El blog de Antonio Piñero

El Reino/reinado de Dios según Jesús. Una síntesis (V. 602)

16.11.15 | 09:55. Archivado en Jesús histórico,

Escribe Antonio Piñero

¿Quién es el rey de este reino?

La respuesta a esta pregunta es variada. Se da por supuesto que el rey supremo es Dios, aunque dada la distancia entre la divinidad y los hombres, Dios no ejercerá el dominio propio de su reinado directamente. El Jesús que aparece en la tradición evangélica no es explícito a este propósito, por lo que acudimos a la tradición de la teología del judaísmo de su entorno que sin duda Jesús compartía.

El rey de la primera fase del Reino de Dios sería, para la inmensa mayoría del pueblo, el “mesías”. Pero esta figura se concebía de modos muy diferentes en la época de Jesús. Normalmente –se pensaba- sería un personaje descendiente da algún modo de David, conforme a la profecía de Natán de 2 Sam 7, que se ha citado en el capítulo anterior. Tendría este rey davídico dos facetas: una guerrera; otra, de cuidado de que se enseñara la Ley y fuera como la “constitución” del Reino y se cumpliera exactamente. Respecto a su faceta guerrera sería un hombre que ejercitaría expresamente la acción bélica contra los extranjeros, para expulsarlos de la tierra de Israel de modo que el pueblo no tuviera impedimento en practicar libremente su religión. Pero a la vez no confiaría en sus propias armas, ni en jinetes ni carros de combate, sino que la victoria vendría concedida expresamente por Dios. ¿Cómo intervendría Éste? Con una acción maravillosa y directa, o bien por medio de sus ángeles (“doce legiones de ángeles”: Mt 26,53). Esta imagen de rey guerrero, pero también pacífico, promotor de la Ley y del bienestar del pueblo –una vez establecido el Reino-, es la del Salmo 17 de la colección denominada Salmos de Salomón.

Para otros judíos de la época, como los representados en los Manuscritos del Mar Muerto o en los Testamentos de los XII Patriarcas , habría en realidad dos “reyes”, es decir, dos “mesías”: uno sacerdotal; otro guerrero. El texto más famoso que presenta esta idea es 1QS IX 9-11 (Regla de la comunidad de Qumrán):

… Serán gobernados [los miembros de la comunidad de Qumrán] por las ordenanzas primeras en las que comenzaron a ser instruidos, hasta que venga el profeta (el precursor) y los mesías de Aarón [sacerdotal] y de Israel [el guerrero].

Para otros judíos del siglo I, el rey-mesías habría de ser también una figura humana, pero de algún modo celeste. Las figuras eran variadas: Melquisedec (Génesis 14,18), o un “hijo de Dios” o “hijo del Altísimo”, o un Hijo del Hombre, o el “profeta” Henoc, o una figura indeterminada, que actuaría en la tierra como delgado divino. De este personaje trataremos más adelante al discutir si Jesús se creyó a sí mismo, o no, el Hijo del Hombre como juez universal del Gran Juicio (p. *).

Finalmente, para otros judíos, el “rey” de esta primera fase del Reino sería simplemente el sumo sacerdote en funciones. Hemos visto en el capítulo anterior cómo el sumo sacerdote es en el pensamiento judío del tiempo de Jesús, por un lado, el representante del pueblo ante la divinidad; por otro, el representante de Dios para el pueblo. En un régimen teocrático, para muchos judíos la figura del sumo sacerdote y su consejo bastaba para regir la nación. Igualmente podría ser así en la primera fase del futuro reino mesiánico.

