El blog de Antonio Piñero

La función de la triple repetición en Hechos

24.02.16 | 00:29. Archivado en Biblia en general,

Hoy escribe Fernando Bermejo

El autor del libro de Hechos de (los) Apóstoles ha empleado varias técnicas para vehicular su mensaje. Una de ellas es la repetición, que pone de relieve la importancia fundamental de lo reiterado, en particular cuando los episodios son narrados o evocados tres veces. Esta triple repetición ocurre con mucha más frecuencia de lo que una lectura apresurada podría detectar.

Un ejemplo particularmente claro y llamativo es el de la historia de la experiencia religiosa de Pablo, narrada en tercera persona en el capítulo 9, y luego otras dos veces en primera persona por Pablo en los capítulos 22 y 26 (aunque con divergencias entre estos relatos). Esta reiteración sirve, por supuesto, para mostrar la legitimidad de la empresa paulina.

Otro ejemplo –también este el de una transformación religiosa– es el episodio del centurión Cornelio, supuestamente el primer converso explícitamente pagano. El hecho de que se repita en tres ocasiones (10,1-48; 11,1-18; 15,7-11) pone de relieve que la aceptación de los gentiles fue un momento decisivo en la historia del movimiento y en su autodefinición.

Otra triple reiteración se encuentra en la decisión de Pablo de volverse a los gentiles tras el rechazo del mensaje por parte judía, cada una de las cuales tiene lugar en un área geográfica diferente: la primera en Asia (13,46), la segunda en Grecia (18,6) y la tercera en Italia (28,28).

Un ejemplo ulterior es la triple declaración de la necesidad de Pablo de ir a Roma, expresada siempre con la fórmula “es preciso que…”. La primera vez es el propio Pablo quien manifiesta que, tras ir por última vez a Jerusalén, le será necesario ver Roma (19,21). La segunda vez es una aparición de Cristo la que lo postula (23,11). La tercera es un ángel que según Pablo se le aparece el que expresa esa necesidad (27,24).

También en tres ocasiones se repite la historia de una liberación milagrosa de la prisión de predicadores del mensaje por parte de un ser angélico o en todo caso de forma sobrenatural (5,19-20; 12,6-12; 16,25-40). Los beneficiarios de estas actuaciones liberadoras –los apóstoles, Pedro, Pablo y sus compañeros– quedan automáticamente justificados en calidad de dignos servidores del Dios verdadero, cuyo despliegue de poder sobrepasa con mucho cualquier potencia humana.

La reiteración no va en desdoro del interés de Hechos como obra literaria, pues va acompañada a menudo de variaciones, haciendo más entretenida la lectura. Al mismo tiempo, sirve eficazmente para desarrollar la trama y vehicular el pensamiento del autor. Así, el hecho de que quien sea liberado de la prisión en el capítulo 5 sea el grupo de apóstoles, en el capítulo 12 Pedro, mientras que en el capítulo 16 lo sea Pablo muestra la existencia de continuidad entre los protagonistas, que experimentan el mismo tipo de vicisitudes y salvación y que por ello mismo son vindicados de igual modo por Dios. Esto sirve al autor para reforzar indirectamente una de sus tesis fundamentales: la equivalencia esencial de las figuras –y, por tanto, también de la predicación– de los principales exponentes del nuevo movimiento, y ello sin decirlo explícitamente, sino mostrándolo de modo tácito.

Saludos cordiales de Fernando Bermejo


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por sofía 24.02.16 | 22:26

    Interesante artículo. No me había fijado en esa triple repetición.
    Y no sé por qué hay comentaristas que protestan cuando no deben. El tema de este post se ajusta a lo que uno espera encontrar en este blog y el artículo es correctísimo en el fondo y en la forma.

  • Comentario por J.P. 24.02.16 | 20:50

    Bueno, para Clare Rot.hschild (Lu.ke-Acts and the R.hetoric of His.tory, p. 136, quien también vio la triple repetición, Markitos, y no solo ella), la triple repetición de la conversión de Saulo, en realidad, es un recurso retórico del autor para convencer a su dubitativa audiencia de la veracidad de la historia.

    Marguerat (The First Chris.tian Historian, pp. 179s) analiza esta misma triple repetición, buscando entender el efecto buscado por el autor en el lector: perfilar la identidad cristiana en su relación de continuidad/discontinuidad con el judaísmo y el poder transformador de Cristo en la historia, y todo ello relacionado con los temas de Hch 9 (mediación de la iglesia), Hch 22 (judaísmo de Saulo) y Hch 26 (legitimación de los gentiles).

