Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

XXIV Domingo TO. "B"

15.09.18 | 17:26. Archivado en Comentarios Dominicales

XXIV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO
(Is 50, 5-9a; Sal 114; Sant 2, 14-18; Mc 27-35)

COMENTARIO
Las lecturas de este domingo nos traen el recuerdo de las celebraciones que nos ha ofrecido el calendario litúrgico estos días pasados, como ha sido la Exaltación de la Cruz y Nuestra Señora de los Dolores. En muchas comunidades se celebran fiestas en honor de Cristo y de su Madre.

La enseñanza de la Palabra de Dios es un tanto paradójica: poder sentir el privilegio de acompañar al Señor cargados con el peso de nuestros sufrimientos. Pero no se nos llama a una espiritualidad masoquista, sino a sabernos acompañados en nuestras pruebas por Quien ha decidido de manera voluntaria y amorosa tomar nuestras dolencias y hacerse solidario con nuestros dolores.

Naturalmente, como le sucedió al discípulo Pedro, no deseamos la prueba ni el dolor, e intentamos huir de ellos; sin embargo, hay un secreto sorprendente cuando los asumimos de manera teologal: “Mirad, el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mí y por el Evangelio la salvará”.

>> Sigue...


Exaltación de la Cruz

15.09.18 | 11:21. Archivado en Espiritualidad

EXALTACIÓN DE LA SANTA CRUZ
(49 aniversario de mi ordenación sacerdotal)

La fiesta en honor de la Santa Cruz que se celebra el 14 de septiembre, conmemora el aniversario de la dedicación de la basílica de la resurrección de Jesucristo en Jerusalén, el 13 de septiembre. La Cruz se venera como trofeo del Resucitado.

Cabe mirar el signo cristiano por excelencia de muchas maneras: como contraseña identificativa, como señal indicadora de lo sagrado, o como emblema y condecoración. Lo más acertado es contemplar a Jesucristo triunfador de la muerte, signo de esperanza. La Cruz sin Cristo o Cristo sin Cruz limita la verdad plena del Misterio Pascual. El pueblo cristiano celebra la “Fiesta del Cristo”.

No es indiferente que la Exaltación de la Santa Cruz sea a los cuarenta días de la fiesta de la Transfiguración. La Luz del “Monte Alto” se proyecta sobre quien es “levantado en alto”. El Crucificado es el Resucitado. La luz transfiguradora nos libera de polarizarnos de manera dolorista en la Pasión del Señor, y nos permite descubrir el sentido del misterio de la entrega total de Jesús, el Hijo amado de Dios.

CONTEMPLACIÓN

Te contemplo, Señor, en tu subida a lo alto del Monte Calvario, y percibo que no estás ahí por demostrarnos un valor sobrehumano, ni para exigirnos una correspondencia heroica con tu entrega.

He comprendido que en tu ofrenda no se esconde ningún juicio acerca de quienes se sienten débiles, ni empeño alguno por conquistar méritos, como quien se pone una meta para alcanzar el premio.

No eres un asceta, ni te fías de tus fuerzas para emprender la subida que asciende hasta lo alto del madero. Ni eres una víctima irremediable de los poderes de este mundo.

No subes a la Cruz por tu voluntad, como si el heroísmo te mandara ofrecer tu vida para no escandalizar a tus seguidores. Te fías de tu Padre, vas en obediencia. Y no puede ser que tu Padre sea sádico, y que, despiadado, te envíe a realizar una tarea imposible, sobrehumana.

Alguna razón diferente tiene que haber para que tu vida termine de forma tan cruel. Y me resuena la voz del cielo: “Este es mi Hijo, el amado”. Solo es explicable tu Cruz por el amor, un amor divino, que sobrepasa nuestra manera de pensar, y nos permite contemplarla no tanto como signo de tormento, cuanto como testigo del amor más grande: “Nadie tiene amor más grande que el que da su vida por los amigos”.

En tu Cruz está el amor de Dios, en tu cruz está tu amor por mí, en tu Cruz está mi posibilidad de amar aun en la debilidad. Nos enseñas la clave del seguimiento: el amor.


