situación especial de Jesús y sus oyentes. Fuera de ella son en la práctica, como hemos afirmado, imposibles de cumplir. Y, de hecho, quienes han pretendido llevarlos a cabo al pie de la letra han debido huir del mundo y negar unas realidades que fueron creadas por Dios --según las tesis del Génesis-- como buenas para el común de la humanidad.

Seguiremos.

Saludos cordiales de Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
www.antoniopinero.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por FERNANDOP 30.04.16 | 17:10

    Claro que se puede. Un mundo donde se antepone el prójimo a las riquezas, donde los hermanos son todos los seres humanos, donde no hay cosas mas importantes que el amor...no solo no es inviable sino que es único camino viable para que el ser humano no perezca devorado entre los fuegos del cambio clímático o de una cofrntación nuclear

  • Comentario por sofía 30.04.16 | 09:19

    De acuerdo con Galetel por un lado y con AntonioL por otro.

  • Comentario por galetel 30.04.16 | 07:18

    Pues sí, Rawandi. Lo remoto era inminente, lo descubrió Jesús. Pero Vd. sabe demasiado para entenderlo; por eso no responde a mi pregunta de 29.04.16 | 21:41. Buen truco.

  • Comentario por antonioL 30.04.16 | 05:12

    Habla también de él como una forma justa de redituar el esfuerzo, el sacrificio o de gracia.

    Ahora bien, para Pablo el trabajo es una forma muy sencilla de vida, "quien no trabajo que no coma", pues si bien la idea del Reino en plenitud, disponía para que no se trabajase, fueran holgazanes, en suma, se corre el riego de trivializar el Reino, en un Reino inmaterial y uno totalmente material.....entonces no se puede llegar a la plenitud en este mundo, ese sería el orgullo de la ilustración, el haber creído haber llegado a la plenitud de los tiempos, por el uso de la razón y su aplicación práctica de esa razón (la técnica), pero se tiene que vivir el adelanto, pero sólo el adelanto de esa plenitud. Sin creer que ha llegado....

  • Comentario por antonioL 30.04.16 | 05:02

    1) me parece una lectura superficial, el hecho de que se mencione que Jesús no se preocupe por el "mañana", si bien tiene un carácter ascético en muchos aspectos, lo que Jesús denuncia en primer lugar y sólo en primer lugar, no es la riqueza, sino la acumulación, hacer del dinero un ídolo, es sabido que también tenia algunos seguidores acomodados como José de Arimatea, si es que se acepta como histórico, y por lo que se puede leer, Jesús no a todos les pide que vendan todo para seguirlo.
    2) La parabola de los trabajadores, aquellos que se les paga igual o más por trabajar menos, que a los que trabajaron toda la jornada etc. me parece que es la única parabola que habla sobre el trabajo, me parece, al menos de manera directa, aunque bien su reflexión va en otra dirección, me parece sugerente una reflexión más profunda en dicha dirección. Pues Jesús, habla de distintas maneras sobre el dinero, no sólo para condenarlo

  • Comentario por antonioL 30.04.16 | 04:51

    a MI ME GUSTA MÁS LA INTERPRETACIÓN, que hace Juan Bautista Fuentes Ortega, sobre la reflexión teológica de la redención y su implicación antropológico comunitario. Es por ello que es muy equivoco el termino judeocristiano, a decir un Judio antes de Cristo a un Judío después de Cristo (de ahí el equivoco) que no es lo mismo, ni histórica ni biblicamente.

    No creo que Jesús, haya tirado por la borda la ética del trabajo, que también sería importante señalar la distorsión del puritanismo protestante sobre la ética del trabajo. que Weber y Cantillon alaban para el surgimiento del capitalismo industrial, cosa que Marx y Polanyi bien señalaron. Como bien dice el dicho "zapatero a tus zapatos", La idea de que Jes´su desecha el trabajo por la enminencia del Reino, no es nueva o de Piñero, por lo menos se remonta a Klausner, al menos de manera sistematica. dos aspectos alrespecto hay que señalar.

  • Comentario por Rawandi 30.04.16 | 02:19

    "el Reino de Dios es material e inminente para los que mueren antes de su culmen remoto en tiempo público"

    No, Galetel, ese oxímoron "inminente-remoto" no era lo que tenían en mente ni Jesús ni quienes oían su predicación apocalíptica. Jesús se refería a una inminencia en el más acá, o sea, "en tiempo público".

  • Comentario por galetel 29.04.16 | 21:57

    Y -si es como yo creo y he intentado explicar a partir del NT- por supuesto que el Reino de Dios es material e inminente para los que mueren antes de su culmen remoto en tiempo público. Es inminente en el tiempo personal (de cada muerto/resucitado) y es material en una realidad renovada.

