El blog de Antonio Piñero

Del Jesús pseudohistórico a la pseudofilosofía. Falacias y disparates de Javier Gomá (V)

08.07.15 | 01:34. Archivado en , CRISTIANISMO

Hoy escribe Fernando Bermejo

Como hemos visto, Necesario pero imposible intenta hacer razonable la creencia en la supervivencia del galileo Jesús –y de paso la pervivencia postmortem del ser humano en general–, es decir, la idea cristiana de la resurrección. Para hacer respetable su discurso en un marco presuntamente no-religioso y secular, su autor pretende recurrir a un ámbito ajeno a la fe y cuya respetabilidad intelectual todo sujeto, independientemente de sus creencias, pueda conceder, razón por la cual el autor acude al ámbito de la historia. Como hemos visto, Javier Gomá postula el carácter intrigante y asombroso de tres fenómenos: la divinización de Jesús, la expansión del cristianismo y la (súper)ejemplaridad de la figura histórica de Jesús.

Es –sostiene Gomá– la convergencia del carácter singular e inesperado de estos tres fenómenos relacionados con el mismo sujeto lo que dota de razonabilidad a la prima facie singular y asombrosa resurrección de este. Más aún, esos tres fenómenos serían tan asombrosos que necesitan una explicación que –según él– los historiadores no han dado todavía. La explicación de esos fenómenos es –sostiene Gomá– un acontecimiento sobrenatural: la resurrección de Jesús, operada por Dios, quien “salió de su escondite para añadir a la realidad una esperanza más allá de la experiencia” (sic). Cito un par de párrafos del libro que sintetizan bien el pensamiento del autor y presentan, de paso, la ventaja de hacer superflua la lectura del libro:

“El encadenamiento congruente de todos los eslabones, antes piezas sueltas, discurriría ahora así: al ser el galileo de una ejemplaridad única y su muerte una intolerable súper-injusticia, su Padre lo rescató de la muerte; su salida del sepulcro convencería a sus discípulos de su condición extrahumana, pues sólo lo que es divino no muere para siempre; dada esta condición –que manifiesta una voluntad de Dios respecto del mundo–, nada más natural que la expansión universal del culto.
El eslabón intermedio no es un hecho histórico de la misma naturaleza que los otros tres, científicamente verificables. Consiste en la hipótesis de un acontecimiento suprahistórico, pero no por ello menos real. Aun perteneciendo al terreno de lo no falsable en la experiencia, lo que presta veracidad a ese hecho hipotético es su capacidad de explicar de manera razonable y convincente la secuencia de los otros tres, que sí son empíricos, y su impredecible concurrencia en la misma persona. Desmesurada ejemplaridad, desmesurada exaltación, desmesurado éxito histórico: esta concentración de tanta desmesura en un solo hombre se antoja poco creíble para una conciencia libre de prejuicios […] Por el contrario, si se admite, aunque sólo sea de forma condicionada, que la resurrección realmente tuvo lugar, ese eslabón intermedio, como se ha visto, demuestra una muy elevada capacidad explicativa del resto de los hechos historiográficamente seguros. El eslabón intermedio disfruta entonces de la misma verosimilitud que toda la cadena, a la que otorga sentido y razonabilidad histórica. No hay manera de corroborarlo en la experiencia pero se torna una hipótesis creíble”

Lamentablemente, hemos comprobado en las tres primeras entregas de la presente crítica que las afirmaciones de Gomá son, punto por punto, una sarta de despropósitos. Ninguno de los fenómenos abordados por el autor tiene nada de asombroso ni de inexplicable a no ser prima facie para la mirada ingenua y acrítica del lego, y la singular ejemplaridad del Jesús histórico es una típica afirmación cristiana que, aun siendo comprensible en boca de creyentes, carece de cualquier fundamento en una reconstrucción histórica mínimamente fiable del personaje; de hecho, los análisis más verosímiles de la figura del galileo no solo no respaldan sino que en varios aspectos clave refutan la exaltada imagen de Jesús ofrecida en las corrientes cristianas históricamente exitosas, y que Necesario pero imposible asume sin el menor atisbo de crítica.

Se aprecia así la vacuidad de este discurso, cuya rimbombante charlatanería es lo único desmesurado que cabe apreciar aquí. Por supuesto que la divinización de Jesús y la expansión del cristianismo son hechos, pero ni esa exaltación ni esa expansión son, como argumentamos, hechos desmesurados en el sentido –de únicos, inexplicables e incomparables– que les otorga Gomá. Súmese a esto que en ningún sentido es la “ejemplaridad” de Jesús un hecho, mucho menos uno “historiográficamente seguro” o “científicamente verificable”, sino solo una creencia religiosa. Desde luego, para todos los fenómenos mencionados en el libro hay muy buenas explicaciones, y por tanto la pretensión de que su explicación o concesión de sentido histórico está pendiente no es nada más que una ocurrencia insensata. Finalmente, la pretensión de que la “resurrección” de Jesús otorga sentido a tales fenómenos es una afirmación delirante producto de la mente alucinada de un intelectual devoto a quien ha abandonado definitivamente todo sentido crítico.

Las conclusiones de Javier Gomá se derivan, en efecto, como hemos demostrado, de una manifiesta ignorancia de todos los temas que analiza, así como de su sistemática mistificación. La aproximación a todas estas cuestiones no está solo ni principalmente viciada de entrada por la circularidad de una precomprensión religiosa que presupone la existencia de Dios, su envío de Jesús al mundo, y todo lo esencial del mito cristiano, sino también y sobre todo por la casi pasmosa falta de sentido histórico y filológico de su autor, cuyo discurso, lejos de constituir un curso argumentativo mínimamente fiable, es poco más que una ilación de falacias e insensateces, por muy adornadas que vayan con una larguísima ristra de citas y florituras retóricas.

Esto significa que los intentos de Javier Gomá de hacer razonable la creencia en la resurrección de Jesús carecen de fundamento y de toda respetabilidad intelectual. Si, como afirma Gomá en su respuesta a Piñero, su intención era “pensar filosóficamente esa mera conjetura de forma verosímil, creíble o plausible para la conciencia moderna”, hay que decir que Necesario pero imposible solo conseguirá persuadir a una conciencia ya persuadida de antemano, y en todo caso tan acrítica y confusa como la de su autor.

Pero esto no es todo, pues en las páginas dedicadas específicamente a la presunta resurrección de Jesús uno halla todavía ulteriores ejemplos de la falta de rigor crítico, de la endeblez argumentativa y de las distorsiones típicas del autor, algunas de las cuales señalo a continuación.

