El blog de Antonio Piñero

Non c’è Cristo che tenga (I)

16.09.15 | 06:12. Archivado en Jesús histórico,

Hoy escribe Fernando Bermejo

Hace algunos meses, un profesor de Sistemas de elaboración de la información del Departamento de Ingeniería de la innovación de la Università del Salento (Italia), de nombre Franco Tommasi, tuvo la gentileza de contactar conmigo para solicitar que le enviara uno de mis artículos y para enviarme un libro suyo, publicado el año pasado. El título del libro es Non c’è Cristo che tenga. Silenzi, invenzioni e imbarazzi alle origini del cristianesimo: Qual è il Gesù storico più credibile?, Manni Editore, Lecce, 2014. Creo que esta obra es lo bastante singular como para darla a conocer a nuestros lectores, a muchos de los cuales –en especial a aquellos que lean con fluidez el italiano– podría resultar interesante.

El título del libro podrá a primera vista inducir a confusión. Non c’è Cristo che tenga es una expresión italiana que significa algo así como “no hay nada que hacer”, por lo cual parecería contener una respuesta negativa e incluso situarse en el campo del mitismo, es decir, de los que niegan la existencia histórica de Jesús. Sin embargo, no hay nada de esto en la obra. El segundo subtítulo corrige de inmediato esa posible primera impresión dejando claro que el propósito del libro es ponderar cuál es la visión sobre la figura histórica de Jesús más plausible de entre las ofrecidas hasta el momento. Además, los términos fuertes utilizados en el primer subtítulo (“silencios”, “invenciones”, “datos embarazosos”) deja ya adivinar que la tarea será abordada de modo agudamente crítico.

Que el autor del libro no sea un historiador o un filólogo, sino alguien dedicado profesionalmente al ámbito de la informática, no debería hacer enarcar las cejas demasiado pronto a nadie, o en todo caso no debería suscitar más precauciones que las que uno toma al leer un libro sobre Jesús de cierto tipo de autores que tienen su sentido histórico irremediablemente dañado tras años dedicados al supuesto conocimiento de seres fantásticos y de considerar fiables y venerables textos en los que la ficción campa a sus anchas.

Por lo demás, todo el que sepa hasta qué punto el ámbito de los “estudios sobre Jesús” está viciado por la inacabable repetición, las constricciones ideológicas de turno y los disparates de toda laya sabrá también que no debe descartarse de antemano la posibilidad de que un espectador ajeno al campo tenga algo sensato que decir, especialmente cuando –como es el caso de Franco Tommasi– ese espectador es una persona inteligente, reflexiva y dotada de sentido crítico, y si además lleva más de treinta años informándose sobre el tema.

Tommasi es asimismo un estudioso intelectualmente honrado, que no se jacta –a diferencia de tantos otros– de venir con el último grito ni alberga pretensiones de ser particularmente original. Desde el mismísimo prefacio de su libro, el autor italiano reconoce con toda sinceridad que el tema sobre el que va a escribir ha sido ya exhaustivamente abordado, y que muchas de las cosas que dirá han sido ya repetidas y expuestas con anterioridad. Y entonces –se preguntará–, ¿cómo justifica este autor la escritura de un nuevo libro?

La respuesta es: haciendo el esfuerzo de mantener la mente abierta y de instalarse a cada paso en una posición dotada de sentido crítico y veracidad. Tommasi señala correctamente que la mayor parte de autores o despliegan una concepción más o menos claramente confesional adoptada a priori, o –en algunos casos– tienen prejuicios contrarios al cristianismo que distorsionan sus reconstrucciones históricas, o –cuando no albergan una posición de “pro” o “contra” – no resultan precisamente claros a la hora de exponer los resultados más fiables de la investigación. Así, se refiere a la existencia de “trabajos (poquísimos) de orientación no confesional, caracterizados por una extenuante cautela y por una exagerada deferencia hacia el mundo cristiano. Lo que los autores académicos exhiben como ‘respeto’ aparece no raramente dictado por el temor de comprometer las propias carreras y las pocas ocasiones de ganancias extrauniversitarias”. El autor señala, además, que esta situación editorial es particularmente preocupante en un país como Italia.

Tommasi habla con mucha claridad, lo que en el mundo en el que vivimos y en el campo al que nos referimos no es poca cosa. Y esta es una de las razones –aunque ni de lejos la única, como veremos– por las que quien esto firma comentará algunos aspectos de este interesante libro en próximas entregas.