XXIII Domingo T.O "B"

08.09.18 | 11:29. Archivado en Comentarios Dominicales

XXIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO, “B”
(Is 35, 4-7; Sal 145; Sant 2, 1-5; Mc 7, 31-37)

COMENTARIO
Actualmente, existen propuestas de diversos métodos que ofrecen técnicas y herramientas para progresar en el propio conocimiento, en el crecimiento de la atención y consciencia personales, con el objetivo de madurar afectivamente, ser más dueño de los propios impulsos, tener mayor capacidad productiva…

En muchos casos, las técnicas apelan a diversos ejercicios corporales y de silenciamiento con resultados bastante exitosos por la percepción inmediata de efectos en principio saludables, como es la pacificación interior, la armonización del ser, la capacidad de silencio, la conexión con el propio interior...

Si es cierto que la aplicación de algunos métodos puede ayudar al crecimiento de la consciencia, no es algo novedoso, y se debe prestar atención por si son movimientos un tanto introspectivos y narcisistas.
Las diversas técnicas se apoyan en el conocimiento corporal y en la aplicación de los cinco sentidos como mediación inmediata para percepciones interiores. Los evangelios presentan a Jesús como quien abre los ojos al ciego, da voz a los mudos, oídos a los sordos, movilidad a los paralíticos, alimento a los hambrientos y con ello no solo nos revela curaciones físicas, sino la restauración personal más completa.

>> Sigue...


Natividad de María

06.09.18 | 13:24. Archivado en Espiritualidad

MARÍA, MUJER INTERIOR

En la fiesta del nacimiento de la Virgen María, se acumulan muchas felicitaciones que dan cumplimiento a la profecía que ella misma pronunció: “Me felicitarán todas las generaciones”. A María de Nazaret la llamamos con mil nombres. San Juan Pablo II la llamó “Mujer eucarística”; el papa Benedicto XVI la contempló como la primera custodia que transportó el Cuerpo y la Sangre de Cristo; Francisco la ha llamado “Virgen de la prontitud”… Sin duda, se pueden añadir innumerables nombres con los que la invocan y la festejan los pueblos.

En los últimos tiempos, hay un afán en las escuelas católicas y en las comunidades cristianas por educar en interioridad. Se publican métodos, experiencias y preocupaciones ante el reto de lo que se ha venido a llamar una cultura líquida, sin forma, sin consistencia.

Al orar el cántico del Magnificat, encuentro en María un modelo para quienes desean crecer en interioridad cristiana. La Virgen Nazarena, en su visita a Isabel, proclama, desde el fondo de su ser, desde lo más íntimo de su alma, las maravillas que ha hecho Dios en ella.

>> Sigue...


XXII Domingo T. O. "B"

01.09.18 | 11:26. Archivado en Comentarios Dominicales

XXII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO, “B”
(Dt 4,1-2.6-8; Sal 14; Sant 1, 16b-18.21b-22.27; Mc 7, 1-814-15.21-23)

COMENTARIO
Hemos comenzado el mes de septiembre. Para muchos es el retorno de las vacaciones, el momento de reiniciar las tareas acostumbradas con posible síndrome posvacacional.

Durante el tiempo libre, es posible que haya habido algún exceso en la comida y en la bebida y que ahora se desee hacer alguna dieta. Con cierta frecuencia nos llegan noticias de personas muy sensibles y espirituales que se imponen un régimen vegetariano, o se abstienen de ciertos productos alimenticios, sin que sea una prescripción médica, ni haya razón de salud física, pero con esa disciplina intentan lograr un estado de ánimo más sereno y una mente más clara.

La tradición monástica de muchas religiones, también de la cristiana, recomienda la alimentación saludable, y ante todo, la sobriedad. Es práctica religiosa el ayuno y en algunos momentos la abstinencia de carne.

>> Sigue...


Día de la Amistad

29.08.18 | 10:02. Archivado en Cartas de Buenafuente

CARTA DE BUENAFUENTE

DÍA DE LA AMISTAD
Querido amigo de Buenafuente:
Me pongo en contacto contigo, para recordarte e invitarte al “Día de la Amistad” de Buenafuente, el 15 de septiembre.

Como otros años, el horario de las celebraciones será por la tarde. A las 17,30h. la actuación musical, que nos ofrece el Quinteto de Flautas del Grupo Zarabanda dirigido por Álvaro Marías, que interpretará "Lachrimae" de Dowland.
A las 19,15 celebraremos la Eucaristía, que presidirá nuestro Señor Obispo, D. Atilano Rodríguez, y que coincide con la fiesta de los Dolores de Nuestras Señora.

