Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

XVII Domingo TO. "B". Pan de Vida

28.07.18 | 07:18. Archivado en Comentarios Dominicales

XVII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO, “B”
(2Re 4, 42-44; Sal 144; Ef 4, 1-6; Jn 6, 1-15)

COMENTARIO
Este año, los domingos se lee como Evangelio el texto de san Marcos, pero al ser el más corto, 16 capítulos, durante un mes se proclama el discurso del “Pan de Vida” del Evangelio de san Juan (Jn 6).

Desde hoy, se proclama el texto del Cuarto Evangelio, que puede ayudar, a quienes vivimos en el hemisferio norte, a trascender el tiempo de la siega y de la cosecha del cereal.

El hombre del campo suele tener conciencia de que el fruto de la tierra no es solo por su esfuerzo, sino que depende mucho de la meteorología, de la lluvia temprana, de los hielos, de la sequía, del pedrisco, de ahí que, en tantas ocasiones, el labrador creyente sienta la necesidad de ofrecer las primicias, para agradecer a Dios su providencia. Así lo refiere la primera lectura: “Uno de Baal_Salisá vino a traer al profeta Eliseo el pan de las primicias, veinte panes de cebada y grano reciente en la alforja”.

La ofrenda que hacen al profeta, debiera invitarnos a agradecer a Dios tantos dones como recibimos, y que a veces somos inconscientes del regalo que supone la salud, la amistad, la familia, los bienes…

En las lecturas destaca la referencia al pan, imagen con la que se alude a las necesidades más vitales, sin las que no es posible una vida digna. Jesús al compadecerse de la multitud, y al multiplicar el pan, no solo hace provisión del alimento material, sino que se nos ofrece como respuesta a la necesidad más existencial del ser humano, como es el sentido de la vida. “Jesús tomó los panes, dijo la acción de gracias y los repartió a los que estaban sentados, y lo mismo todo lo que quisieron del pescado. Cuando se saciaron, dice a sus discípulos: -“Recoged los pedazos que han sobrado; que nada se desperdicie.”

>> Sigue...


XVI Domingo del T. Ordinario, "B"

21.07.18 | 10:01. Archivado en Comentarios Dominicales

XVI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO
(Jer 23, 1-6; Sal 22; Ef 2, 13-18; Mc 6, 30-34)

COMENTARIO
Sin duda que las lecturas de hoy son una llamada para quienes tenemos el ministerio de pastorear a los fieles. Y cabe que nos surjan pensamientos un tanto críticos, por la distancia que se da entre lo que nos pide la Palabra y lo que somos.

El pueblo de Dios tiene derecho a exigir de sus pastores el testimonio ejemplar de ser reflejo del Buen Pastor. Sin embargo, solo Jesús es quien merece nuestra adhesión, y en quien poner nuestra confianza.

Los textos se pueden leer de forma moralista, y ser motivo de desafección a la Iglesia, por quienes en ella no somos coherentes. Pero esta lectura sería de horizonte muy corto, cuando quien nos invita a todos es Jesús: -«Venid vosotros solos a un sitio tranquilo a descansar un poco.»

>> Sigue...


XV Domingo del T. Ordinario, "B"

14.07.18 | 22:57. Archivado en Comentarios Dominicales

XV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO, “B”
(Am 7,12-15; Sal 84; Ef 1, 3-14; Mc 6, 7-13)

ENVIADOS A LA MISIÓN
Tanto la lectura del profeta Amós como el Evangelio que hoy se proclaman en la liturgia dominical, tienen la resonancia del envío misionero, en condiciones nada cómodas, o incluso adversas, como les sucede a los discípulos y al profeta.

El contexto religioso de los tiempos del profeta era hostil: Israel estaba regido por un rey idólatra. Jesús envía a los suyos en condiciones precarias, para que aprendieran a subsistir en la mayor intemperie.
Es fácil encontrar en esta situación una correspondencia con los tiempos actuales, en los que se percibe un alejamiento de la práctica religiosa y una cultura neopagana, más acentuado todo ello en verano y en vacaciones si cabe.

Pero ¿cómo ir en circunstancias adversas a anunciar el Evangelio? Sin duda que a la manera de los primeros cristianos. Cada creyente puede convertirse en misionero con el testimonio de un modo de vida coherente con el Evangelio, y sin juzgar a nadie, ser un signo de esperanza, de alegría y de generosidad.