Saludos cordiales de Fernando Bermejo

P.D.: Leo ahora lo que el 2 de septiembre escribió Antonio Piñero sobre mis próximas intervenciones en el blog. Se debió de producir un malentendido, pues mis aportaciones al blog serán a partir de ahora, y hasta nuevo aviso, quincenales.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por galetel 02.10.15 | 19:07

    Entonces, Antolín, un cristiano debe concluir que la misión de Jesús, desde el principio del plan de Dios, incluía la Resurrección de todas las víctimas a una realidad nueva, libre del Mal. Para lo cual Dios se encarnó en Jesús y fue en él una víctima como las demás, hasta el extremo. La cruz era inevitable en esta realidad, y Jesús lo fue comprendiendo en base a las Escrituras, y aceptándolo para entablar "la Nueva Alianza en su sangre".

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 02.10.15 | 17:58

    Sí,Galetel,este tema de los sufrientes del pasado es tema que yo también he reflexionado y al que concedo la misma importancia que usted.En un planteamiento meramente secular, quedaría absolutamente irresuelto,no habría para ellas sino una reivindicación memorialística sin más,por entero inane a otros efectos.

    Imagino conoce el famoso texto de Walter Benjamin a propósito de la obra de Paul Klee " El ángel de la Historia", quién arrastrado por el imparable viento de ella,arrastrado en sentido inverso,de espalaldas hacia el adelante,el futuro y de cara hacia atrás,el pasado,contempla horrorizado el montón de ruinas y el monto de sufrimiento que el discurrir histórico deja tras de sí. Este tema me evoca inevitablemente esta reflexión benjaminiana.

    Para una concepción secular de un futuro terrenal de plenitud,esto nunca podría sino representar una cuestión pendiente, y por definición irresoluble, a la par que un lastre en términos de razón vital humana.

  • Comentario por galetel 02.10.15 | 14:00

    [Antolín:] “"Reino" secular o laico, el mismo de la Ilustración en su o los posteriores,herederos de ella,del socialismo o el anarquismo ( divergentes ambos en el entendimiento del camino para lograrlo pero coincidentes en la meta), meta,por cierto,bastante similar a lo que sería el Reino de Dios en la tierra,aunque sin Dios,evidentemente.”

    Y SIN LAS VÍCTIMAS DEL PASADO resucitadas y rehabilitadas definitivamente. Entonces, no hay color, ¿verdad, estimado Antolín? La resurrección de Jesús fue indispensable para que resucitaran ellas con él.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 02.10.15 | 13:36

    .....el mismo de la Ilustración en su o los posteriores,herederos de ella,del socialismo o el anarquismo ( divergentes ambos en el entendimiento del camino para lograrlo pero coincidentes en la meta), meta,por cierto,bastante similar a lo que sería el Reino de Dios en la tierra,aunque sin Dios,evidentemente.

    Es por todo lo dicho por lo que pongo el acento en el hecho de la cruz, comprendo bien que Pablo lo hiciera.El mensaje del Reino que Jesús practica y encarna constituye una referencia básica e inexcusable de vida cristiana,y es este Jesús digamos terrenal el mismo que resucitará y que en la Resurrcción será avalado y confirmado por Dios pero a a vez la Resurrección habrá sobrevenido tras pasr por la cruz,sin esta no hay Resurrección en el sentido en que la entendemos, se limitaría al hecho extraordinario de un "deus ex machina" que desde su omnipotencia resuelve un entuerto. Quizá esentenderlo así sin más lo que puede dar pie a bastantes equívocos.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 02.10.15 | 13:06

    ....Tal conciencia lúcida para mí la proporcionaría y promovería el hecho de la cruz. La cruz supone la no realización del Reino en la tierra, creo que es algo que un cristiano debe tener claro y esta no realización,que, por ejemplo los judíos, o los que refutan el cristianismo, ponen de relieve es un argumento válido y de peso que un cristiano no puede obviar.

    Quedará el mensaje del Reino que el vivir,decir y obrar de Jesús encarna como un proyecto y exigencia inexcusables, desde luego, como una tensión siempre vigente y nunca relajable, mas a la vez con la conciencia de su no realización última en este mundo. Para un cristiano la Resurrección supone la promesa y apertura de un horizonte de plenitud inaudito,más grande que el del Reino en la tierra,pero un horizonte ya no cumplido en ella misma.

    Diría que en este componente de lucidez inherente al hecho de la cruz el cristianismo lleva ventaja respecto a otros proyectos de "Reino" secular o laico, el mismo ....

