Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

24 Cuaresma. Penitencia

23.03.17 | 20:09. Archivado en Cuaresma

DICCIONARIO DE CUARESMA

PENITENCIA

Cuaresma y penitencia se corresponden, y sin embargo, cada vez más la penitencia se debe iluminar con la luz de la Pascua, si no se quiere incurrir en un ascetismo un tanto pretencioso que busca el protagonismo.

Si es verdad que la penitencia se refiere sobre todo al dominio del cuerpo, para obtener mayor libertad de la mente y del corazón, y en el camino espiritual es importante la etapa ascética o purgativa, la penitencia cristiana sin embargo debe tener siempre presente a Aquel que se desea seguir por el camino de la Cruz.

Jesús dice cuando invita al discipulado: “El que quiera ser discípulo mío que se niegue a sí mismo, cargue con su cruz y me siga”. Y a su vez la Sagrada Escritura advierte de no sobrecargarse injustamente, asumiendo fardos pesados, sobre todo adelantando acontecimientos. “A cada día le es suficiente con su disgusto”. En este sentido, la penitencia más agradable para Dios es la de abrazar humildemente, como historia de salvación, los acontecimientos que se presentan.

>> Sigue...


23 Cuaresma. Alianza

22.03.17 | 22:30. Archivado en Cuaresma

DICCIONARIO DE CUARESMA

ALIANZA

La alianza tiene las características de un pacto en el que se conciertan las estipulaciones y se elevan a rango de contrato vinculante. En la Biblia se describe la relación de Dios con su pueblo en clave de alianza, y en un principio las estipulaciones con las que se determina la vinculación entre ellos, tienen el estilo de los pactos hititas, prebíblicos, como cuando un rey gana la batalla y a la hora de someter a los nuevos súbditos les ofrece elevar a rango de ley las mutuas relaciones. Si el pueblo vencido cumple lo pactado, el rey lo protegerá, pero si no lo hace, puede ser sometido violentamente, e incluso aniquilado.

Aunque la alianza bíblica tiene semejanza con el pacto pagano, Dios sin embargo siempre da la posibilidad de renovar y de restaurar la quiebra del contrato. Este es el caso que denuncia el profeta Jeremías: ‘Escuchad mi voz. Yo seré vuestro Dios y vosotros seréis mi pueblo. Seguid el camino que os señalo, y todo os irá bien’. Pero el pueblo se obstinó en su mal camino y desobedeció.

>> Sigue...


22 Cuaresma. Los Mandamientos

21.03.17 | 22:25. Archivado en Cuaresma

DICCIONARIO DE CUARESMA

MANDAMIENTOS

Siempre nos surgen resistencias cuando alguien nos manda algo, incluso si los mandamientos son divinos, pero quizá es por falta de comprensión de la sabiduría que contienen y de la plenitud que aportan.

Dice Moisés: “Mirad: yo os enseño los mandatos y decretos, como me mandó el Señor, mi Dios, para que los cumpláis en la tierra donde vais a entrar para tomar posesión de ella. Observadlos y cumplidlos, pues esa es vuestra sabiduría y vuestra inteligencia a los ojos de los pueblos, los cuales, cuando tengan noticia de todos estos mandatos, dirán: “Ciertamente es un pueblo sabio e inteligente esta gran nación” (Dt 4, 5-6).

>> Sigue...


21 Cuaresma. Sacrificio

20.03.17 | 20:45. Archivado en Cuaresma

DICCIONARIO DE CUARESMA

SACRIFICIO

Nuestra interpretación natural de lo que significa sacrificio nos lleva a los padecimientos dolorosos, a las ofrendas penitenciales, a la abstinencia de lo que nos gusta, a ofrendas que nos cuestan. Sin quitar el valor que puedan tener las acciones generosas, el texto sagrado nos abre a una dimensión más amplia de sacrificio cuando dice: “Acepta nuestro corazón contrito y nuestro espíritu humilde, como un holocausto de carneros y toros o una multitud de corderos cebados. Que este sea hoy nuestro sacrificio, y que sea agradable en tu presencia: porque los que en ti confían no quedan defraudados” (Dn 3, 39-40).

Es posible que nos planteemos los sacrificios como ofrenda para obtener algún beneficio, que hagamos nuestras promesas en cierto trato con Dios, si nos concede lo que le pedimos o para que nos conceda aquello que creemos que necesitamos. Y si no sucede aquello por lo que nos esforzamos y sacrificamos entramos en frustración, en desesperanza, y hasta en crisis de fe.

El salmista llega a reconocer en su oración: “Los sacrificios no te satisfacen: si te ofreciera un holocausto, no lo querrías. El sacrificio agradable a Dios es un espíritu quebrantado; un corazón quebrantado y humillado, tú, oh Dios, tú no lo desprecias” (Sal 50, 18-20).

>> Sigue...


20 Cuaresma. Fe

19.03.17 | 20:42. Archivado en Cuaresma

DICCIONARIO DE CUARESMA

LA FE

En el camino cuaresmal destaca la presencia del hombre justo, de quien se fio de Dios y dio crédito a su Palabra y a su promesa. San José, el esposo de María, se nos muestra como el mejor ejemplo si deseamos avanzar hacia la Pascua.