2. Segunda fase o segundo “reino futuro de Dios”

Éste vendrá, según el autor del Apocalipsis (20,7), “cuando se terminen los mil años y sea Satanás soltado de su prisión”. Podemos considerar que no es éste propiamente un “segundo” reino, sino la segunda fase del “Reino de Dios en general”. Habrá entonces otra lucha mesiánica de los malvados, capitaneados por Satanás, contra Jesús y sus fieles. Pero estas huestes del Mal serán definitivamente derrotadas, y entonces tendrá lugar el Gran Juicio final. Inmediatamente antes habrá una resurrección universal para que sean juzgadas todas las gentes: se abrirán los libros celestes, o las “tablas celestiales” y todas las naciones y pueblos serán examinados según sus obras.

Finalmente, tras el juicio, los malvados recibirán su castigo junto con el Diablo, su seductor, arrojados todos a un lago de fuego y azufre, donde están también la Bestia y el falso profeta, símbolos del Imperio Romano y por extensión de todos los imperios malvados de la tierra. Allí serán todos atormentados día y noche por los siglos de los siglos (Ap 20,10).

Para los justos vendrá entonces el “cielo nuevo y la tierra nueva” absolutos, cuya característica principal es que se trata ya de un reino ultramundano, en el más allá. Sus habitantes no sufrirán nunca más la muerte, no habrá llanto, ni gritos ni fatigas porque el mundo viejo “ha pasado”, ha desaparecido. El paraíso es esplendoroso: como una ciudad de piedras preciosas y oro. El trono de Dios estará en medio de ella y la felicidad consistirá en darle culto:

Verán su rostro y llevarán su nombre en la frente. Ya no habrá noche; ni tienen necesidad de luz de lámpara ni de luz del sol, porque el Señor Dios los alumbrará, y reinarán por los siglos de los siglos (Ap 22,3-5).

Esta breve descripción del “segundo Reino de Dios” es obra del presbítero Juan, uno de los autores del Nuevo Testamento más enraizados en el judeocristianismo. Como ya apuntamos, es de suponer que es por ello uno de los que más fielmente se acerca al pensamiento del Jesús histórico, por lo que podemos atribuir a éste una concepción del Segundo Reino parecida a la que hemos señalado.

Parece lícito, pues, formular la hipótesis de que Jesús se imaginaba dos reinos de Dios o quizá mejor un Reino de Dios en dos fases: la primera, inmediata, en la tierra de Israel, con la recepción por parte de los fieles del ciento por uno de cuanto hubieren debido sacrificar anteriormente, un Reino pleno de bienes espirituales y materiales. Tras éste vendría la segunda fase, otro “Reino de Dios definitivo”, una vida en el otro mundo absoluto, el “segundo mundo futuro”, muy espiritualizado como piensa el cristiano hoy día, junto a la divinidad, un estar gozoso rodeado de los patriarcas del pueblo (“en el seno de Abrahán”: Lc 16,23), disfrutando de una existencia como la de “los ángeles en el cielo”. Si es así, y ello parece posible, Jesús debía de concebir este mundo futuro, ultramundano, defini¬tivo o final, como un lugar celeste donde los bienaven¬turados son los justos supervivientes que viven ya una vida angélica. La actividad principal del justo resucitado será la contemplación y la alabanza de Dios junto con los ángeles.

Saludos cordiales de Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
www.antoniopinero.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por sofía 22.11.15 | 05:00

    Yo creo que la respuesta que le ha dado FernandoP a la “ortodoxia” es excelente.
    “FERNANDOP 21.11.15 | 16:36
    XOcupo:
    Bien dijo el maestro “ de la abundancia del corazón habla la boca". Estudie usted lo que dijo Jesús (si sus prejuicios le permiten tal cosa)y estudie lo que escriben los islamistas. ...”

    PS
    En cuanto a Elías, no se sabe si amenaza a FernandoP con “cilicio” o “silicio” ceceante, teniendo en cuenta su familiaridad con el litio (según nos contó él mismo). Es muy posible que ese elemento tenga relación con los demás elementos sacados a colación por este elemento tan elemental llamado Elías el "penoso"(según anuncia en su primer aviso).