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 02.10.15 | 12:45

    La "cruz" de lo real.Hablaría de lo más evudente,el mal debido a los humanos en forma de violencia,opresión,injusticia..., del sufrimiento, no debido a los humanos sino a enfermedades físicas o psicológicas venidas de nuestra frágil condición, pero también hablaría de la grisura desvitalizada y desvitalizadora que contamina en tantas ocasiones el vivir, de la frustración que el vivir en tantas ocasiones propicia, de la imposibilidad de encuentro y comunión de todos los seres humanos entre sí,sea en el tú a tú, sea en el plano universal (así queda patente en los Evangelios mismos) .Hablaría de cuantas contradicciones y paradojas presenta la constitución de lo real que impiden que incluso los mejores proyectos y las mejores intenciones se lleven a cabo, al menos plenamente.

    Todo ello esta ahí y no podemos soslayarloni tampoco resolverlo, podemos, sí,"limarlo" y mejorarlo, y para ello considero imprescindible una conciencia lúcida acerca de ello.Tal conciencia...

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 02.10.15 | 05:46

    ....de amor y entrega,la cruz en cuanto luz en este sentido pero igualmente y a la par representa un momento de fracaso y de tiniebla(la tiniebla que en los Sinópticos se simboliza en la oscuridad que viene sobre el mundo) y en este aspecto y a mi entender la cruz representaría asimismo un momento de lucidez,no en cuanto luminosidad sino en cuanto constatación y asunción del otro lado de la cara de la "moneda" de lo real, la "cruz" de lo real, que forma parte de ello,de su propia naturaleza constitutiva.

    Es demasiado tarde,dejo si se tercia para más adelante el desarrollar con mayor precisión este planteamiento.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 02.10.15 | 05:26

    Cara y cruz. La cara luminosa de lo real con la presencia y potencialidad de presencia aun mayor,e incluso la totalidad de ella, de lo que se resumiría en la palabra amor; Jesús en su vivir, decir y obrar como signo de este amor al que todos estamos convocados y como ejemplo que a todos se nos señala para seguir.

    Segun mi entender la fe cristiana esto supondría la que a veces he llamado revelación por activa de Jesús ,junto a ella y de ella indisoluble estaría la que llamo revelación por pasiva, cifrada en la cruz y en la Resurrección.La Resurrección como confirmación del vivir,decir y obrar de Jesús mas una Resurrección ligada indisolublemente también a la cruz, no como un hecho extraordinario sin más, tal lo habría sido caso de tratarse de alo sobrevenido a una muerte debida a causas que diremos naturales.

    LaResurrección sbreviene al hecho de la cruz,de ahí la gran importancia y significación de ésta.La cruz constituye un signo supremo de amor y entrega......

  • Comentario por sofía 01.10.15 | 23:01

    Sí, yo estoy de acuerdo en que no se puede separar una cosa de la otra, pero hago énfasis en las palabras y obras de Jesús porque estoy harta de que pasen de ellas los que se inventan lo que él pensaba del reino,de Dios, de los pobres, de las mujeres, en vez de escuchar lo que dice -no es tu caso, pero es muy frecuente y lo practican desde extremos opuestos -lo mismo no existió, que es un terrorista sionista, o un protector del status quo injusto, y no les importa nada lo que dijo e hizo en realidad -que es un programa para que sus discípulos lo sigan.

  • Comentario por galetel 01.10.15 | 22:23

    ya conocían y creían la resurrección salvífica de Jesús, cuando leyeron sobre sus enseñanzas y parábolas; por eso estaban preparados para entenderlas, pues no era fácil: se oponían al sentido común y a su circunstancia habitual; sin embargo, su fe en la Resurrección les hizo aceptarlo. Si no hubieran creído de antemano en la Resurrección, les habría sido muy difícil entender y aceptar del todo esas enseñanzas.

    Nosotros, siglos después, estamos imbuídos de los sentimientos humanistas que provinieron en gran medida de esa fe. Aunque nos parezca increíble la Resurrección, estamos preparados por el humanismo para asumir unas enseñanzas que, en el fondo, la suponen y la implican; porque si no, serían irrealizables en plenitud, sólo en parte, aunque no nos demos cuenta. Pero si nos preparamos mejor, entendiendo previamente lo que significa la Resurreción, en términos creíbles para nuestra mentalidad moderna, nos será mucho más fácil apreciar y aceptar las enseñanzas éticas de J...