  • Comentario por galetel 29.04.16 | 21:41

    Rawandi:
    Supongo que Ud. estará de acuerdo en que esas palabras de (Mc 14, 25) las dijo Jesús cuando era prácticamente seguro que sería detenido antes de las fiestas que empezaban al día siguiente, y que sería condenado a muerte. Y él lo sabía, como todos. ¿No?

  • Comentario por sofía 29.04.16 | 21:27

    Rawandi, decir eso sí es suficiente, pues cuando digo que predicaba el Reino, remito a sus palabras, no a las de vd -si necesita añadir "material" es que no tiene ni idea, pues Jesús nunca tuvo la necesidad de esa estúpida apostilla que usted cree necesario añadir en esa falsa dicotomía de la realidad, que yo no hago porque me refiero a las palabras de Jesús no a las divagaciones de uds. En cuanto a añadir lo de inminente, no veo para qué después de haber remitido a su mensaje sobre el reino ya presente en sus palabras y obras como signo de su futura plenitud.
    Sus parábolas son muy claras, desde la levadura a la semilla de mostaza.
    Es vd el que no las tiene en cuenta, no yo. Son vds los que hablan de las bienaventuranzas como cosa de retirarse a otra vida, no yo. Yo sigo remitiendo a Jesús y su mensaje.

  • Comentario por Rawandi 29.04.16 | 20:45

    "Jesús predicaba la llegada del Reino"

    Sofía, decir eso no es suficiente; deberías haber añadido dos palabras importantísimas: Jesús predicaba la llegada 'inminente' de un Reino 'material'. Él esperaba beber vino en ese Reino terrenal: "ya no beberé más del fruto de la vid hasta aquel día cuando lo beba nuevo en el reino de Dios." (Mc 14,25).


  • Comentario por galetel 29.04.16 | 19:40

    Nadie que no crea en las consecuencias de las éticas de Jesús -de ambas- puede apreciar su inmensa eficacia.

  • Comentario por galetel 29.04.16 | 19:22

    Jesús no sólo enseñó estas éticas, sino que previó sus consecuencias, según las Escrituras. Por eso actuó como actuó y dijo lo que dijo: “Este es mi cuerpo que se entrega por vosotros… esta es la copa de la nueva Alianza en mi sangre… la próxima copa la beberemos en el Reino de Dios”.

  • Comentario por sofía 29.04.16 | 19:10

    En lo único que tiene razón Josefina es en lo de que existen especulaciones variopintas, aunque no tanto como las suyas. Pero yo me atengo a la letra del texto. Una cosa es que no esté en desacuerdo con Galetel y otra distinta que yo esté hablando de lo mismo que él. Yo me he limitado a hablar de la doctrina que se atribuye a un tal Jesús y que no dice lo que vds pretenden que dice, sino lo que cualquiera que sepa leer entiende con claridad. Al margen de que ese personaje fuera profeta o no, o incluso aunque no hubiera existido -que sé que sí, está comprobado, pero suponiendo que fuera un personaje literario, de todas formas ese personaje tiene unas enseñanzas que al parecer ustedes no se han leído.
    Así que sepa q Galetel está hablando del significado postpascual para los cristianos. Yo no, yo estoy remitiendo al texto mismo, a la doctrina que se atribuye a un tal Jesús, independientemente de cualquier otra consideración. Dice lo que dice y no otra cosa.

  • Comentario por sofía 29.04.16 | 19:01

    Mire, Rawandi. Yo me encuentro entre los que consideran que Jesús predicaba la llegada del Reino, de modo que no sé qué es lo que dice vd que no entiendo. Es vd el que no entiende el mensaje de Jesús, que no era poneros a rezar y esperar que pase algo, sino transformaos y trabajar por el Reino, trabajar por la paz y la justicia...etc.
    Naturalmente que tiene unas raíces judías, pero profundiza en el judaísmo sustituyendo el legalismo por el amor y el ritualismo por la ética. No se hizo el hombre para el sábado sino el sábado para el hombre etc. Dice que el reino de Dios se muestra ya presente en sus palabras y obras. Y no veo que vds recurran a su mensaje sino a sus propios prejuicios, no citan a Jesús sino se citan a vds mismos atribuyéndoles lo que les da la gana. Yo remito a sus palabras.
    Que hay toda clase de interpretaciones, no lo dudo, ahí tiene a Josefina incapaz de ver el contenido de subversión del sistema q tiene el evangelio de Marcos. Al texto remito.

  • Comentario por galetel 29.04.16 | 18:35

    Desde ahí podrá seguir progresando asintóticamente por la vía de la “anacefaleosis” hacia la “apocatástasis”: el Culmen conjunto de la ética de la Creación y de la Redención.