Dice el autor de la Carta a los Hebreos que Noé, Abraham, Sara, Jacob…, obtuvieron por su fe la bendición divina. Ninguno estuvo en circunstancias similares a las que vivió el esposo de la joven María de Nazaret.

Cristiano es aquel que da fe a la Palabra de Dios, se fía de Él, como dice san Pablo refiriéndose a Cristo: “Esta es la razón por la que padezco tales cosas, pero no me avergüenzo, porque sé de quién me he fiado” (2Tm 1, 12). De esta actitud depende la posibilidad de superar las circunstancias adversas que parecen contradecir la bondad de Dios y su presencia solidaria. Dice el Libro Santo: “Hijo, si te acercas a servir al Señor, prepárate para la prueba. Endereza tu corazón, mantente firme y no te angusties en tiempo de adversidad. Pégate a Él y no te separes, para que al final seas enaltecido” (Ecco 2, 1-3).

>> Sigue...


19 Cuaresma.

18.03.17 | 20:39. Archivado en Cuaresma

DICCIONARIO DE CUARESMA

AGUA

Una de las razones del Tiempo de Cuaresma es que sirva para la gran preparación para la Pascua, fecha en la que los catecúmenos recibirán el bautismo, y todos los cristianos renovaremos las promesa bautismales.

En la travesía cuaresmal, tiempo con resonancias de la cuarentena de años que tardó el pueblo de Israel en llegar desde Egipto, tierra de esclavitud, al país de la promesa, se nos acompañará con textos bíblicos que hacen explícita referencia al agua como evocación profética del sacramento de iniciación cristiana.

Ya al inicio, se bendecirá la ceniza con agua, lo que nos recuerda nuestro propio origen: estamos hechos del polvo del suelo amasado por las manos artesanas del Creador, como vasos de barro en manos del Alfarero divino.

>> Sigue...


18 Cuaresma. Lavatorio

17.03.17 | 20:37. Archivado en Cuaresma

DICCIONARIO DE CUARESMA

LAVATORIO

Los que estudian las Escrituras nos hacen comprender mejor el significado de algunos pasajes que contienen imágenes y concurrencias muy ricas y profundas. Por ejemplo, los tres evangelios sinópticos y san Pablo narran la última cena; en cambio, en el mismo marco del Cenáculo, san Juan describe el lavatorio de los pies. Este contraste, sin embargo, es complementario, de tal manera que la institución de la Eucaristía hay que comprenderla desde los relatos de la fracción del pan y desde el gesto humilde del Maestro de ponerse a los pies de los discípulos como siervo, pero también con el mayor gesto de amor.

Una clave para comprender el significado de la Eucaristía es rastrear las escenas en las que el texto describe alguna cena, comida o banquete, como es el caso de la parábola del “hijo pródigo”, en la que el padre ofrece un banquete porque ha recobrado al hijo perdido.

Los que nos ayudan a fijarnos en los detalles más significativos, nos hacen observar que siendo preceptivo en el protocolo judío lavarse antes de comer, y en este caso el lavatorio del jueves santo puede significar también purificación, en la parábola en cambio no se dice nada de que el padre mandara traer agua para que el hijo menor, que venía de estar con cerdos, se purificara.

>> Sigue...


17 Cuaresma. Pan

16.03.17 | 20:34. Archivado en Cuaresma

DICCIONARIO DE CUARESMA

EL PAN

Si hay un personaje del Antiguo Testamento que representa proféticamente a Jesús es José, el hijo amado de Jacob.

El gran relato de la vida de José, que fue despojado de su túnica, vendido por sus hermanos por 30 monedas, exiliado de su patria, esclavo y encarcelado, tiene una analogía con la vida de Jesús, también vendido por treinta monedas, despojado de sus vestidos y de su túnica, encarcelado…

Encontramos entre José y Jesús otra semejanza sorprendente. Nos narra el libro del Génesis que una vez deportado José a Egipto y vendido como esclavo, fue consultado por Faraón sobre un sueño que había tenido, y que gracias a la interpretación que le dio, se acopiaron en graneros grandes cosechas de trigo, que se convirtieron en despensa para los días del hambre, escasez que alcanzó no solo al imperio de Faraón, sino también a Canaán, donde vivía Jacob con sus hijos.

>> Sigue...


16 Cuaresma. Desierto

15.03.17 | 20:32. Archivado en Cuaresma

DICCIONARIO DE CUARESMA

DESIERTO

El tiempo de Cuaresma y la imagen del desierto guardan una estrecha relación, especialmente si recordamos la cuarentena que pasó Jesús en el desierto.

La imagen del desierto trae a la mente la maldición primera, cuando Dios expulsó a Adán y a Eva del jardín del Edén y tuvieron que habitar en tierra esteparia de espinos y abrojos.

El desierto, sobre todo, nos evoca la travesía del Pueblo de Dios durante cuarenta años, desde la tierra de esclavitud a la tierra de la promesa.
En un primer impacto, el término “desierto” puede traer la resonancia de la maldición, como dice el profeta: “Maldito quien confía en el hombre, y busca el apoyo de las criaturas, apartando su corazón del Señor. Será como cardo en la estepa, que nunca recibe la lluvia; habitará en un árido desierto, tierra salobre e inhóspita” (Jer 17, 5-6).