  • Comentario por galetel 01.10.15 | 22:21

    Está claro en los evangelios que los discípulos y los familiares de Jesús NO apreciaron bien las enseñanzas éticas de Jesús, con sus exageradas promesas a los pobres, a los hambrientos, a los que lloran, su amor a los enemigos, su propósito de liberar a los oprimidos, su predicación de la justicia justificante no-justiciera, etc., hasta que lo vieron resucitado y exaltado.

    Antes les impresionó, sin duda, la capacidad carismática y taumatúrgica de Jesús, y por eso lo siguieron, esperando que utilizara sus poderes para liberar y restaurar a Israel, y a ellos. Pero cuando lo vieron a punto de ser derrotado sin querer huir ni defenderse ni utilizar su poder mesiánico, se desilusionaron totalmente de él, a pesar de sus admirables enseñanzas, o quizá más enfurecidos aun por eso. Pero después de su Experiencia Pascual, sólo entonces, recordaron y entendieron y creyeron y esperaron.

    Los lectores de los evangelios, décadas después, por el testimonio de aquéllos, ya co...

  • Comentario por galetel 01.10.15 | 21:08

    Las dos cosas, Sofía, las dos; no una sola, como en el caso de quien descarta la Resurrección de entrada, por imposible, para quedarse sólo con lo demás, lo que en los evangelios no anuncie ni implique lo escatológico, que es poco. Sé que no es tu caso, pero es el de muchos, como sabes.

  • Comentario por sofía 01.10.15 | 19:56

    todo seguido, en tres minutillos de nada busca y encuentra - como un buen anuncio publicitario -me refiero al libro del post y los comentarios que me preceden.

  • Comentario por sofía 01.10.15 | 19:53

    Cada cual puede empezar por donde le hayan llevado las circunstancias y su idiosincrasia -no existen recetas universales sobre el modo de aproximarse a las cosas.
    Y por mi parte, te aseguro que si las enseñanzas de Jesús fueran las de Mahoma, por ejemplo, y si Jesús hubiera sido un Torquemada en su paso por la vida, ya podían todos sus discípulos afirmar haber tenido todas las RVAs que tú quieras que me importaría un bledo y no me lo creería, por muy probable que os pareciera a los demás que dijeran la verdad.
    Y es que cada uno es como es, y en mi caso no hay precedencia de las RVAs sino confirmación de que Dios se revela en Jesús, como él demuestra durante toda su vida con sus palabras y obras, culminando con la reivindicación de Dios de quien aparentemente al final ha fracasado.
    No pretendo que los demás sean como yo, pero no que me digan en qué orden tengo yo que ver las cosas, porque las cosas no tienen que ser, simplemente son.

  • Comentario por Manuel 01.10.15 | 19:48

    Bueno, acabo de ver la posibilidad de adquirirlo vía Amazon.

  • Comentario por Manuel 01.10.15 | 19:45

    Profesor: ¿Cómo puede adquirirse desde casa el libro que comenta? La editorial y punto de venta que he logrado visitar no ofrece la posibilidad de compras desde el extranjero, sólo da a elegir localidades o departamentos italianos.
    Si alguien me puede ofrecer indicaciones se lo agradezco.

  • Comentario por Moisés 01.10.15 | 19:10

    Muy claro lo dice GALETEL, como si fuera un resumen sustancial, a las 10:01. Lo clava.

  • Comentario por galetel 01.10.15 | 10:01

    Es no entender lo que intentaron transmitir los evangelistas acerca de él. Es dejar al margen lo más importante, para quedarse sólo con lo secundario. Es obviar el “enigma” que plantea el NT. Es renunciar a plantear el tema de la redención de todas las víctimas de la historia y del universo.

    Es abandonar sin explicación el tema de la fe de los discípulos y familiares en su resurrección y la consiguiente esperanza -suya y de sus conversos- en que Jesús sea realmente el ‘Cristo de la fe’, el ‘Hijo del hombre, de Daniel’, la ‘encarnación de Dios’, ‘Dios-Hijo’. Es renunciar a todo enfoque escatológico para quedarse únicamente con el enfoque sociológico. Es reducir el cristianismo, o desmontarlo.

    Pienso que hay que promover el cristianismo junto con el humanismo cristiano. Y para entender bien el humanismo cristiano, hay que empezar por entender el cristianismo del que forma parte como consecuencia insoslayable.