  • Comentario por Elías 21.11.15 | 17:25

    Desengáñese Fernando P , éste es el primer aviso que le dan por no atenerse a la "ortodoxia".A la próxima pena de cilicio y cancelación a la subscrición de su revista confesional favorita-y no digo con esto que ud las lea-

  • Comentario por sofía 19.11.15 | 08:02

    En cuanto a la apocalíptica no me he mostrado en desacuerdo.
    Y supongo que manifestarse de acuerdo o en desacuerdo con ideas concretas no es "enjuiciar" comentarios y menos aún comentaristas.
    En todo caso, no tiene nada que ver con lo que manifiesta en otro post, en donde también estoy en desacuerdo con su comentario sobre este post, y de acuerdo con su comentario sobre el otro post.
    Pero simplemente no creo que debamos dejar pasar que alguien, sea quien sea, relacione a Jesús con una idea musulmana que representa la antítesis de sus enseñanzas. No me parece justo con él.

  • Comentario por sofía 19.11.15 | 07:55

    FernandoP, enjuiciar una idea que me sorprende en su línea habitual de atenerse a las enseñanzas de Jesús, no creo que sea enjuiciar a un comentarista ni una falta de respeto. No ha sido mi intención molestarle, pero sí tenía que expresar mi sorpresa absoluta.
    Espero que me explique en ESTE post, y no en otro, a mí, y no para hablar de otros, la relación que encuentra entre las enseñanzas de Jesús y el musulmán jardín de las huríes (una idea que sí que es burda y machista a la vez que éterea y evasiva de la realidad y manipulable , apropiada para la manipulación de las personas por parte de los imanes y demás poderes, como se demuestra cada día con tanto mártir de la causa islamista.
    A mí, me parece una comparación muy injusta que no tiene nada que ver con lo que en realidad dice Jesús, y a sus textos me remito -cosa que vd había hecho hasta ahora (de ahí mi sorpresa)

  • Comentario por galetel 17.11.15 | 23:20

    Y si añadimos como dato el HF...

  • Comentario por galetel 17.11.15 | 22:33

    Otro dato a tener en cuenta:
    Sus discípulos y sus familiares comprendieron, después de saberlo muerto crucificado, que Jesús no había sido derrotado ni estaba loco. Todo lo contrario: estaba exaltado, como Señor, Vivo a la diestra de Dios, y vendría a redimirlos.

  • Comentario por galetel 17.11.15 | 20:16

    como ángeles en los cielos. Y acerca de que los muertos resucitan, ¿no habéis leído en el libro de Moisés, en lo de la zarza, cómo Dios le dijo: ‘Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? No es un Dios de muertos, sino de vivos. Andáis muy equivocados.” (Marcos 12, 18-27)

    “Vendrán muchos de oriente y occidente a sentarse [a la mesa] con Abraham, Isaac y Jacob en el reino de Dios” (Mateo 8, 11-12 // Lucas 13, 28-29)

    “Cuando des un banquete, llama a los pobres, a los lisiados, a los cojos, a los ciegos; y serás dichoso, porque no te pueden corresponder, pues se te recompensará en la resurrección de los justos”
    (Lucas 14, 13-14).

    “En verdad os digo que ya no beberé del fruto de la vid hasta ese día en que lo beba de nuevo en el reino de Dios” (Marcos 14, 25)

    Quedo en espera de explicaciones distintas que también sean coherentes con estos datos, al menos.

  • Comentario por galetel 17.11.15 | 20:15

    [Sofía:] “Naturalmente esta última explicación se puede discutir-y si lo hicieran con argumentos, perfecto.”

    Correcto, Sofía, de acuerdo. Y repito:
    ¿Cómo pretendía entonces vencer Jesús a sus poderosos enemigos para instaurar el Reino de Dios, si no quería defenderse, ni que Dios-Padre lo defendiera de esa manera?

    Añado otros datos que también tomé de los evangelios:

    “Si amáis a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? (…) más bien, amad a vuestros enemigos; haced el bien, y prestad sin esperar nada a cambio, y vuestra recompensa será grande, y seréis hijos del Altísimo, porque él es bueno con los ingratos y los perversos.” (Lucas 6, 32-35).

