El blog de Antonio Piñero

Aproximación científica al Antiguo Testamento: una nueva visión de la historia de Israel (I) (594)

21.08.15 | 08:15. Archivado en Biblia en general,

Hoy escribe Juan Antonio Morales González

Reflexiones de un geólogo, interesado en temas bíblicos, a propósito de la lectura de los libros siguientes:

Israel Finkelstein y Neil Asher Silberman, 2003 "la Biblia desenterrada".
Editorial siglo XXI España, grupo Akal. ISBN: 978-84-323-1184-0

Jonathan Kirsch, 2002. "David. La verdadera historia del rey de Israel". Ediciones Javier Vergara. ISBN: 978-95-015-2189-4

Javier Alonso, 2002. "Salomón: entre la realidad y el mito". Editorial Oberon, Madrid. ISBN: 84-667-1405-7

Israel Finkelstein y Neil Asher Silberman, 2007. "David y Salomón: En busca de los reyes sagrados de la Biblia y de las raíces de la tradición occidental". Editorial siglo XXI España, grupo Akal. ISBN: 978-84-323-1296-0

Juan Antonio Morales es Profesor Titular del Departamento de Geología de la Universidad de Huelva. Autor de numerosos artículos de investigación y divulgación científica. Entre sus libros destacan las novelas “Más allá de las columnas de Hércules” (2013) e “Ira de Plutón” (2015). Editorial Círculo Rojo.

Desde pequeños, todos hemos aprendido que las palabras de la Biblia encerraban la verdadera historia del pueblo de Israel, que más allá de las relaciones de este pueblo con su Dios, Yahvé, el Antiguo Testamento recogía literalmente el devenir histórico de una nación que tuvo conciencia de su singularidad desde hace, al menos, cinco mil años y que supo mantener su cohesión cultural, religiosa y étnica durante todo ese tiempo. Esa cultura, con sus tradiciones asociadas, sus leyes, sus creencias y su culto fueron transmitidas no sólo a los miembros de esta nación, sino a todo occidente a través de un relato histórico de tal potencia narrativa que ha trascendido el tiempo. Desde siempre, generaciones de creyentes tuvieron la absoluta y ciega certeza de que lo relatado en este texto era históricamente veraz y correspondía, palabra por palabra, a lo ocurrido realmente a los primeros miembros del pueblo de Israel.

En otras palabras, la Biblia supone un relato continuo de unos 2600 años en el que se narra la destrucción de los cultos paganos y el nacimiento del monoteísmo. El contexto en el que se realiza esta narración es el del comportamiento más o menos piadoso los reyes que fueron sucediéndose en el transcurso de los tiempos, que son catalogados de acuerdo con la observación más o menos estricta del culto al Dios único.

Para los defensores de la literalidad del texto bíblico, en el segundo milenio antes de Cristo, un grupo de funcionarios, escribas, sacerdotes y profetas se unen para comenzar la escritura de un relato unificado a partir de la adaptación de narraciones más antiguas transmitidas oralmente en la región de Judá. A ese relato inicial se le habrían ido adosando otras historias de forma más o menos coetánea al momento en el que éstas sucedieron. También para estos mismos defensores, la Biblia supone una demostración de que los pueblos de Judá e Israel constituyeron desde el principio de los tiempos no sólo una unidad sociocultural, sino un único reino gobernado por dinastías de reyes que se sucedieron de forma continua y, lo más importante, con una única religión nacional: el culto a Yahvé.

Las primeras aproximaciones de la Ciencia a la comprobación de los textos bíblicos comenzaron a llegar a finales del siglo XIX, pero fue a principios de la segunda mitad del siglo XX cuando, tras la creación de la nueva nación de Israel en respuesta al holocausto que supuso la Segunda Guerra Mundial, los dirigentes de este nuevo país intentaron demostrar la legitimidad histórica de su pertenencia al territorio que ahora comenzaban a ocupar gracias a la política internacional. No es, entonces, de extrañar que estas primeras aproximaciones estuvieran orientadas a demostrar la veracidad literal de la Biblia en términos históricos. Desde luego, no hay nada menos científico que haber decidido la veracidad de una hipótesis antes de comenzar a comprobarla, ya que se corre el riesgo de sesgar las interpretaciones de lo observado y acabar obteniendo conclusiones completamente equivocadas. Y eso fue justo lo que ocurrió.

Pistas escondidas en el propio texto de la Biblia

Antes de acudir a los testimonios extrabíblicos es lógico que los estudiosos echaran mano de los propios textos contenidos en el libro sagrado como evidencia de una realidad social que habría quedado impregnada en los estilos literarios y el contexto histórico que puede apreciarse en el trasfondo de las historias. Al fin y al cabo, el análisis de los textos antiguos forma parte de la metodología de la historia.

Es evidente que los primeros análisis, realizados precisamente por los partidarios de una verdad bíblica literal se centraron en los detalles que daban consistencia al relato ya que en el texto aparecen fenómenos naturales reales y hechos bien contrastados, así como formas de vida que corresponden con el momento histórico que se narra. Sin embargo, en lo que se hizo mayor hincapié es en la toponimia de lugares muy bien descritos en la Biblia y en los que se han localizado yacimientos arqueológicos.

A pesar de estos testimonios iniciales, que algunos defendían como pruebas definitivas, un análisis más profundo realizado a posteriori por investigadores independientes pusieron de manifiesto numerosas incongruencias cronológicas, así como detalles narrativos y acontecimientos que eran demostrablemente falsos. Por otra parte, atendiendo a los estilos literarios han podido identificarse claramente las fuentes narrativas y éstas corresponden a momentos y lugares distintos a los considerados inicialmente.

El análisis textual demuestra que hay dos fuentes distintas que narran los acontecimientos iniciales, ya que éstos se narran desde dos perspectivas distintas, las perspectivas de Israel y Judá, lo que demuestra que inicialmente éstos fueron pueblos separados y con tradiciones diferentes. Estos pueblos habrían compartido espacios geográficos que, aunque próximos, presentaban rasgos geológicos y climáticos tan diferentes que habrían marcado su forma de pervivencia y sus tradiciones constructivas y socioculturales. Además de estas dos fuentes iniciales se identifica una tercera de aquél o aquellos que realizan el ensamblaje y una cuarta que añade al texto ya ensamblado detalles sobre los cultos religiosos. Estas cuatro fuentes constituyen el cuerpo primario de la Biblia al que más tarde se le añade los relatos del Deuteronomio y las Crónicas, ambos en momentos diferentes y escritos por manos distintas.