  • Comentario por galetel 01.10.15 | 09:55

    Se puede leer hoy los evangelios desde un punto de vista agnóstico, buscando en ellos enseñanzas éticas, principios y criterios morales, máximas de sabiduría y actitudes ejemplares, que sirvan para mejorar la sociedad actual y construir un mundo mejor, que falta hace. Y así se puede admirar mucho a Jesús, como humanista ejemplar y modelo incluso para hoy.

    El que haya fracasado en su época puede considerarse producto de la ignorancia y el atraso, y pretender que hoy las circunstancias sean más favorables, o en un futuro más o menos próximo, para continuar su proyecto y conseguir una sociedad justa y pacífica. De hecho, puede entenderse –como hace Piñero- que el humanismo de Jesús ha influido en gran medida para construir y promover el humanismo actual, pese a las malas interpretaciones habidas de su mensaje, depurándolas. Y que eso está en marcha y continuará.

    Pero esa posición es no entender al ‘Jesús histórico’ ni seguirlo, realmente. Es no entender lo que i...

  • Comentario por galetel 01.10.15 | 00:23

    Desde la Resurrección, preguntando por su causa y significado, se llega al humanismo cristiano, porque la causa fue la vida-muerte de Jesús entregada en favor de las víctimas, en representación plena de Dios. Así lo dedujeron, lo valoraron y lo enseñaron sus discípulos y familiares, y los discípulos de ellos, a partir de la experiencia pascual inicial que los impulsó a interpretarla acudiendo a las Escrituras y recordando los dichos y hechos de Jesús. Este es el orden adecuado, a mi parecer.

  • Comentario por galetel 30.09.15 | 23:22

    Sí, Sofía, tienes razón. Pero del humanismo cristiano no sabríamos nada de no ser por la Resurrección. Por eso más vale empezar por esta.

  • Comentario por sofía 30.09.15 | 22:31

    Fueron escritos para transmitir la fe cristiana, que comprende también las enseñanzas de Jesús, que fue lo primero que se recogió en tradiciones orales en vida del mismo Jesús y que si bien es cierto que siguió transmitiéndose desde la fe en la resurrección que confirmaba las enseñanzas del Maestro, no deja de tener una entidad propia. Sus discípulos empezaron a seguirle al escuchar sus palabras -puede que no sea tu caso, pero sí es el mío. Y desde luego si bien no se puede reducir el cristianismo a un humanismo, también es un humanismo, con transcendencia, pero no por eso menos humanista. Y no creo que debas llamar humanismo jesuánico al humanismo cristiano -guarda el término para quienes no sean cristianos, sino jesuánicos. Pero el hecho de creer en Jesús el Cristo como revelación de Dios, y no como un hombre cualquiera, no quita un ápice de relevancia a sus enseñanzas, sino todo lo contrario. Así que el cristianismo sí es un humanismo, aunque transcendente.

  • Comentario por galetel 30.09.15 | 20:30

    Sofía:
    Los evangelios fueron escritos para transmitir la fe cristiana; no el humanismo jesuánico. La historicidad de lo que cuentan está condicionada por esto. Entonces, conviene partir por esto.

  • Comentario por galetel 30.09.15 | 20:23

    Eso significa que seguramente NO hubo "disonancia cognitiva" y que ALGO les TUVO que ocurrir que ellos percibieron como objetivo y cierto: las RVAs.

  • Comentario por sofía 30.09.15 | 20:21

    Galetel, haces bien en puntualizar. Son importantes tus razones y yo las tengo presentes aunque me haya expresado mal.
    En lo que no estoy de acuerdo contigo es en que haya que partir de la resurrección obligatoriamente para acercarse a los evangelios. En esto yo pienso como Fernando -hace tiempo no se le lee- que las enseñanzas de Jesús tienen de todos modos un interés humano considerable. Aunque desde luego estoy de acuerdo contigo en que desde el punto de vista de la fe cristiana la resurrección es lo más esencial y no nos quedamos en un mero humanismo que sin la reivindicación final de Dios sería muy cuestionable.
    Es por eso que me pregunto cuál es la fundamentación alternativa de Xocupo para los derechos humanos, porque yo los fundamento en la concepción cristiana del hombre y la esperanza cristiana. Y sin un fundamento se puede rechazar la propuesta que es mero voluntarismo de que los demás estén de acuerdo sin más.

