El blog de Antonio Piñero

595- Aproximación científica al Antiguo Testamento: una nueva visión de la historia de Israel (y II)

28.08.15 | 09:14. Archivado en Biblia en general,

Reflexiones de un geólogo, interesado en temas bíblicos, a propósito de la lectura de los libros siguientes:

Israel Finkelstein y Neil Asher Silberman, 2003 "la Biblia desenterrada".
Editorial siglo XXI España, grupo Akal. ISBN: 978-84-323-1184-0

Jonathan Kirsch, 2002. "David. La verdadera historia del rey de Israel". Ediciones Javier Vergara. ISBN: 978-95-015-2189-4

Javier Alonso, 2002. "Salomón: entre la realidad y el mito". Editorial Oberon, Madrid. ISBN: 84-667-1405-7

Israel Finkelstein y Neil Asher Silberman, 2007. "David y Salomón: En busca de los reyes sagrados de la Biblia y de las raíces de la tradición occidental". Editorial siglo XXI España, grupo Akal. ISBN: 978-84-323-1296-0

Hoy escribe Juan Antonio Morales

Otro grupo de pruebas gira alrededor del relato de la conquista de Canaán tras la llegada a la “tierra prometida”. El Deuteronomio describe cómo alrededor de 1200 a.C. un ejército de desarrapados sin experiencia militar alguna conquista ciudades bien defendidas por un organizado y bien pertrechado ejército cananeo.

Una vez más, las primeras prospecciones arqueológicas realizadas en las supuestas ciudades conquistadas dieron muestra de que las mismas habían sido conquistadas, quemadas y saqueadas. Estos primeros resultados sirvieron a los defensores de la literalidad bíblica para reforzar sus argumentos. Sin embargo, la cronología de estas invasiones dio como resultado que las mismas ocurrieron un siglo después de lo narrado en la Biblia y durante un intervalo muy prolongado. Nuevamente las pruebas de detalle contradecían la cronología bíblica. De hecho, durante el periodo cronológico indicado por el relato bíblico, las ciudades que se citan se encontraban bajo dominio egipcio (no cananeo) y su fuerte militarización ni siquiera hacía necesaria su fortificación, por lo que las mismas no estaban amuralladas tal como indica el relato. Todo indica que la conquista y saqueo de estas ciudades fue llevada a cabo por los “pueblos del mar” para expulsar precisamente a los egipcios.


Nuevamente, las pruebas llevan a pensar que lo narrado corresponde con la manipulación de un relato primario que bien podría estar inspirado en las conquistas de esas mismas ciudades por los pueblos del mar. En el siglo VII a.C. cuando se escribió el relato, esas ciudades se encontraban bajo control asirio. Quizá el relato intentaba legitimar la reconquista que Josías pretendía.

Los reyes míticos

Es curioso al leer los hechos de los reyes de Israel que relatan las Crónicas y los Libros de los Reyes, cómo cada uno de ellos es catalogado como buen o mal monarca de acuerdo con si “hizo lo bueno a los ojos de Yahvé” o hizo justo lo contrario. Evidentemente, Dios premiaba o castigaba a estos reyes con el éxito o el fracaso en las misiones que estos se planteaban o con reinados cortos o largos según su comportamiento. De forma general, la Biblia se esfuerza en demostrar que el pueblo de Israel mantiene un pacto con Dios desde los tiempos de Moisés y sin embargo, todo lo que se narra en Crónicas y Reyes nos lleva a pensar justo lo contrario si uno sabe leer entre líneas.

Cada uno de los reyes contrae matrimonio, a veces con mujeres piadosas, pero la mayor parte de las veces con esposas que profesaban otras creencias. A veces estas mujeres procedían de reinos limítrofes, pero otras, eran hijas de la propia tierra. Este contexto nos hace ver dos cuestiones contrarias a las pretensiones de la Biblia de que el culto a Yahvé era único y unánimemente practicado en el territorio dominado por Judá e Israel: la primera es que, a pesar de las prohibiciones de la religión del Dios único, los matrimonios entre personas de diferentes creencias religiosas no eran poco comunes; la segunda es que el culto a Yahvé ni era único ni estaba tan extendido en el territorio cananeo. Por una vez, las pruebas arqueológicas coinciden con la información que la Biblia nos da entre líneas, ya que se han encontrado repartidos por el territorio de Israel numerosos asentamientos dedicados a la realización de cultos paganos. Por otra parte, sirva como ejemplo, la construcción de un templo a Baal en pleno corazón de la capital de Acab, que no hubiera tenido lugar si la única persona que rindiera ese culto hubiera sido su esposa.