>> Sigue...


XV Camino de la Cruz

14.03.17 | 20:57. Archivado en Cuaresma

DECIMOQUINTA ESTACIÓN: JESÚS RESUCITADO

TEXTO PROFÉTICO
“Así dice el Señor Dios: He aquí que yo abro vuestras tumbas; os haré salir de vuestras tumbas, pueblo mío, y os llevaré de nuevo al suelo de Israel. Sabréis que yo soy el Señor cuando abra vuestras tumbas y os haga salir de vuestras tumbas, pueblo mío. Infundiré mi espíritu en vosotros y viviréis; os estableceré en vuestro suelo, y sabréis que yo, el Señor, lo digo y lo haga, oráculo del Señor» (Ez 37, 12-14).

TEXTO EVANGÉLICO
“Salieron Pedro y el otro discípulo. Corrían los dos juntos, pero el otro discípulo corrió por delante más rápido que Pedro, y llegó primero al sepulcro. Se inclinó y vio las vendas en el suelo; pero no entró. Llega también Simón Pedro siguiéndole, entra en el sepulcro y ve las vendas en el suelo, y el sudario que cubrió su cabeza, no junto a las vendas, sino plegado en un lugar aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado el primero al sepulcro; vio y creyó, pues hasta entonces no habían comprendido que según la Escritura Jesús debía resucitar de entre los muertos” (Jn 20, 3-9).

TEXTO PATRÍSTICO
“El Señor, siendo Dios, se revistió de la naturaleza de hombre: sufrió por el que sufría, fue encarcelado en bien del que estaba cautivo, juzgado en lugar del culpable, sepultado por el que yacía en el sepulcro. Y resucitando de entre los muertos, exclamó con voz potente: Yo soy -dice- quien he librado al condenado, yo quien he vivificado al muerto, yo quien hice salir de la tumba al que ya estaba sepultado. ¿Quién peleará contra mí? Yo soy -dice- Cristo; el que venció la muerte, encadenó al enemigo, pisoteó el infierno, maniató al fuerte, llevó al hombre hasta lo más alto de los cielos; yo, en efecto, que soy Cristo”. (Melitón de Sardes),

TEXTO MÍSTICO
“… si es imagen, es imagen viva; no hombre muerto, sino Cristo vivo; y da a entender que es hombre y Dios; no como estaba en el sepulcro, sino como salió de él después de resucitado; y viene a veces con tan grande majestad, que no hay quien pueda dudar sino que es el mismo Señor, en especial en acabando de comulgar, que ya sabemos que está allí, que nos lo dice la fe” (Vida 28, 8).

CONSIDERACIÓN
- Señor Jesucristo, ¿cómo puedo percibir tu presencia viva?

- Escucha mi Palabra, mira el rostro del que sufre, adora el Sacramento de la Eucaristía, escucha dentro de ti mismo, acércate al grupo de los que creen en mí, estate atento a lo que sucede.


15 Cuaresma. Seguimiento

14.03.17 | 20:27. Archivado en Cuaresma

DICCIONARIO DE CUARESMA

SEGUIMIENTO

Jesús dice a sus discípulos “Vamos a Jerusalén”, con palabras remecidas de sentimiento. Con ellas, el Maestro les está indicando el momento más recio de su vida, por los acontecimientos ya próximos de su Pasión.

En varios momentos, mientras instruía a los suyos, les iba adelantando lo que tendría que sufrir, y que el discípulo no podría ser más que su Maestro.
Es sorprendente el contraste entre lo que propone Jesús a los suyos y lo que ellos proyectan sobre su Maestro, precisamente cuando se dirigen a Jerusalén. Mientras que el Nazareno sabe que va a morir a manos de las autoridades del pueblo, los apóstoles especulan sobre los primeros puestos en un hipotético gobierno.

>> Sigue...


14 Cuaresma. Bautismo

13.03.17 | 20:24. Archivado en Cuaresma

DICCIONARIO DE CUARESMA

EL BAUTISMO

Toda la Cuaresma apunta a la Noche de Pascua, cuando se bautizan los catecúmenos y todos los bautizados renovamos de manera solemne las promesas bautismales.

En el transcurso de la cuarentena, en varios momentos, las lecturas bíblicas evocan de manera simbólica el bautismo. Siempre que aparece alguna escena con referencias al agua y a la purificación se puede interpretar desde la perspectiva bautismal.

El profeta Isaías inicia sus llamadas a la conversión justamente con la referencia a la necesidad de lavarse como gesto purificador: “Lavaos, purificaos, apartad de mi vista | vuestras malas acciones. | Dejad de hacer el mal”. El salmo penitencial por excelencia cita expresamente el rito de la purificación: “Misericordia, Dios mío, por tu bondad, | por tu inmensa compasión borra mi culpa; lava del todo mi delito, | limpia mi pecado” (Sal 50).

>> Sigue...


Viernes, 24 de marzo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Marzo 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031