>> Sigue...


XIV Domingo T.O. Fuertes en la fragilidad

07.07.18 | 07:09. Archivado en Comentarios Dominicales

XIV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO
(Ez 2, 2-5; Sal 122; 2Cor 12, 7b-10; Mc 6, 1-6)

COMENTARIO

Conducido por el Espíritu Santo, Jesús se presenta en la sinagoga en medio de sus paisanos para testimoniar el Evangelio: “Fue Jesús a su pueblo en compañía de sus discípulos. Cuando llegó el sábado, empezó a enseñar en la sinagoga”.

Este movimiento sigue siendo emblemático, pues se nos ha confiado la verdad revelada para ser anunciadores del tiempo de gracia. El profeta anticipaba la actitud del Maestro de Nazaret cuando dice: “El espíritu entró en mí, me puso en pie”.

Suelo decir que los carismas no se inventan, se obedecen. Y en la gracia bautismal hemos recibido todos el don misionero, que nos debe llevar a compartir la fe y a ser testigos de lo que sabemos que es bueno.

Cabe que como san Pablo, sintamos la espina en nuestra carne y nos de pudor anunciar el Evangelio si somos frágiles y necesitados de misericordia. Es conocida la experiencia del Apóstol, que deseaba verse libre de su debilidad y así se lo pidió al Señor; pero Él le respondió de forma distinta a su deseo, y san Pablo llegó a comprender una ley extraña según las categorías culturales: “Cuando soy débil, entonces soy fuerte”.

>> Sigue...


XIII Domingo del T:O. Clave de discernimiento

30.06.18 | 07:07. Archivado en Comentarios Dominicales

XIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO
(Sab 1, 13-15; 2,22-23; Al 29; 2Cor 8, 7.9. 13-15; Mc 5, 21-43)

COMENTARIO

Los pasajes bíblicos que hoy se proclaman en la Liturgia, posibilitan distintos comentarios. Pero hay veces que una sola frase suscita una llamada iluminadora.

En los textos de hoy, la frase de Jesús a la niña muerta es reveladora de una invitación a cada uno de nosotros: “Contigo hablo, niña, levántate”.

El relato evangélico supera el signo concreto, referido a dos mujeres, una enferma, otra muerta. Las acciones de Jesús suceden una vez realizada la travesía del Lago: “Jesús atravesó de nuevo en barca a la otra orilla”.

Cruzar el Mar de Galilea, en el contexto de otras travesías es referencia pascual. Cuando en otros momentos los discípulos han tenido que tomar la barca al atardecer y cruzar el Lago, han debido superar las tormentas, acrisolar su confianza y confesar su fe en el Maestro. y lo han reconocido Señor, Una vez que el viento y las olas se aplacan y pisan tierra firme, después de la tormenta, lo reconocen como Señor.

La expresión del salmista concentra nuestra reflexión: “Al atardecer nos visita el llanto; por la mañana, el júbilo”. Es el código cristiano, no solo de la existencia, sino que a cada momento se nos presenta la dialéctica del despojo y del hallazgo: del riesgo y de la confianza; de la oscuridad y de la luz.

>> Sigue...


24 de junio San Juan

23.06.18 | 09:57. Archivado en Comentarios Dominicales

NATIVIDAD DE SAN JUAN BAUTISTA
(Is 49, 1-6; Sal 138; Act 13, 22-26; Lc 1, 57-66.80)

COMENTARIO
“Dios nos ha hecho misericordia”
La natividad de san Juan Bautista nos ofrece la posibilidad de lo que dice el papa Francisco en su exhortación Gaudete et Exsultate, cuando indica que nuestra adoración debe ser memoriosa.
Isabel y Zacarías, cuando fueron preguntados por el nombre que deseaban imponer a su hijo, coincidieron en que se debería llamar Juan, a pesar de que en su familia no existía esa costumbre, pero ellos apelaron convencidos a que ese debía ser el nombre, porque habían experimentado la misericordia divina.
Un matrimonio anciano y estéril canta el favor recibido de lo alto, al abrazar el fruto bendecido de su amor, en su pequeño Juan, concebido por especial intervención del cielo.