Los rasgos políticos y sociales que aparecen en el trasfondo de las diferentes partes del texto permiten afirmar que la compilación de los cuatro primeros libros de la Biblia se realizó en el siglo VIII a.C., mientras que el Deuteronomio se escribe y añade durante el reinado de Josías (siglo VII a.C.) y las Crónicas, así como el ensamblado final se realizan en los siglos V-IV a.C.

Ante estos hechos se establece una dura discusión en la que el discurso y los razonamientos se vuelven protagonistas y en la que cada cual esgrime sus argumentos y minimiza o deslegitima los del contrario, dejando a un lado la validez de los datos. Se ve claro, entonces que será necesario encontrar las pruebas fuera del texto bíblico, y la Arqueología se presenta como la tabla de salvación tanto de aquellos que defienden la literalidad de la Biblia, como de aquellos que ahora se empeñan en demostrar que este texto carece de validez histórica alguna.

Irrumpen los testimonios arqueológicos

Había sido ya en el siglo XIX, con el inicio de los grandes descubrimientos arqueológicos cuando había comenzado esa disciplina que hoy se llama “arqueología bíblica”. A pesar de que la arqueología todavía no había desarrollado pautas metodológicas que permitieran considerarla una verdadera ciencia, en este periodo se realizan algunos descubrimientos que comienzan a aportar las primeras referencias extra-bíblicas al pueblo de Israel. Es en esta época de descubrimientos cuando aparecen en Egipto la estela de Merneptah (que conmemora la victoria de este faraón sobre Israel en el 1270 a.C), la estela de Shoshenk I (que conmemora los éxitos de su campaña en tierras de Israel). En la misma época aparecen en Mesopotamia textos en escritura cuneiforme que hablan de algunos reyes israelitas, así como la estela de Moab (que describe una lucha entre este rey con Israel, que también es descrita en 2 Reyes) y la estela de Tell-Dan (que conmemora la victoria del rey arameo Jazael sobre los reyes de Israel en el siglo IX a.C.).
Es evidente que estos primeros descubrimientos ponían de manifiesto no sólo que el pueblo de Israel existía desde épocas arcaicas, sino que aquellos reyes descritos en las páginas bíblicas habían existido realmente al encontrarse referidos en las estelas de distintas civilizaciones. Del mismo modo, estas pruebas coincidían con los textos bíblicos en unas relaciones tortuosas de Israel con sus vecinos. Todo esto, claro está, venía a dar la razón a los que buscaban pruebas de la literalidad de la Biblia.

Sin embargo, en cuanto la arqueología se fue desarrollando como ciencia y comenzaron a irrumpir técnicas más avanzadas, llegaron los primeros testimonios que matizaban, modificaban o incluso negaban lo descrito en las páginas de la Biblia. No en vano, el desarrollo de la arqueología científica no sólo se centraba ahora en los grandes descubrimientos, sino en los detalles sobre el conocimiento de la realidad preservada: los procesos históricos, el medio físico coetáneo a los acontecimientos históricos, el urbanismo, o el estado de la agricultura, el comercio o la tecnología.

Aceptar que los relatos de la Biblia son reales, aunque no deben entenderse literalmente es un largo proceso que culmina en los años 70, tras las excavaciones de las ciudades bíblicas llevadas a cabo por William F. Albright. A partir de entonces, la llamada arqueología bíblica deja de ser una disciplina que intenta probar la literalidad del libro sagrado y comienza a intentar descubrir la realidad social del pueblo de Israel con todos sus matices: historia política, cambios económicos, estructura social, ritos y relaciones con el medio natural. Desde este momento comienza el apasionante proceso de descubrir la verdad histórica escondida no sólo en las páginas de la Biblia, sino en los ladrillos de tierra sagrada. Es el proceso tan brillantemente descrito en las páginas del libro de Finkelstein y Silberman, la Biblia Desenterrada.

Los relatos ancestrales: Una historia de patriarcas, éxodos y conquistas.

Quizá los relatos más desconectados del momento histórico que narran son los relatos sobre los patriarcas: Abrahán, Isaac y Jacob. En este punto, el relato bíblico detalla en una genealogía coherente de tres generaciones el inicio de la tradición religiosa israelita y la relación singular de su pueblo con Yahvé, así como la unicidad de los pueblos y el territorio de Judá e Israel.

En ese caso es la trama narrativa la que está llena de detalles que sitúan el relato fuera del tiempo en el que se enmarca. Si bien los hechos que se narran corresponden con el segundo milenio a.C., la narración incluye datos sobre la supremacía de algunas ciudades, las relaciones entre asentamientos, los productos comerciales o el uso generalizado de camellos como animal de carga que sitúan el momento de su redacción en el siglo VII a.C. durante el reinado de Josías.

La identificación de tres fuentes literarias distintas (una para los relatos de Abrahán e Isaac, otra para el relato de Jacob y otra que corrige, empasta y da coherencia y continuidad) hace pensar que el relato integrado está aunando en una misma genealogía personajes legendarios del sur (Abrahán e Isaac) y del norte (Jacob). Es evidente que la creación de este “paquete literario” intenta instaurar un origen común de los pueblos de Judá e Israel, respondiendo así a las aspiraciones de Josías de consolidar los derechos de Judá sobre los territorios de Israel.

Si la reconstrucción de las historias de los patriarcas resulta sugerente, no menos lo es el desentrañar el misterio del relato del Éxodo. Este hito en la historia de Israel está descrito en 4 de los 5 libros del Pentateuco y establece las bases del pacto de Dios con el pueblo de Israel. Lo cierto es que el propio texto está plagado de referencias toponímicas y cronológicas, así como de descripciones del ambiente natural y social que rodea al núcleo de la narración. Lo primero que llama la atención es que atendiendo a las identificaciones toponímicas recientes realizadas en 2004 por James K. Hoffmeier y ‎Alan R. Millard, la supuesta ruta seguida por los hebreos en su huida no responde a la que identificaba la tradición, atravesando el “Mar Rojo”. Aceptando que la bíblica ciudad de Migdol corresponde con Tell Kedua (actual Tell-al-Hayr) trabajos recientes proponen una huida a través del delta del Nilo, siguiendo una ruta costera hacia la península del Sinaí. En este contexto, un trabajo de modelización numérica realizado en 2010 por Carl Drews y Weiqing Han explica la apertura de las aguas como un fenómeno natural fácilmente repetible asociado con un viento del Este que debería soplar al menos 12 horas con una velocidad superior a los 100 kilómetros por hora.