Otra cuestión relacionada con el buen o mal reinado de cada uno de los reyes es que las pruebas arqueológicas discuten ampliamente el criterio usado por los profetas bíblicos. Concretamente, no hay ni uno solo rey de la dinastía Omrí que según la Biblia hiciera lo correcto a los ojos de Yahvé, no obstante, durante este periodo el reino se recompone de una profunda crisis, desarrolla urbanísticamente su capital en Samaría, establece relaciones ventajosas con sus vecinos y sabe librarse del acoso asirio. No se diría que fueran tan malos monarcas, de no ser porque, al parecer, no rindieron el culto adecuado a Yahvé.

Al margen de la amplia discusión sobre los cambios territoriales, fases del dominio de Israel o Judá, abandono o resurgimiento de amplias regiones geográficas de acuerdo con las condiciones políticas favorables o desfavorables que Silberman y Finkelstein realizan en el capítulo central de “la Biblia desenterrada”, quizá la discusión más interesante es la que este libro realiza sobre los reyes David y Salomón. Esta discusión es posteriormente ampliada en un libro más reciente de los mismos autores, “David y Salomón: En busca de los reyes sagrados de la Biblia y de las raíces de la tradición occidental”. Esta segunda aportación viene a complementar la visión que habían dado 5 años antes sobre estos reyes Jonathan Kirsch y Javier Alonso en sus respectivos libros "David. La verdadera historia del rey de Israel" y "Salomón: entre la realidad y el mito".

La primera disquisición que se aborda en todos estos trabajos es la existencia o no de estos reyes míticos. Al parecer, las tendencias científicas de finales de los años 90 ponían seriamente en cuestión la realidad histórica de la dinastía davídica. Para estos autores, existía una clara manipulación de los autores del texto bíblico que intentaban demostrar la unidad de los reinos de Israel y Judá desde épocas remotas a fin de legitimar la reunificación pretendida por Josías en el siglo VII a.C. En este caso los datos arqueológicos vinieron a quitar la razón a estos autores cuando apareció la estela de Tell-Dan. El texto tallado en esta estela aramea datada en la segunda mitad del siglo IX a.C. describe la derrota y muerte de los monarcas de dos reinos hebreos a manos de Jazael de Damasco, haciendo constar claramente que estos reyes pertenecían a la “Casa de David”. Es evidente que esta pieza arqueológica aporta un testimonio fiable como fuente extra-bíblica, tanto más cuando el testimonio proviene incluso de fuera del territorio hebreo.

En cuanto al Rey David, lo Salmos, las Crónicas y los libros de los Reyes relatan innumerables detalles de su vida. En lo que se centra Jonathan Kirsch es en la personalidad del rey si fuese cierto lo que la propia Biblia cuenta. Según los textos bíblicos David no sólo no tuvo ninguna clase de piedad al conquistar a los reinos vecinos masacrando a sus habitantes civiles, sino que a fin de satisfacer a Mical, su primera esposa, asesinó a doscientos filisteos para cortarles el prepucio. Una vez casado con ésta, le fue infiel sin reparo alguno, hasta tal punto que para conseguir a Betsabé envió a su marido a una muerte segura en primera línea de combate contra los filisteos. Incluso le fue infiel con hombres, ya que su amor por Jonatán deja de manifiesto su condición de bisexual. Lo más llamativo es que, a pesar de todo esto, Dios lo perdona y claramente favorece sus intereses. Para Kirsch es el caso más claro de doble moral de toda la Biblia.

Aparte de los rasgos de personalidad destacados por Kirsch, la aportación de Finkelstein y Silberman está en consonancia con el resto de sus aportaciones. Aceptando que la figura de David corresponde con un personaje histórico real, ponen de manifiesto que el contexto histórico del mismo fue muy diferente al narrado por la Biblia, dado que el escrito bíblico fue realizado varios siglos después de la realidad histórica que narra. Los datos arqueológicos ponen de manifiesto que el reino de David fue realmente un pequeño reino de pastores sin grandes palacios ni murallas, que su influencia política fue realmente muy limitada y que sus grandes conquistas fueron realmente incursiones de rapiña.

Por otra parte, Salomón aparece como un gran constructor que lleva a cabo impresionantes obras entre las cuales se encuentra el primer templo de Jerusalén. De acuerdo con los datos arqueológicos destaca la total ausencia de datos que verifiquen una posible existencia de sus edificios. De hecho, ya el propio relato bíblico no cuadra con la descripción del tipo de edificio esperable en la época en que Salomón vivió, sino que hace pensar en un estilo babilónico en lo que respecta a los patios del templo o en un estilo persa al referirse al palacio.