    “Jesús les contestó [a los saduceos, esos que niegan que haya resurrección]: ‘¿No erráis precisamente por esto, por no entender las Escritura ni el poder de Dios? Pues cuando resuciten de entre los muertos, ni ellos [los varones] tomarán mujer ni ellas marido, sino que serán como ángeles en los...

  • Comentario por sofía 17.11.15 | 19:31

    Lo mismo digo de la continuación del comentario en 11:11 y en 11:18.
    Se atiene exclusivamente a los datos que tenemos en los evangelios.
    Es sólo en 11:43 en donde Galetel da una explicación suya en lenguaje actual, para explicar la actitud de Jesús coherente según los datos anteriores.
    Naturalmente esta última explicación se puede discutir-y si lo hicieran con argumentos, perfecto.
    También se puede uno simplemente desentender de ella considerándola superflua, y si no pretenden al mismo tiempo que se desentiendan todos los demás, perfecto también.
    Pero lo q no se puede es pretender reducir todos los comentarios anteriores a este último comentario. Los datos, datos son.


  • Comentario por sofía 17.11.15 | 19:18

    Creo que galetel 16.11.15 | 11:11 es pertinente - independientemente de lo que uno crea o deje de creer.

    Las citas demuestran que la interpretación del profesor Piñero de esas palabras de Jesús es equivocada, puesto que se pueden interpretar de otra forma más acorde con todas sus enseñanzas.
    Y ahí están los datos: pòniendo en su contexto, esta frase sobre las legiones de ángeles, queda claro que Jesús lo rechaza.
    Así que o no usa la frase, el profesor Piñero, o si decide coger el dato, lo debe coger completo y admitir que Jesús no espera esa intervención "angélical".

  • Comentario por sofía 17.11.15 | 19:11

    FernandoP,
    Comparar lo que decía Jesús del Reino con "el jardín de las huríes" musulmán, demuestra un desconocimiento de las enseñanzas de Jesús que hasta ahora no había sospechado en quien solía remitir al mensaje de los evangelios.
    Eso sí que es "epigonizar" con muy poco acierto.
    En cuanto a la mayor o menor apocalíptica en el mensaje de Jesús, es cierto que hay actitudes diferentes entre los estudiosos del tema.
    Respecto a lo que había en la mente de Jesús sólo conocemos lo que dijo según los que le escucharon con interés. Y es lo más opuesto a un jardín de huríes que se puede uno imaginar.
    No me fascina la teología, pero si al menos se eliminan imágenes incoherentes con el Dios de Jesús, como esa, bienvenida sea.
    Y por supuesto respecto a los límites de la mente, cada cual conoce como mucho los suyos, si se empeña en ponérselos a priori él mismo.
    Si se tiene algo concreto que objetar respecto al pensamiento de alguien, se concreta, con razo...

  • Comentario por FERNANDOP 17.11.15 | 18:41

    En el evangelio Jesús parece preocuparse poco (o nada) por cuestiones temporales del futuro reino de Dios, al revés, reprende a los que parecen interesarse por ello. Si tiene ambiciones regias son ambiciones muy raras, pues pone en los primeros puestos a enfermos, niños y prostitutas. El cielo de Jesús es, sin duda espiritual, aunque, como judio que era, no es una espiritualidad etérea sino que en ese estado de paz y comunión con Dios no faltan los banquetes y otros placeres materiales. Quizá podría asemejarse un tanto al paraiso de los musulmanes (salvando todas las distancias). A lo mejor Jesús era lo suficientemente inteligente para no buscar con la mente lo que la mente no puede alcanzar( a diferencia de egregios filósofos y teólogos cristianos con epígonos como Galetel.)