Al margen de estas hipótesis científicas, la arqueología egipcia ha aportado numerosas referencias sobre la presencia hebrea en la tierra de los faraones. En diferentes estelas, los que ellos denominaban “hicsos” aparecen como comerciantes, prisioneros de guerra y esclavos en periodos anteriores al 3000 a.C. Muy posteriormente, los escritos de Manetón describen un Egipto dominado por los hicsos, que reinaron dos siglos y medio a partir de 1800 a.C. desde su capital situada en Ávaris, recientemente identificada con Tell-el-Daba. Los mismos escritos relatan cómo en 1570 a.C. los hicsos fueron expulsados por un faraón autóctono y huyeron para fundar Jerusalén. Este relato sería perfecto como demostración de la presencia hebrea en Egipto, de no ser porque no corresponde con la cronología narrada en la Biblia. Además, no está tan claro que el término “hicso” se refiera al pueblo de Israel, sino que, más bien se acepta una equivalencia con el término actual “cananeo”, que es aplicado posteriormente a cualquier habitante de oriente próximo, incluyendo a fenicios y filisteos.

Si se acepta la cronología bíblica, el pueblo de Israel tuvo que haber huido en tiempos de Ramsés II, es decir, en el siglo XIII a.C. De hecho, en escritos correspondientes al reinado de este mismo faraón, se ha encontrado una referencia a la expulsión de un colectivo llamado Israel. Lo que no cuadra en este caso es que el término Israel corresponde con un grupo heterogéneo de trabajadores que surgió dentro del mismo Egipto. En ningún caso, este grupo pudo haber llegado desde el exterior, ya que desde la expulsión de los hicsos, más de tres siglos antes, Egipto ejercía un férreo control de la inmigración, a través de la militarización y fortificación de sus fronteras.

Las pruebas arqueológicas demuestran que, de haber ocurrido el éxodo en la época de Ramsés, no pudo, en ningún caso haber ocurrido tal y como narra la Biblia por diferentes cuestiones: 1) No hay absolutamente ninguna prueba arqueológica de ningún tipo de asentamiento humano en la península del Sinaí durante la edad del bronce. 2) La mayor parte de las ciudades y reinos que se mencionan en el relato bíblico estaban abandonadas en ese momento histórico. 3) Aquellos asentamientos que no estaban abandonados estaban fortificados y bajo el control egipcio.

Los anteriores detalles hacen pensar que el relato del éxodo proviene de una tradición oral que hacía referencia a la expulsión de los hicsos en tiempos de Manetón. Este relato sería escrito y enriquecido con detalles del momento en el que la historia fue escrita. Las ciudades que se citan estaban en auge y bajo control cananeo justo en el siglo VII a.C., durante el reinado de Josías. Todo ello lleva a pensar a Finkelstein y Silberman que, una vez más, la narración responde a las aspiraciones territoriales y unificadoras de Josías.

El próximo viernes concluiremos

Saludos cordiales de
Juan Antonio Morales González


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Yehuda 27.08.15 | 11:07


    romanos 2 - judíos y cristianos 0

    si se rasca una micra por debajo de un cristiano aparece un romano, un cristiano a fin de cuentas es un romano entusiasta de la vieja literatura israelita de época persa, al fin y al cabo como el hambre y las ganas de comer son las fantasías israelitas y la religión romana

    la historia de la rama cristiana es cosa de poco más de 150 años: De Justino el mártir a Osio de Córdoba (150-300); la rama rabínica (150-1875) sin embargo duró más; pero también aquí la victoria fue para el imperio romano

  • Comentario por Yehuda 27.08.15 | 09:44


    una historia es la de Esaú, "los hebreos (y arabohebreos)" (que es una historia de la Edad del Bronce Tardío): "fugados y fugitivos" del poder egipcio, hombres libres y bandoleros

    otra historia es la de Jacob, los "(arameos)-israelitas" (de época caldea y persa): "mi padre era un arameo errante"

    otra historia es la de "los judíos" (que es una historia de época griega y romana): una religión/identidad que se extendía como el fuego por la pólvora entre las mujeres del imperio de los romanos, de hecho sobre esas oleada cabalgará la breve historia de los hijos de Saulo el Pablo y el presbítero Juan

    la Biblia -el núcleo de la Biblia- es literatura de época persa, fantasías de época persa

    pero a nuestros cerebros les encanta la recta-hila, pero la historia no es así, de la misma forma una historia es la historia de los nazarenos, otra historia es la historia de los cristianos primitivos, y otra historia es la historia de los romanos...

  • Comentario por GIORDANO BRUNO 26.08.15 | 14:47

    También he leído el libro "LA BIBLIA DESENTERRADA", de Fienkestein y Silberman y ha sido la confirmación de cosas que uno va deduciendo día a día y que desembocan en la conciencia de que toda la Biblia es un proyección del pueblo judio, traspasando hechos de cualquier tipo y lugar en algo que si mucho tiene es, un totum revolutum
    que nada tiene que ver,, si acaso, como ha dicho un mediocre político actual, "algunas cosas". Me llama la atención y el pasmo, es cuando aseguran que el origen de los judios: ERAN CANANEOS. Tambien que, hablando de los cuarenta años de travesía hacia la tierra prometida, sabiendo como sabemos los kilómetro que hay hoy,(me supongo que así fue siempre) entre desde donde salieron hasta la llegada, DEBIERON DAR MAS VUELTAS EN EL DESIERTO, que un burro sacando agua de una noria. ¡¡¡Así los entretuvo Yavhe!!! Un cordial saludo.