    Efectivamente, como bien dice D.Fernando, se pone de manifiesto el trabajo literario y retórico del autor de Hch.

  • Comentario por Xabier 24.02.16 | 18:45

    Estoy de acuerdo en que el Dr. Bermejo muchas veces se ha excedido verbalmente y varias veces he expresado públicamente mi desagrado.

    Ahora bien, referirse a él como "filosofastro" y "sumamente ignorante", sí es vomitar: "proferir injurias, dicterios, maldiciones, etc.", según la RAE.

  • Comentario por Pijus Magnificus 24.02.16 | 17:31

    Mensaje para Xabier: criticar no es "vomitar", modere el tono de sus apreciaciones a la hora de expresarse públicamente. Y me explico: no me estaba refiriendo a esta entrada de Bermejo en concreto, sino a otras que pude localizar en este magnífico blog siguiendo el rastro de su pestilente ego zen. Se puede ser súper crítico con cualquier cosa, pero nunca perdiendo el respeto a la gente o tratando sus legítimas creencias de "autoengaño" y falsedad (¿cómo puede ser falso el comunismo, el liberalismo o el cristianismo si no es posicionándose como adversario en la lucha del espacio que el contrario ocupa?) presentándose a sí mismo como auténtico hijo del Dios Ciencia.

    Don Antonio Piñero es un ejemplo para TODOS. Bermejo es un radical.

  • Comentario por Xabier 24.02.16 | 15:56

    No entiendo el mensaje vomitado por Pijus Magnificus.

    En alguna ocasión he expresado públicamente mi desagrado hacia las formas que, en ocasiones, ha empleado el Dr. Bermejo, pero, este artículo, además de correcto en el fondo, me parece impecable en la forma. ¿Dónde está la falta de educación o respeto?

  • Comentario por Pijus Magnificus 24.02.16 | 13:12

    Menuda diferencia entre el educadísimo profesor Piñero y este fundamentalista ateo de Bermejo, empeñado en convertirnos al budismo zen, esa religión llena de espíritus y dioses que en Occidente se fusionó con la magufada del psicoanálisis dando lugar a lo que un wikipedista llamaría "filosofía budista" tan de moda entre los ateos como sustitutivo del odiado cristianismo.

    La superioridad moral e intelectual que creen tener estos filosofastros, soltando latinajos como una metralleta, me recuerda tanto a la de los curillas, que he dejado de ver la diferencia entre unos y otros. Además de ser sumamente ignorantes, pues parecen desconocer que el llamado Humanismo nace en realidad dentro de la Iglesia, que el Renacimiento no fue una revolución atea, sino que estuvo financiado por papas y cardenales, y que la mayor parte de los idolatrados representantes del siglo de las luces eran DEÍSTAS, en fin. Que quieren sacarnos de un oscurantismo para meternos en otro, el de ellos. Lamen...

  • Comentario por Xabier 24.02.16 | 09:49

    Muchas gracias por este interesante artículo. Estoy total y absolutamente de acuerdo con él y, es más, hay otro caso significativo de triple repetición que se le ha escapado al Dr. Bermejo (o no ha pretendido ser exhaustivo): la triple repetición de abstenerse de la fornicación, de la sangre y de los alimentos sacrificados a los ídolos.

    En algunas de las cartas del Apocalipsis se censura a los cristianos que incitan a fornicar y comer alimentos sacrificados a los ídolos (balaamitas, Jezabel ¿y nicolaítas?). Con esta triple repetición, Hechos, escrito en Éfeso, pretende también combatir a esos grupos y, probablemente, defender a Pablo de la acusación de estar detrás de ellos.

    En el ficticio discurso a los ancianos de Éfeso (Hch. 20), Pablo dice que algunos cristianos enseñarán cosas terribles. Muy probablemente sean estos cristianos y, el autor, pretende de paso defender a Pablo. Ese discurso es una defensa en toda regla ante cristianos.



  • Comentario por Markitos 24.02.16 | 09:39

    ¡Bien visto! Alabo, Dr. Bermejo, la creciente perspicacia que exhibe en sus postales. Es tiempo ya, a la vista de su edad, que sintetice y sepa extraer conclusiones de sus excelentes percepciones de los textos neo-testamentarios. ¡Ánimo!

Miércoles, 21 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930