El blog de Antonio Piñero

Jesús y los Rollos del Mar Muerto. Los Evangelios y Qumrán (167-06)

11.01.11 | 07:35. Archivado en Jesús histórico, , Judaísmo
  • enviar a un amigo
  • Imprimir contenido

Hoy escribe Antonio Piñero

Continuamos con nuestra exposición y comentario del libro de VanderKam y Flint. Afirman los autores que un examen del conjunto de los Manuscritos pone de relieve que en ningún momento mencionan personajes cristianos por su nombre (tampoco judíos, salvo en rarísimas ocasiones), y que sus doctrinas –esto es lo importante-, examinadas a fondo, indican que sus autores no fueron cristianos.

A este respecto escribía yo en 1997 (publicado en 1999):

“Parece hoy ya definitivamente probado que los textos de Qumrán no contienen ni pueden contener ningún dato concreto sobre Jesús, Juan Bautista o los cristianos, ni siquie¬ra mención o alusión ninguna a ellos, por la sencilla razón que son anteriores en el tiempo a estos personajes y al movimiento provocado por la predicación del Nazareno. Por tanto, si tuviéramos que reescribir la historia del cristianismo a partir de los textos de Qumrán sería tan sólo una obligación indirecta” (“Los Manuscritos del Mar Muerto y el Nuevo Testamento”, en Julio en Trebolle [coordinador], Paganos, judíos y cristianos en los textos de Qumrán, Madrid (Trotta), 1999, 287-318; aquí p. 287).


VanderKam y Flint afirman con razón que, a pesar de ello, los Mnuscritos iluminan para nuestra satisfacción aspectos de los Evangelios al suministrar:

1. Información útil sobre la sociedad judía, sus grupos, prácticas y creencias de la época;

2. Un aumento de nuestro conocimiento de las creencias del judaísmo de aquellos momentos, lo que demuestra indirectamente que diversos aspectos del mensaje evangélico está en deuda con la religión madre, el judaísmo.

3. Una percepción más claras de algunas de las diferencias básicas entre el mensaje de Jesús y el de los otros grupos judíos.

4. El descubrimiento de nuevos textos judíos con un lenguaje muy similar al de las palabras de Jesús en los Evangelios, lo que indica que esa parte de la doctrina de Jesús había sido anticipada en textos judíos anteriores, por lo que no puede atribuirse a invención de la Iglesia primitiva (añadiría: salvo, a veces, un cierto cambio de matices, contexto vital, añadidos importantes, variaciones de perspectiva..., que aparecen en los Evangelios como elementos redaccionales).

Desgraciadamente, y muy pronto, empezaron las especulaciones fantasiosas a propósito de las relaciones entre Jesús y los esenios particulares del "subgrupo de Qumrán" (o quiera que deba definirse con mayor exactitud esa rama de los esenios). Citamos algunas muy llamativas recogidas por VanderKam y Flint:

André Dupont-Sommer, sostuvo apresuradamente, ya en 1950 (¡!), cuando se conocían sólo pocos Rollos, y únicamente de la Cueva 1, que Jesús parecía ser una copia, “una sorprendente reencarnación” del "Maestro Justo" (literlamente “Maestro de justicia”, ya que el hebreo tiene pocos adjetivos; utiliza en sustitución un sustantivo en genitivo). Pero como –pensaba Dupont Sommer- que el Maestro Justo había muerto en torno al 63 a.C., tales semejanzas sólo podían deberse a una copia deliberada por parte de Jesús de las características espirituale y teológicas de tal Maestro.

Edmund Wilson, periodista del New Yorker, afirmaba en 1955 que de los Rollos podía deducirse que Jesús había pasado los años ocultos de su infancia con los esenios.

