El blog de Antonio Cabrera

El amor perjudica seriamente la salud ( I )

Sí. El amor perjudica seriamente a la salud. Muchísimo más que el tabaco, oiga, dónde va a parar. Pero no el amor a Dios, a la ciencia, a la literatura, a la humanidad, a los hijos o al prójimo. Ese casi siempre es inofensivo. Me refiero al amor a la prójima en mi caso, cada cual tiene sus preferencias sexuales. Ese amor con que un maldito día te hiere Cupido, el muy cabrón, lanzándote dardos envenenados que te atraviesan el alma. O sea, el amor chachi, el conyugal. El de contigo pan y cebolla, en la salud y la enfermedad, hasta que la muerte nos separe, de aquí a la eternidad, compañera del alma, compañera, y todo eso: familia, hijos, trabajo, lealtad, compromiso, fidelidad, sacrificio, calor de hogar, envejecer juntos y tal.

En resumen: el amor de pareja -heterosexual en mi caso, insisto– siempre, eso sí, desde el más profundo respeto por las múltiples opciones y alternativas sexuales que reconoce y ampara nuestro estado democrático, plural y paritario –de paridad, no de parida, no me sean mal pensados–, cuya hoja de ruta ahora se inculca a nuestros escolares y escolaras desde su más tierna infancia en esa asignatura, fundamental donde las haya, que se llama –si los meapilas del Pepé no han tenido huevos para tirarla a la basura– educación para la ciudadanía, o algo así. Bueno. Pues ese tipo de amor de pareja, avasallador, alienante -y a veces maravilloso, según las circunstancias-, es el que resulta especialmente dañino y peligrosísimo para la salud. Mortal, a veces.

Me dirán ustedes que soy un exagerado. Que el amor conyugal de toda la vida es el núcleo de la sociedad –la familia–, su origen y fundamento; que es una escuela de valores, de generosidad y altruismo que se perpetúa en los hijos. Una aspiración innata del hombre y la hombra a su plenitud física y espiritual; a su media naranja, a su complementario o complementaria, como en la bonoloto. Y es que ya lo dijo Dios, que es un pelín machista: no es bueno que el hombre esté sólo. Y creó a la mujer -hombra quería decir, perdonen el tic machista- de una costilla de Adán cuando éste estaba sobando debajo de un guindo, creo recordar.

También sé que, como decía San Pablo, «el amor es comprensivo, el amor es servicial y no tiene envidia; el amor no presume ni se engríe; no es mal educado ni egoísta; no se irrita, ni lleva cuenta del mal; no se alegra de la injusticia, sino que goza con la verdad. Disculpa sin límites, cree sin límites, espera sin límites, aguanta sin límites. El amor no pasa nunca». Eso decía San Pablo, que para eso era un santo. Y que ahora mismo no recuerdo si estaba casado.

En todo caso, yo, como casi todos los fulanos de mi generación, creíamos en todo eso. De verdad. Sinceramente. Lo habíamos mamado en casa. Lo veíamos a diario en nuestros padres, en nuestros abuelos, en los padres de nuestros amigos. En todos lados, aunque ahora, por fin, nos han contado las verdades del barquero y nos hemos enterado que todo aquello era más falso que un amigo de Facebook.

O sea, que todo eso del amor y de San Pablo, la familia, los hijos y la eternidad, son sólo milongas pampeadas con un tufo fascista que tira de espaldas. Subproductos de la sórdida dictadura franquista y de la brutal represión ancestral que el machismo carpetovetónico ha ejercido sobre la mujer –dicho sea sin ánimo discriminatorio de género o génera– víctima, como el resto de la familia, del patriarcado violento, intolerable y feroz del macho hispano.

Ahora, por fin, la mujer –u hombra, como ustedes prefieran– ha visto la luz. Ahora se ha caído del caballo, o de la yegua, y es dueña de su destino. Ahora ha decidido ser valienta y sacudirse el yugo secular de dominación patriarcal y machista que la aplastaba. Ahora ha recobrado su libertad. Ahora, por fin, la mujer es de ella misma, ni de Dios, ni de nadie, como gime Amancio Prada. Ahora es libre, saca tarjeta roja, vive, actúa, rompe el silencio y denuncia. Al varón, naturalmente. Faltaría más.

(Continuará)


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Carmelo 28.05.17 | 17:33

    Si este artículo lo hubiera firmado por ejemplo Perez Reverte, todo el mundo estaría admirado y lloverían comentarios alabándolo o poniéndolo a parir. Desde luego un trabajo tan bien escrito y con tanta chicha merecería más lectores. Cuente desde ya conmigo don Antonio. Es usted un monstruo del periodismo. Muchas gracias!!!

  • Comentario por luisfer 28.05.17 | 17:14

    Pienso lo mismo que pacoman. Un articulo acojonante, es una pena que no tenga mayor difusión...

  • Comentario por pacoman 28.05.17 | 15:29

    Tremendo y lúcido artículo, Sr. Cabrera. De lo mejor que he leido sobre este asunto. Muchas gracias por escribir lo que muchos sentimos pero no sabemos expresar.

  • Comentario por JLSantos 28.05.17 | 13:28

    Un artículo de los de guardar. Espléndido. Montañas de ironía, humor, manejo preciosista de la palabra envuelto en verdades como puños. ¡¡Qué bueno es usted, don Antonio!!

  • Comentario por maria 28.05.17 | 13:23

    Si señor, espectacular. Me lo guardo como un tesoro. Una lección de un maestro del oficio de escribir y de la vida. Enhorabuena, Sr. Cabrera.

Lunes, 25 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Junio 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930