Agora Digital

La avalancha que se nos viene encima

27.03.14 | 14:34. Archivado en Política

Se están dando todas las condiciones para la tormenta perfecta; y cuando estalle sus consecuencias serán irremediables. Lo que nuestros gobernantes y dirigentes políticos están haciendo, o consintiendo, unos por acción y otros por omisión, unos por complejo y otros por oportunismo, unos por incapacidad y otros por temeridad, unos por incompetencia y otros por irresponsabilidad, nos está llevando a un callejón sin salida. No me extraña que los ciudadanos, en su conjunto, estén descorazonados, hartos y asqueados. Y lo más lamentable es que las instituciones del Estado no están a la altura de las amenazas y desafíos a los que está sometida España ni su modelo de convivencia. ¿Dónde está el Ministerio Público en la operación secesionista que está pilotando el presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas? ¿Dónde está la acción policial y los tribunales de Justicia para reprimir y neutralizar las acciones desestabilizadoras de la paz social? ¿Dónde está el poder legislativo para reformar las leyes necesarias que permitan sancionar con rigor a los que atentan contra el marco constitucional? ¿Dónde está el poder ejecutivo para hacer aplicar la ley? ¿Dónde está una oposición responsable dispuesta a defender y ayudar a garantizar nuestro Estado de Derecho?

Tengo la impresión de que en España pronto se hará vigente aquella frase de Churchill, «Queríais paz sin honra, y ahora no tenéis ni paz, ni honra», con la que reprochó al primer ministro británico Chamberlain por su política diletante y complaciente con las ínfulas de Hitler. Y es que si la prudencia y el diálogo son dos grandes virtudes de la política, no lo son menos la firmeza en el cumplimiento de la ley y en la defensa de las propias convicciones, máxime si lo que está en juego, como es nuestro caso, la ruptura de la unidad de España y la desintegración de nuestros principios constitucionales. Por eso me produce una profunda desazón observar cómo pasan los días y el presidente Rajoy no mueve un músculo ni aplica ninguno de los resortes del Estado para decirle a los secesionistas cuál es la línea roja que nunca deberán traspasar. Y en mi humilde opinión, ya se han traspasado dichas líneas rojas; y cuanto más tarde en actuar el Ejecutivo más dramática serán las consecuencias.

La desvergüenza de la que hizo gala Artur Mas, en Madrid, el pasado lunes, al instrumentalizar la figura de Adolfo Suárez, de cuerpo presente en el Congreso de los Diputados, sede de la soberanía nacional, nos da una idea de la catadura moral e ideológica de este personaje. Su insidia fue tan mendaz que llegó a decir, más o menos, que con Suárez lo que está pasando nunca habría pasado. Todo un ejemplo de manipulación y de fullería política. Suárez trabajó para incorporar a los nacionalistas catalanes a un proceso de convivencia pacífica dentro de España, y Mas trabaja para todo lo contrario. Y no contento con esto, el “honorable president” no ha tardado más que unas pocas horas para responder, en sede parlamentaria, que continuará adelante a pesar de la sentencia desfavorable del Tribunal Constitucional a su plan soberanista.

La deslealtad y la traición a la Nación española hace tiempo que ha dejado fuera de la ley a Artur Mas; a él y también a muchas otras personas. Y no perdamos de vista que la política de perfil bajo con la que el separatismo vasco se mueve en los últimos meses, no es más que pura estrategia, a la espera de la evolución del proceso soberanista en Cataluña. Bildu y el PNV están tomando nota, pero en cualquier momento asomarán el hocico. No obstante, ahí les tenemos presentes cada día: las constantes concentraciones y manifestaciones públicas a favor de los presos de ETA o el incumplimiento de ciertas obligaciones, como acaba de ocurrir en el Ayuntamiento de San Sebastián, donde su alcalde (de Bildu) se ha negado a aplicar el decreto del Gobierno de declarar tres días de luto oficial por la muerte de Adolfo Suárez, primer presidente constitucional y gran artífice de la Transición española. ¿Alguien ha iniciado algún expediente sancionador contra el alcalde de Bildu? ¿El delegado del Gobierno español ha tomado alguna medida coercitiva o sancionadora? Nada que sepamos.

Más pronto que tarde habremos de lamentar lo que se nos viene encima. Ante la contumacia de los separatistas ningún poder político está transmitiendo confianza a los ciudadanos. Entretanto, el ruido mediático es estruendoso; los reproches se suceden y las descalificaciones se hacen más enconadas. ¿Acaso nadie se da cuenta de que ya existen fechas para la traca final? ¿Nadie es capaz de salir al paso y sosegar a la opinión pública? El rugir del ambiente solo hace presagiar que la avalancha se nos viene encima.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por fernando 04.05.14 | 03:16

    Mas pronto que tarde va haber que empuñar la tizona aunque no nos guste.
    Las enfermedades se combaten y vencen mejor pronto que tarde.

Sábado, 25 de mayo

BUSCAR

Editado por

  • Miguel Torres Galera Miguel Torres Galera

Hemeroteca

Mayo 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031