John Allegro -uno de los primeros investigadores encargados de la publicación de los Manuscritos-, hizo afirmaciones aún más sorprendentes..., lo que fue en verdad un escándalo para muchos creyentes. Afirmó ya en 1956 que el "Maestro Justo" había muerto crucificado; que la figura de Jesús encajaba en patrones mentales esenios, que su teología estaba prefigurada totalmente en los Manuscritos. Y sobre todo –en su obra El hongo sagrado y la cruz. Un estudio de la naturaleza y orígenes del cristianismo primitivo dentro de los cultos de la fertilidad del Próximo Oriente Antiguo, Londres, Hodden and Stoughton/Doubleday, Garden City, 1970- propuso que “el cristianismo primitivo era un culto orgiástico de la fertilidad, que empleaba un hongo alucinógeno” para sus experiencias religiosas.

Según Allegro, Jesús nunca existió, sino que fue inventado por sus "discípulos", que fingieron un esenismo nuevo copiándolo del Maestro Justo; los "disdcípulos" actuaban bajo la influencia de esa droga extraída de un hongo.

Afirmaba también Allegtro que estas ideas nuevas se propagaron incluso entre la posterior rama gnóstica cristiana influyendo profundamente en su teología, en el fondo también esenia. Con otras palabras: el gnositicismo cristiano no era más que casi una pura invención derivada del esenismo.

Naturalmente, el Vaticano –según Allegro- montó un complot de modo que estas verdades jamás alcanzaran la luz pública.

Creo que, como hacen también VanderKam y Flint (pp. 334-335), hoy día, cuando se conocen todos los textos de Qumrán y alrededores, lo estrambótico de estas afiramciones salta a la vista, con lo que parece innecesario detenerse en refutar estas ideas porque son verdaderamente “alucinantes” (aún sin hongos) e insólitas. Atacar así el cristianismo es desprestigiarse uno mismo.

• El caso de Bárbara Thiering (Jesus and the riddle of the Dead Sea Scrolls. Unlocking the secrets of his life story) (Jesús y el enigma de los rollos del Mar Muerto. Descubrimiento de los secretos de su vida), San Francisco 1992) es también asombroso. Conocía bien Thiering los textos qumranitas, pero creo que adoptó un punto de vista totalmente inadecuado y “forzado”, con lo que que violentaba asombrosamente los textos: entendió el contenido de todos los manuscritos como si fueran “pesharim”, es decir comentarios divinamente inspirados y crípticos de sus autores, quienes escribían sólo para iniciados. Estos autores eran cristianos y no hacían otra cosa que contar la historia de su secta cristiana por medio de un código críptico.

Según thiering, Juan Bautista era en realidad el Maestro Justo; Jesús de Nazaret, su oponente, era el “Sacerdote Impío”, nombrado así en la secta, y también “El Hombre de la mentira” = “El Mentiroso”. Otros nombres están también cifrados en los manuscritos: Abrahán era el rebino Hillel, Ananías era la cifra de Simón Mago; Juan Marcos (¿dónde sale en los Manuscritos?) representaba a todos los apóstoles; Jerusalén es una cifra por Qumrán; Mar de Galilea = Mar Muerto. Jesús fue el fundador de una de las dos “subsectas” que nacen del M. Justo; la otra fue dirigida por Juan Bautista y no murió en la cruz; su cuerpo inconsciente fue colocado en la Cueva 8; luego se desperto = “resucitó”, se caso con María Magdalena y vivió hasta la ancianidad oculto en Roma, donde dirigía a sus seguidores.

La secuela de estas ideas y ciertas aplicaciones de ellas por Robert Eisenmmann y M. Wise, (Jesús y los cristianos primitivos. Los rollos del Mar Muerto descifra¬dos) (edic. alemana, Munich, Bertelsmann, 1993) publicitados por los periodistas Baigent –Leigh, El engaño de los Manuscritos del Mar Muerto, la Editorial Martínez Roca, Barcelona, también de 1992) fueron ya criticadas por mí en el artículo citado y en otros lugares, como revistas de Divulgación (un artículo publicado hace tiempo en National Geographic Historia, de gran difusión). Me preguntaba: ¿fue realmente Jesús un burdo remedo del fundador de esa secta, el Maestro justo? ¿Tenemos que modificar toda nuestra concepción de la historia del cristianismo primitivo después de la publicación de los manuscritos del Mar Muerto?