Después compartiremos en la plaza un aperitivo, y sentiremos el don de la amistad, mantenida durante 45 años, historia de Providencia, acompañada por tantos que de forma generosa habéis hecho posible por la gracia de Dios que el Sistal sea un lugar de referencia espiritual para muchos.

Este verano ha sido muy intenso, por las sucesivas tandas de Ejercicios Espirituales que se han llevado a cabo. Aún quedan las dos última. Os enviamos el programa pendiente para el resto de este año.


XXI Domingo del T.O.

25.08.18 | 19:33. Archivado en Comentarios Dominicales

XXI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO
(Jos 24,1-2ª. 15-17.18n; Sal 33; Ef 5, 21-32; Jn 6, 60-69)

COMENTARIO
La Palabra nos lleva al límite de la profesión de fe. Y no por amenazas, sino como opción libre y consciente de quien sabe que solo Dios es Dios, y se fía de Él a pesar de los halagos que ofrece la realidad mundana inmediata.

Tanto la primera lectura como el Evangelio nos dicen que es posible que nos apartemos del Señor, como lo hacen tantos contemporáneos. En el caso del pueblo de Israel, una vez que ya está en la tierra de la promesa y no depende del maná, sino que puede comer del fruto de su trabajo, tiene la posibilidad de marcharse con los dioses paganos. Y en el caso del Evangelio, ante la desbandada de discípulos, Jesús pregunta a los más íntimos si también desean marcharse.

>> Sigue...


XX Domingo del T.O. "B"

18.08.18 | 20:39. Archivado en Comentarios Dominicales

XX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO
(Prov 9, 1-6; Sal 33; Ef 5, 15-20; Jn 6, 51-58)

COMENTARIO
El mensaje revelado que ofrecen las lecturas de este domingo se concentra en los verbos comer y beber. Además, aparecen las palabras “pan” y “carne”, y ambas personalizadas por Jesucristo, quien se presenta como verdadero pan del cielo y como verdadera comida.
No se trata de comida o bebida material, pues “los ricos pasan hambre”; tampoco se trata de abusar de la bebida, como advierte san Pablo: “No os emborrachéis con vino, que lleva al libertinaje, sino dejaos llenar del Espíritu”; es un lenguaje análogo para explicar la entrega total de Jesucristo, hecho Eucaristía, en favor de todos los hombres.

La necesidad de comer y de beber es existencial. La carencia de alimento y de bebida, si llega al límite, coloca en peligro de muerte. Jesús aplica en su discurso esta perspectiva vital como ejemplo para decir lo que significa comulgar con su persona, con su humanidad. De ello va a depender la vitalidad de la fe en Él.

>> Sigue...


Asunción de Nuestra Señora

14.08.18 | 20:32. Archivado en Espiritualidad

SOLEMNIDAD DE LA ASUNCIÓN DE NUESTRA SEÑORA A LOS CIELOS

ORACIÓN

Señora del cielo, hoy la Iglesia te contempla colmada de gloria y te invoca como a quien ha sido bendecida por Dios con toda clase de bienes espirituales y celestiales.

¿Dónde está aquella joven nazarena, que se sobrecogió ante la presencia del ángel Gabriel? Hoy te contemplo Reina de los Ángeles.

Tú eres la misma que respondiste al enviado del cielo: “He aquí la esclava del Señor”, y te has convertido en la bendita entre todas las mujeres, la bienaventurada, la gloriosa, la exaltada a la derecha del Rey del universo, tu Hijo.

>> Sigue...


XIX DOmingo del T. O. "B"

11.08.18 | 22:30. Archivado en Comentarios Dominicales

XIX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO, “B”
(1Re 19,4-8; Sal 33; Ef 4, 30-5,2; Jn 6, 41-51)

COMENTARIO
Un domingo más, la Liturgia de la Palabra nos ofrece en el Evangelio el discurso de Jesús, llamado del Pan de Vida. En un contexto de profecía se alude al pasaje en el que se describe a Elías, echado en el suelo, desesperanzado, en medio del desierto, sin ganas de vivir ni de continuar predicando contra corriente.