  • Comentario por Yusuf 25.08.15 | 23:29

    Es simple, los Hapiru adoraban a "Elohim" Abraham "el hebreo" adoraba al dios del padre, un dios "El" que se asociaba a muchas ciudades santuario, por eso tenemos a El Shadday, El Elyon, El Roi, etc

    Yahvé (al menos este nombre definitivo), su tradición viene del sur (Seir, Teman, Paran), Yahvé parece ser un dios adorado al menos por un clan de los Sasu, pero que tubo mucha influencia en el reino del sur de Israel

    Cuando cayo el reino del norte, y sus refugiados llegaron a la capital de Juda (Jerusalén), la deidad paso a llamarse Yahvé Elohim, en el reino del norte en Silo a la deidad se le llamaba antes Yahvé Sabaot, se le representaba por el arca de la alianza que era la representación del dios en las guerras. (lamentablemente se perdió el libro "las guerras de Yahvé")


  • Comentario por Yusuf 25.08.15 | 18:53

    La crisis se debe a que existen muchos datos, y al origen diverso que formo a los Israelitas (de lo cual no hay ninguna duda), es como un puzzle donde algunas piezas encajan y otras no, aun así se puede llegar a algo relativamente cierto al revisar muchas fuentes y ver si concuerdan, con el cristianismo pasa algo similar lamentablemente

  • Comentario por Yusuf 25.08.15 | 18:45

    En resumen creo que ritos como el Shabat, la pascua, la circunsición, la impureza del cerdo, son tradiciones muy antiguas y olvidadas posteriormente por algunos pueblos, pero no así para los hebreos que mantuvieron esas tradiciones conocidas y poco conocidas, aunque por el pasar del tiempo olvidaron el motivo de esos ritos y los acomodaron a sus nuevas creencias, incluso en detalles como el uso del incensario, se conocía que su uso era para espantar a los malos espiritus y desalojarlos de los lugares sagrados, pero en el relato bíblico su uso por parte de los sacerdotes era solo para santificar el lugar para Yahvé, pero omite lo de los "malos espíritus" por un motivo de estricto monoteísmo, lo mismo pasa con el viejo rito de pintar las tiendas con la sangre de los corderos, y tantas otras cosas

  • Comentario por AntonioL 25.08.15 | 18:34

    Ha sido fructuosa esta larga charla. Ahora llego a la conclusión que la ciencia historica de Israel está en franca Crisis.
    Pues si bien entiendo Usted deslina a los sasu de Yahvé como tambien lo hacen muchos como Kassler.por poner un ejemplo
    Para él los hapiru están ligados a Yahvé y los sasu a Elohim
    http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=191017744005

    Para Juan Echánove es totalmente al contrario, los sasu-amorreos son Yahvistas y los hapiru elohistas
    https://books.google.com.mx/books?id=MMWNqVnVfEwC&printsec=frontcover#v=onepage&q&f=false
    Por lo cual "no hay" una teoría o historia del Israel Antiguo. y no por falta de consenso -que no lo hay- sino porque la interpretación, no solo divergen, sino se contradicen.

  • Comentario por Yusuf 25.08.15 | 15:53

    Lo de la impureza del cerdo, en mi opinión debe ser una vieja tradición asimilida, he leído que la literatura de sabiduría de los Asirios lo consideran impuro, inadecuada para el templo y abominación de los dioses, pero también es sabido que su carne se consumía en toda mesopotamia, y incluso lo sacrificaban a sus dioses, otra explicación sencilla seria que todos los animales que se ofrecían en holocausto a Yahvé fueron considerados limpios. y todos los demás fueron rechazados, tampoco se puede descartar las medidas de higiene, los cerdos y los perros siempre merodeaban los basurales, lo cual causaba repulsión, la otra explicación mas "sobrenatural" seria que el animal estaba asociado a Set y a dioses del mundo subterraneo, (como Molok), y los Yahvístas eran mas puristas con sus tradiciones antiguas del desierto.

  • Comentario por Yusuf 25.08.15 | 15:40

    A mi igual me parece que el Yahvísmo es mas antiguo de lo que se cree (hay argumentos a favor), con respecto a los Shasu no estoy tan seguro de vincularos con Yahvé, al parecer la inscripción egipcia que habla de los Shasu se refieren a un lugar geográfico que ellos ocupan o a sus tiendas de campaña de tipo militar (Yhau), hay tantas hipótesis que da para largo, yo estoy a favor de la hipótesis de que es una deidad plenamente hebrea, al igual que Quémos de Moab, Amurru de los amorreos, Teshup de los hititas, etc etc, pero su origen es incierto y solo hay especulaciones, hay algunos que le dan un origen indoeuropeo (no tan lejos del golfo de Aqaba), con respecto a unos títulos que se le daban a los dioses del fuego y del trueno en la tradición vedica (Yahwa), concretamente en el Rigveda

  • Comentario por AntonioL 25.08.15 | 05:16

    Termino con una cita de Douglas “Smith recomendó además que se considerara la religión de los Israelitas como una de las formas de la religión común compartida en la antigüedad por todo el Oriente próximo –continua Douglas diciendo- . Aunque el consejo parezca sensato, seguirlo resulta imposible. No carecemos de información acerca de las religiones de Cannán, Fenicia, Mesopotamia o Egipto. Pero la propia Biblia se desvinculó de manera tajante de cualquier vinculo regional” Por último que habría más que decir, el pentateuco se deslinda del culto a la realeza (reyes) en forma viva o muerta, como sus vecinos que era común el culto a la realeza. Por lo cual Raines Kassler habla de una historia social de Israel integrando arqueología, crítica literaria, sociología, historia y antropología. Al menos así la moderna ciencia histórico-social está remontando su análisis, en lo analógico y no en la racionalidad instrumental, cosificada de la arqueología o el historicismo esterilizante. Saludos.

  • Comentario por AntonioL 25.08.15 | 05:15

    Sin embargo, sigue sin quedar explicado el aspecto, de los huesos de Carne de Cerdo, elemento que ya señale. Y parece ser más profundo, pues como ha demostrado Mary Douglas la reforma religiosa de Israel es más antigua, pero se puede situar por lo menos en el siglo VIII a de C. y no a elementos políticos, como casi todos argumentan. Sino a elementos meramente de cosmovisión, si se lee el Levitico, hay una reforma alimenticia, que parece absurda. Por lo tanto no es discutir si Israel fue una religión única, cosa absurda, y argumento trasnochado, tanto de los defensores como de sus críticos.


  • Comentario por AntonioL 25.08.15 | 05:13

    Pero veamos otro dato, el rito de poner doce piedras en circulo aparece en Números y Éxodo, así como en Josué y en Génesis. Donde Jacob (anterior a la época del Sinai) hace el signo en Siquem, ahora la relación con los recabitas, no se puede “demostrar” pero tampoco refutar, solo hay indicios que se le relacionan a la época de los patriarcas, ya sea de manera simbólica o real. Por lo tanto la tesis que sostengo, es que el jahvismo, es mucho más antiguo de lo que parece, y no exclusivo de los sasu-amorreos, al parecer y de acuerdo a Genesis cap 4 y 5, el jahvismo se puede remontar a regiones de Mesopotamia, a la época patriarcal y después evoluciono toando elementos en su expansión por el creciente fértil, hasta volver a regresar a Palestina en una manera más “Guerrera”. Propia de los amorreos sasu.

