Agora Digital

Más de lo mismo

09.03.14 | 16:45. Archivado en Política

Apenas quedan diez días para que este invierno concluya su ciclo. Por desgracia, el renacer de la naturaleza no va acompañado del renacer de la sensatez humana, dicho en términos generales. Estos dos meses largos de ausencia en este blog responde únicamente a mi desgana. En otras palabras, la contumacia con la que los hombres se prodigan en los mismos yerros, no invita a la reflexión y el análisis, máxime cuando uno ya ha desnudado su opinión y su conciencia sobre la mayoría de los asuntos relevantes que afectan a la convivencia y a nuestro mundo actual. Remachar en la misma piedra, una y otra vez, además de cansado resulta tedioso.

Si atendemos a los asuntos económicos, los pasos dados en los últimos meses abundan en la misma dirección: sanear a un alto precio el modelo económico de capitalismo puro y duro. Por un lado, se trabaja en mejorar la productividad para asegurar la rentabilidad a los inversores de capital; la gran perjudicada en este proceso es la fuerza de trabajo, a la que se condena a un mayor nivel de precariedad. Y, por la otra parte, se continúa fortaleciendo el aparto burocrático del Estado (en sus tres niveles de administración), para sostener la política clientelar y el intrusismo en todas y cada una de las instituciones públicas; a los gobernantes, sean de color que sean, no les duelen prendas a la hora de exprimir los bolsillos de los ciudadanos, reduciéndolos al papel de meros contribuyentes: el desorbitado gasto público es el recurso de los taimados con ínfulas de conciencia social. Mientras tanto, seis millones de personas sin empleo, de ellos más de una tercera parte son jóvenes alejados de un proyecto nacional.

Y qué decir de la vida política e institucional, enfangada en una ofensiva secesionista y desbordada por una lacerante indigencia moral y ética. ¿Qué se puede esperar de unos dirigentes políticos anestesiados por la soberbia y el rencor? La prepotencia de nuestros gobernantes y dirigentes es directamente proporcional a su insolvencia intelectual y su menguada talla moral. Los indicios que se aprecian de cambios en el horizonte están, en buena medida, orientados a más de lo mismo.

Por todo ello, seguir discutiendo de si son gigantes o son molinos, de quién es más demócrata, de si son brotes verdes o simples espejismos, es un ejercicio estéril y que además resulta cansino. Del seno de la sociedad deberá nacer un germen nuevo e imaginativo que fructifique en propuestas sugestivas, razonables y viables. Se necesitan alternativas al modelo de representación parlamentaria actual, al modelo de economía financiera presente y al modelo de bienestar social. Es preciso evolucionar y transformar lo que tenemos, aprovechando lo que todavía es útil, para que el futuro sea viable. El mañana será posible si la sociedad se sustenta sobre una sólida base de humanismo, justicia y solidaridad; no solo entre nosotros, sino también en relación con nuestros hermanos de otros países y otros continentes. Esto no es una utopía, es —me atrevo a decir— un diagnóstico. De lo contrario, más de lo mismo hasta la consunción.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 25 de mayo

    BUSCAR

    Editado por

    • Miguel Torres Galera Miguel Torres Galera

    Hemeroteca

    Mayo 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
      12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031