De principio a fin, las docenas de páginas dedicadas a la resurrección (en un capítulo titulado “Mortalidad prorrogada”) asumen del modo más natural la fiabilidad del contenido los evangelios. Mientras que Gomá cita a diestro y siniestro a exegetas y teólogos cristianos que con la misma unción que él proclaman la maravillosa resurrección de Jesús, no dice ni una sola palabra a sus lectores sobre las numerosas contradicciones e incongruencias de los relatos referidos a ella, que durante siglos han sido puestas de manifiesto por autores de muy diversa procedencia y trasfondos culturales e ideológicos. Lo que esto dice sobre la probidad intelectual de Gomá, infiéralo por su cuenta el lector.

Gomá afirma –tanto al final como en la introducción a su libro– que la idea de la resurrección de Jesús es “absolutamente original”, “extraña a su entorno intelectual, sin antecedentes ni consecuentes en la historia universal de las creencias religiosas” y que “no fue tomada en préstamo ni del judaísmo antiguo ni del helenismo […] esta idea es original de los cristianos”. Dejando aparte el hecho de que Gomá parece olvidarse de que los primeros seguidores de Jesús eran religiosamente judíos, y por tanto de que su creencia en la resurrección debe de haber tenido sentido en el marco del judaísmo –y no de un cristianismo que, como religión autónoma, todavía no existía–, nuestro autor repite aquí otra rancia afirmación de una extendida apologética cristiana que mantiene la absoluta e incomparable singularidad de la presunta resurrección de Jesús. Por desgracia, tal afirmación es demostrablemente falsa.

Gomá no parece conocer, por ejemplo, las tradiciones griegas que vehiculan la creencia en la resurrección e inmortalización –en cuerpo– de ciertos personajes, ni tampoco las elocuentes diatribas de Plutarco sobre las creencias populares relativas al más allá, que muestran e contrario la existencia de la creencia en la resurrección de la carne también en el mundo griego. Artículos de Adela Yarbro Collins y Stanley Porter, y muy en particular las monografías de Dar øistein Endsjø y David Litwa han demostrado con pelos y señales que la génesis de la creencia en la resurrección de Jesús es entendible no solo en el ámbito del judaísmo sino también en el ámbito grecorromano en el que se desarrollan las creencias de la secta nazarena, y que la noción de que el paganismo concibió solo la inmortalidad del alma es falaz y obsoleta. Hasta tal punto es así, que varios apologistas cristianos de los primeros siglos, aunque a regañadientes, reconocieron las obvias analogías. Por ejemplo, Justino Mártir afirma en su 1ª Apología:

“Cuando nosotros decimos también que el Verbo, que es el primer retoño de Dios, nació sin comercio carnal, es decir, Jesús Cristo, nuestro maestro, y que este fue crucificado y murió y, habiendo resucitado, subió al cielo, nada nuevo presentamos, si se atiende a los que vosotros llamáis hijos de Zeus”.

Justino sigue refiriéndose a Asclepio, Heracles, Dioniso y otros, así como también a los emperadores difuntos. Otros autores paganos y cristianos de los primeros siglos podrían fácilmente ser aducidos en este sentido. Y los paralelos están ahí para quien quiera verlos, pero no son en absoluto los únicos, como han demostrado entre otros los especialistas citados.

Uno de los problemas de Gomá es que no tiene en cuenta que en una taxonomía científica la identificación de un fenómeno no consta únicamente de la determinación de su differentia specifica sino también de su pertenencia a un genus proximum, que es precisamente lo que permite comenzar a comprender su inteligibilidad (de ahí que hable siempre de todo lo relativo a Jesús y de la resurrección como sui generis). No obstante, la inteligencia de Gomá es sin duda más que suficiente para entender algo tan elemental, por lo que la mera ignorancia no basta en este caso para explicar su omisión; esta parece deberse de nuevo a la obnubilación en que le ha sumido su necesidad apologética de hacer del fenómeno cristiano algo incomparable.

Gomá no solo se empecina en negar absurdamente la capacidad explicativa de las teorías desarrolladas por las ciencias humanas para explicar la génesis de los fenómenos cristianos –teorías que, como ya observamos en su momento sobre la disonancia cognitiva, ni siquiera parece entender–, sino que en el colmo del delirio pretende convencerse a sí mismo y a sus lectores de que más plausible que tales explicaciones –y que la resurrección haya sido “una creación imaginativa de la comunidad cristiana”– es la verdad de los relatos evangélicos, y por tanto una efectiva resurrección de Jesús. Por si el lector cree que estoy atribuyendo a nuestro autor cosas que no dice, léase el siguiente párrafo:

“Las explicaciones genéticas, culturales, sociológicas o psicológicas, del origen de la fe pascual, con frecuencia muy artificiales, adolecen del defecto de separarse del relato del Nuevo Testamento, el único testimonio histórico disponible sobre la cuestión, el cual presenta ese ‘algo’ como encuentros de los discípulos con el resucitado, una hipótesis que, en comparación con las aludidas explicaciones genéticas, tiene la ventaja de la sencillez pero, por otro lado, exige estar abierto mentalmente a la posibilidad de una acción divina de la que no ofrece ninguna señal la experiencia”

Sí, claro, igual que la creencia en Rivendel exige estar abierto mentalmente a la posibilidad de una acción élfica de la que no ofrece ninguna señal la experiencia… Para Gomá es mucho más probable y convincente que el Dios cristiano exista y que haya tenido a bien vulnerar las leyes de la naturaleza mediante una resurrección y una serie de apariciones del resucitado a sus discípulos que que un grupo de personas emocionalmente necesitadas hayan creído ver y oír cosas y, sirviéndose de las creencias de su tiempo, hayan articulado un discurso sobre la resurrección de Jesús. Es una lástima, sin embargo, que la ciencia no avance según el principio obscurum per obscurius, mucho menos aún según el principio clarum per obscurius, que parece ser el único modo en que progresa la mente de nuestro autor.

La mistificación de la realidad operada por Gomá no se limita a aspectos epistémicos, sino que también atañe a dimensiones axiológicas. Si la retórica de Gomá es capaz de hacer pasar los más aberrantes disparates por altísima sabiduría y de hacer del milagro la explicación de fenómenos comprensibles, es también capaz de transmutar la ensoñación, por arte de birlibirloque, en esforzada virilidad y valentía intelectual: “esperar lo inesperado… exige levantamiento de ánimo y magnanimidad… para atreverse a una creencia tan inverosímil desde la perspectiva de la experiencia”. El vicio del arbitrario incrementismo es transformado con desenvoltura en la virtud del visionario, y la navaja de Ockham solo sirve, en todo caso, para rebanar, si no el cuello, al menos la increencia de los “descreídos de todo linaje (positivistas, empiristas, cientificistas, deconstructivistas)” (sic) a los que los dotados de “sentido de la trascendencia” podrán mirar por encima del hombro por permanecer aquellos “obnubilados por el exceso de evidencia del mundo”.