  • Comentario por AntonioL 25.08.15 | 05:12

    Yusuf. Ciertamente, hay elementos para sostener una tesis como usted la sostiene. Pero limitada. No se concentra en los datos bíblicos, en concreto en Génesis, en el se remonta al jahvismo desde los descendientes del segundo Enós. Más Aún un Yahvé Amorreo-sasu, descrito como sencillo, contradice, los elementos de un totemismo como la Serpiente y el becerro, habría que dar una explicación de cada elemento. Por lo limitado del sitio, se puede decir, que los sasu-amorreos, relacionados con el yahvismo, y acarando que los apiru están relacionados con EL o elhoim Cananeos. Pero regresando a los sasu, cerca del Sinai, donde moraban los sasu, existió un templo egipcio dedicado a una deidad en forma de becerro cuando explotaban las minas del sitio, una vez abandonado, los sasu los retomaron, siendo tradición adorar al dios del templo. Entonces ya hay una influencia., tal vez de muchas ¿?.

  • Comentario por Yusuf 24.08.15 | 15:36

    Los Apiru no solo eran fugitivos o hombres libres sin ley, generalmente eran ocupados como mercenarios en las tierras de Canaán, en las cartas de Abdi-Heba rey de Jerusalén al faraón de Egipto, le pide que imponga orden o sino perderá sus tierras por estos bandidos, hubieron reyes que quisieron expandir sus territorios y desobedecer al rey egipcio y contrataron mercenarios Apiru, como es el caso de Labayu de Siquem, que envía una carta posteriormente al faraón, explicándole que el ni sus hijos le han dado tierras a estos bandoleros, por lo cual son leales al imperio (por supuesto era una mentira)

  • Comentario por Yehuda 24.08.15 | 14:47


    500-400 aC, un grupo de arameos -"mi padre era un arameo errante"- se autoproclama "pueblo de israel" y llega a la provincia de Yehud con dinero, libros y poder persa, tercera forja de la Biblia

    El autor del Bereshit/Génesis en respuesta a las sangrientas fantasías de los que llegan intenta en vano recordar que los arabohebreos (= Esaú) y los arameos-israelitas (= Jacob) son hermanos

    (...)

    150-200 dC, de "la escuela de los nazarenos" nace el cristianismo ortodoxo, movimiento de oposición a Roma de corta historia, De Justino el Mártir a Osio de Córdoba (-300)
    200 dC, "Yehuda el patriarca" funda el judaísmo rabínico

    400-500 dC, los romanos cambian de literatura y la religión romana renace con nuevo brío
    600-900 dC, los arabohebreos se hacen mahometanos

    1917 dC, los ingleses, apasionados lectores del AT, le prometen darle "la tierra de canaan" a unos rusos

    1947 dC, las fantasías de época persa...

  • Comentario por Yehuda 24.08.15 | 14:25


    ca. 1200 aC el poder imperial egipcio se derrumba en la Crisis Final de la Edad del Bronce Tardío, y entonces las tribus de "fugados, fugitivos, forajidos" se asientan en las colinas, en las colinas donde llevaban una vida nómada al margen del poder de los palacios

    ca. 1000-900 aC, surgen dos pequeños reinos, un reino hebreofenicio al norte y un reino arabohebreo al sur

    700-600 aC, el imperio asirio arrasa el reino del norte, el reino del sur y futura provincia de Yehud queda cercado: militarización de Yehud, sólo hay un dios/bandera: la del palacio del rey, primera forja de la Biblia

    600-500 aC, el imperio caldeo degolla a los terratenientes de Yehud, le dan las tierras al campesinado hebreo y se llevan a la clase dirigente aramea, y a los carpinteros, herreros y escribas/contables, y los escribas/contables descubren la astronomía caldea y las inmensas Bibliotecas de los Templos de Mesopotamia, segunda forja de la Biblia

  • Comentario por Ave Fenix 24.08.15 | 12:57

    Los fenicios no nombraban a sus dioses a fin de evitar que fueran invocados por sus enemigos y subsiguientemente percibieran éstos sus favores. El innombrable Yahveh viene de Fenicia y, claro está, de Él...

  • Comentario por Yehuda 24.08.15 | 12:35


    "oh, Yahvé, cuando subías desde Edom" (Jueces)
    "Yahvé, señor del lejano sur", "señor al sur del sur" (inscripción en una fortaleza)

    Supongamos que los Palacios tributarios lanzan en coordinación con el batallón de la infantería imperial egipcia una operación contra "fugados, fugitivos, forajidos" que llevan una vida nómada en las colinas al margen del poder coercitivo y fiscal; los "fugados, fugitivos, forajidos" se van con sus cabras por la ristra de colinas hacia el sur, por el mismo camino por el que alternan los pastos de verano e invierno de sus cabras todoterreno, y se van "al sur del sur", más allá de Edom, y se refugian en Madian (y el eco de esta circunstancia llega incluso muchísimo tiempo después, y aparece en las fantasías literarias escritas por los arameos/israelitas)

    Pasado el peligro "fugados, fugitivos, forajidos" vuelven a las colinas donde viven una vida nómada al margen del poder coercitivo y fiscal

  • Comentario por Yehuda 24.08.15 | 10:27


    los "fugados, fugitivos, "forajidos" no son ninguna tribu; pero forjaron tribus

    (1) había gente en "la tierra de canaan"
    (2) esa gente se escapaba y fugaba del control despótico y fiscal de los palacios tributarios del imperio egipcio y vivía en las colinas entre los intersticios de las zonas de control, y llevan una vida nómada que enlaza con el sur y el desierto de Araba

    (3) y se forjan tribus de hombres libres y bandoleros, tribus de fugados, fugitivos y forajidos, tribus de hombres libres y bandoleros que odiaban a los cerdos con toda su alma y todo su corazón, porque el cerdo es la esclavitud del valle, y la cabra es la libertad de las colinas: si llega un carro de combate tirado por caballos y cargado de flechas y javalinas no hay manera de escapar con una piara de cerdos

    (4) cuando se derrumba el poder egipcio, se asientan, se asientan en las mismas colinas por donde antes se movían con sus cabras TODOTERRENO