    Proceso -> Consciencias -> Gran Consciencia Universal -> Parusía -> Anacefaleosis -> Apocatástasis

  • Comentario por galetel 29.04.16 | 18:31

    Según mi creencia, toda consciencia que sea por fin unificada en la GCU futura quedará a salvo del mal físico y moral (enfermedades, catástrofes, crímenes, desamparos, abusos…) y hasta de la muerte. Pero tendrá una angustia y un anhelo fundamental que compartirá con las demás consciencias de la GCU: la angustia del tremendo coste de sufrimiento y muerte que fue necesario para que la GCU llegara a existir, y el anhelo de reparar ese daño rehabilitando a todas las consciencias que fueron víctimas de su pasado. La GCU pensará así porque será cristiana, o no será.

    Actuará entonces en consecuencia de su cristianismo, recurriendo a la “tecnología suprema” de la Exhalación sobre su pasado para evitar la “paradoja del abuelo” iniciando, orientando y sustentando el Proceso, haciendo posible su propia existencia con la del cristianismo, sugiriendo la misión redentora de Jesús y demandando la Parusía que acabará con su angustia pues satisfará su anhelo. Desde ahí podrá seguir progre...

  • Comentario por Josefina hila fino 29.04.16 | 18:28

    El mensaje evangélico es necesariamente apolítico: "Sed buenos; en otro caso, os pasará lo mismo que a Jesús de Nazareth, es decir, moriréis crucificados y arrojados a la "fossa infamia"" (Marcos Evangelista dixit).

    Marcos Evangelista escribe en griego: es un judío helenizado que percibe -horrorizado- el comportamiento indiscriminadamente violento de Jesús de Nazareth y sus hiestes zelotas. Con su Evangelio, Marcos trata de evitar que surja un nuevo Jesús, al tiempo que busca que muchos recen a Dios Padre a través de Jesucristo para que Dios Padre no condene a Jesús al fuego eterno. De ahí el tono apocalíptico. Marcos es consciente de la condena de Jesús al Infierno; todo el esfuerzo del evangelista se encamina a tratar de evitar dicha condena ¿Cómo? Haciendo que su generación y las siguientes intercedan a Dios Padre para que éste no condene al insurgente, arbitrario y sanguinario Jesús.

    Los hechos son simples; las especulaciones, múltiples y variopintas.

  • Comentario por Rawandi 29.04.16 | 17:34

    Suscribo el planteamiento del profesor Piñero. La ética jesuánica tiene dos partes muy diferentes: una parte sensata no original, ya que reproducía antiguas enseñanzas judías y helénicas, y otra parte original pero descabellada e interina, totalmente dependiente del delirio apocalíptico que padecía Jesús.

    La clave está en reconocer el apocalipticismo del Jesús histórico: él estaba convencido de la inminente intervención milagrosa de Dios para acabar con toda dominación extranjera e instaurar un Reino perfecto en Israel. Esto es lo que ni Galetel ni Sofía parecen querer o poder entender.

  • Comentario por galetel 29.04.16 | 12:17

    La subversión de los “valores” vigentes -como muy bien señala Sofía- de los autores de violencias injustas y sus colaboracionistas indecentes, es útil para ir logrando en algún futuro la GCU. Claro que los dominadores reaccionan, y hacen fracasar a los que intentan subvertir pacíficamente –pero con energía y decisión- su sistema abusivo. ¡Cómo no iba a fracasar Jesús, con esos métodos, en el plano de la Creación! El Ángel le infligió una terrible herida, pero sin embargo Jacob venció. Fue re-suscitado para reanudar su ética vertical de Redención ejecutando al Fin la Parusía, y sus discípulos y seguidores tomaron el relevo reanudando su ética horizontal de Creación para ir construyendo poco a poco la GCU. El profeta escatológico triunfó allí donde pareció haber fracasado el supuesto mesías davídico.

  • Comentario por sofía 29.04.16 | 11:32

    ¿O creen ustedes que Jesús al decir "dejar que los muertos entierren a los muertos" estaba proponiendo que un ejército de zombies se encargaran de los entierros?
    En fin, podría seguir todo el día con mi crítica de distintos aspectos del post, pero tengo otras cosas que hacer.
    En cuanto a lo que dice Galetel estoy de acuerdo, pero yo he centrado mi crítica en la falta de comprensión lectora al interpretar la doctrina de Jesús incluso aunque se le considere un simple profeta fracasado -no digo que lo sea, sino que aunque lo fuera, su doctrina es la que es, y no es interina, ni invitadora a la pasividad quietista, ni proclamadora de normas literalmente absurdas, sino una doctrina que pretende descolocar y subvertir los valores vigentes y hacer ver la vida de otro modo y trabajar por ese ideal, no transitorio, sino definitivo, para él, al menos.