  • Comentario por galetel 30.09.15 | 20:01

    Sofía:
    No fue que “sus discípulos LO SIGUIERON CONSIDERANDO el mesías reivindicado por Dios y resucitado”, porque sabemos por los evangelios que antes de la crucifixión no lo consideraban así: habían esperado que fuese el mesías davídico que restauraría Israel (como cuentan los de Emaús), pero incluso antes de verlo derrotado, previendo esta derrota, ya habían perdido esta esperanza; y lo negaron y abandonaron. Y no digamos sus familiares, que bastante antes lo habían creído “fuera de sí”. Los discípulos y los familiares jamás se imaginaron que después de esa atroz crucifixión –que pudieron interpretar como que Jesús había sido “maldito de la Torá” y “abandonado por Yahvé”-, Dios lo reivindicaría resucitándolo y exaltándolo de ese modo singular que no correspondía a su mentalidad judía. En esto reside la “fuerza probatoria”, o mejor dicho “fuerza de convicción” del hecho de que hayan creído eso. Y añadiéndole que lograron convencer de ello a muchos judíos de su entorno.

  • Comentario por sofía 30.09.15 | 19:34

    Y ahí es donde entra el corazón, sin abandonar la razón, que la fe no tiene por qué ser irracional -ni siquiera la fe atea tiene por qué ser irracional, aunque pueda serlo. Siempre existe la opción de una apuesta razonable que no contradiga la razón y sea coherente.
    Y está claro por ejemplo, que los razonamientos de Galetel sobre el siglo I tienen en cuenta los datos: Jesús fue crucificado y sin embargo sus discípulos lo siguieron considerando el mesías reivindicado por Dios y resucitado.
    Si en el siglo VII Mahoma, incapaz de asimilar el escándalo de la cruz del que habla Antolín, se inventa que no lo crucificaron, es su problema, los datos están en contra.
    En cuanto a si resucitó o no, crean ustedes lo que quieran, pero es evidente que sus discípulos así lo creyeron, aunque nosotros no tenemos por qué. Pero los argumentos de Galetel no carecen de sentido -aunque yo no les veo tanta fuerza probatoria como él.

  • Comentario por sofía 30.09.15 | 19:25

    Comprendo perfectamente a Galetel y a Antolín, pero no tengo exactamente el mismo enfoque que ellos.
    Antolín admite que ha habido problemas en el pasado entre ciencia y fe, sin más. Yo no estoy de acuerdo. La fe cristiana real nunca planteó problemas, sino la estupidez de algunos que no tenían ni idea de lo que era la fe cristiana ni la ciencia.
    Lo que me extraña es que a estas alturas xocupo pretenda seguir confundiendo ambos terrenos y presente la evolución como opuesta a creación etc. La biblia nunca fue un tratado de ciencias naturales ni astronomía ni un libro de historia, utiliza el lenguaje de su época para transmitir unas ideas que son intemporales -algo de eso comentó ManuelRH.
    La ciencia seguirá describiendo cómo funciona el mundo, pero lo que queramos hacer con él según el sentido último que demos a esa realidad no es cosa de la ciencia, sino de la ideología, religiosa o no, razonada o no. Y ahí es donde entra el corazón, sin abandonar la razón, que la fe ...

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 30.09.15 | 18:23

    ....que tampoco la razón ilustrada,po cierto,ofrece.

    Dice usted,Xocupo,que hay alternativa y no es el nihilismo.Mi negativa también al nihilismo; con lo de alternativa yo me refería más bien a qué,una vez "desmontado el tinglado" cristiano, cubriría ese aspecto o área de lo religioso presente desde el principio en el discurrir de lo humano, ¿acaso la New Age,acaso el budismo,el Islam....?, ¿acaso sencillamente y sin más el ateísmo?. Pero siguiendo con su modo de entender el concepto de alternativa, lo que planteo es si razón ilustrada-científica y diré razón vital cristiana son necesariamente excluyentes,si no puden con-vivir e incluso complementarse. El que de uno u otro lado se niegue la siquiera posibilidad de ello no dejaré de considerarlo una muestra de intransigencia y,sobre todo, de cerrazón mental por una u otra parte.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 30.09.15 | 18:03

    ...la literatura,incluyo a estos efectos al cine, a los que soy muy aficionado.Liteatura,cine,son ficción,pues bien, el cristianismo no lo es y tal radicalidad,para mí imprescindible dado que de cuestión radical se trata, éste igualmente me la permite, diría me obliga a ella.

