El blog de Agustín Conchilla

ACEITUNEROS

09.12.17 | 17:03. Archivado en Poesía: versos y versículos

ACEITUNEROS

Bocina para el pan despierta
entre amanecer y luz diurna
a las turbas de cara incierta
que provienen de la nocturna.

Añoro en sacrificio labra,
aporte, sudor y esperanza,
sobre tamiza, tierra y vara,
en necesidad de tu crianza.

Entre fríos te ves madura,
aceituneros te derraman.
Negra Picual en catadura,
en almazaras te desgranan.

Circula en arroyos de bronce,
líquido en textura y sombra,
son olivas, no extraen ponche,
oro fino, caudal que asombra.

Vasijas y silos te acogen,
en sabores, gustos y doma,
a que fuera de Navas gocen,
suavidad, aceite y aroma.

Poda faldera de árbol pende,
de rama, hoguera o batidora
que volatiza o las prende
como llamarada que devora.

Labrar suelo, azada sobra,
por motor y desbrozadora
que zigzaguea como la cobra
sobre tierra, hierba y segadora.

Los algodones ya florecen,
sobre capullo que despunta.
Por primavera ya estremecen,
semana santa y mayo apunta.

Aceituna en San Juan verdea,
con circunferencia y tersura
que en verano y calor ondea,
a espera de invierno y frescura.

Hasta las navas va la musa,
disfruta de olivos y siesta
y se vuelve muy confusa
porque la marcha le detesta.

Agustín Conchilla


Latidos de un corazón viviente

29.08.10 | 12:28. Archivado en Poesía: versos y versículos

Latidos de un corazón que vive

Acurrucado sobre el latir de tu pecho percibo
suavidad, calor y aliento de un amor sincero
que me lleva a brindarte mi apasionamiento.

Gimes, remueves, das la espalda y me ignoras.
Mis manos, sentido y tacto emotiva e imaginan
conquista y examinan tras rechazo y desaliento.

>> Sigue...


Iniquidad económica y social

27.06.10 | 22:38. Archivado en Poesía: versos y versículos

Iniquidad económica y social: resumen sentimental

Raudales de incomprensión florecen
al consumo y la degradación sindical.
Las inversiones se estancan en lagunas
andorranas, suizas o del paraíso fiscal.

La sociedad bambolea en la miseria
que rastrea la especulación financiera,
de españoles que padecen desafuero,
en un mundo capitalista y desigual.

Ni Marx, ni Engels, ni Lenin, ni Stalin
encauzarían equidad en un capital liberal
que nos deja sufrir, y engorda el bolsillo
de la banca, petrolera y la multinacional.

La huerta familiar para brozas de tamaral.
Las grandes superficies a explotar, vender
y especular la vida y miseria de los demás.

Zapatero nos crea falsedad e incertidumbre.
Rajoy trae la desconfianza y el poco aliento.
Llamazares muestra soledad y descontento.

Los bancos eluden, guarecen, arremeten y nos
dejan descubiertos, sin casa, dinero ni alimentos.
En necesidad que nos aleja del bienestar social,
y rehúye el espíritu de hermandad y honestidad.

Agustín Conchilla


Sentir en foro navero

11.04.10 | 20:05. Archivado en Poesía: versos y versículos

Sentir en foro navero

Surcos de gloria y armonía
fluyen de tierras naveras,
entre visitas y algarabía,
disfrute y sentir de veras.

Incomprensión y lejanía,
por arrime y añoro lucía.
Actitud que sobrevendría
a un talante en sabiduría.

Religión y política en gringa,
sobreviene a la democracia
que enardece en la chiringa
de hombres e intolerancia.

El amor se escuda en afrenta
que sobreviene a tempestad,
o se protege y queda exenta
de cariño, aprecio y amistad.


Aceituneros de tierra y olivar

23.01.10 | 11:54. Archivado en Poesía: versos y versículos

Aceituneros de tierra y olivar

Bocina para el pan despierta,
entre amanecer y luz diurna,
a las turbas de cara incierta,
que provienen de la nocturna.