  • Comentario por sofía 29.04.16 | 11:26

    El lenguaje de Jesús es revulsivo, no normativo. Sus parábolas pretenden chocar y hacer pensar. Sus dichos son deliberadamente "descolocadores" y señalan actitudes no normas para el cumplimiento literal. Creía que eso resultaba evidente a cualquiera que supiera leer. Supongo que hay gente para todo capaces de arrancarse los ojos como imbéciles que no entienden lo evidente: que habla de formas de ver el mundo y de la radicalidad con la que hay que atreverse a atacar la raíz de los males, porque el mal que hacemos proviene del interior, de nuestro enfoque, de nuestra mirada y de nuestros valores, de nuestras aspiraciones más profundas.
    Pero es que eso se ve a simple vista, sin necesidad de que nadie nos explique lo que cualquiera intuitivamente comprende si tiene dos dedos de frente y un mínimo de comprensión lectora.
    Lo mismo lo de enterrar a los muertos: sólo está diciendo que no se busquen excusas como modos de evitación del compromiso. O creen vds q Jesús quería encargar ...

  • Comentario por sofía 29.04.16 | 11:13

    Tampoco es cierto que Jesús niegue el valor del trabajo, lo que niega es el valor asignado al trabajo en el "sistema", pero está claro que invita a trabajar por el Reino, y afirma que si se trabaja por el Reino todo lo demás vendrá por añadidura. Lo que no sé es por qué interpreta Piñero que eso significa que se tienen que dedicar a orar ni por qué cree que el prototipo de cumplimiento de las bienaventuranzas son los que se "retiran del mundo". A lo largo del tiempo cada cual habrá decidido su manera de actuar concreta con mayor o menor acierto y errores, pero desde luego en ninguna parte dijo Jesús que se tenían que retirar a orar en plan monástico. Por el contrario el sermón deja muy claro que son bienaventurados los que luchan por la justicia y la paz. No sé por qué el blogger interpreta la doctrina de Jesús a través de las ideas de otras personas de otras épocas. Hay q oirla en vivo y en directo, porque es para hoy, permanentemente.
    Y el lenguaje de Jesús es revulsivo no nor...

  • Comentario por sofía 29.04.16 | 11:05

    Quería decir que No es interina en sí misma la sociedad de contravalores hippies. Falta el NO.

  • Comentario por galetel 29.04.16 | 11:05

    Hay una "ética de la Creación" y una "ética de la Redención". Jesús aporta a ambas, pero hay una distinción entre ellas. La Redención (de las víctimas del proceso creativo) va a "contrapelo" de la Creación (como estaba prefigurado en la lucha de Jacob con el Ángel). Mientras estamos en el interior del Proceso, hay lucha; pero al fin, Jacob (la Redención) vencerá y no habrá ya contraposición entre ambas. La Parusía (culmen de la Redención) completará la GCU (culmen de la Creación), gracias a la obra redentora de Jesús. Pero, por otra parte, Jesús también aporta a la preparación y a la construcción -muy paulatina- de la GCU. Son dos "direcciones" de su ética: la vertical y la horizontal, aparentemente contrapuestas, pero complementarias al fin y al cabo.

  • Comentario por sofía 29.04.16 | 11:04

    Pero además se dan por supuestas muchas cosas que no son ciertas. Por ejemplo, la subversión de valores hippy, aun no teniendo nada que ver con la doctrina de Jesús, es antisistema pero es interina en sí misma. Es otra forma de vivir que es factible, aunque se pasara de moda. Es sólo un ejemplo entre muchos.
    Otro ejemplo: dice el blogger q no es posible una subversión de valores sin violencia -dejando de lado los islotes hippies de "haz la paz y no la guerra" tenemos ejemplos aún más claros en q lo esperable era la violencia, como por ejemplo, la independencia de la India, y sin embargo está claro q cuando Ghandi planteaba la independencia la planteaba de forma no violenta y q era posible hacerlo. Otra cosa es que los poderes y los violentos quieran hacer las cosas bien y sin violencia, pero poderse se puede. En realidad, de pudo, aunque él acabara siendo asesinado por un violento -suele pasarle a los q luchan por la paz.
    Y lo mismo el asunto del trabajo etc.

  • Comentario por galetel 29.04.16 | 10:47

    Los ideales utópicos son necesarios y hay que procurar realizarlos en lo posible según cada circunstancia concreta. Las frases de Jesús deben entenderse dichas en lenguaje escatológico, pero no interino, porque reflejan lo que será permanente en la culminación del Reino. Todo ello demuestra que Jesús era un profeta escatológico, no un simple aspirante a mesías davídico.

  • Comentario por sofía 29.04.16 | 09:49

    Pues yo más bien veo que el que niega la evidencia de los textos es el Blogger.

Viernes, 20 de julio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Julio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031