Claro que el hecho de que la completa endeblez argumentativa del discurso de Gomá empiece por sus primeras páginas y se prosiga hasta las últimas permite inferir una vez más cuál es la credibilidad que merece la respuesta de aquel a la crítica de Antonio Piñero:

“Mi libro desborda con mucho en su intención el asunto del Jesús histórico, el cual adquiere centralidad cuando es usado como precedente para una reflexión filosófica sobre la posibilidad de una supervivencia individual post mortem […] la reseña de Piñero, prestando atención a asuntos menores de erudición historiográfica, escamotea al lector la integridad del cuadro filosófico, que es donde, sin embargo, reside la fuerza persuasiva de la argumentación”.

Engreído en su pedestal de gran pensador inspirado por las Musas, Javier Gomá se nos crece una vez más. Pero ¿dónde está en este libro tal sublime cuadro filosófico? Aunque Antonio Piñero centró su análisis en el asunto del Jesús histórico, hemos examinado hasta ahora los otros supuestos pilares de la argumentación de Gomá, y demostrado sistemáticamente que ninguno de ellos tiene la menor consistencia. El discurso de este autor carece de toda fuerza persuasiva, pues su argumentación no es otra cosa que una sucesión de falacias y disparates. Concedamos que, en teoría, uno podría escribir un libro de filosofía y adquirir respetabilidad lucubrando sobre lo que puede haber más allá de la experiencia, pero siempre y cuando lo que se afirma no se vea refutado y contradicho de manera flagrante por la experiencia misma. Como hemos demostrado, sin embargo, numerosas afirmaciones cruciales del libro de Gomá son refutadas por los hechos y por el estado del mejor conocimiento histórico y científico.

En realidad, lo que Gomá presenta pomposamente como “la integridad del cuadro filosófico” es cáscara que recubre una sonrojante vacuidad argumentativa. Además de lo ya expuesto, la hipótesis de la supervivencia es justificada de esta guisa:

“La lógica enseña que no cabe prueba de la inexistencia de un hecho, por lo que la supervivencia post mortem de la individualidad, imposible de probar, es también imposible de refutar. La esperanza en un bien de esa naturaleza es, en consecuencia, una hipótesis posible y éticamente deseable”.

Razonamiento sin duda impecable, que igual nos sirve para legitimar filosóficamente la esperanza en una próxima instauración del país de Jauja, en el que correrán ríos del mejor Rioja, lechones ya asados penderán de los árboles listos para ser degustados y –ya puestos– los charlatanes habrán sido definitivamente desterrados del mundo humano.

De hecho, lo único que tiene este libro de filosófico es una pátina retórica que intenta maquillar un discurso a todas luces religioso-teológico. A pesar de todos sus intentos de hacer más digerible el mito cristiano (Gomá canta con Bonhoeffer las excelencias de un “cristianismo arreligioso” y dice querer recuperar la distinción de Karl Barth entre religión y fe/esperanza –ellas mismas bonitas fórmulas de propaganda cristiana en la modernidad–), el lector atento se percata fácilmente de todo lo que Gomá le va endilgando a lo largo de su libro: Dios, lo trasmundano, la revelación, el legalismo judaico, el Jesús-Cristo como la Verdad, los milagros, la resurrección, el incomparable e inexplicable cristianismo, el sentimiento de pecado, la necesidad de la conversión a Cristo, la lectura cristológica del Antiguo Testamento y todo lo esencial de la soteriología cristiana (cito literalmente: “es aquí donde cabría recuperar el antiguo tratado de soteriología que estudia los efectos salvíficos en la humanidad de la muerte y resurrección de Cristo”). En fin, que solo le falta a este libro de expectativas supernumerarias cerrarse con una oración a San José María Escrivá de Balaguer y Albás y el número de teléfono del centro de reclutamiento del Opus Dei más próximo.

Esta es la verdadera “filosofía” de Javier Gomá Lanzón, con la que el autor va ilustrando poco a poco a sus lectores. Eso sí, con civilizada dosificación para evitar incómodas indigestiones.

Continuará (y terminará) la próxima semana. Saludos cordiales de F. B.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por sofía 06.08.15 | 21:23

    Falso: sigue igual.

  • Comentario por Juan José 04.08.15 | 20:57

    Clases magistrales, desde luego. Una información impagable que todo el mundo tiene a su disposición en internet y que mucho me temo que muy pocos van a aprovechar.
    Saludos, Manuel.

  • Comentario por Manuel 04.08.15 | 14:00

    La parte de los dioses salvadores ha quedado respondida sobradamente con pelos señales, bibliografía y citas.
    Porque ha repetido lo mismo varias veces -y en no mejor tono alusivo- en el último post (que al parecer seguirá siéndolo hasta septiembre).
    saludos Juan José
    Muy interesantes, sí. Y comparto lo del tono, pero aun así Bermejo da clases magistrales y con pocos flecos inaprovechables

  • Comentario por Juan José 03.08.15 | 22:19

    Muy interesante esta serie de artículos no solo sobre el libro de Gomá Lanzón, sino sobre todo por lo que se dice sobre el Jesús histórico. Queda claro que Bermejo sabe más que él. Pero su exposición sería más creíble si no estuviera sembrada de descalificaciones.
    Por cierto, el nombre correcto es Dag Øistein Endsjø.

  • Comentario por Juan José 03.08.15 | 22:09

    No cabe duda de que a Gomá Lanzón se le iluminó la mente.

  • Comentario por sofía 02.08.15 | 15:18

    A ver si deja de mentir y tergiversar usted, como ha venido haciendo a lo largo de todo este hilo, obviando los argumentos y los datos.
    sofía 22.07.15 | 11:44

    PS
    Aunque no quería borrar un comentario mío de ahí abajo, me parece más importante por razones de justicia y aunque borre, añadir que no existe ese comentarista de paja inventado por manuel y por tanto no puedo haber hablado de él y me parece indignante esa invención -y cada cual que saques sus conclusiones.

    Las diferencias básicas de opinión quedan ahí expuestas y quien quiera puede leerlas. Se pierden algunas cosas, pero como casi todas son mías si hiciera falta las repetiría de nuevo.
    Sin embargo, también me gustaría que esto fuera una despedida definitiva.