Zacarías entonará: “Bendito sea el Señor Dios de Israel. Por la entrañable misericordia de nuestro Dios nos visitará el sol que nace de lo alto”.
Cada uno de nosotros, aunque llevamos un nombre impuesto por nuestros padres, en razón de diferentes circunstancias, sin embargo podemos personalizar en nuestro interior el nombre secreto con el que Dios mismo nos llama, según describe el vidente del Apocalipsis: “Al vencedor le daré el maná escondido, y una piedrecita blanca, y escrito en ella un nombre nuevo, que nadie conoce sino aquel que lo recibe” (Apc 2, 17).

>> Sigue...


XI Domingo T.O

16.06.18 | 09:54. Archivado en Comentarios Dominicales

XI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO
(Ez 17, 22-24; Sal 91; 2 Cor 5, 6-10; Mc 4, 26-34)

COMENTARIO
¿Qué rama y de qué cedro arrancará Dios el esqueje, para plantarlo sobre el monte alto? ¿Qué semilla se convertirá en el arbusto más alto, de tal manera que llegue a ser cobijo para las aves?
Seguro que caben muchas interpretaciones de las imágenes que son como profecías y parábolas que nos presentan las lecturas. En ellas quiero ver una referencia a la Cruz. La expresión profética que señala la acción divina de cortar una rama de un cedro alto y de plantarla “en la cima de un monte elevado; la plantaré en la montaña más alta”, me trae a la memoria la expresión de Jesús: “Cuando yo sea levantado en alto”.

Si interpretamos la imagen de la rama del cedro más alto y la del arbusto de la semilla más pequeña en clave de la Redención, y constatamos que se convierten después en hogar para las aves - “Anidarán en él aves de toda pluma, anidarán al abrigo de sus ramas” (Ez)- y que la semilla de la mostaza “echa ramas tan grandes que los pájaros pueden cobijarse y anidar en ellas” (Mc), nos abrimos a un significado muy profundo y existencial de las lecturas, al encontrar en ellas resonancias de la Cruz de Cristo.

>> Sigue...


X Domingo del TO

09.06.18 | 09:50. Archivado en Comentarios Dominicales

X DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO “B”
(Gn 3,9-15; Sal 129; 2Cor 4, 13-5,1; Mc 3, 20-35)

COMENTARIO

Siempre me impresiona la primera pregunta de Dios al hombre: “¿Dónde estás?”. Seguro que Él sabía dónde estaba, pero toma la iniciativa de buscarlo, de ir hacia Adán, aunque este se esconda.

La pregunta del Creador a Adán revela que Dios no abandona a su suerte a los humanos, ni les deja perecer en su desobediencia y pecado. El Creador no nos ha hecho para desentenderse de nosotros, que somos sus criaturas; por el contrario, siempre nos dará la oportunidad de encontrarnos con Él, porque Él desea encontrarse con nosotros.

El papa Francisco valora positivamente en muchas de sus enseñanzas sobre la misericordia este sentimiento del pecador, como esta respuesta de Adán a Dios, de que estaba escondido, avergonzado de su desnudez.

En el discurso que pronunció en el primer encuentro con los Misioneros de la Misericordia, nos dijo: “Quisiera, por último, recordar un elemento del que no se habla mucho, pero que es, por el contrario, determinante: la vergüenza. No es fácil ponerse frente a otro hombre, incluso sabiendo que representa a Dios, y confesar el propio pecado. Se siente vergüenza tanto por lo que se ha cometido, como por tener que confesarlo a otro. La vergüenza es un sentimiento íntimo que incide en la vida personal y que exige por parte del confesor una actitud de respeto y de ánimo. Muchas veces la vergüenza te deja mudo y…, el gesto, el lenguaje del gesto. Desde las primeras páginas, la Biblia habla de la vergüenza. Después del pecado de Adán y Eva, el autor sagrado observa de inmediato: «Se les abrieron los ojos a los dos y descubrieron que estaban desnudos; y entrelazaron hojas de higuera y se las ciñeron» (Gén 3, 7). Le primera reacción de esta vergüenza es la de esconderse delante de Dios” (cf. Gén 3, 8-10) (Audiencia 10 de febrero, 2016).

>> Sigue...


Homenaje a la Eucaristía

03.06.18 | 10:13. Archivado en Espiritualidad

SOLEMNIDAD DE CORPUS CHRISTI

SEÑOR:
No me mueve el temor ni la demanda,
a la hora de rendirme en tu presencia,
sino la necesidad de tu mirada,
la que sentir secretamente dejas,
sin herir con tu esplendor los ojos fijos
ante el Sacramento de tu Cena santa.