Lo que no es de extrañar es que las primeras excavaciones realizadas en las ciudades en las que supuestamente Salomón ejecutó sus edificaciones, los restos de las mismas fueran identificadas. Es evidente que aquellos que hicieron estas excavaciones (Bright, Ben-Tor y Dever) pertenecían al grupo de los que intentaban demostrar la literalidad de la Biblia. Así, en las construcciones en Gezer, Azor y Meggido aparecieron unas puertas muy características (llamadas puertas en "doble E") que fueron rápidamente identificadas como puertas salomónicas. Posteriormente, al aparecer la Arqueología sistemática, Garbini, Filkenstein o Liverani demostraron que estas puertas fueron construidas durante la dinastía Omrita, bastante más tarde del reinado de Salomón. Algo similar ocurrió con las llamadas "cuadras salomónicas" que aparecieron en las excavaciones de Meggido. A pesar de haber sido atribuidas a Salomón, pruebas posteriores demostraron que habían sido construidas entre los siglos X al VIII.

Otro aspecto que genera controversia respecto a Salomón es el comercio marítimo narrado en el Libro de los Reyes, en el que junto con Hiram de Tiro, fleta embarcaciones para comerciar con artículos de lujo. Respecto a este aspecto, Finkelstein y Silbrman destacan que no hay resto arqueológico alguno en Palestina que de testimonio de este posible comercio ultramarino que sí está demostrado en el caso de las ciudades de Tiro y Sidón.

Como resumen, todos los libros comentados consideran que, a pesar de que puede narrar sucesos ocurridos realmente, la Biblia fue redactada y ensamblada durante el reinado de Josías con el objetivo de demostrar una legitimidad de este rey sobre los territorios unificados de Judá e Israel, que habían sido uno solo desde el inicio de su historia como pueblo. Otro de los objetivos del texto bíblico fue conferir a este pueblo una identidad unitaria, simbolizada por el culto a Yahvé y todas las tradiciones que lo rodean. Para el cumplimiento de este objetivo, las historias iniciales fueron transformadas y enriquecidas con elementos de la realidad histórica en la que se escribieron y que, posteriormente, han podido ser reconocidos ayudando a desentrañar la verdad histórica al combinarlos con los datos arqueológicos. No obstante, los “redactores” del texto bíblico lograron conferir al relato una potencia narrativa tan fuerte que consiguieron que fuese aceptado durante siglos como verdad histórica incuestionable.

Saludos cordiales de

Juan Antonio Morales González

Juan Antonio Morales González es Profesor Titular del Departamento de Geología de la Universidad de Huelva. Autor de numerosos artículos de investigación y divulgación científica. Entre sus libros destacan las novelas “Más allá de las columnas de Hércules” (2013) e “Ira de Plutón” (2015). Editorial Círculo Rojo.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Yehuda 11.09.15 | 13:49


    La Bardulia y el capricho vasco-austriaco

    La Bardulia céltica/cantábrica, vascongada en época altoimperial por los vascones firmes aliados de Roma y gascongada por los gascones en época tardoantigüa, tierra mimada por la Naturaleza y la Historia, ganadores de la historia de Yspanya (711 - 1492) cabeza del imperio vasco-castellano (1492 - 1820/33) ... en fin, en la próxima reencarnación los bizcainos nacerán en Ruanda y los de Ypuzcoa en Somalia

    tiene narices la cosa: -nosotros no somos castellanos, nosotros somos (gara) "castellanos de sangre limpia", tiene narices la cosa, y encima y para colmo "Euzkadi" es el sueño político de un judío clásico de época persa

    en la próxima reencarnación yo me pido ser vasco

  • Comentario por Yehuda 11.09.15 | 13:10


    ¿Quienes eran "los de Jerusalem"?