  • Comentario por Yusuf 24.08.15 | 06:55

    Quizás lo evidente es que hubieron muchos intercambios entre esos pueblos, y los Quenitas hallan tomado aspectos de el dios El o Baal, y como lo tomaron de los babilonios, hallan mantenido la partícula "Yau" para referirse a ese dios , y ellos en su lenguaje la variaron a "yahu", son solo conjeturas, pero no suena tan disparatado, ya que respetaron las asimilaciones al trueno, y las montañas como su hogar de residencia, la confusión es que este dios evoluciono con el tiempo, de antropomorfo a una deidad espiritual y invisible, pero de seguro fue adorado en un principio con "simulacros" como todos los demás dioses, ya que como podemos ver, Israel fue dejando de a poco su pasado atrás, volviendo solo al pasado en aspectos normativos y éticos, esto se desprende al ver como dejaron de lado los terafim, y otros utensilios y fetiches (la misma arca de la alianza), ya que en la tradición posterior sacerdotal es solo una caja de madera adornada, pero en la tradición E y J, es mas que eso.

  • Comentario por Yusuf 24.08.15 | 06:31

    No creo que halla habido influencia Recabita en los Quenitas, ya que ellos eran un clan perteneciente a ellos [1 Crón. 2,55], al parecer también adoraban a Yahvé y rechazaban la vida sedentaria, también tenían prohibido beber vino, se cree que su modo de vida influencio mucho en los posteriores Esenios, ahora con respecto al origen mismo del dios de israel, ciertamente es nebuloso, pero no dudo del sincretismo habitual de esas épocas, la deidad principal de los amorreos era Amurru que tiene aspectos similares a Yahvé, como por ejemplo los 2 dioses fueron asimilados al dios cananeo "El",(nombres intercambiables), eran tronantes y se les asociaba a las montañas, en las primeras dinastías de babilonia, el Nombre "El" se intercambio por Ya/Yau, esto se sabe por los nombres teoforos de esa época, pero aquí pasa algo extraño, en babilonia Yau no es nombre de ningún dios, es evidente que es el mismo dios cananeo "El" nombrado de otra forma.

  • Comentario por AntonioL 24.08.15 | 05:59


    Si los quenitas y recabitas han sido ligados, ambos nómadas, según los últimos la vida sedentaria es pecaminosa, es evidente que su ideal es antiguo como supone la época de los Patriarcas.Es evidente que el Éxodo, pone a Moises como el Primer Yahvista, pero como menciona Génesis y una plausible idea de tribus yahvistas anteriores ¿época patriarcal?, los sasu-quenitas desarrollan la historia para ser la tribu dominante, pero siendo incluso remontada a Mesopotamia o de la Jordania milenaria. A lo anterior me limito, con lo que sostienen los académicos, no introduzco la hipótesis de Mary Douglas, que seria un problema muy difícil de resolver. Para mí.

  • Comentario por AntonioL 24.08.15 | 05:55

    Por último, según los académicos el cuadro general es el siguiente: si los sasu-quenitas-madianitas de adoraban a Yahvé y los hapiru-amorreos a Elohim se fusionaron y en esa dirección también usted apunta, el repoblamiento y consolidación se dio con David y por ende el Yahvismo. Si dichos Pueblos se encontraban en la periferia, por qué en dichos lugares se han hallado huesos de puerco o cerdo como comida, y en Israel, no. ¿Para distinguirse de otros pueblos?, cosa que no tiene sentido, porque según esa tesis son un pueblo en consolidación de diversos y heterogéneos pueblos nómadas. Israel F. Y Silberman, me parece que se percatan de lo anterior, y aunque no lo hacen explicito, no hablan de un pueblo diverso y en movimiento, como eran los amorreos. Mejor prefiere argumentar, que son cananeos que nunca salieron del Jordán y que volvieron a repoblar las tierras altas.

  • Comentario por AntonioL 24.08.15 | 04:49

    Es probable que la influencia de los Recabitas pastores nómadas de la llanura hayan influido a los quenitas, más cercanos a la montaña y éstos influido en Moisés o los Israelitas. Los Recabitas no eran guerreros como los quenitas. Pero Si lemos Génesis 4,26 hay un pasaje que menciona, Enós (c) fue el primero en alabar a Yahvé. Mientras que en la tradición sacerdotal y deuteronomica se remite a El Shaddai que se linda con “dios de la montaña” es obvio la existencia de dos tradiciones, pero la primera parece ser más antigua.


  • Comentario por AntonioL 24.08.15 | 04:47

    pero lo importante y esto es lo que quiero resaltar, es que a Yahvé históricamente se le ha ligado con los amorreos y quenitas desde el tercer mileno a. D. C. Y a los quenitas con los Recabitas, antes de hablar de estos últimos, los quenitas aparecen como amigo de Israel y Edom como sus enemigos. Ahora bien quienes eran los Recabitas, Son yahvistas nómadas, se les relaciona con los pastores y a los patriarcas que no han dado el paso a ser sedentarios incluso ante el sitio de Jerusalén por Babilonia. No parecen vinculados a la salida de Egipto ni a la Conquista de Canaán. Pero es hora de llegar a una conclusión,

  • Comentario por AntonioL 24.08.15 | 04:45

    Yusuf.
    Me parece interesante su hipótesis respecto a la introducción de Yahvé.No dire más acerca de la conciencia en la formación del Pueblo de Israel, porque es sumamente complicado, y me refiero ha que se pueden dar muchas hipótesis según entendamos que consideramos a los protoisraelitas. Pero regresando al aspecto de Yahvé, discrepo, Usted comenta “Quien trajo el culto de IHWH a Israel?, eso se puede desprender de la propia biblia, todo indica que partió de una deidad adorada en Seir (Edom)…” Veamos si bien existio una influencia por la zona (franja montañosa), los libros de Jueces y Éxodo dicen, que Moises tenia un suegro quenita (Jc) o madianita (Ex), pueblo establecido en el golfo de Aqaba (también en su parte occidental y hay quienes piensan que son los mismos),

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 24.08.15 | 04:44

    El cristianismo puede en efecto haber procedido a esta transposición simbólica de Jerusalem a Roma, pero sólo hasta cierto punto.En primer lugar,el cristianismo no está vinculado a ciudad ninguna tan digamos esencial o constitutivamente como el judaísmo a Jerusalem o el Islam a La Meca(incluso la sede del papado fué durante unas décadas Avignon).