  • Comentario por sofía 02.08.15 | 15:11

    CALUMNIA vd, yo hablo de los comentarios:
    sofía 22.07.15 | 09:49
    Usted no ha nombrado a ningún dios concreto, pero sí ha dicho que había un paralelismo entre Jesucristo y dioses en plural en diversas culturas. Y cuando comentamos sobre la barbaridad que era establecer esos paralelismos típicamente ateistas tan vistos en algún blog cercano, se limitó entonces a los supuestos dioses mistéricos -mitra y?. Me alegra que ahora diga que tampoco, bien pues queda rectificada por usted mismo su declaración incial sobre paralelismos con dioses -la que hizo usted y no debió hacer.
    Lo q se le ha dicho aquí es q si Gálatas es auténtica hay q sacar consecuencias de los datos -su primer paso fue difuminar los datos aludiendo al descubrimiento tardío de Pablo x su "primer tenedor" y manipulador y falsificador (marción) -sin nombrar galatas en particular, claro, por eso insistió Galetel en que explicara usted cómo "pasaba" d Gálatas sin sacar consecuencias lógicas.

  • Comentario por Manuel 02.08.15 | 13:33

    Miente todo el tiempo. Conscientemente, por supuesto.
    Las ideas las deja de lado para centrarse en el ataque personal. Éste es sempiterno, constante, ejercido centenares de veces, aproximadamente 2/3 de las que tengo algo que decir; y no se centra en ese algo: se alude personalmente, se inventa anti-personal, se recurre a falacias anti-personales centenares de veces a lo largo de unos cuatro años.
    Sin haber sido nunca aludida (aunque sí respondida en su ejercicio falaz y descalificador de la persona -los argumentos son tremendamente secundarios y no punibles, sólo contraatacables o rebatibles, digan lo que digan-) en primer lugar, ni atacada personalmente más allá de esa verdad de denunciar su ejercicio.

    En cuanto a los argumentos, ya los he expuesto una decena de veces y espero que con claridad.
    Que ya me gustaría que alguna vez se dejara (nos dejáramos, comenzando por evitar cualquier 1ª alusión) de asuntos personales para argumentar únicamente con idea...

  • Comentario por sofía 01.08.15 | 09:16

    auténtica entonces lo lógico es reconocer también que ciertamente Pablo conoció al verdadero Pedro y a Santiago y que estuvieron de acuerdo, reconocer los datos que señaló Galetel que se encuentran en la carta.
    De esa reunión se da otra versión en Hechos desde otro punto de vista, lo cual refuerza el dato de que esa reunión se hizo y que se dieron la mano en señal de acuerdo.
    Entonces no es de recibo insinuar que no se quién habla de un Pedro bandido que habla griego o cosas por el estilo. Pedro es Pedro y de Pedro habla Pablo para bien y para mal, que en la carta se dice lo que se dice y que esos son los datos. No se pueden inventar otros a capricho.
    Y eso es todo lo que quería que quedara claro.

  • Comentario por sofía 01.08.15 | 09:05

    No hay más que teclear dioses salvadores en este blog para que aparezcan diversas versiones suyas a través del tiempo y del espacio de lo mismo de hoy.
    -Alusiones a la no credibilidad de las cartas de Pablo
    Manue 17.09.10 | 19:16
    "...en sus cartas, que parecen dejar medianamente claro en qué entidad cree (ya me gustaría que pudiéramos hallar cartas genuinas y no interpoladas)."
    -Alusiones a los dioses salvadores
    "Todos los dioses nacidos y salvíficos eran "salvadores": lo eran Horus, Serapis, Attis, Apolo... "
    No es mi intención borrarle, pero aprovecho que se va a borrar un comentario repetido para aclarar que no hablo por hablar, y que si bien en este post se limitó a hablar de dioses salvadores, allí fue más explícito -y en otros posts de otros años posteriores. Así que no diga que invento nada, que basta poner "dioses salvadores" en el buscador para encontrar restos semejantes a los vertidos en este post.
    Si dice ahora q Galatas es auténtic...

  • Comentario por sofía 31.07.15 | 23:43

    He firmado sin querer con mis inciales en vez de mi nick. Cosas del móvil.

  • Comentario por acs 31.07.15 | 23:26

    Pero oiga, no calumnie, que a la vista está que todo lo que he dicho trataba sobre los comentarios que usted ha hecho -nada personal y nada que fuera un insulto excepto decir que no soy yo la que miente y tergiversa sino usted. Porque esa es la verdad. A mí me tiene sin cuidado que el interlocutor sea ateo, judío, protestante o lo que quiera -en la mayor parte de los casos ni sé cuáles son sus ideas personales ni me importan.
    Yo me he referido concretamente a las ideas que usted ha dejado caer y explicado queda. Y el que se va a lo personal introduciendo calumnias es usted: ni he dicho nada personal ni ajeno al tema, he rechazado ciertas ideas lanzadas por usted aquí que carecen de fundamento o son contradictorias y no son más que una nube de humo sobre Pablo y sobre Gálatas y sobre el cristianismo, centrándome en que si Gálatas es auténtica, los datos son los que hay y no los que se invente nadie - Pedro bandido griego, dioses salvadores q mueren y resucitan etc.

  • Comentario por Manuel 31.07.15 | 21:01

    A mí me da igual lo que quiera contradecir de mis comentarios.
    No juegue a confundir: su ejercicio es el otro; el impresentable, el de quien no debate, el de quien se centra en la descalificación personal, recurriendo a mentiras, injurias, infundios, suposiciones, falacias y demás.
    De centrarnos en argumentar y aportar datos y razones mutuamente contradictorias, debatiríamos placenteramente y punto.
    Se ha comprobado varios centenares de veces que no es el caso. Que no hace falta aludir para ser aludido, ni hablar en mal tono para ser insultado. Basta ser quien se es y hablar como se habla: sin nada que objetar al estilo salvo el no ser creyente. La fuerza de los argumentos ceden a la de la injuria y a la alusión anti-personal más infundada (de poder obviar su particular plano emocional).


  • Comentario por sofía 28.07.15 | 22:48

    En ningún momento me he referido a ninguna cosa personal ni he nombrado a nadie por otra cosa q el nick que utilice, sino que me he referido exclusivamente a los comentaristas como comentaristas y a los comentarios que hacen en este momento o que han hecho anteriormente.
    Si a usted no le gusta mi forma de comentar, menos me gusta a mí la suya, pero es lo que hay, así que me aguanto. Lo que no voy a hacer es darle la razón cuando no la tiene, y dejar que cuele a lo loco eso de los dioses salvadores o su contradictoria visión de Pablo. O insinuaciones a voleo sobre que Pedro se refiere a un bandido que hablaba griego -no volví sobre eso, pero también lo dejó caer.
    Pero lo cierto es que acaba siendo siempre un campo de batalla y en mi opinión no merece la pena.
    Porque si al final está de acuerdo en que Galatas es auténtica, pues eso. Ahí está lo que dice Pablo, y en un momento en el que estaba tirado que le dejaran en evidencia si mentía.