  • Comentario por FERNANDOP 17.11.15 | 18:32

    Pienso que el profesor Piñero traslada extemporaneamente un elaborado constructo cristiano del siglo II. Este constructo trata de racionalizar y hacer converger la idea judaica de reino mesiánico con otro tipo de reinos celestes de caracter mas espiritual. Trata el profesor de aunar el concepto de reino que se puede leer en el evangelio con el concepto de reino que el cree que DEBERÏA tener Jesús, pero que el evangelio desmiente que sea el de Jesús. Trata también de intentar superar las aparentes contradiciones que parece tener el reino en los evangelios. Yo tengo otra opinión. El presbitero Juan se parece a Jesús como un huevo a una castaña. Qué Juan fue un creyente apocalíptico lo muestra el hecho de que el100% de su "apocalipsis" gira en torno al fin de esta era. A senso contrario sólo una pequeña parte de las enseñanzas de Jesús gira en torno al fin de los tiempos: eso son DATOS y lo demás son elucubraciones.

  • Comentario por galetel 17.11.15 | 07:09

    Durante esta fase de esperanza y colaboración, todos los participantes auténticos tienen la inmensa alegría de saber lo que otros lamentablemente no saben o no quieren saber: que el culmen del Reino de Dios por Jesucristo es inminente en su tiempo personal. No para sentirse privilegiados, sino para compartir su alegría con los tristes haciéndoselo saber, haciéndolos participar, con toda confianza.

  • Comentario por galetel 17.11.15 | 06:54

    En el tiempo público de este mundo, falta para el “culmen” del Reino de Dios; todavía tiene poder el Mal. Falta un período de tiempo que no conoce nadie sino el Padre, hasta que se complete el Proceso creativo. Pero el Reino, que estuvo en fase de “germen” con Jesús, está ahora en fase de “brote” gracias a la esperanza y la colaboración de quienes reciben y reparten el mensaje de la Resurrección revelado a los discípulos y familiares de Jesús hace casi dos mil años. La esperanza debe ser verdadera, y la colaboración sincera. Se trata de la esperanza en que todas las víctimas serán redimidas, y la colaboración para que empiecen a ser redimidas desde YA en lo posible.

  • Comentario por galetel 16.11.15 | 14:25

    Pero a los discípulos y familiares de Jesús les fue revelado para que lo comunicaran a todo el mundo repartiendo esperanza y pidiendo colaboración.

  • Comentario por galetel 16.11.15 | 14:24

    Si su Ungido había tenido que morir en esta realidad creada que Él, Dios, respeta, lo resucita en una realidad renovada para que pueda celebrar allí instaurando su Reino, de manera que las víctimas de todos los tiempos puedan venir también a celebrar con él, sentados a la mesa del Banquete eterno con Abraham, Isaac y Jacob, y el resto de Israel y de la Humanidad.

    Creo que eso le ocurrió de inmediato a Jesús, después del instante de su muerte. Se encontró en el HOY de la escatología (“HOY estarás conmigo en el Paraíso”, según Lucas), procediendo a su Parusía que resucita y transforma el mundo entero liberándolo del Mal moral y físico, de manera que “ya nadie tendrá que llorar, porque lo antiguo ha pasado”.

    Sin embargo, quienes no habían muerto todavía vieron sólo el cadáver de Jesús, y lo creyeron derrotado y vencido. Estaban (estamos) aun en el tiempo de la realidad habitual, donde todavía no había ocurrido el hecho de la resurrección.

