El blog de Agustín Conchilla

¿Socialismo protector o represivo de convivencias sociales?

06.01.11 | 22:36. Archivado en Artículos de opinión

¿Socialismo protector o represivo de convivencias sociales?

“acto de flaqueza espiritual…”

La democracia nos trajo la implorada libertad política, por cuya inexistencia padecieron nuestros mayores y la buscaron con ahínco. La libertad del voto llevaría a nuestros antecesores, e incluso a muchos de nosotros, a la elección mayoritaria de un partido de clases: en beneficio del Socialismo de Pablo Iglesias, enmarcado en el PSOE, como garante de los derechos y las libertades. En busca del necesitado e implorado modelo de bienestar común colapsaron las urnas de las que en buena medida, los ciudadanos inteligentes, hoy rehúyen. El socialismo de los ochenta se arroparía en la venta de necesidad moral y en la de bienestar de los ciudadanos en libertad para alcanzar el poder y la gloria de su feudo. Sin embargo, aquel modelo de socialismo ha cambiado en los últimos siete años; y parece que ha olvidado el progreso en beneficio social y el principio de amor a la libertad de clases.

Consiguientemente, abuelos, padres e hijos y nietos, en buena medida nos sentimos aprisionados, suplantados a la fuerza, indefensos e inútiles, con nuestros derechos vapuleados, en flaqueza de miras y en auge de desconfianzas. El socialismo moderno, sin embargo, más lejos de atender los problemas reales que nos azotan y nos alejan del bienestar, nos ha colocado una nueva traba impositiva y coactiva: otra más de tantas que nos asfixian el bolsillo, las emociones y el sentimiento de libertad. El feudo socialista ha girado a lo brusco, una vez más, a mitad de curva, y sin espacio para el retorno se nos ha metido en la intimidad de los hogares, de los pequeños comercios, en los derechos y en la privacidad de las familias, en la convivencia social…

El socialismo que nos suplanta, como ciudadanos libres, se ha autoproclamado garante de la educación de nuestros hijos, de nuestras costumbres y de nuestro modo de vida. El socialismo actual ha pasado del modelo sencillo, humilde y libre, hacia el cautiverio de las imposiciones colectivas. ¿Dónde se nos ha quedado el fundamento del socialismo igualitario que fundara Pablo Iglesias? ¿En el des-proteccionismo, en el recorte social de libertades, en la inaccesibilidad de los mercados, en el enfrentamiento y la inhabitabilidad, en la opresión o en la represión del estado…?

¿Qué más dolos coactivos, privativos e impositivos, con nombre de supresión de libertad y gravamen económico que asfixian el bienestar le queda al feudo del socialismo para verter sobre la ciudadanía? La Constitución Española otorgaría un soplo de aliento a nuestros ciudadanos, habitantes y sufridores en el marco de un país oprimido; un país que salía del silencio político, no de libertad de convivencia social que sí existía. El feudo de hoy, en cambio, nos arrebata la libertad de maniobra individual y de pensamiento, con gravámenes desorbitados, imposiciones monetarias o persecuciones hostiles que sólo buscan engrosar las Arcas del Estado, con tasas absurdas: “hasta por defecar”... El socialismo de hoy se ha convertido en el gran protector de los feudos multinacionales y de la banca, en perjuicio del bienestar obrero, y de las clases medias en general. Los trabajadores, en fortuna de puesto, pueden sentir desolación, cargas fiscales, subidas de impuestos, carestía de vida y prohibiciones de todo tipo que gravan el bolsillo a la clase obrera y nos retrotrae a los augurios de la miseria.

Agustín Conchilla


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Domingo, 17 de febrero

    BUSCAR

    Editado por

    Hemeroteca

    Febrero 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728