  • Comentario por sofía 28.07.15 | 22:36

    Comentario añadido a mi comentario
    J.P. 19.07.15 | 11:03
    O cuando escriben, con dos narices, que Mitra muere y resucita, o las bobadas que suelyan sobre Horus, Isis y Osiris...
    Añado yo,
    ¿Dice alguien que Manuel "aquí" haya nombrado a los "dioses salvadores" por sus nombres? No, pero está claro que la noción de dioses salvadores se refiere a esos supuestos dioses salvadores. Después no se desdice pero se reduce a los mistéricos -pues mitra lo es. Por otra parte no tiene nada de raro que pensemos que se refiere a esos dioses, porque no hay otros y porque Manuel hace dos o tres años y hace cinco años se refirió a ellos particularmente nombrándolos.
    Así que cuando en este post se refiere a dioses salvadores es de suponer que no se ha inventado otros nuevos de los que nadie habla sino que se refiere a esto precisamente. Y cuando dice luego q el paralelismo se refiere exclusivamente a q mueren y resucitan para salvarnos, sigue siendo falso: ni Mitra ni ningun...

  • Comentario por sofía 28.07.15 | 22:28

    contradicción respecto a Pablo.
    Y no veo el problema en esto:
    Respuesta a manuel, que habló de la existencia de muchos "dioses salvadores"
    sofía 19.07.15 | 01:58
    Y sobre los dioses salvadores que supuestamente existían leo las listas que sirven los apologetas del anticristianismo en la red y sencillamente me parto de risa. Qué tendrán que ver las historietas de esos dioses con el cristianismo. Y en cuanto al desarrollo posterior aparentemente confluyente de algún culto mistérico, las diferencias de sentido son tan obvias que son el polo opuesto de todo lo que significa Jesús en el cristianismo y además no existen rastros anteriores al cristianismo de esos supuestos cultos mistéricos -y si nada se sabe, inventar es gratuito. Como no tienen nada que ver con Buda ni él con Jesús. Qué forma de inventar. A mí que no me hablen de Krishna desde el siglo XII dC para encontrar algún parecido. Y si nos remontamos al origen no existe la menor relación ni tienen nada que ve...

  • Comentario por sofía 28.07.15 | 22:26

    Claro que la verdad importa.
    No sé qué es lo que dice usted que no hace, pues lo cierto es que usted si miente y tergiversa independientemente de llamarme a mí mentirosa y tergiversadora y cosas peores.
    Yo siempre he dicho honestamente lo que pensaba y eso no es falta de educación, sino ausencia de hipocresía a diferencia de quienes tiran la piedra y esconden la mano, como usted. Demuestre una sola falta de educación por mi parte -bueno, ya sabemos que de acuerdo con su doble rasero cuando digo que usted miente es un insulto pero cuando lo dice usted es una muestra de educación.
    No veo más hombres de paja que los que inventa usted en cuanto que alguien no le da la razón.
    Lo que yo he dicho no es ninguna falacia ni ninguna falsedad, se refiere a sus comentarios sobre Pablo y sobre dioses salvadores como supuesto "argumento" en contra de la relación de Pablo con los judeocristianos de Jerusalén que se ve en Galatas.
    No ve su propia contradicción respecto a P...

  • Comentario por Manuel 28.07.15 | 19:41

    Está claro que lo hace y que yo jamás
    Que la verdad importa
    Que si utilizan falacias ad hominem contra alguien, puede llamarse a esta actividad por su nombre
    Que la descalificación personal y la injuria son punibles
    Y todo lo demás que ya sabe
    Por cierto es una falacia decir que llegar primero a un sitio e intervenir, supuestamente y en aquel primer tiempo, con educación, se demuestra otra cosa que el que podría seguir haciéndolo (cosa que nadie duda, lo contrario la exculparía)

  • Comentario por sofía 27.07.15 | 21:26

    Está claro que si vd dice que tergiverso y miento, tengo derecho a decir lo mismo de vd y con más motivo. Pero además vd me calumnia gravemente. Y yo no voy a dejar de comentar por eso.

  • Comentario por sofía 27.07.15 | 21:20

    No calumnie. Yo llevo muchos más años q usted comentando en RD incluyendo este blog y comentando sobre los comentarios sin nombrar a nadie por otro nick q el q use.Y no creo que sea insultante lo que he dicho. Objetivamente si acaso me habrá insultado usted. Y como verá mis comentarios están en los posts mucho antes de que vd aparezca. No sea paranoico.

  • Comentario por Manuel 27.07.15 | 20:48

    Estaríamos en paz si yo llevara años esperando a que escriba algo para atacar a su persona, descalificarla con nombre y apellidos, aludirla anti-personalmente tergiversando cuanto diga, mintiendo, descalificando, injuriando y recurriendo a varios tipos de falacias con la del hombre de paja a la cabeza.

    El caso es que no la he aludido una sola vez y he evitado en lo posible responderle, nunca me he puesto a su nivel y me he limitado a denunciar su ejercicio y a corregir sus "errores" antipersonales en los que se empeña en incurrir repetidamente aunque se le indiquen que lo son y en qué consisten.

    Da igual que no haya entendido lo de Marción ni lo de los dioses salvadores ni los cultos de misterios. Busque en Maccoby, por ejemplo. Pero vale casi cualquier estudioso serio, incluido el profesor.

    No. Claro que no vale la pena. Le he advertido cientos de veces que así no.

  • Comentario por sofía 27.07.15 | 17:12

    Siento muchísmo lo de su familiar.
    En cuanto al resto, siento que su desacuerdo conmigo se lo tome de esa manera, pero si lo considera una pérdida de tiempo no lo perdamos más.
    Aunque difícilmente pudo ser Marción, en el siglo II la primera persona que tuvo noticias de unas cartas escritas a unas comunidades en el siglo I pues lo natural es que las primeras noticias las tuvieran sus numerosísimos receptores, me parece absurdo volverle a recordar lo dicho, que además es obvio. Y aunque no tuviera Pablo para ellos la importancia de Jesús es indudable que sí tenía importancia y la siguió teniendo -como por otra parte contradictoriamente se afirma. Que cite o no cite san cucufate a la comunidad que tenía una carta es lo de menos. No hace falta repetir lo obvio.
    Respecto a dioses salvadores sólo indiqué donde buscarlos -no hay otros.
    Naturalmente si usted dice q yo miento, yo le contesto q quien miente es usted, estamos en paz y cada cual q juzgue.
    Mejor dejarl...