    En segundo lugar,Roma ha sido denominada Ciudad Eterna pero no exactamente Ciudad Santa,denominación que el propio cristianismo reserva a Jerusalem;dejando de lado intereses terrenales concretos que en su puesta en marcha jugaron papel importante,recuérdense las Cruzados como empeño por conquistar para la cristiandad los Santos Lugares, en especial Jerusalem.No,la Ciudad de Ha Shem(El Nombre) no ha sido "borrada" del mapa mental-doctrinal cristiano.

  • Comentario por Yehuda 23.08.15 | 18:49


    "Porque vendrá una gran calamidad (...) y serán llevados cautivos entre todas las naciones, y Jerusalem será hollada por los gentiles" (Lucas)

    Y un griego que era cristiano le decía a su vecino griego que era judío:

    -vosotros, vosotros sois "los de Jerusalem"

    Y el griego que era judío le decía al griego que era cristiano:

    -sí, por supuesto, nosotros somos "los de Jerusalem"

    y mientras tanto "la gente de la tierra" de "la tierra de canaan" se fueron cansando de cristianos/romanos y la mayoría acabó haciéndose mahometanos, que era algo muy cercano, a fin de cuentas "Yahvé" subió por la misma carretera del Hiyaz, y Mahoma decía como Moses/Musa ser un banu hashim

    https://en.wikipedia.org/wiki/Hejaz

    https://es.wikipedia.org/wiki/Banu_Hashim

    (como curiosidad "Ha Shem" aparece al final del así llamado Nuevo Testamento (3 de Juan 7))

  • Comentario por Yehuda 23.08.15 | 17:53


    La maldita leyenda cristiana: De Jerusalem a Roma

    La maldita leyenda cristiana dice así: "los de Jerusalem" (Hechos) lo condenaron ... y HaShem se enfadó tanto tanto con ellos ... que destruyó su Templo e hizo las maletas y se marchó de Jerusalem a Roma como nos cuenta Flavio Josefo y Lucas el viejo ... y a ellos los dispersó por todo el imperio

    ser judío significaba "el modo de vida judaico" (bios iudaikos) y el sentimiento de vinculación a Jerusalem, y desde época persa ser judío significaba ser de Jerusalem o ser un exiliado de Jerusalem, por eso en Córdoba y el Kiev había 'desterrados de Jerusalem'

    (de hecho y como curiosidad rocambolesca José Montserrat y Antonio Piñero creen que el cuerpo del tal Jesús acabó en una fosa común porque proyectan la maldita leyenda cristiana sobre el mismo texto donde la leyenda nace textualmente)

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 23.08.15 | 17:34

    ....Y aquí radica su "novedad",su aportación,vehiculada a través del cristianismo,al patrimonio religioso,y por ende cultural,universal.

    He hablado en varias ocasiones,e insisto,en lo que he denominado genio religioso judío.No se trata de "extraterrestres" que desarrollenb su historia y sus creencias en una campana de cristal ajena a su entorno geográfico e histórico, naturalmente que pertenecen a él y en él se insertan, de ello las concomitancias y coincidencias que con él puedan establecerse, pero de igual modo sería quedarse únicamente con la cáscara(algo a lo que es tan proclive una mentalidad positivista que todo pretende explicarlo y no "sabe ver más allá de sus narices") el no atender a la peculiaridad y novedad radicales que el pueblo judío,la "Historia Sagrada",introducen y representan respecto a su entorno.

    Para quién quiera o sea capaz de verlo,ahí está el "quid".Lo contrario,ya digo,quedarse sólo con la cáscara,tomar el rábano por las hojas.

  • Comentario por Yehuda 23.08.15 | 17:28


    Y por otro lado de la historia "la bestia rubia" busca el exterminio del pueblo yiddish, porque por aquellas fechas para la bestia rubia los yehudi eran 'rojos, socialistas, comunistas + moros/árabes/semitas que huelen a mediterráneo ("die juden stinken", "Ya no olerá a ajo" dice el oficial alemán (Vasili Grossman, Vida y destino)) + gitanos + eslavos + ... + ... '

    la monstruosa imaginación alemana unida al fanático furor identitario y el tremendo poder de un poderoso Estado

    En fin, espantoso

    ---

    Y ¿Por qué había en digamos 1903 tanto ruso de identidad judía?

    Pues porque el judaísmo fue una religión que se extendió un montón en tiempos de los romanos y que siguió extendiéndose hasta finales de la Alta Edad Media

    https://es.wikipedia.org/wiki/Reino_del_Ponto

    https://en.wikipedia.org/wiki/Mithridates_VI_of_Pontus

    "Zeev (Vladímir) Jabotinsky (Odesa, Rusia Imperial, 18 de octubre ...

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 23.08.15 | 17:19

    Lo de "nueva visión de la historia de Israel" habría que aplicarlo más propiamente al contexto de un judaísmo que aduce el Tanáj,la Biblia hebrea, más o menos como "título de propiedad" justificante de su presencia en tanto Estado de Israel en el territorio de la antigua Palestina.Para un cristianismo medianamente avisado y formado no considero suponga novedad de especial relevancia el libro de Finkelstein y Silberman.

    Hasta ayer mismo,cierto,se han tomado los relatos veterotestamentarios cual hechos históricos de plena validez en tanto que tales.No obstante hoy en día existe la conciencia de que se trata precisamente de lo que se corresponde con el epígrafe tradicional,"Historia Sagrada",no historia científica.

    Se entiende que un pueblo que se ha ido configurando a través de diversos orígenes y vicisitudes históricas,ha acabado por decirse a sí mismo,por explicarse en tanto sujeto de una revelación-elección y un pacto particular con el Dios único.Y aquí radic...