Hombría y sacrificio te ara,
aporte, sudor y esperanza,
sobre tamiza, tierra y vara,
en necesidad de tu crianza.

Entre fríos te ves madura,
aceituneros te derraman.
Negra Picual en catadura,
sobre almazaras te desgranan.

Circula en arroyos de bronce,
líquidos en textura y sombra,
son olivas, no extraen ponche,
oro fino en caudal que asombra.

Vasijas y silos te acogen,
en sabores, gustos y doma,
a que fuera de navas gocen,
suavidad, aceite y aroma.

Poda faldera, en árbol pende,
de rama, hoguera o batidora,
que volatizan o las prende,
en llamarada que devora.

Arar suelo, en azada sobra,
por motor y desbrozadora,
que zigzaguea como la cobra,
entre hierba, tierra y segadora.

Los algodones ya florecen,
sobre capullo que despunta,
por primavera ya estremecen,
semana santa y mayo apunta.

Aceituna en San Juan verdea,
con circunferencia y tersura,
que en verano y calor ondea,
a espera de invierno y frescura.

Hasta las navas va la musa,
disfruta de olivos y siesta,
pero se vuelve muy confusa
porque la marcha le detesta.

Agustín Conchilla


Poema a Federico García Lorca: no existe recuerdo sin presencia ni memoria.

05.01.10 | 23:41. Archivado en Poesía: versos y versículos

No existe recuerdo digno sin presencia ni memoria.

Federico García, ¿adónde estás tú, Federico?
El fascismo persiguió tu vida y la exterminó.
La memoria histórica buscó sobre pasto y risco
y volatizó por la misma historia que amañó.

¿Padre y amistad pudiente, pagano a disidente,
evapora restos de Víznar, campo y encinar...?
¿Entrega maternal, sin caminar ni parapente,
en que dormirás entre llanto, flores y pinar...?

El tiempo muere pero los recuerdos sobreviven
entre la pena y memoria que Lorca nos presenta.
Tus restos se marcharon a cobijo en que perviven:
¿al abrigo del cariño, del llanto y la placenta...?

¿Te busca, encuentra, reconduce, te reza y recoge,
mujer no parturienta que ama y adora por casto,
en pureza de sangre y latir de dama que encoge,
por la madre que vela al retoño, en muerte y espanto?

Agustín Conchilla


La Navidad en verso libre

21.12.09 | 11:15. Archivado en Poesía: versos y versículos

20 versos en versículo libre conmemoran la Navidad 2009-2010

La Navidad ya nos viene y pronto se marchará.
El niño remonta a las vidas y también esfumará.
Las calles visten de luces y después se apagarán.
La crisis obrera, en cambio, llegó y permanecerá.

Los sentimientos de paz aflorarán en lo más interno
de los corazones que sentirán tristeza y melancolía.
Los deseos de paz y felicidad, gozo y gastronomía,
inundarán las calles entre felicitaciones y algarabía.

Nieve, frío, lumbre, polvorones, turrones y bebidas
satisfarán el deleite de quienes viven la festividad.
La iglesia se llenará de adeptos y sentimentalistas
que olvidarán al Niño-Cristo y su misión primordial.

Los aceituneros descansarán para festejar la Navidad
y adorar al Cristo entre paja, burra, pesebre y pedestal.
Río y Portal de Belén satisfarán a creyentes y artistas,
que sentirán armonía, gozo y paz en visión de pastoral.

Las familias se unirán para celebrar un acto de concordia
que perdieran entre Navidad, Semana Santa y San Juan.
Todos contentos y felices cantan serenatas de aguinaldo,
y madrugan resacosos para recoger aceitunas de olivar.


Un poema para la mujer y madre en su día del 3 de mayo

09.05.09 | 15:40. Archivado en Poesía: versos y versículos

Mujer y madre: Concepción

Señora de pose y altura,
refinada en casa y calle.
Patrona de mi locura
y dueña de alto talle.

Señora de acción y estandarte.
Matrona de crianza y sabores,
orgullos, elegancia y paseante.

El día de la madre te encumbraste de coqueta,
y yo, como macho, no machista, observé tu belleza,
y cuando ibas y venías admiraba tu devenir y silueta.