  • Comentario por Manuel 27.07.15 | 12:20

    Sofía: ahora tendré más tiempo, dado que anteayer falleció la persona en cuestión
    En efecto: no pierda el tiempo conmigo y no me aluda nunca más. No es sólo un ruego, también lo es
    Todo lo que dice, como siempre, es pura falacia e intento de descalificar mintiendo y tergiversando incluso lo que no se puede, como ha quedado demostrado hasta la saciedad
    Recurre a unos 5 tipos de falacias, predominando la hombre de paja (ataquemos lo que no dice el Sr X como si lo dijera) y generalización apresurada como otro Sr defiende no sé qué y este otro lee su blog, ha de estar de acuerdo en todo, aunque nunca lo haya apoyado y lo que diga sea distinto)
    A repasar: dioses salvadores, religiones de misterios, protognosticismo
    Marción fue el principal seguidor de Pablo, portaba sus cartas (de las que no había noticias previas), y era gnóstico (Pablo, protognóstico) y cristiano pre-ortodoxo (la ortodoxia se impondrá mediado el siglo II). Predicó 6 años en Roma y fundó decen...

  • Comentario por sofía 24.07.15 | 23:15

    Al copiar lo borrado olvidé añadir un planteamiento añadido a Galatas sobre el origen del cristianismo. Yo lo considero interesante, junto a la cita que puse de Piñero para seguir reflexionando sobre los orígenes del cristianismo
    "galetel 18.07.15 | 07:04
    Si a este DATO de Gálatas le sumamos los DATOS pre-paulinos del “marana tha” y el Himno de Filipenses, podemos ir restableciendo el cuadro completo de revelaciones-visiones-apariciones (RVAs) Y COMUNIÓN entre los receptores de ellas, que está en el origen del cristianismo y de la Iglesia."
    A mí me parece correcta la teoría q relaciona las RVAs con la idea de q Jesús es el siervo sufriente de Isaías y el hijo del hombre de Daniel, exaltado y partícipe de la divinidad, q volverá a hacer lo q es misión de Dios: traer la plenitud del Reino; luego su identificación con la sabiduría divina preexistente.
    Habría distintos estadios de desarrollo, pero todos son judíos.
    Pero la cuestión básica era Galatas y la reu...

  • Comentario por sofía 24.07.15 | 23:00

    Donde he dicho que Galatas era del siglo I debería decir de mediados del siglo I. Bien reciente.
    Lucas escribe sobre los mismos hechos más tarde, pero desde otra perspectiva. Pero la conclusión es la misma, se produjo esa reunión en Jerusalén entre las tres columnas de la Iglesia, Pedro, Santiago y Juan y Pablo. Y no voy a repetir ahora lo que aún sigue ahí expuesto por Galetel.
    Y si este señor no insistiera en volver de vez en cuando a insultarme no tendría que contestarle ni se borraría más que lo mucho que ya se ha borrado, así que no sé de qué se queja, que hace mucho dije que ya estaba claro lo que pensaba cada uno y que sólo queda llegar a las conclusiones sobre las relaciones entre Pablo y Pedro Santiago y Juan.
    Pero me imagino que volverá otra vez a insultarme sin ton ni son ese señor y encima a acusarme de lo que él hace.

  • Comentario por sofía 24.07.15 | 22:51

    Así que lo único que nos interesa del tema es que tuviera las cartas quien las tuviera las auténticas al menos, son del siglo I por tanto Galatas nos proporciona datos que no hay por qué poner en duda, puesto que habla de esa reunión y de esas tres columnas en una carta escrita en un momento en que todo está reciente y todo puede ser evidentemente desmentido. Además Lucas da otra versión lo suficientemente distinta para no ser copia, y lo suficientemente parecida para indicar que esa reunión se produjo.
    Y sobre los dioses salvadores a los que se refiere manuel, cualquiera puede entrar en el otro blog de RD q él frecuenta y ver de qué dioses hablan cuando aluden a esos dioses salvadores. Como ahora dice que no son ninguno de los nombrados, busquen entre la morralla ateista de la red a ver qué encuentran. Cuáles son esos dioses salvadores distintos de los aludidos q nos quiere colar manuel? No existen.
    Resumiendo: nada hay contra galatas ni lo expuesto x Galetel.

  • Comentario por sofía 24.07.15 | 22:42

    Manuel, si tiene poco tiempo no lo emplee en tergiversar y calumniar a los demás y en intentar desdecirse de lo dicho.
    Evidentemente los primeros tenedores de las cartas son las comunidades que los recibieron y poco importa que los citen o no lo citen. Pero lo que importa es que sacó el tema en un intento de difuminación de Pablo, de sus cartas a raíz de que se apelara a Galatas como fuente de datos. Evidentemente Pablo no tenía nada de desconocido, por algo conservaron sus cartas desde el siglo anterior sus primeros, segundos y etc tenedores. En realidad Lucas es otra fuente de datos sobre este tema, pero más tardía.
    Del canon no se ha hablado para nada, porque no veo qué tiene que ver que declararan hereje a marción y su intento de canon en el que eliminaba la mayor parte de los textos comúnmente aceptados por la Iglesia por lo que la Iglesia hizo un canon dejándolo bien clarito por si se le ocurria a otro lo mismo. Eso ni importa nada ni hablamos de ello.

  • Comentario por Manuel 24.07.15 | 19:41

    Como resulta que estoy muy ocupado y que ya le he corregido cuantos "errores" (mentiras) ha ido soltando (acerca de mí y de lo que digo, su propia opinión dela sin injurias, ni falacias, ni alusiones personales), le ruego que aprenda para la próxima vez a no entrometerse injuriosa o falazmente.

    Para su conocimiento:
    Los dioses salvadores sólo tienen en común el serlo: el morir para Salvación de la humanidad y ser modelos para su renacimiento y esperanza ultraterrena. (3ª vez?)
    Nadie ha hablado aquí de paralelismos vitales con Osiris, Mitra ni deidad alguna: no es ese el concepto. (3ª vez?)
    Gálatas es auténtica. Como las demás cartas paulinas (y varias no paulinas), la conservó Marción, que la aportó al Nuevo Testamento (él fue quien hizo el primer canon). No es que yo sea gnóstico ni Marción me caiga especialmente bien, es que es así. Aunque Pablo apareciera en Hechos, no era conocido como autor de escrito alguno. Nadie lo cita como tal antes de Marción....