Ya sé dónde encontrar mi refrigerio,
dónde permanecer acompañado,
dónde acumular fuerza y ternura.
Sé Quién siempre espera discreto,
sin exigir el encuentro amigo,
y Quién permanece atento.

Un trozo de pan es el Misterio
de entrega de amor sin condiciones,
de fidelidad sin tiempo, eterna,
de referencia solidaria, atenta:
la Eucaristía, banquete, altar, ofrenda,
amor sin límite, materno.

Es la Eucaristía espejo
donde verme llamado, corregido,
invitado a la entrega generosa,
sin precio, gratuita,
sin vanidad pretenciosa,
hecho pan roto y entero.

>> Sigue...


Corpus Christi

30.05.18 | 10:08. Archivado en Espiritualidad

EL SACRAMENTO DE LA NATURALEZA

San Máximo demuestra que el hombre encuentra su unidad, su integración, la totalidad en sí mismo, pero superándose a sí mismo, saliendo de sí mismo. De este modo, en Cristo, al salir de sí mismo, el hombre se encuentra a sí mismo en Dios, en el Hijo de Dios." (Benedicto XVI, Sobre Máximo el Confesor)

Si Tú, Señor, te has hecho hombre, y por este misterio de tu Encarnación, lo humano se diviniza, ¿podríamos pensar que al hacerte presente en el pan y en el vino, toda la creación se convierte en sacramento?

Si por tu Encarnación el hombre recupera la semejanza divina que el Creador quiso imprimirle, de tal manera que cuanto hagamos al prójimo a ti te lo hacemos, ¿puedo interpretar que por haberte entregado en el pan y en el vino, la creación recupera también la bondad primera, ante la que se admiró el Hacedor de todo?

Si acojo en cada huésped tu presencia no idolatro ni mitifico a la persona, sino que por el contrario, la trato como Tú deseas. Tú te has hecho humano, y desde este misterio nos has elevado a todos los descendientes de Adán a la dignidad de ser mediación de tu presencia y persona, y a comprendernos imagen tuya.

>> Sigue...


Santísima Trinidad

27.05.18 | 10:11. Archivado en Comentarios Dominicales

SANTÍSIMA TRINIDAD
EL DIOS CRISTIANO

Nuestra fe no consiste, decía Francisco, en saberse el Credo y pronunciar que Dios es Padre, Hijo y Espíritu Santo. Nuestra fe es una experiencia de relación personal. Creemos en Dios, en Aquel que lo hizo todo por su Palabra, derramando su Espíritu y haciendo buenas y bellas todas las cosas. En la plenitud del tiempo, se mostró en su Hijo, nacido de mujer, de María Virgen.

Ha sido Jesucristo quien nos ha revelado el amor entrañable del Padre, y quien nos permite comprender hasta qué extremo hemos sido creados a imagen del Primogénito de Dios.

Jesús nos ha manifestado que nos ama con el amor con que Él es amado, con amor divino, y por esta relación gratuita y generosa, cada uno llegamos a convertirnos en hijos de Dios por adopción.

No es pretencioso llamar a Dios “Padre” y sentirse amigo de Jesús, ni lo es vivir sumergidos en la presencia del Espíritu Santo, habitados por la gracia y por el amor divino.

>> Sigue...


Oración la Espíritu Santo

20.05.18 | 08:43. Archivado en Espiritualidad

ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

Espíritu Santo, que me ungiste con tus dones el día de mi bautismo, no permitas que conviva con capacidades tan grandes, sin ser consciente de ellas y sin ejercitarlas; sería un desagradecido.

Despierta mis ojos y préstales la luz de tu Sabiduría, que mi mirada atraviese la realidad material y descubra en todo la presencia del Creador, y acierte a interpretar la historia desde el saber de Dios.
Espíritu bueno, que lo has hecho todo bueno y para bien, y en todo has dejado semillas de bondad, de belleza y de verdad: que sepa trascender los acontecimientos y que los lea en clave providente, desde el don de la fe.

Maestro interior, que de tantas maneras me aconsejas y me indicas con suavidad el camino que conduce a Dios: abre mi oído interior para que perciba tus insinuaciones y tus llamadas, y tenga fuerza para obedecer a aquello que conduce a la paz.

>> Sigue...


Domingo, 23 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930