    La razón ilustrada deja esto en lo que llamaré "tierra de nadie", lo reconoce pero se limita a proclamar y propugnar el " deber ser"; también la religión propugna el "deber ser" pero ello no es suficiente en orden a encarar la cuestión,entiendo que el cristianismo con el tema de la cruz,que tiene "mucha tela que cortar", ofrece un cauce para encarar más adecuada y LÚCIDAMENTE dicha cuestión.

    Digo encarar,diré igualmente encauzar.No se trata exactamente de ofrecer respuestas netas,cartesianamente claras y distintas,se trata de ofrecer cauce para encararlas y asumirlas a la hora de vivir, para intgrarlas en él aun a falta de explicaciones propiamente dichas,que tampoco la razón ilustrada......

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 30.09.15 | 17:45

    ....la razón ilustrada o científica, lo que sí rechazo,en aplicaciónde ese "sapere aude" que he citado con profusión,es el monopolio,incluso he hablado de secuestro,que ciertamente esta razón pretende ejercer sobre todo lo que no diré exactamente se le opone sino diré ella no llega a abarcar, condenándolo a la "tinieblas exteriores" de la irracionalidad.

    No,hay un tipo de razón encuadrada en las demandas y necesidades vitales de y para el ser humano que la razón ilustrada o científica no abarca o no satisface. Dije que hablaría en primera persona y así personalmente puedo aseverar que la razón ilustrada-científica me resulta válida pero insuficiente, insatisfactoria vitalmente.En una cuestión,por ejemplo,que ha estado en debate en estos comentarios,la del mal y el sufrimiento,cuestión nada baladí para lo humano, la razón ilustrada-científica no me sirve.

    No me permite planteármela con la radicalidad sin concesiones que sí me permiten,por ejemplo,la literatura....

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 30.09.15 | 17:24

    Saludos,Xocupo.Normalmente prefiero no hablar en primera persona sini en términos más generales pero hay ocasiones enque el hacerlo en primera persona me parece más adecuado.Eata será el caso.

    Usted cita algunos de los que llamaríamos presupuestos de la Modernidad ilustrada; en más de un comentario he dicho que in ser conservador políticamente,sí me considero "conservador" en lo que hace a los valores aportados por la Ilustración,la Modernidad,y más aun con los nubarrones de barbarie que se apuntan en el horizonte, incluso he afirmado que como creyente he de estarle agradecido en cuánto ha contribuído a poder despejar la religión de mitologías y aspectos legendarios que al fin oscurecían una mejor comprensión de lo que considero esencial,tantas veces deformado y secuestrado por lo accesorio.Tampoco, y así lo consigné en un comentario anterior, hablo para nada de conspiración o algo semejante.

    Lejos de mí,pues, el rechazar la razón ilustrada o científica,....

  • Comentario por Elías 30.09.15 | 17:06

    Disculpe sr Galetel ...pero si la razón con co-razón me lo pide, y si tengo motivos históricos plausibles para creer que el Arcángel Gabriel se apareció a Mahoma ( en este espacio tiempo o en otro) y el texto que ele dictó es de inspiración divina puedo concluir que Jesús no resucito.
    "Hemos dado muerte al Ungido, Jesús, hijo de María, el enviado de Alá», siendo así que no le mataron ni le crucificaron, sino que les pareció así. Los que discrepan acerca de él, dudan. No tienen conocimiento de él, no siguen más que conjeturas. Pero, ciertamente no le mataron, sino que Alá lo elevó a Sí. Alá es poderoso, sabio" (Sura 4:157-158,
    Es que el co-razón de mucha gente pide cosas muy curiosas.
    Saludos

  • Comentario por Manuel_RH 30.09.15 | 15:23

    Nadie tiene culpa de que cuando no existía la ciencia como tal la única fuente de datos "científicos" de la antigüedad fuera la biblia. Así el geocentrismo era lo que "científicamente" se consideraba aceptable, como la tierra plana, como la aplicación de sanguijuelas para curarlo todo...ninguna teología cristiana ha sido derribada. Y sí, hay una necesidad de destruir el Cristianismo, de reafirmar una ilustración que puede prescindir de Dios, de promocionar una humanidad sin co-razón; un altruísmo imaginario vencedor sobre una Caridad posible. Es el viejo engaño de siempre:"sereis como dioses".

  • Comentario por galetel 30.09.15 | 14:30

    puedo concluir confiadamente que existe un tal Dios Creador Todopoderoso, del que Jesús fue la “encarnación” para redimir a las víctimas, que resucitaremos como él, con él, gracias a él.