En el pasaje del Antiguo Testamento, aparece la figura del ángel consolador, quien se dirige al profeta de manera enérgica repitiendo la expresión: “Levántate y come”. Gracias a la obediencia al ángel del Señor, Elías va a superar la crisis existencial.

Si aplicamos el relato del libro de los Reyes a nuestras posibles circunstancias, es fácil que nos sintamos reflejados en el agotamiento, el cansancio y el desánimo que padece el profeta, y que este tiempo de verano y de intenso calor acreciente la desgana. Incluso en los días de vacaciones puede aflorar la fatiga acumulada y el miedo al retorno.

>> Sigue...


XVIII Domingo TO. "B". Pan del Cielo

04.08.18 | 07:21. Archivado en Comentarios Dominicales

XVIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO, “B”
(Ex 16,2-4.12-15; Sal 77; Ef 4, 17.20-24; Jn 6, 24-35)

COMENTARIO
Las lecturas de hoy quedan afectadas desde el texto evangélico, en el que se nos sigue exponiendo de manera continuada el capítulo sexto del Cuarto Evangelio. Tanto la referencia al Éxodo, como el salmo contextualizan el relato del Evangelio.

Desde una lectura contextual se percibe el sentido profético que tuvo la provisión del maná en tiempos del Éxodo, cuando Dios provee a su pueblo del alimento que baja como rocío en el desierto. “Por la mañana os saciaréis de pan; para que sepáis que yo soy el Señor, vuestro Dios”.

De manera explícita, Jesús va a personalizar el pan del Éxodo, y va a reivindicar que no fue Moisés quien proveyó a los israelitas de alimento diario, sino su Padre del cielo. “Hizo llover sobre ellos maná, les dio un trigo celeste”.

Hoy, al hilo de las lecturas, cabe sentir la llamada de atención que hace Jesús, cuando denuncia, de alguna manera, a quienes le siguen por interés, y no por su persona: “Os lo aseguro, me buscáis, no porque habéis visto signos, sino porque comisteis pan hasta saciaros. Trabajad, no por el alimento que perece, sino por el alimento que perdura para la vida eterna”.

>> Sigue...


XVII Domingo TO. "B". Pan de Vida

28.07.18 | 07:18. Archivado en Comentarios Dominicales

XVII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO, “B”
(2Re 4, 42-44; Sal 144; Ef 4, 1-6; Jn 6, 1-15)

COMENTARIO
Este año, los domingos se lee como Evangelio el texto de san Marcos, pero al ser el más corto, 16 capítulos, durante un mes se proclama el discurso del “Pan de Vida” del Evangelio de san Juan (Jn 6).

Desde hoy, se proclama el texto del Cuarto Evangelio, que puede ayudar, a quienes vivimos en el hemisferio norte, a trascender el tiempo de la siega y de la cosecha del cereal.

El hombre del campo suele tener conciencia de que el fruto de la tierra no es solo por su esfuerzo, sino que depende mucho de la meteorología, de la lluvia temprana, de los hielos, de la sequía, del pedrisco, de ahí que, en tantas ocasiones, el labrador creyente sienta la necesidad de ofrecer las primicias, para agradecer a Dios su providencia. Así lo refiere la primera lectura: “Uno de Baal_Salisá vino a traer al profeta Eliseo el pan de las primicias, veinte panes de cebada y grano reciente en la alforja”.

La ofrenda que hacen al profeta, debiera invitarnos a agradecer a Dios tantos dones como recibimos, y que a veces somos inconscientes del regalo que supone la salud, la amistad, la familia, los bienes…

En las lecturas destaca la referencia al pan, imagen con la que se alude a las necesidades más vitales, sin las que no es posible una vida digna. Jesús al compadecerse de la multitud, y al multiplicar el pan, no solo hace provisión del alimento material, sino que se nos ofrece como respuesta a la necesidad más existencial del ser humano, como es el sentido de la vida. “Jesús tomó los panes, dijo la acción de gracias y los repartió a los que estaban sentados, y lo mismo todo lo que quisieron del pescado. Cuando se saciaron, dice a sus discípulos: -“Recoged los pedazos que han sobrado; que nada se desperdicie.”

>> Sigue...


Viernes, 21 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930