Y respondía, creo, claramente. Como esta postal está resultando larga, seguiré el próximo día con mi respuesta, comenzando por Juan Bautista.

Saludos cordiales de Antonio Piñero.
www.antoniopinero.com

---------------

Nuestro amigo, del que hemnos hablado varias veces en el blog, Adolfo Roitman, que es el "curator" del Santuario del Libro (donde se guardan casi todos los manuscritos de Qumrán y alrededores), me envía la siguiente nota:

Para vuestro conocimiento, les envío el link del video que acaba de ser lanzado por la Universidad Hebrea (http://www.youtube.com/watch?v=eogY4v67Lxk), en el cual promocionamos el curso a distancia que habré de enseñar a partir del próximo mes de marzo sobre le tema: "El judaísmo del Segundo Templo: una clave para la comprensión del judaísmo histórico."


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por J.P. 11.01.11 | 20:26

    Lo de Thiering tiene miga. Juan Marcos es el discípulo amado y advierte que Jesús está vivo después de que, al escuchar la señal previamente convenida (tengo sed), le administrasen un sedante y un veneno para evitarle dolores y cayese insconciente. ¿Cómo se da cuenta? Al observar el flujo de sangre que él mismo le causa por lo que insiste en bajar pronto el cuerpo para reanimarle y salvarle de una muerte segura

    Jesús se casó con María pero esta, que era antes una zelote, tras el nacimiento de su tercer hijo revierte al zelotismo y se divorcia de Jesús, quien se casa otra vez con una tal Lidia en Filipos.

    Pablo era el tutor de Agripa II y se encontró con Jesús, cuya fuerza espiritual le convirtió. Influyó en Agripa II y le convirtió a su vez, siendo entonces la casa de Agripa, a la que se une Jesús, que rompe con Simón el Mago, y va a Roma, la principal difusora de la fe. Jesús sobrevive en las catacumbas y muere en 70-73 dC. Su hijo Jesus Justus le sucede.

  • Comentario por David 11.01.11 | 09:52

    Díos nunca mandó hacer sacrificios de animales, tal como dicen Jeremías 7:22, Oseas 8:13-14, Isaías 66:3, Isaías 1:11 .... y todos ellos fueron asesinados por esos poderes fácticos que dirigían la religión; justamente con los que se enfrentó Jesús al echar a los animales y volcar las mesas de los cambistas. Desde un punto de vista social y económico, Jesús dio al traste con un negocio frustifero para la casta sacerdotal, ya que según las crónicas de Nerón, en una Pascua judía, cuando Jerusalem tenía 100.000 habitantes, acudían hasta 1.700.000 personas, a sacrificar animales, que solo podían comprar en el Templo, con la moneda del templo. Doble negocio especulativo, cambista y de venta de animales.

  • Comentario por David 11.01.11 | 09:44

    Looos esenios no eran una secta del judaismo, sino grupos aislados de judíos que interpretaban la Torá, de una forma más espiritual y literal; llevando una vida sencilla, austera, de ayuno y que normalmente vivían en pequeñas comunidades agricolas, donde todos trabajaban y nadie holgazaneaba. Normalmente eran vegetarianos y comían de lo que producía la tierra. En Nazaret, existía una comunidad de este tipo, ya desde 2 siglos antes de Jesucristo; pero como población, no fue fundada hasta el año 135. Acostumbraban a vestir de blanco, como simbolo de pureza y practicaban la castidad. Así que no resulta nada extraño que Jesús, y sus padres, hayan convivido en una comunidad de este estilo de vida, que está mucho más cercano al cristianismo autentico. Un hecho diferencial importante, es que los Esenios, no hacían sacrificios de animales, porque tal como Esteban dice en Hechos 7:42 ¿acaso me ofrecisteis sacrificios de animales durante 40 años en el desierto?.

Martes, 23 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Septiembre 2014
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930     

Sindicación