  • Comentario por Manuel 24.07.15 | 19:31

    Sofía: no me molesto en leer lo que dice.
    Doy fe de que -como siempre ocurre, esto es hace Vd.- hablaba con otra persona cuando Vd. irrumpió tergiversando cualquier cosa que hubiere dicho, siempre con el mismo ánimo anti-personal. Como últimamente no suelo echarle cuenta, entonces rizó el rizo diciendo algo que no venía a cuento en absoluto y era completamente falso: "Manuel inventó a Marción, que inventó a Pablo, que inventó a Jesús".
    Como le fuera completamente desmentido, entonces insistió en que, aunque no me dé cuenta, es eso lo que defiendo.
    Y el resto, disparates aludiendo a masones, a Mitra, a la mafia y a quien se le antoje, tampoco venía a cuento ni se relacionaba con nada de lo abordado.
    Lo más aproximado a cualquier cosa que haya dicho es que Pablo es un protognóstico que se sumó a las iglesias del Cristo, una cuasi deidad salvadora preexistente a Jesús.
    Y el resto es mentir para marear la perdiz. Y borrar muuuchos comentarios por su gusto y c...

  • Comentario por sofía 23.07.15 | 18:57

    Y es también cierto que aparte de decir que Pablo era un desconocido hasta que lo dio a conocer "su primer tenedor" Marción, habló de las falsificaciones y manipulaciones de las cartas -aunque no se sepa por qué, puesto que luego dice que era conocidísimo y reconocer que Galatas es auténtica.
    El caso es que no sólo estaba justificado mi comentario sino que también alguien comentó sobre las manipulaciones:
    J.P. 17.07.15 | 08:29
    El recurso a la interpolación es la táctica habitual mitista como ha puesto de relieve multitud de estudiosos, entre ellos dos sospechosos como Ehrman y Casey.
    sofía 17.07.15 | 12:15
    ¿sospechosos o irónicamente "sospechosos" o simplemente NO sospechosos?
    J.P. 17.07.15 | 16:06
    Irónicamente, claro :)
    AÑADO YO, SOFÍA, AHORA:
    Pero puesto que Galatas es auténtica sigue en pie lo que dijo Galetel, sin problemas, y el resto de la discusión sobra.

  • Comentario por sofía 23.07.15 | 18:53

    el polo opuesto de todo lo que significa Jesús en el cristianismo y además no existen rastros anteriores al cristianismo de esos supuestos cultos mistéricos -y si nada se sabe, inventar es gratuito. Como no tienen nada que ver con Buda ni él con Jesús. Qué forma de inventar. A mí que no me hablen de Krishna desde el siglo XII dC para encontrar algún parecido. Y si nos remontamos al origen no existe la menor relación ni tienen nada que ver.
    Que Manuel habló de dioses en general es obvio aunque luego los restringiese posteriormente a mistéricos y luego dice q Mitra tampoco y luego otra vez que sí pero no. Estaba justificado mi comentario y también lo que comentó a continuación otro comentarista sobre los que hablan de los paralelismos con otros dioses:
    J.P. 19.07.15 | 11:03
    O cuando escriben, con dos narices, que Mitra muere y resucita, o las bobadas que suelyan sobre Horus, Isis y Osiris...

  • Comentario por sofía 23.07.15 | 18:43

    Ahora parece que quiere limitarlos a los que sean mistéricos -cuáles entonces? No traerá el bulo de q Mitra murió y resucitó?
    Me alegra q le resulte revulsiva la comparación de los mistéricos con los masones a ver si así deja de hacer comparaciones absurdas, porque más relación tiene su secretismo de club de iniciados con la masonería de las películas que con el cristianismo. Como si me cuenta que Mitra es el patrón de los toreros -más probabilidades de colar eso.
    Respuesta a manuel, que habló de la existencia de muchos "dioses salvadores"
    sofía 19.07.15 | 01:58
    Y sobre los dioses salvadores que supuestamente existían leo las listas que sirven los apologetas del anticristianismo en la red y sencillamente me parto de risa. Qué tendrán que ver las historietas de esos dioses con el cristianismo. Y en cuanto al desarrollo posterior aparentemente confluyente de algún culto mistérico, las diferencias de sentido son tan obvias que son el polo opuesto de todo lo que si...

  • Comentario por sofía 23.07.15 | 18:41

    sofía 20.07.15 | 23:00
    He leído todo lo que tenía que leer sobre los cultos mistéricos -lo serio- prescindo de la repetición de los apologistas del anticristianismo de la cuerda de manuel, porque todos dicen las mismas tonterías y has leído a uno y los has leído a todos. No soy aficionada a la historia-ficción así que se puede ahorrar el mitin.
    sofía 21.07.15 | 16:46
    Queda claro que el manipulador tergiversador mentiroso es manuel, y ya le he explicado cuál es su contradicción con Pablo y el por qué de mi irónica frase concluyente.
    En cuanto a traer a este contexto Osiris, Isis etc es de traca -y es manuel el que afirmó que existía un paralelismo de Jesucristo con un montón de dioses de todas las procedencias -yo fui la que dijo que eso era de traca -sin nombrar a esos dioses, aunque sí son esos a los que se refiere él, como se ha referido en tantas ocasiones. Ahora parece que quiere limitarlos a los que sean mistéricos -cuáles entonces? No traerá el bulo de q ...

  • Comentario por sofía 23.07.15 | 18:38

    Que se aplique lo que dice el manipulador.
    Y que tampoco se borre
    sofía 20.07.15 | 22:51
    Es Manuel el que, una vez más ha sacado estos días su vieja idea de que nada se sabía de Pablo en el cristianismo hasta Marción, "su primer tenedor"(sic) esta expresión no se la había oído hasta la semana pasada.
    La contradicción es obvia, pues por otra parte considera que "el gran desconocido hasta que llegó Marción" es el fundador del cristianismo y el autor de la divinización de Jesús al estilo de los cultos mistéricos.
    Las expresiones sarcásticas sobre los cultos mistéricos podrán gustarle o no, pero responden al meollo de la cuestión, el secretismo entre los del "club". En el caso más conocido de Mitra, un culto secreto de iniciados que se hizo popular entre los soldados romanos del que los no iniciados lo desconocían todo. Se empieza a saber algo del asunto cuando ya el cristianismo es conocido así que no puede decir q el cristianismo copiara nada.