  • Comentario por Elías 16.11.15 | 12:41

    Lo siento sr galetel pero ud y el señor Piñero hablande cosas distintas. Ud nos refiere cual es su idea(muy personal) teológica de lo que quiso decir Jesús-Cristo, mientras que el sr Piñero hace referencia a como puede interpretarse históricamente según su contexto las crípticas palabras del profeta entorno al Reino.Lo que formula son hipótesis: que posibblementa habrá dos fases una terrenal (con dualidad mesias sacerdote - guerrero -todos preferimos que el Reino nos lo impongan a susurrazos que con la legión de ángeles ...pero ésta esta en la recámara por si acaso)y una segunda fase que coincidiría con la suya del multiverso.. Pero habla de ellas claro está como ideas que podrían tener en aquella época y no como realidades...(no nos menciona sus personales creencias al respecto y hace bien pues estaría muy contaminado por su "sesgo inverso" que a nadie interesa..
    saludos

  • Comentario por galetel 16.11.15 | 11:43

    Ahora bien, para comprender cómo tenía que ser la acción redentora del Padre, hay que tener en cuenta que Dios, según Jesús, es respetuoso de la autonomía y de la libertad, incluso de la de los malvados, ingratos y perversos. No interviene atropellando las libertades de sus enemigos, ni contraviniendo las leyes naturales que Él mismo concedió en su Creación. Y está dispuesto a afrontar las consecuencias, pero venciendo al fin puesto que es Dios. Su victoria exige una Nueva Creación donde se realice su Reino, pero en renovación de lo antiguo, mediante su Ungido, mediante Israel, mediante lo material, para obtener lo universal y espiritual plasmado todo a partir de ello.

  • Comentario por galetel 16.11.15 | 11:18

    Mt 4,
    5 Entonces el diablo lo llevó consigo a la Ciudad Santa, lo puso sobre el alero del Templo
    6 y le dijo: «Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está escrito: A sus ángeles te encomendará, y en sus manos te llevarán, para que no tropiece tu pie en piedra alguna.»
    7 Jesús le contestó: «También está escrito: No tentarás al Señor tu Dios.»

    ¿Cómo pretendía entonces vencer Jesús a sus poderosos enemigos para instaurar el Reino de Dios, si no quería defenderse, ni que Dios-Padre lo defendiera de esa manera? –Confiando en otro tipo de acción del Padre, no violenta, sino “maravillosa y directa” como dice Piñero, esta vez con razón a mi juicio.

  • Comentario por galetel 16.11.15 | 11:12

    Jesús expresa con toda claridad que él ha deducido de las Escrituras que lo que está ocurriéndole, esto es, su detención, no debía pretender impedirla pidiéndole a su Padre-Dios que lo defendiera violentamente enviándole “legiones de ángeles” para eso. El contexto es claramente de anti-violencia defensiva por parte de Jesús y sus discípulos, para cumplir la voluntad de Dios expresada en las Escrituras.

    Interpretar lo contrario, es decir, que Jesús se proponía pedir a Dios que interviniera militarmente con legiones de ángeles para asegurarle la victoria sobre sus enemigos, es una tergiversación tan burda y vergonzosa de este pasaje, que denota un sesgo impropio de un investigador científico.

    Ese pasaje debe ponerse, en cambio, en relación con este otro:

    Mt 4,

  • Comentario por galetel 16.11.15 | 11:11

    [Piñero:] “la victoria vendría concedida expresamente por Dios. ¿Cómo intervendría Éste? Con una acción maravillosa y directa, o bien por medio de sus ángeles (“doce legiones de ángeles”: Mt 26,53)”

    La idea de que Dios intervendría por medio de sus ángeles en una acción guerrera, fue expresamente RECHAZADA por Jesús, según Mt 26, 53. Cito este versículo situado en su contexto:

    Mt 26,
    51 En esto, uno de los que estaban con Jesús echó mano a su espada, la sacó e, hiriendo al siervo del Sumo Sacerdote, le llevó la oreja.
    52 Le dijo entonces Jesús: «Vuelve tu espada a su sitio, porque todos los que empuñen espada perecerán a espada.
    53 ¿O piensas que no puedo yo rogar a mi Padre, que pondría al punto a mi disposición más de doce legiones de ángeles?
    54 Mas, ¿cómo se cumplirían entonces las Escrituras, que dicen que debe suceder así?»

    Me parece que una interpretación no-sesgada debe concluir fácilmente que, en este pasaje, J...

Viernes, 20 de julio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Julio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031