Percibí pasión y brillo en tus ojos cuando adoraba
la mirada en los míos, como banderín de victoria,
en muralla esclava de cual liberaría a tan linda dama.

Mi corazón y mi alma acrecientan en valor y aprecio,
entre emoción y manifiesto que percibo en tu deseo, y
mana en amor perpetuo que me inunda sin desprecio.

Tus labios sedientos buscan la ansiedad de los míos
que aunados encuentran el choque y el desenfreno
que se agita y apacigua sobre el jergón de los líos.

¡Señora de mis delirios y dueña de mis emociones!

En seducciones abres caminos de tacto y atino,
y los acompañas de vestidos, sonrisa y pasiones,
que glorifican entre los brazos y mi destino.

Concepción de mi amor, bello, bravo y vivo,
tú elevas arte y evocas progreso en paulatino,
que revela miradas y codicias en el colectivo.

Visión primaveral revolotea en la envidia,
por belleza de semblante, causa y motivo,
que encuentra guiño y recelo, en la insidia.

En transeúntes aprecio anhelos de hospicio,
que perciben en derecho, o premio a la codicia,
y yo rechazo por amor sincero y sin vicio.

Feliz día de la madre


Venerado en pasión y muerte

10.04.09 | 21:20. Archivado en Poesía: versos y versículos

VENERADO EN PASIÓN Y MUERTE

Fervor entre multitudes de mujeres y de hombres,
de niñas y niños bajo albor de velas y saetas al calor
de la pasión, tras de la efigie del Cristo Crucificado,
por defender la libertad y el amor de los cristianos.

>> Sigue...


Campos de mi tierra

02.01.09 | 12:19. Archivado en Poesía: versos y versículos

CAMPOS DE MI TIERRA

Olivares, alcaparras y trigales.
Ganados, ciervos y sembrados.
Madroños, chaparros y jarales,
entre lomas, umbrías y vallados.

Campiñas de hogaza y fiambre,
cátedras de sudor y esperanza.
Páramos de misterio y hambre,
entre surcos, arrugas y andanza.

Extracto de aceituna molturada
en agricultor y cara de sonroja.
Obrero callado en la hondonada,
entre cosidos, albarcas y congoja.

Naveros en demostración y gozo,
productores de aderezos y migas.
Nativos en solidaridad y esbozo,
entre olivas, serranías y espigas.

Agustín Conchilla


30 poemas de Agustín Conchilla

POEMAS DE AGUSTÍN CONCHILLA

Versículos de libre confección y otros de similar o mayor medida…

[…]

ALMA EN TINIEBLA

(Sin sujeción a métrica ni acentuación)

Alma tiniebla alumbrada por velas.
Figura erguida a manos asesinas.
Imagen tallada de grandes penas.
Afecto levantas y lamento desvelas.

Tus sandalias te clavan y no llevan suelas;
sacrificio que te impide pisar arenas.
Arenas bañadas de sangres cristianas;
prenda en reliquia, de pena consuelas.

¿Quién fuiste para levantar enigmas?
¿Quién serías para elevar pasiones?
¿Quién serás que levantas corazones?

Señor de amores, pan, vino y clamores,
ofreciste tu vida para la hermandad
y brutal corona de espino te clavaron.

Rey de amor y entrega, ¡mal te pagaron!

>> Sigue...


Las cuatro estaciones del año

19.08.08 | 21:18. Archivado en Poesía: versos y versículos

Las cuatro estaciones del año

Primavera en declive por ascenso
de calor y sofoco en levantar.
Entre calles y campos en disenso
a regocijo en plazas y alternar.

En devenir veraniego a propenso
de sudores, descanso y respirar.
Antitrago de oxigeno en suspenso,
resta vida en carencia pulmonar.

La suavidad de otoño halla consenso
en ciervos, árbol, sombra y madrugar.
Mientras agua de pantano en descenso
sigue en sequía y pastos a incendiar.

Helada, lluvia, migas, pan inmenso,
en soledad de manta y despertar,
a paz, sosiego, abrigo, oler a denso
y líquido de aceite que ayunar.


Miércoles, 17 de enero

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031