  • Comentario por galetel 30.09.15 | 14:28

    “Sí hay alternativa. No es el nihilismo.”, afirma Xocupo. Y yo le pregunto si la alternativa que él propone incluye la resurrección y rehabilitación definitiva de todas las víctimas del Proceso en todos los tiempos, en una realidad nueva liberada de todo mal. Si su respuesta es “sí”, que me explique cómo, por favor; y si es “no”, me resulta una alternativa insatisfactoria. Porque mi razón con co-razón me pide y exige creer la redención de las víctimas del mal, para creer que la realidad pueda no ser absurda e injusta desde mi punto de vista humano.

    Dirán que la alternativa que yo propongo, en línea con lo que cité de Polkinghorne, es increíble, porque implica la existencia de Dios. Que requiere la fe previa en un Dios Creador Todopoderoso. Pero yo los invito a pensar a la inversa: que si la razón con co-razón me lo pide, y si tengo motivos históricos plausibles para creer que Jesús resucitó y fue exaltado para redimir a todas las víctimas, entonces puedo concluir confiada...

  • Comentario por galetel 30.09.15 | 13:43

    una casi infinita y compleja información constituido por la materia del cuerpo. En una palabra, el alma es la forma del cuerpo (notemos que en el sentido explicado, no en el aristotélico). El patrón, obviamente, se deshará en la muerte, pero me parece que es una esperanza perfectamente coherente que Dios recuerde el patrón que yo soy, manteniéndolo en el espíritu divino, para reconstituirlo entonces en un acto de resurrección. El contexto para este acto sublime será la nueva creación, un reino escatológico inaugurado en el evento seminal de la resurrección de Cristo”.

    No es una afirmación científica, por supuesto, pero es la afirmación de fe de un científico, en coherencia con la ciencia moderna que él respeta, suscribe y practica.

  • Comentario por galetel 30.09.15 | 13:42

    Me he referido a que “hay que procurar entenderlo de otro modo, compatible con los conceptos de la ciencia moderna y a la vez más fiel a las concepciones judías, sin pretender precisar lo que no se puede, pero aceptando la posibilidad de re-suscitación de la persona por acción divina en una realidad mundana nueva y distinta.”

    Como esto puede aún parecer imposible a muchos, les recordaré lo que escribe el famoso físico y teólogo John Polkinghorne (en “Science and Theology in the Twenty-First Century”, 951):
    “La materia de nuestros cuerpos por ella misma no puede ser de significación permanente para lo que significa ser una persona, porque esta materia está en continuo cambio por el desgaste, la comida y la bebida. Tenemos muy pocos átomos en nuestros cuerpos que estuvieran hace cinco años. Lo que permanece es el patrón (pattern) dinámico y en desarrollo en que dichos áomos están ordenados. El alma –el yo real- es el patrón portador de una casi infinita y compleja in...

  • Comentario por Xocupo 30.09.15 | 13:39

    No hay ninguna conspiración para "desmontar" el cristianismo como Weltanschauung totalizante. Es el proceso de secularización y desencantamiento del mundo (Max Weber), eurocéntrico. La ciencia física desmontó la cosmogonía mítica de la Biblia, la biológica (evolucionismo) continuó la desmitificación. La filosofía y la ciencia/as de la religión/es desmontaron la teología tradicional teocéntrica, atacada también por todas las teologías declaradas heréticas por el Santo Oficio. La democracia laica desmontó la teología política teocrática, de Pablo, Agustín hasta Bossuet. Queda en Europa el Estado teocrático Vaticano, con los pactos lateranenses. La Ética laica y cívica, basada en los derechos humanoa y defendida por intelectuales creyentes y no creyentes por su validez universal desmontó la moral cristiana y el falso universalismo católico. Para el Islamismo político y teocrático, sí es necesario una nueva Ilustración. Les faltó un Lutero y un Kant. Sí hay alternativa. No es el nihilismo.

  • Comentario por Manuel_RH 30.09.15 | 12:18

    ...Pero ante quienes les resulte dificil creer en la historia de un hombre resucitado me parece bastante más atrevido creer que un puñado de iletrados pescadores y analfabetos pudieran difundir con éxito las excelencias de un hombre fracasado, ajusticiado, despreciado públicamente; y que un hombre culto como Pablo pasara de perseguidor a defensor a ultranza y difundir una historieta hasta el extremo de dejarse cortar la cabeza. Bueno esto es mucho más increíble aún que lo primero.

Solo se muestran los últimos 40 comentarios

Lunes, 12 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Los más recientes

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930