Editado por

Antonio JiménezAntonio Jiménez

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Julio 2014
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   
Sindicación
Blogs



Rajoy hubiera debido seguir a Lola Flores: "Si me quieres, cállate"

Permalink 20.01.08 @ 11:40:06. Archivado en Personajes

Lo dijo La Faraona en la invadida boda de su hija Lolita: "Si me queréis, irse". Es lo que el PP le tendría que haber dicho el líder del PP a Ruiz-Gallardón tras apearlo de las listas.

El escenario es este: a menos de dos meses para las elecciones la situación económica centra el debate político en correspondencia con la preocupación de los ciudadanos por el deterioro de su poder adquisitivo y la desconfianza creciente en Zapatero como gestor de la desaceleración, el aumento del paro y la presión de los precios.

A menos de dos meses para la cita electoral del 9-M el PP sigue recortando el estrecho margen de diferencia con el PSOE en intención de voto, se hace mas evidente el empate técnico y aumenta la expectación e incertidumbre en cuanto al resultado final.

Además, Zapatero, que está algo noqueado por el revés que le ha supuesto presentarse a las puertas de marzo con los ciudadanos convencidos de que las cosas de la economía van a ir a peor y la influencia que esa percepción pueda tener en el momento de emitir el voto, se ha empeñado en ofrecerle al PP una baza de primer orden al reconocer públicamente que tras el brutal atentado contra la T4 de Barajas, se siguió negociando con los terroristas que acabaron con la vida de dos infortunados jóvenes ecuatorianos y demolieron el aparcamiento de la terminal.

La consecuencia ha sido que el propio Zapatero, después de "cantar la gallina", sus ministros y la dirección socialista, han sido tildados de mentirosos en el momento menos oportuno para ellos de toda la legislatura. Con ese panorama y tras el acertado fichaje de Manuel Pizarro -como ha demostrado la reacción agria y desmedida de los socialistas-, Rajoy empezaba a ver una luz intensa y esperanzadora al final del túnel que dejaba entrever algo mas que una mera posibilidad de ganar los comicios. Cabe preguntarse ahora si la forma en que ha solventado el pulso de titanes entre dos de los mejores activos del partido, Alberto Ruiz-Gallardón -empeñado en ser candidato- y Esperanza Aguirre -empecinada en impedírselo en el convencimiento de que si el alcalde de Madrid se sienta en el Congreso y Rajoy no gana los comicios coge ventaja en la carrera sucesoria- , le restará posibilidades.

Un pulso en el que las legítimas ambiciones de uno y otra por escalar la cima popular han sobrepasado con creces la raya de lo prudente y responsable para degenerar en un egoísmo incompatible con la máxima que debe regir el comportamiento de los políticos y su orden de prioridades: primero los intereses de la nación y de los ciudadanos, después los del partido al que representa y de su líder y por ultimo los personales. Ruiz-Gallardón ha dicho sentirse derrotado y la impresión que ha transmitido con su abatimiento ha sido la de un político excesivamente ambicioso que menosprecia a los madrileños porque el cargo se le queda pequeño. Es una pena que un tipo joven, brillante, eficaz, inteligente y con un futuro halagüeño haya reaccionado, según se deduce de su estado anímico compungido, con la irresponsabilidad de un peque despechado que se coge una rabieta porque sus tutores no atienden a sus deseos. Todavía está a tiempo de recuperar su imagen y confirmar su compromiso con Madrid y su partido hasta el final de la legislatura.

Desde fuera tampoco parece que Esperanza Aguirre haya estado a la altura de los méritos y valía política que acredita. Para sus seguidores ha podido ganar la guerra con el alcalde, pero dudo que, lamentablemente, este episodio no termine pasándole factura a sus aspiraciones futuras por mas dignamente que haya salido del trance. Rajoy, sin embargo, no tenía mas alternativa que pegar un puñetazo encima de la mesa y demostrar que, en contra de lo que suele decirse de él, es un hombre que cuando tiene que tomar decisiones las toma sin complejos, con autoridad y firmeza.

Solo le faltó espetarle al alcalde madrileño algo parecido a lo que Lola Flores gritó a la multitud que invadió el templo marbellí en el que Lolita y Furiase se desposaron: "Si me queréis, irse". Pues bien, Rajoy debería haberle dicho: "Si me quieres, cállate y pon buena cara". Lo contrario de lo que a renglón seguido hizo Ruiz-Gallardón. En todo caso, Rajoy, ha reforzado su liderazgo y su victoria o derrota en las urnas siempre dependerá de muchos mas factores que la mera presencia de zutano o fulano en su candidatura.


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Los comentarios para este post están cerrados.

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital