El blog de Antonio Piñero

¿Realmente “un fragmento del Corán más antiguo del mundo”? Razones para mostrarse —como poco— escéptico ante tanto titular mediático

05.08.15 | 08:40. Archivado en Islam

Queridos amigos:

Os paso esta nota, muy sensata, que me envía el Prof. Dr. Carlos Segovia. Los lectores asiduos del Blog recordarán que él me introdujo en los entresijos de muchas modernas perspectivas sobre Pablo de Tarso --aunque él sea en verdad un especialista en estudios islámicos-- y que con él discutí por escrito todos los textos básicos del Pablo auténtico. Sus opiniones y críticas fueron tan importantes que sin su ayuda no habría escrito la "Guía para entender a Pablo de Tarso" tal como lo hice.

Hoy escribe Carlos A. Segovia,
Saint Louis University - Madrid Campus

La noticia la daba hace muy poco la BBC. Y numerosos medios europeos se han hecho eco de ella hoy. Reza más o menos así: “Descubierto en Birmingham un fragmento del Corán más antiguo del mundo”.
He aquí algunas consideraciones sobre este supuesto “descubrimiento” (en realidad se trata de dos hojas de un manuscrito bien conocido, MS1572, que consta de nueve hojas y que se halla emparentado, desde un punto de vista paleográfico, con el manuscrito BNF Arabe 328a de la Biblioteca Nacional de Francia, probablemente de finales del siglo VII) y, en general, sobre el análisis y datación de este tipo de documentos.

1 Consideraciones generales:

1.1 El análisis químico de los manuscritos coránicos presenta numerosos problemas, incluida su frecuente contaminación.

1.2 En cualquier caso, no permite datar la escritura, sino el soporte.

1.3 A menudo, fragmentos de una misma hoja dan como resultado dataciones dispares que comprenden varios siglos, incluidos los siglos IV, V y VI.

1.4 La horquilla de fechas que dan es, por tanto, excesivamente amplia y imprecisa, cuando no sencillamente inverosímil.

1.5 Generalmente y sin embargo, nada de todo esto suele tenerse en cuenta cuando se redactan comunicados o titulares mediáticos de esta índole.

1.6 Las más de las veces, esos comunicados o titulares privilegian la datación que más se acomoda a los “datos” de la tradición islámica.

1.7 También suelen omitirse los resultados suministrados por el estudio paleográfico de los fragmentos en cuestión, que invariablemente da fechas más tardías comprendidas entre finales del siglo VII y mediados del VIII.

1.8 Por último, es necesario determinar a qué tipo de documento o documentos pertenecían originalmente tales fragmentos, que por lo general presentan un porcentaje de coincidencias con el texto coránico inferior al 30%.

2 Consideraciones adicionales:

2.1 Hay casos, por otra parte, en que las opiniones de los diferentes miembros de cada equipo científico no son unánimes, cosa que los titulares no siempre resaltan debidamente.

2.2 Ni tampoco mencionan que, con frecuencia, las ayudas económicas que permiten llevar a cabo las investigaciones correspondientes proceden de países, empresas o particulares musulmanes.

2.3 A lo que se añade que diferentes centros parecen haber emprendido una absurda carrera a expensas de toda prudencia para ver quién tiene el documento más antiguo (primero Tubinga, luego Leiden, ahora Birmingham).

3 Valoración del caso:

En el caso de los fragmentos de Birmingham, hay que tener en cuenta, al menos, los puntos 1.2, 1.4, 1.5, 1.6, 1.7, 1.8, 2.1, 2.3 y, eventualmente, el punto 1.1.

Alba Fedeli ofreció un excelente ensayo sobre estos y otros problemas afines en el marco del primer Nangeroni Meeting del Early Islamic Studies Seminar celebrado en Milán del 15 al 19 de junio de este mismo año 2015. Y, pese a formar parte del equipo de Birmingham, se ha mostrado cauta ante los titulares sensacionalistas y advertido a la prensa de lo que sí y de lo que no cabe afirmar. Pero, lógicamente, nadie, o casi nadie, ha prestado —ni va por supuesto a prestar— atención a sus palabras. Lo que vende, y en consecuencia lo que cuenta, es estar en posesión de la joya que unos y otros se disputan y persuadir de ello al mayor número de potenciales visitantes...
(Algo parecido a lo sucedido en España hace unos meses con los “restos” de Cervantes.)

http://cultura.elpais.com/cultura/2015/07/22/actualidad/1437566566_023247.html

Carlos A. Segovia, PhD
Lecturer in Biblical and Quranic Studies
Humanities Division
Saint Louis University – Madrid Campus
Avda. del Valle, 34
28003 Madrid (Spain)
http://spain.slu.edu/fac/segoviaca.html

Co-Director of the Early Islamic Studies Seminar
Series Editor of Apocalypticism: Cross-disciplinary Explorations – Peter Lang Academic Publishers
Associate Editor of 4 Enoch: The Online Encyclopedia of Second Temple Judaism

Email: segoviaca@slu.edu
Phone: +34 609601438
Website: https://slu.academia.edu/CarlosSegovia


Martes, 18 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Agosto 2015
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31