    "los de Jerusalem" (Hechos) eran según la leyenda cristiana los que no reconocieron la divinidad del rabí galileo y lo que "lo condenaron" (Hechos) además eran "la asamblea de los exiliados" en Babilonia, y además fueron para los rabinos los "peregrinos en tierra extraña"

    si en vez del rabí galileo -porque ya está bien- ponemos al tribuno romano Tiberio Graco (que se topó con los romanos) y al maestro valenciano Cayetano Ripoll (que se topó con los sacerdotes saduceos) entonces ...

    bien, de acuerdo, (todos) somos los de Jerusalem

  • Comentario por Yehuda 11.09.15 | 11:52


    La osada discusión sobre si el tal rabí galileo era o no era D--s data del siglo IV, de cuando Osio de Córdoba "armó la de D--s es Cristo" y, sin embargo, la leyenda cristiana sitúa la cosa en tiempos de Anás el viejo y su paniaguado yerno Caifás, fantasías y más fantasías

    por otro lado la Eta ha fracasado y el Irgún y la Haganá han triunfado porque no basta esnifar fantasías persas bajo las negras faldas de los hijos de Saulo para que la Biblia funcione

    para forjar una religión basta unos fueros (como los fueros persas de la provincia de Yehud) un idioma y mucho cuento y mucha 'osadía y cara dura de hormigón armado' (que en yiddish se dice todojunto con una sola palabra: Chutzpah) ... pero, claro, si no tienes el beneplácito imperial no hay nada que hacer, es fundamental que el terror sea agradable a los ojos del señor

  • Comentario por Yehuda 11.09.15 | 11:09


    https://en.wikipedia.org/wiki/Aloandro_Ben_Bekar

    es el último qadi (juez/jefe) de Shantamariyya al-Gharbia y decía descender de los exiliados en Babilonia de cuando el rey Sedecías no le hizo caso al profeta Jeremías

    claro, este señor sería un bereber, un sirio o un yemení o un lugareño de la turdetania que se había hecho mahometano y sus abuelos decían ser de Jerusalem

    fantasías y más fantasías, lo terrible de esta historia es que la leyenda cristiana sobre "los de Jerusalem" ha culminado en que unos rusos descendientes de gentes del Ponto y la Hélade han hecho lo que no hicieron los romanos de tiempos de Tito y Vespasiano: expulsar a la "gente de la tierra" de "la tierra de canaan", cumpliéndose al fin del mundo de la edad del hierro (1917 dC -) las acaloradas fantasías babilónicas y persas de unos escribas/contables arameos, ventrílocuos de un gran muñeco de trapo

  • Comentario por Yehuda 08.09.15 | 15:47


    sí, claro, por supuesto, los libros ("ta biblia") aunque son esencialmente de época persa contienen piezas arcaicas, por ejemplo aparecen los cultos a los pilares y los árboles sagrados y el culto cananeo a "la reina de los cielos", cultos que podemos encontrar en otros lugares como en la costa cananea/púnica de la Turdetania

    Shantamariyya al-Gharbia

    https://en.wikipedia.org/wiki/Taifa_of_Santa_Maria_do_Algarve

    -"quemaremos incienso a la reina de los cielos, igual que hicimos nosotros, nuestros padres y nuestros reyes en las aldeas de Yehudá y en las calles de Jerusalem" (Jeremias 44,17)

    así que ni siquiera la militarización de la provincia de Yehud en tiempos de Josías logró destruir la cultura de "la gente de la tierra" de "la tierra de canaan"

    https://www.youtube.com/watch?v=SR7WbmwhEFE

  • Comentario por Yusuf 04.09.15 | 16:57

    Al parecer desde un principio el concepto del dios hebreo estuvo relacionado con el sol, como todos los dioses masculinos y guerreros, el rey legendario David al tomar Jerusalén (Fundación del dios Shalem), ordeno sacerdote a Tzadok, un sacerdote del lugar, que adoraba a Tsedek que era otra forma de nombrar al dios de la ciudad Shalem, un hijo del dios principal del panteón cananeo (El o Ilu), SHalem (dios del sol poniente), es evidente que los hebreos adoraban a El y a sus manifestaciones, (Shalomon, abshalom, Saúl, etc.) y el concepto Yahvé fue una imposición posterior, adorado en un principio a través de estelas conmemorativas y después con la figura de un becerro (representación arquetípica de los dioses de la montaña y de la tormenta), El concepto del Dios El calo más en los videntes y profetas, y el concepto Yahvé calo más en la clase sacerdotal y sus escribas que fueron llamados levitas

  • Comentario por Yusuf 04.09.15 | 16:37

    Cuando se hace un análisis serio del AT, uno se da cuenta por que se escribió y para que época, pero eso no quiere decir que no hallan circulado historias y hallan habido pergaminos perdidos anteriores a los reyes Ezequías y Josías, o sino no habrían menciones a libros que no conocemos (las guerras de Yahvé, el libro de Jasher, etc.), para mi esos primeros escritos comenzaron al iniciarse el alfabeto paleo hebreo (siglo X a. E.C) una reunión de relatos orales de héroes y leyes y pactos entre tribus, como el pacto de Siquem del héroe mítico norteño "Josué" que fue supuestamente un pacto de fidelidad a Yahvé con una piedra erigida conmemorativa hacia ese dios, pero lo más probable es que haya sido hacia Baal Berit (señor del pacto), ya que ambas tradiciones sospechosamente pertenecen a la misma localidad y tiempo, al parecer muchas manifestaciones de Baal fueron asimiladas tardíamente a Yahvé