  • Comentario por Yehuda 23.08.15 | 16:46


    la Biblia se forja en una triple carambola asiria, caldea, persa

    (1) la provincia de Yehud cercada por el imperio asirio: militarización de la provincia de Yehud

    (2) los escribas/contables de la provincia de Yehud en el exilio descubren las Bibliotecas de los Templos de Mesopotamia

    (3) los persas otorgan los fueros a la provincia de Yehud, y llega un grupo con dinero, libros y poder persa

    Y es entonces cuando comienza el comienzo: el choque entre el pueblo y la población ... más tarde en julio del año 66 estalla la guerra entre la población y el pueblo ... nace la maldita leyenda cristiana ... y en 1917 los arabohebreos se enteran que el imperio británico le ha prometido darle sus tierras a unos rusos ... y en 1920, en la fiesta arabohebrea del profeta Moisés ... y en 1947 se desata el terror bíblico sobre "la gente de la tierra" de "la tierra de canaan"

  • Comentario por Yehuda 23.08.15 | 16:14


    "Yahvé" era como los demás dioses en tiempos de las guerras arameas un mamotreto de madera que se guardaba en Siló, y se llevaba con porteadores al campo de batalla para alzarlo y dar "el alarido de guerra" como cuentan las Sagradas Escrituras

    y antes era un tarugo de madera que se guardaba en una tienda de campaña

    y como dice la Biblia en sus páginas más arcaicas -"oh Yahvé cuando subías por los campos de Edom"- y confirma la arqueología "Yahvé" -"señor del lejano sur", "señor al sur del sur"- es una divinidad árabe, y "Moses" es -según el Exodo y nunca mejor dicho- hijo político de un sacerdote árabe

    el núcleo duro de la Biblia es literatura israelita de época persa, de cuando los persas otorgaron los fueros de la provincia de Yehud; pero contiene piezas de la primera forja -en el reinado de Josías- e incluso tiene materiales legendarios muy arcaicos que se remontan a una historia real: los "fujados, fugitivos" del poder imperial egipcio

  • Comentario por Yehuda 23.08.15 | 15:58


    El odio profundo al cerdo es completamente normal si se entiende la etnogénesis de las tribus de cabreros arabohebreos, las tribus de hombres libres y bandoleros, los "fugados, fugitivos" del poder imperial egipcio a finales de la Edad del Bronce Tardío, campesinos cananeos y nómadas, incluso había soldados del ejército imperial egipcio que desertaban y se sumaban a las tribus de cabreros arabohebreos

    el que se quedaba seducido por al alta rentabilidad del cerdo maldecía su suerte cuando llegaban los carros de combate cargados de flechas y javalinas, por la dificultad de conducir una piara de cerdos, frente a lo bien que marca el paso una cabrita todoterreno

    y las colinas conducen al gran espacio libre: el desierto

    el cerdo es la esclavitud del valle; la cabra es la libertad de los cerros, la estepa y el desierto

  • Comentario por Yusuf 23.08.15 | 08:25

    El que introdujo la deidad a "Israel" tubo que ser un caudillo que unifico a las tribus hebreas, y los incentivo a la conquista, a la manera de Sargón o Abdi-Ashirta, posiblemente Saul o David, personajes que se pierden en la leyenda, al pasar el tiempo se le atribuyo esta obra al arquetipo de Moisés (para mi un invento literario), al menos su historia es copiada a la de Sargón (el canasto de juncos y su posterior liderazgo), en mi opinión Yahvé se convirtió en dios nacional de los israelitas en las primeras etapas de la monarquía, podemos tomar ejemplo de Marduk, un dios menor que paso a ser un dios nacional al resurgir babilonia como imperio, tomando aspectos del dios sumerio Enki y Enlil

  • Comentario por Yusuf 23.08.15 | 08:10

    Antoniol:

    Quien trajo el culto de IHWH a Israel?, eso se puede desprender de la propia biblia, todo indica que partió de una deidad adorada en Seir (Edom), tenemos a un dios adorado en ese lugar llamado Dushara, o al dios nacional de los edomitas llamado Qaus (nunca mencionado en la biblia), estos dioses solo se representaban en forma muy sencilla y sin ornamentos (piedras, betilos), además eran dioses de la tormenta y guerreros, todos asimilados del baal cananeo (Hadad) pero adorados en forma distinta por estas tribus del desierto, al pasar del tiempo y al volverse sedentarios, adoraron a IHWH a la manera de Baal, la asimilación fue muy sencilla y rápida, solo cambiaron los ritos del desierto por ritos de agricultores y eso le molesto a los sacerdotes de IHWH mas fundamentalistas, que querían volver a la "pureza" del pasado, pero su voz era muy pequeña en los tiempos de la monarquía, paso mucho tiempo y años para que se les tomara en cuenta.

  • Comentario por Yusuf 23.08.15 | 07:51

    Antoniol:

    Entiendo su inquietud y me parece muy valido de su parte,pero tomando un ejemplo sencillo, acaso duda que lo que hizo Mahoma de agrupar a las tribus beduinas politeístas en una única creencia y ir a la conquista de territorios no es acaso esto similar a otras conductas del pasado? o el mismo cristianismo y sus similitudes con ideas básicas y escatológicas del zoroastrismo?, siempre hay patrones que se vuelven a repetir o en el mejor de los casos ideas que se perfeccionan con el tiempo, comparto con ud que los Israelitas no eran solo cananeos, eran un grupo multi-etnico con falta de identidad, eso los llevo a crear algo en común que los unificara y les diera un motivo real para ser el imperio que tanto deseaban, tan solo con eso se entiende ese ímpetu de diferenciarse y tener una idea distinta a los demás pueblos, a que podía aferrarse un pueblo pequeño en medio de 2 grandes imperios? si, a la idea de un dios muy fuerte y poderoso, mejor que los demás

  • Comentario por AntonioL 23.08.15 | 04:01

    Hacer comparaciones tan grotescas de sectas actuales, sumergidas en una sociedad industrial, para comparar pueblos antiguos, me parece una atrocidad, que cierto blogger, le gusta hacer, me refiero a Bermejo. con sus perfiles sicológicos, dudosos y mal planteados.

  • Comentario por AntonioL 23.08.15 | 03:57

    Por último, su apreciación, de que dejaron de comer cerdo, para diferenciarse, de los cananeos, de entrada los situa etnologicamnete como descendientes de los cananeos, Aunque los cananeos, puedan ser un grupo heterogeneo, el problema reside en quienes eran los Israelitas, para Israel F y Silberman, pues no quieren meterse en problemas y dicen que eran grupos cananeos que siempre residieón ahí. Para Gregorio del Olmo no es tan sencillo, es una mezcla de Arameos, de Canaán y sisjordanía, para Dussel, son un grupo aparte, y así..... ahora si les incorporamos a los sasu o habiru, es un problema más que complejo, queda la pregunta por que dejaron de comer cerdo desde antiguo, etc. La cosa no es tan sencilla. Nos dice Douglas p. 54 "el microcosmos sobrevivirá siempre que se use de forma global´Lo único que lo puede destruirlo es la desintegración de la comunidad en la que era utilizado".

Solo se muestran los últimos 40 comentarios

Miércoles, 21 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930