  • Comentario por Manuel 23.07.15 | 18:09

    Todo un ejercicio de "bienhacer" y de moral cristiana...

    Para que no se borre:

    Su párrafo sobre mafia y masones ligado a soldados romanos en relación a lo que entiende Vd. por cultos de misterio, me deja muy claro que no entiende nada acerca de éstos. Mi consejo es que hable después de corregir esa situación (al igual que el de evite "traducir" lo que digo para atacar a su hombre de paja. Ni que decir tiene que discrepo de ese protagonista de sus falacias particulares.)

    Pablo no diviniza al hijo del hombre de Daniel (una de las versiones amenazadoras de mesías amenazador y suprahumano, pero clásico: promotor del Reino Judío terrenal, que se dieron en el siglo II AEC). Pablo cree en un Segundo Adán, creado junto al primero, cuya misión difiere de la del mesías clásico y es la de una cuasi deidad salvadora (a través de su sacrificio voluntario, con resultado de muerte y resurrección; quedaba la parte final: Su Venida...).


  • Comentario por Manuel 23.07.15 | 18:06

    amputando lo que dice la parte que no quisiera que hable. E insinuando que dice otra cosa diferente a la que dice, por ejemplo que Gálatas no es auténtica.

    Al final ha sacado la idea de "paralelismos ateístas", cualquier cosa que eso signifique, como algo relacionado con quien a ella le dé la gana (su hombre de paja), fingiendo no entender que los dioses salvadores sólo tienen en común el serlo: el morir para Salvación de la humanidad y ser modelos para su renacimiento y esperanza ultraterrena. Se le puede decir muchas veces, sin conseguir otra cosa que muchos comentarios seguidos para deformar lo que se dice y conseguir que desaparezca tras los 40 de rigor los comentarios verdaderos.
    El diálogo con galatel tenía dos partes: sus propios argumentos y los míos. Su resumen, una sola y su manipulación.
    Sobre digos y diegos, esta vez no hay ninguno, ¿qué le vamos a hacer? Es que resulta que le tocaba a quien nunca rectifica, ni cuando se equivoca.
    Todo un ejer...

  • Comentario por Manuel 23.07.15 | 17:59

    Ah, que prefiere hablar de -y a- su comentarista de paja.
    La verdad es que estábamos debatiendo cuando alguien que no para de hacer lo que hace -injuriar, manipular, tergiversar, recurrir de continuo a falacias que pone en boca de su hombre de paja- resumió la postura de su hombre de paja -al que puso mi nombre- del siguiente modo: "Manuel inventó a Marción, que inventó a Pablo, que inventó a Jesús".
    Como fuera puesta en su justo lugar al aclararse que nada de lo dicho era verdad y todo ello era rotundamente falso, entonces prefirió montar un totum revolutum confundiendo a Jesús con Cristo, además de meter por medio a dioses concretos cuyo supuesto paralelismo con cualquier hombre histórico nadie había considerado, además de a masones y a militares romanos, y asegurar -erróneamente, al parecer- que los escritos de Pablo circulaban por el mundo cristiano antes de que los aportara Marción (incluyendo cartas falsas junto a las auténticas).
    Y luego resume "a su modo", amp...

  • Comentario por end 23.07.15 | 03:01

    -Los líderes le dieron la mano a Pablo y a Bernabé “como gesto de comunión”, esto es, como signo de completo acuerdo de fondo. Los desacuerdos posteriores fueron sobre el modo de apertura a los gentiles, como está abundantemente documentado, incluso en esta misma carta.
    galetel 17.07.15 | 08:29
    Nota importante: Si Santiago, Pedro y Juan, que habían conocido íntimamente a Jesús, creían que Jesús era el Cristo que está resucitado "a la diestra" de Dios y viene a completar la redención (en relación al "Hijo del hombre de Daniel" y al salmo 110, entre otras concepciones judías de la época), eran justo lo contrario de lo que se entiende por "protognósticos", puesto que ese Jesús era el hombre verdadero, de carne y hueso, que ellos habían conocido, no obstante ser el Cristo celeste. El gnosticismo no puede aceptar que la carne sea elevada al ámbito celeste.
    Añado yo, sofía: QUEDAMOS EN QUE GALATAS ES AUTÉNTICA, una vez superadas esas "difuminaciones"
    Suficiente -si no...

  • Comentario por ... 23.07.15 | 02:52

    galetel 17.07.15 | 07:48
    Pienso que es un DATO bien establecido, que:
    -La carta a los gálatas fue escrita por Pablo y ese pasaje no es producto de una interpolación.
    -El pasaje (2, 9) narra un hecho histórico.
    -Los “notables” de Jerusalén que intervienen son efectivamente dos discípulos principales (Pedro y Juan) y un hermano de Jesús (Santiago). Este Santiago es el que fue presentado a Pablo por Pedro, según cuenta Pablo en (1, 19); no es verosímil que Pedro se haya engañado o haya engañado a Pablo.
    -Puesto que el hecho se produce cuando Pablo llevaba bastantes años predicando a los gentiles, la predicación de Pablo era suficientemente conocida y clara.
    -A Pablo le interesaba mucho la aprobación de esos líderes judeocristianos, para “no correr o haber corrido en vano”.
    -Los líderes le dieron la mano a Pablo y a Bernabé “como gesto de comunión”, esto es, como signo de completo acuerdo de fondo. Los desacuerdos posteriores fueron sobre el modo d...

  • Comentario por sigue 23.07.15 | 02:50

    galetel 16.07.15 | 09:49
    No "esperaban la resurrección de Jesús" sino esperaban su parusía pública inminente, porque creían que Jesús estaba ya vivo "a la diestra" de Dios. Lo creían el "Hijo del hombre de Daniel". Creían en su exaltación a Dios, no sólo en su resurrección entre los justos al último día. Coincidían en esto Santiago y Pablo, por eso Santiago le dio la mano a Pablo en señal de comunión. Pero predicarlo a los gentiles, y el modo de hacerlo, era cosa de Pablo; y aquí es donde estribó la diferencia entre ambos.
    galetel 16.07.15 | 23:49
    No se debe partir de unos esquemas para cuestionar unos datos; debe hacerse justo al revés: partir de unos datos para cuestionar unos esquemas. Si hay un dato que falsea unos esquemas pre-establecidos, hay que cambiar los esquemas, no intentar difuminar el dato. Elemental.
    galetel 17.07.15 | 07:48
    Pienso que es un DATO bien establecido, que:
    -La carta a los gálatas fue escrita por Pablo y ese pasaje no es p...

Solo se muestran los últimos 40 comentarios

Martes, 20 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930