El blog de Agustín Conchilla

Un "rayo eléctrico" cae sobre el tejado de un edificio alicantino

18.05.13 | 21:08. Archivado en Artículos de opinión

Un “rayo eléctrico” cae sobre el tejado de un edificio de la Virgen del Remedio, Alicante

En la tarde del miércoles 15 de mayo de 2013, día de San Isidro el Labrador, se produce un aparatoso incendio en la bajada del poste eléctrico del tejado del edificio número 20 de la C/ Cartagena, ubicado en el Barrio Virgen del Remedio de Alicante. Antes se acompaña de un sonido que espeluzna los sentidos. En el cielo aún se aprecian los síntomas de la tormenta pero no existen indicios sonoros de los latigazos en resquebrajar de cielo que protagonizan los rayos eléctricos. Tal incidente, sin embargo, es aprovechado por algunos informadores de la prensa alicantina y también por agentes de la autoridad para identificarlo, a priori, antes incluso de alcanzar las alturas del tejado, como la caída de un rayo eléctrico que proviene de la tormenta que se cierne sobre la ciudad de Alicante desde las 15:00 horas, aproximadamente, y azota las inmediaciones del barrio y de la ciudad de Alicante.
Los vecinos del último piso del bloque número 19 de la C/ Granada –testigos de visión privilegiada por encontrarse frente al edificio afectado por el aparatoso y espontáneo incendio, por el contrario, aportan datos de interés y aclaran que el incendio fue tan espontáneo en los inicios de la combustión como en los finales: solamente duraría unos segundos. También declaran, sin embargo, que durante las rachas de viento, propias de la tormenta, entre las 15:00 y las 18:30 horas, más o menos, venían percibiendo chasquidos intermitentes que procedían del tejado de enfrente y el sonido raro, sin identificar, les inquietaba. A pesar de intentar localización, sin embargo, no podían localizar el motivo exacto por encontrarse fuera del radio de su visión, posiblemente en los bajos del poste eléctrico, a ras de las tejas.
No obstante, los vecinos buscan y rebuscan con la mirada pero no encuentran motivo y se mantienen a la expectativa durante varias horas, sin que sus conocimientos puedan identificar el motivo de los latigazos intermitentes que perciben, y. argumentan, va más allá de cualquier roce inexplicable que pudiera derivar de la acción del viento en algún componente de antena o similar. Los latigazos intermitentes continúan azotando el tejado, alertando al oído y acrecentando la incertidumbre de los observadores. En tal incertidumbre trascurren las horas, los latigazos no merman y la incertidumbre les acorrala, hasta que casualmente les visita un familiar con nombre y apellidos. P. C. M., se dedica al mantenimiento de inmuebles y al ser advertido del incidente sonoro coloca el oído de antena receptora e identifica el motivo de los latigazos intermitentes sobre las 18:30 horas (tres horas después de los primeros, sucesivos e intermitentes latigazos). P. C. M., aclara a los presentes que el sonido que les inquieta proviene de un presunto cortocircuito que pudiera derivar de un cable pelado al zarandeo del viento que lo acerca y repele y discurre por el poste del inmueble de la C/ Cartagena, 20.
Sin embargo, poco más puede aclarar P. C. M., a los intranquilos vecinos: los latigazos intermitentes pasan a uno solo, fuerte y sonoro que impacta en la conciencia de los presentes y les atemoriza. El sonido se acompaña de un resplandor inusual y una llamarada muy potente que les aclara la procedencia exacta y les aconseja avisar a las autoridades y poner distancia de por medio, por temor a las tuberías de Gas Natural que discurren por el tejado. La identificación del problema corre rápidamente entre los vecinos, a quienes les llegan las prisas y les vienen los temores al presentir el peligro de propagación del fuego hacia las tuberías que Gas Natural instalara sobre los tejados de los edificios del barrio, en la primavera del último quinquenio: año 2008-2009. Y todo hay que decirlo, la instalación que Gas Natural llevara a cabo en los tejados del edificio colateral es la chapuza más grande del siglo XXI. Como consecuencia directa de la instalación deficiente existen y exhiben denuncias que interpone la presidencia del inmueble y acompaña con reclamaciones que, según declaran, jamás serían atendidas.
Los cables eléctricos que discurren por la bajada del poste eléctrico que inicialmente instalara el constructor de los edificios de Protección Oficial, allá por los años sesenta (60) del siglo XX necesitan mantenimiento regular de los técnicos, que no reciben. Las tuberías de Gas Natural, sin embargo, lo son de reciente instalación: año 2008-2009. Pese a ello, desde el interior del último piso del edificio contiguo se percibe el repiqueteo de las tuberías sobre el golpear contra las tejas cuando el viento las azota a consecuencia de las inclemencias meteorológicas.
El incidente, sin embargo, parece que queda muy lejos de la caída de un rayo eléctrico que, por otro lado, pudiera haber sido de fatales consecuencias para quienes intentaban localizar el motivo de los latigazos a menos de veinte metros (20) de distancia. Los latigazos intermitentes, por el contrario proceden, presuntamente, según testigos oculares, del movimiento que las ventoleras de la tormenta causaran sobre un cable deteriorado por falta de mantenimiento y que discurre por el poste eléctrico que alimenta las diez viviendas del edificio afectado.

Agustín Conchilla


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Jueves, 16 de agosto

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Diciembre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031