  • Comentario por Yehuda 04.09.15 | 11:41


    https://es.wikipedia.org/wiki/Alejandro_Janneo

    Es en tiempos de Alejandro Janneo cuando se cumple el destino manifestado por los ventrílocuos autores del núcleo de la Biblia

    la Biblia tiene piezas sueltas viejísimas; pero su manufactura final es de época persa, fantasías de cuando el imperio persa otorga los fueros de la provincia de Yehud, destino manifiesto que se cumple en tiempos grecoromanos

    y el asunto termina en "los sucesos ocurridos entre nosotros" (Lucas 1,1): la guerra de todos contra todos: (1) guerra civil en la provincia de Siria, "las ciudades se dividieron en dos bandos" (2) guerra civil en "la tierra de canaan" entre la población y el pueblo y (3) guerra contra los romanos

    y de "los sucesos" surgieron las fantasías cristianas, y en 1033 tiene lugar el trauma cristiano y en 1099 a las gentes de Jerusalem les cae encima otra vez la Biblia

  • Comentario por Yehuda 03.09.15 | 18:55


    De la Biblia se puede salvar el Principio/Génesis de la "tierra de canaan"

    Adam (varon) y Eva (mujer)
    Cain (agricultor del valle) Abel (cabrero de las colinas)
    Jacob (arameo/israelita) Esaú (arabohebreo)

  • Comentario por Yehuda 03.09.15 | 18:49


    cualquier entiende qué quiere decir el núcleo de la Biblia y para qué se escribió

    https://es.wikipedia.org/wiki/Doctrina_del_destino_manifiesto

    Lo alucinante de esta historia de máscaras, teatro y cuentos para niños y beduinos es que todavía exista gente que se tome en serio a los ventrílocuos autores de estos textos y su gran muñecote de trapo que habla con voz profunda, es genial esto de ser guionista del Altísimo en el gran teatro de los títeres y los guiñoles y que encima vaya alguien y se lo crea

  • Comentario por Yusuf 01.09.15 | 05:56

    Yo me atrevería a decir que las primeras forjas del AT (leyes y leyendas de héroes tribales) comenzaron en el siglo X o IX a.c. en la naciente monarquía norteña de Israel (no en Juda), escritos que se guardaron en Silo por muchos años, al igual como paso con Qunram muchos años después, con la diferencia que se perdieron muchos pergaminos y se modificaron en tiempos de Ezequías/Josias, hasta la reforma y edición final que le dio Esdras al regreso del exilio.

  • Comentario por J.P 29.08.15 | 09:57

    Hay dos libros de divulgación Eric Cline que me gustaría añadir a la lista: From Eden to exile : unraveling mysteries of the Bible, National Geographic, 2012 (2007), más sencillo, y Biblical Archaeology: A Very Short Introduction, OUP, 2009, de la estupenda serie de Oxford A Very Short Introduction.

    Y para una visión de conjunto sobre los pueblos de la Edad de Bronce Tardía en el Egeo y el Levante y los así llamados Pueblos del Mar, un tercero de Cline: 1177 a.C. El año en que la civilización se derrumbó, Crítica, 2015.

  • Comentario por Yehuda 28.08.15 | 16:44


    "legitimar la reunificación pretendida por Josías en el siglo VII a.C"

    Josías estaba cercado en Yehud como Ezequías, "A Ezequías (...) lo encerré en Jerusalem como un pájaro en una jaula" (DD Luckenbill, The Annals of Senacherib, Chicago, 1924, página 33)

    es los años 700-600 y los importantísimos reinados de Ezequías y Josías tiene lugar la primera forja del núcleo de la Biblia, la segunda forja es en época caldea, y la tercera forja es en época persa

    "la Biblia desenterrada", lo veo una y otra vez citado con mucho entusiasmo; la única razón que veo para tanto entusiasmo es que es un primer paso pequeño para no hacer historia a partir de fantasías literarias muy tardías

    si el núcleo duro de la Biblia -Exodo, DeuteroNomio y Josué- se sitúa en su contexto definitivo, en época persa, entonces se entiende muy bien su función, y se entiende la contestación del autor del Principio/Bereshit/Génesis

Miércoles, 21 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930